5 Curiosidades sobre los anfibios de la península ibérica que seguro te van a sorprender.

Parece que solo las salamandras gigantes orientales (las más grandes), las ranas veneno de flecha (las más venenosas) o las ranas de la madera americanas (que pueden congelar hasta un 70% de su cuerpo) pueden capitalizar la atención de los medios de comunicación, las productoras de documentales o los grandes portales de internet.

Pero, acerca de curiosidades sobre los anfibios, ¿qué pasa con nuestra fauna peninsular? ¿Es que acaso nuestros anfibios no tienen curiosidades, rarezas o comportamientos tan asombrosos que merezcan un poco de atención y divulgación? Pues en bicheando.net prepárate hoy para conocer algunas interesantes curiosidades sobre nuestros anfibios que seguramente te den razones para seguir aprendiendo e informéndote sobre ellos. Al menos esa es la intención.

Sin más preámbulos, vamos ya con nuestras 5 curiosidades sobre los anfibios de hoy:

1.- Hay tritones y salamandras que pueden regenerar partes de su cuerpo perdidas…

Varias especies de tritones y todas las salamandras comunes en la península ibérica tiene la capacidad de regenerar sus extremidades amputadas. Te cuento un poco como va esto, ok?

Las células de estas especies son capaces de reconstruir partes o miembros enteros perdidos. Esto tiene el nombre de epimorfosis, que es de forma sintética la capacidad celular de proliferar y regenerar estructuras de tejido dañadas.

Este vídeo en inglés lo explica todo al detalle, si quieres profundizar en este asombroso mecanismo biológico. Y si prefieres leer un gran artículo de regeneración de tejidos en el reino animal, te recomiendo encarecidamente éste del fantástico blog All you need is biology.

2.- Hay una salamandra que pare crías vivas…

Los anfibios ibéricos se pueden reproducir de 3 formas distintas: son ovíparos, ovovivíparos o vivíparos.

Anfibios ovíparos: Se les denomina anfibios ovíparos a todos aquellos cuyas hembras ponen huevos, como lo son en general todos los tritones, ranas y sapos.

Anfibios ovovivíparos: La hembra fecunda los huevos fertilizados dentro de su cuerpo, los embriones están parcial o completamente desarrollados cuando son soltado en un medio acuático. Todas las subespecies de Salamandra en España lo son (también se las denomina larvíparas).

Anfibios vivíparos: Se llama vivíparo a todo aquel animal cuyo embrión se desarrolla, después de la fecundación, en una estructura especializada dentro del vientre de la hembra, en donde recibirá el alimento y el oxígeno necesarios para formar sus órganos, para crecer y madurar hasta el momento del nacimiento.

Ojo que no hablo del viviparismo placentario de los mamíferos. Por si no lo sabías hay más tipos de viviparismo como en este caso, y se dan en anfibios, reptiles y peces.

Volviendo al título, existen varias poblaciones de salamandra común en el norte de España (S. s. bernardezi) vivíparas, es decir, las crías son alimentadas directamente con nutrientes procedentes de la madre hasta su nacimiento.

Salamandra común vivípara embarazada de la Sierra de Cuera (Asturias)

Salamandra común vivípara embarazada de la Sierra de Cuera (Asturias)

Estas poblaciones se encuentran en la Península Ibérica en el norte, en la cordillera cantábrica y en algunas islas aisladas de las Rias Bajas Gallegas.

El por qué es sencillo. Unas poblaciones han ido perdiendo medios acuáticos donde poder depositar sus larvas y han ido evolucionando para no depender de ella, ni siquiera para reproducirse y metamorfosearse.

Por otro lado, debido a las condiciones de aislamiento insular y falta de medios acuáticos permanentes, como es el caso de las poblaciones de algunas islas del suroeste gallegohan “aprendido” que tienen más oportunidades de éxito reproductivo si mantienen en su interior a las larvas hasta su completa transformación en adultos.

salamandra-islas-cies

Salamandra vivípara de las Islas Cíes. Créditos: La voz de Galicia.

3.- El sapo partero cuida de sus crías durante semanas, en su espalda.

alytes-cisternasii-04-puesta

Alytes cisternasii macho portando su puesta.

En general, los anfibios ponen huevos en charcas, ríos, lagos, etc. o donde pillan, como el sapo corredor (epidalea calamita) pero hay una preciosa y esquiva especie que sapo partero (Alytes ssp.) cuyo macho no solo cuida de los huevos fertilizados sino que además los lleva consigo durante varias semanas, hasta encontrar la charca perfecta para que su descendencia pueda tener el mayor éxito posible.

4.- El Gallipato puede poner hasta 1.300 huevos

Pero solo 20 0 30 llegarán a comerse el turrón, por así decirlo. Además es muy curioso que los huevos y larvas nacidas de este enorme urodelo son minúsculos en proporción y comparación con su tamaño y otros anfibios.

*cópula de gallipatos (pleurodeles Waltl) y puesta de huevos por parte de una de las hembras. Vídeo realizado por el naturalista y herpetólogo Juan de la Fuente bajo permiso y estudio. Recuerda está totalmente prohibido capturar y mantener especies autóctonos en cautividad además de ser una estupidez, ya que puedes verles en su habitad natural cuando quieras y disfrutar el campo, no?

Las larvas nacientes no llegan a medir más de unos milímetros en sus primeras semanas de vida, y lógicamente con depredadas por múltiples insectos acuáticos, como las larvas de las libélulas.

Es una estrategia de reproducción que se basa en ser capaz de poner cientos o miles de huevos para que al menos unos pocos puedan llegar a la edad adulta.

5.- La ranita de San Antonio tiene ventosas en sus dedos.

La ranita de San Antonio (Hyla molleri, Hyla Meridionalis ) presenta unas terminaciones en la punta de los dedos en forma de disco adhesivas. Éstas ventosas están adaptadas a sus hábitos trepadores, que les permiten maniobrar fácilmente por la vegetación y mantenerse en zonas altas de juncos y zarzales, sobre las hojas que les aportan protección y camuflaje.

curiosidades sobre los anfibios hyla-molleri-ranita-de-san-antonio

Pueden fácilmente escalar a lo spiderman por paredes lisas y verticales. Estas característica es única en la península ibérica, siendo una de las principales características que la diferencia de las ranas típicas, que carecen de estas ventosas y cuyas miembros están más adaptados al salto.

—-

Y estas 5 curiosidades sobre los anfibios solo son una minúscula parte de las asombrosas capacidades y comportamientos de los anfibios de la península ibérica. Hay muchas más que intentaremos ir explicando de forma coloquial en próximos artículos.

Como siempre, comparte libremente estas curiosidades sobre los anfibios y si quieres que incluyamos algún otro “super-poder anfibio” solo tienes que escribirnos a hola@bicheando.net

Divulgador y naturalista. Amante de la herpetología y la fotografía de naturaleza salvaje. Montañero de pro. Creador del proyecto Bicheando.net