¡Hay una serpiente en el jardín! ¿Qué hago?

Los meses de primavera y verano son fechas en las serpientes salen de su letargo invernal en busca de alimento, nuevos territorios y reproducción.

Las serpientes son más propensas a moverse en estos meses (sobre todo machos adultos en época de celo y juveniles en busca de su propio territorio) y por lo tanto más susceptibles de entrar a nuestros jardines, caer a nuestras piscinas o estanques, o bien morir en los efectos trampa que construimos y abandonamos, tanto en zonas rurales como en áreas urbanas.

Sea como fuera no suele sernos agradable encontrarse de sopetón con un reptil en tu casa… Pero, ¿por qué nos “asusta” tanto encontrarnos con una serpiente?

Pues debes saber que existen múltiples estudios que revelan que el miedo a las serpientes es innato y puede tener una explicación neurobiológica más que cultural: un informe elaborado en 2013 defiende que “…el cerebro humano, junto con el resto de primates, tiene neuronas especializadas en detectar y ponernos en alerta con estos reptiles más rápido que con otros animales o “peligros”…” (Quan Van Le et al, 2013).

Pero más allá de la sorpresa o susto inicial, por favor recuerda que la mayoría son inofensivas, especies muy vulnerables y además protegidas por las ley a las que hay que ayudar y que dependen de ti en esa situación… De hecho hay gente que convive con ellas en su estanque como parte de la naturaleza donde eligió estar y tan felices.

Sin llegar a estos comportamientos, hoy solo te pedimos un poco de sentido común y que sigas estos consejos y pautas de actuación.

Pero sobre todo empieza por lo que no hacer… Sobretodo no dar golpes en el suelo, ya que son muy sensibles a las vibraciones y se pondrán nerviosas. No intentar golpearla por favor. No usar repelentes químicos en los bordes del jardín ya que está demostrado no son eficaces y sobretodo no usar trampas porque son especies protegidas por la ley, muy valiosas y en el 99% de las ocasiones están de paso.

Yendo ya al grano hoy en Bicheando.net te vamos a contar qué hacer si te encuentras una serpiente o culebra en tu jardín, piscina… en 4 pasos por orden de importancia.

1. – ¡Tranquilidad! y no perderla de vista.

Repetimos… ¡Tranquilidad! Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es muy muy muy improbable que sea venenosa (en caso de ser una serpiente) o que te pueda hacer daño. Ni a ti, ni a tus hijos o mascotas.

serpiente en la piscina

Al limpiar la piscina puedes encontrarte con un visitante inesperado. Por suerte tú puedes ayudarla…

La poca densidad de las poblaciones de víboras y el carácter huidizo, rural (sierras y montañas principalmente) y sedentario de las mismas, hace además casi imposible que se desplacen a los centros urbanos de las ciudades o a urbanizaciones.

Si hay más personas en la casa, que alguien no la pierda de vista por dos razones: si decide irse encuentro resuelto y si no, se la tiene localizada para que alguien la pueda recoger sin estar buscándola.

Pero como siempre…

2.- No tocar sin identificar la especie.

Bajo ningún concepto debes intentar rescatar, sacar, tocar o coger una serpiente sin haberla identificado al 100%. Si tienes el móvil a mano y puedes hacerla una foto, en cualquier grupo de herpetología o biología de Facebook te responderán casi al minuto sobre qué especie es.

Culebra de agua (natrix maura)

La culebra de agua (natrix maura) es una visitante ocasional de las piscinas y jardines… Totalmente inofensiva, ni siquiera muerde al ser manipulada.

Ojo aquí es importante que haya 2 o 3 personas cuya identificación coincida, que hay mucho “herpetólogo de sillón” por ahí suelto.

¿Cómo identificar a la serpiente de mi jardín? = Aquí tienes una galería de las  serpientes de la Península Ibérica. 

3.- Avisar a las autoridades y/o asociaciones.

Y si es posible, es mejor que llames al 112, al Seprona o a los Agentes Medioambientales y Forestales de tu comunidad, que se harán cargo de ir a por ella o ayudarte a identificarla. Y si nadie se hace cargo de ella o no tiene tiempo de hacerlo…

4.- Aislar y soltar…

Tú puedes hacerlo… Si has identificado al animal al 100%, no es peligrosa (víboras) y por lo que sea no puede ir nadie a recogerla, puedes sacarla de tu propiedad siguiendo estos estos consejos…

Ten en cuenta que son especies muy escasas, protegidas por ley y que merecen tu respeto e intenta no hacerle daño al animal; es un ser vivo al fin y al cabo, que ha tenido la desgracia de pasar por tu jardín o caer dentro de un “efecto trampa” (llámese piscina, pozo etc.). Más asustada estará ella que tú! 😉

  1. Coge el cubo de la basura, una caja de cartón grande o similar.
  2. Coge un palo, escoba… a modo de gancho, para dirigirla.
  3. Ponte guantes de trabajo o jardinería. Con estos basta para culebras no venenosas.
  4. Intenta dirigirla con el palo o escoba hacia la caja o cubo que tienes en la mano o en el suelo.

    serpiente en el jardin

    Ejemplo gráfico de cómo llevar una serpiente a un recipiente.. Créditos: wikihow.com

  5. Ten paciencia y no te asustes, que las serpientes no persiguen a la gente ni nada por el estilo y sí suelen quedarse enroscadas a la defensiva.
  6. Una vez dentro del cubo o caja, llévala a una zona con foresta, matorral, allí de donde creas a podido venir. O bien llama al 112 para que la recojan.
  7. Ya está hecho. Una vida salvada y tu puedes dormir hoy un poquito más contento por haber salvado un tesoro natural en peligro de desaparecer de nuestros ecosistemas.

¡Hay una culebra en el jardín! ¿Qué hago? En definitiva, si te encuentras con un anfibio o reptil y no sabes qué hacer con él ni dónde llevarlo, sigue estos pasos por orden e importancia y todo irá bien.

¡¡Saludos escamosos y si te ha gustado, COMPARTE!! 😉