Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Autor: Alberto González Página 1 de 8

Viaje herpetológico relámpago a País Vasco y Pirineos. Julio 2019.

Viaje herpetológico relámpago a País Vasco y Pirineos. Julio 2019.

A principios de Julio 2019 me aburría en casa, tenía unos días libres y decidí irme 4 días (de miércoles a domingo) a intentar ver dos especies a las que les tengo un especial aprecio: la víbora áspid (Vipera aspis), víbora cantábrica (Vipera seoanei) que aún no había visto en todo el año y la culebra de esculapio (Zamenis longissimus) que por “hache” o por “be” no había visto aún en toda mi vida y era la única ibérica que me faltaba para cerrar el círculo serpentiforme jaja. y todo esto yendo a buscarla unas 30 veces y sin éxito. ¡Probaríamos suerte una vez más!

Viaje herpetologico a pais vasco y pirineos

Preparé el coche, algo de ropa, equipo fotográfico, tienda de campaña, un beso a María mi pareja y salí pitando rumbo a País Vasco un miércoles sobre las 15:00 horas.

DÍA 1 (miércoles 10) Gorbea.

Tras comerme el respectivo atasco de salida de Madrid, pude avanzar rápido y llegar al primer punto, el Parque Natural de Gorbeia, sobre las 18:30 horas. Aún con casi 3 horas de luz por delante. Se unió el gran Pablo Varona, amante de los hérpetos y técnico medioambiental desde Vitoria.

Y la verdad es se nos dío de perlas, porque bicheando por el parque durante esas horas pudimos observar muchos hérpetos, que en su mayoría aprovechaban los últimos rayos de sol para calentarse.

culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)

Destacar esa tarde los 5 ejemplares de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) que pudimos observar. ¡Dos de ellos melanóticos (casi melánicos) además!

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

Con un poco más de suerte también apareció la víbora cantábrica (Vipera seoanei) entre unos matorrales, soleándose. ¡Qué lujo! Y más poder disfrutar de estos encuentros en compañía.

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Una de las melanóticas la vimos ya de noche vagabundeando por el parque en busca seguramente de anfibios con los que alimentarse. ¡Flipa con el vídeo!

Ya al anochecer despedí a Pablo tomando unas cervezas para celebrar esa tarde redonda de bicheo y me quedé dormido en el coche casi al instante.

DÍA 2 (jueves 11) Bilbao.

Al día siguiente me despertaron unos golpecitos en el cristal del coche. El amigo Julen Santacristina al aparato jeje. ¡Que alegría despertar con un mozo inquieto por bichear! 🙂 Así que un desayuno espartano de galletas y zumo y nos pusimos a bichear como locos para aprovechar el día. nuestro objetivo: culebra de esculapio (Zamenis longissimus). 

De hecho este jueves tenía 3 rutas con personas distintas para encontrarla: a primera hora de la mañana con Julen. A mediodía con con Arizt y Egoiz y por la tarde con David Breegueluz de Sopelana, un hortelano (entre otras muchas cosas) que solía verlas en su huerto. ¿Lo consegumis? Sigue leyendo jeje…

Y la verdad que otra vez sin suerte. Recorrimos varios puntos por Orozco, Llodio y Basauri sin suerte. Después ya a media mañana habíamos quedado con Aritz y Egoitz, otros jóvenes aficionados vascos a la herpetología y la fotografía de naturaleza, para bichear un poco por la costa y los alrededores de Bilbao con Aritz como guía en este caso.

Y la verdad que poca cosa vimos ya que hacía bastante calor. Finalmente decidimos ir a un sitio nuevo que yo había estado mirando por Google Maps (bendito GM) a ver si había suerte. Zona interesante en la que no obtuvimos premio.

Ya de vuelta a los coches, de repente, en la orilla de una pequeña carretera rodeada de vegetación y sombría veo un cuerpo serpentiforme dorado y con puntitos blanquecinos. ¡DIOSSSSS! ¡Ahí estaba! un precioso subadulto de culebra de esculapio (Zamenis longissimus). 

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

En la Península ibérica sólo se encuentra en la zona de los Pirineos y en algunas zonas de la Cordillera Cantábrica. Es esquiva y escasa aquí, gusta de espacios sombríos y húmedos, en general, y por eso nos ha dado mucha alegría poder haber visto este magnífico ejemplar por País Vasco estos días pasados.

Tras este éxtasis personal y grupal (creo que para Egoitz era su primera vez también) decidimos celebrarlo tomando unas viandas en un bar cercano. Después anduvimos por varias otras zonas donde los chicos me llevaron y donde pudimos observar alguna especie más.

Ya por la tarde llegamos al huerto de David en Sopelana (¡precioso huerto David! ¡Qué maravilla!) e intentamos ver alguna esculapio más. Pablo Varona se había unido al grupo además. Pero en este caso buscamos y buscamos pero tampoco hubo suerte. Eso sí conocimos a un naturalista y hortelano de aupa!!

Fotografía de David, donde suelen “dormir” sus esculapios…

¡Quien tuviera un huerto así, libre de ratas y ratones gracias a estas bellezas inofensivas!

Ya se hacía tarde y como quería dormir en Pirineos esa noche, allí les dejé a los 5 hablando de aves, ratas, serpientes… ¡y vete tu a saber que!

Saboreando aún el encuentro con la zamenis me puse al volante unas 3 horas hasta que llegué al camping de Zuriza (valle de Ansó) sobre las 00:00 horas. Monté la tienda, me tomé unas cervezas hablando del tiempo de los próximos días con un señor muy majo y quedé frito.

DÍA 3 (viernes 12) Valle de Ansó

Levanté el campamento al amanecer para aprovechar las horas de menos calor y recorrí varias zonas del largo valle de Ansó, primero en busca del tritón pirenaico (Calotriton asper) y rana pirenaica (Rana pyrenaica) con suerte de varias ejemplares de cada especie.

tritón pirenaico (Calotriton asper)

Tritón pirenaico (Calotriton asper)

rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica). Juvenil.

En algunos riachuelos de montaña había buenas concentraciones de sapo común (Bufo spinosus) de las que destacar este bonito ejemplar rojizo.

sapo común (Bufo spinosus)

sapo común (Bufo spinosus)

sapo común (Bufo spinosus)

sapo común (Bufo spinosus)

Después, ya con el sol calentando las laderas de las montañas, intenté encontrar víbora áspid (Vipera aspis) sin suerte, y eso que anduve casi 3 horas en su busca por buenas sitios. Es verdad que hacía demasiado calor ya a eso de las 11:00 horas con unos 30º nada más y nada menos.

En los bordes de los caminos había algún tritón palmeado (triturus helveticus) y por hacer tiempo anduve viendo e identificando larvas un rato: había muchas de rana bermeja y de palmeado y alguna de sapo partero (Alytes obstetricans) ya bien desarrolladas.

Como curiosidad mostrarte unos renacuajos leucisticos o albinos de Alytes obstetricans que sólo se han encontrado en pirineos…

renacuajo albino leucistico

2014. En una charca de agua, en el Massís de l’Orri, a más de 1.500 metros de altura, se ha localizado una treintena de renacuajos completamente blancos. El hallazgo lo ha hecho de manera fortuita una técnico forestal y miembro de la asociación ambientalista Lo Pi Negre. En la charca, había una población de unas 300 larvas de sapo partero común (Alytes obstetricans) entre las cuales se encontraban 26 renacuajos con una coloración anormal aparentemente leucística. Fuente: lavanguardia.com

El resto del día me lo tomé con mucha calma debido al calor reinante de casi 36º. Hacia el sur busqué de nuevo culebra de esculapio y cualquier otro bicho que saliera sin mucha suerte.

Así que me eché una siesta y después me traslade al valle de Hecho, donde había quedado al día siguiente por la mañana con mis amigos naturalistas Enrique ruiz Ara y Carlos Muñoz.

DÍA 4 (viernes 13) Valle de Hecho

Tras levantarme habiendo acampado en el camping de la Selva de Hecho, esperé a que Enrique Ruiz Ara y Carlos Muñoz llegasen desde Zaragoza. Eran eso de las 10:00 de la mañana y la temperatura ya marcaba 25º. ¡Una locura!

Kike y Carlos venía acompañados de otros dos amigos (Daniel y Sergio) y todo el grupo fuimos recorriendo zonas al sur y al norte del valle. Aquí aparecieron muchos lagartos verdes occidentales (Lacerta bilineata), rana bermeja (Rana temporaria), Salamandra (S. s. fastuosa), culebra lisa europea (Coronella austriaca) y otros hérpetos… 

culebra lisa europea (Coronella austriaca)

culebra lisa europea (Coronella austriaca)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

rana bermeja (Rana temporaria)

Rana bermeja (Rana temporaria)

A continuación unas bonitas imágenes tomadas por Enrique Ruiz Ara de los abundantes lagartos verdes occidentales (Lacerta bilineata) del valle.

Por desgracia nuestra búsqueda de víbora Áspid (Vipera aspis) fue decepcionante. y eso que éramos 5 personas buscando dispersadas por varias zonas del valle, y es que el calor no daba tregua.

Así que cuando las cosas no salen, es mejor hacer un kit kat. Por ello descansamos en el camping con buena cerveza de refrigerio y ya por la tarde cambiamos nuestros objetivos para ir a ver tritón pirenaico y otros anfibios que se suelen acercan en los días de calor a los arroyos.

tritón pirenaico (Calotriton asper)

tritón pirenaico (Calotriton asper)

tritón pirenaico (Calotriton asper)

tritón pirenaico (Calotriton asper)

Enrique Ruiz Ara haciendo de las suyas… ¿me habrá sacado vestido o desnudo? 😉

Carlos Muñoz siempre peinado y arreglado para la ocasión. 😉

Y Daniel nunca bichea sin haber pasado antes por la Barber Shop!!!

A continuación 3 fotos más de Kike…

Alberto haciendo el anterior retrato a Daniel en medio de un arroyo de montaña.

Ya casi de noche y después de otras cervezas, Kike y cia se despidieron rumbo a su tierra maña y yo volví al camping, no sin antes dar una vuelta nocturna por la Selva de Oza en busca de salamandra común (S. s. fastuosa). Y cómo empezó a llover un poco tuve hasta suerte.

Alberto paseando por la Selva de Oza…

Fotografía de archivo de salamandra común (S. s. fastuosa) de la Selva de Oza.

Fotografía de archivo de salamandra común (S. s. fastuosa) de la Selva de Oza.

DÍA 5 (sábado 14) Valle de Hecho

La lluvia de la noche había bajado la temperatura y humedecido el suelo. Era una buena oportunidad para buscar víboras con los primeros rayos de sol. Justo cuando dejó de llover, sobre las 8:30 de la mañana, salí pitando a unas laderas cercanas en busca de mi último y esquivo objetivo en este viaje.

¡Y voilá! En menos de 20 minutos bicheando, ví una preciosa y rojiza hembra de víbora áspid (Vipera aspis) soleandose cerca de su madriguera, que obviamente estaría húmeda y fría. ¡Qué pena no estuvieran Kike y cia.! fue lo primero que pensé.

Disfruté un rato de ella y bicheé algo más por la zona, pero como ya había conseguido lo que quería y no daban buen tiempo (en el sentido de más lluvias o bajada de temperaturas) para el día siguiente, decidí poner pies en polvorosa y bajarme del tirón hasta Madrid para poder llegar al atardecer. No sin parar brevemente en un par de puntos por el camino.

—-

Listado de las 19 especies de anfibios y reptiles vistas.

  1. ANFIBIOS (9):
    • Sapo común (Bufo spinosus).
    • Sapo partero (Alytes obstetricans).
    • Rana bermeja (Rana temporaria).
    • Rana pirenaica (Rana pyrenaica).
    • Rana común (Pelophylax perezi).
    • Tritón palmeado (Lisotriton helveticus)
    • Tritón pirenaico (Calotritón asper)
    • Tritón jaspeado (Triturus marmoratus).
    • Salamandra común (Salamandra s.).

    REPTILES (10):

    • Lagartija de turbera (Zootoca vivipara).
    • Lagartija roquera (Podarcis muralis).
    • Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata).
    • Lagarto ocelado (Timón lepidus) Obs.
    • Culebra de esculapio (Zamenis longissimus).
    • Culebra de agua (Natrix maura). Obs.
    • Culebra de collar (Natrix astreptophora).
    • Culebra lisa europea (Coronella austriaca).
    • Víbora cantábrica (Vipera seoanei).
    • Víbora Áspid (Vipera aspis).

En resumen, unas jornadas muy especiales, con buena compañía y con la observación de la esculapio por primera vez en mi vida. ¡¿Qué más se puede pedir a un viaje relámpago?!

Viaje herpetológico a Bulgaria. Bulgaria herp trip. 2018.

Viaje herpetológico a Bulgaria. Marzo 2018.

Viaje herpetológico a Bulgaria. Bulgaria herp trip. 2018.

Aunque ya hace 2 años de este viaje, entre unas cosas y otras no había tenido tiempo de escribir el merecidísimo artículo que a un viaje de estas características le corresponde.

Más cuando fue un “viaje inesperado” (como en “El Hobbit”), pero por desgracia con algo menos de calor y bichos que en viaje de Tolkien. Y es que el viaje inicial era a Grecia, pero un problema con el coche de alquiler y la dichosa “green card” nos obligó a quedarnos en Bulgaria y no poder pasar la frontera. Íbamos a Grecia vía Sofía, que era mucho más barato y al final nos salió el tiro por la culata.

Aun así, para ser casi marzo y haber bicheado en una zona bastante helada, 22 especies de hérpetos en 9 días no está nada mal, como verás a continuación.

bulgaria herp trip map

El herpeto-equipo-búlgaro estaba compuesto por el capitán, Rafa Vázquez, sus lugartenientes Miguel Puras y Javier Erías, el explorador vasco Ander Izaguirre y el autor Alberto González.

No! no íbamos a escalar, sino a bichear. De izq. a der. Miguel, Ander, Javier y Alberto.

Con los acantilados del río Arda al fondo. De izquierda a derecha (Miguel, Rafa, Alberto, Ander y Javi).

Bulgaria es un país con 4 zonas claramente diferenciadas para bichear. La gran meseta central, las montañas del sur, la costa del Mar Negro al este y la parte más norteña que linda con Rumanía. Nosotros hicimos un viaje desde Sofía hacia la costa del Mar Negro (buscando mejor clima) y regresamos por las montañas del sur. A continuación una breve descripción de cada etapa y día y sus fotos correspondientes.

La lucha de los machos cabríos por los víveres los primeros días era crucial para la supervivencia…

 Día 1

Cogimos un avión rumbo a Sofía desde Madrid, viniendo cada uno de su casa en Galicia y País Vasco y en 3 horas estábamos recogiendo la furgoneta. Como ya he comentado, hubo un problema con un documento necesario para pasar la frontera y después del disgusto decidimos hacer lo que tocaba: bichear por Bulgaria.

Miguel y Ander con un sapo verde

La verdad es que no teníamos puntos, ni zonas, ni el clima acompañaba etc. Pero al fin y al cabo, no hubiéramos ido a Bulgaria de viaje herpetológico nunca, con lo que ya habría tiempo de ir a Grecia y así otro país en la buchaca. No hay mal que por bien no venga jeje.

Esa noche ya conducimos rumbo este para alejarnos de Sofía y montamos las tiendas en una capa de nieve abundante.

Días 2 y 3 (viaje por la gran llanura búlgara hacia la costa del Mar Negro).

¡Cómo llovía, pardiez! Casi 3 días de lluvia constante y unas temperaturas de entre cero grados y diez grados. Así que nos fuimos moviendo en la furgoneta hacia el este, desviandonos para ver algunos puntos que íbamos intuyendo pero siempre con poca fortuna y suerte dada la climatología. ¡E incluso así empezaron a salir anfibios y reptiles interesantes ja ja!

Uno de los más comunes y persistentes (y no por ello menos bonito) fué el sapo verde europeo (Bufotes viridis) que encontramos por doquier durante todo el viaje. Aquí un pequeño video para mostrar la belleza de algunas hembras…

Podarcis tauricus (Lagartija de los balcanes)

Podarcis tauricus (Lagartija de los balcanes)

A continuación el vídeo resumen de estos primeros días…

Días 4, 5 y 6 (la costa del Mar Negro).

Fue curioso porque, después de 3 o 4 días penosos, llenos de barro y calados hasta los huesos (pero con muchos momentos chulos ojo), justo al llegar a la costa del Mar Negro (ciudad de Burgás) salió el sol y la temperatura ascendió a entre 12 y 14 grados.

Llorábamos de alegría y nos animamos a prospectar unas ruinas a las afueras de la ciudad pegadas a la costa. ¡Y por arte de magia empezaron a salir hérpetos de entre las piedras!

De todos ellos hay que destacar nuestros primeros ejemplares de Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus), el lagarto más grande de Europa, todo un espectáculo. ¡Qué maravilla!

Pseudopus apodus. Lagarto de cristal europeo

Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus)

Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus)

Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus)

Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus)

Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus) en la costa de Burgás.

Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus)

Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus)

También recorrimos zonas de dunas y humedales por toda la costa sur de Burgás donde, eso sí, pudimos encontrar prácticamente todas las especies de anfibios del área de distribución. Fueron días muy buenos y el ánimo general de todos subió.

Ranita de san antonio oriental (Hyla orientalis)

Personalmente el sapo de espuelas oriental (Pelobates Syriacus) me encantó. Aquí una breve píldora audiovisual…

Sorprendía ver una costa llena de complejos turísticos y ciudades veraniegas son gente. De hecho en uno de los hoteles que dormimos cabían unas 2000 personas y estuvimos nosotros solos. Daba un poco de yuyu, pero es otra experiencia para sumar. ¡¡E incluso rescatamos anfibios de la piscina abandonada jaja!

Todo vacío, fantasmagórico!

Todo vacío, fantasmagórico por dos!

 

Días 7,8 y 9 (Montes Rodope).

Como el tiempo acompañaba algo más (temperaturas de unos 18 grados) y ya quedaban 3 días para coger el vuelo de vuelta, decidimos regresar a Sofía por la parte sur del país, frontera con Grecia y donde había posibilidad de ver más especies nuevas.

Impresionante el río Arda, de aguas rápidas y gran caudal, al que seguimos durante gran parte de nuestra ruta por los Montes Rodope.

Lagarto de los Balcanes (Lacerta trilineata)

Lagarto de los Balcanes (Lacerta trilineata)

Lagarto Verde Oriental (Lacerta viridis)

Lagarto Verde Oriental (Lacerta viridis)

Miguel Puras, en su propio artículo sobre este viaje, describe muy bien lo que nos encontramos:

“Fue en estos últimos días donde descubrimos la belleza y la hospitalidad de un país virgen, con enormes montañas, robledales, lagunas, lagos, humedales… En el que además de hérpetos pudimos observar una gran biodiversidad, teniendo la suerte de ver alimoches, cigüeñas negras, pelícanos, pechiazules y un largo etcétera de especies que eran nuevas para mí.”

Personalmente me encantó poder encontrar a la salamandra común (Salamandra s. s.) en uno de esos preciosos montes y al impresionante sapo común europeo (Bufo bufo).

Y justo el último día, al noroeste de las montañas Rodope, paramos en la orilla de un pequeño río de una zona agraria y ganadera y encontramos allí las últimas especies del viaje.

El gracioso sapo de vientre amarillo (Bombina variegata), la increíble tortuga mediterránea (Testudo hermanni) o la . Las últimas especies del viaje fueron…

Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata). Posición normal vs. Posición defensiva. Mostrando esos llamativos colores que alertan de su toxicidad…

Bombina variegata

Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata).

Culebra teselada (Natrix tessellata).

Culebra teselada (Natrix tessellata).

Culebra teselada (Natrix tessellata).

A continuación el vídeo resumen de los últimos días…

Y poco más. Un país que en primavera o verano debe ser muy interesante para bichear. Especialmente recomendables la costa del Mar Negro y las Montañas Rodope.

Sapo verde europeo (Bufotes viridis)

Sapo verde europeo (Bufotes viridis)

Por último, agradecer enormemente a todos los integrantes del viaje herpetológico a Bulgaria su atención, buen hacer, paciencia y colaboración en todo momento. ¡Gente de 10!

Listado de especies:

  1. Salamandra salamandra salamandra (Salamandra común)
  2. Lissotriton vulgaris (Tritón punteado)
  3. Triturus ivanbureschi (Tritón crestado de Burech)
  4. Bombina bombina (Sapo de vientre de fuego)
  5. Bombina variegata (Sapo de vientre amarillo)
  6. Pelobates syriacus (Sapo de espuelas oriental)
  7. Bufo bufo (Sapo común)
  8. Bufotes viridis (Sapo verde)
  9. Hyla arborea (Ranita de San Antón europea)
  10. Hyla orientalis (Ranita oriental)
  11. Rana dalmatina (Rana ágil)
  12. Pelophylax ridibundus (Rana verde europea)
  13. Testudo hermanni (Tortuga mediterránea)
  14. Lacerta viridis (Lagarto verde oriental)
  15. Lacerta trilineata (Lagarto de los Balcanes)
  16. Podarcis tauricus (Lagartija de los Balcanes)
  17. Podarcis muralis (Lagartija roquera)
  18. Podarcis erhardii (Lagartija de Erhard)
  19. Pseudopus apodus (Lagarto de cristal)
  20. Natrix natrix orientalis (Culebra de collar europea)
  21. Natrix tessellata (Culebra teselada)

Si te gustó? Comparte!

listado especies anfibios península iberica españa 2020

En la Península Ibérica hay en 2020 32 especies de anfibios y reptiles.

De las aproximadamente 7.500 especies de anfibios del mundo estimadas, en la Península Ibérica contamos en 2020 con 32 especies de anfibios.

Listado especies anfibios península iberica.

  1. Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica)
  2. Salamandra común (Salamandra salamandra)
  3. Tritón pirenaico (Calotriton asper)
  4. Tritón del Montseny (Calotriton arnoldi)
  5. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)
  6. Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)
  7. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  8. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)
  9. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)
  10. Tritón ibérico meridional (Lissotriton maltzani)*
  11. Gallipato (Pleurodeles waltl)
  12. Sapo partero común (Alytes obstetricans)
  13. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)
  14. Sapo partero bético (Alytes dickhilleni)
  15. Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)*
  16. Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)
  17. Sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus)**
  18. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  19. Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus)
  20. Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)
  21. Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus)*
  22. Sapo común (Bufo spinosus)
  23. Sapo corredor (Epidalea calamita)
  24. Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
  25. Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  26. Rana común (Pelophylax perezi)
  27. Rana ágil (Rana dalmatina)
  28. Rana patilarga (Rana iberica)
  29. Rana pirenaica (Rana pyrenaica)
  30. Rana bermeja (Rana temporaria)
  31. Rana bermeja ibérica (Rana parvipalmata)*
  32. Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. graf)

*Especie introducida asentada ** Nueva especie 2019-2020

Sapo balear  (Bufotes balearicus) y Sapillo Balear “Ferreret” – (Alytes muletensis) son especies propias de las Islas Baleares no peninsulares que no contemplamos en el listado.

Pero no te confundas, 32 especies de anfibios en el hemisferio norte y en Europa son muchísimas. Ten en cuenta que España es el país con mayor número de especies anfibias de Europa y de gran parte de Oriente, si exceptuamos a Grecia.

Sea como fuere, recuerda que este listado tiene un carácter predominantemente didáctico y sobre todo esperamos que disfrutes leyéndolo. Venga, saquemos la calculadora… 😉

A bote pronto tenemos 9 especies de ranas divididas en 4 familias: 2 Hyla, 1 Pelophylax, 5 Ranas verdaderas y 1 híbrido*.

*La llamada Rana híbrida de Graf  (Pelophylax kl. graf), que se distribuye por el norte de la peninsular y sur de Francia. Al ser una especie “establecida”, por decirlo así, sí la vamos a incorporar en este listado.

¿Listamos además a la Ranita de San Antonio europea (Hyla arbórea), que en pirineos entra en algunas zonas a los límites españoles, según algún autor? Pues haciendo caso al órgano referente (Asociación Herpetológica Española), no la añadiremos.

Sumamos ahora las 12 especies de sapos más otra especie alóctona establecida en el este de Cataluña que es el sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus) que sí vamos a incorporar. Serían entonces ya 20 especies entre sapos y ranas.

Bien, ahora sumemos las 2 especies de salamandras peninsulares: Chioglossa y Salamandra (salamandra rabilarga y salamandra común). Estamos ya en 22 especies.

Ahora sumamos a estas 22 especies los tritones con sus 9 especies, sumando al Gallipato (Pleurodeles waltl). En total tenemos 32 anfibios con rango de especie en la península ibérica en 2019.

Salamandras de la Península Ibérica:

1- Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica)

Pequeña, alargada, cola más larga que el cuerpo, negra, dorada y rojiza, es una de nuestras joyas endémicas más raras y bellas al mismo tiempo. Se distribuye por Galicia, Asturias y norte de Portugal. Suele habitar en zonas encharcadas o en el lecho y orillas de riachuelos y ríos. No es raro verla bajo el agua en muchas ocasiones.

salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-01

Salamandra rabilarga (chioglossa lusitanica) sobre una piedra de mineral de hierro…

File:Distribuicao-geografica-chioglossa-lusitanica.png

2- Salamandra común (Salamandra salamandra)

Un urodelo de mediano tamaño, normalmente negro con manchas, puntos o franjas amarillas por todo el cuerpo. La península Ibérica cuenta con 9 subespecies, siendo la zona de europa con mayor número. Una especie bastante común por suerte, se distribuye desde Cataluña, por todo el norte y centro peninsular (Sierra de Guadarrama y Gredos, Montes de Toledo), Portugal y noroeste de Andalucia.

Salamandra común (Salamandra salamandra)

Hay poblaciones también en las sierras de Cádiz y Málaga. Tiene una gran variación cromática y morfológica y está en continuo estudio genético. Si quieres ver todas las subespecies de Salamandra salamandra de la península ibérica, pincha aquí.

Tritones de la Península Ibérica:

3- Tritón pirenaico (Calotriton asper)

Urodelo de alta montaña, aunque también se le puede ver en valles y zonas más bajas, pero eminentemente relacionado con hábitats montañosos del Pirineo, donde se distribuye con mayor o menor abundancia desde las zonas basales hasta los 2.200 m de altitud o más. Es esquivo, de piel grisácea y cubierta de tubérculos (asper = rugoso) y está en clara recesión por diversos factores humanos y medioambientales.

Calotritón asper (-tritón pirenaico- (Ordesa)

Mapa Calotriton asper.png

4- Tritón del Montseny (Calotriton arnoldi)

Anfibio endémico de zonas muy concretas y reducidas noreste de la península ibérica (Cataluña). Está amenazado de extinción debido a la destrucción y/o contaminación de su hábitats.

Créditos: ca.wikipedia.org -Benny Trapp –

File:Mapa Calotriton arnoldi.png

5- Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Es otro urodelos “de montaña” aunque le he observado en Llanes (Asturias) a nivel del mar. Se distribuye por la cornisa cantábrica, principalmente y fue introducido en el macizo de Peñalara en los años 80, contanto con una amplia población a día de hoy.

Ichthyosaura-alpestris-01

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Triturus alpestris dis.png

6- Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)

De coloración verde grisácea y dos estrías típicas laterales, su nombre común se debe a las membranas interdigitales de las patas posteriores y se distribuye por todo el norte de España y Portugal.

Hembra (izquierda) y Macho (derecha) de tritón palmeado.

Hembra (izquierda) y Macho (derecha) de tritón palmeado.

7- Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Su coloración verde y negra le distingue de otros tritones europeos, es una auténtica belleza de nuestras lagunas y ríos. En general tiene un tamaño grande, aunque hay poblaciones más pequeñas. Está presente el la mitad noroeste peninsular, desde la Sierra de Madrid hasta Galicia.

Tritón-jaspeado-Triturus-marmoratus-bicheando

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Mapa Triturus marmoratus.png
8- Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Nuestro pequeño “marmoratus” (antes se le catalogaba como subespecie de T. marmoratus) es otro endemismo de la península ibérica y tiene rango de especie propio.

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Mapa Triturus pygmaeus.png

Aunque se distribuye desde el sur del río Tajo en principio, se han encontrado recientemente poblaciones al norte de la Sierra de Madrid, Burgos o en Gredos y otras zonas del norte de Extremadura. Tiene una amplia zona de confluencia con T. marmoratus.

9- Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

El tritón más pequeño de todos, que puede confundirse con el tritón palmeado en zonas de confluencia aunque éste tiene el vientre naranja, mientras que el tritón palmeado lo tiene amarillo, ojo!

Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

Lissotriton boscai range Map.png

10- Tritón ibérico meridional (Lissotriton maltzani)

El tritón ibérico meridional es un nuevo taxón que parte del tritçón ibérico común (Lissotriton boscai) descrito anteriormente. Un nuevo endemismo ibérico que se restringe a la zona del suroeste peninsular (principalmente por el Algarve portugués) y que no es distinguible a simple vista de “boscai”.

No hay descripción de la foto disponible.

Tritón ibérico meridional (Lissotriton maltzani) con un patrón algo atípico, pues suelen ser idénticos al “boscai”. Créditos y cesión: Equipo de Levantando Piedras. https://www.facebook.com/levantandopiedras/

fuente: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/jeb.13562

11- Gallipato  (Pleurodeles waltl)

No es un “tritón”, propiamente dicho, pero le ubicaremos aquí. De piel grisácea punteada de diversos ocelos, es el urodelo de mayor tamaño de Europa occidental, alcanzando más de 22 cm en muchas ocasiones.

pleurodeles-waltl-gallipato-madrid-02

Gallipato (Pleurodeles waltl)

Pleurodeles waltl range Map.png

Como defensa contra depredadores, las costillas tienen puntas afiladas que salen perforando la piel cuando son atacados o manipulados. Se distribuye por las tres cuartas partes del centro y sur peninsular hasta el norte de África (-P. nebulosus– de las zonas mediterráneas de Argelia y Túnez y –P. poireti, un endemismo puntual en Argelia.

Sapos de la Península Ibérica:

12- Sapo común (Bufo spinosus)

El mayor de nuestros anuros, de tamaño considerable, piel con verrugas, dura, áspera y unos grandes ojos rojos o anaranjados inconfundibles. Por desgracia está en recesión en todas sus áreas de distribución y cada día en menos “común”.

bufo-spinosus-gredosicola-2016

Sapo común (Bufo spinosus)

mapa de distribución sapo común en europa y norte africa

Distribución de las 4 especies de Bufo en Europa y Norte de África: Rojo: Bufo spinosus. Azul: Bufo bufo. Marrón: Bufo verrucosissimus. Verde: Bufo eichwaldi.

Presenta un gran polimorfismo cromático, ya que tiene una amplia zona de distribución, por toda la península ibérica, si bien hay ya muchas áreas donde no se observan animales o no hay citas recientes (como el caso de Soria y alrededores y muchas partes de Castilla la Mancha).

13- Sapo corredor (Epidalea calamita) 

Más pequeño que el sapo común, pero mucho más “común” en nuestros campos, por la fortaleza inmunitaria y biológica demostrada estos últimos años, su nombre le viene de su hábito a andar, en vez de saltar. También tiene un rango de distribución que abarca toda la península.

sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Sapo corredor (Epidalea calamita)

Mapa Epidalea calamita.png

14- Sapo partero común (Alytes obstetricans)

Sapito de pequeño tamaño y colores claros. Los machos transportan y cuidan de los huevos en su espalda, de ahí su nombre. Esta especie está distribuida por el norte, centro de la península y la costa levantina Española, hasta granada, aproximadamente.

Alytes-obstetricans-sapo partero común

Sapo partero común (Alytes obstetricans)

15- Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Como las demás especies de sapos parteros, los machos cuidan de las puestas, llevándolas a la espalda. Es muy parecido al sapo partero común y se distingue por su canto y los puntos rojos en el dorso, principalmente. Esta especie es un endemismo del centro y sur de la península ibérica.

alytes-cisternasii-04-puesta

Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Alytes cisternasii range Map.png

16- Sapo partero bético (Alytes dickhilleni)

sapo partero betico Alytes dickhilleni

Éste precioso sapillo con el dorso granulado de bonitos puntitos verdes y un poco más esbelto y alargado que los otros alytes es otro endemismo del sur peninsular, que se distribuye por Andalucía oriental, sur de Castilla la Mancha (Albacete) y oeste de Murcia.

Mapa Alytes dickhilleni.png

17- Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)

Sapo pequeño y muy parecido morfológicamente a “obstetricans” de reciente separación que se distribuye en la zonas más noreste peninsular (Cataluña).

Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)

Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii). Créditos y cesión: Alberto Sánchez Vialas

Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)

Fuente: https://brill.com/view/journals/amre/aop/article-10.1163-15685381-20191312/article-10.1163-15685381-20191312.xml

18- Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapo pequeño y con forma de ranita, oscuro o grisáceo con dos tipos de patrón. O bien moteado o bien rayado con tres franjas longitudinales. Está presente en los 3 tercios del centro y oeste peninsular, principalmente. Subespecies: (D. g. galganoi y D. g. jeanneae)

Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

19- Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus)

Especie norteafricana introducida en Francia a finales del siglo XIX desde donde se extendió al norte de Cataluña, desde Roses hasta Girona, actualmente y según las identificaciones realizadas. Hay citas de la especie en El País Vasco de hace años, pero no se conocen (al menos el autor de este artículo) menciona de poblaciones estables en otros puntos.

Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus)

Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus) Créditos: commons.wikimedia.org -Kogia-

Discoglossus pictus dis.png

20- Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Su nombre describe las dos “espuelas” oscuras que tiene en las patas posteriores y que le sirven para excavar y enterrarse a gran profundidad, si es necesario. Un sapo presente en casi toda la península, menos en amplias zonas de levante y norte de España.

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Distribucción Pelobates cultripes.png

21- Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)

El sapillo moteado es una especie en estudio y revisión actual, que se extiende por el sur de Europa occidental, desde Italia y Francia hasta centro y noreste de España. Es un experto del camuflaje. Su coloración es muy variable, del verde oscuro al oliva y marrón (adaptado al entorno). Dos subespecies: P. p. punctatus y P. p. hespericus

pelodytes-punctatus-Sapillo-moteado-común-01

Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)

22- Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) 

Otro rey del camuflaje. De tamaño pequeño (no sobrepasa los 4 cm de largo) es una especie recientemente descrita (2000). Cabeza tan larga como ancha y hocico redondeado. Se encuentra en charcas temporales poco profundas en la mitad centro sur peninsular (Andalucía principalmente).

Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) Créditos: commons.wikimedia.org -Benny Trapp-

23- Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus) 

El sapillo moteado occidental es endémico de Portugal, donde se extiende por gran parte de las llanuras atlánticas, entre Cabo de São Vicente y Fao, apareciendo de forma aparentemente discontinua en el interior (Penamacor y Vila Velha de Rodão). Las poblaciones del centro y este del Baixo Alentejo y Algarve corresponden a la especie P. ibericus.

Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus) 

Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus). Fao 2017.

mapa distribución especies sapillo moteado pelodytes 2017

Mapa distribución de sapillos moteados: Verde: Pelodytes atlanticus. Azul y morado: Pelodytes punctatus. Naranja: Pelodytes ibericus.

Ranas de la Península Ibérica:

24- Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

Hasta 2008 descrita como subespecie de Hyla Arbórea (europea), se distribuye por la mitad norte y oeste peninsular. hay zonas que abunda mucho y otras sin embargo es muy difícil verla.

Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

File:Mapa Hyla molleri.png

Individuos verdes con la característica franja lateral oscura desde la cabeza a la cloaca (se han observado otros individuos grises en alguna ocasión).

25- Ranita Meridional (Hyla meridionalis)

De menor tamaño que la ranita de San Antonio Ibérica. La franja lateral oscura sólo llega hasta la altura de las patas anteriores.

Ranita de San Antonio Meridional (Hyla Meridionalis)

Ranita de San Antonio Meridional (Hyla Meridionalis)

Se encuentra en el suroeste de la península ibérica, Cataluña, Menorca y el norte de África.

RangeMapHylaMeridionalis.png

26- Rana común (Pelophylax perezi)

Es la rana más abundante (presente en toda la geografía), de piel de color verde y/o marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara que recorre la columna vertebral a lo largo de todo el dorso.

rana-comun-pelophylax-perezi-01

Rana común (pelophylax perezi)

Pelophylax perezi range Map.png

27- Rana ágil  (Rana dalmatina)

Común en casi toda Europa. Tiene unas patas muy alargadas y desproporcionadas respecto al cuerpo. Su color principal es el marrón claro o rojizo con manchas marrón oscuro repartidas por el dorso.

Rana ágil (Rana dalmatina)

Mapa Rana dalmatina.png

28- Rana patilarga (Rana iberica)

Una pequeña rana marrón rojiza que habita el norte y oeste de la península y en el Sistema Central. En serio declive poblacional. En Madrid ocupa zonas de media y alta montaña, principalmente.

rana-patilarga-rana-inberica-peneda-geres-2019

Rana iberica range Map.png

29- Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Una rana pequeña (la más pequeña de las ranas pardas), de cuerpo esbelto y un color del pardo anaranjado al grisáceo, poco atigrado, para este endemismo pirenaico. Una joya ibérica con una distribución muy limitada.

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pyrenaica range Map.png

30- Rana bermeja (Rana temporaria)

Una rana más terrestre que acuática de color pardo o verdoso y largas patas que se distribuye por todo el norte de España, desde Galícia a Cataluña y resto de Europa occidental.

Rana bermeja (Rana temporaria)

Rana bermeja (Rana temporaria)

Mapa Rana temporaria.png

31- Rana bermeja ibérica (Rana parvipalmata)*

Una nueva especie descrita gracias al trabajo de Christophe Dufresnes et al. en publicado en febrero de 2020 donde aparece un linaje nuevo de lo que se consideraba anteriormente una subespecie (R. temporaria parvipalmata). Este nuevo endemismo ibérico se distribuye por Asturias y Galicia principalmente, con posible presencia en el Norte de Portugal, León y Zamora.

Se diferencia poco morfológicamente hablando de R. temporaria. Principalmente es de menor tamaño y posee una menor la extensión de la palmeadura interdigital. Además su canto se compone de menos impulsos que el de R. temporaria.

Rana bermeja Rana temporaria Pirineos Occidentales

Rana bermeja (Rana temporaria) -Pirineos Occidentales-

Mapa de distribución. Puntos rosa.

Fuente: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/mec.15368?

32. Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi)

La llamada rana híbrida de Graf, es el resultado del cruce de nuestra rana común con la europea (P. ridibundus). El híbrido resultante es estéril si se cruza con otros híbridos, pero al cruzarse con nuestra rana común (P. perezi) puede dar descendientes. Se ha citado a esta especie híbrida en la zona de Pirineos desde Cataluña, Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco y el sur de Francia.

Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi)

Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi). Créditos: Benny Trapp.

Mapa Pelophylax grafi.png


Esperamos que hayas podido conocer mejor estas 32 especies de anfibios de la Península Ibérica en 2020 y te sea útil y si crees que falta o sobra alguna especie ten en cuenta que ésta es una lista personal y propia, pero razonada y argumentada en la medida de lo posible.

Gracias por tu tiempo y recuerda que todas las especies de anfibios de la Península Ibérica están protegidas por ley y son patrimonio de todos. Cuídalas.

Fuentes consultadas:

https://www.herpetologica.es/attachments/article/137/Nueva_Lista_Patron_2018.pdf

http://digital.csic.es/bitstream/10261/108566/3/rantem_v1.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Anfibios_de_Espa%C3%B1a

http://www.vertebradosibericos.org/anfibios/listaanfibios.html

http://www.anfibios-reptiles-andalucia.org/peninsulares.htm

http://siare.herpetologica.es/bdh/distribucion

Mapas aproximativos. Derechos y créditos: https://es.wikipedia.org
fotografía ética anfibios y reptiles parte 01

Cómo fotografiar anfibios y reptiles de forma ética (2º parte)

3 tipos de fotografías (o vídeos) de anfibios y reptiles éticas. 2º parte

Como veníamos diciendo en nuestra primera parte (cómo fotografía anfibios y reptiles salvajes de forma ética), lo más importante de todo es ir al campo con humildad y respeto hacia un flora y fauna que lleva en sus ecosistemas desde antes que la humanidad existiera.

En cualquier tipo de fotografía o actividad que hagas con hérpetos, siempre has de tener en cuenta la salud y el bienestar del animal por encima de cualquier otra cosa. Y también saber que puede que muchas veces vuelvas con las manos vacías, ya que tanto anfibios como reptiles son de carácter huidizo y evasivo. He aquí la dificultad de fotografiar esta otra naturaleza.

Ejemplo de fotografía in situ donde se juega con las hierbas altas para hacer bonitos difuminados y conseguir una gran composición.

¿Qué tipos de fotografías éticas pueden existir?

Todas pueden serlo, incluso las posadas. Es la mentalidad, la humildad y el respeto con el que nos acercamos a los anfibios y reptiles donde está la clave. Por ello, nos gusta mucho la clasificación que hizo el fotógrafo de la naturaleza Ronald Zimmerman: él habla de fotografía in situ, semi-in situ y posada.

A continuación te contamos nuestra propia versión de cada tipo de fotografía y algunos trucos para poder llevarlas a cabo con éxito.

1.- Fotografía in situ: la mejor elección ética por varios motivos.

Nota importante: el propósito de estos consejos es para beneficio de los animales. Siempre serás tú el responsable de tus propias acciones.

¿Qué significa in situ? Lo verás en muchas descripciones de fotografías. In-situ significa “en su propio lugar”, sin alteraciones espacio-temporales y sin intervención humana. Es fotografiar una serpiente o lagarto según se le encuentra, sin alterar la escena ni interactuar con el animal.

timon-lepidus-primer-plano-macro-04

Fotografía in situ. Lagarto ocelado asoleándose…

Para un herpetólogo, observar in situ a un animal como una culebra bastarda o un lagarto ocelado es la mayor satisfacción que puede tener. El culmen del buen trabajo de acercamiento y prospección. En fotografía es proyectar ese alma de observación del herpetólogo a una instantánea sin impacto o molestia para el animal. Por descontado es forma más ética de fotografiar anfibios y reptiles.

Claro ejemplo de por qué la fotografía in situ puede ser más atractiva y valiosa que la posada. Amplexo de rana bermeja (Rana temporaria) de Gerard Carbonell. Ganadora del 3º concurso de fotografía de anfibios y reptiles Bicheando.net del pasado noviembre 2019.

¡Y también es el más natural y realista! Ten en cuenta que esas fotografías son documentos del alto valor científico porque muestran muchas veces un comportamiento antes no observado o una característica morfológica que ayuda a la identificación posterior de subespecies, por poner dos ejemplos.

¡Y qué decir de la pose! nada tiene que ver un lagarto ocelado macho con la cabeza alta, oteando el horizonte de su territorio que un ejemplar aplastado en una piedra puesta para la ocasión.

También es el tipo de fotografía que más paciencia y saber hacer necesita y solo con mucha experiencia de campo se pueden conseguir buenos resultados. Pasar más tiempo en el campo aumenta tus posibilidades de encontrar escenas in situ.

Ejemplo de cómo una fotografía in situ, sin embargo puede parecer posada. Sólo hubo 8 segundos para sacar 2 fotografías y tuvimos que meternos literalmente en el río para poder sacarlas. Por suerte una de ellas (el ejemplo) no quedó nada mal.

Para este tipo de fotografía es imprescindible estudiar, leer y visitar el campo para conocer y aprender los hábitos y patrones de las especies específicas de anfibios y reptiles que queremos fotografiar.

¡La fotografía empieza aquí y termina cuando apretamos el botón de apertura del obturador!

Super consejos para conseguir fotografía in situ de hérpetos:

1.- Ve despacio y en silencio. Eres un ninja.

Con la cámara en mano y encendida, con un teleobjetivo o macro largo mejor. Anda como un espía en un campo de minas, asómate a los recodos o por encima de los montículos con calma. Los reptiles y anfibios se asustan ante movimientos rápidos y te dejarán acercarte si lo haces despacio.

2.- Busca el mejor ángulo (y bajo) posible.

Asegúrate de que no haya nada entre el animal y la cámara. Asegúrate de que el sol esté detrás de ti (o a un lado). Intenta agacharte o apoyarte en algo para evitar fotos movidas. Cuando te acercas al animal desde un ángulo bajo, la tasa de éxito es mayor.

Perfil bajo, acercamiento lento, movimientos lentos… Claves para obtener fotografías dignas in situ.

3.- Conoce a tu presa y su plan de huída.

Cada especie tiene un especio de seguridad y un comportamiento evasivo diferente. Aún así, no esperes para fotografiar hasta que estés demasiado cerca, y ves haciendo fotos o podrías terminar sin nada en la tarjeta de memoria.

4.- Haz una espera de francotirador.

Si has visto una especie rara, y no has podido hacer la foto que querías, simplemente quédate sentado o tumbado y espera unos 5 o 10 minutos. Si no es una serpiente (suelen tardar más en volver a salir) puede que la lagartija, lagarto o anfibio vuelva a su posición original en pocos minutos. Ten paciencia y te irás a casa con una sonrisa de oreja a oreja.

Beneficio extra: Al no interferir en los elementos, madriguera, agujero o piedra del hérpeto (ni con él), éste volverá a estar ahí en tu próxima visita. Cuanto menos interactúas con un hérpeto, más posibilidades hay de que permanezca en la misma zona durante mucho tiempo.

2.-Fotografía semi in situ: no significa tocar o manipular.

Nota importante: el propósito de estos consejos es para beneficio de los animales. Siempre serás tú el responsable de tus propias acciones.

Semi in situ no significa coger, tocar o manipular en ningún caso al animal. Aquí la escena y sus elementos se puede alterar en pro de conseguir un mejor documento, pero el animal no es manipulado.

¿Cómo se consigue esto? Por ejemplo apartando o poniendo hojas, ramas o piedras cerca del animal, moviendo objetos que lo distraigan o hagan que cambie de pose o bien dejando que el animal salte o camine, ya sea para fotografiarlo en un mejor lugar o para fotografiar su movimiento.

Ejemplo de fotografía semi in situ. Se añade una hoja grande con algo de color verde (arriba a la izquierda) para mejorar el marco donde estaba el urodelo, al que no se le tocó.

Ejemplo de fotografia semi in situ. Se eliminan unas piedras y raíces secas de detrás del sapo, para dejar ver mejor la planta que hace de fondo y simplificar los elementos de la imagen.

En este caso como ves no es necesario coger al animal para hacer la fotografía y salvo un poco de molestia para él por percibirte, queda intacto. Obviamente hay un estrés implícito y no es tan “puro” como in situ, pero es mucho menos perjudicial para el animal que estar tocándolo.

Eso sí, asegúrate de no alterar el hábitat o la zona y deja todo como estaba antes de llegar. Estamos cansado de ver “zonas calientes” y conocidas en la península donde las piedras siempre están movidas o descolocadas.

Super consejos para conseguir fotografía semi in situ de hérpetos:

1.- Mejor en equipo.

Para garantizar el menor tiempo de estancia con el animal y evitar golpes accidentales o manipulaciones, es mejor que mientras que tú enfocas al animal, un amigo le distraiga u oriente hacia donde puedas sacar una mejor y más rápida fotografía.

A veces, con ponerse delante de un animal, basta para dar a tu compañero de bicherío tiempo para sacar un par de fotos rápidas.

2.- Ve despacio y en silencio. Eres un ninja

Lo repetimos porque es importante: tanto quien hace la foto como quien intenta motivar al animal han de hacerlo suavemente… Es un momento en que estamos indicando al animal que no queremos herirlo ni depredarlo. Es un momento neutral, donde animal y humano se sopesan mutuamente. ¡Es un conversación en la que no hay que gritar, por decirlo así!

Si nos movemos rápido o agitamos unas ramas delante de un hérpeto, éste lo interpretará como un ataque e intentará huir.

3.- Busca el mejor ángulo bajo posible.

En fotografía semi in situ normalmente estás más cerca del animal. Por ello, para evitar que huya viéndote como un depredador, Asegúrate de acercarte y estar cerca del al animal desde un ángulo bajo.

4.- La 1º fotografía es la mejor.

Cuando motivamos al animal a moverse sin tocarlo, los primeros instantes son los que mejor van a reflejar poses naturales.

Pasados unos segundos o bien el animal huirá o bien adoptará posiciones defensivas poco naturales como abrir la boca (lagarto ocelado) o enroscarse y tapar su cabeza (culebra de cogulla).

Fotografía semi in situ (el animal se ha percatado de nuestra presencia y nos observa) pero nos deja acercarnos lo suficiente para sacar una bella pose natural. Fotografía realizada a unos 4 metros del animal…

…nada que ver con la fotografía posada, donde los animales muchas veces adoptan una postura “aplastada” y defensiva nada natural. Es tan obvio y las imágenes quedan tan mal que no merecen la pena. Hay que ser autocríticos.

Por lo tanto no te obceques con intentar motivar y distraer al animal a que vuelva a un estado no defensivo cuando lo h hecho e intenta que la 1º foto sea la buena.

3.- Fotografía posada: como último recurso y si hay un propósito detrás.

Nota importante: el propósito de estos consejos es para beneficio de los animales. Siempre serás tú el responsable de tus propias acciones.

Solo si hay una excusa que merezca la pena se debería manipular un hérpeto. Si no hay un propósito claro y legal es mejor disfrutar de ellos los segundos que nos lo permitan y quedarnos con esa fotografía en nuestro corazón y en nuestro recuerdo.

Y es que muchas especies de anfibios y reptiles son muy frágiles y perderán la cola, algún diente al intentar morder (víboras) o les transmitiremos hongos o virus peligrosos a través de la piel (anfibios).

De hecho, todas las especies de hérpetos de la península ibérica están protegidas y si manipulación prohibida, salvo en casos excepciones. En Bicheando.net nos parece que se aprende tocando e interactuando, pero es nuestro deber comentar también estos temas legales para no llevar a equívoco.

La fotografía posada donde el objetivo documental es visibilizar el entorno donde viven ciertos animales…

La fotografía posada es útil para “denunciar” efectos trampa.

Fotografía posada, porque al animal se le orientó e hicimos pararse -poniéndonos delante- durante unos segundos para poder captar el entorno rural donde se le observó. Fotografía de Max benito.

La fotografía posada es útil para “denunciar” efectos trampa.

A esta salamandra sólo se la subió unos centímetros de donde estaba para poder obtener una visión del ecosistema más completa. Se tardó menos de 2 minutos en hacer la fotografía. Tiempo en el que se movió y siguió su camino por donde vino.

Este tipo de fotografías son in situ, pero el animal ha sido “sorprendido” por nuestra presencia (levantamos la roca donde estaba) y  se sube a la roca para mostrarnos sus mandíbulas (comportamiento típico defensivo del lagarto ocelado) actuando de forma poco natural y por nuestra presencia. Es por ello este tipo de fotografía deberían considerarse posadas, aunque no se haya manipulado al animal.

Un propósito claro para posar un anfibio o un reptil para una foto podría ser la investigación, otro documentarlo una vez ha sido rescatado de una muerte segura (y obviamente se le manipula). Y otro la divulgación con otras personas, porque solo a través de la interacción se aprende de verdad.

De hecho los niños agradecen enormemente poder manipular una serpiente y ver que ni huele mal (a menos que se una serpiente de agua :-)), ni es “mala” de por si, ni quiere comérselo. Alentar la curiosidad con la interacción es el fruto de un futuro respeto por estos seres.

Pero volvamos a la fotografía y el vídeo… Si su objetivo no está claro, es mejor no coger al animal en absoluto. Tanto in situ como semi-in situ o un buen recuerdo son mucho más valiosos que una foto posada.

Si vamos a manipular al animal por las razones que sean lo primero es entender bien el momento biológico del animal. En época reproductiva, como por ejemplo serpientes hembras grávidas, amplexos de anfibios etc. es mejor no tocar a los animales.

Igualmente el momento del día debe ser el adecuado. por la noche anfibios y por el día reptiles, por regla general. Sacar un anfibio de su escondite a pleno sol o una serpiente dormida por la noche para hacer una foto o estudio no es ético y no tiene justificación, seas un biólogo, un fotógrafo o tengas los permisos que tengas.

rescate-de-anfibios

Un momento totalmente adecuado para fotografiar animales con manipulación es cuando los rescatamos (si la salud del animal atrapado lo permite, qué es lo primero) . Una vez hidratados e inspeccionados, es adecuado tomar unas fotos de los mismos. Tanto por razones estéticas como documentales o de investigación.

Igualmente con las serpientes hay que evitar que muerdan en la medida de lo posible, ya que pueden perder dientes y colmillos muy necesarios para cazar.

Asegúrate además de tener al animal el menor tiempo posible. Para ello volvemos a los consejos de la 1º parte, donde hablábamos de tener todo listo (cámara, configuración, equipo, etc.). Siempre debes respetar los signos de estrés e inquietud del animal. ¡Y cada individuo se comporta y tolera la manipulación de una forma distinta!

Asegúrate también de no mover o traslocar al animal de donde lo encontraste bajo ningún concepto. Y cualquier manipulación ha de ser suave. También de hacer la foto lo más cerca de donde se encontró. Así además será un buen documento de su hábitat.

Y sobretodo no inmovilizar al animal ni forzarlo a tomar poses determinadas. Déjales sueltos, que se muevan, que posen como quieran. Haz la foto y devuelve al animal donde estaba. Es fácil. Es rápido. Es lo suyo. Y como decíamos al principio, antes de después de tocar a un hérpeto desinfecta tus manos.

En resumen, la fotografía ética de naturaleza, y en concreto de anfibios y reptiles es siempre difícil e infructuosa porque son animales evasivos. Además se necesita de un respeto y de una actitud especial ya que son muy delicados. Y de conocer bien su biología y comportamiento.

Eres un “cazador” de emociones, no un recolector de puntos y animales, por lo tanto ves con la humildad de que puedes volver sin nada y de que la cámara solo es un elemento secundario en tu contacto con la naturaleza.

En tu mano está ser y mostrar la mejor versión de ti mismo como aficionado o profesional de la herpetología y la fotografía. El único jurado que hay es el de tu conciencia y el único premio el de tu propia satisfacción. Todo lo demás es superfluo. Que no te pueda el ego y la búsqueda de “likes”.  Tú vales más.

¡¡ Y ahora sí !! Ahora ya puedes leer estos otros dos increíbles artículos para mejorar tus fotografías bicheras 🙂

10 consejos para mejorar tus fotografías de anfibios y reptiles. Parte I

10 consejos para mejorar tus fotografías de anfibios y reptiles. Parte II

Gracias por leernos.

fotografía ética anfibios y reptiles parte 01

Cómo fotografiar (o filmar) anfibios y reptiles salvajes de forma segura, respetuosa y ética. Primera parte.

Si observar en la naturaleza a los anfibios y reptiles es tu pasión, y también lo es fotografiarlos, has de tener en cuenta siempre que la salud del animal está por encima de cualquier resultado fotográfico.

Nuestros dos siguientes artículos tratarán sobre la fotografía ética, para abrir el debate y la reflexión interna y personal de cada uno sobre éste tema, más allá de querer dar sermones puritanos.

Hablaremos sin hipocresía y desde dentro, pero con firmeza, de lo que son y deberían ser las prácticas éticas en el campo de la herpetología y de la fotografía de anfibios y reptiles. Y de cómo cada uno de nosotros puede aportar su granito de arena a la conservación de estas especies y sus hábitats.

Muchos ofidios pueden fotografiarse in situ a primera hora de la mañana, al sorprenderlos fríos calentándose al sol. Saber las horas de actividad de cada especie es determinante para poder hacer fotografía ética.

Las Redes Sociales y su propia “ética”.

Desde hace 6 o 7 años, con la aparición de plataformas sociales como Instagram, hay una creciente masificación de la fotografía y vídeo de hérpetos a nivel mundial. Esta masificación o “moda” trae una consiguiente “competencia tácita” entre aficionados y profesionales por realizar la “mejor fotografía”: esa que obtenga más likes.

Pero lo peor de todo esto es que lo terminan pagando los animales: ranas o reptiles refrigerados hasta que no pueden moverse y así poder colocarlos en posiciones antinaturales (graciosas), otros animales lanzados una y otra vez al agua para poder hacer una instantánea acuática, serpientes alimentadas artificialmente,  insectos pegados a la rama (o a otro insecto), uso de alambres que después se eliminan con Photoshop, especies peligrosamente juntas unas con otras, etc.

Fotos de naturaleza salvaje en algún caso escenificadas incluso con animales cautivos (se observan morros desgastados por el forcejeo con los cristales o las mallas de sus terrarios) y en posiciones y situaciones tan antinaturales se vuelven incluso virales por irrisorias.

Perfiles que no sólo no debes alimentar con tus likes sino que deberías denunciar son, por ejemplo @shikheigoh, @yan_hidayat_567 @rizaarif@yensen_tan. A continuación algunas de sus fotografías con más likes. Juzga por ti mismo…

Responsables también son Getty Images (y otros bancos de fotos), por licenciar estas imágenes para que sus autores puedan ganar dinero con sus fotos falsas y poco éticas y hasta cuentas como @natgeo, que ha otorgado en el pasado premios por alguna de ellas incluso. ¡Increíble!

Y responsables también cada uno de nosotros cuando subimos de forma frecuente este tipo de fotografías posadas, normalizando algo que no lo debería ser.

Destacar que también hay perfiles que están intentando denunciar y visibilizar este tipo de fotografia y vídeo como @boredpanda, @dailymail o @ronaldzimmerman.nl que suelen denunciar este tipo de fotografías cuando aparecen.

Tan irresponsables son los que suben este tipo de fotos falsas como los que alientan a seguir haciéndolo, con sus likes. TODOS SOMOS RESPONSABLES, si bien a veces el usuario no tiene porque saber o pararse a pensar si el proceso de una fotografía fué o no ética.

Y es que una imagen más original (aunque sea irreal) por regla general consigue más número de likes en redes sociales que una de carácter más documental. Esta  espiral de publicaciones de fotos falsas a costa de la salud y el bienestar de los animales no para de crecer y se está convirtiendo en una verdadera enfermedad en las redes sociales. Y todos la alimentamos.

El vídeo y los imitadores de “frank”.

En cuanto al vídeo… Youtube es la red social en la que más delitos contra nuestra herpetofauna se muestran en cuanto a manipulación, cautiverio, inmovilización o molestias hacia serpientes y lagartos -y sus ecosistemas- principalmente.

Créditos e imagen: Mediaset España

Créditos e imagen: Mediaset España

La mayoría de los vídeo son falsos y están “montados”, pero el problema no es ese (y entendemos perfectamente la necesidada de cierto “show” en la tele). El problema es que programas como Frank de la Jungla normalizan un manoseo exagerado, poco ético, a veces ilegal y sensacionalista de los hérpetos.

Y este “virus” crece entre muchos “aprendices a Youtuber” a los que nadia ha enseñado un poco de sentido común en este campo. Creen a pie juntillas que lo “normal” es lo que ven en esos programas basura e intentan reproducirlo en sus propios canales en pro de ganar suscriptores.

También este tipo de programas muestran siempre a los animales en segundo plano. Aquí el protagonista es el presentador, no los hérpetos, que están al servicio de la historia montada… Han proliferado también imitadores que crean contenidos donde los anfibios o reptiles son la excusa para “salir guapos” en las redes. Tal cual.

Dos ejemplos claros de titulares e imágenes de portada sensacionalistas (arriba) Vs. didácticos (abajo), de Aventuras Barbudas y Bicheando.net en Youtube.

Como decíamos, este tipo de canales o programas muestran una manipulación innecesaria, poco ética, extravagante y, a veces, hasta falsa en pro de maximizar la audiencia (recordamos aún esa Vipera ammodytes que nos quería hacer pasar por Vipera latastei o su última joya, con la autoinmolación con una especie en peligro de extinción). Ver para creer.

Programas se comen al herpetólogo por desgracia y escupen al personaje de la forma más sensacionalista posible.

¡OJO! Esto no va de tocar o no tocar, sino de dar ejemplo y hacerlo bien para uno mismo y para los demás, con sentido común. No trata de coger o no coger serpientes, sino de saber cuándo hacerlo y por qué motivo… Y explicarlo claramente como lo que debería ser, una excepción a la regla.

¿Tienen estos comportamientos consecuencias legales ?

En general, no suele haber consecuencias legales de ningún tipo, ni para los responsables de los canales o perfiles. El Seprona, los ayuntamientos, los agentes medioambientales, las asociaciones para la conservación de la fauna etc. no denuncian casi nunca. Y las pocas veces que hay denuncias, tienen un carácter más político o administrativo, que otra cosa. Ejemplo absurdo la denuncia injusta a un ecologista por contrabando de tortugas, cuando lo único que estaba haciendo era su trabajo.

En Bicheando.net hemos mandado información, datos y pruebas de tráfico de animales autóctonos estos años (unas 20 propuestas para que el Seprona investigase) y ¿sabes cuántas han prosperado en denuncia firme? ¡Ninguna!

Una verdadera lástima que el foco y los recursos de las denuncias en nuestro país estén tan orientadas política y socialmente al maltrato animal de nuestras mascotas (perros y gatos) que no haya espacio social, policial, mediático, judicial y político para el resto de maltrato a nuestra fauna autóctona, incluídas las redes sociales.

Solo con navegar por Youtube 10 minutos se pueden observar salamandras sujetadas por la mano durante más de 10 minutos en medio de un Parque Nacional, lagartos gigantes de Gran Canarias usados como si fueran animales de circo, serpientes inmovilizadas durante más de 30 minutos para regocijo el “presentador” etc. Una espiral de mala praxis que no para de crecer impunemente.

Obviamente también abundan aficionados y profesionales de la herpetología y fotografía cuyas fotografías o vídeos muestran sentido común y gran respeto por estos animales, ya sea con o sin manipulación. Ejemplos hay muchos entre los que destacar en fotografía al mencionado Ronald (No dejes de seguir el hashtag #insitu en Instagram) o en Youtube el canal de los amigos de los anfibios, por poner dos ejemplos rápidos, aunque hay muchísimos más, por suerte.

En definitiva, ayudemos entre todos a reflexionar y revertir estas malas prácticas en pro de un contacto con esta otra naturaleza más sano, honesto y ético.

—-

¿Cómo ser un fotógrafo ético de anfibios y reptiles?

Somos invitados en este mundo y en la naturaleza a la que vamos para encontrar hérpetos. Ellos no nos necesitan y no somos bienvenidos. Esta humildad debería ser la base de cualquier aficionado o profesional de la herpetología.

Humildad = invisibilidad = dejar todo como si no hubieras pasado por allí.

Fotografiar la vida salvaje de forma ética significa que los anfibios y reptiles (y su entorno) no se verán perjudicados en el proceso de creación de tu salida, fotografía o investigación. Humildad, delicadeza, respeto y admiración.

¿Cómo mantener seguros a los anfibios y reptiles?

Lo primero y lo más importante de todo es intentar no dejar rastro alguno de  nuestra visita. Y lo más importante actualmente para hacerlo es, junto a la no alteración del ecosistema ni la translocación de animales, la asepsia: cumplir a rajatabla un protocolo de limpieza de la vestimenta, los vehículos y el material de uso como la cámara es indispensable para evitar propagaciones de virus y hongos asesinos de anfibios.

Si visitamos múltiples ubicaciones en una misma salida debemos ser especialmente precavidos: todo lo que entró en contacto con barro, tierra, hojas y otros materiales orgánicos y no orgánicos debe limpiarse cada vez que pasamos de una zona a otra.

Bsal Europe ofrece un extenso protocolo de higiene para el manejo de anfibios. También en Bicheando hace tiempo que tenemos un protocolo básico de asepsia para anfibios y reptiles en nuestro blog. la lejía al 5% durante 10 minutos o el desinfectante de la marca Virkon S® durante 1 minuto tienen eficacia probada, son ampliamente utilizados y se pueden comprar online, en supermercados y en farmacias.

Lo segundo es intentar pasar lo más desapercibido posible. El olor y el color de nuestra vestimenta puede ocasionar que los animales nos detecten antes que nosotros a ellos y perdamos así múltiples oportunidades de observación.

Lo tercero y no menos importante es que nunca han de compartirse las ubicaciones específicas de los animales para salvaguardarlos de una presión excesiva. No se trata tanto de protegerlos de traficantes como del un aumento desmedido de la frecuencia de visitantes y la presión que supone para los individuos de la zona visitada.

¿Cómo preparar mi fotografía para minimizar el impacto?

Si ya tienes esta mentalidad de pasar desapercibido y molestar lo menos posible a un animal, la rapidez a la hora de hacer la fotografía lo es todo. Y para ello hay que tener un buen control de la cámara y su técnica, revisar el equipo antes de salir al campo y tenerlo todo configurado según las características de la salida (noche/día, lluvia/sol, efecto buscado…) Te lo contamos a continuación…

Hazte esta pregunta… ¿cómo puedes considerarte un buen fotógrafo de naturaleza si, una vez que estás delante de un anfibio o reptil, tardas 10, 20 o 30 minutos en sacar una foto digna? Considérate un paquete y punto. 🙂

Un buen fotógrafo de naturaleza es capaz de sacar una foto en 1 minuto, si quiere. ¿Cómo? Ha aprendido las técnicas perfectamente, tiene preconfigurada la cámara y sabe manejar su equipo para montarlo en segundos y disparar. Una buena foto en la que se ha tenido que estar con un animal media hora no es una foto ética. Nos pese a quien nos pese.

Revisar el equipo antes de salir al campo también ahorra tiempo y molestias a los animales. ¿Cuántas veces se te ha acabado la batería en medio de un disparo? ¿Cuántas veces has tenido que cambiar de foco o flash en plena sesión de fotos o directamente se te ha olvidado en el coche? Revisar y preparar el equipo es fundamental para evitar imprevistos que afecten al tiempo de estancia con los animales.

La pre-configuración de la cámara también es fundamental. Ser un buen fotógrafo (y ético) de naturaleza es también entender que los animales no están para hacerles “fotos de prueba”.

Vemos muchas veces (y a nosotros nos ha pasado) aficionados a que llegan al momento de la fotografía sin tener la cámara o el flash configurados para el momento del día o el tipo de foto que buscan. Empiezan así a hacer “fotos de prueba” al animal y pueden pasar 10 minutos hasta que, después de 10 o 12 disparos, empiezan realmente a obtener instantáneas decentes.

Este estrés es innecesario y poco ético y tiene fácil arreglo: aprende a ser mejor fotógrafo y aprende técnicas y configuraciones. ¡Que tu falta de conocimientos no lo paguen los anfibios y reptiles! jeje ¡Es muy importante fotografiar rápidamente! Los anfibios y reptiles no deberían esperar a que dejes de ser un paquete como fotógrafo. 🙂

Es más, si te consideras un buen fotógrafo de naturaleza, ¿cómo es que no tienes varias pre-configuraciones guardadas de forma automática para ahorrar tiempo?

Esperamos que estas reflexiones y consejos te hayan sido de utilidad para iniciar una conversación contigo mismo y para poder ser más eficaz a la hora de captar grandes instantáneas de forma más ética y respetuosa.

¡¡¡Pero esto no es todo..!!! En nuestro siguiente artículo, y 2º parte de la serie, hablaremos largo y tendido de los 3 tipos de fotografías éticas que existen y sus trucos para realizarlas de forma correcta y efectiva.

Webgrafía:

https://www.photoblog.com/learn/wildlife-photography-ethics-guide/ebgrafia:
www.nationalgeographic.com/animals/2019/07/ethical-wildlife-photography
www.picturecorrect.com/tips/the-darker-side-of-wildlife-photography-understanding-ethical-practices
www.naturettl.com/ethics-wildlife-photography

 

el-melanismo-en-retiles-y-anfibios-ibericos-portada

El melanismo en reptiles y anfibios ibéricos

Breve introducción ilustrada.

El melanismo es básicamente un exceso de pigmentación oscura. La piel por lo tanto desarrolla un color completamente oscuro gracias a la producción de melanina debido a una alteración genética hereditaria.

El melanismo en los reptiles y anfibios se da con mayor frecuencia en zonas frías, de sierra o montaña, y parece ser que constituye una ventaja frente a los individuos no melánicos, pues los colores oscuros permiten absorber mayor cantidad de radiación solar que los claros y así que el animal se caliente antes y tenga más oportunidades de alimentarse y reproducirse (Lusis, 1961).

Justo lo opuesto es el albinismo, que resulta de la ausencia de melanina dentro de las células pigmentarias, y del que hablaremos en nuestro próximo artículo, en esta serie de dos publicaciones.

Empecemos con el melanismo en reptiles y anfibios ibéricos con una imagen muy explicativa: dos crías de la misma puesta de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) encontradas este agosto en Álava…

culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)

Dos culebras de collar mediterráneas (Natrix astreptophora) con color nominal y melánico.

Como puedes observar, una tiene una coloración normal (nominal) mientras que la otra presenta un color uniforme oscuro (melánico) . Interesante y raro, ¿verdad?

Y es que en los reptiles y anfibios, estas anomalías en el color (melanismo o albinismo) son muy poco frecuentes (menos del 1% de los individuos en la naturaleza presentan esta variación).

Al contrario de lo que se puede pensar (y sí ocurre con ejemplares albinos) estos individuos no suelen tener dificultades para sobrevivir en sus ecosistemas. Si bien ese color tan llamativo puede ser una diana frente a los depredadores, en zonas de frío, como indicamos anteriormente supone una ventaja biológica importante.

Importante quedase con esta otra palabra: Melanótico: Animal muy oscuro o negro, pero no melánico, que muchas veces se confunden los melánicos puros con animales melanóticos.

Habiendo hecho esta introducción necesaria, hoy en bicheando.net, te traemos algunas espectaculares e interesantísimas imágenes de algunos ejemplares de reptiles y anfibios de la Península Ibérica que muchos compañeros de afición, biólogos y herpetólogos han ido encontrando estos años en sus salidas… Animales extraordinarios y únicos que se merecían un artículo específico en nuestro portal.

¿Empezamos? 😉

-GALERÍA ANFIBIOS Y REPTILES IBÉRICOS MELÁNICOS-

Este pasado Agosto de 2017 encontramos un juvenil de culebra de collar melánica (Natrix astreptophora) por Álava, País Vasco.

Culebra de collar melanótica

Culebra de collar melanótica. Se describen así indivíduos que no presentan un 100% del cuerpo completamente negro.

Aritz Ibarzabal nos cede esta otra imagen de la misma zona correspondiente a un ejemplar adulto melanótico (que no melánico) de la misma zona de esta especie. Precioso, ¿verdad?

En un anterior artículo, Daniel Fernández Guiberteau nos traía este otro ejemplar de la población de culebra de collar europea (Natrix natrix) melánica establecida en el Valle de Arán.

Culebra de collar melánica (natrix natrix). Valle de Arán

Culebra de collar melánica (natrix natrix). Valle de Arán. Créditos Daniel Fernández.

En nuestra experiencia y según hemos hablado con otros naturalistas, fotógrafos etc. otra especie que tiende a presentar altos índices de melanismo son las víboras.

En la siguiente imagen, fotográfica que realizamos en nuestro viaje a Portugal, este año, de una víbora hocicuda (Vipera latastei).

Pensamos que, en este caso, el color tan oscuro puede deberse a que el ejemplar estaba mudando, pero ahí lo dejamos para que juzgues por tí mismo… Sea como fuere, impresionante animal.

Con esta otra imagen, sin embargo, de una Víbora cantábrica (Vipera seoanei) cedida por David Martínez, no hay duda. Es una preciosa serpiente melánica que nos deja con la boca abierta…

vibora-cantabrica-vipera-seoanei-melánica-01

Siguiendo con víboras, Rubén Sánchez, nos cede estas otras preciosas instantáneas…

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Rubén Sánchez

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica.

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Rubén Sánchez

Y también Antonio Gómez Mercader nos trae otra buena foto de un bonito ejemplar…

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica.

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Antonio Gómez Mercader.

Alberto González (el autor) también ha fotografiado recientemente una vipera seoanei melánica.

vipera seoanei melanica

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Alberto González

Y ésta última, también correspondiente a la Víbora de Seoane o cantábrica, por nuestro amigo y crack de la herpetología Rafael Vazquez Graña.

Víbora cantábrica melánica. Créditos: Rafael Vazquez Graña

Víbora cantábrica melánica. Créditos: Rafael Vazquez Graña

David Gómez nos trae esta imagen de una culebra de agua (Natrix maura) del río Tordera (Barcelona).

Natrix maura, Río tordera. Créditos: David Gómez

Más, más fotos… sigamos… los lagartos y lagartijas ibéricas también tienen sus ejemplares melánicos…  Por ejemplo, esta foto de un Lagarto ocelado (Timon lepidus) procedente de cría en cautividad.

melanismo en reptiles y anfibios de la península iberica

Timon lepidus. Muy común en terrariofilia y donde hay criadores especializados en individuos melánicos.

Por lo que respecta a las lagartijas, también hay individuos melánicos, como esta imagen de una Podarcis muralis de David Gómez, en el Montseny (Barcelona).

Podarcis muralis del Montseny (Barcelona), de David Gómez

Los eslizones tridáctilos (Chalcides striatus) tampoco se salvan de tener ejemplares melánicos, como este ejemplo de alberto González (el autor):

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Alberto González

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Alberto González

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Alberto González

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) melanica. Créditos: Alberto González

Algunas poblaciones isleñas están compuestas exclusivamente por individuos con este tipo de pigmentación, como es el caso de la lagartija balear (Podarcis lilfordi). Si no te lo crees mira este vídeo que no nos cansamos de compartir y alucina…

Pasando ya a los anfibios de la península ibérica, decirte que también tienen sus animales melánicos; prueba de ello son algunas poblaciones totalmente negras, como los de la salamandra común en la Sierra de Gredos… (S. salamandra almanzoris).

Imagen relacionada

Salamandra común (S. salamandra almanzoris)

salamandra común melánica

Salamandra común (S. salamandra almanzoris)

En Asturias, también hay numerosas poblaciones “melánicas”, conviviendo con otras de patrón más típico (rayas amarillas y negras), como en esta imagen comparativa:

Salamandras comunes (S. s. bernardezi) encontradas en este de Asturias.

Salamandras comunes (S. s. bernardezi) encontradas en este de Asturias.

Seguimos… En la siguiente foto puedes ver un tritón pigmeo (triturus pygmaeus) muy oscuro, casi negro. Un ejemplar encontrado en la población introducida en la Comunidad Valenciana y que nos sorprendió bastante al verlo…

Tritón pigmeo (triturus pygmaeus). Créditos: Alberto González

Date cuenta de la diferencia significativa…

triton pigmeo melanico vs. nominal

Comparativa entre tritón pigmeo melánico vs. nominal. Créditos: Alberto González

Siguiendo con tritones, también hemos descubierto una cita de Abel Bermejo GarcíaRosa Otero, de dos ejemplares de tritón ibérico (lissotriton boscai) en Zamora, en 2011.

Créditos: Asociación herpetológica Española (boletín 2011). “Los dos individuos de pigmentación anómala presentaban una coloración muy similar, siendo tanto toda la región dorsal como los laterales muy oscuros, de color negro brillante uniforme.”

Y ésta última de un raro tritón pirenaico (Calotriton asper) en el Vall Fosca (Lleida).

Tritón pirenaico (Calotriton asper). Créditos: David Gómez

Hasta nuestra más conocida de las ranas, la rana común (Pelophylax perezi), presenta a veces un alto nivel de melanismo, como en esta foto tomada este verano en Galicia por Kelvariel Filia Lvpi , cedida para el artículo. Curiosa, ¿no?

Rana común (Pelophylax perezi) melánica

Rana común (Pelophylax perezi). Créditos: Kelvariel

Esta primavera, como curiosidad, mostrarte un ejemplo de la población de sapo común (Bufo spinosus) muy melánicos, casi sin patrón, que encontramos en un valle cercano a Oporto. Curioso cuando menos…

Sapo común muy melánico. Créditos: Alberto gonzález

Sapo común. Créditos: Alberto González

Y por si te preguntabas si las tortugas o galápagos, con caparazón incluído también pueden ser melánicas, aquí tienes la respuesta: una foto de David Pérez de lo que parece ser un juvenil con una coloración bastante oscura…

Galápago leproso (Mauremys leprosa) Créditos: David Pérez bajo licencia Wikimedia Commons

…y a continuación un ejemplar melánico real de “Trachemys” (especie introducida) que como puedes comprobar le va el negro… 😉

Trachemys melánica. Créditos: Unzooencasa.com

En resumen, estos animales siguen sorprendiéndonos a propios y extraños con sus múltiples y complejos detalles genéticos, evolutivos, biológicos etc.

Si quieres seguir leyendo, ya está disponible nuestro próximo post sobre el lado menos oscuro de los hérpetos: “El albinismo en reptiles y anfibios ibéricos”, que completará esta serie de dos artículos.

Igualmente puedes ver en nuestro canal de Youtube el vídeo relacionado de los anfibios y reptiles melánicos que nos hemos encontrado en 2019.

Y como siempre, comparte libremente. ¡Valorar es conservar!

Webgrafia y bibliografía:

http://www.udc.es/grupos/gibe/uploads/gibe/pedro%20galan/2011_BAHE22_HNat14.pdf
http://unpaseoporlazoologia.blogspot.com.es/2013/05/el-melanismo.html

https://soccatherp.files.wordpress.com/2012/12/butll-soc-cat-herp-15-7.pdf

http://www.nature.com/nature/journal/v506/n7489/full/nature12899.html?foxtrotcallback=true

Clusella Trullas, S.van Wyk, J. H. & Spotila, J. R. Thermal melanism in ectothermsJ. Therm. Biol. 32235245 (2007)

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5483175 http://www.herpetologica.org/BAHE/BAHE23(1)_HNat14.pdf

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2015/11/13/busca-secreto-melanismo/805385.html 
Doble-viaje-herpetológico-a-Burgos-en-busca-de-víboras

Doble viaje herpetológico a Burgos en busca de víboras.

<Herp trip looking for iberian adders in Burgos (spain)>

Antes de que el otoño llegase con toda su crudeza a la meseta norte de Castilla León decidí visitar tierras burgalesas en dos fines de semana casi consecutivos (último de septiembre y segundo de octubre).

El objetivo era ver las 3 especies de víboras de la península ibérica entre las dos salidas, aunque intentar verlas todas en 24 horas era para mi el verdadero reto.

Tuve la suerte de estar al lado de Iván Ruiz y Mario Toledo, de Wild films Channel, en la primera salida en septiembre y de bichear con Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es) y Jus Pérez (www.labonucadeodon.blogspot.com) en octubre. Sin ellos no habría sido posible ver tanto hérpeto ni haberlo pasado tan bien. ¡Gracias chicos por tantos momentazos!

Jus y kike, afotando una V. latastei

Mario e Iván, con un Lacerta viridis.

La verdad es que desde siempre me ha gustado el norte de Burgos porque, además de poder encontrar víboras (por lo que es mundialmente conocido en el mundillo de la herpetología -aunque hay sitios mejores-) puedes encontrar (y sobretodo me gusta por esto) mucha variedad de ecosistemas y zonas de contacto o tránsito. Esto hace que haya un gran número de ejemplares, subespecies… con cierta “mezcla” en color, tamaño, forma… y por supuesto en diversidad de hábitats donde viven etc.

víbora-cantabrica-burgos-02

Víbora cantábrica (V. seoanei) en clima mediterráneo continental del norte de Burgos… Créditos: Alberto González

Y después de esta breve introducción, vamos ya ha contarte los 4 días de bicheo y los encuentros que tuvimos. ¿Vimos o no vimos las tres especies? Continúa leyendo y averígualo por ti mismo.  😉

Día 1. sábado 28 septiembre.

30 grados día. 15 grados noche. Despejado. Sin viento.

Iván, Mario y yo nos hicimos una buena madrugada, saliendo sobre las 5:45 de la mañana de Madrid, rumbo al Noroeste de la provincia de Burgos. Sobre las 9:00 Llegamos al primer punto, al sureste de Aguilar de Campoo, para ver si podíamos localizar rápidamente y con algo de suerte alguna víbora de Seoane (Vipera seoanei), de las poblaciones más mediterráneas y sureñas que existen, soleándose por la mañana.

Tuvimos suerte y en pocos minutos apareció la susodicha. Sorprende encontrar poblaciones de esta especie en hábitats de carácter marcadamente mediterráneos. Y es que a la víbora cantábrica o de Seoane (Vipera seoanei) se la asocia normalmente con hábitats “húmedos”, bosques y matorral bajo del norte, y no campos de cultivo y ecosistemas mediterráneos de cereal de la meseta castellana.

Vipera seoanei. Créditos: Alberto González

Vipera seoanei. Créditos: Alberto González

Una vez vista la primera especie, encontramos también un par de sapos corredores (Epidalea calamita), rana común (Pelophylax perezi) y algún tritón jaspeado (Triturus marmoratus).

Rana vede común (Pelophylax perezi) -Madrid-

Rana verde común (Pelophylax perezi). Créditos: Alberto González

Sapo corredor. Créditos: Alberto González

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus). Créditos: Alberto González

Seguimos nuestro camino, ya más al noreste a ver si encontrábamos a la víbora áspid (Vipera aspis). Y es que a pocos kilómetros se pueden encontrar ya esta especie, junto a víbora hocicuda (Vipera latastei).

En un pueblo al sur del Embalse del Ebro salieron varios lacértidos comunes en la zona como el precioso lagarto verde occidental (Lacerta bilineata), el lagarto ocelado (Timón lepidus) y la lagartija parda (Podarcis liolepis).

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata). Créditos: Alberto González

lagartija parda (Podarcis liolepis). Créditos: Alberto González

Timon lepidus. Créditos: Mario Toledo.

Timon lepidus. Créditos: Mario Toledo.

También pudimos observar un ejemplar de culebra lisa meridional (Coronella girondica) con el característico vientre ajedrezado, si bien en este caso estaba además muy colorido.

Coronella girondica. créditos: Alberto González

Coronella girondica. créditos: Alberto González

Salieron a nuestro encuentro en varias ocasiones varios sapos comunes (Bufo spinosus) de diferentes tamaños. Una alegría dada la drástica recesión que esta especie está teniendo en algunas zonas peninsulares.

Sapo común: créditos Mario Toledo

Bufo spinosus: créditos Mario Toledo

Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata). Créditos: Alberto González

Mario, en un hábitat típico de la meseta burgalesa.

Paramos a comer algo sobre las 15:00 horas (se había pasado la mañana volando) y después ya por la tarde entramos en el valle de Sedano (otro punto muy famoso en herpetología pero que no entendemos bien el porqué) donde sólo pudimos observar larvas de tritón ibérico (Lissotritón boscai), sapo partero común (Alytes obstetricans) y rana común (Pelophylax perezi) en un par de fuentes.

Ya por la tarde buscamos en un par de puntos más al este y pudimos observar la otra especie de culebra lisa, la europea (Coronella austriaca) mientras buscábamos víboras.

Coronella austriaca. Créditos: Ivan Ruiz

Coronella austriaca. Créditos: Ivan Ruiz

El sol descendía ya acercándose al horizonte cuando decidimos ir a otro punto donde conviven las víboras hocicuda y áspid, por si teníamos la suerte de ver alguna activa a última hora del día.

Tras una búsqueda intensa (el sol se cernía ya detrás del horizonte) encontramos un precioso ejemplar de Víbora áspid (Vipera aspis) en medio de una llanura, a pocos metros de un muro antiguo. De hecho Mario y yo casi la pisamos sin querer ya que íbamos andando de un muro a otro y no pensábamos pudiera estar tan expuesta una serpiente por ahí.

Víbora Áspid (Vipera aspis)

Víbora Áspid (Vipera aspis) Créditos: Alberto González

Víbora Áspid (Vipera aspis)

Víbora Áspid (Vipera aspis) Créditos: Alberto González

Como puedes ver una auténtica maravilla de bicha a la que había que hacer unas fotos, con la correspondiente dosis de respeto y seguridad.

Ivan ruiz y Alberto González (el autor) junto a la Víbora Áspid

Ya de noche comimos algo, visitamos infructuosamente una laguna en busca de anfibios (estaba sequísima) y decidimos montar las tiendas de campaña y acostarnos. Estábamos bastante reventados de haber estado activos desde las 5:00 de la mañana, siendo ya cerca de medianoche.

Día 2. Domingo 29 septiembre.

32 grados día. 16 grados noche. Despejado. Viento moderado.

Al día siguiente nos levantamos con los primeros rayos de sol en la zona de la V. aspis y tras el desayuno y la vista casi obligada con la madre naturaleza anduvimos por los muros para ver si podíamos por fin encontrar la tercera especie de víbora y hacer pleno.

Y hubo suerte también. Tomando el sol pegada a una roca encontramos un ejemplar adulto que nos pareció una víbora hocicuda (Vipera latastei), si bien después se ha identificado como un ejemplar intermedio, ya que poseía características tanto de V. aspis (ojo, patrón, casi sin hocico) como de V. latastei (escamas apicales, color, forma…) Sea como fuere puedes ver la belleza de este ejemplar híbrido y… ¡reto conseguido! 😉

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ya sobre las 13:00 de la tarde nos volvimos a Madrid con la experiencia para Mario e Iván de haber visto su primera Áspid y obviamente de haber pasado los tres un día y medio formidable.

Día 3. sábado 12 octubre

24 grados día. 11 grados noche. Nubes intermitentes. Mucho viento.

Dos semanas después preparé un segundo viaje a Burgos, esta vez con los naturalistas Enrique Ruiz Ara y Jus Pérez para repetir algunos puntos que quería prospectar, esta vez, con un tiempo mucho más frío. Prácticamente estamos ya a mediados de octubre y nunca había ido tan tarde a ver víboras.

Era un fin de semana perfecto para alimentar mi curiosidad con el comportamiento y actividad de las víboras en ciertas épocas tardías del año y ante una climatología adversa.

Dado que el finde pintaba nublado y con viento por la zona, me levanté esta vez algo más tarde (sobre 6:30 de la mañana) para llegar al punto de encuentro con Kike y Jus sobre las 10:00. Esta vez había que dejar calentarse un poco el ambiente.

Tras llegar el sábado a un punto cercano al puerto de Masa, mis sensaciones con el fin de semana no eran buenas: temperaturas bajas, muchísimo viento, zonas mojadas tras las lluvias de la noche… No eran las mejores condiciones para ver hérpetos activos, la verdad.

Aun así, kike, Jus y yo revisamos una nueva zona que quería prospectar para áspid u hocicuda y al poco aparecieron 2 ejemplares juveniles de Víbora hocicuda (Vipera latastei) entre los muros de un pequeño pueblo de la zona.

Jus Pérez, afotando a una bicha…

¡Gran angular de Enrique Ruiz Ara!

Seguimos nuestro camino ahora para ver Áspid, algo más al norte, por zonas cercanas a Pesquera del Ebro, sin suerte.

De hecho el resto del día estuvimos prospectando varias zonas luchando contra un fuerte viento y unas temperaturas bajas que prácticamente anulaban cualquier actividad ofidia.

Vimos sapos corredores y comunes y algún bonito tritón jaspeado pero poca cosa más…

Jus Pérez y Alberto González con el tritón jaspeado…

Triturus marmoratus, de Jus Pérez.

Y es que a las serpientes, al menos en mi experiencia, el viento no les gusta ya que parece ser disminuye parte de sus sentidos del olfato, la vista y el tacto. Al no poder cazar con todo su potencial, su instinto les dicta quedarse mucho más resguardadas y latentes.

Paramos a comer algo por el Páramo de Masa para reponer fuerzas y estado anímico (la gente se cree que siempre es llegar y triunfar y hay que dedicarle muchas horas siempre) y decidimos visitar unas terrazas calizas naturales ya a última hora de la tarde para ver si había suerte.

La jugada salió bien ya que pudimos encontrar nuestro 3º ejemplar de víbora hocicuda (Vipera latastei) del día y la más grande y bonita además.

Otra fotaza de Enrique Ruiz Ara donde se puede observar perfectamente el hábitat de la especie.

¡La foto de la foto de Kike!

Macro de Alberto González

Estuvimos un rato observando sus formas, colores y belleza y pudimos hacer algún gran angular para que veas uno de los hábitats tipo de esta reina de la “tundra burgalesa”.

Ya de noche repusimos fuerzas con los pepinillos gigantes y dulces de Kike 😊 (y ahora viene lo bueno…) y salimos a ver si veíamos alguna salamandra común en un bosque cercano (había estado lloviendo por la tarde). No hubo éxito, salvo algún sapo común (Bufo spinosus), relativamente abundantes por la zona.

Día 4. Domingo 13 de octubre.

22 grados día. 12 grados noche. Chubascos con nubes intermitentes. Fuerte viento.

Amaneció el domingo por la mañana con un día de perros: ráfagas de viento, lloviznas, unos 12 grados y el cielo muy nublado. Pintaba mal la cosa para encontrar más serpientes. Aun así, después de un desayuno salimos a dar una vuelta por la zona de la noche anterior…

Primera sorpresa cuando en medio de un camino, a pocos metros de donde aparcamos, veo una serpiente pululando por el suelo tranquilamente. Segunda sorpresa cuando nos acercamos y comprobamos que es una Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera seoanei). ¡Y en una nueva zona mucho más al sur de donde se supone termina su distribución mediterránea!

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Los ojos como platos teníamos Jus, Kike y yo al contemplar este ejemplar precioso en una zona que antes nunca se había visto.

Kike y Alberto, con la bicha…

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Jus Pérez

Un macho adulto bien contrastado de Víbora cantábrica subespecie “s. seoanei” (en la península hay dos subespecies de Víbora cantábrica: V. seoanei seoanei (desde pirineos hasta Cantabria, este de Asturias y norte de burgos) y V. seoanei cantabrica (desde norte de León, en el área sudoeste de los Picos de Europa y en las montañas de Galicia oriental y sudoeste de Asturias)

Le hicimos las correspondientes fotos para la cita, guardando el punto GPS para el SIARE y seguimos el camino para aprovechar la mañana y ver si podíamos ver la 3 especie en cuestión: Víbora Áspid.

De camino hacia el norte de nuevo, paramos un momento en el mismo punto (al sureste de Aguilar de Campoo) donde habíamos visto Mario, Iván y yo hacía dos semanas un juvenil de Seoane por si caía la breva…

¡…y vaya si cayó la breva!

En un lugar cercano, no tardamos en encontrar dos ejemplares adultos de Seoane muy cerca uno de otro soleándose entre el matorral tras aparecer los primeros rayos de sol de la mañana. En este caso el tiempo fue nuestro aliado, aunque seguía soplando un viento muy fuerte.

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Con nuestro gozo en un altar estuvimos finalmente buscando un par de horas la Áspid sin suerte. El viento arreció aún más y aunque vimos alguna camisa, decidimos ya dar por cerrada la excursión y volver de regreso a nuestras casas.

Me despedí de kike y Jus (que se quedaron bicheando por Burgos un poco más) dando por cerrada la temporada de serpientes, en lo que a mí respecta.

Así que ya hasta el año que viene no creo que escribamos sobre serpientes. No ha estado mal esta temporada.

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.

¡Gracias por tu tiempo y apoyo!

ranas pardas identificación diferenciacion

Las claves para diferenciar las 4 ranas pardas de la península ibérica.

De las 28 especies de anfibios que hay oficialmente en España, 8 corresponden a las ranas (Hyla, Pelophylax, Rana e Híbrido) y de ellas, 4 son las denominadas “ranas pardas”.

En la península ibérica han tomado este nombre vernáculo principalmente por su coloración (del gris, pasando por el marrón, al rojizo…), pues no hay diferencias más significativas con las ranas verdes (Pelophylax sp.) u otros géneros o familias.

  1. Rana pirenaica (Rana pyrenaica). Pirineos.
  2. Rana patilarga (Rana iberica). Centro y noroeste.
  3. Rana bermeja (Rana temporaria). Norte.
  4. Rana ágil (Rana dalmatina). Centro-norte.

A veces es difícil distinguir a las distintas especies de estos bonitos anuros ibéricos, sobre todo si nos encontramos en un área de distribución de dos o más especies conviviendo juntas (viviendo en en simpatría) y sobre todo porque hay rasgos difíciles de diferenciar a pie de campo, especialmente en individuos recién metamorfoseados o subadultos.

Con el objetivo de echar por tierra el mito de que es difícil distinguirlas, que no lo es, hoy en Bicheando.net vamos a intentar explicarte de la forma más sencilla posible a identificar y diferenciar cada una de estas 4 especies de ranas pardas de la península ibérica.

¡Da un salto de rana que empezamos! 😊

La primera pista importante aunque obvia, es que por debajo de zona cantábrica solo existe la rana patilarga (Rana iberica). Trazando una línea imaginaria que va aproximadamente desde Vigo hasta Barcelona, cruzando León, Aguilar de Campo, Logroño, Huesca… No puedes encontrarte otra rana parda que no sea la patilarga.

Mapa distribución ranas pardas peninsula iberica

Mapa aproximativo de distribución de las 4 ranas pardas en la península ibérica: -naranja- rana bermeja, -azul- rana patilarga, -rosa- rana pirenaica, -amarillo- rana ágil. Si necesitas un mapa más preciso, no dejes de consutar el de SIARE: http://siare.herpetologica.es/bdh/distribucion  

Vamos ya con las breves descripciones…

1. La rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Es una rana parda endémica de la península de mediano tamaño (no superior 4 o 5 centímetros). Color marrón a rojizo. Cabeza más ancha que larga y hocico redondeado. Diurna. Pasa el día a la orilla de los torrentes donde vive, soleándose de vez en cuando y buscando alimento en las laderas de montaña donde se distribuye.

Adulto de rana pirenaica (Rana pyrenaica) con una coloración rosácea/rojiza.

rana pirenaica rana pyrenaica

Juvenil de rana pirenaica (Rana pyrenaica) con una coloración grisácea

Su distribución mundial es limitada, encontrándose solo en ciertas laderas montañosas de la vertiente sur pirenaica. Desde Navarra (desde el valle de Irati) hasta Huesca (hasta el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido) y sólo puede confundirse por lo tanto con subadultos de rana bermeja (Rana temporaria) de las demás especies de ranas pardas.

Pero es muy fácil diferenciarlas porque, además del tamaño y la robustez que presenta R. temporaria, R. pyrenaica no tiene tímpano visible. Esta es la principal para diferenciar a una rana pirenaica de las otras 3 especies. Como curiosidad, los machos en época de celo presentan las callosidades nupciales amarillentas.

2. Rana patilarga (Rana iberica)

Este anuro también es un endemismo peninsular. Normalmente mide unos 5cm de longitud y presenta unos miembros posteriores largos, característica que le da su nombre de “patilarga”.

rana ibérica

Preciosa fotografía de Rana iberica tomada por Iván ruiz en la Sierra de Guadarrama.

 rana ibérica

Otra fotografía de hábitat de Rana iberica tomada por Iván ruiz en la Sierra de Guadarrama.

Tiene la cabeza y el hocico puntiagudo, una mancha a modo de antifaz en ambos lados de la cabeza, que disimulan un tímpano pequeño y poco visible. Presenta unos pliegues dorso-laterales bastante paralelos siempre.

La mayoría de las ranas patilargas tienen en la espalda unas manchas claras que recuerdan a hongos o a una “enfermedad de la piel”, como Honorio Iglesias lo califica en su estupendo artículo sobre esta especie, que puede valerte para hacer una identificación.

Hembra de rana patilarga

Hembra de rana patilarga (Rana iberica). Esta fotografía y la siguiente pertenecen al marco de un estudio y los animales han sido manipulados con los permisos correspondientes por un biólogo del CSIC.

Macho de rana patilarga (rana iberica)

Macho de rana patilarga (Rana iberica). Observa el dedo interior de las patas delanteras. En los machos, estas callosidades nupciales ayudan a sujetar a la hembra en el amplexo. también se puede observar la característica garganta jaspeada con la banda central clara en ambos ejemplares.

La garganta de la rana patilarga tiene un color jaspeado, grisáceo, en donde destaca una línea central más clara. Muchas veces también la panza presenta este patrón. Este es uno de los rasgos que la diferencian del resto de ranas pardas, principalmente de las ranas bermeja y ágil, salvo excepciones.

Esta especie de “rana de montaña” muy asociada a arroyos, lagos y riachuelos de sierras y sistemas montañosos de Galicia, Asturias, Cantabria y Euskadi, centro y norte de portugal y el sistema central principalmente. De hecho es una especie que necesitaría mayor estudio poblacional. Hay un reciente e interesantísimo estudio de Ángel Ruiz Elizalde sobre nuevas cuadrículas de distribución de Rana iberica en Cantabria al respecto, lo que parece indicar que hay mucho por descubrir aún en el corredor cantábrico.

En relación al anterior párrafo, el autor (Alberto González) ha encontrado este 2019 otra nueva cuadrícula para la especie en la zona de Purón (Asturias oriental). Aquí el precioso ejemplar fotografiado.

rama iberica

Ejemplar fotografiado en octubre de 2019 en la zona de Purón, donde se aprecian las típicas manchas blanquecinas que la especie presenta en el dorso. Una nueva cita que tenemos pendiente de subir al SIARE.

No se encuentra en Pirineos por lo que es imposible su confusión con R. pyrenaica.

3. Rana bermeja (Rana temporaria)

Rana parda de gran tamaño (entre 7 cm machos y 12 cm hembras en estado adulto) que se caracteriza morfológicamente por ser robusta y grande, aunque hay bastante dimorfismo cromático, observándose ejemplares rojizos, en varios tonos de grises y naranjas o incluso muy oscuras o negras. Gran variabilidad cromática.

Rana bermeja Rana temporaria Pirineos Occidentales

Rana bermeja (Rana temporaria) en Lacs d’Ayous (pirineos franceses).

Hembra de rana bermeja (Rana temporaria).

Hembra de rana bermeja (Rana temporaria) en un valle pirenaico.

Rana bermeja (Rana temporaria)

Rana bermeja (Rana temporaria) entre la hojarasca de la selva de Oza.

La punta de la cabeza es redondeada y tiene dos manchas oscuras al estilo de la Rana patilarga (R. iberica). El tímpano es grande pero no es mayor que el ojo y además está separado del mismo.

Tiene una gran distribución eurosiberiana que incluye desde el Norte de España hasta los Urales, siendo más abundante en el centro y norte de Europa.

Macho de rana bermeja (Rana temporaria) cuidando de la puesta...

Rana bermeja (Rana temporaria) con puesta…

Las puestas tienen forma globosa y flotan en la superficie. En ocasiones pueden alcanzar más de 20 cm de diámetro. Se reproduce en charcas o embalsamientos temporales principalmente.

4. Rana ágil (Rana dalmatina)

Rana parda esbelta y grácil de tamaño mediano (entre 5 cm machos y 7 cm hembras en estado adulto), con un característico tímpano muy visible, del tamaño del ojo y cerca de éste. Garganta blanca o blanquecina muy distintiva de la especie.

Las patas posteriores son muy largas y muestran grandes y visibles rayas. Las membranas interdigitales llegan hasta la punta de los dedos. Presenta un patrón en tonos pardos con manchas dispersas oscuras que muestran la mayoría de las veces una “V” invertida entre los hombros.

Rana ágil (Rana dalmatina)

Fotografía de rana ágil (Rana dalmatina) donde se aprecia la garganta blanca, el tímpano grande del tamaño del ojo y cerca de éste. Dos características identificativas de la especie.

rana ágil (Rana dalmatina)

Fotografía de rana ágil (Rana dalmatina) donde se aprecia la V invertida, en general, típica de la especie. Se observa ,vs. rana bermeja, la punta del hocico más alargada y una forma más esbelta, en general.

Rana ágil rana dalmatina

Cuatro individuos de R. dalmatina fotografiados por Ander Izagirre Egaña en los que se aprecia el tímpano grande y el morro puntiagudo, junto con otras características.

Aunque se distribuye desde el sur de Suecia y Dinamarca por gran parte de Europa hasta los Cárpatos, en la península sólo se encuentra en partes (muchas de ellas aisladas) de las provincias de Navarra, Álava, Vizcaya y Condado de Treviño en Burgos.

Las puestas, en forma de paquete esférico se ensartan o adhieren literalmente a ramas o tallos de la vegetación acuática, característica que puede ayudarte a detectar su presencia en la zona fácilmente y diferenciarla de las puestas de rana bermeja (R. temporaria) que nunca ensartan sus puestas.

Diferentes puestas de R. dalmatina fotografiadas por Ander Izagirre Egaña.

Principales claves para distinguir a las ranas pardas ibéricas.

  • Lo primero recuerda la distribución. Sólo pueden coincidir la rana bermeja, rana ágil y rana patilarga en Navarra (salvo patilarga), Álava, Vizcaya y norte de Burgos, en general, la mayor dificultad reside en diferenciar una Rana bermeja (Rana temporaria) de una rana ágil (Rana dalmatina).
  • Desde lejos, el comportamiento de huida de unas y otra varía. Las ranas dalmatina, pirenaica e ibérica suelen hundirse en el fondo del arroyo o masa de agua donde se encuentren, mientras que la rana bermeja, si se tira al agua suele nadar hasta la otra orilla, donde permanecerá con la cabeza fuera del agua, observando. La rana ágil (Rana dalmatina) a su vez huirá dando un gran salto mientras que la R. pyrenaica y R. iberica normalmente se dejarán caer y se hundirán.
  • ¿Diurnas o nocturnas? Rana ágil (Rana dalmatina) y rana bermeja (Rana temporaria) muestran actividad predominantemente nocturna, mientras que la rana pirenaica (Rana pyrenaica) y rana patilarga (Rana iberica) son más diurnas.
  • A primera vista y en adultos, la rana bermeja (Rana temporaria) es más robusta y grande que las demás y tiene la forma de la cabeza y hocico redondeada y achatada, no en forma alargada como la rana ágil (R. dalmatina), por ejemplo. La rana pirenaica (Rana pyrenaica) es la más pequeña con diferencia, seguida de la rana patilarga (Rana iberica).
  • También a simple vista fíjate en los tímpanos. Si es tan grande como el ojo y está cerca de este, es una rana ágil (Rana dalmatina). Nuestro truco está en asociar “ágil” a “despierta y atenta” de ahí que deba tener más tímpano que ninguna otra. 😉 Sin embargo en la rana bermeja el tímpano es algo más pequeño que el ojo y está más separado.

    Rana bermeja donde se ve el tímpano algo más pequeño que el ojo y más separado que en Rana ágil, como se puede observar en la siguiente imagen inferior de Ander Izaguirre.

  • El tímpano de la rana patilarga (Rana iberica) es muy difícil de ver por su mancha oscura y raramente supera la mitad del tamaño de su ojo.
  • Las líneas dorsolaterales también pueden ayudar a identificar especies. En la Rana temporaria se juntan levemente a la altura de los hombros mientras que en Rana ibérica y Rana pyrenaica son muy paralelos. En Rana dalmatina sin embargo se juntan a mitad del cuerpo. Sea como fuere esta característica es difícil de apreciar.

Líneas dorsolaterales de Rana temporaria (Izq.) y R. iberica (Der.) cedida por Xabier Prieto Espiñeira.

  • En cuanto a las membranas interdigitales posteriores, solo en la rana ágil (Rana dalmatina) llegan a la punta de los dedos. En las ranas patilarga, bermeja y pirenaica cubren entre la mitad y tres tercios de los dedos.

Membrana interdigital de R. iberica (izq.) y Rana bermeja (Der.) cedida por Xabier Prieto Espiñeira.

  • En los machos de R. temporaria las callosidades nupciales en el celo son muy oscuras, mientras que en R. dalmatina son de color más claro (pardo). Si estás en época de celo esto es ideal poder comprobarlo.
  • La garganta clara o blanca es característica de la rana ágil (Rana dalmatina), mientras que el resto la presentan más oscura, “sucia”, punteada o jaspeada, a veces con una línea clara atravesando el centro de la misma. La rana ibérica es la que posee una garganta más contrastada.
  • En cuanto a los huevos y larvas, las larvas de la rana bermeja rara vez se encuentran en arroyos o ríos como el resto. Son menos robustas, más oscuras y sobre todo con abundante moteado ventral que impide ver el paquete intestinal. Por el contrario en las larvas de rana ágil y rana patilarga sí se puede observar ese paquete intestinal claramente.

Esquema básico:

RANAS PARDAS Rana pyrenaica

 

Rana iberica

 

Rana temporaria

 

Rana dalmatina

 

Cuerpo, dorso

 

 

Pequeño, normal. Dorso liso, gris o rojizo, punteado. Mediano, esbelto.

Marrón rojizo, con manchas claras.

Grande, robusto.

Gris, anaranjado, rojizo, con una “V” invertida.

Grande, esbelto.

Gris, rojizo jaspeado con machas oscuras.

Vientre

 

 

Blanquecino, amarillento, gris claro. Blanquecino jaspeado con manchas oscuras. Punteado con machas de tonos diversos. Blanquecino, sin manchas. Ingles amarillentas.
Patas

 

 

Largas y palmeaduras bien desarrolladas. Muy largas y palmeaduras muy desarrolladas. Cortas y palmeaduras hasta dos tercios de los dedos. Muy largas y palmeaduras totalmente desarrolladas.
Garganta

 

 

Punteada, color claro o rosáceo. Jaspeada con banda central clara. Punteada de diversos tonos. Blanca, clara, a veces con alguna macha parda.
Tímpano

 

 

Casi imperceptible. Pequeño. Poco visible. ½ del ojo. Alejado del ojo. Bien visible. Tamaño 2/3 del ojo. Alejado del ojo. Muy visible. Tamaño igual al ojo. Muy cerca del ojo.
Truco Bicheando… No se ve el tímpano. Antifaz muy oscuro y casi no se ve el tímpano pequeño. Tímpano no más grande que el ojo y separado. Tímpano del mismo tamaño que el ojo y cerca de éste.
Basado en el esquema presentado en: http://www.aranzadi.eus/fileadmin/docs/Rana_pyrenaica/Rana_pyrenaica_esp.pdf con aportaciones del autor, según sus observaciones.

En definitiva, con un poco de experiencia irás identificando a la primera las diferentes especies porque al final es más ir descartando especies y valorando un conjunto de caracteres lo que te va a facilitar identificación de estas ranas pardas en pocos segundos. Y la verdad es que decimos en pocos segundos porque será el tiempo que tendrás en muchas ocasiones para poder observar a estos pequeños anuros pardos, ¡antes de que den un salto y desaparezcan delante de tus ojos estupefactos! 😉

Dependiendo del tiempo de observación y de la luminosidad ambiente, incluso podríamos confundirlas con ranas comunes (Pelophylax perezi) si vamos poco atentos. ¡Así que estate atento que no serías el primero al que le sucede! jeje

Agradecer a Ángel Ruiz Elizalde, técnico medioambiental e Íñigo Martínez-Solano, biólogo del CSIC por su ayuda, consejo, supervisión de los textos y cesión de fotografías para poder crear este artículo.

Igualmente agradecer a Ander Izaguirre (http://naturzalia.blogspot.com) e Ivan Ruíz (https://www.instagram.com/ivan_ruiz_photography/), Honorio Iglésias (http://www.montesdevalsain.es) y Xabier Prieto Espiñeira (https://bichosedemaisfamilia.blogspot.com) por el aporte de su material gráfico. Sin él no hubiese sido tan clarificante y tan didáctico este artículo. ¡Muchas gracias!

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.
Algunas fuentes consultadas han sido:

https://naturzalia.blogspot.com/2019/02/baso-igel-jauzkarixa-eta-beste-anfibio.html 

http://naturayala.blogspot.com/2013/01/rana-bermeja-y-rana-agil-baso-igelak.html

http://www.aranzadi.eus/fileadmin/docs/Rana_pyrenaica/Rana_pyrenaica_esp.pdf

http://naturayala.blogspot.com/2013/01/rana-bermeja-y-rana-agil-baso-igelak.html

http://www.montesdevalsain.es/ranapatilarga.html

https://bichosedemaisfamilia.blogspot.com/2015/05/ranas-pardas-rana-ibericatemporaria.html

Rana Patilarga (Rana ibérica)
http://www.vertebradosibericos.org https://www.miteco.gob.es/es/red-parques-nacionales/red-seguimiento/pima-adapta/clave_web_tcm30-61959.pdf http://digital.csic.es/bitstream/10261/108566/1/rantem_v2.pdf
Batrachochytrium. 10 puntos clave sobre los hongos asesinos de anfibios.

Batrachochytrium. 10 puntos clave sobre los hongos asesinos de anfibios.

En los últimos años, se habla cada vez más de los llamados “hongos asesinos de anfibios”. Hongos que atacan la piel de los anfibios y tienen una alarmante tasa de mortalidad. Tal es así que están extinguiendo a especies enteras de ranas, sapos, tritones y salamandras por todo el mundo.

Hoy en día el quitridio amenaza a más especies que cualquier otra enfermedad conocida por la ciencia en el planeta. Alarmante, no, lo siguiente. Es una de las principales causante de la declaración de la sexta extinción masiva en el planeta.

Y es que hace décadas ya que los hongos quitridios y los virus ranavirus están presentes y propagándose por nuestros ecosistemas y son los que más afectan a la desaparición de los anfibios. Según la revista Scince el hongo está ya presente en más de 60 países y ha provocado la extinción de casi 100 especies de anfibios y causado el declive de cientos de ellas en apenas 50 años.

Ejemplar de Alytes obstetricans muerto por quitridiomicosis © Jaime Bosch

Ejemplar de Alytes obstetricans muerto por quitridiomicosis © Jaime Bosch

Un problema global que amenaza con ser el causante de la extinción de estos pequeños vertebrados y hoy en Bicheando.net queremos mostrarte de forma coloquial y breve las 10 principales claves para entenderlo.

¿Empezamos?

1.- ¿Cuáles son los hongos asesinos de anfibios?

  1. Por un lado está el hongo Batrachochytrium dendrobatidis (Bd), nombre científico que le han puesto a este hongo. Aunque pertenece a una clase de hongos parásitos de plantas e invertebrados es el único de esta clase que afecta a organismos vertebrados. Curioso, ¿no? Ha afectado a los anuros principalmente.
  2. Por otro lado está el hongo Batrachochytrium salamandrivorans (Bsal), que ha aparecido hace pocos años en europa. El patógeno, hasta entonces desconocido, es especialmente voraz en salamandras, llegando a devastar las poblaciones de salamandra común de los Países Bajos, de ahí su nombre.

Las cepas provienen principalmente de Asia y, mientras que una de las 2 especies conocidas lleva ya dispersa por el mundo unas cuantas décadas (Bd), la otra acaba de llegar a Europa (Bsal) y parece ser aún más peligrosa.

2.- ¿Qué enfermedad provocan?

El Batrachochytrium provoca la enfermedad de la quitridiomicosis.

Los quitridios son los hongos más primitivos y son mayormente saprofitos (se alimentan de materia orgánica muerta como células de la piel, hojas etc. degradando la quitina y la queratina). Muchos quitridios son acuáticos, la mayoría de agua dulce, y existen aproximadamente 1.000 especies.

definida así por su relación directa con las células de la piel (quitina, queratina…) que ataca la piel de los anfibios e impide que realicen la correcta respiración, regulación del agua, electrolitos y otras funciones vitales para ellos.

Epidermis de un sapo muerto por quitridiomicosis en el que se observan los tubos de descarga de los esporangios de B. dendrobatidis . Microscopio electrónico de barrido © Jaime Bosch

Epidermis de un sapo muerto por quitridiomicosis en el que se observan los tubos de descarga de los esporangios de B. dendrobatidis. Microscopio electrónico de barrido © Jaime Bosch

3.- ¿Cómo mata la enfermedad?

El hongo coloniza y se adhiere a la piel de los anfibios, dañándose e infectándola. Puede provocar heridas visibles. Se comen literalmente la queratina (piel, músculos…) de las células de los anfibios y terminan matando al animal por un fallo cardíaco como consecuencia del desequilibrio iónico que genera su crecimiento.

Ciclo de vida de Batrachochytrium dendrobatidis en los anfibios. Imagen de Brian Gratwicke.

Ciclo de vida de Batrachochytrium dendrobatidis en los anfibios. Imagen de Brian Gratwicke. Rosenblum et at 2010.

4.- ¿De dónde procede y cuándo lleva en Europa?

El hongo asesino tiene su origen en Asia. Es un hongo que convive (sin ser mortal) con las especies de anfibios de esas zonas pero que es mortal para las especies de anfibios del resto del planeta.

La importación de ranas africanas para investigaciones farmacéuticas en europa en los años 60, 70 y principalmente el auge del comercio de animales exóticos en los años 80 y 90 son las principales causas de su aparición en Europa y América.

5.- ¿Cuándo apareció en la Península Ibérica?

España fue el primer país europeo en detectar un brote de quitridiomicosis, concretamente en el Parque Natural de Peñalara en Madrid, a finales de los años 90, por el equipo del Dr. Jaime Bosch, biólogo e investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

“Los seres humanos estamos moviendo animales y plantas por todo el mundo, provocando así la presencia de patógenos potencialmente peligrosos en áreas nuevas. La globalización y el comercio de especies silvestres son las principales causas que permiten que se mantenga la propagación de esta pandemia mundial”

6.- ¿Cómo se propaga?

La principal forma de dispersión es a través del movimiento no natural de anfibios, como puede ser el comercio de exóticos mundial. NUNCA se deben introducir ejemplares procedentes de cautividad a nuestros ecosistemas (ni ningunos) ni mover animales autóctonos entre localidades.

Al ser un hongo, sus esporas se difunden con facilidad, aunque en estos casos los hongos quitridios solo lo hacen a través de medios acuáticos, donde viven.

También pueden viajar en el barro húmedo de las botas de un senderista o pezuña de una vaca de una charca a otra, en las ruedas de un coche que pasa por un camino inundado de montaña o incluso en el sistema digestivo o plumas húmedas de las aves. Se ha demostrado que los peces o cangrejos de río también pueden ser vectores de propagación.

la mortalidad de los quitridios es altísima, por desgracia.

La mortalidad de los quitridios es altísima, por desgracia.

7.- ¿Cómo se previene y combate su propagación?

Dada su facilidad de propagación, prácticamente es imposible preservar los ecosistemas de su aparición, si bien los principales esfuerzos se centran en crear una cura fúngica o bien en crear individuos inmunes o que puedan convivir con él.

quitridiomicosis

Un científico extrae muestras de un anfibio mediante un frotis cutáneo. El confidencial.com

Aunque a día de hoy no hay una cura específica, ya se ven grandes avances en nuestro país, como por ejemplo el reciente estudio científico en Mallorca, que evidencia la erradicación de un hongo patógeno que afecta a los anfibios en el medio natural, y que amenazaba de extinción al sapillo balear conocido como el “ferreret(Alytes muletensis).

Tú también puedes ayudar con tu asepsia como senderista, fotógrafo de naturaleza, aficionado a los anfibios y reptiles, biólogo… Desinfectando las botas, mangas, cámara de fotos con agua con productos adecuados como legía o Virkon. En definitiva, cualquier material susceptible de tomar contacto con barro o medios acuáticos o húmedos.

Daniel fernandez Guiberteau rociando sus botas (vector clave de propagación de hongos y virus) con una solución desinfectante en uno de sus estudios de campo.

8.- ¿Afecta por igual a todas las especies?

No. Depende de muchos factores entre los que destaca la temperatura, pues digamos que no le gusta el calor. Por eso ha sido especialmente virulento en zonas de montaña como el macizo de Peñalara y en especies que allí habitan como el sapo común (Bufo spinosus) y el sapo partero (Alytes obstetricans).

También depende de la especie, pues afecta a unas más que otras. Esto se debe también a las diferencias en la capacidad anti-Bd de los péptidos (sustancias que segrega la piel de los anfibios para humedecerse y que tiene a su vez propiedades antibacterianas) que segrega cada especie, así como a la composición de la flora bacteriana que portan (dado que muchas bacterias simbiontes de los anfibios también segregan metabolitos anti-Bd).

Igualmente afecta al estadío de desarrollo de los anfibios. Los renacuajos y larvas de las especies son especialmente sensibles a contraer la enfermedad, fijándose ésta a la boca (zona donde hay más queratina en ese estadío larvario) en anuros y desarrollándose y propagándose al resto de la piel en estado adulto. En el caso de los urodelos, se infectan en todo el cuerpo en su primer estadío como larvas ya que todo está queratinizado.

Sea como fuere hay múltiples aspectos que interrelacionan con la evolución de la enfermedad como también la radiación UV, el zooplancton presente, el estado de salud general del ejemplar, la diversidad y abundancia de especies en el ecosistema, etc.

9.- ¿Es contagioso para el ser humano?

No. Manipular o tocar tocar un anfibio que ha enfermado por hongos quitridios no es contagioso, pero la recomendación absoluta es no tocar ni manipular anfibios, por su propia seguridad, porque son especies protegidas y porque puedes estar cometiendo un delito contra la fauna autóctona.

Pero como siempre, lo que recomendamos en Bicheando,net sin hipocresías es sentido común y respeto.

10.- ¿Podría ver un vídeo resumen de todo esto?

Por supuesto. Aquí compartimos contigo el estupendo vídeo resumen del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Esperamos que te haya parecido tan interesante como para que no dudes en compartir nuestro artículo con tus amigos, compañeros o familiares.

“Conocer es valorar. Valorar es conservar”

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.
Fuentes consultadas:

http://www.mncn.csic.es/Menu/Noticias/Noticias_2019_03_28_qutridio_anfibios 
http://www.fgcsic.es/lychnos/es_ES/articulos/lucha-sin-cuartel-contra-la-quitridiomicosis-la-gran-amenaza-de-los-anfibios 

https://www.parquenacionalsierraguadarrama.es/es/blogs/sos-anfibios/item/338-blog-sos-anfibios-94

https://digital.csic.es/handle/10261/135307

allyouneedisbiology.wordpress.com/2016/03/26/hongo-asesino-anfibios/

http://www.dicyt.com/noticias/la-quitridiomicosis-la-enfermedad-que-esta-detras-de-la-extincion-de-200-especies-de-anfibios

Enfermedades emergentes en anfibios. Revista El Ecologista nº 37. Ecologistas en Acción. Más información en: http://www.ecologistasenaccion.org/article8124.html

Página 1 de 8

Creado con derechos reservados & Tema de Bicheando.net