Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Mes: enero 2018

especies-de-anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-2016

Conociendo a los anfibios de la Sierra de Guadarrama. Listado de especies.

En relación con el anterior artículo sobre la charla didáctica que dí en La Majada de La Pedriza, voy a rescatar parte de la presentación para compartir contigo el listado de especies de anfibios de la Sierra de Guadarrama.

¿Empezamos? Primero un pequeño vídeo de nuestra última visita…

Las especies de anfibios de la Sierra de Madrid, de Guadarrama y del Parque Nacional representan más del 60% de todas las especies de anfibios de la Península Ibérica. Es esta serranía un espacio idóneo por lo tanto para los anfibios, ya sean urodelos o anuros.

Me gusta decir que la Sierra de Guadarrama es un santuario para los anfibios por varias razones:

1.- Está situada en el centro peninsular, lo que implica que sus montes y valles son límite de muchas especies y subespecies del norte y del sur, y hay por lo tanto grandes áreas limítrofes de confluencia entre ellas, lo que enriquece la biodiversidad claramente.

sierra-de-guadarrama-geografico

2.- Se compone principalmente de suelo granítico, que es no poroso. Esto facilita la retención de agua de lluvia o del deshielo y la formación de charcas y lagunas tanto temporales como permanentes en toda su área. Como sabes, el medio acuático es indispensable para la reproducción de la fauna anfibia.

anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-01

3.- La peculiar y diversa orografia de la Sierra y la existencia de múltiples ecosistemas fomenta que existan una gran diversidad de especies.

completo

4.- El aislamiento de las zonas de media y alta montaña y la poca actividad humana ha fomentado que muchas zonas y poblaciones de anfibios perduren con mayor o menor éxito hasta la actualidad.

Antes de pasar al listado de especies de anfibios de la sierra de Guadarrama, ten en cuenta algunos puntos respecto al Parque Nacional:

  • La totalidad del Parque Nacional de Guadarrama está dentro de la Sierra de Guadarrama, un sistema montañoso perteneciente al Sistema Central.
  • Se extiende desde el valle del río Alberche (extremo suroeste), hasta el puerto de Somosierra (extremo noreste), con 80 km de longitud y unos 20 km de anchura.
  • Tiene 11 ecosistemas bien diferenciados, con unas 1280 especies, que representan el 45 % de la fauna total de España y el 18 % de la europea.

Y ahora ya sí, pasemos a listar las 15 de las 27 especies presentes en la Sierra Madrileña, que representan alrededor del 60% de la fauna anfibia de toda la Península Ibérica, contando además con 5 endemismos.

Mapa aproximativo de especies según altitud (observaciones propias).

rangos-de-mayor-abundancia-de-especies-por-altitud

Créditos: Alberto González

1. Salamandra común (Salamandra salamandra)

Salamandra común, subespecie "Almanzaris" (Salamandra salamandra almanzoris)

Salamandra común, subespecie “Almanzaris” (Salamandra salamandra almanzoris)

Un anfibio urodelo completamente terrestre de gran tamaño y más o menos abundante en determinadas zonas de la Sierra, aunque por desgracia en otras casi a desaparecido por la presión humana.

Normalmente coloración negra con manchas amarillas (de diferentes presentaciones -bandas estriadas, punteadas…-) por todo el cuerpo. La subespecie que habita en Guadarrama y Gredos (“Almanzoris”) presenta manchas amarillas en forma de “comas”, en general.

En España, tiene una gran variación cromática y morfológica y está en continuo estudio genético y geográfico. Si quieres saber más sobre las subespecies de salamandra común

2. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Tritón jaspeado en Guadarrama

Hembra de tritón jaspeado (Triturus marmoratus) en el macizo de Peñalara.

 

Es otro urodelo tritón de tamaño mediano a grande (12 cm -19 cm) que se caracteriza por tener color un color verde oliva a oscuro de fondo con manchas discontinuas amplias de color negro. Tiene una línea naranja en el dorso muy característica (sobre todo en las hembras).

Prefiere charcas con abundante vegetación acuática y tiene una extensa fase terrestre durante al menos 6 meses al año. En Guadarrama su estado de conservación es aceptable, observándose en altitudes de hasta 2.100m.

3. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Hembra de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Hembra de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) en la dehesa de Alpedrete.

Nuestro pequeño “T. marmoratus”. Otro endemismo de la península ibérica que cuenta ya con rango de especie propio.

Es el “negativo” del tritón jaspeado (Triturus marmoratus): Color base verde con puntos o manchas marrones u oscuras no tan extendidas como en “T. marmoratus”. Tiene una amplia zona de confluencia con el tritón jaspeado en las Sierras de Guadarrama y Gredos, si bien se le encuentra en altitudes más bajas y cálidas.

4. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

triton ibérico (Lissotriton boscai)

El tritón más pequeño de todos, no sobrepasando los 9 cm. La coloración dorsal en general es gris, parda o marrón, y ventralmente es de color naranja o rojizo, con pequeñas manchas o puntos oscuros. La ausencia de cresta dorsal en los machos (sí cresta caudal), puede identificarse con cierta facilidad.

En la Sierra de Guadarrama ha tenido un declive importante, extinguiéndose en muchos puntos donde hace 15 o 10 años existían citas de poblaciones estables.

Este declive poblacional principalmente se debe al taponamiento o eliminación de las charcas y puntos de cría en los que se reproducía en la zona basal de la Sierra.

5. Gallipato (Pleurodeles waltl)

pleurodeles-waltl-bicheando-gallipato

Es el urodelo de mayor tamaño de Europa occidental, alcanzando hasta 30 cm en edad adulta, según algunas observaciones. Cuerpo rechoncho, gris o pardo, robusto, de cabeza grande, aplanada y ojos pequeños.

Como defensa contra depredadores, las costillas tienen puntas afiladas que salen,  perforando los tubérculos anaranjados laterales, cuando son atacados o manipulados.

Eminentemente acuático, pudiendo permanecer en las lagunas o puntos de agua durante todo el año. En Guadarrama se le puede encontrar en casi todos los puntos de agua de baja y media montaña, así como en abrevaderos, charcas temporales y zonas de ganadería y/o agricultura donde no se han usado glifosatos o pesticidas de forma recurrente.

6. Rana patilarga (Rana iberica)

imagen14

Una rana de pequeño tamaño que la rana común, de color pardo o rojizo. Tiene una  mancha oscura entre el ojo y el tímpano muy característica. Miembros posteriores muy largos. Pliegues dorsolaterales relativamente separados. Manchas o puntos pequeños negros distribuidos por el dorso.

En Guadarrama, se la encuentra en torrentes o arroyos de media y alta montaña, donde hay cierta limpieza y oxigenación del agua. Éste endemismo ibérico es muy frágil a las amenazas en forma de hongos, cambio climático y especies invasoras como truchas y carpas y está seriamente amenazada.

7. Rana común (Pelophylax perezi)

rana-comun-marron-verde

Coloquialmente es más adecuado decir “rana común” que “rana verde”, ya que hay muchos ejemplares marrones u oscuros también.

Es la rana más abundante y resistente de todos los anfibios peninsulares. De piel de color verde y/o marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara que recorre la columna vertebral a lo largo de todo el dorso y que la identifica claramente frente a otras especies.

Se la encuentra casi en cualquier punto de agua en al que haya podido acceder, con independencia del estado de salubridad de la misma, de la altitud o de otros factores medioambientales.

8. Rana de San Antonio (Hyla molleri)

Ranita de San Antonio (Hyla molleri). Macho llamando a la hembra con el saco vocal hinchado.

Ranita de San Antonio (Hyla molleri). Macho llamando a la hembra con el saco vocal hinchado. Se puede observar además el microchip implantado por los científicos para monitorizar desde el peso del ejemplar hasta sus movimientos zonales.

¡Nuestra rana tropical! Ranita de pequeño tamaño (4cm – 5 cm) trepadora y arbórea. Hasta 2008 descrita como subespecie de Hyla arborea (europea). Individuos  de verde intenso  con una típica banda lateral oscura desde la cabeza a la cloaca (se han observado otros individuos grises o azulados  en alguna ocasión).

Una especie que en la Sierra de Guadarrama se puede observar desde las zonas más bajas (Valles de la Fuenfría) hasta a 2.200 metros de altitud en el macizo de Peñalara. ¡Ahí es nada!

9. Sapo común (Bufo spinosus)

Sapo común (Bufo spinosus). Sus ojos rojos le distinguen claramente de otras especies de anuros.

El mayor de nuestros anuros, de tamaño considerable, piel con verrugas, dura, áspera y unos grandes ojos rojos o anaranjados inconfundibles. Color oscuro, pardo, con franjas blancas y amarillentas y grandes tubérculos. Puede vivir hasta medio siglo, según muchos estudios.

En Guadarrama ha tenido un declive importante, debido al hongo asesino de anfibios, pero su población, aunque menor, sigue resistiendo y se le puede observar, principalmente de noche, cerca de arroyos, lagos y ríos de la Sierra.

10. Sapo corredor (Epidalea calamita)

sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Más pequeño que el sapo común, pero mucho más “común” en nuestros campos, por la fortaleza inmunitaria presentada frente al hongo que te mencionamos antes y su capacidad de reproducirse casi en cualquier remanente de agua temporal de forma muy rápida.

Los ojos verdes o amarillentos son la clave para poder identificarle sin equivocación.

Su nombre le viene de su hábito a andar, en vez de saltar. Los sapos corredores de las  montañas son de coloración más oscura o apagada que los de la zona basal (observaciones propias). Por suerte goza de buena salud en toda la Sierra.

11. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

Un sapo robusto, redondeado, sin presenta tímpanos visibles ni glándulas parotídeas aparentes. Los ojos presentan la pupila vertical con el iris de color plateado, principalmente.

Aunque los ojos son muy característicos y presenta un típico morro anguloso, redondeado… Su nombre describe las dos “espuelas” oscuras que tiene en las patas posteriores y que le sirven para excavar y enterrarse a gran profundidad, si es necesario.

En la Sierra tiene una distribución amplia aunque localizada, en la zona basal o inferior de las montañas.

12. Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapillo pintojo Ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapo pequeño que parece a primera vista una rana, de hocico puntiagudo y cabeza aplanada. Colores grisáceos con dos tipos de patrón: o bien moteado o bien rayado con tres franjas longitudinales.

Se le suele ver en manantiales, acequias y charcas temporales o zonas inundadas a lo largo de toda la zona Sur de la Sierra, si bien es el más escaso, debido a que prefiere las zonas bajas y praderas del sur de la Comunidad de Madrid.

13. Sapo partero común (Alytes obstetricans)

sapo partero ibérico sierra de guadarrama

Sapito de pequeño tamaño (4cm) y colores claros, rechoncho y ojos grandes, slpicado a veces por puntitos rojos. Su nombre viene de la costumbre de los machos de transportar y cuidar de los huevos fertilizados en su espalda durante 2 o 3 semanas, antes de depositarlos, ya con las larvas desarrolladas, en pozas, lagunas o puntos de agua más o menos permanentes.

En la Sierra de Guadarrama ocupa espacios aislados y sus poblaciones han sufrido grandes reveses en los últimos años, siendo muy escaso. En Peñalara y otras zonas se le da casi por extinto, debido  a las enfermedades de los anfibios principalmente.

14. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Los machos de esta especie de sapo también cuidan de las puestas, llevándolas a la espalda. Es muy parecido morfológicamente al sapo partero común, pero se pueden diferenciar sin lugar a duda, porque mientras que el sapo partero común tiene tres tubérculos palmares, el sapo partero ibérico posee solo 2.

Añadir quizá que A. cisternasii son más rechonchos (tipo bola), con aspecto más torpe, mientras que A. obstetricans es más estilizado.

15. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Especie introducida en el Macizo de Peñalara en los años 80. Cuenta con una amplia población a día de hoy aunque en un área muy reducida.

El tritón alpino en Madrid tiene una longitud no superior a 10 cm, su coloración es en el dorso uniformemente marrón oscura y el vientre suele ser naranja o rojizo intenso. Los machos sobretodo presentan un bonito e inconfundible punteado en las zonas laterales entre el vientre y el dorso.

En resumen, la Sierra de Guadarrama tiene una espectacular biodiversidad anfibia que todos podemos disfrutar, ayudando a conservar sus espacios naturales con una regla muy simple:

“Conocer es valorar y valorar es conservar.”

La masiva afluencia de visitantes, deportistas y excursionistas, y la falta de regulación del uso público de la Sierra, constituyen dos de los principales problemas de la Sierra de Guadarrama y de sus habitantes naturales.

Así que, conciencia, da a conocer y comparte esta otra naturaleza tan importante pero poco valorada!!!

¡Comparte libremente!

5-libros-de-anfibios-y-reptiles-2018

15 libros de anfibios y reptiles recomendados para tu biblioteca bichera.

15 libros de anfibios y reptiles recomendados para tu biblioteca bichera.

Hoy en Bicheando.net te traemos una selección de 15 libros sobre anfibios y reptiles en Español, Catalán y Gallego que deberían ser imprescindibles en tu biblioteca bichera. Algunas publicaciones son más técnicas que otras, pero la mayoría, (si te interesa este mundo), son magníficas referencias de consulta y disfrute para cualquier amante de la herpetología y la naturaleza escamosa como tú. Y si conoces alguno más, no dudes en comentar el artículo.

Índice de libros sobre anfibios y reptiles:

  1.  Amphibian Survey and Monitoring Handbook (Noviembre 2017)
  2. Guía de campo de los anfibios y reptiles de España y de Europa. (2017)
  3. Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. (2011)
  4. Atlas y libro rojo de anfibios y reptiles de España. (2004)
  5. Mi primer guía de campo de anfibios y reptiles (2017)
  6. Guía de las serpientes de europa. (1992)
  7. Reptiles y anfibios: Guía de campo. (2007)
  8. Guia dos anfibios e reptiles de Galicia. (2006)
  9. Guía de reptiles de España; identificación, historia natural y distribución. (2013)
  10. Anfibios españoles. (2001)
  11. Reptiles y anfibios (manuales de identificación) (2001)
  12. Los anfibios de europa (2º ed.). (1995)
  13. Amfibis i Reptils de Catalunya Pais Valencia i balears. (2011)
  14. Anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. (1999)
  15. Serie fauna ibérica. volúmenes 10 y 24. (2003)

*recomendaciónes Bicheando.net

1. Amphibian Survey and Monitoring Handbook (Noviembre 2017)

Antes de pasar al listado, te adelantamos éste fenomenal y muy nuevo “Manual de estudio y muestreo de anfibios”. Un libro que cubre toda la gama de técnicas de muestreo, detalles y documentación sobre cómo presentar los resultados. Está escrito por John W. Wilkinson, un especialista en biodiversidad de anfibios con muchos años de experiencia de campo e investigación.

Y ahora sí, vamos con nuestro listado…

2. Guía de campo de los anfibios y reptiles de España y de Europa

guia-de-cmapo-de-los-anfibios-y-reptiles-de-espana-y-de-europa

J.Speybroeck, W. Beukema…

Año 2017 – ISBN: 978-84-282-1664-7

La última guía de identificación exhaustiva de todos los anfibios y reptiles de España y de Europa. Ilustrada con más de 370 dibujos en color y más de 200 fotografías, 155 mapas de distribución precisos y actualizados, tablas y descripciones precisas que permiten la identificación rápida de las especies por cualquier persona que esté interesada en la naturaleza y la vida salvaje. ¿Qué más se puede pedir?

3. Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. Nuevas guías de campo.

A. Masó, M. Pijoan

Año 2011 – ISBN: 9788428213684

Una obra actual sobre herpetológica que además de las cientos de fotografías, incluye 110 mapas de distribución y 120 dibujos y espectrogramas. Y como vivimos en un mundo digital, incluye un CD con los cantos de 21 especies de anuros. Ahí es nada.

El estudio más completo y actualizado de todos los anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. Exhaustiva en especies, subespecies, formas, morfologías y coloraciones.

Asesorada por catorce herpetólogos especialistas en los distintos grupos, lo que garantiza el máximo rigor científico y la actualización de todos los datos. Incluye toda la información necesaria para la identificación rápida y certera de cualquier ejemplar en el campo.

4. Atlas y libro rojo de anfibios y reptiles de España.

Ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente. Juan M. Pleguezuelos, Rafael Márquez Miguel Lizana (Editores científicos)

Año 2004 – ISBN: 9788480145763

Una obra también bastante actual con 587 páginas apadrinada por el  Ministerio de Medio Ambiente (descarga gratuíta) en colaboración con la Asociación Herpetológica Española, donde se aborda el análisis y a problemática de las especies de anfibios y reptiles de España.

5. Mi primer guía de campo de anfibios y reptiles (2017)

Victor J. Hernandez

Año 2017 – ISBN: 9788416702428

Una obra de bolsillo y tapa blanda con contenidos coloquiales y fácilmente entendibles para los que se quieren iniciar en este campo de la herpetología.

Con un precio de solo 11€ esta guía de campo se enmarca dentro de la colección de guías de campo diseñadas para descubrir la fauna y flora ibéricas a niños, jóvenes y principiantes de cualquier edad, y motivarles a disfrutar de la Naturaleza.

6. Guía de las serpientes de europa.

S. Bruno, S. Maugeri

Año 1992 – ISBN: 9788428209175

Una publicación más antigua pero que hace un resumen minucioso de las especies de serpientes de la Península Ibérica y Europa, ofreciendo una descripción puntual de las 31 especies más extendidas por Europa. Son pocos los textos de divulgación sobre serpientes, y este libro pretende llenar esta laguna, según sus autores.

La primera parte -muy interesante- (antes de ver las distintas especies de serpientes) trata sintéticamente del papel de la serpiente en la cultura de los pueblos, desde los más antiguos y lejanos a nuestros días, y a continuación aborda su morfología y su comportamiento en la naturaleza o en cautividad.

7. Reptiles y anfibios: guia de campo.

E.N. Arnold, D. W. Ovenden

año 2007 – ISBN: 9788428212533

Esta segunda edición renovada contiene descripciones de todas las especies de salamandras, tritones, ranas, ranitas de san Antonio, sapos, tortugas terrestres, tortugas marinas, galápagos, gecos, agamas, lagartos, camaleones, luciones, eslizones, anfisbénidos y serpientes que se encuentran en Europa.

El texto ha sido completamente actualizado, porque en los últimos veinte años el conocimiento de la historia natural y biología de estos populares grupos ha aumentado considerablemente. En cada especie encontramos el nombre científico, junto con los nombres en castellano, catalán, euskera, gallego, portugués, francés, italiano, inglés y alemán. La guía abarca España y Europa, las islas atlánticas (Canarias, Madeira y las Azores), las islas Baleares, las islas griegas y la costa de Turquía.

8. Guia dos anfibios e reptiles de Galicia

Moises Asensi Carbita

Año 2006 – ISBN: 9788496526297

Esta guía en Gallego, estudia los 14 anfibios y 29 reptiles que son posibles observar en Galicia. Tiene bellas ilustraciones de Carlos Silvar.

Su descripción se acompaña con información sobre la situación y los riesgos actuales de estos seres, mapas de distribución y una clave completa de la identificación con los planos detallados de las características morfológicas de las diferentes especies estudiadas.

Reúne lo mejor de las anteriores obras herpetológicas de Galicia. Un manual para esencial para estudiantes y expertos gallegos.

9. Guía de reptiles de España; identificación, historia natural y distribución

Alfredo Salvador; Juan m. Pleguezuelos

Año 2013 – ISBN: 9788493619169

Reedición de esta guía que desde hace 9 años se ha actualizado con las nuevas especies de reptiles aparecidas en España, los cambios de nomenclatura y estado de conservación así como la distribución de cada especie se han analizado y se muestran totalmente actualizadas aquí.

10. Anfibios españoles

Mario García París y Alfredo Salvador

Año 2001 ISBN-10: 8493209503

Aunque ya tiene unos años, es un estudio muy detallado de los anfibios en español. Buen contenido, buen tamaño, buen precio. Libro muy interesante, con magníficas fotografías y textos excelentes.

11. Reptiles y anfibios m.i.

Halliday, M. O’Shea

Año 2001 – ISBN: 9788428212021

La guía visual más clara y precisa para poder conocer e identificar más de 400 especies de reptiles y anfibios de todo el mundo. Junto a las ilustraciones, un texto sin cientifismos indica con todo rigor las características clave de cada especie y da una información rápida y accesible.

 

12. Los anfibios de europa (2º ed.)

A. Nöllert, Ch. Nöllert

Año 1995 – ISBN: 978-84-282-0972-4

Este manual algo antiguo ya, pero muy interesante para los “nostálgicos” está dedicado a los amigos de la naturaleza que tal vez durante una excursión a un lago o a una zona de pastos sienten curiosidad por los tritones, sapos y ranas que allí viven, desean poderlos identificar y saber más cosas sobre sus formas de vida.

13. Amfibis i Reptils de Catalunya Pais Valencia i balears

Xavier Rivera, Daniel Escoriza, Joan Maluquer-Margalef, Oscar Arribas, Salvador Carranza (Societat Catalana d’Herpetologia)

Año 2011 – ISBN: 9788496553538

La primera guía de campo exclusivamente escrita en Catalán que trata de forma exclusiva las 67 especies de anfibios y reptiles presentes en el ámbito de los llamados “Países Catalanes”, y también las especies que se pueden encontrar en áreas cercanas o limítrofes y las desaparecidas en tiempos recientes. Textos y mapas específicamente elaborados para esta guía, incorporando los datos más actualizados y hasta inéditos.

280 fotografías y más de una veintena de dibujos paro poder identificar correctamente todas las especies, así como las subespecies y variedades geográficas o cromáticas más relevantes, en el campo.

14. Anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias.

Guía de Anfibios y Reptiles de la península Ibérica, Baleares y Canarias. Ed. GeoPlaneta. Barcelona. Año 1999. 419 pp.

Descatalogado ya, pero una de esas primeras ediciones y joyas de la literatura hérpeta que bien podrías encontrar (a modo de colección) en alguna librería o en este link. De los autores Barbadillo, L.J., Lacomba, I., Pérez-Mellado, V., López-Jurado, L.F. y Sancho, V.

15. Serie fauna ibérica. volúmenes 10 y 24.
volumen 10 – reptiles. 2ª edición, revisada y aumentada. Volumen 24 – amphibia

J.M. Tierno de Figueroa, A. Sánchez Ortega, P. Membiela Iglesia y J. M. Luzón Ortega: Volumen 10: Link >> Año 2003 – ISBN: 8400081986

A. Andreu, A. Bea, F. Braña, P. Galán, L. F. López-Jurado, V. Pérez-Mellado, J. M. Pleguezuelos y A. Salvador: Volumen 24: Link >>  Año 2005 – ISBN: 84-00-07713-X

La serie fauna ibérica es una sensacional enciclopedia de descarga que no solo abarca anfibios y reptiles y de especial interés para estudiantes de biología y de la fauna ibérica. Los más prominentes biólogos y herpetólogos se han afanado en presentar los diversos estudios y conclusiones sobre nuestra naturaleza escamosa en estos dos volúmenes, algo densos de lectura, pero totalmente recomendables por su rigurosidad.

Esperamos que alguno de estos libros de anfibios y reptiles te sean de ayuda para identificar las 30 especies de anfibios y 58 especies de reptiles que viven en la península ibérica y otras tantas europeas y del mundo.

Y como siempre, si crees que falta algún libro o guía de campo no dudes en hacer tu comentario para que todos podamos disfrutar de su lectura y consulta.

Gracias por tu tiempo.

viboras-caracteristicas-venenosas

Víboras. Algunas cosas que deberías saber sobre nuestras especies

Víboras ibéricas. Las serpientes no dejan indiferente a nadie, despertando tanto sensaciones de repudio y odio para muchos como de fascinación y curiosidad para otros.

En este artículo vamos a centrarnos en el grupo de reptiles más amenazado actualmente en nuestros campos, las víboras, respondiendo a las preguntas que cualquier amante de la naturaleza se ha formulado alguna vez acerca de estos escamosos de sangre fría tan peculiares.

Vibora asoleándose para coger temperatura..

Víbora de Seoane (Vipera seoanei) asoleándose por la mañana para coger temperatura. Fotografía: Daniel Fernández-Guiberteau

¿Por qué tenemos miedo a las serpientes?

Existen múltiples estudios que revelan que el miedo a las serpientes es innato y puede tener una explicación neurobiológica. Uno elaborado en 2013 defiende que el cerebro humano, junto con el resto de primates, tiene neuronas especializadas en detectar a estos reptiles más rápido que a otros animales (Quan Van Le et al, 2013).

La teoría de la detección de las serpientes, desarrollada por la científica Lynne Isbell y apoyada por disciplinas muy variadas, indica que el cerebro de los primates ha evolucionado en buena medida gracias a las serpientes, en particular, desarrollando un sentido de la vista muy agudo para percibir sus formas y colores.

Esta teoría ha sido recientemente confirmada por investigadores suecos y portugueses mediante técnicas de psicología experimental (Sandra C. Soares, 2014).

El nombre científico para denominar la sensación de aprensión hacia los ofidios es el de ofidiofobia, y está muy extendido, pese a que la mayoría de las serpientes no son venenosas e incluso las que sí presentan veneno son inofensivas para el ser humano, si no se las molesta.

Vibora cantábrica -vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) -Burgos-

La serpiente históricamente ha tenido un papel muy importante tanto en la mitología como en la religión, si bien es cierto que por muchos pueblos era considerada un dios, como para los aztecas, egipcios, griegos o romanos, no lo es menos que la tradición religiosa judeocristiana asigna un papel a la serpiente inexcusablemente diabólico.

Está claro que, actualmente,  el miedo y el desconocimiento son las causas directas de la masacre y exterminio que estos bellos animales han sufrido desde hace milenios por parte del hombre. Nosotros, desde Bicheando.net intentaremos que tanto las fobias como las conductas de agresión y muerte a estas criaturas disminuyan o desaparezcan.

¿Cuántas especies de víboras hay en España?

En la Península Ibérica contamos con un total de 13 especies de serpientes, de las cuales 10 son culebras (Fam. Colubridae) y las restantes, víboras (Fam. Viperidae).

Estas tres últimas, ambas del pertenecientes al género Vipera, son:

1.- Víbora hocicuda (Vipera latastei)

víbora hocicuda (Vipera latastei)

Víbora hocicuda (Vipera latastei)

2.- Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis)

3.- Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera Seoanei)

Se distribuyen por todo el territorio peninsular de la siguiente manera:

Mapa aproximado de distribución de las especies víboras península ibérica

Mapa aproximado de distribución de las especies víboras península ibérica

Para obtener más información sobre estas tres especies, ya sea características, veneno, precauciones o protocolo de actuación en caso de mordida, podéis visitar nuestro artículo titulado “Víboras de España. Serpientes venenosas de la península Ibérica.”

Sigamos…

¿Debemos realmente temer a los vipéridos en España?

La respuesta es clara, no. Según muestra un estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) durante período de 1997 a 2009 se registraron 1.649 casos de mordeduras de vipéridos en España (130 anuales), de las cuales sólo el 1% fueron letales, atribuidas casi exclusivamente a una tardanza en el tratamiento.

Incidencia-por-CCAA-Agencia-de-Evaluación-de-Tecnologías-Sanitarias (2012)

Más de la mitad de los casos se concentraron en Cataluña, Castilla y León, Galicia y Andalucía. Las personas de entre 5 y 14 años así como las mayores de 65 son las más afectadas (ISCIII, 2012).

¿Cómo diferenciar a las víboras de las culebras?

Nuestros vipéridos, como toda la familia a la que pertenecen, presentan un cuerpo robusto, macizo y corto, como máximo alcanzan los 80 cm de longitud. De cabeza con forma triangular bien diferenciada del cuello y reproducción ovovivípara.

Son solenoglifos, es decir, poseedores de dos grandes colmillos plegados al paladar, que al ser utilizados pasan a una posición anterior a la vez que conecta con la glándula productora del veneno. Este veneno, poco estudiado en las especies peninsulares, presenta actividad cardiotóxica, hemotóxica, citotóxica y levemente neurotóxica.

De mordedura peligrosa, son ofidios que requieren una especial atención, cuidado y respeto, por tanto una buena identificación es un factor ineludible al tratar estos reptiles. A continuación os mostraremos cómo diferenciarlos de las culebras de forma rápida y eficaz en el campo mediante unos sencillos pasos.

Existe una multitud de caracteres distintivos entre las dos familias, muchos de ellos mencionados anteriormente, pero únicamente teniendo en cuenta unos cuantos nos podemos asegurar de elaborar un diagnóstico 100% fiable.  Nos vamos a centrar en los tres siguientes rasgos: la pupila, las escamas craneales y las escamas dorsales 

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografias de una víbora áspid (Vipera aspis) y una cuebra lisa meridional (Coronella girondica).

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografías de una víbora áspid (Vipera aspis) (izquierda) y una culebra lisa meridional (Coronella girondica) (derecha)

  1. La víboras presentan una pupila vertical frente a la pupila redondeada que presentan las culebras.
  2. Las víboras poseen pequeñas escamas craneales fragmentadas, desordenadas y subimbricadas frente a las escamas craneales o cefálicas grandes y dispuestas de las culebras.
  1. Las víboras siempre presentan las escamas dorsales con quilla, es decir, carenadas, mientras que las culebras las presentan lisas. Este rasgo no siempre se cumple con todos los colúbridos autóctonos, es el caso de la culebra de agua o viperina (Natrix maura) y la culebra de collar ibérica (Natrix astretophora), ambas con escamas dorsales carenadas.
Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Existen culebras que pueden adquirir comportamientos defensivos y patrones corporales similares al de las víboras, suele ser el caso de la culebra de agua (Natrix maura) y en según qué zonas las culebras del género Coronella.

La culebra de agua es comúnmente confundida con un vipérido al presentar una coloración y patrón en zig zag característico en algún ejemplar de víbora, por lo que vistas de lejos pueden causar dudas para ser identificadas.

culebra-y-vibora-dferencias

Visión general: comparativa culebra de agua (Natrix maura) (izquierda) Vs. víbora áspid (Vipera aspis) (derecha)

Además cuando se ve amenazada su comportamiento defensivo en la mayoría de los casos es el de aplanar y triangular la cabeza, soplar y hacer falsos ataques sin llegar a morder. Las culebras del género Coronella únicamente se podrían llegar a confundir por su coloración grisácea y pequeño tamaño.

Aún así, basta con mirar las pupilas y escamas como hemos comentado antes para diferenciarlas con total seguridad.

vibora-cantabrica-vipera-seoanei-eyes

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) entre la maleza.

Ya acabamos… espero que este post os haya ayudado a conocer un poco más el fascinante mundo de las víboras a aquellos que ya lo conocíais y adentrarse en él a aquellos que lo conocíais menos. Desde Bicheando.net siempre abogaremos por proteger, conservar y divulgar sobre estos reptiles tan bellos, necesarios y, cada vez más, escasos.

¡Comparte libremente y ayúdanos a conservar!

 Bibliografía

José Mª Amate Blanco, 2012. Fauna ponzoñosa en España: biología e impacto sanitario. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. (PDF).

Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), 2012. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Consultado el: 29/12/16. Disponible en: http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-comunicacion/fd-noticias/25-05-2012-Expertos-Ofidios-Rioja.shtml

Quan Van Le. et al, 2013. Pulvinar neurons reveal neurobiological evidence of past selection for rapid detection of snakes. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) vol. 110 no 47.

SINC, 2014. El ser humano es un extraordinario detector de serpientes. Scientific American Español. Consultado el: 30/12/2016. Disponible en: https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/el-ser-humano-es-un-extraordinario-detector-de-serpientes/#

Sandra C. Soares. et al, 2014. The Hidden Snake in the Grass: Superior Detection of Snakes in Challenging Attentional Conditions. PLoS ONE 9(12).

Creado con derechos reservados & Tema de Bicheando.net

This site is protected by wp-copyrightpro.com