Bicheando.net Herpetología para todos.

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Mes: octubre 2016

curiosidades-sobre-los-anfibios-ibericos

5 Curiosidades sobre los anfibios de la península ibérica que seguro te van a sorprender.

Parece que solo las salamandras gigantes orientales (las más grandes), las ranas veneno de flecha (las más venenosas) o las ranas de la madera americanas (que pueden congelar hasta un 70% de su cuerpo) pueden capitalizar la atención de los medios de comunicación, las productoras de documentales o los grandes portales de internet.

Pero, acerca de curiosidades sobre los anfibios, ¿qué pasa con nuestra fauna peninsular? ¿Es que acaso nuestros anfibios no tienen curiosidades, rarezas o comportamientos tan asombrosos que merezcan un poco de atención y divulgación? Pues en bicheando.net prepárate hoy para conocer algunas interesantes curiosidades sobre nuestros anfibios que seguramente te den razones para seguir aprendiendo e informándote sobre ellos. Al menos esa es la intención.

Sin más preámbulos, vamos ya con nuestras 5 curiosidades sobre los anfibios de hoy:

1.- Hay tritones y salamandras que pueden regenerar partes de su cuerpo perdidas…

Varias especies de tritones y todas las salamandras comunes en la península ibérica tiene la capacidad de regenerar sus extremidades amputadas. Te cuento un poco como va esto, ok?

Las células de estas especies son capaces de reconstruir partes o miembros enteros perdidos. Esto tiene el nombre de epimorfosis, que es de forma sintética la capacidad celular de proliferar y regenerar estructuras de tejido dañadas.

Este vídeo en inglés lo explica todo al detalle, si quieres profundizar en este asombroso mecanismo biológico. Y si prefieres leer un gran artículo de regeneración de tejidos en el reino animal, te recomiendo encarecidamente éste del fantástico blog All you need is biology.

2.- Hay una salamandra que pare crías vivas…

Los anfibios ibéricos se pueden reproducir de 3 formas distintas: son ovíparos, ovovivíparos o vivíparos.

Anfibios ovíparos: Se les denomina anfibios ovíparos a todos aquellos cuyas hembras ponen huevos, como lo son en general todos los tritones, ranas y sapos.

Anfibios ovovivíparos: La hembra fecunda los huevos fertilizados dentro de su cuerpo, los embriones están parcial o completamente desarrollados cuando son soltado en un medio acuático. Todas las subespecies de Salamandra en España lo son (también se las denomina larvíparas).

Anfibios vivíparos: Se llama vivíparo a todo aquel animal cuyo embrión se desarrolla, después de la fecundación, en una estructura especializada dentro del vientre de la hembra, en donde recibirá el alimento y el oxígeno necesarios para formar sus órganos, para crecer y madurar hasta el momento del nacimiento.

Ojo que no hablo del viviparismo placentario de los mamíferos. Por si no lo sabías hay más tipos de viviparismo como en este caso, y se dan en anfibios, reptiles y peces.

Volviendo al título, existen varias poblaciones de salamandra común en el norte de España (S. s. bernardezi) vivíparas, es decir, las crías son alimentadas directamente con nutrientes procedentes de la madre hasta su nacimiento.

Salamandra común vivípara embarazada de la Sierra de Cuera (Asturias)

Salamandra común vivípara embarazada de la Sierra de Cuera (Asturias)

Estas poblaciones se encuentran en la Península Ibérica en el norte, en la cordillera cantábrica y en algunas islas aisladas de las Rias Bajas Gallegas.

El por qué es sencillo. Unas poblaciones han ido perdiendo medios acuáticos donde poder depositar sus larvas y han ido evolucionando para no depender de ella, ni siquiera para reproducirse y metamorfosearse.

Por otro lado, debido a las condiciones de aislamiento insular y falta de medios acuáticos permanentes, como es el caso de las poblaciones de algunas islas del suroeste gallegohan “aprendido” que tienen más oportunidades de éxito reproductivo si mantienen en su interior a las larvas hasta su completa transformación en adultos.

salamandra-islas-cies

Salamandra vivípara de las Islas Cíes. Créditos: La voz de Galicia.

3.- El sapo partero cuida de sus crías durante semanas, en su espalda.

alytes-cisternasii-04-puesta

Alytes cisternasii macho portando su puesta.

En general, los anfibios ponen huevos en charcas, ríos, lagos, etc. o donde pillan, como el sapo corredor (epidalea calamita) pero hay una preciosa y esquiva especie que sapo partero (Alytes ssp.) cuyo macho no solo cuida de los huevos fertilizados sino que además los lleva consigo durante varias semanas, hasta encontrar la charca perfecta para que su descendencia pueda tener el mayor éxito posible.

4.- El Gallipato puede poner hasta 1.300 huevos

Pero solo 20 0 30 llegarán a comerse el turrón, por así decirlo. Además es muy curioso que los huevos y larvas nacidas de este enorme urodelo son minúsculos en proporción y comparación con su tamaño y otros anfibios.

*cópula de gallipatos (pleurodeles Waltl) y puesta de huevos por parte de una de las hembras. Vídeo realizado por el naturalista y herpetólogo Juan de la Fuente bajo permiso y estudio. Recuerda está totalmente prohibido capturar y mantener especies autóctonos en cautividad además de ser una estupidez, ya que puedes verles en su hábitat natural cuando quieras y disfrutar el campo, no?

Las larvas nacientes no llegan a medir más de unos milímetros en sus primeras semanas de vida, y lógicamente con depredadas por múltiples insectos acuáticos, como las larvas de las libélulas. Es una estrategia de reproducción que se basa en ser capaz de poner cientos o miles de huevos para que al menos unos pocos puedan llegar a la edad adulta.

5.- La ranita de San Antonio tiene ventosas en sus dedos.

La ranita de San Antonio (Hyla molleri, Hyla Meridionalis ) presenta unas terminaciones en la punta de los dedos en forma de disco adhesivas. Éstas ventosas están adaptadas a sus hábitos trepadores, que les permiten maniobrar fácilmente por la vegetación y mantenerse en zonas altas de juncos y zarzales, sobre las hojas que les aportan protección y camuflaje.

curiosidades sobre los anfibios hyla-molleri-ranita-de-san-antonio

Pueden fácilmente escalar a lo spiderman por paredes lisas y verticales. Estas característica es única en la península ibérica, siendo una de las principales características que la diferencia de las ranas típicas, que carecen de estas ventosas y cuyas miembros están más adaptados al salto.

—-

Y estas 5 curiosidades sobre los anfibios solo son una minúscula parte de las asombrosas capacidades y comportamientos de los anfibios de la península ibérica. Hay muchas más que intentaremos ir explicando de forma coloquial en próximos artículos.

Como siempre, comparte libremente estas curiosidades sobre los anfibios y si quieres que incluyamos algún otro “super-poder anfibio” solo tienes que escribirnos a hola@bicheando.net

Salida nocturna en busca de anfibios por la Cabrera (Sierra de Madrid)

Por si no lo sabías los anfibios no solo se reproducen en primavera. En el otoño hay una nueva “explosión reproductiva” en la mayor parte de la península ibérica de varias especies y octubre es el mes ideal para poder salir a disfrutar de estos encuentros anfibios.

Octubre es como una “segunda primavera” donde, gracias a las lluvias y las bajadas de temperatura, se crean las condiciones idóneas para su reproducción y alimentación, ya que el invierno se acerca y después de la estivación, muchas especies necesitan alimentarse y coger fuerzas para el descanso invernal durante el duro invierno continental que se les avecina.

Año tras año, por estas fechas podemos observar apareamientos de especies de la Sierra de Guadarrama y de la comunidad de Madrid como el sapo corredorEpidalea calamita– (que se reproduce durante todo el año, siempre que las condiciones climatológicas acompañen), el sapo partero Alytes ssp.– (con una gran actividad reproductora desde principios de octubre), la salamandra comúnSalamandra salamandra-, el gallipatoPleurodeles waltl– o el sapo comúnBufo spinosus-, entre otros.

Este año todos los amantes de la biodiversidad y de los hérpetos esperábamos con ansia a que lloviera de una vez, tras un verano en la península ibérica y Madrid especialmente seco.

Y tras el primer día de lluvias, Fernando Molina (fotógrafo naturaleza) y yo acompañamos a  Íñigo Martínez- Solano (herpetólo – biólogo) en una salida bichera por la Sierra de la Cabrera y su zona basal.

inigo-y-fernando-fotografiando-a-un-sapo-de-espuelas

Íñigo y Fernando bicheando…

¡Qué ganas teníamos todos ya de pasar una noche a la intemperie! Botas de agua, linternas y frontales, guantes, otras asepsias y… ¡a bichear! 😉

Lo primero que hicimos en nuestra salida nocturna en busca de anfibios por La Cabrera fue organizar la zona de prospección. Después cogimos los coches y ya en la misma carretera empezamos a cruzarnos con la especie más abundante en la península ibérica, como lo es el sapo corredorEpiladea calamita-.

sapo-coredor-charco

Por la noche se dedican a recorrer sus zonas buscando alimento y humedad y suelen abarrotar muchas carreteras secundarias de la sierra. Esto es un problema porque como pudimos observar, mueren atropellados cientos cada noche en la zona.

Una vez aparcados, anduvimos buscando anfibios (o lo que apareciese) por una zona de charcas temporales con la grata sorpresa de encontrarnos al poco tiempo varios ejemplares de Gallipato -Pleurodeles waltl-, tanto juveniles como adultos.

De estos pequeños gallipatos hemos salvado algunos este verano infernal.

gallipato-primer-plano

Primer pano del anfibio más ancestral que tenemos: Gallipato (Pleurodeles waltl)

gallipato-en-mano

Adulto de Gallipato con gran tamaño

Y por fin pudimos también observar una especie en clara recesión y no muy fácil de encontrar como es el Sapo partero, en este caso la especie de la zona, Alytes cisternasii, sapo partero ibérico.

alytes-cisternasii-03-camuflaje

Fue una verdadera gozada poder observar al sapo partero ibérico; una maravillosa especie que se oculta enterrándose entre la grava y la arena de las pendientes cercanas a las charcas. Los machos llaman a las hembras con un sonido parecido al de la “u”, muy grave y que se oye a decenas de metros en la distancia.

Siguiendo estas llamadas pudimos empezar a localizar y observar varios ejemplares. Es un sapo de pequeño tamaño y rechoncho, de color gris claro o grisáceo con machas gris oscuro y pequeños puntitos rojos. Muy bonito, como puedes ver…

alytes-cisternasii-02

Incluso pudimos disfrutar de un amplexo completo entre macho y hembra (debajo). El cortejo se realiza como decíamos en octubre, principalmente, así que era la noche ideal para ver alguno y así fue.

alytes-cisternasii-amplexo-01

Este apareamiento se realiza de la siguiente forma: La hembra, tras acercarse al macho, se agacha y pone bajo él. Entonces el macho comienza su amplexo (entre 20 y 40 minutos de duración) en el que comienza a acariciar a la hembra con sus patas traseras en un típico “pedaleo” adelante y a atrás para que expulse los huevos.

Mientras los va sacando, el macho los fertiliza y va introduciendo sus patas posteriores entre la masa de huevos, para ir enrollándolos entre sus tobillos, por decirlo así. Cuando la puesta esta “bien atada” el macho suelta a la hembra y se lleva dichos huevos. Puedes echar un vistazo a éste vídeo del cortejo de Alytes de Jero Caro Rodríguez para hacerte una idea concreta de este fascinante momento.

alytes-cisternasii-04-puesta

Macho de sapo partero ibérico (Alytes cisternasii) portando los huevos.

detalle-puesta-alytes-cisternasii-huevos

Detalle puesta de Alytes Cisernasii

Estos machos cuidarán de los huevos entre 3 y 5 semanas, hasta que las larvas están más desarrolladas y las condiciones ambientales y de medios acuáticos permitan que éste pueda soltar la puesta en una charca cercana o arroyo que le satisfaga.

Pero aquí no terminó la salida bichera, porque más tarde, buscando por los alrededores tuvimos la suerte de encontrarnos con otro duendecillo de la noche como es el sapo de espuelas (Pelobates cultripes).

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas-juvenil-03

Un par de jovencitos que nos saludaron en su búsqueda de alimento y refugio. La verdad es que es un anuro espectacular y fácilmente identificable, con ese morro anguloso y esos ojos tan saltones.

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas-juvenil-01

Los renacuajos de los Pelobates tardan muchísimo tiempo en metamorfosearse y son los renacuajos más grandes de todos los anfibios de la península ibérica, por eso mismo la mayoría no completan su ciclo metamórfico, y por eso mismo siempre es un regalo a la vista poder verlos, al menos en el centro de la península.

Por supuesto no podía faltar a la cita también por esa zona otra especie muy común en nuestros campos y montes como es el Sapo corredor (Epidalea o Bufo calamita) del que hice esta bonita foto. Esos ojos verdosos brillantes le delatan y diferencian del sapo común (que tiene los ojos rojos).

sapo-corredor-epidalea-calamita-bufo-calamita

Sigamos en nuestra salida nocturna en busca de anfibios por la Cabrera…

Ya como guinda a este pastel herpetológico nos regalo también su presencia un macho de tritón jaspeado (Triturus marmoratus). Presentaba un poco de delgadez, supongo de la larga estivación del verano, pero ahí andaba, en busca de alimento para prepararse al largo invierno que se avecina.

inigo-martinez-solano-fotografiando-un-triton-jaspeado

La noche fue perfecta: unos 12º, sin viento y con el suelo muy mojado y encharcado por las lluvias del día y la tarde anteriores. Solo chispeó de vez en cuando, lo que nos dio la oportunidad de campar a nuestras anchas y de poder sacar el material fotográfico y de muestreo sin riesgo de mojarse.

Fernando con su material de fotografía...

Fernando con su material de fotografía…

En definitiva, una de esas salidas y noches que recordaré durante el invierno, mientras esperamos a una nueva época de vida y esplendor hérpeto en la primavera del 2017. Gracias Íñigo y Fernando por esta grata experiencia.

Y si tu también quieres salir con nosotros alguna noche o viceversa, no dudes en contactarnos en hola@bicheando.net Estaremos encantados de hacerlo para seguir dando a conocer estos animales tan desconocidos y poco valorados. Y disfrutar, claro!

© Bicheando.net 2017 & - todos los derechos reservados