Entrevista Ramón Gallo Barneto. Biólogo del Área de Medio Ambiente e Infraestructuras de Gesplan en Gran Canaria.

Ramón es biólogo especializado en Zoología por la Universidad de Granada y Máster en Evaluación y Corrección de Impacto Ambiental por las Universidades Complutense y Politécnica de Madrid.

Actualmente es el Director Técnico del proyecto PostLIFE + Lampropeltis para controlar la especie exótica invasora la culebra real de California (Lampropeltis getula californiae) en Gran Canaria, tema del que vamos a tratar hoy en Bicheando.net

Desde el año 1996 hasta el año 2000, ha realizado gran cantidad de estudios de impacto ambiental, como administrados solidario de la empresa de GesNat, S.L. Gestión y estudios de la Naturaleza Durante más de ocho años ha sido Jefe de área de Gestión Ambiental en GesPlan, período en el que GESPLAN ha participado en dos Proyectos LIFE +, y en más de 36 proyectos ambientales, desde seguimiento de especies amenazadas, control de especies exóticas, proyectos de repoblación, etc.

En la actualidad es responsable de proyectos en Gesplan entre los que destacan el proyecto piloto de red de alerta temprana de especies invasoras en Canarias, la red de alerta de daños producidos por aves en la isla de Fuerteventura, la participación en el LIFE Egyptian vulture, LIFE16/NAT/IT/659, y como decíamos la de Director Técnico del proyecto PostLIFE + Lampropeltis.

Empecemos…

Que tal Ramón, muchas gracias por tu tiempo y por acercarnos en los próximos párrafos a las especies invasoras y en concreto a la problemática de la serpiente real de california (Lampropeltis getula californiae) en Gran Canaria.

Muchas gracias a ustedes, por interesarse por este grave problema ambiental que tenemos en la isla de Gran Canaria

Empecemos por saber algo más de ti. ¿Qué te hizo estudiar biología y ser herpetólogo? 

– Realmente soy biólogo-zoólogo de vocación desde muy pequeño siempre me han encantado los animales, por mi edad soy como suele decirse hijo del legado de Félix Rodríguez de la Fuente. Realmente no soy específicamente herpetólogo, ya que me he interesado por todos los vertebrados en general, aves, mamíferos y reptiles. 

¿Podrías contarnos brevemente cuál es tu trabajo actual en el marco de POSTLIFE + Lampropeltis?

– Cuando formas parte de una empresa de Gestión como es la mía Gesplan, empresa pública de planificación y medio ambiente, por desgracia abandonas muchas tareas propias de biólogo y dedicas mucho tiempo a la gestión.

Técnico de campo manipulando una culebra real capturada. Créditos: Ramón Gallo.

Actualmente coordino a un equipo de campo liderado por dos capataces, que cuentan con el apoyo de 8 operarios durante los cuatro meses en los que la culebra real de California aumenta su actividad en superficie y el sistema de alerta que tenemos en marcha funciona al máximo.

¿Más de veinte años realizando estudios sobre impacto ambiental te dejan algún aprendizaje? ¿Qué ha cambiado desde finales de los 90 a ahora, en cuanto a especies invasoras?

– Por supuesto, yo empecé a trabajar en una época en la que quienes realizábamos estudio de impacto de actividades relacionadas con la ingeniería, arquitectura, obra pública, etc, llegábamos a ellas cuando ya estaba todo montado, y normalmente sufríamos muchas presiones para intentar justificar, a veces algo injustificable. Esta experiencia también te ayuda a saber buscar situaciones de consenso, y que nada es  blanco o negro.

Técnicos de campo localizando ejemplar con radiotransmisor instalado.

En cuanto a la presencia en el ámbito de estos proyectos de la especies invasoras, como supondrán era cero, en la mayoría de los casos, salvo lo que oíamos de sitios tan lejanos como Australia, parecía todo muy poco cercano a nosotros, y una de las causas principales del problema que vamos a tratar en esta entrevista era el desconocimiento de los riesgos de esta especie. 

– Para quien no esté familiarizado con este problema, ¿qué es una especie invasora y por qué es dañina?

Una especie invasora es aquella que llega a un entorno natural diferente a su lugar de origen, propiciado por la actividad humana de manera voluntaria o involuntaria, y que al llegar a un lugar con características ambientales similares al suyo, que le permiten reproducirse con facilidad , encontrando recursos alimenticios, generalmente sin depredadores, aumenta sus efectivos poblacionales, hasta el punto que compiten con las especies propias del lugar de manera ventajosa, desplazándolas, bien por depredación , por competencia del espacio, o por la utilización de los mismos recursos tróficos.

– ¿Tantas especies invasoras hay en la actualidad? ¿Es un problema global?  

– Hay muchas especies invasoras, aunque el problema en las invasoras no es tanto el número sino el daño que una sola especie invasora puede ocasionar.

Es realmente un problema escala global en noviembre de 2014, la Unión Europea publicó un nuevo Reglamento sobre especies exóticas invasoras, en línea con lo dispuesto en el objetivo 5 de la Estrategia de biodiversidad de la UE para 2020, que establece un marco de trabajo coordinado a escala de la UE para las actuaciones dirigidas a prevenir, minimizar y mitigar los efectos perjudiciales de las especies exóticas invasoras en la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, y para limitar sus daños a la economía y a la salud humana.

Es problema tan global, que las especies americanas son invasoras aquí en Europa o en Canarias, y a su vez las especies canarias, lo son en América , como el caso de la faya en Hawai.

Centrándonos ya en Gran Canaria, se dice que los primeros ejemplares de la culebra real de California (Lampropeltis californiae), se encontraron en la isla a finales de los 90. ¿Correcto?

– Cierto, el primer dato corroborado de avistamiento en libertad fue en el año 1998, y como comentaba antes , en esa época no se tenía percepción del riesgo de esta especie, pero incluso de las invasoras en general.

Culebra real de california (Lamporpeltis getulus californiae) con patrón lineal.

Culebra real de california (Lampropeltis getula californiae) con patrón anillado. Créditos Ramón Gallo.

¿Se debío a una suelta puntual o ha sido un incivismo reiterado la causa de su proliferación?

-Por la información que tenemos por parte de los vecinos, todo surgió por el típico perfil de persona adinerada que le gusta los animales pero que no dedica el tiempo necesario a ellos, a mantenerlos en condiciones de seguridad que eviten su fuga.

Ejemplar de Gallotia stehlini regurgitado por culebra real, tras su captura.

Este aspecto de un foco de fuga de diferentes ejemplares a lo largo del tiempo, unido a que la administración tardó casi 10 años en tomar medidas, hicieron que cuando se dedicó tiempo y esfuerzo la invasión biológica ya estaba ahí.

¿Sabrías decirnos porque esta especie o género (Lampropeltis ssp.) y no otra ha tenido tanto éxito?

– Ya lo he explicado en la pregunta anterior, repetidas sueltas de ejemplares fértiles de la misma especie, fue la causa principal, hubiera sido cualquier especie de la familia colubridae, o de ofidio hubiera ocasionado una invasión, siempre que los recursos de la isla sean fuente de alimento para ellas, y de que las condiciones de temperatura, humedad, etc, sean similares a las de su hábitat de origen.

Por esta razón el catálogo de especies invasoras de España, prohíbe para Canarias, Ibiza y Formentera la comercialización de cualquier especie  de la familia Colubridae.

¿Son las islas un acelerador de estas catástrofes, debido a su aislamiento?

– En las islas el problema de las invasoras se multiplica enormemente, para territorios continentales la primera causa de extinción de especies es la alteración de hábitats, en cambio para ecosistemas insulares son las especies exóticas invasoras la primera causa de extinción.

Animo a los lectores a que consulten en la web el caso del gato del ayudante del farero en la isla Stephens, un pequeño saliente rocoso entre las dos islas principales de Nueva Zelanda, que en un año, extinguió una especie de ave, que sólo fue conocida para la ciencia después de que este animal acabara con ella. 

¿Por qué se dice a veces que es o ha sido una “invasión silenciosa”?

– A mi me gusta llamarlo una “invasión silenciosa”, por dos razones, la primera es que generalmente las especies invasoras llegan y en el proceso de naturalización, no llaman la atención, y para cuando el problema es visible ya es tarde para evitarlo.

Culebras reales recogidas. Créditos: Jorge Saavedra Bolaños

En este caso además, entre los que participamos en el proyecto, observamos que en las zonas donde la serpiente se encuentra en gran densidad, en el campo no se oye casi nada, y mucho menos los típicos sonidos del lagarto gigante de Gran Canaria, cuando se asusta al acercarse una persona.

¿Qué especies endémicas de Gran Canaria están amenazadas en la isla por la proliferación de estas serpientes americanas?

– El lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini), el lacértido más grande del planeta, que sólo habita en la isla redonda, y que a diferencia de reptiles emblemáticos como el lagarto Gigante de Salmor (extinguido) o los lagartos gigantes de El Hierro o de La Gomera, que están en peligro de extinción, esta especie ha sobrevivido a la llegada del hombre, de perros, gatos y ratas, en cambio ha encontrado en la culebra real de California un depredador especializado, ante el que, salvo los ejemplares de gran talla, no consigue sobrevivir.

Gallotia stehlini

El amenazado lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini) Créditos: El Coleccionista de Instantes.

También forma parte de su dieta la lisa de Gran Canaria (Chalcides sexlineatus) reptil de una gran belleza e igualmente exclusivo de la isla de Gran Canaria.

Resultado de imagen de Chalcides sexlineatus

Chalcides sexlineatus en libertad, endémico de Gran Canaria.

El tercer reptil que forma parte de su dieta es el perenquén (Tarentola boettgeri) endemismo macaronésico similar a la conocida salamanquesa.

Tres especies interesantísimas y patrimonio vivo; una pena la verdad. Además de la culebra real, ¿Qué otras especies se podrían catalogar como “invasoras” en la isla?

– En Gran Canaria desde el punto de vista animal, no tenemos casos comparables a la culebra. Existen poblaciones estable de cotorra argentina (Myiopsitta monachus) y de cotorra de Kramer (Psittacula krameri).

Ejemplar con tres lagartos gigantes en su tracto digestivo. Créditos: Clara Patiño Martínez

Nosotros lo que estamos trabajando ahora es en la alerta temprana de especies de conocida capacidad invasora, actuando cuando aparece algún individuo aunque sea aislado. Como es el caso de la ardilla moruna (Atlantoxerus getulus) especie invasora en la vecina isla  Fuerteventura.

¿Cómo está la situación en la lucha actual contra la culebra real de California en Gran Canaria?

– La situación sigue siendo muy complicada, si se consulta la web donde incluimos los puntos de captura, aparte de las tres poblaciones distintas que tenemos, aparecen ejemplares en sitios muy distantes, debido a que hay mucha gente que tiene ejemplares en casa, y que se siguen produciendo sueltas, intencionadas o no, en distintas partes de la isla.

¿De qué medios y apoyo institucionales disponéis? ¿Cómo se logró concienciar al Cabildo y al Gobierno de Canarias de este problema?

– Actualmente tanto el Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Protección de la Naturaleza, como el Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, aúnan esfuerzos en la lucha, es un caso muy interesante de colaboración inter-administrativa.

Grupo de voluntarios del proyecto Lampropeltis. Créditos: Ramón Gallo.

Grupo de voluntarios del proyecto Lampropeltis. Créditos: Ramón Gallo.

Sobre la implicación de ambas instituciones ha sido más fácil, de lo que suele ser normal en otras especies de invasoras, debido a que en un principio ha sido la voluntad popular la que ha presionado a las administraciones.

Hay que tener en cuenta que en una isla donde no existe ninguna especie de serpiente, la presencia de estos ejemplares en entornos peri-urbanos, desencadenó en el año 2007 una alarma social  y la presión a los políticos para que tomaran cartas en el asunto.

¿Por qué la sociedad, en general, no se preocupa mucho por estos temas de conservación?

– Es un poco frustrante, que salvo por razones de alarma social, como es el caso de la culebra, no haya presión para la inversión mayor en especies invasoras.

Más al contrario con la extensión del fenómeno animalista, muchas veces ocasiona que la gestión y el control de estas especies cada vez sea más complicada.

La verdad es que el fenómeno animalista ha hecho (está haciendo) mucho daño a la hora de que los gobiernos y autoridades tomen las decisiones (a veces drásticas) que hay que tomar.

¿Qué le dirías a un animalista moderado para convencerlo de que, en este caso al menos, el exterminio es la solución final, habiéndose estudiado múltiples y heterogéneas soluciones antes?

– La verdad es que es muy complicado, respeto mucho el amor a los animales, entre otras razones porque es lo que me ha motivado a mi estudiar y trabajar en lo que trabajo.

Pero por desgracia, el hombre ha alterado de manera dramática el medio, y la punta de lanza son las especies invasoras que con nuestra negligencia hemos llevado a los sitios más recónditos del planeta.

Y el problema que teneos los que amamos la naturaleza es que nos encontramos ante un dilema, que es más importante la vida de un gato o la vida de los cientos de aves o reptiles que ese animal mata por el puro instinto; la vida de una cabra silvestre o la riqueza botánica de la isla o la vida de una colnia de cotorras frente a un murciélago endémico en peligro.

Desde luego creo que ha llegado el momento de que quienes tenemos que gestionar lo hagamos, con los métodos menos cruentos y más efectivos.

En mi caso la respuesta a las tres preguntas anteriores es las aves y reptiles endémicos, la diversidad botánica y el murciélago.

Entrar en el debate de que los animales no tienen la culpa, es finalmente no querer buscar la solución a este problema.

Por supuesto que los animales no tienen la culpa, la culpa es nuestra, pero ahora debemos tomar las mejores decisiones, y para mi nunca debe ser mirar para otro lado y no actuar.

Más allá de estos grupos moralistas, los Medios de Comunicación por suerte cada año os apoyan más. ¿Correcto?

– Esto es consecuencia de lo que anteriormente comenté, la noticia es que aparece una serpiente en una zona turística, no que esta especie puede poner a reptiles endémicos de Gran Canaria al borde de la extinción.

Noticia reciente del ABC sobre esta problemática…

De todas formas , nosotros valoramos de forma positiva que los medios se acerquen a nosotros porque es una plataforma espectacular para llegar a todos los ciudadanos, y lanzar nuestro mensaje de que el principal problema de la serpiente es el impacto ambiental que genera, no tanto el impacto social ya que no es una especie venenosa ni transmite enfermedades

¿Qué puede hacer la ciudadanía para ayudar con este problema medioambiental?

– Lo que puede hacer es reportar cualquier avistamiento al proyecto, este viva o muerta.

Para ello hemos creado la App Lampropeltis donde puede hacer un aviso verde (el animal está muerto o lo he matado), amarillo (lo tengo capturado con vida) o rojo (lo estoy viendo pero no me atrevo a cogerlo ni matarlo).

App lampropeltis

App lampropeltis

En los dos últimos casos una vez el ciudadano completa el reposte, en menos de 10 minutos el equipo del proyecto se pone en contacto con la persona que al loguearse ha incluido su número de móvil. Además en la aplicación se puede ver todas las capturas realizadas en el proyecto, e incluso saber si en la zona en la que estas pateando hay ejemplares de culebra real.

Si no tiene la aplicación pueden llamar al 1-1-2 o al móvil del proyecto 608098296, aunque nosotros recomendamos instalarse la App, porque en ella también tienes la posibilidad de llamar directamente al móvil del proyecto sin necesidad de recordar el número.

Tecnología móvil y social para luchar contra este problema medioambiental… ¡Nos gusta! ¿Cómo se presenta el futuro a medio o largo plazo?

– Creo que debemos engancharnos al carro de la nuevas tecnologías para luchar contra las especies invasoras, y esta APP y una que está punto de salir de un proyecto piloto del alerta temprana de invasoras en el archipiélago (REDEXOS)  debe ser una tendencia en crecimiento.

Sobretodo apoyado en los aficionados a la naturaleza que son la base fundamental del conocimiento, y establecer estas redes con la ciudadanía es fundamental y necesario.

¿Crees que se erradicará la especie algún día?

 – Yo soy una persona de naturaleza optimista, pero como dicen los aficinados al fútbol, hay que ir partido a partido.

Ahora mismo el reto, es mantener la colaboración ciudadana, no escatimar en esfuerzo para buscar nuevos métodos que mejoren la eficacia de los que tenemos ahora, y sobre todo el siguiente paso, establecer las condiciones de Bioseguridad que impidan que este enorme problema que tenemos en Gran Canaria se traslade de manera fortuita al resto de islas del Archipiélago Canario.

Bueno esperamos sinceramente que poco a poco se vaya solucionando este problema.

Volviendo a tu vida profesional… ¿quiénes han sido o son parte esencial de tus logros y vida profesional? ¿Alguien a quien agradecer su compañía y consejo?

– Realmente me siento un privilegiado y un chico (de 50 años) con suerte en mi carrera profesional, ha habido mucha gente que ha apostado por mi, que me han acompañado en diversos momentos en mi vida profesional, pero no querría centrarme en ninguno en concreto.

Profesionalmente hablando, cuéntanos alguna alegría que te hayas tenido últimamente, que no todo serán penas… 😉

– En el día a día, hay muchas alegrías, en el sistema de alerta temprana, cuando localizamos alguna población de plantas invasoras y la eliminamos, es como un triunfo pequeño, pero muy grande para los que sabemos que nos hemos ahorrado la invasión de una especie que si no hubiéramos hecho nada hubiese colonizado gran parte de la isla.

Recientemente estamos iniciando un trabajo para la mejora de la población de la subespecie de alimoche (guirre en Canarias) Neophron percnopterus majorensis, gracias a la financiación de un proyecto LIFE de la Unión Europea, que nos reportará muchas alegrías al grupo que vamos a trabajar en él.

Y hablando de profesión y afición, y ya terminando… ¿crees que hay demasiada distancia entre los biólogos e investigadores y los aficionados a la herpetología o naturalistas? ¿crees que podrían colaborar más en este tipo de proyectos? ¿Cómo?

–  Por mi trabajo estoy en un punto intermedio, y creo que ambos son fundamentales. Cada uno tiene su lado positivo, y porqué no decirlo su lado negativo.

Creo que los científicos deben de perder el miedo a compartir información y experiencias, a veces son demasiado celosos de la información, y algunos tienen como digo yo la fiebre de la publicacionitis (todo lo supeditan a ser el primero en publicar algún hallazgo o trabajo), y en cambio, algunos aficionados a la herpetología tienen el síndrome de la pertenencia y la posesión.

Yo creo que la naturaleza se debe disfrutar más en el campo que en los terrarios.

Publicacionitis  nos gusta ;-)… Buena forma de explicarlo 😉

Ya por último, la pregunta escamosa que más nos gusta hacer en bicheando.net… ¿en qué hérpeto te gustaría reencarnarte en tu próxima vida?

– En el caso, en el que creyera en la reencarnación, seguramente sería alguna especie de gecko, y por aquello de mi infancia y aunque nunca me escupió para quedarme calvo, la salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

La salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

La salamanquesa común (Tarentola mauritanica), dedicada a Ramón de nuestra parte. 😉

Mil gracias por tu tiempo, Ramón. Un placer y mucho ánimo con vuestra lucha por la conservación de la fauna de Gran Canaria y servir de ejemplo para muchos otros.

— 

Si has leído hasta aquí te mereces ver su estupendo reportaje:

Puedes seguir y apoyar el proyecto de conservación LIFE + Lampropeltis en los siguientes enlaces:

LIFE LAMPROPELTIS

APP LAMPROPELTIS (android)

APP LAMPROPELTIS (Ios)

FACEBOOK DEL PROYECTO

Divulgador y naturalista. Aficionado a la herpetología y la fotografía de naturaleza. Montañero de pro. Creador del proyecto Bicheando.net.