Batrachochytrium. 10 puntos clave sobre los hongos asesinos de anfibios.

En los últimos años, se habla cada vez más de los llamados “hongos asesinos de anfibios”. Hongos que atacan la piel de los anfibios y tienen una alarmante tasa de mortalidad. Tal es así que están extinguiendo a especies enteras de ranas, sapos, tritones y salamandras por todo el mundo.

Hoy en día el quitridio amenaza a más especies que cualquier otra enfermedad conocida por la ciencia en el planeta. Alarmante, no, lo siguiente. Es una de las principales causante de la declaración de la sexta extinción masiva en el planeta.

Y es que hace décadas ya que los hongos quitridios y los virus ranavirus están presentes y propagándose por nuestros ecosistemas y son los que más afectan a la desaparición de los anfibios. Según la revista Scince el hongo está ya presente en más de 60 países y ha provocado la extinción de casi 100 especies de anfibios y causado el declive de cientos de ellas en apenas 50 años.

Ejemplar de Alytes obstetricans muerto por quitridiomicosis © Jaime Bosch

Ejemplar de Alytes obstetricans muerto por quitridiomicosis © Jaime Bosch

Un problema global que amenaza con ser el causante de la extinción de estos pequeños vertebrados y hoy en Bicheando.net queremos mostrarte de forma coloquial y breve las 10 principales claves para entenderlo.

¿Empezamos?

1.- ¿Cuáles son los hongos asesinos de anfibios?

  1. Por un lado está el hongo Batrachochytrium dendrobatidis (Bd), nombre científico que le han puesto a este hongo. Aunque pertenece a una clase de hongos parásitos de plantas e invertebrados es el único de esta clase que afecta a organismos vertebrados. Curioso, ¿no? Ha afectado a los anuros principalmente.
  2. Por otro lado está el hongo Batrachochytrium salamandrivorans (Bsal), que ha aparecido hace pocos años en europa. El patógeno, hasta entonces desconocido, es especialmente voraz en salamandras, llegando a devastar las poblaciones de salamandra común de los Países Bajos, de ahí su nombre.

Las cepas provienen principalmente de Asia y, mientras que una de las 2 especies conocidas lleva ya dispersa por el mundo unas cuantas décadas (Bd), la otra acaba de llegar a Europa (Bsal) y parece ser aún más peligrosa.

2.- ¿Qué enfermedad provocan?

El Batrachochytrium provoca la enfermedad de la quitridiomicosis.

Los quitridios son los hongos más primitivos y son mayormente saprofitos (se alimentan de materia orgánica muerta como células de la piel, hojas etc. degradando la quitina y la queratina). Muchos quitridios son acuáticos, la mayoría de agua dulce, y existen aproximadamente 1.000 especies.

definida así por su relación directa con las células de la piel (quitina, queratina…) que ataca la piel de los anfibios e impide que realicen la correcta respiración, regulación del agua, electrolitos y otras funciones vitales para ellos.

Epidermis de un sapo muerto por quitridiomicosis en el que se observan los tubos de descarga de los esporangios de B. dendrobatidis . Microscopio electrónico de barrido © Jaime Bosch

Epidermis de un sapo muerto por quitridiomicosis en el que se observan los tubos de descarga de los esporangios de B. dendrobatidis. Microscopio electrónico de barrido © Jaime Bosch

3.- ¿Cómo mata la enfermedad?

El hongo coloniza y se adhiere a la piel de los anfibios, dañándose e infectándola. Puede provocar heridas visibles. Se comen literalmente la queratina (piel, músculos…) de las células de los anfibios y terminan matando al animal por un fallo cardíaco como consecuencia del desequilibrio iónico que genera su crecimiento.

Ciclo de vida de Batrachochytrium dendrobatidis en los anfibios. Imagen de Brian Gratwicke.

Ciclo de vida de Batrachochytrium dendrobatidis en los anfibios. Imagen de Brian Gratwicke. Rosenblum et at 2010.

4.- ¿De dónde procede y cuándo lleva en Europa?

El hongo asesino tiene su origen en Asia. Es un hongo que convive (sin ser mortal) con las especies de anfibios de esas zonas pero que es mortal para las especies de anfibios del resto del planeta.

La importación de ranas africanas para investigaciones farmacéuticas en europa en los años 60, 70 y principalmente el auge del comercio de animales exóticos en los años 80 y 90 son las principales causas de su aparición en Europa y América.

5.- ¿Cuándo apareció en la Península Ibérica?

España fue el primer país europeo en detectar un brote de quitridiomicosis, concretamente en el Parque Natural de Peñalara en Madrid, a finales de los años 90, por el equipo del Dr. Jaime Bosch, biólogo e investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

“Los seres humanos estamos moviendo animales y plantas por todo el mundo, provocando así la presencia de patógenos potencialmente peligrosos en áreas nuevas. La globalización y el comercio de especies silvestres son las principales causas que permiten que se mantenga la propagación de esta pandemia mundial”

6.- ¿Cómo se propaga?

La principal forma de dispersión es a través del movimiento no natural de anfibios, como puede ser el comercio de exóticos mundial. NUNCA se deben introducir ejemplares procedentes de cautividad a nuestros ecosistemas (ni ningunos) ni mover animales autóctonos entre localidades.

Al ser un hongo, sus esporas se difunden con facilidad, aunque en estos casos los hongos quitridios solo lo hacen a través de medios acuáticos, donde viven.

También pueden viajar en el barro húmedo de las botas de un senderista o pezuña de una vaca de una charca a otra, en las ruedas de un coche que pasa por un camino inundado de montaña o incluso en el sistema digestivo o plumas húmedas de las aves. Se ha demostrado que los peces o cangrejos de río también pueden ser vectores de propagación.

la mortalidad de los quitridios es altísima, por desgracia.

La mortalidad de los quitridios es altísima, por desgracia.

7.- ¿Cómo se previene y combate su propagación?

Dada su facilidad de propagación, prácticamente es imposible preservar los ecosistemas de su aparición, si bien los principales esfuerzos se centran en crear una cura fúngica o bien en crear individuos inmunes o que puedan convivir con él.

quitridiomicosis

Un científico extrae muestras de un anfibio mediante un frotis cutáneo. El confidencial.com

Aunque a día de hoy no hay una cura específica, ya se ven grandes avances en nuestro país, como por ejemplo el reciente estudio científico en Mallorca, que evidencia la erradicación de un hongo patógeno que afecta a los anfibios en el medio natural, y que amenazaba de extinción al sapillo balear conocido como el “ferreret(Alytes muletensis).

Tú también puedes ayudar con tu asepsia como senderista, fotógrafo de naturaleza, aficionado a los anfibios y reptiles, biólogo… Desinfectando las botas, mangas, cámara de fotos con agua con productos adecuados como legía o Virkon. En definitiva, cualquier material susceptible de tomar contacto con barro o medios acuáticos o húmedos.

Daniel fernandez Guiberteau rociando sus botas (vector clave de propagación de hongos y virus) con una solución desinfectante en uno de sus estudios de campo.

8.- ¿Afecta por igual a todas las especies?

No. Depende de muchos factores entre los que destaca la temperatura, pues digamos que no le gusta el calor. Por eso ha sido especialmente virulento en zonas de montaña como el macizo de Peñalara y en especies que allí habitan como el sapo común (Bufo spinosus) y el sapo partero (Alytes obstetricans).

También depende de la especie, pues afecta a unas más que otras. Esto se debe también a las diferencias en la capacidad anti-Bd de los péptidos (sustancias que segrega la piel de los anfibios para humedecerse y que tiene a su vez propiedades antibacterianas) que segrega cada especie, así como a la composición de la flora bacteriana que portan (dado que muchas bacterias simbiontes de los anfibios también segregan metabolitos anti-Bd).

Igualmente afecta al estadío de desarrollo de los anfibios. Los renacuajos y larvas de las especies son especialmente sensibles a contraer la enfermedad, fijándose ésta a la boca (zona donde hay más queratina en ese estadío larvario) en anuros y desarrollándose y propagándose al resto de la piel en estado adulto. En el caso de los urodelos, se infectan en todo el cuerpo en su primer estadío como larvas ya que todo está queratinizado.

Sea como fuere hay múltiples aspectos que interrelacionan con la evolución de la enfermedad como también la radiación UV, el zooplancton presente, el estado de salud general del ejemplar, la diversidad y abundancia de especies en el ecosistema, etc.

9.- ¿Es contagioso para el ser humano?

No. Manipular o tocar tocar un anfibio que ha enfermado por hongos quitridios no es contagioso, pero la recomendación absoluta es no tocar ni manipular anfibios, por su propia seguridad, porque son especies protegidas y porque puedes estar cometiendo un delito contra la fauna autóctona.

Pero como siempre, lo que recomendamos en Bicheando,net sin hipocresías es sentido común y respeto.

10.- ¿Podría ver un vídeo resumen de todo esto?

Por supuesto. Aquí compartimos contigo el estupendo vídeo resumen del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Esperamos que te haya parecido tan interesante como para que no dudes en compartir nuestro artículo con tus amigos, compañeros o familiares.

“Conocer es valorar. Valorar es conservar”

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.
Fuentes consultadas:

http://www.mncn.csic.es/Menu/Noticias/Noticias_2019_03_28_qutridio_anfibios 
http://www.fgcsic.es/lychnos/es_ES/articulos/lucha-sin-cuartel-contra-la-quitridiomicosis-la-gran-amenaza-de-los-anfibios 

https://www.parquenacionalsierraguadarrama.es/es/blogs/sos-anfibios/item/338-blog-sos-anfibios-94

https://digital.csic.es/handle/10261/135307

allyouneedisbiology.wordpress.com/2016/03/26/hongo-asesino-anfibios/

http://www.dicyt.com/noticias/la-quitridiomicosis-la-enfermedad-que-esta-detras-de-la-extincion-de-200-especies-de-anfibios

Enfermedades emergentes en anfibios. Revista El Ecologista nº 37. Ecologistas en Acción. Más información en: http://www.ecologistasenaccion.org/article8124.html