Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Autor: Alberto González Página 1 de 7

Bicheando por los Montes de Toledo y Cabañeros.

A mediados de marzo de 2019 3 naturalistas gallegos vinieron a bichear con nosotros por la periferia sur de el Parque Nacional de Cabañeros, a fin de conocer y disfrutar de la herpetofauna de la zona.

Rafael Vázquez, Miguel Puras y David Dopereiro (de Levantando Piedras), junto con el autor (Alberto González) nos embarcamos en un par de jornadas maratonianas para exprimir al máximo estos valles y montes de encinas, robles, raña y humedales que aún mantienen una buena abundancia de ofidios sobretodo, y de reptiles y anfibios también.

De izquierda a derecha: Alberto, Rafa, David y Miguel.

Si quieres saber más sobre las especies que hay en esta zona, te recomendamos, antes de continuar con esta lectura, consultar el artículo “Anfibios y reptiles de Cabañeros y Montes de Toledo” para disfrutar más del artículo de hoy.

Empezamos con el viaje herpetológico (herp trip)…

Primera noche en Cabañeros.

Rafa y cia. llegaban directos desde Galicia el viernes por la noche con ganas ya de aprovechar para bichear, pero por desgracia su coche rompió literalmente el motor a unos 50 kilómetros del punto de encuentro y a unos 80 kilómetros de nuestro pueblo base.

La aventura automáticamente se convierte en un rescate de tres gallegos “perdidos” en tierras manchegas a los que tengo que ir a buscar a mitad de la noche y montar en mi auto. Llevaban muchas horas al volante y estaban de bajón absoluto por haber roto su transporte. Además Miguel nos venía con un principio de gripe y tiritando… , ¡Menudo comienzo! Así que dejamos el coche de Rafa en una cuneta de Mazarambroz y les propongo dos opciones…

Opción 1 >> Dejar el bicheo hasta el día siguiente y reponer fuerzas en el pueblo de la familia, de cara a para poder ocuparnos del coche a la madrugada siguiente (grúa, taller, seguro etc.) y que Miguel tomara algunas medicinas…

Opción 2 >> Bichear de camino al pueblo de la familia, aunque lleguemos con la noche muy avanzada.

Rápidamente me hicieron entender que “venían a bichear y punto” 🙂 así que fuímos a varios sitios a ver si podíamos ver algún anfibio cerca de San Pablo de los Montes sin mucho éxito, más allá de una enorme rana común (Pelophylax perezi)

Créditos: Miguel Puras

Después visitamos algunas charcas y lagunas de la zona de Retuerta del Bullaque y también como poco éxito (la falta de lluvias esta año es gravísima para la reproducción de los anfibios) y ya alicaídos decidimos ir a descansar, sobre las 4:00 de la mañana.

El día “S” en Cabañeros.

Lo llamaremos así (“Día S”) debido a la buena cantidad de serpientes que pudimos ver durante todo el día, además de otros reptiles y una buena cantidad de anfibios.

La mañana de bicheo empezó ya tarde (sobre las 12:00 de la mañana), ya que habíamos tenido que ir Rafa y yo con la grúa a mover el coche unos 80 kilómetros hasta un taller de confianza. Asi que recogimos a Miguel -que se encontraba mejor- y David sobre el medio día.

Nuestra primera parada fué en la rivera del Río Bullaque donde pudimos rescatar varios animales de un efecto trampa: varios sapos corredores (Epidalea calamita), gallipatos (Pleurodeles waltl) y tritones pigmeos (Triturus pygmaeus) junto a un lagarto ocelado (Timon lepidus). Fueron soltados todos ellos en las inmediaciones como corresponde, en lugares que vimos más idóneos para cada especie.

Créditos: Miguel Puras

Créditos: Miguel Puras

Créditos: David Dopereiro

Rafa, al levantar su primera piedra, encontró una joven y preciosa culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) pudiendo constatar que ya en Marzo hay actividad de grandes ofidios en la zona, pese a las noches tan frías que se registran aún (de entre 4 y 8 grados).

Créditos: Alberto González

Después de hacerle la inspección pertinente, citarla con GPS y fotografiarla, seguimos nuestro camino muy contentos ya tras haber visto 5 especies en tan solo 5 minutos.

Proseguimos nuestro camino hacia el oeste y paramos cerca de uno de los arroyos de la zona, para ver si podíamos observar galápago leproso (Mauremys leprosa). Aunque éstos no aparecieron debido quizás a la poca agua circundante, si pudimos observar varias culebras de agua y muchos tritones pigmeos, pero en fase terrestre. Poca agua para estas alturas del año, una pena.

La siguiente parada fué una gran laguna en el sur del Parque Nacional de Cabañeros que por desgracia estaba completamente seca. La sequía invernal que padecemos también se veía reflejada en estos bonitos humedales que más bien parecían un secarral.

Miguel (izquierda) con una enorme laguna detrás, completamente seca. David en un paisaje típico de la zona.

Aun así, en los alrededores de la laguna y gracias que toda la zona es bastante húmeda, pudimos ver varias serpientes de escalera, bastada y de agua.

Juvenil de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Juvenil de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus). Créditos: Alberto González

Juvenil de culebra de escalera (Zamenis scalaris)

Juvenil de culebra de escalera (Zamenis scalaris). Créditos: Alberto González

Y sorpresón para David Dopereiro cuando pudimos también encontrar una preciosa culebra de cogulla (Macroprotodon brevis) en un muro bajo de piedras, semi enterrada.

Créditos: David Dopereiro

También aparecieron las lagartijas, como no podía ser de otra forma:lagartija verdosa (Podarcis virescens) y lagartija colilarga (Psammodromus algirus).

lagartija verdosa (Podarcis virescens)

Lagartija verdosa (Podarcis virescens). Créditos: Miguel Puras

lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Créditos: David Dopereiro

Ya al atardecer, con los últimos rayos de sol, fuimos a una zona de Horcajo de los Montes para intentar ver lagarto verdinegro, galápago europeo y víbora hocicuda, pero sin mucho éxito.

Lo que si vimos fue una buena población de Ranita de San Antonio (Hyla molleri), que empezaron a cantar en cuando los rayos dejaron de pegar sobre la tierra, aún con bastante luminosidad.

Créditos: Rafael Vázquez

Créditos: David Dopereiro

Créditos: David DopereiroObservamos también un pequeño sapo común (Bufo spinosus), bastante abundante en la zona, si bien ningún otro adulto fue visto durante el viaje.

Por último, un lagarto ocelado (Timon lepidus) salió a nuestro encuentro para despedirnos de Horcajo.

Créditos: Miguel Puras

Ya de noche intentamos ver los anfibios que la primera noche no habíamos visto, en otra laguna de la zona, teniendo la suerte de observar rana común, sapo corredor, sapo de espuelas, sapillo pintojo (Discoglossus galganoi), ranita de San Antonio (Hyla molleri) , sapo partero (Alytes cisternasii) -cantos solamente-, tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) y gallipato de nuevo (Pleurodeles waltl).

Créditos: Rafael Vázquez

Créditos: Rafael Vázquez

Créditos: Rafael Vázquez

Aproximadamente eran las 00:00 de la noche y decidimos ya volver para el pueblo a descansar, pues pelodytes, alytes y salamandra era casi imposible ver y el resto de especies anfibias presentes ya estaban vistas, además de haber pasado un día espectacular en el campo y en buena compañía.

El día siguiente

Ya el domingo nos levantamos pronto y visitamos en primer lugar las Navas de Malagón. Un precioso espacio natural formado por tres lagunas de origen volcánico, conocidas como La Nava Grande, Nava de Enmedio y Nava Chica, situadas al pie de la Sierra de Malagón. Por desgracia estaban también totalmente secas, sin aves en su superficie reseca y con los anfibios resguardados en los cantos y piedras de sus lindes.

Gallipatos y tritones pigmeos se acumulaban en la poca humedad de sus orillas, esperando unas lluvias que quizá este año no lleguen. También las culebras de agua se podían encontrar en sus alrededores, esperando.

Regresamos el camino andado y visitamos después varias ruinas por la zona en busca de vida hérpeta, divisando por fin lagartija colilarga, lagartija verdosa y una serpiente de escalera rojiza (Zamenis scalaris) y muy bonita que encontramos soleándose.

Créditos: Alberto González

Y ya al medio día decidimos hacer una pausa y disfrutar de las viandas manchegas, el el bar Ayuso de pueblo nuevo del Bullaque, que nos sirvió unas buenas lonchas de panceta castellana, un asadillo de venado y unas patatas para acompañar. Tampoco faltaron las cervezas y las tapas de la zona.

Especies observadas:

  1. Pelophylax perezi (Rana Común)
  2. Hyla molleri (Ranita de San Antonio)
  3. Discoglossus galganoi (Sapillo Pintojo)
  4. Pelobates cultripes (Sapo de espuelas)
  5. Epidalea calamita (Sapo corredor)
  6. Alytes cisternasii (Sapo partero ibérico) *cantos
  7. Bufo Spinosus (Sapo común)
  8. Triturus pygmaeus (Tritón pigmeo)
  9. Pleurodeles waltl (Gallipato)
  10. Psammodromus algirus (Lagartija colilarga)
  11. Podarcis virescens (Lagartija verdosa)
  12. Timon lepidus (Lagarto ocelado)
  13. Blanus cinereus (Culebrilla ciega)
  14. Natrix maura (Culebra viperina)
  15. Zamenis scalaris (Culebra de escalera)
  16. Malpolon monspessulanus (Culebra bastarda)
  17. Macroprotodon brevis (Culebra de cogulla occidental)

17 especies observadas en un día y medio en marzo (no es el mes ideal) no está nada mal y los 3 gallegos se quedaron muy contentos de este día tan especial.

Como yo tenía que regresar a Madrid ese día por la tarde, dejé a los tres gallegos en un pueblo cercano, donde estaba el taller, a fin al día siguiente, lunes, pudieran estar cerca de su medio de transporte. Crucé los dedos para que todo les fuese bien, y tras darles un buen abrazo, regresé a la casa familiar, onde este viaje termina su relato.

Gracias por tu tiempo y si has leído hasta aquí, te mereces ver el super vídeo resumen de estos dos días Bicheando por los Montes de Toledo y Cabañeros.

Gracias por tu tiempo y si te ha gustado, ¡comparte libremente!

Viaje-herpetológico-por-Arribes-del-Duero-y-Monfragüe

En marzo de 2019 me dispuse a echar unos días en el campo, visitando el Parque Natural de Arribes del Duero (zona salmantina) y el Parque Nacional de Monfragüe. Dos paraísos para fauna (no sólo hérpetos) que tenía ganas de ver este año por Marzo, dadas las temperaturas más primaverales (e inusuales) de este año.

¡PRÓXIMAMENTE PUBLICAREMOS EL VÍDEO RESUMEN!

Por suerte pude bichear muchas de las etapas con Max Benito, futuro biólogo y un amante de los hérpetos, por la provincia de Salamanca y después con Eva Garzón, Carlos Martín y Jorge Mateos, de la Sociedad Extremeña de Zoología, ya en Monfragüe.

Aquí puedes ver, de forma general, las áreas exploradas y las paradas hechas…

Cómo ves, unos 900 kilómetros en los 3 días que duró el viaje, pero llenos de especies, experiencias y momentazos. Y aun siendo aún temprano para reptiles, pudimos observar varias especies de lacértidos y colúbridos.

Especies vistas.

  1. Rana común (Pelophylax perezi)
  2. Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
  3. Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  4. Sapo común (Bufo spinosus)
  5. Sapo corredor (Epidalea calamita)
  6. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  7. Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)
  8. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)
  9. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)
  10. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  11. Gallipato (Pleurodeles waltl)
  12. Salamandra común (Salamandra s. bejarae)
  13. Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)
  14. Lagartija cenicienta occidental (Psammodromus occidentalis)
  15. Lagartija lusitana (Podarcis guadarramae)
  16. Salamanquesa común (Tarentola mauritanica)
  17. Lagarto ocelado (Timon lepidus)
  18. Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi)
  19. Culebrilla ciega (Blanus cinereus)
  20. Culebra de escalera (Zamenis scalaris)
  21. Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)
  22. Culebra de cogulla (Macroprotodon brevis)
  23. Galápago leproso (Mauremys leprosa)

Pasado ya el listado de las 23 especies observadas (para ser marzo no está nada mal) vamos a contar brevemente nuestro paso por cada una de las 4 zonas visitadas, con una selección de fotos y un video resumen al final del artículo.

La Dehesa salmantina.

La provincia de salamanca es una continuación natural de las dehesas de Cáceres y Badajoz, donde vastas extensiones de pastos se salpican de pozos, acequias, bajíos y abrevaderos para el ganado, además de encinas, robles, enebros, tejos y castaños.

Max y yo pasamos otro día entero visitando, primero efectos trampa y pasos canadienses y posteriormente humedales, balsas de agua y ríos en busca de vida anfibia. Y haberla la hay, ¡y mucha!

Los pasos canadienses sin aliviadero son un problema muy grave para pequeños mamíferos, anfibios y reptiles…

Destacar la gran abundancia de sapo de espuelas (Pelobates cultripes), de salamandras (Salamandra s.) y de tritón jaspeado (Triturus marmoratus) en casi todos los lugares que visitamos, ya se vieran reflejados por adultos o larvas.

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

El Gallipato (pleurodeles waltl) también destaca en abundancia y por encontrarse en casi cualquier punto de agua, sean ríos o abrevaderos con acceso.

Gallipato intentando pasar desapercibido en el entorno... Es curioso como se mimetizan en ciertos terrenos...

Gallipato intentando pasar desapercibido en el entorno… Es curioso como se mimetizan en ciertos terrenos…

Y cómo no las ranitas de San Antonio cantaban por doquier en cualquier estanque o humedal. Aquí un par de fotones del amigo Max y mía para dar vida al relato.

ranita de san antonio con saco bucal

Créditos: Max benito

Miles de puntos de agua proliferan por estas tierras del este de Salamanca.

Créditos: Max benito

También el sapo común (Bufo spinosus) apareció, en un pueblo semi-abandonado, representado aquí con una excelente captura gran angular de Max Benito de una sapa gigantesca.

Créditos: Max benito.

Créditos: Alberto González

Da gusto ver animales con tantos años a cuestas que siguen existiendo. Calculo que tendría unos 15-20 años. Pocas veces ya se ven sapos comunes tan bonitos, grandes y corpulentos, por desgracia.

Parque Natural de Arribes del Duero.

Lo que más destaca de Arribes del Duero es la altura de sus cañones y la magnificencia del entorno. Me sorprendió la diferencia de usos del suelo de la parte española de la portuguesa.

Arribes del Duero, con sus laderas empinadas, un buen sitio para buscar hérpetos.

En la zona portuguesa se lleva el cultivo de perales, manzanos, cerezos, ciruelos, melocotoneros etc. y ahí es donde fuimos a bichear, dado que en esos cultivos hay muchas balsas y efectos trampa y son zonas de soleamiento perfectas para serpientes y lagartos.

Lagartija lusitana (Podarcis guadarramae)

Lagartija lusitana (Podarcis guadarramae)

Por desgracia esa mañana no encontramos gran cosa, más allá de una salamanquesa común y alguna lagartija. Ahh bueno y sapos corredores en un pequeño charco del puerto, ¡cantando a plena luz del día!

Lo que sí encontramos fueron muchos efectos trampa de salvamos con maderas o placas y revisamos otros que ya Max y compañía habían salvado meses atrás. por suerte no se encontró ningún animal en ellos.

A continuación algunas fotos de Max de la zona este de Salamanca y Arribes.

Créditos: Max Benito

Créditos: Max Benito

Créditos: Max Benito

Créditos: Max Benito

Paramos ya y dormimos por los campos de Ledesma esa noche y por la mañana dejé al gran Max en su casa y marché un poco más al sur, a tierras de Monfragüe…

Max benito a punto de fotografiar un tritón jaspeado, en una de las innumerables fuentes y abrevaderos de la dehesa salmantina.

Parque Nacional de Monfragüe.

Monfragüe está ya espléndido este año por Marzo y aproveché hasta que cayera la noche para recorrer sus caminos y periferia en busca de hérpetos.

A medio día intenté buscar galápago europeo (Emys orbicularis) sin mucho éxito aunque sí vi galápago leproso (Mauremys leprosa) soleándose en varias zonas.

Después, ya atardeciendo, en una vieja fábrica abandonada de tantas que hay por la zona pude observar culebra de cogulla (Macroprotodon brevis) y culebra bastarda (Zamenis scalaris) en solo 10 minutos, soleándose debajo de unas placas. las verás en el vídeo resumen, ya que no pude hacerlas fotos y no quería molestarlas… Aquí te dejo dos fotos de archivo.

Macroprotodon brevis. Culebra de cogulla occidental.

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis)

Culebra de escalera (Zamenis scalaris)

Casi a la caída del sol observé varios lagartos ocelados (Timón lepidus) aprovechando los últimos rayos del sol.

Intenté ver víbora hocicuda (Vipera latastei) sin suerte. Tampoco era el tiempo de ellas así que no me esforcé demasiado… 🙂

Montes de Plasencia.

O lo que yo llamo “las fuentes”, ya que al sur del valle del Jerte se extiende un territorio típico de monte mediterráneo colmado por numerosas fuentes antiguas y manantiales donde los anfibios tienen su edén particular.

Desde que el año anterior me lo mostraron Eva, Carlos y Jorge, de la Sociedad Extremeña de Zoología, en el contexto de un curso de herpetología que impartí, tenía unas ganas enormes de volver y allí fuímos.

Eva Garzón, en busca de nuevas citas para el Atlas herpetológico de Extremadura…

Carlos, Alberto (el autor del artículo) y Jorge, observando urodelos en un abrevadero de los montes de Plasencia.

Un lugar apartado, extenso, de colinas y riachuelos húmedos, que abrazan una gran cantidad de especies (y abundancia) de anfibios. Un espectáculo de sensaciones para un amante de esta otra naturaleza.

Como anécdota destacar que exactamente un metro cuadrado de cualquier manantial o fuente puedes encontrar hasta 5 especies juntas de anfibios: larvas de salamandra junto con tritones ibéricos y pigmeos, sumando sapillo pintojo y sapo corredor, por ejemplo.

Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)

Larva de salamandra común bien desarrollada junto a un tritón ibérico en una fuente.

Macho de sapo corredor oteando la charca en busca de pareja…

Y tuvimos la gran suerte de observar varias puestas recientes de sapillo pintojo (Discoglossus galganoi) y aquí compartimos una foto contigo, por si nunca has visto una.

Puesta de sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)

Piensa que estos sapitos se reproducen en minúsculas corrientes y acequias de dos dedos de agua. ¡Increíble!

Abunda también allí en sapo partero ibérico (Alytes cisternasii) y la salamandra común (Salamandra s.) , si bien esa noche, dado hacía tiempo no llovía, no se vieron adultos, aunque larvas había a montones.

Aquí un subadulto fotografiado por Eva, días antes. Al borde de la carretera.

Juvenil apartado de la carretera días antes por Eva Garzón.

Y por último destacar las siempre simpáticas, preciosas y en plena época de celo como son las ranitas meridionales (Hyla meridionalis).

Detalle Hyla meridionalis e Hyla molleri encontradas en el viaje.

Por la noche después de unas cañas nos despedimos y fuí a descansar y asearse al hotel, ya que llevaba 2 días durmiendo al raso pocas horas y estaba algo cansado y sucio.

Valle del Tormes. Gredos.

Desperté pronto y me despedí de Malpartida de Plasencia (un pueblo muy recomendable de visitar) camino a casa vía valle del Jerte para acceder al valle del Tormes: un valle muy poco visitado con pueblos tan peculiares como Santiago de Aravalle, Solana de Ávila o Umbrías.

Valle del Tormes, un paraíso hérpeto desconocido por la mayoría…

Una zona muy buena para bichear pero muy poco conocida en la que estuve buscando de nuevo víbora hocicuda (Vipera latastei) y lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi). Por desgracia esa mañana se nubló y la temperatura no subió de 12 grados.

Lagarto Verdinegro Lacerta schreiberi

Lagarto Verdinegro (Lacerta schreiberi) luciendo sus mejores galas

Solo puede ver, al salir el sol y radiar durante unos minutos, una hembra de lagarto verdinegro desaparecer entre la maleza del borde del riachuelo, antes de poder sacar la cámara de su funda.

¡Otra vez será! Si fuera todo tan fácil seguramente no molaría tanto ver estos animales cada año. 🙂

¡PRÓXIMAMENTE PUBLICAREMOS EL VÍDEO RESUMEN!

Como has visto. Muchos sitios en poco tiempo pero un montón de información recabada, muchas especies y buenos momentos con amigos que hacen que tantas horas al volante sean solo una anécdota.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Culebrillas ciegas

Los anfisbenas, anfisbenios, anfisbénidos o culebrillas ciegas (Amphisbaenia), son un suborden peculiar y poco conocido de reptiles sin patas adaptados a la vida subterránea.

Su nombre procede de Amphisbaenia, que significaque va en dos direcciones”, ya que tienen la capacidad de desplazarse bidireccionalmente.

Si sumamos a esto que no se distingue bien cual es la cola y cual la cabeza, que presentan un cuerpo rosáceo, alargado, una cabeza maciza, sin oído externo y los ojos atrofiados, el resultado es un ser especialmente raro, aunque como todo, depende del ojo con el que se les mire. 🙂

Culebrilla ciega blanus cinereus

De hecho no son nada “raras” estas especies y están extensamente distribuidas por todo el planeta, conociéndose al menos 190 especies, la mayor parte de ellas en África y América del Sur.

De formas alargadas, color carne, pequeños y subterráneos, pensarás que se trata de una lombriz de tierra a primera vista, ¿verdad?

La culebrilla ciega (Blanus cinereus) es una especie de reptil escamado de la familia Amphisbaenidae. Es el único anfisbeno de Europa.

La culebrilla ciega (Blanus cinereus) es una especie de reptil escamado de la familia Amphisbaenidae. Es el único anfisbeno de Europa.

Digamos que son los topillos de los reptiles, ya que el 95% de su vida pasa en total oscuridad entre cavidades y agujeros del subsuelo, donde viven, se alimentan y se reproducen. Se sienten allí a salvo de miradas curiosas o acechantes y de ahí que se hayan convertido en los hérpetos menos conocidos de todas nuestras especies de anfibios y reptiles.

Y como no podía ser de otra manera, también están inmersos en mitos y leyendas, siendo el más “dañino” para ellos -por ser absolutamente falso-, el que dice que son animales venenosos.

el tiro dicho popular

Dichos y mitos populares totalmente falsos…

SON ANIMALES INOFENSIVOS. ESTO HAY QUE DEJARLO BIEN CLARO. 🙂

Como las serpientes, carecen de patas, excepto el género Bipes, que aún conserva el par anterior, lo que resulta cuando menos sorprendente, ¿verdad?

Bipes biporus. Créditos: Bio Graphic Magazine

De estas culebrillas ciegas has de saber que hay 5 grandes familias distribuidas por todo el mundo:

  1. Familia Amphisbaenidae
  2. Familia Trogonophidae
  3. Familia Bipedidae
  4. Familia Rhineuridae
  5. Familia Blanidae

A esta última familia es a la que pertenecen las dos especies peninsulares de “Blanus”: Blanus cinereus (Culebrilla ciega) -Vandelli, 1797 – y Blanus mariae (Culebrilla de María) -Albert y Fernández, 2009-.

Especies de Blanus o culebrillas ciegas Europeas:

El género Blanus por lo tanto es un género de reptiles conocidos vulgarmente como culebrillas ciegas. Género que habita en los alrededores del Mar Mediterráneo y comprende a las únicas especies de anfisbenios que habitan en Europa. Pasemos ya a conocer a nuestras dos especies autóctonas…

Culebrilla ciega (Blanus cinereus)

Blanus cinereus. Créditos: Alberto González

Es un reptil ápodo que está estrictamente adaptado a la vida subterránea, donde  se desenvuelve cavando túneles para vivir y localizar a sus presas bajo tierra, que suelen ser insectos como hormigas, grillos y lumbrícidos como babosas y lombrices.

Su cuerpo es cilíndrico y alargado, cubierto de escamas cuadrangulares que se alinean en forma de anillos, ya que le ayudan a excavar. La cabeza es de pequeño tamaño, poco diferenciada del cuerpo, con el hocico redondeado y una mandíbula inferior robusta. Mientras que el olfato y el oído están desarrollados, su visión es casi un vestigio de sus tiempos en la superficie. Coloración de fondo variable entre rosa, violácea y marrón claro.

Especie endémica de la Península Ibérica, excepto en el norte y noreste, está presente en los suelos de encinares, enebrales, robledales y pinares de tipo mediterráneo. Ausente también del suroeste ibérico, que está ocupado por Blanus mariae.

Aunque en principio los machos alcanzan una longitud de cabeza y cuerpo de unos 25 cm y las hembras de 23 cm, es casi imposible distinguir el sexo. Como curiosidad reproductiva, comentarte que se reproduce en primavera y ponen una sola puesta de entre 1 y 2 huevos de aproximadamente 0,5 cm de longitud.

Culebrilla de María (Blanus mariae)

Blanus mariae. Créditos: Matthieu Berroneau

Esta otra especie es casi idéntica a B. cinereus y solo un verdadero análisis de cada ejemplar podría diferenciarlas. Y son son animales que se deban manipular, pues son muy delicados. Sus descubridores hablan de…

Las poblaciones del clado del sudoeste han sido descritas como Blanus mariae Albert y Fernández, 2009 (Localidad tipo: Loulé, Faro, Portugal; holotipo: MNCN 44.63. Se caracteriza por su mayor talla y menos segmentos dorsales y ventrales”

Este endemismo ibérico se encuentra principalmente en el suroeste de la península Ibérica, llegando al Algarve y Baixo Alentejo portugués. Su límites en España se sitúan en Cáceres, Córdoba y Málaga.

Por diferenciarlo algo de la anterior especie citada, se dice que sus colores son más rosa pálido o violeta oscuro, pero hay que tener en cuenta que estos animales cambian la intensidad de su coloración según la edad que tengan y el calor recibido.

Igual que B.cinereus, B. mariae es una especie de hábitos meramente subterráneos y se encuentra casi siempre bajo piedras de sustratos blandos o arenosos. Su dieta igualmente se compone de artrópodos y sus larvas principalmente.

—-

Como ves, dos especies que bien podrían ser una, pero gracias a los estudios de Albert y Fernández en la 1º década del siglo XXI, se pudo separar en dos.

Sea como fuere debes saber que son animales inofensivos y muy beneficiosos, pues sanean y oxigenan los suelos, ayudando a hacer crecer la flora, a la vez que se alimentan de artrópodos e insectos, evitando la proliferación de plagas.

¡Conocerlos es valoraros y  valorarlos conservarlos! 🙂

¿Te ha gustado? ¡¡Comparte!!

Fuentes consultadas:

http://digital.csic.es/bitstream/10261/108807/1/blamar_v1.pdf

http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/blacin.html

http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/blamar.html

https://www.researchgate.net/publication/259623529_Albinismo_parcial_y_total_de_Blanus_cinereus_Vandelli_1797_en_la_Peninsula_Iberica 
Anfibios y reptiles del país vasco

Conociendo a los anfibios y reptiles del País Vasco

-COAUTORES:  Aritz Ibarzabal y Alberto González-

Euskadi cuenta con un total de 39 especies de anfibios y reptiles de las casi 90 (contando exóticas establecidas) de la Península Ibérica.

Y es que el País Vasco es una de las zonas más ricas en hérpetos del sur de Europa, gracias a múltiples factores medioambientales y geográficos, entre los que destacar su localización entre tres zonas climáticas: mediterránea, atlántica-cantábrica y pirenaica, su gran masa forestal y su diversidad de microclimas.

Dentro de los ecosistemas más característicos entran los robledales cantábricos, bosques de rivera, hayedos húmedos, monte mediterráneo, humedales variados, acantilados costeros, turberas…

A pesar de su gran biodiversidad, en las últimas décadas debido a la privatización de tierras para uso maderero, se han perdido muchas hectáreas en los montes de Vizkaya y Gipuzkoa, fragmentando así los ecosistemas de muchas especies e incluso haciéndolas desaparecer de varias zonas.

Dentro de Euskadi, Álava es el que cuenta con una mayor riqueza herpetológica, pudiéndose encontrar a día de hoy casi la totalidad de especies (36 especies: 15 de anfibios y 21 de reptiles).

Además, hay tres especies de reptiles que cuentan con registros y observaciones en los límites de la provincia como la lagartija colilarga (Psammodromus algirus), víbora hocicuda (vipera latastei) y salamanquesa común (Tarentola mauritanica).

De la lagartija italiana (Podarcis sicula) hay citas y registros, siendo poblaciones introducidas desde los puertos.

vibora-cantabrica-vipera-seoanei-eyes

Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera seoanei) entre la maleza, entre tojos y maleza, en Euskadi.

Si sumáramos éstas y alguna introducida, estaríamos hablando de prácticamente la mitad de las especies ibéricas. ¡De Aúpa, no crees? Pues vamos a conocerlas… 😉

Reptiles del País Vasco (23):

  1. Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)
  2. Culebra viperina (Natrix maura)
  3. Culebra de escalera (Zamenis scalaris)
  4. Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)
  5. Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)
  6. Culebra lisa europea (Coronella austriaca)
  7. Culebra lisa meridional (Coronella girondica)
  8. Eslizón tridáctilo ibérico (Chalcides striatus)
  9. Salamanquesa común (Tarentola mauritanica)
  10. Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)
  11. Lagartija de las Pitiusas (Podarcis pityusensis)
  12. Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)
  13. Lagartija ibérica (Podarcis hispanica)
  14. Lagartija roquera (Podarcis muralis)
  15. Lagarto ocelado (Timon lepidus)
  16. Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)
  17. Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi)
  18. Lución (Anguis fragilis)
  19. Víbora áspid (Vipera aspis)
  20. Víbora de Seoane (Vipera seoanei)
  21. Galápago leproso (Mauremys leprosa)
  22. Galápago europeo (Emys orbicularis)
  23. Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)

Anfibios del País Vasco (16)

  1. Rana ágil (Rana dalmatina)
  2. Rana bermeja (Rana temporaria)
  3. Rana común (Pelophylax perezi)
  4. Rana patilarga (Rana iberica)
  5. Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
  6. Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  7. Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)
  8. Sapillo moteado común (Pelodytes punctatus)
  9. Sapo común (Bufo bufo)
  10. Sapo corredor (Bufo calamita)
  11. Sapo partero común (Alytes obstetricans)
  12. Salamandra (Salamandra salamandra)
  13. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)
  14. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  15. Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)
  16. Tritón pirenaico (Calotriton asper)

Como has podido comprobar, gracias a la variedad de ecosistemas encontramos gran variedad de anfibios y reptiles. Paseamos a continuación a describir las principales familias y especies con muuuchas imágenes de referencia… 🙂

Las serpientes del Pais Vasco…

El País Vasco tiene especies de serpientes muy interesantes y bellas,  y alguna de ellas bastante escasa y difícil de ver, como la culebra de esculapio (Zamenis longissimus), por otro lado uno de los ofidios más largos que se pueden encontrar llegando a sobrepasar los 2 metros de longitud total.

Créditos: Aritz Ibarzabal

Créditos: Pedro Luna Guillén.

Créditos: Aritz Ibarzabal

Está bien distribuida por los valles húmedos de Bizkaia y Gipuzkoa, pero por desgracia, estas son unas de las zonas más edificadas y con mayor presión humana de todo Euskadi, por lo que lo que está en clara recesión. A pesar de esto, Euskadi es una de las zonas donde más fácil se la puede encontrar de toda su distribución peninsular, junto con el prepirineo y sierras del norte de Cataluña.

mapa zamenis longissimus

Mapa aproximativo de esta escasa especie en la península.

Otra culebra muy abundante en el País Vasco es la llamada culebra de collar (Natrix astreptophora), donde en algunos sitios además de verse con facilidad, se pueden encontrar animales melanóticos o melánicos como los que puedes ver en las siguientes imágenes.

Créditos: Aritz Ibarzabal

Créditos: Alberto González

Créditos: Alberto González

Créditos: Aritz Ibarzabal

La víbora de Seoane o cantábrica (Vipera Seoanei) es también muy comùn en determinadas zonas más húmedas de clima Cantábrico. Se la suele ver soleandose en zonas de brezo bajo (U.europaeus, D.cantabrica, Erica.sp..).

Y es una especie muy muy muy polimórfica (variación de color y patrón entre individuos) como vas a poder disfrutar a continuación…

Créditos fotografías víboras cantábricas: Aritz Ibarzabal.

Todos estos ejemplares son de fotografias recientes y del País Vasco. ¡Alucinante, verdad?!

Los lacértidos del Pais Vasco

Los lagartos y las lagartijas por suerte se ven por doquier tanto en ciudades, pueblos como zonas más agrestes… destaca por un lado el precioso Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata).

Créditos: Aritz Ibarzabal. Hembra.

Créditos: Aritz Ibarzabal. Macho.

Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Créditos: Alberto González

Es un lagarto de mediano tamaño (30 cm) que se encuentra en muchos ecosistemas, gustandoles especialmente los lindes de caminos, canchales y brezales. Su color verde, su porte y su pose hace de esta especie una muy especial en Euskadi para nosotros.

Y por el otro lado no debemos de dejar de mencionar al Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi), presente aquí en su límite de distribución y además se le puede ver junto al lagarto verde occidental en determinadas zonas. Es un lagarto de cabeza corta y ancha, coloreada ésta en los machos de azul en época de celo, en una especie por lo general, con coloración verde y el abdomen amarillento.

Créditos: Ander Izagirre Egaña. Macho.

Créditos: Ander Izagirre Egaña. Macho.

Créditos: Alberto González. Hembra.

Créditos: Ander Izagirre Egaña. Juvenil.

En cuanto a las lagartijas, hay dos especialmente llamativas y “propias” de Euskadi, como son la Lagartija roquera (Podarcis muralis), la cual se encuentra por casi todas las cuadrículas, siendo muy antrópica…

Créditos: Aritz Ibarzabal

…y la menos conocida Lagartija de turbera (Zootoca vivipara), especie que necesita zonas con mucha humedad, como las turberas de Sphagnum, bosques y riberas de los ríos. Al vivir en zonas con poco sol su coloración suele ser marrón oscura, siendo fácil ver ejemplares melánicos.

Créditos: Aritz Ibarzabal

Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)

Créditos: Alberto González. Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)

Las ranas y sapos del País Vasco

Una de las cosas que más caracteriza la región son las abundantes precipitaciones anuales (1800 mm/año), que ayudan a la proliferación de muchas especies de anfibios.

Ranita de San antonio (Hyla Molleri ). Créditos: Aritz Ibarzabal

Las especies más comunes y repartidas son el sapo común, sapo partero, tritones palmeado y Tritón jaspeado entre otras, pero en este artículo hablaremos de otras no tan conocidas pero igual de interesantes…

El sapo común (Bufo spinosus) y el sapo partero (Alytes obstetricans) cuentan con  buenas poblaciones y destacan, uno por su grandeza y porte y otro por su belleza casi oculta, pues es difícil de localizar en muchas ocasiones.

Créditos: Alberto González

Sapo común en Navas de Estena.

Créditos: Alberto González

Las Ranas pardas (Rana dalmatina, Rana temporaria, Rana iberica)

¿Sabías que en Euskadi están presentes 3 de las 4 especies de ranas pardas ibéricas? Para diferenciarlas tendremos que tener en cuenta sus respectivas distribuciones y algunos datos anatómicos.

La rana ágil (Rana dalmatina), se diferencia de la rana bermeja por un hocico más puntiagudo y un tímpano más grande y cerca del ojo que R. temporaria. Se dice además que si extendemos sus patas traseras, éstas sobresalen más allá del hocico, mientras que con R. temporaria no lo supera.

Créditos: Alberto González. Rana ágil (Rana dalmatina)

La rana iberica (Rana patilarga), se diferencia de las dos por su reducido tamaño, y por sus colores apagados parduzcos. Es además una rana de riachuelo o arroyo montañoso, mientras que bermeja y dalmatina son mucho más terrestres.

Créditos: Aritz Ibarzabal

La rana bermeja (Rana temporaria), es la más grande, robusta y terrestre, en general, que las dos anteriores y presenta además colores más naranjas o rojizos.

La rana pirenaica (Rana pyrenaica) sería la 4º en cuestión, pero no está presente en Euskadi.

La rana pirenaica (Rana pyrenaica), sólo se encuentra en pirineos centrales.

Los tritones y salamandras del País Vasco

La salamandra común es la reina indiscutible de los anfibios del País Vasco, uno de los anfibios más abundantes y la más hermosa en nuestra opinión.

Se la puede encontrar en tardes o noches no muy frías, de reciente lluvia, desde en riberas de riachuelos y ríos, pasando bosques autóctonos mixtos y hayedos, hasta en las laderas montañosas.

Salamandra s. fastuosa. Huesca. Créditos: Alberto González

A pesar de la creencia de que es una especie muy exigente o especializada, se reproducen también en rodadas de coche en pistas forestales y se han adaptado a las plantaciones madereras alóctonas, como el eucalipto. Y por supuesto es inofensiva para el ser humano.

Tortugas y galápagos del País Vasco

Si bien no hay tortugas de tierra o terrestres, las únicas especies que se pueden observar por estas tierras son los dos galápagos peninsulares: el galápago leproso (Mauremys leprosa) y el galápago europeo (Emys orbicularis). Siempre claro está con el permiso del omnipresente galápago de florida, especies alóctonas e invasoras también por desgracia aposentadas en estos ríos y lagos o lagunas.

Galápago leproso en una charca de El Robledo.

Galápago leproso (Mauremys leprosa)

Galápago europeo (Emys-orbicularis)

Galápago europeo (Emys orbicularis)

Y este es el resumen que hemos hecho para que te hagas una idea de toda la biodiversidad hérpeta que hay en el País Vasco, y nos ayudes a respetarla, valorarla,  y cómo no, ¡a protegerla!

Porque lo que se conoce es más fácil conservarlo, te animamos a que tú también ayudes compartiendo este artículo en tus redes sociales o grupos de amigos.

¡Hasta la vista! Eskerrik asko!

Listado anfibios península iberica 2019 españa

¿Cuántas especies de anfibios hay en la Península Ibérica? (2019)

De las aproximadamente 7.500 especies de anfibios del mundo estimadas, en la Península Ibérica contamos con 28 especies de anfibios, según la última lista patrón de la Asociación herpetológica Española diciembre 2018.

Pero no te confundas, 28 especies de anfibios en el hemisferio norte y en Europa son muchísimas. Ten en cuenta que España es el país con mayor número de especies anfibias de Europa y de gran parte de Oriente, si exceptuamos a Grecia.

Sea como fuere, recuerda que este listado tiene un carácter predominantemente didáctico y sobre todo esperamos que disfrutes leyéndolo. Venga, saquemos la calculadora… 😉

A bote pronto tenemos 8 especies de ranas divididas en 4 familias, 2 Hyla, 1 Pelophylax, 4 Ranas verdaderas y 1 híbrido*.

*La llamada Rana híbrida de Graf  (Pelophylax kl. graf), que se distribuye por el norte de la peninsular y sur de Francia. Al ser una especie “establecida”, por decirlo así, sí la vamos a incorporar en este listado.

¿Listamos además a la Ranita de San Antonio europea (Hyla arbórea), que en pirineos entra en algunas zonas a los límites españoles, según algún autor? Pues haciendo caso al órgano referente (Asociación Herpetológica Española), no la añadiremos.

Sumamos ahora las 11 especies de sapos más otra especie alóctona establecida en el este de Cataluña que es el sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus) que sí vamos a incorporar. Serían entonces ya 18 especies entre sapos y ranas.

Bien, ahora sumemos las 2 especies de salamandras peninsulares: Chioglossa y Salamandra (salamandra rabilarga y salamandra común). Estamos ya en 21 especies.

Ahora sumamos a estas 21 especies los tritones con sus 7 especies, sumando al Gallipato (Pleurodeles waltl). En total tenemos 28 anfibios con rango de especie en la península ibérica en 2019.

  1. Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica)
  2. Salamandra común (Salamandra salamandra)
  3. Tritón pirenaico (Calotriton asper)
  4. Tritón del Montseny (Calotriton arnoldi)
  5. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)
  6. Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)
  7. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  8. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)
  9. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)
  10. Gallipato (Pleurodeles waltl)
  11. Sapo partero común  (Alytes obstetricans)
  12. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)
  13. Sapo partero bético  (Alytes dickhilleni)
  14. Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)
  15. Sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus)*
  16. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  17. Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus)
  18. Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)
  19. Sapo común (Bufo spinosus)
  20. Sapo corredor (Bufo calamita)
  21. Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
  22. Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  23. Rana común (Pelophylax perezi)
  24. Rana ágil  (Rana dalmatina)
  25. Rana patilarga (Rana iberica)
  26. Rana pirenaica (Rana pyrenaica)
  27. Rana bermeja (Rana temporaria)
  28. Rana híbrida de Graf  (Pelophylax kl. graf)*?
  • Sapillo moteado mediterráneo (Pelodytes hespericus)**
  • Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus)

*especie introducida, ** Especie propuesta pero no aceptada.

Sapo balear – Bufotes balearicus y Sapillo Balear “Ferreret” – Alytes muletensis son especies de las Islas Baleares no peninsulares que no contemplamos en el listado.

Salamandras de la Península Ibérica:

1- Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica)

Pequeña, alargada, cola más larga que el cuerpo, negra, dorada y rojiza, es una de nuestras joyas endémicas más raras y bellas al mismo tiempo. Se distribuye por Galicia, Asturias y norte de Portugal. Suele habitar en zonas encharcadas o en el lecho y orillas de riachuelos y ríos. No es raro verla bajo el agua en muchas ocasiones.

salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-01

Salamandra rabilarga (chioglossa lusitanica) sobre una piedra de mineral de hierro…

File:Distribuicao-geografica-chioglossa-lusitanica.png

2- Salamandra común (Salamandra salamandra)

Un urodelo de mediano tamaño, normalmente negro con manchas, puntos o franjas amarillas por todo el cuerpo. La península Ibérica cuenta con 9 subespecies, siendo la zona de europa con mayor número. Una especie bastante común por suerte, se distribuye desde Cataluña, por todo el norte y centro peninsular (Sierra de Guadarrama y Gredos, Montes de Toledo), Portugal y noroeste de Andalucia.

Salamandra común (Salamandra salamandra)

Hay poblaciones también en las sierras de Cádiz y Málaga. Tiene una gran variación cromática y morfológica y está en continuo estudio genético. Si quieres ver todas las subespecies de Salamandra salamandra de la península ibérica, pincha aquí.

Tritones de la Península Ibérica:

3- Tritón pirenaico (Calotriton asper)

Urodelo de alta montaña, aunque también se le puede ver en valles y zonas más bajas, pero eminentemente relacionado con hábitats montañosos del Pirineo, donde se distribuye con mayor o menor abundancia desde las zonas basales hasta los 2.200 m de altitud o más. Es esquivo, de piel grisácea y cubierta de tubérculos (asper = rugoso) y está en clara recesión por diversos factores humanos y medioambientales.

Calotritón asper (-tritón pirenaico- (Ordesa)

Mapa Calotriton asper.png

4- Tritón del Montseny (Calotriton arnoldi)

Anfibio endémico de zonas muy concretas y reducidas noreste de la península ibérica (Cataluña). Está amenazado de extinción debido a la destrucción y/o contaminación de su hábitats.

Créditos: ca.wikipedia.org -Benny Trapp –

File:Mapa Calotriton arnoldi.png

5- Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Es otro urodelos “de montaña” aunque le he observado en Llanes (Asturias) a nivel del mar. Se distribuye por la cornisa cantábrica, principalmente y fue introducido en el macizo de Peñalara en los años 80, contanto con una amplia población a día de hoy.

Ichthyosaura-alpestris-01

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Triturus alpestris dis.png

6- Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)

De coloración verde grisácea y dos estrías típicas laterales, su nombre común se debe a las membranas interdigitales de las patas posteriores y se distribuye por todo el norte de España y Portugal.

Hembra (izquierda) y Macho (derecha) de tritón palmeado.

Hembra (izquierda) y Macho (derecha) de tritón palmeado.

7- Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Su coloración verde y negra le distingue de otros tritones europeos, es una auténtica belleza de nuestras lagunas y ríos. En general tiene un tamaño grande, aunque hay poblaciones más pequeñas. Está presente el la mitad noroeste peninsular, desde la Sierra de Madrid hasta Galicia.

Tritón-jaspeado-Triturus-marmoratus-bicheando

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Mapa Triturus marmoratus.png
8- Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Nuestro pequeño “marmoratus” (antes se le catalogaba como subespecie de T. marmoratus) es otro endemismo de la península ibérica y tiene rango de especie propio.

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Mapa Triturus pygmaeus.png

Aunque se distribuye desde el sur del río Tajo en principio, se han encontrado recientemente poblaciones al norte de la Sierra de Madrid, Burgos o en Gredos y otras zonas del norte de Extremadura. Tiene una amplia zona de confluencia con T. marmoratus.

9- Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

El tritón más pequeño de todos, que puede confundirse con el tritón palmeado en zonas de confluencia aunque éste tiene el vientre naranja, mientras que el tritón palmeado lo tiene amarillo, ojo!

Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

Lissotriton boscai range Map.png

10- Gallipato  (Pleurodeles waltl)

No es un “tritón”, propiamente dicho, pero le ubicaremos aquí. De piel grisácea punteada de diversos ocelos, es el urodelo de mayor tamaño de Europa occidental, alcanzando más de 22 cm en muchas ocasiones.

pleurodeles-waltl-gallipato-madrid-02

Gallipato (Pleurodeles waltl)

Pleurodeles waltl range Map.png

Como defensa contra depredadores, las costillas tienen puntas afiladas que salen perforando la piel cuando son atacados o manipulados. Se distribuye por las tres cuartas partes del centro y sur peninsular hasta el norte de África (-P. nebulosus– de las zonas mediterráneas de Argelia y Túnez y –P. poireti, un endemismo puntual en Argelia.

Sapos de la Península Ibérica:

11- Sapo común (Bufo spinosus)

El mayor de nuestros anuros, de tamaño considerable, piel con verrugas, dura, áspera y unos grandes ojos rojos o anaranjados inconfundibles. Por desgracia está en recesión en todas sus áreas de distribución y cada día en menos “común”.

bufo-spinosus-gredosicola-2016

Sapo común (Bufo spinosus)

mapa de distribución sapo común en europa y norte africa

Distribución de las 4 especies de Bufo en Europa y Norte de África: Rojo: Bufo spinosus. Azul: Bufo bufo. Marrón: Bufo verrucosissimus. Verde: Bufo eichwaldi.

Presenta un gran polimorfismo cromático, ya que tiene una amplia zona de distribución, por toda la península ibérica, si bien hay ya muchas áreas donde no se observan animales o no hay citas recientes (como el caso de Soria y alrededores y muchas partes de Castilla la Mancha).

12- Sapo corredor (Epidalea calamita) 

Más pequeño que el sapo común, pero mucho más “común” en nuestros campos, por la fortaleza inmunitaria y biológica demostrada estos últimos años, su nombre le viene de su hábito a andar, en vez de saltar. También tiene un rango de distribución que abarca toda la península.

sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Sapo corredor (Epidalea calamita)

Mapa Epidalea calamita.png

13- Sapo partero común (Alytes obstetricans)

Sapito de pequeño tamaño y colores claros. Los machos transportan y cuidan de los huevos en su espalda, de ahí su nombre. Esta especie está distribuida por el norte, centro de la península y la costa levantina Española, hasta granada, aproximadamente.

Alytes-obstetricans-sapo partero común

Sapo partero común (Alytes obstetricans)

14- Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Como las demás especies de sapos parteros, los machos cuidan de las puestas, llevándolas a la espalda. Es muy parecido al sapo partero común y se distingue por su canto y los puntos rojos en el dorso, principalmente. Esta especie es un endemismo del centro y sur de la península ibérica.

alytes-cisternasii-04-puesta

Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Alytes cisternasii range Map.png

15- Sapo partero bético (Alytes dickhilleni)

sapo partero betico Alytes dickhilleni

Éste precioso sapillo con el dorso granulado de bonitos puntitos verdes y un poco más esbelto y alargado que los otros alytes es otro endemismo del sur peninsular, que se distribuye por Andalucía oriental, sur de Castilla la Mancha (Albacete) y oeste de Murcia.

 

Mapa Alytes dickhilleni.png

16- Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapo pequeño y con forma de ranita, oscuro o grisáceo con dos tipos de patrón. O bien moteado o bien rayado con tres franjas longitudinales. Está presente en los 3 tercios del centro y oeste peninsular, principalmente.

Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

17- Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus)

Especie norteafricana introducida en Francia a finales del siglo XIX desde donde se extendió al norte de Cataluña, desde Roses hasta Girona, actualmente y según las identificaciones realizadas. Hay citas de la especie en El País Vasco de hace años, pero no se conocen (al menos el autor de este artículo) menciona de poblaciones estables en otros puntos.

Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus)

Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus) Créditos: commons.wikimedia.org -Kogia-

Discoglossus pictus dis.png

18- Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Su nombre describe las dos “espuelas” oscuras que tiene en las patas posteriores y que le sirven para excavar y enterrarse a gran profundidad, si es necesario. Un sapo presente en casi toda la península, menos en amplias zonas de levante y norte de España.

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Distribucción Pelobates cultripes.png

19- Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)

El sapillo moteado es una especie en estudio y revisión actual, que se extiende por el sur de Europa occidental, desde Italia y Francia hasta centro y noreste de España. Es un experto del camuflaje. Su coloración es muy variable, del verde oscuro al oliva y marrón (adaptado al entorno).

pelodytes-punctatus-Sapillo-moteado-común-01

Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)

20- Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) 

Otro rey del camuflaje. De tamaño pequeño (no sobrepasa los 4 cm de largo) es una especie recientemente descrita (2000). Cabeza tan larga como ancha y hocico redondeado. Se encuentra en charcas temporales poco profundas en la mitad centro sur peninsular (Andalucía principalmente).

Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) Créditos: commons.wikimedia.org -Benny Trapp-

mapa distribución especies sapillo moteado pelodytes 2017

Mapa distribución nuevas especies propuestas de sapillo moteado pelodytes ssp. 2017. Verde: Pelodytes atlanticus. Azul: Pelodytes hespericus. Naranja: Pelodytes ibericus. Morado: Pelodytes punctatus.

Ranas de la Península Ibérica:

21- Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

Hasta 2008 descrita como subespecie de Hyla Arbórea (europea), se distribuye por la mitad norte y oeste peninsular. hay zonas que abunda mucho y otras sin embargo es muy difícil verla.

Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

File:Mapa Hyla molleri.png

Individuos verdes con la característica franja lateral oscura desde la cabeza a la cloaca (se han observado otros individuos grises en alguna ocasión).

22- Ranita Meridional (Hyla meridionalis)

De menor tamaño que la ranita de San Antonio Ibérica. La franja lateral oscura sólo llega hasta la altura de las patas anteriores.

Ranita de San Antonio Meridional (Hyla Meridionalis)

Ranita de San Antonio Meridional (Hyla Meridionalis)

Se encuentra en el suroeste de la península ibérica, Cataluña, Menorca y el norte de África.

RangeMapHylaMeridionalis.png

23- Rana común (Pelophylax perezi)

Es la rana más abundante (presente en toda la geografía), de piel de color verde y/o marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara que recorre la columna vertebral a lo largo de todo el dorso.

rana-comun-pelophylax-perezi-01

Rana común (pelophylax perezi)

Pelophylax perezi range Map.png

24- Rana ágil  (Rana dalmatina)

Común en casi toda Europa. Tiene unas patas muy alargadas y desproporcionadas respecto al cuerpo. Su color principal es el marrón claro o rojizo con manchas marrón oscuro repartidas por el dorso.

Rana ágil (Rana dalmatina)

Mapa Rana dalmatina.png

25- Rana patilarga (Rana iberica)

Una pequeña rana marrón rojiza que habita el norte y oeste de la península y en el Sistema Central. En serio declive poblacional. En Madrid ocupa zonas de media y alta montaña, principalmente.

rana-patilarga-rana-iberica-02

Rana patilarga (Rana iberica)

Rana iberica range Map.png

26- Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Una rana pequeña (la más pequeña de las ranas pardas), de cuerpo esbelto y un color del pardo anaranjado al grisáceo, poco atigrado, para este endemismo pirenaico. Una joya ibérica con una distribución muy limitada.

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pyrenaica range Map.png

27- Rana bermeja (Rana temporaria)

Una rana más terrestre que acuática de color pardo o verdoso y largas patas que se distribuye por todo el norte de España, desde Galícia a Cataluña y resto de Europa occidental.

Rana bermeja (Rana temporaria)

Rana bermeja (Rana temporaria)

Mapa Rana temporaria.png

28. Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi)

La llamada rana híbrida de Graf, es el resultado del cruce de nuestra rana común con la europea (P. ridibundus). El híbrido resultante es estéril si se cruza con otros híbridos, pero al cruzarse con nuestra rana común (P. perezi) puede dar descendientes. Se ha citado a esta especie híbrida en la zona de Pirineos desde Cataluña, Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco y el sur de Francia.

Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi)

Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi). Créditos: Benny Trapp.

Mapa Pelophylax grafi.png


Uff y bueno, esto todo amigos (que no es poco). Esperamos que hayas podido conocer mejor estas 28 especies de anfibios de la Península Ibérica en 2019 y te sea útil y si crees que falta o sobra alguna especie ten en cuenta que ésta es una lista personal y propia, pero razonada y argumentada en la medida de lo posible.

Gracias por tu tiempo y recuerda que todas las especies de anfibios de la Península Ibérica están protegidas por ley y son patrimonio de todos. Cuídalas.

Fuentes consultadas:

https://www.herpetologica.es/attachments/article/137/Nueva_Lista_Patron_2018.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Anfibios_de_Espa%C3%B1a

http://www.vertebradosibericos.org/anfibios/listaanfibios.html

http://www.anfibios-reptiles-andalucia.org/peninsulares.htm

http://siare.herpetologica.es/bdh/distribucion

Mapas aproximativos. Derechos y créditos: https://es.wikipedia.org

¿Cuántas subespecies de salamandra común hay en la península ibérica?

El género Salamandra se compone de 6 especies. Una de ellas, la de mayor distribución y número de subespecies, es la especie Salamandra salamandra.

Y en la Península Ibérica tenemos la gran suerte de contar con la presencia de 9 subespecies, de las 13 existentes en Europa actualmente.

La salamandra común es una de especie en la que convergen varios mitos y leyendas. Por ejemplo es llamada “salamandra de fuego” o “fire salamander” -en inglés-, porque se creía que nacía del fuego mismo.

Salamandra s. fastuosa. Huesca. Créditos: Alberto González

Salamandra s. fastuosa. Huesca. Créditos: Alberto González

Antiguamente, en los leños y troncos de madera que se cortaban y  apilaban para hacer fuego y calentarse en las casas, había salamandras escondidas. Cuando el leño ardía, éstas salían huyendo del calor y dejaban alucinados a los paisanos, creando así el mito de un animal que nace y resiste al fuego.

Salamandra s. bernardezi. Asturias. créditos: Gonzálo Gil

Salamandra s. bernardezi. Asturias. Créditos: Gonzálo Gil

Otro mito interesante del norte peninsular decía que las salamandras envenenan la leche de las vacas al mamar de sus ubres. Principalmente en Asturias y Galicia persiste este mito totalmente falso infundado. No sabemos a ciencia cierta el porqué de este bulo, ¡así que si lo sabes no dejes de comentar este artículo!

Culebra de collar devorando una salamandra común

Culebra de collar devorando una salamandra común. Porque por mucho “veneno” que tengan las salamandras, son siempre una deliciosa comida para algunas serpientes, aves y mamíferos. Créditos: Adrián Dorado.

La realidad de estos urodelos los bosques y dehesas es que son anfibios inofensivos, lentos, tranquilos y esquivos.

Y sí, es una especie tóxica, porque ha desarrollado la capacidad de segregar una toxina llama salamandrina para defenderse de potenciales depredadores como reptiles, aves, mamíferos etc. pero para el hombre estas toxinas solo son molestas e irritantes en el peor de los casos.

De todas formas, lo mejor es no manipularlas. Por suerte es un animal que se puede disfrutar durante bastante tiempo ya que no suele desplazarse rápido.

Y ya después de esta introducción, conozcamos, una a una, las 9 subespecies de Salamandra salamandra de la Península Ibérica, de las 13 subespecies totales.

  1. S. s. almanzoris (Sistema central ibérico)
  2. S. s. bejarae (Sistema central, Extremadura, Castilla León…)
  3. S. s. bernardezi (Este de Galicia, Asturias y oeste de Cantabria)
  4. S. s. crespoi (Portugal y oeste de Huelva)
  5. S. s. fastuosa (Desde Cantabria hasta pirineos centrales)
  6. S. s. gallaica (Galicia y norte y centro Portugal, principalmente)
  7. S. s. morenica (Sierra Morena hasta oeste de Murcia)
  8. S. s. terrestris (Cataluña. A veces mal nombrada como “S. s. hispánica”)
  9. S. s. longirostris (Sistema Bético)*
  10. S. s. beschkovi (Bulgaria)**
  11. S. s. gigliolii (Italia)
  12. S. s. werneri (Grecia)
  13. S. s. salamandra (Europa central, Cárpatos…)
  14. S. terrestris (Francia, Alemania, Austria…)

*Especie ibérica en revisión. **Especies no ibéricas.

Salamandra salamandra gallaica. Amplexo. Créditos: Luis Guilherme Sousa

Salamandra s. gallaica. Amplexo. Créditos: Luis Guilherme Sousa

Para comprender mejor esta diferenciación en la península, vamos a orientarnos con este mapa aproximativo de distribución por subespecie que hemos actualizado en 2019:

Mapa distribución subespecies salamandra península Ibérica

Mapa aproximativo. Subespecies salamandra común. Península Ibérica.

1.- Salamandra s. terrestris

Salamandra s. terrestris. Parque natural del Montseny

Salamandra s. terrestris. Parque natural del Montseny

Salamandra s. terrestris. Parque natural del Montseny

Salamandra s. terrestris. Parque natural del Montseny

Ésta salamandra se distribuye por Aragón y Cataluña. Tiene un tamaño mediano y muestra dos franjas amarillas discontinuas desde la cabeza a la cloaca o bien manchas irregulares a lo largo del cuerpo de base negra.

Mal llamada Salamandra s. hispánica, porque más allá de ser un endemismo (esta subespecie) de Cataluña y Aragón, es la subespecie que colonizó Europa.

Es decir que el resto de subespecies de Salamandra Europeas tienen su origen en los antepasados de nuestra S. s. terrestis. Es desde la península iberica desde donde la salamandra común colonizó otras partes de Europa occidental y oriental. Interesante, ¿verdad? 🙂

Está en contacto directo con S. s. fastuosa en el Norte de Aragón y frontera oeste con Cataluña.

2.- Salamandra s. fastuosa

Salamandra s. ejemplar intermedio entre “terrestris” y “fastuosa” en Benasque. Créditos: Enrique Ruiz Ara

Salamandra s. con morfología “fastuosa”, en Benasque. En el Valle de Benasque, como decíamos, se pueden ver ejemplares intermedios fastuosa/terrestis. Créditos: Alberto González

Ejemplar intermedio entre “terrestris” y “fastuosa” en benasque. Créditos: Alberto González

salamandra fastuosa

Patrón típico de Salamandra s. fastuosa (Selva de Oza)

Una subespecie medianamente grande, muy bonita, con ese jaspeado negro…  Se distribuye principalmente por Asturias oriental, Cantabria, País Vasco y Pirineos occidentales.

En contacto con S. s. terrestris en el oeste del pirineo catalán. De tamaño medio o grande, también se diferencia, en general, por presentar un patrón cromático inverso a S. s. bernardezi, con una base amarilla con franjas negras.

3.- Salamandra s. bernardezi

Salamandra s. bernardezi (Las Arenas)

Salamandra s. bernardezi (Las Arenas)

Salamandra s. bernardezi (Llanes)

Salamandra s. bernardezi (Oviedo)

Este de Galicia, Asturias y oeste de Cantabria (donde entra en contacto desde Unquera hacia el sur y el este con la subespecie cántabra “Salamandra s. fastuosa”.

Salamandra de mediano tamaño, con grandes variaciones cromáticas: desde completamente negras (zona de Llanes) hasta completamente amarillas o marrones, punteadas, rayadas…  Sus colores más típicos o reconocibles podrían ser bandas amarillas sobre una base negra.

3b.- Salamandra s. alfredschmidti

Salamandra s. alfredschmidti (Centro de Asturias)

Salamandra s. alfredschmidti (centro de Asturias)

salamandra-salamandra-alfredschmidti-05

Salamandra s. alfredschmidti (centro de Asturias)

Su distribución se limita a dos o tres valles del centro de Asturias desde el sur de Oviedo a zonas interiores de Sebares. Esta variedad de salamandra es con diferencia la más pequeña de todas las salamandras ibéricas.

Ha tenido rango de subespecie como tal durante unos 10 años (desde 2006, estudio genético y publicación por los investigadores Alemanes Köhler y Steinfartz) pero finalmente la AHE no la considera como tal y sí como una variedad morfológica o ecotipo de “bernardezi”.

Hay dos variedades principales: la color café, chocolate y la variedad “amarilla”, todas ellas en general con una banda negra a lo largo del dorso, desde la cabeza hasta la cola.

4.- Salamandra s. gallaica

Salamandra común (Salamandra salamandra gallaica)

Salamandra común (Salamandra salamandra gallaica)

Salamandra común (Salamandra salamandra gallaica)

Salamandra común (Salamandra salamandra gallaica)

Galicia, centro y norte de Portugal, llegando a la frontera con Extremadura y noroeste de Huelva. Grande, robusta y con un patrón muy barroco, con grandes manchas amarillas y pintas rojas, por regla general.

5.- Salamandra s. bejarae

Salamandra s. bejarae (Sur de Castilla León)

Salamandra s. bejarae (Ávila)

Salamandra salamandra bejarae, Cáceres. Créditos: Rodrigo lópez.

Salamandra s. bejarae (Cáceres). Créditos: Rodrigo López.

Salamandra s. bejarae en el norte del Parque Nacional de Cabañeros...

Salamandra s. bejarae. Montes de Toledo.

La salamandra de Béjar ocupa el Sistema Central, Sistema Ibérico, Montes de Toledo, norte y oeste de Castilla León, Oeste y norte de Extremadura, sur de Albacete, Murcia, Burgos… Podría ser una de las subespecies más heterogéneas y menos definidas. Un cajón desastre, vamos… 😉

De hecho, se consideraba hasta hace poco que las poblaciones de la Sierra de Guadarrama eran de esta subespecie, hasta que posteriores estudios (estudio taxonómico de salamandras del Sistema Central, Ibérico y Montes de Toledo) desvelaron que estaban enmarcadas dentro de la subespecie “Almanzoris” que ocupa la Sierra de Gredos, principalmente.

Las más típicas presentan manchas rojas en  glándulas parótidas, aunque también las hay sin manchas rojas, como en la de la 1º fotografía anteriormente mostrada.

6.- Salamandra s. almanzoris

herpetologia para todos bicheando

Salamandra s. almanzoris en Gredos. Créditos: Alberto González

Salamandra s. almanzoris en Gredos. Créditos: Alberto González

Salamandra s. almanzoris en Gredos. Créditos: Alberto González

Salamandra s. almanzoris en Guadarrama. Créditos: Alberto González

Salamandra s. almanzoris en Guadarrama. Créditos: Alberto González

La salamandra del Almanzor se distribuye por el sistema central (Sierras de Guadarrama y Gredos). De tamaño medio, hay dos patrones de color principales. Unos individuos más melatonicos o melánicos, con falta o pocas manchas amarillas, en torno al Circo de Gredos y las Cinco Lagunas, y otras con un patrón muy parecido a “Bejarae”, más comunes en la sierra de Guadarrama.

Puede llegar a tener un gran tamaño y por regla general, y su coloración habitual es una base negra con manchas amarillas en forma de “v” o “coma”.

7.- Salamandra s. crespoi

salamandra salamandra crespoi huelva

Diferentes morfotipos de Salamandra s. crespoi (Frontera de Huelva con Portugal) Créditos: Seba Gómez

La salamandra del Algarve es una bonita y gran especie, que se identifica por su rico y heterogéneo punteado amarillo que recorre todo el cuerpo. A veces presenta manchas rojas.

Se distribuye, como su propio nombre comùn indica, por el tercio sur de Portugal, principalmente en el Algarve y hasta el oeste de Huelva y suroeste de Badajoz. Parece ser que tiene una constante interacción con “S. s. morenica” y puede hibridar con ella.

No es raro verlas a nivel del mar en la costa atlántica portuguesa.

8.- Salamandra s. morenica

Salamandra salamandra morenica. Créditos: José Joaquín Santos Leal.

Salamandra s. morenica (Gerena). Créditos: José Joaquín Santos Leal.

salamanadra salamandra morenica Sierra Norte Sevilla Rodrigo López

Salamandra s. morenica (Sierra Norte Sevilla) Créditos: Rodrigo López

Salamandra salamandra morenica. Murcia.

Salamandra s. morenica (Sierra de Murcia) Créditos: Alberto González

La salamandra de Sierra Morena se distribuye por toda la sierra que le da su nombre vernáculo además de las Sierras de Cazorla, Segura, Alcaraz y Moratalla en Murcia. En la frontera de Huelva con portugal, está en contacto directo con la subespecies lusitanas Salamandra s. crespoi y Salamandra s. gallaica, con las que podría hibridar en ciertas zonas muy concretas de la frontera lusa.

Con un tamaño grande y un hocico alargado, presenta manchas rojizas y amarillas indistintamente por todo el cuerpo, aunque hay individuos muy rojizos y otros que no presentan mancha roja alguna.

9.- Salamandra s. longirostris

Salamandra salamandra longirostris. Créditos: Seba Gómez

Salamandra s. longirostris. Créditos: Seba Gómez

salamandra longirostris

Salamandra s. longirostris. Créditos: Juan Pablo González de la Vega

La salamandra penibética es una preciosa y gran salamandra, con un característico hocico alargado y puntiagudo, que se distribuye por el pico sur de la península ibérica, desde las sierras de Cádiz hasta las de Málaga (aparentemente extinta en la sierra de Granada).

Es una subespecie que presenta ciertos rasgos morfológicos y genéticos diferenciales por los que hay autores y estudios que afirman que se trataría de una especie con rango propio, más emparentada con las salamandras del norte de África (Salamandra algira ssp.). 

Resumiendo, en la Península Ibérica tenemos la mayor variedad de subespecies del género Salamandra; una riqueza inigualable que hay que valorar, proteger y conservar porque merece la pena. Estos duendecillos de nuestros bosques, dehesas y valles merecen más nuestra atención, pues entre otras cosas, son bioindicadores de salud ecológica donde viven.

Recuerda que, aunque tienen toxinas en la piel (las expulsan en forma de mucosa blanquecina), son animales inofensivos para el ser humano.

Para más información:

S.I.A.R.E. Servidor de Información de Anfibios y Reptiles.

Un estupendo grupo de Facebook sobre el género Salamandra.

Nuestra lista de reproducción sobre salamandras ibéricas en Youtube.

Y además, no pierdas de vista estas fantásticas referencias web:

https://soccatherp.files.wordpress.com/2018/01/9-salamandra-salamandra-gallaica-subcantc3a1brico1.pdf?fbclid=IwAR3OqAOAzzOh3NzZl-KrpR676lleIqs8sV2M8xgbnr6Hrqa2iHue7KHN4Jk 

https://soccatherp.files.wordpress.com/2018/01/9-salamandra-salamandra-gallaica-subcantc3a1brico1.pdf?fbclid=IwAR0u-FpWVSI1m2Y2zVCXyacFpYQfHewDraxBtwuKn8PRmXrQXdvCFvjT9so

http://www.naturalezacantabrica.es/2015/11/el-farragoso-mundo-de-las-subespecies.html

http://www.montesdevalsain.es/salamandra.html

http://www.alpensalamander.eu/?page_id=979&lang=es

https://www.faunaiberica.org/salamandra-comun

https://es.wikipedia.org/wiki/Salamandra_salamandra

http://www.caudata.org/cc/species/Salamandra/Salamandra_sp.shtml

...y a este gran libro:
http://fardatxoediciones.com/es/anfibios/the-genus-salamandra-history-ecology-systematics-captive-breeding--1203.html

Entrevista a Manuel Sobrino Senra “El Naturalista Cojo”

Charlamos hoy en Bicheando.net con un gallego muy comprometido y enamorado de la naturaleza y la conservación: Manuel Sobrino Senra o, quizá le conozcas como “El Naturalista Cojo”, blog del que es creador y autor desde hace casi ya 3 años.

Como decíamos Manuel es un naturalista “sin barreras” autodidacta, bloguero y fotógrafo aficionado. Autor del blog “El Naturalista Cojo”, que entre otras cosas ha sido finalista en los Premios 20Blogs 2017 y 2018.

Este Blog le ha brindado la oportunidad de contagiar su amor por la vida y la naturaleza y poder así inspirar a otras personas, no sólo a través de internet o las redes sociales, sino también por medio de diferentes actividades, charlas o talleres que da de vez en cuando. Por supuesto no faltan las visitas guiadas por “su” estuario que luego nos dirá cuál es…

– Muchas gracias por concedernos esta entrevista y un poco de tu tiempo Manuel.

–  ¡Gracias a vosotros! Un placer para mi participar en Bicheando.net, sin duda web de referencia para los amantes de los anfibios y reptiles, entre los que me incluyo.

Lo primero que llama la atención al conocer tu Blog y a ti es tu discapacidad física y, como sabemos que hay mucha gente en tu situación que se inspira contigo, nos gustaría que nos contaras sobre ella en la medida que quieras…

– Tengo espina bífida desde que nací, una lesión medular que me impide caminar. Por otro lado, estoy diagnosticado de Enfermedad de Crohn desde los 18 años, una enfermedad ésta mucho más limitante que la primera y seguramente menos conocida. Me ha dado y me da mucha guerra. Es crónica, y como tal he tenido que aprender a convivir con ella.

Poco te afecta en tus ganas y tu motivación en tus salidas a la naturaleza esta situación, ¿verdad?

– ¡Todo lo contrario! De hecho la naturaleza es el motor que empuja mi silla de ruedas. Salir al campo o al monte es mi excusa perfecta para hacer deporte al aire libre y mantenerme en forma física y mentalmente. Todo eso mientras me empapo de conocimientos y nuevas experiencias. Siempre se aprende algo, y eso engancha.

Algún mensaje de ánimo a esas personas que hayan pasado recientemente por tu situación.

–  Yo he aprendido mucho con mi enfermedad. Parece un tópico, pero no lo es. A veces pienso que tengo tanto que agradecerle a la vida, a pesar de todo… Me ha hecho ser quien soy y como soy, y me ha dado todo lo que tengo.

Cuando aceptas tu situación, cuando empiezas a ver el vaso medio lleno, cuando dejas de quejarte por todo, sólo entonces puedes empezar a ser feliz. La felicidad depende de ti, y solo de ti.

Esperamos seguir viéndote muchos años por el campo, divulgando y enseñado… ¿Algo que añadir a la anterior introducción que hemos hecho de ti?

– Actualmente me encargo de la sección de ecoturismo accesible en la revista multimedia Elecoturista.com, donde colaboro junto a buenos amigos como José Arcas o Alfonso Polvorinos.

Se trata de compartir experiencias, viajes a la naturaleza desde el punto de vista de una persona con movilidad reducida, valorando en cada momento el grado de accesibilidad de los lugares que visito. Siempre a modo de crítica constructiva y con el ánimo de acercar nuestros espacios naturales a todo el mundo. Os invito a entrar en la web y a echarle un ojo. ¡Merece la pena!

Retrocedamos a tu niñez… ¿Desde cuándo te has sentido atraído por la naturaleza?

-Ya desde muy pequeño disfrutaba observando e identificando los pajarillos que podía ver cerca de casa, a una edad en la que la mayoría de los niños piensan en cualquier cosa menos en aprender viendo pájaros. Supongo que fue algo innato en mí, que nací con ello y que fue creciendo y madurando conmigo.

Has comentado en alguna ocasión que a los 11 años es cuando despertó tu vocación…

Cuando leí “Animales Salvajes de África Oriental”, de Félix Rodríguez de la Fuente, un libro “dedicado a los niños” en el que Félix hablaba de captar el alma de los animales a través de la caza fotográfica.

Créditos: elindependiente.com

En el que me enseñaba “que el naturalista que arranca un secreto en el comportamiento de un ser vivo, se hace mucho más dueño de él que quien quiebra el curso de su existencia”. Sin darme cuenta, el maestro impartía sus primeras lecciones. Inmediatamente me puse a indagar sobre la vida, obra y milagros de aquel hombre. Ahí empezó todo…

¿Que valores tiene la figura Félix Rodríguez de la Fuente para ti?

Para mí, como para tantas personas de diferentes generaciones, es como un padre. Casi casi una religión, y eso que yo soy del 86, seis años después del trágico accidente en el que perdió la vida.

Me considero un hijo de Félix, el discípulo de un profeta que hablaba de lobos, linces y lirones caretos. Todo lo que consiguió él sólo en un país y una época en la que se premiaba la caza de cualquier “alimaña”, es algo que escapa a la comprensión de cualquier mortal.

Su “feeling” con los niños, su forma de comunicar, su capacidad de trabajo… Félix encarnaba valores y actitudes que a día de hoy estamos perdiendo. Necesitamos rescatar su legado.

En tu opinión, ¿faltan muchos de esos valores hoy en los Gobiernos, Ayuntamientos e instituciones?

– ¿Acaso queda algún atisbo de ellos en un mundo donde resurge con más fuerza que nunca la extrema derecha? ¿Dónde miles de emigrantes son olvidados y abandonados a su suerte? ¿Dónde se destina más inversión en armamento militar que en investigación para la cura de enfermedades? ¿Dónde son ignoradas las voces de alerta que llaman la atención sobre el calentamiento global que amenaza con borrarnos del mapa? Rotundamente si.

Es hora de actuar, no de lamentarse. Es hora de seguir la estela de esas personas que hacen la diferencia, que nos iluminan con su ejemplo. Si hago todo lo que hago es porque creo sinceramente que todavía hay esperanza, pero no podemos dormirnos en los laureles…

¿Y en la sociedad en general?

– Hay un problema de base… Si hablamos del tema ambiental ―una de las cuestiones más acuciantes de nuestro tiempo, si no la que más―, la educación en este sentido sigue siendo la asignatura pendiente, en la familia y en la escuela. Conozco profesores y padres que hacen una magnífica labor, pero son los menos. La naturaleza se enseña poco y mal. Falta pasión, falta alma en el mensaje. Mis referentes han sido y son mujeres y hombres apasionados: Félix Rodríguez de la Fuente, Jane Goodall, David Attenborough…

Todos con algo en común. Sabían ―y saben― comunicar, transmitir, contagiar. Tenemos que implicar a los niños en la causa ecologista. Sacarlos al campo, meterles naturaleza en vena. La educación es una inversión a largo plazo, pero es la única segura.

¿Tuviste la suerte en casa de tener algún tipo de influencia?

– Pues tengo que decir que no especialmente… En el entorno familiar fue mi padre el único que nos metió el gusanillo de los animales y la naturaleza. Él siempre tuvo animales en casa, y de la misma manera se ha esforzado para que mis hermanos y yo fuéramos educados en el respeto hacia ellos.

Recuerdo que le gustaba mucho ver ―y a veces dormir― los documentales de sobremesa de La 2. Yo me sentaba a su lado y juntos descubríamos morsas, leones o perritos de las praderas… De alguna manera fue despertando en mí la curiosidad por todo lo que veía.

-¿Qué regalos te da estar en contacto con la naturaleza?

-Lo es todo para mí. No concibo mi vida sin mi dosis diaria de  naturaleza… Cada vez hay más estudios que confirman los beneficios de los llamados “baños de bosque”, una práctica surgida en Japón en los años ochenta, que no es otra cosa que un paseo relajante por el campo, sin prisas; desconectar de todo para conectar con uno mismo en contacto con el entorno. Es mi medicina, y lo mejor de todo, sin efectos secundarios.

¿Has estudiado algo relacionado con la biología, ecología, medioambiente o similar?

-No. Todo lo que sé lo he aprendido de forma totalmente autodidacta, que creo que es la mejor forma de aprender. Sin presiones, porque realmente te gusta, sin más… Mis maestros han sido los libros, “El Hombre y la Tierra” y mi querido estuario del Miño.

Háblanos de ese “estuario” donde suponemos que también has aprendido mucho…

– El Estuario del Miño es el hogar del águila pescadora y del carricerín cejudo, una de las aves más amenazadas de Europa. Vive también la nutria, el aguilucho lagunero, la garceta grande, el ánade silbón, la avefría europea, el martín pescador, el escribano palustre y así hasta las más de 150 especies que he contabilizado a lo largo de varios años de observaciones.

Créditos: Flickr, Pirineísta

Es zona ZEPA y Lugar de Interés Comunitario (LIC) incluido por tanto en la Red Natura 2000. Distinción que comparte con el norte de Portugal, pues es este un espacio natural transfronterizo. Su mayor atractivo es la invernada de miles de aves acuáticas de septiembre a marzo, la mejor época para visitarlo…

El estuario del Miño es cultura, es historia, es paisaje. En mi opinión merece un grado más alto de protección que garantice su conservación, amenazada en los últimos años por una más que preocupante y palpable pérdida de biodiversidad…

A nivel personal el estuario del Miño es mi casa, mi mundo, el sitio donde quiero descansar para siempre, cuando llegue mi hora. Para mi tiene un valor sentimental incalculable.

¿Qué otras zonas te gustan de la Península Ibérica?

-Tenemos la suerte de vivir en el país con mayor número de Reservas de la Biosfera del mundo y el que más superficie aporta a la Red Natura 2000 de espacios naturales protegidos a nivel Europeo. Estos datos nos dan una idea de la increíble riqueza natural que atesoramos.

He tenido la suerte de viajar mucho en los últimos años… Cada sitio tiene su encanto y unas particularidades que lo hacen único. Pero tengo que reconocer que el único lugar capaz de hacer tambalear mi amor por el Baixo Miño es Asturias.

La creme de la creme de la fauna ibérica encuentra allí su último refugio. Osos, lobos, urogallos… Un auténtico paraíso para el amante de la naturaleza.

Cambiando de tema y centrándonos ya en tu proyecto personal “El Naturalista Cojo. ¿Por qué te lanzaste a escribir y divulgar?

– Era una necesidad vital. Una forma de aportar mi granito de arena y dar a conocer la enorme riqueza natural del Baixo Miño, que es el primer paso para despertar conciencias… Yo veía que mucha gente era incapaz de identificar un cormorán, por ejemplo, una de las aves más fáciles de observar y reconocer.

Muchos vecinos míos, gente que pasea a menudo por el río, me preguntaban qué era aquel bicho negro que veían siempre reposando con las alas abiertas. Lo mismo con garzas, garcetas y las diferentes especies de patos. Si no conoces algo, ¿cómo lo vas a valorar?, ¿cómo lo vas a querer?, ¿cómo lo vas a proteger? Me di cuenta de que había que hacer algo. Por eso decidí crear ‘El Naturalista Cojo’.

Por otro lado, conjugar naturaleza y discapacidad, integrar los dos conceptos que han marcado mi vida para bien o para mal, y conseguir trasladar un mensaje de naturalidad, de “con fuerza de voluntad puedo hacer lo que me proponga”, “puedo disfrutar de lo que me apasiona independientemente de mi enfermedad”, “me olvido de todos mis problemas cuando escucho el canto de un pájaro”, dota a mi trabajo de una fuerza y un punto emotivo que llega e inspira a las personas… Ese es mi objetivo final.

También tienes una gran actividad en redes Sociales… ¿Qué es lo que más te gusta de ellas?

– La oportunidad que me brindan de compartir y transmitir mi pasión por lo que hago y de hacer nuevos contactos y amigos. Bien utilizadas son una herramienta fantástica.

– ¿Y lo que menos?

– La pérdida de tiempo y energía que supone atenderlas y tenerlas al día, las discusiones vacías que se hacen eternas, los ‘haters’ que te hacen la vida imposible o los que se empeñan en amargarte el día con imágenes de toros ensangrentados y cerdos abiertos en canal.

Además de tu actividad en el Blog y redes sociales, das charlas y haces visitas por las zonas que más conoces… ¿Qué es lo que más te gusta de este tipo de actividades?

-He hecho varias actividades con niños, charlas en colegios, salidas interpretativas al campo… Me ven en silla de ruedas y se quedan alucinados, pasmados. Les impacta mucho. Después los más atrevidos me preguntan cosas sobre mi enfermedad, algunas surrealistas…

¿Por qué tienes ese pie torcido? ¿Cuándo te vas a levantar? Me preguntaba uno… ¡No se cortan un pelo! Pero siempre sin ninguna maldad. Al margen de mostrarles mi trabajo como naturalista, intento que vean que las personas que vamos en silla somos tan capaces como cualquiera. Que podemos disfrutar de la vida tanto o más que muchas personas. Es un mensaje muy potente.

¿Has encontrado mucho apoyo en tus seguidores y lectores? ¿Quieres decirles algo? ¡Aprovecha! jeje

-Hacer “El Naturalista Cojo” es una de las cosas más gratificantes de mi día a día. Y en esto mis lectores y lectoras tienen mucho que ver. Les debo muchísimo… A menudo me escriben a través de comentarios o mensajes privados para contarme lo mucho que les inspiran mis publicaciones, para felicitarme por mi trabajo, para animarme a seguir adelante… Ya es hora de devolverles ―al menos en parte― un poco del cariño que me dan. Sólo puedo decir gracias por tanto.

Hablemos ahora de bichos… ¿Qué te gusta observar más? ¿Con qué disfrutas más? ¿Aves? ¿Mamíferos? ¿Reptiles?

-Al contrario de lo que mucha gente piensa, siempre digo que me atraen más los “bichos” grandes, los mamíferos. Aunque me ven más como aficionado a las aves, me encantaría tener cerca ciervos, gatos monteses, osos o lobos. ¡Me pasaría los días haciendo esperas!

Evidentemente crecí junto a uno de los humedales más importantes de Galicia, un entorno dominado por las aves donde ungulados y carnívoros soportan una enorme presión cinegética o han sido directamente eliminados.

En este contexto es normal que haya dedicado la mayor parte de mi tiempo y esfuerzo a los pájaros. De todas formas siempre que puedo hago una escapada para conocer “otra fauna”. Mi curiosidad es inagotable, disfruto observando cualquier cosa, desde un escarabajo a una culebra.

–  ¿Cuál es tu especie o género “favorito” de allí? ¿Y de la península Ibérica? ¿Por qué?

– De aquí la nutria. Recuerdo perfectamente la primera vez que la vi… Era un día de junio de 2015, sobre las 21:30 de la noche. Todavía quedaba algo de luz. De pronto, un enorme cuerpo negro que atravesaba el único canal de agua dejado por la bajamar llamó mi atención.

Enseguida me di cuenta de que se trataba de la nutria. Rápidamente saqué la cámara de mi mochila y empecé a grabar lo poco que pude antes de que el animal se esfumara detrás de unos juncos… Apenas 11 segundos de vídeo que guardo como oro en paño.

Cuando todo acabó me temblaba la mano de pura emoción. No era para menos… La nutria había comenzado su recuperación en el estuario del Miño pocos años antes.  Ver una en libertad era un sueño para mí. Afortunadamente a día de hoy continúa esa buena tendencia…

De la Península Ibérica indudablemente el lobo, seguramente por la influencia, una vez más, de Félix R. de la Fuente. La realidad y el mito que envuelven al gran depredador lo convierten en un animal sumamente atractivo, para bien y para mal. Es “mi favorito”.

¿Qué especie te gustaría poder observar en libertad y todavía no has podido?

– Siento repetirme. El lobo…jaja. He tenido la suerte de hacerle varias esperas con éxito en la Sierra de La Culebra, con la ayuda de empresas de observación especializada. Sé que mi amigo Talegón me va a matar cuando lea esto, pero no es lo mismo. Sigo soñando con ese encuentro casual y cercano con el lobo. ¡No pierdo la esperanza!

Otro al que le tengo ganas es el lince ibérico, el único de los grandes que todavía no he visto.

Respecto a reptiles y anfibios, ¿Qué especies te gustan más y por qué?

-Hace unos meses tuve la suerte de observar por primera vez a toda una familia de lagartos verdinegros, reptil cada vez más escaso. Al menos tres juveniles y sus progenitores. Lo he contado en un post para El Naturalista Cojo.

Se mostraron tan tranquilos y confiados que pude fotografiarlos a placer. El macho tenía la cabeza de un azul intenso precioso, señal inequívoca de que era la época de celo… Una de esas jornadas de campo que nunca se olvidan.

¿Alguna anécdota que puedas contarnos de tus expediciones?

-Recuerdo un momento gracioso, en el alto da Groba (Baiona), fotografiando a los chorlitos carambolos que hacen escala en la sierra para descansar durante el paso postnupcial. Estaba echado sobre la hierba, a ras de suelo, intentando darle un nuevo enfoque a mis imágenes.

Tan ensimismado en lo que hacía, que no me di cuenta de que a dos metros por detrás de mi una enorme vaca se había acercado a examinarme de cerca… muy de cerca. Sólo cuando la tuve prácticamente encima pude escuchar el crujir de la hierba bajo sus patas.

El susto fue tremendo y mi reacción inmediata. Pegué un salto desde el suelo a la silla de ruedas, y aún tuve tiempo de ver la expresión de perplejidad  en el rostro de la vaca segundos antes de alejarse y poner tierra de por medio. Una mirada que no expresaba en absoluto maldad. Era todo curiosidad… Llegué a sentirme culpable por mi reacción, exagerada y seguramente injustificada.

Podría hablaros de infinidad de caídas de la silla, de accidentes, de las locuras  que tengo que hacer para conseguir documentar tal o cual especie… Es algo que estoy empezado a mostrar en redes sociales a través de vídeos y fotos.

Ya terminando… ¿Alguien a quien agradecer actualmente su ayuda, consejo o apoyo con el proyecto o en la vida?

-¡Claro que si! Aunque a veces no lo parezca, todos tenemos a alguien en quien confiar… En mi caso, esa persona especial es Leire. La persona más importante de mi vida.

No tengo palabras para agradecerle todo su cariño y comprensión… Soy afortunado por tenerla. No quiero olvidarme de mi familia y amigos… De César y  Ángela, por tantos años de aventuras y risas. De Alberto y Luís, del Aula da Natureza do río Miño, por apostar desde el minuto uno por “El Naturalista Cojo”… Y por supuesto a todos mis lectores y lectoras.

Próximos proyectos a la vista…

– Me encantaría dar un paso más y convertir mi pasión en trabajo. Abrirme un hueco en este mundo y trabajar en lo que me gusta. Para eso me estoy preparando, estudiando educación ambiental. Sé que es difícil, pero cuando tú quieres algo y crees realmente en ello puedes conseguirlo. ¡Y en esas estamos, con mucha ilusión!

Lógicamente en Bicheando.net no podríamos acabar nuestra charla contigo sin hacerte nuestra más importante y famosa pregunta… ¿En qué hérpeto te gustaría reencarnarte en tu próxima vida.

– Pues nunca me lo había planteado…jajaja. Supongo que en alguna especie de víbora. Barriendo para mi tierra ―por aquello de que fue descubierta por un naturalista gallego― vamos a decir que en una víbora de Seoane. Así podría vengar la muerte de miles y miles de ofidios cada año a manos de la ignorancia del hombre… Nos lo merecemos, ¿no?.

ibora-cantabrica-seoane-vipera-seoanei-roja

Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera seoanei)

¡jaja perfecto! Tomamos nota. Manuel, muchísimas gracias por estas respuestas y por tu tiempo y miles de buenos deseos para ti y tus seres queridos. ¡Nos vemos en el campo!

-¡Por supuesto, ¿Dónde si no?! Jajaja. Un abrazo muy fuerte, gracias por el interés mostrado en este humilde naturalista.

—————–

No dejes de seguir a Manuel Sobrino Serna, “El Naturalista Cojo”, en estos perfiles: Facebook, Youtube, Instagram, Twitter y Blogspot

¡Gracias por tu tiempo y comparte libremente!

Rescatando-anfibios-y-reptiles por-Murcia

Rescatando anfibios y reptiles por Murcia

El puente del noviembre de 2018 visitamos tierras levantinas invitados por NaturActúa para conocer de primera mano la problemática de los efectos trampa en la región de Murcia.

Una vez recorridas las provincias de Zaragoza, Valencia y Alicante, continuamos dando visibilidad y alertando, en esta serie de artículos, sobre estas trampas mortales para fauna del levante ibérico, esta vez por Lorca y Moratalla principalmente.

Por suerte y, como te comentamos, pudimos conocer a murcianos maravillosos de la Asociación NaturActúa, concienciados con esta problemática como son Mari Carmen, José, Juan, Sara y Xavi

Fué una pena no contar con Conrado Requena, un referente en conservación y salvamentos en Murcia, y al que seguimos en varios de sus blog (Anuario herpetológico de Murcia o Salidas a la Naturaleza) y al que esperamos conocer el año que viene.

Destacar también a los amigos de la recientemente creada Asociación Herpetológica Timón valenciana, como Miguel, Rubén, Luis, Álex y Marcos, que acudieron también a echar un cable con material de escalada para los aljibes y potenciales puntos que tenían mapeados a visitar.

Aljibeando que es gerundio…

Tras los merecidos reconocimientos comenzamos…

El primer día en Lorca amaneció soleado y, tras una plácida noche de descanso merecido tras el viaje desde Madrid (¡gracias Mari Carmen por darnos cobijo!), nos pusimos manos a la obra visitando el primer efecto trampa del día.

Una balsa accesible que como otras miles de balsas por murcia, acaparan muchas muertes de fauna cada año. Los animales entran y luego no pueden salir. Así de simple.

Una vez encontrados unos cuantos sapos de espuelas (Pelobates cultripes) se procedió a construir una rampa que puedes ver en la imagen.

Los aljibes (pozos de agua en desuso) también se encuentran por doquier en la región de Murcia y hacen las veces de trampas mortales para muchos hérpetos, entre los que se encuentran la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) y la culebra de escalera (Zamenis scalaris) principalmente.

culebra de escalera (Zamenis scalaris)

Culebra de escalera (Zamenis scalaris)

culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

También caen muchos lagartos ocelados béticos (Timón nevadensis).

Lagarto ocelado bético (Timón nevadensis) rescatado de la balsa del fondo.

Lagarto ocelado bético (Timón nevadensis) rescatado de la balsa del fondo.

Un endemismo del levante ibérico que solo se encuentra en el centro y sur de la Comunidad Valenciana, Murcia y parte de Granada.

Hablando de endemismos, tuvimos la suerte de poder ver un sapo partero bético (Alytes dickhellini), Álex Mondejar nos cede la imagen de este pequeño anuro para tu disfrute…

También vimos algún sapo corredor y común, en la gran mayoría de efectos trampa prospectados.

Un precioso macho de sapo común sacado de la piscina.

Un precioso macho de sapo común sacado de la piscina.

Uno de los numerosos sapos corredores recatados (Epidalea calamita), ya en libertad.

Los canales de conducción de aguas, necesarios pero mortales, bien permanentes o de lluvia, representan también un peligro importante para la fauna por ejemplo, en Lorca.

El canal de aguas claras, en Lorca, tiene casi 15 km de longitud

Aquí llegan a caer hasta las preciadas y valiosas tortugas moras (Testudo Graeca), que solo se distribuyen en la península Ibérica en algunas zonas de Murcia, Almería y Doñana y una pequeña zona al suroeste de la Isla de Mallorca.

Testudo graeca (Tortuga mora) . Créditos y cesión: Enrique Ruiz Ara.

Testudo graeca (Tortuga mora) . Créditos y cesión: Enrique Ruiz Ara.

Imagínate lo valiosa que es esta tortuga de tierra como para que estén cayendo y muriendo cientos de ejemplares todos los años en estos canales que tienen kilómetros y kilómetros de largo como el canal de aguas claras y cuyos efectos para la fauna puedes ver en los rescates de esta especie y muchas otras aquí.

Y hasta un par de musarañas también pudimos liberar…

No está mal para ser noviembre. Y es que en el litoral mediterráneo el otoño se alarga gracias a que el mar dulcifica las temperaturas y se pueden encontrar casi durante todo el año (y por desgracia) animales en los efectos trampa.

Y para terminar, te mostramos una galería de imágenes de estas jornadas…

      

Y por último y como colofón a nuestro día, pudimos ver (no sin esfuerzo) un anfibio que muchos teníamos ganas de observar en la sierra Murciana: La salamandra común (Salamandra s. morenica).

Un único ejemplar pero que culminó un dia de salvamento y herpeteo magnífico, en excelente compañía además. Y como siempre si has llegado hasta aquí puede ver el video resumen:

Como puedes ver, es importante visibilizar este problema a las instituciones, municipios y ayuntamientos y dar a conocer la gran labor que desde hace tiempo lleva a cabo NaturActúa de Murcia al igual que otras asociaciones de naturalistas, ecologistas, biólogos etc. que cada día sudan la camiseta en el campo para ayudar a esta otra fauna.

Por último, te dejamos el listado de hérpetos vistos/rescatados en estos días entre Murcia y Alicante:

  1. Sapo corredor (Epidalea calamita)
  2. Sapo común (Bufo spinosus)
  3. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  4. Sapillo moteado mediterráneo (Pelodytes hespericus)
  5. Sapo partero bético (Alytes dickhellini)
  6. Rana común (Pelophylax perezi)
  7. Salamandra común (Salamandra salamandra morenica)
  8. Lagartija ibérica (Podarcis hispanica)
  9. Lagartija cenicienta de Edwards (Psammodromus edwarsianus)
  10. Lagartija coliroja (Acanthodactylus erythrurus)
  11. Lagarto ocelado bético (Timon nevadensis)
  12. Lagarto ocelado “intermedio” (Timon sp.)
  13. Camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)
  14. Salamanquesa común (Tarentola maurantiaca)
  15. Salamanquesa rosada (Hemydactylus turcicus)
  16. Culebra de escalera (Zamenis scalaris)
  17. Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)
  18. Culebra de Montpellier (Malpolon monspessulanus)
  19. Culebra de cogulla (Macroprotodon brevis)

Si tu también quieres que te demos voz y visibilidad, solo tienes que escribirnos a hola@bicheando.net y estaremos encantados de ir a reportar y difundir el problema, sea cual que sea. 😉

Y si te ha gustado, ¡apóyanos y comparte!

Nueva especie invasora en Madrid. la lagartija común italiana (Podarcis sicula).

El 2 de octubre de este año 2018 Mario Castillo se puso en contacto con bicheando.net, a través de nuestro perfil de instagram, para comentarnos que había visto en varias ocasiones, en la zona restaurada del curso del Río manzanares llamada Madrid Río, lo que parecían lagartijas italianas (Podarcis sicula), una especie nativa de Italia.

Y nuestra sorpresa fué mayúscula cuando vimos las primeras fotos… Se trataba sin duda de, al menos, una subespecie de lagartija italiana (o bien Podarcis sicula sicula o bien Podarcis sicula campestris). En principio es una población de Podarcis sicula campestris.

Si te fijas, tiene algo que no tiene ninguna lagartija ibérica: presenta dos bandas verdes a lo largo de la espalda muy bien definidas, presentando los machos además gran parte de la espalda de color verde intenso, en épocas de celo.

podarcis sicula campestris madrid rio

Una de las lagartijas de madrid Río. Se aprecian a simple vista las bandas verdes dorsales típicas de la especie.

Aunque la identificación de la especie estaba clara por Mario y por nuestra parte, se contactó con Enrique Ayllón, Coordinador Nacional de Proyectos de la Asociación Española de Herpetología, para que visitara la zona y nos confirmara.

Hembra adulta de lagartija común italiana

Hembra adulta de lagartija común italiana (Podarcis sicula)

Además, Enrique se encargará de avisar de este descubrimiento a los organismos oficiales competentes en materia de medio ambiente y de recabar información genética de estos individuos, además de otros aspectos.

Volviendo a las lagartijas, decir que la lagartija común italiana (Podarcis sicula campestris) es una especie que, aunque no está catalogada como invasora o exótica oficialmente, creemos podría “hacer mucho daño” a las poblaciones de lagartijas ibéricas de las zonas donde ha sido introducida, ya que crece mucho más deprisa, se termorregula antes y es mucho más grande y territorial que nuestras especies. De ahí que esta identificación temprana (esperamos) de la población establecida en Madrid Río sea tan importante.

Una especie invasora se define como; una especie exótica cuya introducción causa o puede causar daño económico, ambiental o daños a la salud humana. Con respecto a un ecosistema en particular, una especie exótica es cualquier especie que no sea nativa de ese ecosistema.

Podarcis sicula representa una amenaza para las poblaciones madrileñas de Podarcis virescens (Lagartijas verdosa) y Podarcis guadarramae (lagartija lusitana).

En la Península Ibérica, esta especie está ya asentada en lugares como Noja (Cantabria), donde vive en un área urbanizada por las dunas costeras, en Almería, donde se encuentra en un parque urbano, en la costa y puerto marítimo de Santander, Bilbao, en Gipuzkoa, Islas baleares donde preocupa especialmente por ter un ecosistema cerrado y muy limitado, Lisboa… y quién sabe si algún sitio más.

En Europa ha sido introducida en las Islas Británicas, sur de Provenza, islotes costeros en Francia, Israel, Chipre, Túnez, e incluso ha viajado a los Estados Unidos. Ahí es nada.

podarcis sicula campestris

Otra hembra adulta de podarcis sicula campestris tomando el sol encima de un tronco, en los jardines de Madrid Río.

Como ves, es una especie muy extendida por puertos y jardines, debido principalmente al comercio de plantas ornamentales y agrícolas o de cultivo como el olivo italiano, ya que sus huevos viajan en los cepellones de estas plantas y eclosionan meses después en áreas tan diversas como las anteriormente expuestas.

Esperemos que la noticia de esta nueva especie invasora en Madrid llegue de forma eficaz y rápida a las administraciones y a la Comunidad de Madrid y se erradique en su totalidad en la zona de Madrid Río al mismo tiempo que se investiga el origen de las plantas y la posible dispersión de las mismas a otros puntos de la Comunidad o peninsulares.

Y si has llegado hasta aquí, te mereces el vídeo resumen ;-):

Gracias a Mario Castillo por su identificación y hallazgo y por contar con nosotros para su difusión. Y si tú ves algo raro, alguna especie que crees no debería estar ahí, no dudes en ponerte en contacto con la Asociación Herpetológica Española, con el Seprona o los Agentes medioambientales de tu comunidad.

Fuentes e información:
Boletín de la Asociación Herpetológica Española 26(2), 2015: La lagartija italiana (Podarcis sicula) en la península Ibérica y en las islas Baleares. Autores: Miguel A Carretero y Iolanda Silva-Rocha. PDF.

Boletín de la Asociación Herpetológica Española 26(2), 2015: Propuesta de revisión de los listados y catálogos nacionales y autonómicos de especies amenazadas o protegidas, y del Catálogo Nacional de Especies Invasoras. Autores: Enrique Ayllón et al. PDF.
http://digital.csic.es/bitstream/10261/109236/3/podsic_v3.pdf

http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/habitat/podsicha.html

https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/reptil_46_tcm30-98951.pdf

Pérez-Mellado, V. (1998). Podarcis sicula (Rafinesque, 1810). Pp. 302-307. En: Salvador, A. (Coord.). Reptiles. En: Ramos, M. A. et al. (Eds.). Fauna Ibérica. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

Valdeón, A., Perera, A., Costa, S., Sampaio, F., Carretero, M. A. (2010). Evidencia de una introducción de Podarcis sicula des de Italia a España asociada a una importación de olivos (Olea europaea). Boletín de la Asociación Herpetológica Española, 21: 122-126.
Rescatando-anfibios-y-reptiles por-Zaragoza

Rescatando anfibios y reptiles por Zaragoza

El último fin de semana de septiembre de 2018 visitamos tierras mañas para conocer en primera persona la problemática de los efectos trampa y los aljibes, invitados por Enrique Ruiz (http://www.ruizarafoto.es/) y Carlos Muñóz, a quienes acompañaba Sergio, un apasionado de la fotografía de naturaleza.

Faltaron cracks del salvamento por aquellas tierras como David Venero o Dan (que llegó por la tarde) y muchos otros, pero que esperamos verlos en próximos rescates…

Por suerte además si coincidimos en esta jornada “bicheando” y “aljibeando” con otros compañeros de afición que se acercaron de diferentes puntos de la Península a revisar esta zona, como Ander, Aritz, Julen y Pablo.

Ander, Carlos y Alberto con un macho de culebra bastarda rescatado (Malpolon monspessulanus) Fotografía y créditos: Enrique Ruiz Ara.

Y con un grupo bien formado de mozos rescatadores nos pusimos manos a la obra…

Y es que nos hemos interesado siempre por el problema de los llamados efectos trampa” en los que caen y quedan atrapados temporada tras temporada miles de animales. Sin ir más lejos el año pasado estuvimos por tierras levantinas, acompañando a Miguel Alonso y otros amigos de los hérpetos, cuyas salidas puedes leer y ver en el articulo: “Rescatando anfibios y reptiles por Valencia y Alicante.” 

Pues igual que en el sur y el levante peninsular, en la zona baja y media de Aragón (Teruel y Zaragoza) hay miles de aljibes que ya no se utilizan y que matan cada año a miles y miles de animales. Son trampas mortales olvidadas por el hombre en estas tierras yermas.

Importante resaltar que el rescate de anfibios y reptiles en pozos, balsas, aljibes y acequias no siempre es fácil y hay que tener ciertas precauciones, avisar de dónde se va a estar prospectando y nunca hacerlo solo.

Como una imagen vale más que mil palabras, en esta ocasión no nos vamos a extender mucho en el propio artículo y hemos preferido dedicarle tiempo a estos dos vídeos resumen que puedes ver a continuación:

Rescatando anfibios y reptiles por Zaragoza. 1º parte.

Rescatando anfibios y reptiles por Zaragoza. 2º parte.

Y ahora te mostramos algunas imágenes de este sábado de calor, sequedad, rescates y bicheo…

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) a la que se ofrece agua dado su estado de deshidratación tan avanzado…

Un juvenil de culebra bastarda rescatado...

Un juvenil de culebra bastarda rescatado…

Sub-adulto de culebra de escalera (Zamenis scalaris)

Sub-adulto de culebra de escalera (Zamenis scalaris)

Macho adulto de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Macho adulto de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) rescatado de último aljibe, ya anocheciendo.

La culebra lisa meridional (Coronella girondica)

La culebra lisa meridional (Coronella girondica) es común en estas tierras, y común es encontrarlas en los efectos trampa.

Más de 30 metamorficos de sapos de espuelas (Pelobates cultripes) pudimos recatar de un solo aljibe.

La mayoría de estos sapitos de espuelas (Pelobates cultripes) presentaban un hinchazón típico de una insuficiencia alimenticia. ¿Hipocalcemia?

Más especies rescatadas de noche: Culebra lisa meridional, Lagarto ocelado, Culebra bastarda y culebra de escalera.

Damos las gracias a personas como Kike, Carlos, David, Dan y muchos  otros héroes anónimos por no olvidar estos puntos negros herpetológicos de la geografía Aragonesa y rescatar tantos y tantos ejemplares cada temporada.

De izquierda a derecha Kike, Dan, Alberto, Ander, Pablo, Julen, Carlos, Sergio y Aritz.

¡Además dedicando algo tan preciado como su tiempo libre! ¡Bravo!

Si tú también conoces o intuyes que cerca de donde vives o veraneas hay presencia de estas trampas artificiales o naturales, actúa informando de ellas a tu ayuntamiento, concejalía o asociación local.

Gracias por tu tiempo y, ¡comparte libremente!

Página 1 de 7

Creado con Creative Commons & Bicheando.net 2019

This site is protected by wp-copyrightpro.com