Bicheando.net Herpetología para todos.

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Categoría: herpetología (Página 2 de 3)

anfibios de portugal

Anfibios de Portugal.

Portugal es un país espléndido en todos los sentidos y tras nuestro viaje herpetológico a la costa norte (distrito de Oporto) hemos quedado tan encantados que no podíamos dejar de escribir un artículo a tal efecto, para compartir nuestra experiencia.

El distrito de Oporto, en el mapa de la Península Ibérica

El clima oceánico y mediterráneo que Portugal comparte con el resto de la Península Ibérica, así como la falta de fronteras naturales (grandes cordilleras) y otros aspectos geológicos, hacen que este país comparta muchísimas especies de flora y fauna con España.

De hecho, a nivel herpetológico, todas las especies de anfibios autóctonos de Portugal están presentes en España.

El fin de semana del 18 de febrero de 2017 nos fuimos a Portugal en un viaje inesperado, como titulamos, dado que nuestra primera intención era ir hacia el noreste de la península Ibérica, subiendo por Soria hasta País Vasco. Como las temperaturas sorianas todavía no eran adecuadas para ver anfibios, decidimos cambiar radicalmente nuestra ruta y visitar otra zona de interés para nosotros: la costa norte de Portugal.

Antes de nada, si quiere echa un vistazo al vídeo de nuestro canal en Youtube...

Y el viaje no defraudó: de las 19 especies autóctonas de anfibios de Portugal pudimos observar la satisfactoria cifra de 14, en los dos días con sus noches que duró la “expedición” al distrito de Oporto (en verde las observadas):

  1. Salamandra común (Salamandra salamandra)
  2. Salamandra rabilarga o lusitanica (Chioglossa lusitanica)
  3. Gallipato (Pleurodeles waltl)
  4. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)
  5. Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)
  6. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  7. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)
  8. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)
  9. Sapo partero común (Alytes obstetricans)
  10. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  11. Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)
  12. Sapillo moteado (Pelodytes punctatus)
  13. Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus)
  14. Sapo común (Bufo spinosus)
  15. Sapo corredor (Epidalea calamita)
  16. Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
  17. Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  18. Rana Ibérica (Rana iberica)
  19. Rana verde común (Pelophilax perezi)

Es decir, sólo nos quedo por disfrutar, por decirlo así, las 4 especies más “sureñas”, que lógicamente por distribución no podíamos ver, más la ranita de San Antonio (Hyla molleri), que por la temperatura (todavía algo baja) ni apareció ni se la oyó.

Así que, ¡imagínate la suerte que tuvimos! 😉

Como iba comentando, una vez decidido el viaje, lo primero fue contactar con fotógrafos de naturaleza y entusiastas de la herpetología para ver si podíamos conocerles y bichear juntos. Por suerte la respuesta fue positiva y ni que decir tiene que el trato recibido por su parte (sin conocernos en persona) ha sido encantador.

Con Vitor (centro) y José (derecha)

Queremos dar las gracias especialmente a Nuno, José y Vitor por su compañía, consejo y guía en nuestras dos jornadas de bicherío lusitano.

DÍA 1, NOCHE:

Este viaje inesperado empezó en Mindelo…

Mindelo es una Reserva Ornitológica situada al sur de la desembocadura del Río Ave. En 1957 fué la primera área protegida establecida en Portugal. Aunque al principio era un “área forestal”, en 2009, se convirtió en parte del paisaje regional protegido. Como comprenderás, tiene un gran valor natural, histórico y simbólico para los naturalistas y ciudadanos portugueses. Y nosotros teníamos muchas ganas de conocerla…

Lo que más nos llamó la atención fue que, aunque es una zona que principalmente sirve de refugio a especies de aves autóctonas o migratorias también tiene una gran abundancia y diversidad de especies anfibias justo al lado del mar.

Además, está prohibida la circulación de vehículos por la zona, lo que ha ayudado mucho a la conservación de estas especies, ya que muchas de ellas se reproducen en los propios caminos colindantes.

De hecho, era la primera vez que veíamos salamandra común tan cerca de la orilla del mar; se podría decir que viven “entre las dunas de la playa”, aunque realmente moran justo en el límite entre ellas y el bosque cercano.

Amanece cerca de la playa…

Es por lo tanto normal verlas con el cuerpo lleno de arena de playa, como puedes ver en esta imagen…

Las salamandras de la costa de Oporto son de la subespecie “gallaica” (Salamandra s. gallaica), que adopta el nombre por distribuirse principalmente en Galicia y Portugal.

Sin duda observarlas en estos entornos fue muy interesante y sorprendente para nosotros, acostumbrados a verlas en bosques de interior y montañas, pero en ningún caso ¡en plena línea de playa! 😮

Otros habitantes anfibios de la costa norte de Oporto observados fueron el tritón palmeado (Lissotriton helveticus) y el tritón ibérico (Lissotriton boscai).

Ambos fueron observados conviviendo y reproduciéndose en las mismas charcas. También tuvimos la suerte de observar a nivel del mar varios tritones jaspeados (Triturus marmoratus).

triton-marmoratus-01

En la imagen dos hembras adultas de este bello urodelo…

Una auténtica maravilla de urodelos, que se encontraban tanto en charcas algo más profundas como en pequeños charcos creados en los caminos tras las recientes lluvias.

Algunos tritones jaspeados estaban rodeados de renacuajos…

De hecho, muchos charcos estaban repletos de renacuajos de sapo corredor, larvas de salamandra, de tritón… ¡La primavera había llegado!

larvas recientes de sapo corredor…

Larva y adulto de tritón palmeado...

Larva de salamandra y adulto de tritón palmeado…

Al final de la noche algunos sapos corredores (Epidalea calamita) de inusual coloración también aparecieron por la zona …

DÍA 2:

Al día siguiente ya fuímos a la zona de Valongo, a bichear por unos valles cercanos…

Lo que más nos sorprendió de esta zona fue la población de “sapos negros” como nos gustaba llamarla que residía en uno de estos valles, junto al río. Como puedes ver en esta imagen, había algunos ejemplares que carecían del representativo patrón y coloración de sapo común (Bufo spinosus) : la piel más lisa de lo habitual y un patrón cromático negro azulado que pudimos capturar con nuestra cámara.

De los 8 o 9 sapos comunes que vimos, solo dos tenían un patrón más típico para la especie. El resto muy “negros”…

anfibios de portugal sapos

Un sapo juvenil tenía un patrón “rojizo” muy bonito…

Además, pudimos disfrutar también de otras especies como el Sapo Partero (Alytes obstetricans), que encontramos con cierta asiduidad…

 

Y otra bonita salamandra salió a saludar junto al río, antes de irnos a descansar…

DÍA 2, NOCHE:

El segundo día, en nuestra última noche, visitamos otra área más al norte, todavía cerca de la costa.

Nuno y José en acción…

Pero esta salida tenía el objetivo, además de fotografiar anfibios, de visitar varios pozos de regadío para rescatar anfibios atrapados.

José Lemos y Nuno Xabier hicieron una labor extraordinaria y pudimos rescatar más de 10 gallipatos (Pleurodeles waltl), otras tantas Salamandras comunes y alguna rana y sapo caído.

Por desgracia no pudimos salvar a todos…

Por lo demás, nos fascino la abundancia de Gallipatos que había. Sin duda era la especie con mayor abundancia de la zona y parece ser no es muy común por allí, según palabras de los amigos portugueses.

Por otro lado, los sapillos pintojos (Discoglossus galganoi) eran especialmente bonitos y abundantes. Había de los dos tipos: manchados y rayados. Ambos preciosos, que nos dejaron ser fotografiados y que compartimos contigo…

Sapillo pintojo rayado, con sus tres franjas longitudinales características

Sapillo pintojo moteado, con sus manchas en forma de “trébol”…

También vimos algún Sapo de espuelas (Pelobates cultripes) adulto in the water, buscando pareja…

sapo de espuelas anfibios de portugal

Hacía sin embargo un poco de frío para ver ranitas de San Antonio, una pena no poder verlas, pues la zona era muy connatural a la especie y según nos comentaron Nuno y José, eran también muy abundantes. De todas formas os dejamos una foto de la Hyla meridionalis fotografiada dos dçias antes en Plasencia (Extremadura).

ranita de san antonio 2017 plasencia

La Salamandra gallaica también se dejó ver por la zona…

Y para terminar la noche otro regalazo a los sentidos. El pequeño y esquivo sapillo moteado (Pelodytes punctatus) que fué sacado en último lugar del pozo de agua ¡Increíbles colores!

sapillo moteado comun pelodytes punctatus

¡Verde que te quiero verde!

¡Qué viaje..!

Si has leído hasta aquí, te preguntarás cómo es que no hemos hablado de la joya anfibia portuguesa por antonomasia: La salamandra lusitana o rabilarga (Chioglossa lusitanica).

Salamandra rabilarga chioglosa lusitanica

Pues decirte que, debido a lo especial de este especie y a la gran cantidad de material fotografiado y filmado en Portugal y Galicia, nos reservamos esté contenido para un artículo específico. La Salamandra rabilarga merece un capítulo aparte en este viaje inesperado… y en este Blog. Muy pronto lo publicaremos…

Si te ha gustado, ¡comparte libremente!

viboras-caracteristicas-venenosas

Víboras. Algunas cosas que deberías saber sobre nuestras especies

Las serpientes no dejan indiferente a nadie, despertando tanto sensaciones de repudio y odio para muchos como de fascinación y curiosidad para otros.

En este artículo vamos a centrarnos en el grupo de reptiles más amenazado actualmente en nuestros campos, las víboras, respondiendo a las preguntas que cualquier amante de la naturaleza se ha formulado alguna vez acerca de estos escamosos de sangre fría tan peculiares.

Vibora asoleándose para coger temperatura..

Víbora de Seoane (Vipera seoanei) asoleándose por la mañana para coger temperatura. Fotografía: Daniel Fernández-Guiberteau

¿Por qué tenemos miedo a las serpientes?

Existen múltiples estudios que revelan que el miedo a las serpientes es innato y puede tener una explicación neurobiológica. Uno elaborado en 2013 defiende que el cerebro humano, junto con el resto de primates, tiene neuronas especializadas en detectar a estos reptiles más rápido que a otros animales (Quan Van Le et al, 2013).

La teoría de la detección de las serpientes, desarrollada por la científica Lynne Isbell y apoyada por disciplinas muy variadas, indica que el cerebro de los primates ha evolucionado en buena medida gracias a las serpientes, en particular, desarrollando un sentido de la vista muy agudo para percibir sus formas y colores.

Esta teoría ha sido recientemente confirmada por investigadores suecos y portugueses mediante técnicas de psicología experimental (Sandra C. Soares, 2014).

El nombre científico para denominar la sensación de aprensión hacia los ofidios es el de ofidiofobia, y está muy extendido, pese a que la mayoría de las serpientes no son venenosas e incluso las que sí presentan veneno son inofensivas para el ser humano, si no se las molesta.

Vibora cantábrica -vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) -Burgos-

La serpiente históricamente ha tenido un papel muy importante tanto en la mitología como en la religión, si bien es cierto que por muchos pueblos era considerada un dios, como para los aztecas, egipcios, griegos o romanos, no lo es menos que la tradición religiosa judeocristiana asigna un papel a la serpiente inexcusablemente diabólico.

Está claro que, actualmente,  el miedo y el desconocimiento son las causas directas de la masacre y exterminio que estos bellos animales han sufrido desde hace milenios por parte del hombre. Nosotros, desde Bicheando.net intentaremos que tanto las fobias como las conductas de agresión y muerte a estas criaturas disminuyan o desaparezcan.

¿Cuántas especies de víboras hay en España?

En la Península Ibérica contamos con un total de 13 especies de serpientes, de las cuales 10 son culebras (Fam. Colubridae) y las restantes, víboras (Fam. Viperidae).

Estas tres últimas, ambas del pertenecientes al género Vipera, son:

1.- Víbora hocicuda (Vipera latastei)

víbora hocicuda (Vipera latastei)

Víbora hocicuda (Vipera latastei)

2.- Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis)

3.- Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera Seoanei)

vivora-cantabrica-vipera-seoanei

Víbora de Seoane (Vipera seoanei)

Se distribuyen por todo el territorio peninsular de la siguiente manera:

Mapa aproximado de distribución de las especies víboras península ibérica

Mapa aproximado de distribución de las especies víboras península ibérica

Para obtener más información sobre estas tres especies, ya sea características, veneno, precauciones o protocolo de actuación en caso de mordida, podéis visitar nuestro artículo titulado “Víboras de España. Serpientes venenosas de la península Ibérica.”

Sigamos…

¿Debemos realmente temer a los vipéridos en España?

La respuesta es clara, no. Según muestra un estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) durante período de 1997 a 2009 se registraron 1.649 casos de mordeduras de vipéridos en España (130 anuales), de las cuales sólo el 1% fueron letales, atribuidas casi exclusivamente a una tardanza en el tratamiento.

Incidencia-por-CCAA-Agencia-de-Evaluación-de-Tecnologías-Sanitarias (2012)

Más de la mitad de los casos se concentraron en Cataluña, Castilla y León, Galicia y Andalucía. Las personas de entre 5 y 14 años así como las mayores de 65 son las más afectadas (ISCIII, 2012).

¿Cómo diferenciar a las víboras de las culebras?

Nuestros vipéridos, como toda la familia a la que pertenecen, presentan un cuerpo robusto, macizo y corto, como máximo alcanzan los 80 cm de longitud. De cabeza con forma triangular bien diferenciada del cuello y reproducción ovovivípara.

Son solenoglifos, es decir, poseedores de dos grandes colmillos plegados al paladar, que al ser utilizados pasan a una posición anterior a la vez que conecta con la glándula productora del veneno. Este veneno, poco estudiado en las especies peninsulares, presenta actividad cardiotóxica, hemotóxica, citotóxica y levemente neurotóxica.

De mordedura peligrosa, son ofidios que requieren una especial atención, cuidado y respeto, por tanto una buena identificación es un factor ineludible al tratar estos reptiles. A continuación os mostraremos cómo diferenciarlos de las culebras de forma rápida y eficaz en el campo mediante unos sencillos pasos.

Existe una multitud de caracteres distintivos entre las dos familias, muchos de ellos mencionados anteriormente, pero únicamente teniendo en cuenta unos cuantos nos podemos asegurar de elaborar un diagnóstico 100% fiable.  Nos vamos a centrar en los tres siguientes rasgos: la pupila, las escamas craneales y las escamas dorsales 

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografias de una víbora áspid (Vipera aspis) y una cuebra lisa meridional (Coronella girondica).

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografías de una víbora áspid (Vipera aspis) (izquierda) y una culebra lisa meridional (Coronella girondica) (derecha)

  1. La víboras presentan una pupila vertical frente a la pupila redondeada que presentan las culebras.
  2. Las víboras poseen pequeñas escamas craneales fragmentadas, desordenadas y subimbricadas frente a las escamas craneales o cefálicas grandes y dispuestas de las culebras.
  1. Las víboras siempre presentan las escamas dorsales con quilla, es decir, carenadas, mientras que las culebras las presentan lisas. Este rasgo no siempre se cumple con todos los colúbridos autóctonos, es el caso de la culebra de agua o viperina (Natrix maura) y la culebra de collar ibérica (Natrix astretophora), ambas con escamas dorsales carenadas.
Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Existen culebras que pueden adquirir comportamientos defensivos y patrones corporales similares al de las víboras, suele ser el caso de la culebra de agua (Natrix maura) y en según qué zonas las culebras del género Coronella.

La culebra de agua es comúnmente confundida con un vipérido al presentar una coloración y patrón en zig zag característico en algún ejemplar de víbora, por lo que vistas de lejos pueden causar dudas para ser identificadas.

culebra-y-vibora-dferencias

Visión general: comparativa culebra de agua (Natrix maura) (izquierda) Vs. víbora áspid (Vipera aspis) (derecha)

Además cuando se ve amenazada su comportamiento defensivo en la mayoría de los casos es el de aplanar y triangular la cabeza, soplar y hacer falsos ataques sin llegar a morder. Las culebras del género Coronella únicamente se podrían llegar a confundir por su coloración grisácea y pequeño tamaño.

Aún así, basta con mirar las pupilas y escamas como hemos comentado antes para diferenciarlas con total seguridad.

vibora-cantabrica-vipera-seoanei-eyes

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) entre la maleza.

Ya acabamos… espero que este post os haya ayudado a conocer un poco más el fascinante mundo de las víboras a aquellos que ya lo conocíais y adentrarse en él a aquellos que lo conocíais menos. Desde Bicheando.net siempre abogaremos por proteger, conservar y divulgar sobre estos reptiles tan bellos, necesarios y, cada vez más, escasos.

¡Comparte libremente y ayúdanos a conservar!

 Bibliografía

José Mª Amate Blanco, 2012. Fauna ponzoñosa en España: biología e impacto sanitario. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. (PDF).

Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), 2012. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Consultado el: 29/12/16. Disponible en: http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-comunicacion/fd-noticias/25-05-2012-Expertos-Ofidios-Rioja.shtml

Quan Van Le. et al, 2013. Pulvinar neurons reveal neurobiological evidence of past selection for rapid detection of snakes. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) vol. 110 no 47.

SINC, 2014. El ser humano es un extraordinario detector de serpientes. Scientific American Español. Consultado el: 30/12/2016. Disponible en: https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/el-ser-humano-es-un-extraordinario-detector-de-serpientes/#

Sandra C. Soares. et al, 2014. The Hidden Snake in the Grass: Superior Detection of Snakes in Challenging Attentional Conditions. PLoS ONE 9(12).
lagartijas-ibericas-lagartijas-espana-voumen-i

Lagartijas ibéricas. Esas pequeñas desconocidas (volumen 1)

Hoy vamos a hablar sobre un grupo de herpetos muy diverso, extendido y peculiar: las lagartijas de la península ibérica. Aquellas propias de los archipiélagos canario y balear las trataremos en un futuro.

En síntesis, existen en total 25 especies de lagartijas en la península ibérica, siendo 3 de ellas introducidas desde otros lugares, y repartidas en 8 géneros diferentes.

Muchas ¿verdad? Por eso mismo hemos dividido en cuatro volúmenes estas entregas, con el objetivo de ayudarte a distinguirlas cuando las veas en el parque, en el muro de tu casa o cuando salgas de bicherío.

Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni)

Pequeños desconocidos, las lagartijas…

No obstante, vamos antes a introducir su ubicación dentro de lo que es el estudio de la zoología y la herpetología; será un texto fácilmente entendible y hacer esta breve referencia puede ser muy interesante para quien se ha planteado (o no) cuestiones acerca de estos animales.

 Vamos con un poco de historia en nuestro primer volumen sobre lagartijas ibéricas.

 Debía ser una época muy diferente cuando aparecieron los primeros antepasados de nuestros actuales lagartos y lagartijas. Un mundo donde los dinosaurios reinaban y ya los primeros mamíferos habían aparecido, siendo de muy pequeño tamaño, del tipo ratón.

Para quienes no tengan demasiado claro la diferencia entre lo que es un lagarto y una lagartija, decir que las lagartijas son de menor tamaño que los lagartos, pero son llamados así por convención social, son coloquialismos que se alejan de lo  estrictamente científico: ambos pertenecen a un suborden (categoría taxonómica) llamada Lacertilia, pero sin querer ahondar demasiado en tecnicismos, explicaré brevemente qué significa esto para que el lector se ubique.

 Las lagartijas son, dentro de todos los grupos zoológicos existentes, ante todo vertebrados. Ello no significa que tengan vértebras, sino cráneo (algo que enseñan en los estudios de biología). Y luego, dentro de ellos, sabemos que son tetrápodos al tener cuatro patas. Son además amniotas pues ponen huevos en tierra firme, algo que no hacen los anfibios.

 Si seguimos profundizando, pertenecen a un mismo orden que es el de los escamosos (Squamata), que integra a seres tan dispares como culebrillas ciegas, serpientes y, finalmente, a los lagartos y lagartijas (suborden Lacertilia).

Así que, cuando vayáis de bicheo, recordad que las serpientes tienen ancestros comunes con lagartos y culebrillas ciegas, todos ellos están emparentados. ¡Asombroso!

Por suerte para todos, vivimos en un país donde la diversidad herpetológica es la más rica de todo el continente europeo (España es una encrucijada de caminos evolutivos entre África y el resto de Europa, donde se encuentran especies halladas por toda Eurasia y norte de África, al haberse aislado gracias, en gran medida, a la existencia de los Pirineos y otras cordilleras). Y las lagartijas no son una excepción, habiendo presentes, como decíamos al principio, 25 especies de lagartijas en territorio peninsular, siendo 3 de ellas especies invasoras.

Vamos ya con la identificación de las primeras especies, que pertenecen a los géneros  Acanthodactylus, Algyroides y Podarcis.

1.- Especies pertenecientes al género Acanthodactylus.

Comienzo mencionando los casos más sencillos de distinguir, para que el “bichero de a pie” pueda así ir descartando especies. A este género tan sólo pertenece una especie: Acanthodactylus erythrurus, también conocida como lagartija colirroja.

Bonito juvenil de Lagartija coliroja

Bonito juvenil de lagartija coliroja.

Habita terrenos arenosos por lo general y rayas blancas y negras recorren su cuerpo longitudinalmente, hasta llegar a una cola de color rojo intenso que es la que le da el nombre (esto es sí en juveniles, lo que los hace únicos, y se mantiene muchas veces en los adultos). Al año y medio de nacer ya son sexualmente maduras. Los adultos llegan a los 8 cm desde la cabeza a la cloaca.

Lagartija coliroja (adulto)

Lagartija coliroja (adulto).

2.- Especies pertenecientes al género Algyroides.

Con sólo una integrante, la lagartija de Valverde (Algyroides marchi), la cual es una de las especies de reptiles en España con un área de distribución menor. Vive en las sierras de Cazorla, El Pozo, Alcaraz y Segura, en las provincias de Jaén, Albacete y Granada.

mapa-lagartijas-ibericas-lagartija-coliroja

Descubierta por Valverde en 1958, debe su nombre al empresario español Juan March. Fácil de distinguir por su patrón rugoso y par de bandas anchas y negras a ambos costados del cuerpo. Miden un máximo de 14 cm.

lagartija-de-valverde-algyroides-marchi

Un ejemplar visto en la sierra de El Pozo, en Jaén. Agosto de 2016.

3.- Especies pertenecientes al género Podarcis

En género Podarcis es uno de los más extensos y ricos de lagartijas en la península Ibérica, si bien no es muy difícil identificar unas especies de otras, principalmente porque dependiendo de en qué zona de España vayas de senderismo o bicherío, podrás encontrarte  1 o 2 especies máximo (exceptuando  Cantabria, donde además hallamos a la introducida lagartija italiana junto a la iberoprovenzal y la muralis). En la península las siguientes especies del género Podarcis:

  • a) lagartija roquera (P. muralis)
  • b) lagartija lusitana (P. guadarramae)
  • c) lagartija ibérica verdosa (P. virescens)
  • d) lagartija ibérica (P. hispanicus)
  • e) lagartija de Bocage (P. bocagei)
  • f) lagartija de Carbonell (P. carbonelli)
  • g) lagartija andaluza (P. vaucheri)
  • h) lagartija iberoprovenzal (P. liolepis)
  • i) La lagartija italiana (P. siculus) es un caso aparte, al ser introducida, pero sin duda la más fácilmente identificable.

mapa-distribucion-podarcis-peninsula-iberica

 Con estos mapas, conociendo nuestra localización, saldremos de multitud de dudas, ya que todas estas especies (excepto la lagartija italiana adulta) se asemejan muchísimo. En todas las Podarcis exceptuando la roquera, los patrones de coloración en ambos sexos se mantienen casi siempre, siendo más variable en machos y con hembras provistas, por lo general, de dos bandas longitudinales bien definidas que recorren el cuerpo hasta el comienzo de la cola por la zona lateral.

Como decía, hay que tener en cuenta dos aspectos: nuestra localización geográfica o primero, y en segundo lugar, intentar observar la garganta del animal. Sí, la garganta nos da mucha información… Y si tenemos una cámara fotográfica a mano, mejor aún, ya que así podremos salir de dudas (si no en directo, en nuestras casas al revisar las instantáneas).

a) La lagartija roquera (P. muralis) es muy fácilmente confundible con las demás, y en primer lugar debemos tener en cuenta que no está repartida por todo el territorio peninsular, y este mapa muestra su distribución aproximada, aunque bastante exacta:

mapa distribuciçon de lagartija roquera (Podarcis muralis)

Mapa distribución de lagartija roquera (Podarcis muralis).

Como puede verse, la especie está presente en la mitad norte de España y en un par de zonas aisladas algo separadas de su distribución principal, pero mantiene bastante continuidad. Para ser más exactos, se trata de una de las subespecies de la lagartija roquera: P.muralis brogniardii.

 Pues bien, una vez ya sabemos más o menos dónde va a coincidir con las otras especies, a cohabitar, nos fijaremos más que nada en la garganta; en el dibujo gural, observando detenidamente si posee.

Si tiene “dibujo” estaremos ante una lagartija roquera sin duda, mientras que en caso negativo ante cualquier otra “Podarcis”.

podarcis-hispanica-y-guadarramae-diferencias

Podarcis guadarramae Vs. Podarcis hispanicus. Créditos Honorio Iglesias – montesdevalsain.com

Y es aquí, en este momento, donde aparecen las verdaderas dificultades, porque recordemos que hablamos de aquellas lagartijas pertenecientes a este género, que pueden coincidir en un ecosistema, pero ojo que no estamos teniendo en cuenta a las Iberolacertas y otros géneros que viven en simpatría con estos…

b) lagartija lusitana (P. guadarramae)

La lagartija lusitana habita en la Sierra de Madrid y centro peninsular. Si subes a Guadarrama, Somosierra, Monte abantos etc podrás verla. A continuación te presentamos un macho encontrado en la la zona de Rascafría, Madrid.

Lagartija noroccidental (Podarcis guadarramae) antes conocida como ibérica (Podarcis hispánica)

Macho de lagartija lusitanica (Podarcis guadarramae) antes conocida como ibérica (Podarcis hispanicus).

Lagartija lusitana (Podarcis guadarramae)

Hembra de lagartija lusitanica (Podarcis guadarramae lusitanicus). Vega de Horreo, Asturias.

c) lagartija ibérica verdosa (P. virescens)

Otra Podarcis que podemos encontrar por ejemplo en Madrid (Zona sur de la Sierra y hacia el sur siempre, es la Lagartija ibérica verdosa (Podarcis virescens), que se diferencia principalmente porque carece de dibujo en la garganta, como puedes observar en esta foto.

lagartija-iberica-verdosa-podarcis-virescens-en-madrid-sin-pigmentacion-gural

Lagartija ibérica verdosa (Podarcis virescens) en Madrid. Sin pigmentación gural.

d) lagartija ibérica (P. hispanicus)

Se distribuye por toda la Península Ibérica (excepto áreas de alta montaña y noroeste de Galicia).

Podarcis hispánicus. Crédictos Benutzer Janekpfeifer (Wikipedia)

Podarcis hispánicus. Crédictos Benutzer Janekpfeifer (Wikipedia)

La especie también es conocida como lagartija común y abunda con mayor frecuencia en terrenos rocosos o pedregosos, donde cuenta de forma simultánea con plataformas donde tomar el sol y refugios donde esconderse en caso de peligro.

e) lagartija de Bocage (P. bocagei)

La lagartija gallega o de Bocage (Podarcis bocagei) tiene una silueta esbelta y cola mediana, los machos adultos tienen un bonito dorso verde, mientras que las hembras adultas y juveniles tienen el dorso y los flancos pardos.

Podarcis Bocagei Créditos: Julio Reis (Wikipedia)

Podarcis Bocagei Créditos: Julio Reis (Wikipedia)

Todos ellos presentan en determinadas ocasiones una curiosa banda azul en la zona escapular. Vive en peñascales, parajes pedregosos y muy tupidos de matas. Activa al atardecer y por la mañana, caza coleópteros, mariposas, isópodos y arañas.

f) lagartija de Carbonell (P. carbonelli)

Nueva especie endémica restringida a la parte occidental de la península ibérica, al sur del río Duero en dos zonas aisladas: En el sistema Central occidental, en las provincias de Salamanca y Cáceres y en la provincia de Huelva, en los arenales de Doñana.

Créditos: naaturalista.mx

Créditos: naaturalista.mx

g) lagartija andaluza (P. vaucheri)

La lagartija andaluza se distribuye por la mayor parte de Andalucía (Podarcis vaucheri), como esta foto de Huelva capital de este otoño. Tampoco presenta garganta pigmentada, como podemos observar.

Lagartija andaluza (podarcis vaucheri)

Lagartija andaluza (podarcis vaucheri)

h) lagartija iberoprovenzal (P. liolepis)

En España está presente en el noreste de la Península Ibérica y en las islas Columbretes. Es difícil diferenciar a machos de hembras si bien éstas últimas son algo más pequeñas.

Créditos: ruizarafoto.es

Créditos: ruizarafoto.es

El cuerpo es aplastado, tenlo en cuenta para diferenciarla de otras especies similares como la Lagartija ibérica y la Lagartija noroccidental, ya hablaremos de ellas…

i) La lagartija italiana (P. siculus)

Y ya finalizando, mencionar a una especie, si bien foránea, ya habitando con las demás en zonas donde había grandes puertos comerciales como Santander o Lisboa, ya que fue traída en barcos por los soldados italianos en la 2º guerra mundial.

mapa-distribucion-podarcis-sicula-lagartija-italiana

A continuación te traemos la instantánea de una Lagartija italiana (Podarcis siculus).

lagartija-italiana-podarcis-sicula

Lagartija italiana -Podarcis siculus- Créditos y cesión: José Carlos de la Fuente

Espero este artículo sobre lagartijas ibéricas te haya servido de un primer “apunte de campo” y puedas diferenciar al menos los tres géneros de los que hablamos hoy aquí y al menos dos o tres especies de Podarcis.

Por lo demás, comentarte que pronto publicaremos el volumen 2 de lagartijas ibéricas y seguiremos ayudándote a identificar nuevas especies (que son muchas :-)) de estos pequeños desconocidos, que dan vida, diversidad y valor a nuestro patrimonio natural.

Si quieres seguir leyendo sobre saurios, te recomiendo el artículo titulado: “El Lagarto ocelado. ¿el lagarto más grande de Europa?”, de Alberto González, divertido e interesante a la par…

Y ya sabes: comparte libremente.

Gracias por tu tiempo.

especies-de-anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-2016

Conociendo a los anfibios de la Sierra de Guadarrama. Listado de especies.

En relación con el anterior artículo sobre la charla didáctica que dí en La Majada de La Pedriza, voy a rescatar parte de la presentación para compartir contigo el listado de especies de anfibios de la Sierra de Guadarrama. ¿Empezamos? 🙂

Las especies de anfibios de la Sierra de Madrid, de Guadarrama y del Parque Nacional representan más del 60% de todas las especies de anfibios de la Península Ibérica. Es esta serranía un espacio idóneo por lo tanto para los anfibios, ya sean urodelos o anuros.

Me gusta decir que la Sierra de Guadarrama es un santuario para los anfibios por varias razones:

1.- Está situada en el centro peninsular, lo que implica que sus montes y valles son límite de muchas especies y subespecies del norte y del sur, y hay por lo tanto grandes áreas limítrofes de confluencia entre ellas, lo que enriquece la biodiversidad claramente.

sierra-de-guadarrama-geografico

2.- Se compone principalmente de suelo granítico, que es no poroso. Esto facilita la retención de agua de lluvia o del deshielo y la formación de charcas y lagunas tanto temporales como permanentes en toda su área. Como sabes, el medio acuático es indispensable para la reproducción de la fauna anfibia.

anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-01

3.- La peculiar y diversa orografia de la Sierra y la existencia de múltiples ecosistemas fomenta que existan una gran diversidad de especies.

completo

4.- El aislamiento de las zonas de media y alta montaña y la poca actividad humana ha fomentado que muchas zonas y poblaciones de anfibios perduren con mayor o menor éxito hasta la actualidad.

Antes de pasar al listado de especies de anfibios de la sierra de Guadarrama, ten en cuenta algunos puntos respecto al Parque Nacional:

  • La totalidad del Parque Nacional de Guadarrama está dentro de la Sierra de Guadarrama, un sistema montañoso perteneciente al Sistema Central.
  • Se extiende desde el valle del río Alberche (extremo suroeste), hasta el puerto de Somosierra (extremo noreste), con 80 km de longitud y unos 20 km de anchura.
  • Tiene 11 ecosistemas bien diferenciados, con unas 1280 especies, que representan el 45 % de la fauna total de España y el 18 % de la europea.

Y ahora ya sí, pasemos a listar las 15 de las 27 especies presentes en la Sierra Madrileña, que representan alrededor del 60% de la fauna anfibia de toda la Península Ibérica, contando además con 5 endemismos.

Mapa aproximativo de abundancia de especies según altitud (observaciones propias).

rangos-de-mayor-abundancia-de-especies-por-altitud

Créditos: Alberto González

1. Salamandra común (Salamandra salamandra)

salamandra común sierra de guadarrama

Un anfibio urodelo completamente terrestre de gran tamaño y el más común en Europa (20- 25 cm). Normalmente coloración negra con manchas amarillas por todo el cuerpo en forma de “coma”. En España, tiene una gran variación cromática y morfológica y está en continuo estudio genético y geográfico. El Guadarrama está presente la subespecie S. s. almanzoris (Gredos y Guadarrama).

2. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

triton jaspeado sierra de guadarrama

Es otro urodelo  de tamaño mediano que se caracteriza por tener color negro  de fondo con manchas discontinuas de color verde. Es un tritón bastante terrestre. Puede alcanzar los 20 cm.

3. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

triton-pigmeo-triturus-pymaeus-bicheando-herpetologia-02

Nuestro pequeño “marmoratus”. Otro endemismo de la península ibérica que cuenta ya con rango de especie propio.  Es principalmente acuático. Es el “negativo” del tritón jaspeado (Triturus marmoratus): Color base verde con puntos o manchas marrones u oscuras. Tiene una amplia zona de confluencia con T. marmoratus en las Sierras de Guadarrama y Gredos.

4. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

triton iberico sierra de guadarrama

El tritón más pequeño de todos, no sobrepasando los 9 cm. La coloración dorsal en general es parda o marrón, y ventralmente es de color naranja o rojizo. Presencia de manchas o puntos negros, irregularmente dispuestos, pero frecuentemente alineados lateralmente. Debido a su coloración, tamaño… y a la ausencia de cresta dorsal en los machos (sí cresta caudal), puede identificarse con cierta facilidad.

5. Gallipato (Pleurodeles waltl)

pleurodeles-waltl-bicheando-gallipato

Cuerpo rechoncho, gris o pardo, robusto, de cabeza grande y ojos pequeños. Es el urodelo de mayor tamaño de Europa occidental, alcanzando hasta 30cm , según algunas observaciones.

Como defensa contra depredadores, las costillas tienen puntas afiladas que salen,  perforando los tubérculos anaranjados laterales, cuando son atacados o manipulados.

6. Rana patilarga (Rana iberica)

imagen14

Una rana de pequeño tamaño que la rana común, de color pardo o rojizo. Tiene una  mancha oscura entre el ojo y el tímpano muy característica. Miembros posteriores muy largos. Pliegues dorsolaterales relativamente separados. Manchas o puntos pequeños negros distribuidos por el dorso.

7. Rana común (Pelophylax perezi)

rana-comun-marron-verde

Es la rana más abundante y resistente de todos los anfibios peninsulares. De piel de color verde y/o marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara que recorre la columna vertebral a lo largo de todo el dorso.

8. Rana de San Antonio (Hyla molleri)

ranita de san antonio sierra de guadarrama

¡Nuestra rana tropical! Ranita de pequeño tamaño (4cm – 5 cm) trepadora y arbórea. Hasta 2008 descrita como subespecie de Hyla arborea (europea). Individuos  de verde intenso  con una típica banda lateral oscura desde la cabeza a la cloaca (se han observado otros individuos grises o azulados  en alguna ocasión).

9. Sapo común (Bufo spinosus)

sapo común sierra de guadarrama

El mayor de nuestros anuros, de tamaño considerable, piel con verrugas, dura, áspera y unos grandes ojos rojos o anaranjados inconfundibles. Color oscuro, pardo, con franjas blancas y amarillentas y grandes tubérculos. Puede vivir hasta medio siglo, según muchos estudios. Un tío longevo, vamos…

10. Sapo corredor (Epidalea calamita)

sapo corredor sierra de guadarrama

Más pequeño que el sapo común, pero mucho más “común” en nuestros campos, por la fortaleza inmunitaria, su reproducción a lo largo de todo el año (menos invierno) y  la rapidez de desarrollo de sus larvas. Su nombre le viene de su hábito a andar, en vez de saltar. Los sapos corredores de las  montañas son de coloración más oscura o apagada que los de la zona basal (observaciones propias).

11. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

Aunque los ojos son muy característicos y presenta un típico morro anguloso, redondeado… Su nombre describe las dos “espuelas” oscuras que tiene en las patas posteriores y que le sirven para escavar y enterrase a gran profundidad, si es necesario.

12. Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

sapillo-pintojo-iberico-discoglosus-galganoi

Sapo pequeño de hocico puntiagudo y cabeza aplanada, con forma de ranita, oscuro o grisáceo con dos tipos de patrón: o bien moteado o bien rayado con tres franjas longitudinales.

13. Sapo partero común (Alytes obstetricans)

sapo partero ibérico sierra de guadarrama

Sapito de pequeño tamaño 4cm y colores claros, rechoncho y ojos grandes. Los machos transportan y cuidan de los huevos en su espalda, de ahí su nombre.

14. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Créditos y cesión: Íñigo Martínez-Solano

Créditos y cesión: Íñigo Martínez-Solano

Como las demás especies de sapos parteros, los machos cuidan de las puestas, llevándolas a la espalda. Es muy parecido al sapo partero común y se distingue en principio, por su canto y los puntos rojos en el dorso, principalmente, pero ambas especies de Alytes presentan estos puntos así que es mejor que intuyas que A. cisternasii son mas rechonchos (tipo bola), con aspecto mas torpe, mientras que A. obstetricans es mas estilizado.

15. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

triton-alpino-madrid-peñalara-foto-01

Especie introducida en el Mazizo de Peñalara en los años 80. Cuenta con una amplia población a día de hoy. El tritón alpino en Madrid tiene una longitud no superior a 10cm, su coloración es en el dorso uniformemente marrón oscura y el vientre suele ser naranja o rojizo intenso. Presentan un bonito e inconfundible punteado en las zonas laterales entre el vientre y el dorso.

En resumen, la Sierra de Madrid tiene una espectacular biodiversidad anfibia que todos podemos disfrutar, ayudando a conservar sus espacios naturales con una regla muy simple:

“Conocer es valorar y valorar es respetar.”

La masiva afluencia de visitantes, deportistas y excursionistas, y la falta de regulación del uso público de la Sierra, constituyen dos de los principales problemas de la Sierra de Guadarrama y de sus habitantes naturales.

Así que, conciencia, da a conocer y comparte!!! Es la única manera de que nuestra biovidersidad “chulapa” y los anfibios de la sierra de Guadarrama sean más valorados y respetados por todos nosotros.

triton alpino en madrid anfibios de guadarrama

El tritón alpino en Madrid (Ichthyosaura alpestris) – Parque Nacional Sierra de Guadarrama- Anfibios de Guadarrama.

Llevo recorriendo la Sierra de Guadarrama, sus valles, picos y bosques ya muchos años y me encanta. Ya sea durante el crudo invierno continental, al calor del verano o en las estaciones más suaves, Guadarrama, Peñalara, Siete Picos, Montes de Valsaín, Cuerda Larga, Pico del Oso, La Pedriza… son lugares espectaculares en todos los sentidos y especiales para mi: es un lujo poder disfrutar de todos y cada uno de sus rincones naturales cuando puedo… 🙂

pico-peñalara-invierno-2014

Pico Peñalara (Cuerda Larga al fondo). Invierno 2014. El que está calentito dentro del traje soy yo, sí.

Primera parte: descripción y biología del tritón alpino de Guadarrama

El tritón alpino (Ichthyosaura alpestris) es un género de tritón de alta montaña se dice, que se distribuye en España a lo largo de toda la Cordillera Cantábrica y en el Macizo de Peñalara.

triton-alpino-madrid-peñalara-foto-03

Adulto de Tritón alpino en Madrid…

Además tiene un amplio rango de distribución en Europa: al norte hasta Dinamarca, Inglaterra y Escocia (introducido), pasando por Italia, Alemania, Austria, Polonia, Ucrania, República Checa, los Balcanes, Bulgaria, Rumanía… hasta el sur continental de Grecia. Las subespecies que están consensuadas hoy después de integrar el género Mesotritón en el género Ichthyosaura son:

  • I. a. alpestris (Laurenti, 1768) Europa Occidental hasta Rumanía y Bulgaria.
  • I. a. apuanus (Gray, 1850) Italia (Alpes, Apeninos)
  • I. alpestris cyreni (Mertens & Muller, 1940) España (Cordillera Cantábrica)
  • I. a. inexpectatus (Dubois & Breuil, 1983) Italia (Calabria)
  • I. a. lacusnigri (Dely, 1960) Ex Yugoslavia.
  • I. a. montenegrinus (Radovanovic, 1951) Montenegro.
  • I. a. piperianus (Radovanovic, 1961) Montenegro.
  • I. a. reiseri (Schreiber, 1912) Bosnia.
  • I. a. serdarus (Radovanovic, 1961) Servia.
  • I. a. veluchiensis (Wolterstorff, 1935) Grecia.
mapa-distribucion-Ichthyosaura-alpestris-Europa

Mapa de distribución y subespecies actuales del tritón alpino: créditos y copyright © 2014 Elsevier Inc. http://www.sciencedirect.com/

El tritón alpino en Madrid tiene una longitud no superior a 10cm, su coloración es en el dorso uniformemente marrón oscura y el vientre suele ser naranja o rojizo intenso. Presentan un bonito e inconfundible punteado en las zonas laterales entre el vientre y el dorso.

triton-alpino-madrid-peñalara-foto-barriga-01

Zona ventral del Tritón Alpino.

En mis observaciones en Asturias y Madrid, esta coloración es idéntica tanto en machos como hembras, siendo éstas últimas en todo caso algo más grandes y claras.

La distinción entre sexos (dimorfismo sexual) se puede observar más claramente en la época de celo (desde febrero a mayo, principalmente), ya que los machos desarrollan una “cresta” (no demasiado alta, respecto a otras especies como T. marmoratus o L. helvéticus ) desde el cuello hasta la punta de la cola.

triton-alpino-madrid-peñalara-foto-02

Tritón alpino merodeando por la orilla de una lagunilla…

Que el tritón alpino se asocie solo y exclusivamente a zonas de alta montaña no es del todo “correcto”, bajo mi punto de vista y observaciones, ojo. Al menos en una amplia zona del concejo de Llanes (Asturias) llevo años viendo poblaciones casi a nivel del Mar, como está fotografía tomada a 22 m de altitud y a unos 5 kilómetros en línea recta de la orilla del Mar.

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris) Asturias

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris) fotografiado en Asturias

Y en general, puedo decir que esta especie de tritón es muy adaptable, habiéndolo visto tanto a nivel del mar como en la alta montaña en charcas, lagunas, abrevaderos y fuentes, pozas o bien escondidos entre las piedras de los bordes de los caminos, en su fase terrestre (los juveniles pasan el otoño y el invierno en esta fase).

triton-alpino-madrid-peñalara-bicheando-herpetologia-01

Hábitat principal del tritón alpino en Madrid…

En ríos o zonas con corriente no recuerdo haberlo visto, eso si.

En Peñalara está presente en charcas y lagunas, algunas de ellas rebosantes de excrementos de vaca, lo que ocasiona la pérdida del oxígeno del agua (efecto llamado la nitrificación  y/o eutrofización) y por consiguiente la muerte por asfixia de las larvas d esta y otras especies de anfibios, peces etc.

Las plantas ayudan, mediante un proceso que no voy a explicar ahora, a desnitrificar o eliminar nitritos del agua, además de aportar el oxígeno indispensable. Por lo tanto, cuantas más plantas (no algas, ojo) veas en una charca o laguna, más posibilidades de que haya anfibios habrá.

triton-alpino-madrid-peñalara-bicheando-herpetologia-03

Hábitat del tritón alpino en Madrid…

El tritón alpino en Madrid suele ser nocturno, pero por las mañanas temprano se les puede observar en las orillas o fondos de las charcas también. Algunos incluso permanecen visibles y activos durante el día. Si paseas por el camino delimitado del Parque, puede que veas en las orillas a estos majestuosos urodelos…

tritón alpino en Madrid

Tritones alpinos en el fondo de una charca…

Segunda parte: La problemática y status del tritón alpino en Madrid-Guadarrama.

El Parque Nacional Sierra de Guadarrama además es una de las zonas más importantes de biodiversidad anfibia de toda Europa, ya que cuenta con 15 especies, muchas de ellas endémicas de la península ibérica, incluído nuestro “invasor” el tritón alpino en Madrid (Ichthyosaura alpestris).

Yo con un gran amigo y compañero de Montaña... Óscar Gordillo, miembro de SOS La pedriza.

Yo con un gran amigo y compañero de Montaña… Óscar Gordillo, miembro de S.O.S Pedriza.

Tan importante es esta zona, que en 2008 se creó el Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama se está llevando una labor encomiable de estudio, seguimiento, conservación, repoblación y difusión de las diferentes especies de anfibios amenazadas del Parque, todo ello bajo la dirección del científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) Jaime Bosh.

El equipo del Centro de Cría realiza estudios (con colaboración internacional) de las principales enfermedades que afectan a estos anfibios en la Sierra de Guadarrama (salamandrivorans, ranavirus…) y están ayudando a comprender y erradicar esta enfermedad, a la vez que mantienen y repoblan poblaciones casi extintas años atrás, como el muy amenazado sapo partero común (Alytes obstetricans).

Jaime Bosh en el Centro de Cría:

Jaime Bosh en el Centro de Cría: Créditos www.elmundo.es

Volviendo al “problema” del tritón alpino en Madrid, tienes que saber que los ejemplares que hoy podemos observar fueron introducidos en los años ochenta sin autorización ni control y no se sabe bien por quién y con qué motivo (Lope & Cuadrado, 1985). Estos tritones alpinos fueron extraídos en el lago de Ercina y los Pozos de Lloroza, según el último estudio de Jaime Bosch, Gemma Palomar & Judit Vörös.

No solo han sobrevivido y se han adaptado a su nuevo hábitat (hay que decir que muy parecido al de los Picos), sino que además están expandiéndose y proliferando con éxito.

triton-alpino-triton-pirenaico-comparativa-Ichthyosaura-alpestris-calotriton-asper

Comparativa entre el Tritón Alpino y el Tritón Pirenaico (ambas, especies de “alta montaña”)

La población introducida de tritón alpino de Madrid se ha ido expandiendo, dadas las condiciones favorables del entorno, hacia otras lagunas a más altitud del Macizo de Peñalara (observaciones propias), como cualquiera podría observar, así como hacia zonas de menos altitud como el valle de la Angostura (observaciones propias) y quizás en el Valle del Paular, según el estudio anteriormente mencionado.

Esta gran adaptabilidad del tritón alpino en Madrid a nuevos entornos del urodelo es un problema grave, porque si bien es cierto que viven en cierta simpatría con el hermoso Tritón jaspeado (Triturus marmoratus) -que es la única especie de tritón en Guadarrama y el Macizo de Peñalara-. También lo es que cada año observo menos ejemplares de éstos últimos y creo que sus poblaciones están en franca recesión en esas zonas que, a priori, deberían ser “solo suyas”.

Tritón jaspeado en Guadarrama

Tritón jaspeado en Guadarrama

Para terminar el articulo quería recalcar que El Parque sufre una gran presión de visitantes todos los fines de semana, tanto en verano como en invierno y debemos ser muy cuidadosos de no abandonar el camino marcado y de no tocar ni coger ningún anfibio que pueda cruzarse en nuestro camino, ya que bien podremos transmitirse infecciones o enfermedades a través de esa piel tan fina y sensible que tienen.

Gracias por tu tiempo.

Para más información técnica y estudios al respecto, puedes consultar estas páginas web y documentos publicados:

http://digital.csic.es/bitstream/10261/133058/1/BAHE26(2)_%5B240%5D_14_Speci01.pdf

http://www.amphibiaweb.org/cgi/amphib_query?where-genus=Ichthyosaura&where-species=alpestris&account=raffaelli&gaa=

https://www.researchgate.net/profile/Francisco_Diego-Rasilla/publication/230813603_Triton_alpino_-_Mesotriton_alpestris/links/00b4951c83d1ce18a4000000.pdf

- http://www.parquenacionalsierraguadarrama.es/blogs/sos-anfibios

- Enciclopedia virtual de los vertebrados españoles 
imagen-portada-art-gallipatos-salvamento-de-anfibios
Salvamento de anfibios: Salvando Gallipatos por Madrid…

Este fin de semana me pasé a revisar unas charcas temporales por la zona Norte de Madrid para ver si todavía había agua en ellas y en caso contrario, poder rescatar o traslocar por la misma zona algún anfibio que allí resistiera las altas temperaturas y baja humedad.

Suelo ir a estas charcas varias veces al año a pasear, ver su evolución a lo largo de las estaciones y como no a fotografiar y observar a los animales que allí viven o se acercan.

Estas charcas se encuentran al sur de la pequeña Sierra de Hoyo, donde nacen diferentes arroyos que en verano sufren una fuerte desecación y estiaje, pero que en primavera riegan y forman muchas charcas temporales de gran valor herpetológico.

salvando gallipatos por Madrid

Una de las charcas de Sierra de Hoyo en primavera…

En ellas se reúne la cada vez más escasa fauna anfibia de la zona, que cuenta con poblaciones estables de anfibios como de Rana verde común (Pelophylax perezi), sapo común (bufo spinosus), sapo corredor  (Epidalea calamita), sapo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi), sapo partero ibérico (Alytes cisternasii), sapo de espuelas (Pelobates cultripes)… Aquí algunas fotos realizadas este año, en primavera….

bufo-spinosus-sapo-comun-bicheando-023sapo-corredor-epiladea-camalita-bicheando-pareja

…tritón pigmeo (triturus pygmaeus)

triton-pigmeo-triturus-pymaeus-bicheando-herpetologia-02

Precioso ejemplar hembra de Triton pigmeo…

y Gallipato (pleurodeles waltl).

gallipato-pleurodeles-walt-bicheando-herpetologia-02

Gallipato recogido de un pozo de aguas residuales esta primavera en la zona…

De esta zona (aunque es muy grande) son cercanas y conocidas las Charcas de los Camorchos, una reserva de anfibios muy protegida, por suerte.

Por desgracia todas las demás charcas y lagunas temporales, pese a estar más o menos cerca, no tienen ningún tipo de protección o regulación “oficiales” para la conservación de anfibios o reptiles.

Aunque son visitadas por alguna asociación naturalista en primavera con el objetivo de hacer didáctica y observar estos anfibios, reptiles, aves y otros animales que se acercan o allí se reproducen, para mi es una pena su “abandono” , porque tienen o deberían tener el mismo rango tanto unas como otras, y sus cuidados correspondientes.

Pues como desde mayo no había vuelto, el pasado fin de semana (finales de agosto) me pasé a visitarla de nuevo por la mañana, a ver si gracias a la cantidad de lluvia de la primavera caída en Madrid, permanecía con algo de agua aún.

Por desgracia cuando me asomé estaba más seca que una mojama. Si hubiese llovido algo en julio o agosto sí creo que hubiese tenido agua, pero lo que encontré fue un desierto de barro seco y vegetación del lecho muerta, a unos 35 grados de temperatura.

laguna temporal completamente seca en agosto 2016 salvamento de gallipatos

Laguna temporal completamente seca (agosto 2016)

Solo permanecía un charco de medio metro cuadrado con algo de agua sucia con algunos juveniles de rana común (Pelophylax perezi).

anfibios-charca-charco-seco-gallipatos-la-berzosa

Un minúsculo charco de agua es lo que quedaba…

Salvando Gallipatos por Madrid…

Me decidí a inspeccionar el lecho y levantar algunas piedras sueltas para ver si había cierta humedad todavía en el suelo y si había algún anfibio “refugiado” en ellas, aunque dada la sequedad y el calor lo dudaba… Lo que primero que vi fueron varios ejemplares ya secos de Gallipato, una pena.

salvamento de anfibios

juvenil de Gallipato muerto por desecación…

Tras levantar alguna piedra fue una grata sorpresa fue encontrar pequeñas ranas comunes (Pelophylax perezi) debajo de ellas -seguramente metamorfoseadas en junio o principios de julio cuando todavía había agua- aunque no en muy buen estado.

Continué levantando alguna piedra suelta más sin suerte, hasta que de repente aparecieron por fin algunos ejemplares vivos de Gallipato (Pleurodeles waltl) recién metamorfoseados. Estaban apiñados en el escueto refugio, a la sombra de la roca. De tritón pigmeo (triturus pygmaeus) solo encontré dos juveniles, por unos 20 de Gallipato, lo que nos puede indicar el ratio de abundancia de una especie respecto a otra, pero esto es algo subjetivo, aunque indicativo…

gallipato-grupo-juveniles-charca-seca-madrid-01

Grupo de juveniles de Gallipato apiñados debajo de una roca…

Como el Gallipato (Pleurodeles waltl) es un anfibio resistente que, si es necesario, es capaz de enterrarse y estivar bajo las capas secas de las charcas durante meses, sea juvenil o adulto, decidí no recogerles ni traslocarles a otra laguna y simplemente dejarles en la zona con más humedad y con más refugios de la misma charca.

charca-translocacion-bicheando-herpetología

Traslocacion de Gallipatos a una zona más protegida y húmeda.

Espero les vaya bien y llueva algo en septiembre en Madrid… Por el bien de todos. 😉

Por último, antes de irme, en la zona inicial, reuní las piedras sueltas en un gran montículo y regué el interior después con el agua de la cantimplora (no llevaría más de un litro, pero menos da una piedra).

piedras-refugio-anfibios-charca-seca

Creación de un refugio más grande para anfibios y reptiles en el lecho…

Salvando gallipatos por Madrid: Espero así otros individuos y especies tengan una nueva oportunidad y algo más de tiempo para pasar estas semanas hasta que vuelvan las lluvias.

Algunos viandantes y ciclistas me miraban raro o de reojo, yo ahí moviendo y colocando piedras, pero bueno, en peores plazas hemos toreao y ya la “vergüenza” no existe. 😉

Si tu puedes y sabes cuando hacer salvamento de anfibios (hay veces que no es necesario, ojo), no dudes y salva el mayor número de anfibios de las charcas secas en verano que puedas: llévales a una zona más húmeda (en la misma zona), crea el mayor número de amontonamientos de piedras y refugios que puedas, pon escapatorias en acequias y pozos etc.

Muchos te dirán que solo debería hacerlo un técnico autorizado o bajo permiso pero la realidad es que NADIE lo va a hacer y muchas larvas o juveniles morirán. Entre todos podemos ayudar, con sentido común y buen hacer, no lo dudes.

imagen-portada-art-salamandras-en-jacetania

Salamandras y tritones de Jacetania. Anfibios en Pirineos, capítulo 2.

Después de cuatro días y noches recorriendo el Valle de Tena (Formigal), el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el Parque Nacional de Pirineos Franceses ya era hora de descender de altitud un poco, descansar de los largos trayectos. Y de paso intentar observar a mi anfibio preferido: la salamandra común de la península ibérica (Salamandra salamandra).

Valle de Tena…

La verdad es que la zona del Valle de Tena y Anayet es bestial si te gusta la montaña como a mi; alzar la vista y contemplar a lo lejos el rosado Circo de Anayet, el Vértice, el pico Espelunziecha… y al fondo, una vez has ascendido, el gran Midi d’Ossau francés a lo lejos no tiene precio…

anayet-pico-e-ibon-2016

Circo de Anayet (izqierda) – Midi d’Ossau al fondo (derecha)

Tenía mono de Salamandra, la verdad, tras haber avistado en días anteriores solamente un ejemplar adulto de Salamandra fastuosa…

salamandra-fastuosa-anayet

Adulto de Salamandra s. fastuosa

… y algún juvenil recién metamorfoseado.

salamandra-fastuosa-anayet-juvenil-23

juvenil de Salamandra s. fastuosa.

En esa zona vi también al tritón pirenaico (Calotriton asper) por suerte, como cuento en el capítulo 1 sobre anfibios en pirineos, pero me quedé con ganas de haber podido observar alguna población de salamandra.

Está claro que la época (agosto), la falta de lluvia y de humedad, y el desconocimiento del terreno (cuando es la primera vez que subes) no ayuda, pero aún así pude observar varias zonas con larvas de salamandra, algún juvenil y un adulto, como te muestro en estas fotos.

La Jacetania…

Una vez visitados estos lugares mágicos, como iba diciendo, me dirigí el quinto día hacia La Jacetania, que por si no habías oído hablar de esta zona, es la comarca más noroccidental de Aragón (Huesca), haciendo frontera con Francia al norte y Navarra al oeste. Su capital es Jaca.

Localización La Jacetania y Valle de Hecho...

Localización La Jacetania y Valle de Hecho…

En pleno corazón de La Jacetania discurre el río Aragón Subordán, por los valles de Hecho, Guarrinza, Aguas Torcidas, etc. dentro del Parque Natural de los Valles Occidentales.

Valle de Guarrinza y río Aragon Subordán

Valle de Guarrinza y río Aragon Subordán…

Allí pude explorar zonas que tenían especial atractivo como son el Valle de Guarrinza y el Valle de Aguas Torcidas (o “tuertas) por la mañana, donde pude fotografiar varias decenas de Tritones pirenaicos (Calotriton asper) en un riachuelo escarpado que descendía de una ladera.

Era de día y estaban en plena actividad, alimentándose, nadando…

calotriton-asper-aguas-torcidas-01

Calotrion asper en el Valle de Aguas Torcidas…

E incluso pude volver a ver una pareja de tritones en amplexo, en medio de las aguas cristalinas que bajaban de la montaña.

mplexo-calotriton-asper-triton-pirenaico-aguas-torcidas

Mala imagen de un amplexo de calotriton asper…

La verdad que ya había visto días atrás muchos, pero me regodeé un buen rato recorriendo los márgenes del riachuelo y descubriendo aquí y allí uno tras otro…

adulto-calotriton-asper-triton-pirenaico-aguas-torcidas

Adulto de Calotriton asper en el Valle de Aguas Torcidas

Ya por la tarde, baje de estos valles y me dispuse a adentrarme, valle abajo, en la majestuosa Selva de Oza a ver si podía ver al menos una salamandra.

Esta Selva es un frondoso bosque de pinos silvestres, grandes abetos, tejos y hayas, entre otras especies de árboles. También tiene muchas riqueza y variedad de arbustos, flores, hongos, musgos y líquenes. Un ecosistema único, regado por innumerables riachuelos que bajan de las montañas, que ascienden a más de 2.500 metros de altitud, protegiendo y aislando este bosque tan especial.

Selva de Oza...

Selva de Oza…

La Selva de Oza también cuenta con varias especies de anfibios como el tritón palmeado (Lisotriton helveticus), el tritón pirenaico (Calotriton asper), el sapo común (Bufo spinosus), el sapo partero común (Alytes obstetricans), la rana pirenaica (Rana pyrenaica), la rana bermeja (Rana temporaria) etc. y ahí iba yo…

Rana bermeja (Rana temporaria) en la Selva de Oza

Rana bermeja (Rana temporaria) en la Selva de Oza

Y aquí, tras varias horas recorriendo senderos (y no senderos) y sin encontrar salamandras, ya con el ánimo bajo, me sorprendió, cuando menos lo esperaba, un patrón familiar que se esbozaba entre las raíces caídas en un pequeño arroyo sin corriente…

salamandra-fastuosa-escondida-entre-la-maleza...

Esas líneas amarillas sobre fondo negro inconfundibles…

Si, imagina esa sensación que has tenido cuando levantas una piedra y aparece “algún bichejo” que llevas tiempo buscando y crees que ya no aparecerá. Esa sensación de alegría es la que me invadió al ver que no me iba a ir con las manos vacías del Valle de Hecho.

La primera salamandra que vi era una preciosa hembra adulta (subespecie fastuosa) que aparentaba estar embarazada.

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-04

Salamandra s. fastuosa en la Selva de Oza.

Poco después fueron apareciendo en la misma zona varios ejemplares más de Salamandra s. fastuosa con diferentes patrones (algunos parecidos a salamandra s. terrestris) que tuve la suerte de poder fotografiar.

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-01

Salamandra s. fastuosa

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-06

Salamandra s. fastuosa

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-05

Salamandra s. fastuosa

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-08

Salamandra s. fastuosa

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-07

Salamandra s. fastuosa

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-03

Salamandra s. fastuosa

Y cómo no también aparecieron algunos juveniles por la zona, con interesantes patrones cromáticos, además…

salamandra-fastuosa-selva-de-oza-juvenil-02

Juvenil de Salamandra s. fastuosa

Salamandras y tritones de Jacetania fastuosa juvenil

Otro juvenil de Salamandra s. fastuosa con un patrón atípico para la subespecie

Buscando más, en el pequeño arroyo, también encontré varios tritones pirenaicos en fase terrestre conviviendo en simpatría con Salamamandra s.

calotriton-asper-selva-de-oza-01

Calotritón asper en la Selva de Oza

calotriton-asper-selva-de-oza-02

Calotritón asper en la Selva de Oza

Salamandras y tritones de Jacetania

Calotritón asper en la Selva de Oza

Así que objetivo cumplido en cuento a ver salamandras y tritones de Jacetania; una experiencia de lo más gratificante y fotazas hechas para tener en el baúl de los recuerdos bicheros otro capítulo más de mi encuentro con la reina de los urodelos: la salamandra común.

Recuerda que si visitas este u otros lugares hazlo con el máximo respeto hacia la fauna y flora del lugar. Para poder seguir disfrutando plenamente de esta afición y de la biodiversidad que tenemos en los Pirineos hay que concienciarse y responsabilizarse totalmente, ya que somos parte indispensable de su conservación y salud. Y es tan fácil con dejar el mínimo rastro posible de nuestro paso por allí.

Por desgracia estos días he visto cientos de papeles, cáscaras y envoltorios tirados allá donde he ido o he subido, he oído los constantes gritos o vocerío de los visitantes a estos parques, en medio del bosque silencioso, y he observado como la gente sigue bañándose en ríos y estanques sin el menor cuidado ni miramiento… Espero poco a poco esto vaya cambiando… 

Espero te haya gustado este artículo sobre Salamandras y tritones de Jacetania. Gracias por tu tiempo, como siempre.

Para más información sobre el género Salamandra s. te recomiendo leer el artículo de las subespecies de Salamandra s. en la península ibérica.

asepsia-reptiles-y-anfibios-portada-bicheando

Asepsia en reptiles y anfibios. Protocolo básico de manejo.

Siempre que salimos al campo y tenemos que manipular algún anfibio o reptil deberíamos saber que hay ciertas pautas para su manejo que pueden ayudar a prevenir su estrés, su integridad física y su salud, y por descontado también la tuya, ya que muchos animales son portadores de bacterias o virus (piel, heces, dientes, uñas…), que pueden llegar a causarte ciertos problemas.

Aunque todas las especies de anfibios y reptiles de la península ibérica están protegidas y, en consecuencia, su manejo o captura se supone que no está permitida sin permiso oficial de la consejería de Medio Ambiente de cada comunidad, intentaremos aconsejar desde dentro y sin hipocresía de esta práctica. Reiteramos que hay que tomar siempre medidas preventivas y respetar un sencillo protocolo de asepsia de reptiles (sí, en reptiles están apareciendo los primeros casos en europa ya, por desgracia) y anfibios para proteger lo que amamos.

asepsia-en-reptiles-y-anfibios-material-manejo-reptiles-y-anfibios

Guantes desechables, desinfectantes de manos y material, mangas limpias…

En definitiva, si no es imprescindible, no cojas ni manipules animales en el campo, pero si alguna vez vas a manejar un hérpeto, al menos intenta respetar o seguir estos consejos de manejo de anfibios y reptiles en libertad, que en Bicheando.net hemos intentado vayan más allá de la asepsia propiamente dicha:

Asepsia en reptiles y anfibios. 6 puntos básicos cuando salgas a bichear...

1.- Respeto de la franja horaria connatural a la especie:

Me he inventado este concepto para describir un punto muy importante y que a veces se pasa por alto: hay que manipular, fotografiar, fichar etc. a los anfibios y reptiles solo en sus horas de actividad naturales. Sacar a una salamandra de su escondrijo para hacerla una foto a plena luz del día es una práctica que causa un estrés innecesario y puede causar otros problemas al urodelo y no se debería hacer. Si quieres ver ciertas especies, trasnocha o madruga. Es sencillo, pienso.

bicheando-por-la-noche

Esperando a que anochezca para ver ciertas especies…

2.- Respeto por la libertad de movimientos de la especie:

Hay especies más calmadas y otras más nerviosas o agresivas. Tener en cuenta esto evitará sorpresas y daño físico al animal, si intenta atacar o escapar. Nunca, repito nunca se debería inmovilizar a ningún animal sin una justificación plena.

Manejar hérpetos y mantener un contacto respetuoso con ellos, no implica someterlos o inmovilizarlos en ningún caso.

3.- Esterilización de las botas (fundamental):

El hongo asesino o Dendrobatidis, se transmite principalmente en un medio acuático. Por lo tanto, las botas o zapatillas son el medio más proclive a transmitir de unas zonas a otras estos patógenos. Ojo con el calzado si te mueves de una zona a otra el mismo día, por favor.

¿Qué puedo hacer? te preguntarás… Pues hay dos cosas que se pueden hacer fácilmente para prevenir el contagio y la dispersión del hongo con el calzado:

  • Por un lado, dejar secar las botas totalmente, una vez volvamos de nuestros paseos, ya que el hongo asesino y otros patógenos similares no sobreviven sin humedad, está comprobado.
  • Por otro, la asepsia del calzado a través de algún agente desinfectante, como por ejemplo la lejía. Nosotros solemos rociar botas o zapatillas con una solución de agua con el 10% de lejía (las suelas principalmente) antes de comenzar a andar o bien al término.

Daniel fernandez Guiberteau rociando sus botas (vector clave de propagación de hongos y virus) con una solución desinfectante, en uno de sus estudios de campo.

4.- Uso de gel antiséptico de manos.

Las manos son otro factor de riesgo de transmisión de enfermedades para los anfibios. Tener a mano un desinfectante cutáneo ayuda a prevenir dichas transmisiones, si bien y muy importante deberíamos rociarnos esta solución cada vez que vayamos a tocar individuos de zonas distintas, el mísmo día o de diferentes especies.

No se trata tanto de prevenir contagios humano-hérpeto (que también) sino de prevenir contagios de un individuo enfermo a otro sano de la misma especie. Varios compuestos son desinfectantes y antisépticos, como el alcohol, el triclosán o soluciones acuosas con clorhexidina, como en la imagen. ¡Además no cuesta nada llevarlo encima!

gel-de-manos-para-herpetología-asepsia-en-reptiles-y-anfibios

Un gel de mano con base de alcohol puede servir perfectamente en manejo de anfibios.

5.- Uso de guantes desechables:

Los guantes se nos olvidan muchas veces y a ver si escribiendo esto logramos ser más rigurosos desde ahora. Y no tengo excusa, porque se pueden encontrar paquetes de guantes desechables en cualquier farmacia por menos de 1€.

Asepsia en reptiles y anfibios

Salamandra común manejada con guantes desechables…

Si te pregunta la farmacéutica si de látex o de nitrilo -a mi me pasó ;-)- pues decirte que unos son más resistentes (nitrilo) y otros tienen más sensibilidad (latex), aunque también puedes usar guantes de limpieza del hogar (nuevos) o guantes normales de trabajo, siempre que estén limpios y esterilizados.

asepsia-en-manejo-de-reptiles-y-anfibios-marmoratus-bichenado

Juvenil de Tritón Jaspeado (Triturus marmoratus)

 

La combinación guantes + desinfectante es lo ideal, pero al menos usa uno de los dos, si llevas un bote de antiséptico en la mochila por defecto, nunca se te olvidará.

6.- Esterilización del material complementario:

Las redes, cañas, pinzas, vácula, la cámara (por qué no, si la estamos tocando continuamente), los recipientes o bañeras que se usen, etc. también deberían también esterilizarse con desinfectantes bacterianos o antisépticos.

Más si te mueves de una zona a otra el mismo día o vas a depositar temporalmente diferentes especies en dichos recipientes. En general todo lo que pueda estar en contacto con los medios acuáticos por los que te muevas. La asepsia en reptiles y anfibios aquí también es fundamental.

asepsia-anfibios-fotografia-naturaleza-portada-bicheando

La asepsia también se refiere al material que portamos…

 

El uso de estas técnicas de asepsia de manejo para muestreo, inventario, monitoreo o fotografía en anfibios y reptiles son cruciales para salvaguardar la salud de los animales, que como las salamandras u otros sapitos, son especialmente sensibles a cualquier agente patógeno de transmisión cutánea con el que puedan entrar en contacto, como el hongo asesino (Dendrobatidis), que se transmite por medios acuáticos como en el barro de las botas, el agua residual de los recipientes, o en la humedad las mangas o sacaderas etc.

Esperamos que todos seamos más rigurosos con la asepsia en reptiles y anfibios y podamos seguir ayudando a conservar la salud de nuestra biodiversidad. Y prevenir, ante todo prevenir.

Si quieres profundizar en la materia te recomiendo el protocolo de asepsia en el manejo de hérpetos para el trabajo de campo, de la Sociedad Extremeña de Zoología.

Página 2 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén