Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Etiqueta: viaje herpetológico burgos

Viaje herpetológico relámpago a País Vasco y Pirineos. Julio 2019.

Viaje herpetológico relámpago a País Vasco y Pirineos. Julio 2019.

A principios de Julio 2019 me aburría en casa, tenía unos días libres y decidí irme 4 días (de miércoles a domingo) a intentar ver dos especies a las que les tengo un especial aprecio: la víbora áspid (Vipera aspis), víbora cantábrica (Vipera seoanei) que aún no había visto en todo el año y la culebra de esculapio (Zamenis longissimus) que por “hache” o por “be” no había visto aún en toda mi vida y era la única ibérica que me faltaba para cerrar el círculo serpentiforme jaja. y todo esto yendo a buscarla unas 30 veces y sin éxito. ¡Probaríamos suerte una vez más!

Viaje herpetologico a pais vasco y pirineos

Preparé el coche, algo de ropa, equipo fotográfico, tienda de campaña, un beso a María mi pareja y salí pitando rumbo a País Vasco un miércoles sobre las 15:00 horas.

DÍA 1 (miércoles 10) Gorbea.

Tras comerme el respectivo atasco de salida de Madrid, pude avanzar rápido y llegar al primer punto, el Parque Natural de Gorbeia, sobre las 18:30 horas. Aún con casi 3 horas de luz por delante. Se unió el gran Pablo Varona, amante de los hérpetos y técnico medioambiental desde Vitoria.

Y la verdad es se nos dío de perlas, porque bicheando por el parque durante esas horas pudimos observar muchos hérpetos, que en su mayoría aprovechaban los últimos rayos de sol para calentarse.

culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)

Destacar esa tarde los 5 ejemplares de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) que pudimos observar. ¡Dos de ellos melanóticos (casi melánicos) además!

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

culebra de collar mediterránea melanotica (Natrix astreptophora)

Con un poco más de suerte también apareció la víbora cantábrica (Vipera seoanei) entre unos matorrales, soleándose. ¡Qué lujo! Y más poder disfrutar de estos encuentros en compañía.

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei)

Una de las melanóticas la vimos ya de noche vagabundeando por el parque en busca seguramente de anfibios con los que alimentarse. ¡Flipa con el vídeo!

Ya al anochecer despedí a Pablo tomando unas cervezas para celebrar esa tarde redonda de bicheo y me quedé dormido en el coche casi al instante.

DÍA 2 (jueves 11) Bilbao.

Al día siguiente me despertaron unos golpecitos en el cristal del coche. El amigo Julen Santacristina al aparato jeje. ¡Que alegría despertar con un mozo inquieto por bichear! 🙂 Así que un desayuno espartano de galletas y zumo y nos pusimos a bichear como locos para aprovechar el día. nuestro objetivo: culebra de esculapio (Zamenis longissimus). 

De hecho este jueves tenía 3 rutas con personas distintas para encontrarla: a primera hora de la mañana con Julen. A mediodía con con Arizt y Egoiz y por la tarde con David Breegueluz de Sopelana, un hortelano (entre otras muchas cosas) que solía verlas en su huerto. ¿Lo consegumis? Sigue leyendo jeje…

Y la verdad que otra vez sin suerte. Recorrimos varios puntos por Orozco, Llodio y Basauri sin suerte. Después ya a media mañana habíamos quedado con Aritz y Egoitz, otros jóvenes aficionados vascos a la herpetología y la fotografía de naturaleza, para bichear un poco por la costa y los alrededores de Bilbao con Aritz como guía en este caso.

Y la verdad que poca cosa vimos ya que hacía bastante calor. Finalmente decidimos ir a un sitio nuevo que yo había estado mirando por Google Maps (bendito GM) a ver si había suerte. Zona interesante en la que no obtuvimos premio.

Ya de vuelta a los coches, de repente, en la orilla de una pequeña carretera rodeada de vegetación y sombría veo un cuerpo serpentiforme dorado y con puntitos blanquecinos. ¡DIOSSSSS! ¡Ahí estaba! un precioso subadulto de culebra de esculapio (Zamenis longissimus). 

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

En la Península ibérica sólo se encuentra en la zona de los Pirineos y en algunas zonas de la Cordillera Cantábrica. Es esquiva y escasa aquí, gusta de espacios sombríos y húmedos, en general, y por eso nos ha dado mucha alegría poder haber visto este magnífico ejemplar por País Vasco estos días pasados.

Tras este éxtasis personal y grupal (creo que para Egoitz era su primera vez también) decidimos celebrarlo tomando unas viandas en un bar cercano. Después anduvimos por varias otras zonas donde los chicos me llevaron y donde pudimos observar alguna especie más.

Ya por la tarde llegamos al huerto de David en Sopelana (¡precioso huerto David! ¡Qué maravilla!) e intentamos ver alguna esculapio más. Pablo Varona se había unido al grupo además. Pero en este caso buscamos y buscamos pero tampoco hubo suerte. Eso sí conocimos a un naturalista y hortelano de aupa!!

Fotografía de David, donde suelen “dormir” sus esculapios…

¡Quien tuviera un huerto así, libre de ratas y ratones gracias a estas bellezas inofensivas!

Ya se hacía tarde y como quería dormir en Pirineos esa noche, allí les dejé a los 5 hablando de aves, ratas, serpientes… ¡y vete tu a saber que!

Saboreando aún el encuentro con la zamenis me puse al volante unas 3 horas hasta que llegué al camping de Zuriza (valle de Ansó) sobre las 00:00 horas. Monté la tienda, me tomé unas cervezas hablando del tiempo de los próximos días con un señor muy majo y quedé frito.

DÍA 3 (viernes 12) Valle de Ansó

Levanté el campamento al amanecer para aprovechar las horas de menos calor y recorrí varias zonas del largo valle de Ansó, primero en busca del tritón pirenaico (Calotriton asper) y rana pirenaica (Rana pyrenaica) con suerte de varias ejemplares de cada especie.

tritón pirenaico (Calotriton asper)

Tritón pirenaico (Calotriton asper)

rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica). Juvenil.

En algunos riachuelos de montaña había buenas concentraciones de sapo común (Bufo spinosus) de las que destacar este bonito ejemplar rojizo.

sapo común (Bufo spinosus)

sapo común (Bufo spinosus)

sapo común (Bufo spinosus)

sapo común (Bufo spinosus)

Después, ya con el sol calentando las laderas de las montañas, intenté encontrar víbora áspid (Vipera aspis) sin suerte, y eso que anduve casi 3 horas en su busca por buenas sitios. Es verdad que hacía demasiado calor ya a eso de las 11:00 horas con unos 30º nada más y nada menos.

En los bordes de los caminos había algún tritón palmeado (triturus helveticus) y por hacer tiempo anduve viendo e identificando larvas un rato: había muchas de rana bermeja y de palmeado y alguna de sapo partero (Alytes obstetricans) ya bien desarrolladas.

Como curiosidad mostrarte unos renacuajos leucisticos o albinos de Alytes obstetricans que sólo se han encontrado en pirineos…

renacuajo albino leucistico

2014. En una charca de agua, en el Massís de l’Orri, a más de 1.500 metros de altura, se ha localizado una treintena de renacuajos completamente blancos. El hallazgo lo ha hecho de manera fortuita una técnico forestal y miembro de la asociación ambientalista Lo Pi Negre. En la charca, había una población de unas 300 larvas de sapo partero común (Alytes obstetricans) entre las cuales se encontraban 26 renacuajos con una coloración anormal aparentemente leucística. Fuente: lavanguardia.com

El resto del día me lo tomé con mucha calma debido al calor reinante de casi 36º. Hacia el sur busqué de nuevo culebra de esculapio y cualquier otro bicho que saliera sin mucha suerte.

Así que me eché una siesta y después me traslade al valle de Hecho, donde había quedado al día siguiente por la mañana con mis amigos naturalistas Enrique ruiz Ara y Carlos Muñoz.

DÍA 4 (viernes 13) Valle de Hecho

Tras levantarme habiendo acampado en el camping de la Selva de Hecho, esperé a que Enrique Ruiz Ara y Carlos Muñoz llegasen desde Zaragoza. Eran eso de las 10:00 de la mañana y la temperatura ya marcaba 25º. ¡Una locura!

Kike y Carlos venía acompañados de otros dos amigos (Daniel y Sergio) y todo el grupo fuimos recorriendo zonas al sur y al norte del valle. Aquí aparecieron muchos lagartos verdes occidentales (Lacerta bilineata), rana bermeja (Rana temporaria), Salamandra (S. s. fastuosa), culebra lisa europea (Coronella austriaca) y otros hérpetos… 

culebra lisa europea (Coronella austriaca)

culebra lisa europea (Coronella austriaca)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

rana bermeja (Rana temporaria)

Rana bermeja (Rana temporaria)

A continuación unas bonitas imágenes tomadas por Enrique Ruiz Ara de los abundantes lagartos verdes occidentales (Lacerta bilineata) del valle.

Por desgracia nuestra búsqueda de víbora Áspid (Vipera aspis) fue decepcionante. y eso que éramos 5 personas buscando dispersadas por varias zonas del valle, y es que el calor no daba tregua.

Así que cuando las cosas no salen, es mejor hacer un kit kat. Por ello descansamos en el camping con buena cerveza de refrigerio y ya por la tarde cambiamos nuestros objetivos para ir a ver tritón pirenaico y otros anfibios que se suelen acercan en los días de calor a los arroyos.

tritón pirenaico (Calotriton asper)

tritón pirenaico (Calotriton asper)

tritón pirenaico (Calotriton asper)

tritón pirenaico (Calotriton asper)

Enrique Ruiz Ara haciendo de las suyas… ¿me habrá sacado vestido o desnudo? 😉

Carlos Muñoz siempre peinado y arreglado para la ocasión. 😉

Y Daniel nunca bichea sin haber pasado antes por la Barber Shop!!!

A continuación 3 fotos más de Kike…

Alberto haciendo el anterior retrato a Daniel en medio de un arroyo de montaña.

Ya casi de noche y después de otras cervezas, Kike y cia se despidieron rumbo a su tierra maña y yo volví al camping, no sin antes dar una vuelta nocturna por la Selva de Oza en busca de salamandra común (S. s. fastuosa). Y cómo empezó a llover un poco tuve hasta suerte.

Alberto paseando por la Selva de Oza…

Fotografía de archivo de salamandra común (S. s. fastuosa) de la Selva de Oza.

Fotografía de archivo de salamandra común (S. s. fastuosa) de la Selva de Oza.

DÍA 5 (sábado 14) Valle de Hecho

La lluvia de la noche había bajado la temperatura y humedecido el suelo. Era una buena oportunidad para buscar víboras con los primeros rayos de sol. Justo cuando dejó de llover, sobre las 8:30 de la mañana, salí pitando a unas laderas cercanas en busca de mi último y esquivo objetivo en este viaje.

¡Y voilá! En menos de 20 minutos bicheando, ví una preciosa y rojiza hembra de víbora áspid (Vipera aspis) soleandose cerca de su madriguera, que obviamente estaría húmeda y fría. ¡Qué pena no estuvieran Kike y cia.! fue lo primero que pensé.

Disfruté un rato de ella y bicheé algo más por la zona, pero como ya había conseguido lo que quería y no daban buen tiempo (en el sentido de más lluvias o bajada de temperaturas) para el día siguiente, decidí poner pies en polvorosa y bajarme del tirón hasta Madrid para poder llegar al atardecer. No sin parar brevemente en un par de puntos por el camino.

—-

Listado de las 19 especies de anfibios y reptiles vistas.

  1. ANFIBIOS (9):
    • Sapo común (Bufo spinosus).
    • Sapo partero (Alytes obstetricans).
    • Rana bermeja (Rana temporaria).
    • Rana pirenaica (Rana pyrenaica).
    • Rana común (Pelophylax perezi).
    • Tritón palmeado (Lisotriton helveticus)
    • Tritón pirenaico (Calotritón asper)
    • Tritón jaspeado (Triturus marmoratus).
    • Salamandra común (Salamandra s.).

    REPTILES (10):

    • Lagartija de turbera (Zootoca vivipara).
    • Lagartija roquera (Podarcis muralis).
    • Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata).
    • Lagarto ocelado (Timón lepidus) Obs.
    • Culebra de esculapio (Zamenis longissimus).
    • Culebra de agua (Natrix maura). Obs.
    • Culebra de collar (Natrix astreptophora).
    • Culebra lisa europea (Coronella austriaca).
    • Víbora cantábrica (Vipera seoanei).
    • Víbora Áspid (Vipera aspis).

En resumen, unas jornadas muy especiales, con buena compañía y con la observación de la esculapio por primera vez en mi vida. ¡¿Qué más se puede pedir a un viaje relámpago?!

Doble-viaje-herpetológico-a-Burgos-en-busca-de-víboras

Doble viaje herpetológico a Burgos en busca de víboras.

<Herp trip looking for iberian adders in Burgos (spain)>

Antes de que el otoño llegase con toda su crudeza a la meseta norte de Castilla León decidí visitar tierras burgalesas en dos fines de semana casi consecutivos (último de septiembre y segundo de octubre).

El objetivo era ver las 3 especies de víboras de la península ibérica entre las dos salidas, aunque intentar verlas todas en 24 horas era para mi el verdadero reto.

Tuve la suerte de estar al lado de Iván Ruiz y Mario Toledo, de Wild films Channel, en la primera salida en septiembre y de bichear con Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es) y Jus Pérez (www.labonucadeodon.blogspot.com) en octubre. Sin ellos no habría sido posible ver tanto hérpeto ni haberlo pasado tan bien. ¡Gracias chicos por tantos momentazos!

Jus y kike, afotando una V. latastei

Mario e Iván, con un Lacerta viridis.

La verdad es que desde siempre me ha gustado el norte de Burgos porque, además de poder encontrar víboras (por lo que es mundialmente conocido en el mundillo de la herpetología -aunque hay sitios mejores-) puedes encontrar (y sobretodo me gusta por esto) mucha variedad de ecosistemas y zonas de contacto o tránsito. Esto hace que haya un gran número de ejemplares, subespecies… con cierta “mezcla” en color, tamaño, forma… y por supuesto en diversidad de hábitats donde viven etc.

víbora-cantabrica-burgos-02

Víbora cantábrica (V. seoanei) en clima mediterráneo continental del norte de Burgos… Créditos: Alberto González

Y después de esta breve introducción, vamos ya ha contarte los 4 días de bicheo y los encuentros que tuvimos. ¿Vimos o no vimos las tres especies? Continúa leyendo y averígualo por ti mismo.  😉

Día 1. sábado 28 septiembre.

30 grados día. 15 grados noche. Despejado. Sin viento.

Iván, Mario y yo nos hicimos una buena madrugada, saliendo sobre las 5:45 de la mañana de Madrid, rumbo al Noroeste de la provincia de Burgos. Sobre las 9:00 Llegamos al primer punto, al sureste de Aguilar de Campoo, para ver si podíamos localizar rápidamente y con algo de suerte alguna víbora de Seoane (Vipera seoanei), de las poblaciones más mediterráneas y sureñas que existen, soleándose por la mañana.

Tuvimos suerte y en pocos minutos apareció la susodicha. Sorprende encontrar poblaciones de esta especie en hábitats de carácter marcadamente mediterráneos. Y es que a la víbora cantábrica o de Seoane (Vipera seoanei) se la asocia normalmente con hábitats “húmedos”, bosques y matorral bajo del norte, y no campos de cultivo y ecosistemas mediterráneos de cereal de la meseta castellana.

Vipera seoanei. Créditos: Alberto González

Vipera seoanei. Créditos: Alberto González

Una vez vista la primera especie, encontramos también un par de sapos corredores (Epidalea calamita), rana común (Pelophylax perezi) y algún tritón jaspeado (Triturus marmoratus).

Rana vede común (Pelophylax perezi) -Madrid-

Rana verde común (Pelophylax perezi). Créditos: Alberto González

Sapo corredor. Créditos: Alberto González

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus). Créditos: Alberto González

Seguimos nuestro camino, ya más al noreste a ver si encontrábamos a la víbora áspid (Vipera aspis). Y es que a pocos kilómetros se pueden encontrar ya esta especie, junto a víbora hocicuda (Vipera latastei).

En un pueblo al sur del Embalse del Ebro salieron varios lacértidos comunes en la zona como el precioso lagarto verde occidental (Lacerta bilineata), el lagarto ocelado (Timón lepidus) y la lagartija parda (Podarcis liolepis).

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

lagarto verde occidental (Lacerta bilineata). Créditos: Alberto González

lagartija parda (Podarcis liolepis). Créditos: Alberto González

Timon lepidus. Créditos: Mario Toledo.

Timon lepidus. Créditos: Mario Toledo.

También pudimos observar un ejemplar de culebra lisa meridional (Coronella girondica) con el característico vientre ajedrezado, si bien en este caso estaba además muy colorido.

Coronella girondica. créditos: Alberto González

Coronella girondica. créditos: Alberto González

Salieron a nuestro encuentro en varias ocasiones varios sapos comunes (Bufo spinosus) de diferentes tamaños. Una alegría dada la drástica recesión que esta especie está teniendo en algunas zonas peninsulares.

Sapo común: créditos Mario Toledo

Bufo spinosus: créditos Mario Toledo

Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata). Créditos: Alberto González

Mario, en un hábitat típico de la meseta burgalesa.

Paramos a comer algo sobre las 15:00 horas (se había pasado la mañana volando) y después ya por la tarde entramos en el valle de Sedano (otro punto muy famoso en herpetología pero que no entendemos bien el porqué) donde sólo pudimos observar larvas de tritón ibérico (Lissotritón boscai), sapo partero común (Alytes obstetricans) y rana común (Pelophylax perezi) en un par de fuentes.

Ya por la tarde buscamos en un par de puntos más al este y pudimos observar la otra especie de culebra lisa, la europea (Coronella austriaca) mientras buscábamos víboras.

Coronella austriaca. Créditos: Ivan Ruiz

Coronella austriaca. Créditos: Ivan Ruiz

El sol descendía ya acercándose al horizonte cuando decidimos ir a otro punto donde conviven las víboras hocicuda y áspid, por si teníamos la suerte de ver alguna activa a última hora del día.

Tras una búsqueda intensa (el sol se cernía ya detrás del horizonte) encontramos un precioso ejemplar de Víbora áspid (Vipera aspis) en medio de una llanura, a pocos metros de un muro antiguo. De hecho Mario y yo casi la pisamos sin querer ya que íbamos andando de un muro a otro y no pensábamos pudiera estar tan expuesta una serpiente por ahí.

Víbora Áspid (Vipera aspis)

Víbora Áspid (Vipera aspis) Créditos: Alberto González

Víbora Áspid (Vipera aspis)

Víbora Áspid (Vipera aspis) Créditos: Alberto González

Como puedes ver una auténtica maravilla de bicha a la que había que hacer unas fotos, con la correspondiente dosis de respeto y seguridad.

Ivan ruiz y Alberto González (el autor) junto a la Víbora Áspid

Ya de noche comimos algo, visitamos infructuosamente una laguna en busca de anfibios (estaba sequísima) y decidimos montar las tiendas de campaña y acostarnos. Estábamos bastante reventados de haber estado activos desde las 5:00 de la mañana, siendo ya cerca de medianoche.

Día 2. Domingo 29 septiembre.

32 grados día. 16 grados noche. Despejado. Viento moderado.

Al día siguiente nos levantamos con los primeros rayos de sol en la zona de la V. aspis y tras el desayuno y la vista casi obligada con la madre naturaleza anduvimos por los muros para ver si podíamos por fin encontrar la tercera especie de víbora y hacer pleno.

Y hubo suerte también. Tomando el sol pegada a una roca encontramos un ejemplar adulto que nos pareció una víbora hocicuda (Vipera latastei), si bien después se ha identificado como un ejemplar intermedio, ya que poseía características tanto de V. aspis (ojo, patrón, casi sin hocico) como de V. latastei (escamas apicales, color, forma…) Sea como fuere puedes ver la belleza de este ejemplar híbrido y… ¡reto conseguido! 😉

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ejemplar intermedio. Créditos: Alberto González

Ya sobre las 13:00 de la tarde nos volvimos a Madrid con la experiencia para Mario e Iván de haber visto su primera Áspid y obviamente de haber pasado los tres un día y medio formidable.

Día 3. sábado 12 octubre

24 grados día. 11 grados noche. Nubes intermitentes. Mucho viento.

Dos semanas después preparé un segundo viaje a Burgos, esta vez con los naturalistas Enrique Ruiz Ara y Jus Pérez para repetir algunos puntos que quería prospectar, esta vez, con un tiempo mucho más frío. Prácticamente estamos ya a mediados de octubre y nunca había ido tan tarde a ver víboras.

Era un fin de semana perfecto para alimentar mi curiosidad con el comportamiento y actividad de las víboras en ciertas épocas tardías del año y ante una climatología adversa.

Dado que el finde pintaba nublado y con viento por la zona, me levanté esta vez algo más tarde (sobre 6:30 de la mañana) para llegar al punto de encuentro con Kike y Jus sobre las 10:00. Esta vez había que dejar calentarse un poco el ambiente.

Tras llegar el sábado a un punto cercano al puerto de Masa, mis sensaciones con el fin de semana no eran buenas: temperaturas bajas, muchísimo viento, zonas mojadas tras las lluvias de la noche… No eran las mejores condiciones para ver hérpetos activos, la verdad.

Aun así, kike, Jus y yo revisamos una nueva zona que quería prospectar para áspid u hocicuda y al poco aparecieron 2 ejemplares juveniles de Víbora hocicuda (Vipera latastei) entre los muros de un pequeño pueblo de la zona.

Jus Pérez, afotando a una bicha…

¡Gran angular de Enrique Ruiz Ara!

Seguimos nuestro camino ahora para ver Áspid, algo más al norte, por zonas cercanas a Pesquera del Ebro, sin suerte.

De hecho el resto del día estuvimos prospectando varias zonas luchando contra un fuerte viento y unas temperaturas bajas que prácticamente anulaban cualquier actividad ofidia.

Vimos sapos corredores y comunes y algún bonito tritón jaspeado pero poca cosa más…

Jus Pérez y Alberto González con el tritón jaspeado…

Triturus marmoratus, de Jus Pérez.

Y es que a las serpientes, al menos en mi experiencia, el viento no les gusta ya que parece ser disminuye parte de sus sentidos del olfato, la vista y el tacto. Al no poder cazar con todo su potencial, su instinto les dicta quedarse mucho más resguardadas y latentes.

Paramos a comer algo por el Páramo de Masa para reponer fuerzas y estado anímico (la gente se cree que siempre es llegar y triunfar y hay que dedicarle muchas horas siempre) y decidimos visitar unas terrazas calizas naturales ya a última hora de la tarde para ver si había suerte.

La jugada salió bien ya que pudimos encontrar nuestro 3º ejemplar de víbora hocicuda (Vipera latastei) del día y la más grande y bonita además.

Otra fotaza de Enrique Ruiz Ara donde se puede observar perfectamente el hábitat de la especie.

¡La foto de la foto de Kike!

Macro de Alberto González

Estuvimos un rato observando sus formas, colores y belleza y pudimos hacer algún gran angular para que veas uno de los hábitats tipo de esta reina de la “tundra burgalesa”.

Ya de noche repusimos fuerzas con los pepinillos gigantes y dulces de Kike 😊 (y ahora viene lo bueno…) y salimos a ver si veíamos alguna salamandra común en un bosque cercano (había estado lloviendo por la tarde). No hubo éxito, salvo algún sapo común (Bufo spinosus), relativamente abundantes por la zona.

Día 4. Domingo 13 de octubre.

22 grados día. 12 grados noche. Chubascos con nubes intermitentes. Fuerte viento.

Amaneció el domingo por la mañana con un día de perros: ráfagas de viento, lloviznas, unos 12 grados y el cielo muy nublado. Pintaba mal la cosa para encontrar más serpientes. Aun así, después de un desayuno salimos a dar una vuelta por la zona de la noche anterior…

Primera sorpresa cuando en medio de un camino, a pocos metros de donde aparcamos, veo una serpiente pululando por el suelo tranquilamente. Segunda sorpresa cuando nos acercamos y comprobamos que es una Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera seoanei). ¡Y en una nueva zona mucho más al sur de donde se supone termina su distribución mediterránea!

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Los ojos como platos teníamos Jus, Kike y yo al contemplar este ejemplar precioso en una zona que antes nunca se había visto.

Kike y Alberto, con la bicha…

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Jus Pérez

Un macho adulto bien contrastado de Víbora cantábrica subespecie “s. seoanei” (en la península hay dos subespecies de Víbora cantábrica: V. seoanei seoanei (desde pirineos hasta Cantabria, este de Asturias y norte de burgos) y V. seoanei cantabrica (desde norte de León, en el área sudoeste de los Picos de Europa y en las montañas de Galicia oriental y sudoeste de Asturias)

Le hicimos las correspondientes fotos para la cita, guardando el punto GPS para el SIARE y seguimos el camino para aprovechar la mañana y ver si podíamos ver la 3 especie en cuestión: Víbora Áspid.

De camino hacia el norte de nuevo, paramos un momento en el mismo punto (al sureste de Aguilar de Campoo) donde habíamos visto Mario, Iván y yo hacía dos semanas un juvenil de Seoane por si caía la breva…

¡…y vaya si cayó la breva!

En un lugar cercano, no tardamos en encontrar dos ejemplares adultos de Seoane muy cerca uno de otro soleándose entre el matorral tras aparecer los primeros rayos de sol de la mañana. En este caso el tiempo fue nuestro aliado, aunque seguía soplando un viento muy fuerte.

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Alberto González

Víbora de Seoane (Vipera seoanei). Créditos: Enrique Ruiz Ara

Con nuestro gozo en un altar estuvimos finalmente buscando un par de horas la Áspid sin suerte. El viento arreció aún más y aunque vimos alguna camisa, decidimos ya dar por cerrada la excursión y volver de regreso a nuestras casas.

Me despedí de kike y Jus (que se quedaron bicheando por Burgos un poco más) dando por cerrada la temporada de serpientes, en lo que a mí respecta.

Así que ya hasta el año que viene no creo que escribamos sobre serpientes. No ha estado mal esta temporada.

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.

¡Gracias por tu tiempo y apoyo!

Funciona con derechos reservados & Tema de Bicheando.net

This site is protected by wp-copyrightpro.com