Víboras de España: serpientes venenosas en la península ibérica.

Los viperinos, víboras o áspides son, según la wikipedia: “una subfamilia de serpientes, que junto con los crótalos (subfamilia Crotalinae), forman la familia de los vipéridos (Viperidae).”

Las víboras de España y de la península ibérica se extienden prácticamente por todo el territorio, aunque suelen huir de zonas urbanas o cosmopolitas.

Son animales de una belleza inigualable. Imponen cuando las observas, por esa mirada felina, por ese halo ancestral y salvaje que portan, pero a la vez son seres tranquilos y esquivos, que pasan sus días ahorrando energías y que suelen ocultarse en cuanto sienten tus pasos desde muchos metros de distancia (por eso no se suelen ver).

A las víboras de España los humanos les importamos muy poco; somos un estorbo y muchas veces por desgracia sus verdugos, ya sea por atropellos en las carreteras españolas (donde suelen asolearte para calentarse por la mañana) o muertas a palos o bien en trampas como acequias en los campos de cultivo, donde cazan pájaros, roedores o lagartos, principalmente.

La rueda y la azada, dos desgracias para la víbora calmada.

Además, al ser animales que no pueden autorregular su temperatura corporal, permanecen ocultas debajo de rocas o enroscadas entre las raíces o ramas de los arbustos durante las horas centrales del día (cuanto tú paseas por el campo o haces senderismo, vamos). Solo al amanecer o al atardecer tienen actividad, donde buscan ramas de los árboles o arbustos o bien rocas expuestas al sol para asolearse y coger temperatura. Por la noche y en invierno permanecen ocultas, dormidas o aletargadas. Si en verano hace mucho calor, estivan en sus escondrijos igualmente.

Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Oporto-

Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Oporto-

Piensa que su lento metabolismo (comen entre 4 y 6 veces al año solamente), hace que pasen largos periodos de tiempo inactivas. Igualmente no son demasiado “nómadas”. Esta demostrado que si bien los machos pueden abarcar 1km cuadrado de territorio (se mueven en busca de hembras, principalmente), las hembras suelen abarcar solo unos 500m cuadrados de territorio.

Este poca movilidad hace que existan muchas poblaciones de vipéridos en la Península Ibérica con cierto aislamiento y características morfológicas diferenciadas.

De hecho, los colores y patrones que presentan son muy diversos. Su riqueza cromática es impresionante: desde grises perlados, pasando por anaranjados o tonos pastel, marrones chocolate, hasta casi negros puros (melánicos), que suelen verse muy raramente en zonas como Sierra de Guadarrama, Galicia, Zamora o en el Parque Natural da Serra da Estrela (Portugal), según citas de este mismo año 2016.

En general, estos patrones les sirven para camuflarse y pasar desapercibidas, si bien en época de celo los machos sobretodo pueden potenciar la intensidad de ciertos tonos, de cada a estar más “guapos” para las hembras y mostrarse más “fuertes” a los macho rivales. En general, las hembras son siempre más grandes y robustas que los machos.

Respecto a la mordedura y el veneno de las víboras, lo primero que tienes que tener claro es que ninguna de las 3 especies de la Península Ibérica no atacan ni muerden a menos que se sientan realmente amenazadas o sean manipuladas o pisadas, y es muy raro que una víbora se acerque hacia ti para intentar morderte. Todo lo contrario, intentará huir a la mínima oportunidad, todo lo demás son bulos y falacias de mentes analfabetas.

Si tienes la más mínima duda sobre si una serpiente del campo es o no una víbora, no la intentes coger…

Diferenciar una víbora de una culebra es fácil, prestando un poco de atención. Hay tres rasgos principales que las diferencian:

1.- Las víboras tienen el “ojo de gato”.

2.- La forma de la cabeza en las víboras es triangular.

3.- La cabeza de las víboras está formada por escamas pequeñas.

Víboras de España: Especies y subespecies

Respondiendo ya a la pregunta del título de este artículo sobre las especies de víboras en la península ibérica te comento que hay exactamente tres especies (y seis subespecies) reconocidas:

Echa un vistazo a este mapa aproximativo de la distribución de las víboras en la península, para hacerte una idea rápida de dónde te las puedes encontrar. Ten en cuenta que hay muchas zonas de contactos entre las distintas especies.

mapa especies de viboras en españa

1.-  Víbora Cantábrica (Vipera seoanei)

Vipera_seoanei Créditos: Keta

Vipera seoanei. Créditos: Keta

Es una víbora de talla mediana, en comparación con otras especies europeas, con una cabeza grande y cuadrangular y el hocico ligeramente levantado. Su talla media es de unos 60 cm de LT (Longitud total). Es una especie muy polimórfica, con una variación cromática individual y geográfica notable, del beige o gris claro, pasando por el gris oscuro o colores rojizos, con bandas dorsales, hasta individuos melánicos (que son más frecuentes en áreas de montaña). Aquí puedes ver un pequeño vídeo de esta especie de Emilio Ramírez Oviedo que nos cede…

Su área de distribución ocupa el norte y noroeste de la Península Ibérica desde Galicia y el extremo norte de Portugal hasta Navarra. Aunque su distribución se extiende unos pocos kilómetros por áreas muy localizadas del extremo suroeste de Francia, esta especie se considera un endemismo ibérico.

Subespecies: Vipera seoanei cantábrica y Vipera seoanei seoanei

2.- Víbora hocicuda (Vipera latastei)

Vipera latastei (Pamplona)

Vipera latastei (Pamplona) Foto: Jairo Cuevas

Es la víbora más común en la Península Ibérica, abarcando todo el territorio a excepción del extremo norte y los Pirineos. Recibe su nombre por la protuberancia o cuerno que presenta en la punta del hocico. Es una serpiente de tamaño parecido a seonaei, con una longitud total de entre 50 y 60 cm.

Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Oporto-

Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Oporto-

La cabeza tiene una forma triangular característica, diferenciándose bien del cuerpo. Igualmente puede tener varias coloraciones y patrones, ya que su distribución es muy amplia.

Subespecies: Vipera latastei latastei y Vipera latastei gaditana

3.- Vibora del Pirineo (Vipera aspis)

Vipera Aspis zinnikeri (Soria) Foto: Guillem Alemany

Vipera Aspis zinnikeri (Soria) Foto: Guillem Alemany

Es la víbora más grande y más ponzoñosa de todas, pues parece ser que su veneno es algo más potente que el del resto de especies. Los adultos tienen una longitud total de entre 70 cm y 85 cm. La cabeza es ancha, triangular y bien diferenciada del cuello. Su distribución está relacionada con los Pirineos centrales, pero hay identificaciones que van desde Roses (Cataluña) al País Vasco y La Rioja.

Subespecies: vípera aspis y Vipera aspis zinnikeri

Víboras de España: Veneno, precauciones y protocolo.

En general las serpientes, culebras, boas, pitones, crótalos etc… tienen dos formas de cazar y matar a sus presas: la primera por constricción, ahogando literalmente a la presa, una vez sujeta ésta con los dientes de la boca. Y la segunda por inyección de veneno, bien afectando al sistema sanguíneo (veneno hemotóxico), bien afectando al sistema nervioso (veneno neurotóxico) o bien tiene una acción localizada en el sitio de la mordedura (veneno citotóxico ).

Nuestra víboras españolas inyectan veneno del tipo hemotóxico y citotóxico a sus presas a través de los colmillos huecos (solenoglifos). Al atacar, pueden moverlos independientemente. El veneno actúa inflamando y necrosando la zona de la mordedura, tiene un efecto anticoagulante y provoca hemólisis (destrucción de los eritrocitos -glóbulos rojos-). Es un veneno que tarda en hacer efecto y no es mortal para el un ser humano adulto y sano, si bien ha de tratarse lo más rápidamente posible para evitar secuelas.

De todas formas, cabe recalcar que el veneno de las víboras de la península ibérica tiene una tasa de mortalidad inferior al 1%. Con aproximadamente entre 100 y 130 casos de mordeduras al año, y las contadas muertes se producen por afectar a niños, personas mayores o porque la mordedura se produce en la zona de la cara o cuello. Una persona adulta sana y normal no tiene que temer por su vida en ningún caso.

En total, entre 1997 y 2009, que es el periodo analizado en el estudio, se registraron 1.649 casos de picaduras venenosas, incluyendo 17 defunciones atribuidas casi exclusivamente a una tardanza en el tratamiento, según el último estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

¿Qué hago si me muerde una víbora?

Pues aquí puedes leer esta fenomenal artículo sobre “¿Qué hacer ante una mordedura de víbora?” de una web de referencia en España sobre víboras (www.viborasdelapeninsulaiberica.com).

Pero más importante es la prevención, así que te paso alguna recomendación para evitar que te muerda una víbora o serpiente por accidente:

  • Andar por caminos adaptados y con tránsito por la montaña y el campo en la medida de lo posible.
  • No meter el pié o la mano en huecos de árboles o rocas sin echarles un ojo antes.
  • Llevar ropa larga, botas y calcetines gruesos.
  • Si acampamos en algún lugar, explorar la zona cercana antes y no hacerlo en cúmulos de piedras o rocas.
  • Al levantar “el campamento” intentar hacerlo con un poco de cuidado, viendo que no pueda haber una serpiente debajo de una mochila.
  • No coger ni manipular una serpiente si no se sabe o no se identifica claramente la especie.
  • Tener un pelín más de cuidado si andamos al atarceder o primeras horas de la mañana por el campo.
  • Dejarlas tranquilas, observarlas y admirar su paso, hasta que desaparezcan detrás de una piedra o por la maleza.

Espero este breve artículo que haya sido útil y, ya sabes, si te encuentras con una víbora… CALMA!! No la mates, no la golpees, es inofensiva y se irá tan pronto como te sienta o vea. Y si vas conduciendo y ves algo cruzarse… Pisa el freno, que no te cuesta nada… 🙂

vibora hocicuda atropellada

Por desgracia, estas imágenes de víboras muertas en la cuneta siguen siendo demasiado cotidianas en las redes sociales y con un poco más de conocimiento, buena conducción, respeto y calma, podremos evitarlo entre todos.

Vive y deja vivir.

Alberto G.