Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

listado reptiles península iberica

¿Cuántas especies de reptiles hay en la Península Ibérica? (actualizado a junio 2021)

Actualizado en agosto de 2021

En la Península Ibérica existen 59 especies de reptiles, si bien 3 de esas especies son introducidas* de un total de unas 10.500 especies de reptiles en el mundo identificadas.

¿CONECTAMOS EN INSTAGRAM? https://www.instagram.com/bicheando_net

De los reptiles (que comprenden tortugas, cocodrilos, lagartijas, serpientes, tuataras y anfisbenios -culebrillas ciegas-) los más abundantes son las lagartijas (6.145) seguidas por las serpientes (3.567).

En bicheando.net muchas veces nos preguntan sobre el listado de especies de reptiles de la Península Ibérica. Pues bien, en este artículo vamos a intentar responder a esta pregunta a modo de listado fotográfico (los autores y websites de las fotos externas estarán debidamente citados) y sin dar más detalles de las especies, que ya vamos describiendo en el resto de publicaciones.

Y vamos a empezar por el final, por el resultado:

En total, existen 59 especies de reptiles en la Península Ibérica, si bien 5 de esas especies al menos son introducidas, contanto ya con poblaciones establecidas.*

  1. Tortuga mora – Testudo graeca
  2. Tortuga mediterránea – Testudo hermanni
  3. Galápago europeo – Emys orbicularis
  4. Galápago de Florida- Trachemys scripta*
  5. Galápago leproso – Mauremys leprosa
  6. Camaleón común – Chamaeleo chamaeleon
  7. Culebrilla ciega – Blanus cinereus
  8. Culebrilla de María – Blanus mariae
  9. Culebrilla de las macetas – Ramphotyphlops braminus*
  10. Lución – Anguis fragilis
  11. Salamanquesa rosada – Hemidactylus turcicus
  12. Salamanquesa común – Tarentola mauritanica
  13. Eslizón ibérico – Chalcides bedriagai
  14. Eslizón tridáctilo ibérico – Chalcides striatus
  15. Eslizón ocelado – Chacides occelatus**
  16. Lagarto ocelado – Timon lepidus
  17. Lagarto bético – Timon nevadensis
  18. Lagarto verdinegro – Lacerta schreiberi
  19. Lagarto verde occidental – Lacerta bilineata
  20. Lagarto ágil – Lacerta agilis
  21. Lagartija de turbera – Zootoca vivipara
  22. Lagartija serrana – Iberolacerta monticola
  23. Lagartija carpetana – Iberolacerta cyreni
  24. Lagartija batueca – Iberolacerta martinezricai
  25. Lagartija leonesa – Iberolacerta galani
  26. Lagartija pirenaica – Iberolacerta bonnali
  27. Lagartija aranesa – Iberolacerta aranica
  28. Lagartija pallaresa – Iberolacerta aurelioi
  29. Lagartija de Bocage – Podarcis bocagei
  30. Lagartija de Carbonell – Podarcis carbonelli
  31. Lagartija andaluza – Podarcis vaucheri
  32. Lagartija lusitana – Podarcis guadarramae
  33. Lagartija verdosa – Podarcis virescens
  34. Lagartija parda – Podarcis liolepis
  35. Lagartija ibérica – Podarcis hispanicus
  36. Lagartija roquera – Podarcis muralis
  37. Lagartija colirroja – Acanthodactylus erythrurus
  38. Lagartija de Valverde – Algyroides marchi
  39. Lagartija colilarga – Psammodromus algirus
  40. Lagartija cenicienta – Psammodromus hispanicus
  41. Lagartija occidental ibérica – Psammodromus occidentalis
  42. Lagartija de Edwards- Psammodromus edwardsianus
  43. Lagartija de las Pitiusas – Podarcis pityusensis*
  44. Lagartija italiana – Podarcis siculus*
  45. Lagartija de Madeira (Teira dugesii)*
  46. Culebra de herradura – Hemorrhois hippocrepis
  47. Culebra verdiamarilla – Hierophis viridiflavus
  48. Culebra lisa europea – Coronella austriaca
  49. Culebra lisa meridional – Coronella girondica
  50. Culebra de cogulla occidental – Macroprotodon brevis
  51. Culebra de Esculapio – Zamenis longissimus
  52. Culebra de escalera – Zamenis scalaris
  53. Culebra viperina – Natrix maura
  54. Culebra de collar mediterránea – Natrix astreptophora
  55. Culebra de collar – Natrix natrix
  56. Culebra bastarda – Malpolon monspessulanus
  57. Víbora aspid – Vipera aspis
  58. Víbora hocicuda – Vipera latastei
  59. Víbora cantábrica – Vipera seoanei

*Ojo que este listado de reptiles ibéricos no trata las especies de reptiles en CanariasBaleares, Ceuta, Melilla o reptiles marinos como las tortugas marinas o las serpientes marinas, que por otro lado también tendrán el “protagonismo” que merecen en posteriores publicaciones. Además, ha sido recientemente citada una población estable de Eslizón ocelado – Chacides occelatus**

Yendo al grano, vamos a presentarte, foto a foto, todas y cada una de éstas especies ibéricas de reptiles. Las que habitan, a grandes rasgos, en España y Portugal.

Vamos con ese listado actualizado a junio de 2017. Fresquito, fresquito, vamos ,-)

TORTUGAS Y GALÁPAGOS (5)*

  • Galápago europeo (Emys orbicularis) -Linnaeus, 1758-

Galápago europeo (Emys-orbicularis)

  • Galápago leproso (Mauremys leprosa) -Schweigger, 1812-

Galápago leproso (Mauremys leprosa)

  • Galápago de Florida (Trachemys scripta) Exótica establecida.
Trachemys-scripta-plaga-españa

Galápago de florida. La especie de galápagos exóticos más establecida en la Península Ibérica.

  • Tortuga mora (Testudo graeca) -Linnaeus, 1758-

  • Tortuga mediterránea  (Testudo hermanni) -Gmelin, 1789-

*Excluidas las tortugas marinas.

CAMALEÓNES (1)

  • Camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) -Linnaeus, 1758-

camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)

SALAMANQUESAS (2)

  • Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) -Linnaeus, 1758-

  • Salamanquesa común (Tarentola mauritanica) -Linnaeus, 1758-

tarentola-maurantiaca-salamamquesa-comun

ESLIZONES (3)

  • Eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) -Boscá, 1880-

  • Eslizón tridáctilo (Chalcides striatus) -Cuvier, 1829-

  • Eslizón ocelado (Chalcides occelatus) -(Forsskål, 1775)-
eslizón ocelado (Chalcides ocellatus)

Eslizón ocelado (Chalcides ocellatus)

LAGARTOS (5)

  • Lagarto ocelado (Timon lepidus) -Daudin, 1802-

lagarto-ocelado-timon-lepidus-burgos

  • Lagarto bético (Timon nevadensis) -Buchholz, 1963-

  • Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata) -Daudin, 1802-

  • Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi) -Bedriaga, 1878-

  • Lagarto ágil  (Lacerta agilis garzoni) – Linnaeus, 1758-
Macho adulto de lagarto ágil (lacerta agilis garzoni). Créditos propios.

Macho adulto de lagarto ágil (lacerta agilis garzoni).

LAGARTIJAS (25)

  • Lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus) -Schinz, 1833-

  • Lagartija de valverde (Algyroides marchi) -Valverde, 1958-

  • Lagartija aranesa (Iberolacerta aranica) -Arribas, 1993-

  • Lagartija pallaresa (Iberolacerta aurelioi) -Arribas, 1994-

Crédito: Lars Bergendorf -Wikipedia-

  • Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali) -Lantz, 1927-
Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali) Créditos Jan Van Der Voort

Créditos: Jan Van Der Voort -Wikipedia-

  • Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni) -Müller & Hellmich, 1937-
Lagartija carpetana bicheando 2016 gredos

Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni castiliana)

  • Lagartija leonesa (Iberolacerta galani) -Arribas, Carranza & Odierna, 2006-
Lagartija leonesa (Iberolacerta galani)

Créditos: Javier Álvarez

  • Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai) -Arribas, 1996-
Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

  • Lagartija serrana (Iberolacerta monticola) -Boulenger, 1905-
Iberolacerta monticola

Créditos: Alejandro García Salmerón

  • Lagartija ibérica (Podarcis hispanica) -(Steindachner, 1870)-

Resultado de imagen para podarcis hispanica

  • Lagartija de bocage (Podarcis bocagei) -Seoane, 1884-

  • Lagartija de Carbonell (Podarcis carbonelli) -Pérez-Mellado, 1981-
Resultado de imagen para Podarcis carbonelli

Créditos: Benny Trapp -Wikipedia-

  • Lagartija lusitana (Podarcis guadarramae) -Boscá, 1916-

  • Lagartija parda (Podarcis liolepis) -Boulenger, 1905-

  • Lagartija roquera (Podarcis muralis) -Laurenti, 1768-

  • Lagartija de las Pitiusas (Podarcis pityusensis) -Boscá, 1883- De Ibiza, introducida establecida en Mallorca y la península (Costa del Golfo de Almería)

Imagen relacionada

  • Lagartija italiana (Podarcis sicula) -Rafinesque, 1810- Exótica establecida en varios puertos marítimos de la península.

  • Lagartija andaluza (Podarcis vaucheri) –Boulenger, 1905-

  • Lagartija verdosa (Podarcis virescens) -Geniez, Sá-Sousa, Guillaume, Cluchier & Crochet, 2014-
Podarcis virescens

Podarcis virescens

  • Lagartija colilarga (Psammodromus algirus) -Linnaeus, 1758-

  • Lagartija occidental ibérica (Psammodromus occidentalis) -Fitze, González-jimena, San-josé, San mauro & Zardoya, 2012-
Psammodromus occidentalis

Créditos: Rafael Vázquez Graña

  • Lagartija de Edwards (Psammodromus edwardsianus) -Dugès, 1829-
Psammodromus edwardsianus

Psammodromus edwardsianus | Créditos: AlexandreRoux01

  • Lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus) -Fitzinger, 1826-
Psammodromus hispanicus

Créditos: Benny Trapp -Wikipedia-

  • Lagartija vivípara o de turbera  (Zootoca vivipara) -Jacquin, 1787-
Lagartija de turbera (Zootoca vivípara)

Lagartija de turbera (Zootoca vivípara)

  • Lagartija de Madeira (Teira dugesii) – Milne/Edwards, 1829- Introducida en el Puerto de Lisboa.
Lagartija de Madeira - Teira dugesii

Crédito: http://juankarandres.blogspot.com.es

LUCIONES  (1)

  • Lución ibérico (Anguis fragilis) -Linnaeus, 1758-

CULEBRILLAS CIEGAS (3)

  • Culebrilla ciega (Blanus cinereus) -Vandelli, 1797-

  • Culebrilla de María (Blanus mariae) -Albert & Fernández, 2009-

Resultado de imagen para blanus mariae

CULEBRAS/SERPIENTES (11)

  • Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) -Linnaeus, 1758-

culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)

  • Culebra verdi-amarilla (Hierophis viridiflavus) -Lacépède, 1789-

culebra-verdiamarilla-Hierophis-viridiflavus-01

  • Culebra de esculapio (Zamenis longissimus) -Laurenti, 1768-
culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

Créditos: Rafael Vázquez Graña

  • Culebra de escalera (Zamenis scalaris) -Schinz, 1822-
Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

  • Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Laurenti, 1768-
Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

  • Culebra lisa meridional (Coronella girondica) -Daudin, 1803-

  • Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) -Günther, 1862-

  • Culebra viperina o de agua (Natrix maura) -Linnaeus, 1758-

  • Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) -L. Seoane, 1884-

  • Culebra de collar helvetica (Natrix natrix) -L. Müller, 1932- -Pottier, 2016, valle de Arán- (NOVEDAD)
culebra de collar hevética (Natrix Natrix) España Valle de Aran

Créditos: Daniel Fernández Guiberteau

  • Culebra bastarda o de montpellier (Malpolon monspessulanus) -Hermann, 1804-

Primer plano de la culebra bastarda o de Montpellier (Malpolon monspessulanus)

VÍBORAS/SERPIENTES (3)

  • Víbora áspid (Vipera aspis) -Linnaeus, 1758-

Víbora áspid (Vipera aspis) -Burgos-

  • Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Boscá, 1878-

  • Víbora cantábrica o de seoane (Vipera seoanei) -Seoane, 1879-

—-

En total, existen 57 especies de reptiles en la Península Ibérica, si bien 3 de esas especies son introducidas y cuentan ya con poblaciones establecidas.

Sea como fuere tenemos un riqueza biológica y natural increíble y entre todos debemos ayudar a conservarla. De hecho, En la Península Ibérica hay prácticamente la mitad de especies de reptiles de toda Europa junta.

¡Conocer es conservar!

¿Interesante? ¡Comparte! 😉

Webgrafia:
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/listareptiles.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Reptiles_de_la_pen%C3%ADnsula_ib%C3%A9rica
http://siare.herpetologica.es/bdh/distribucion
http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/inventario-especies-terrestres/ieet_anfib_reptl.aspx
http://www.montesdevalsain.es/reptiles_natast.html

Bibliografía

Díaz-Paniagua, C., Andreu, A. C. (2005). Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Carrascal, L. M., Salvador, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.
SAFE, Stop Atropellos de Fauna en España: evaluar la mortalidad de fauna por atropellos

Participa en el seguimiento de mortalidad de fauna en rutas de transporte españolas.

Si algo hemos comprobado como una de las 2 o 3 principales causas del declive de los anfibios y reptiles (ni que contar aves y mamíferos) durante todos estos años de “carrileo” por las carreteras españolas han sido los atropellos.

Y es que cada kilómetro de nuestras carreteras está teñido de sangre, habiendo este hecho desencadenado incluso extinciones de poblaciones enteras, como el triste caso de la desaparición de los sapos comunes de San Martín de Valdeiglesias.

Pero el hecho de que los atropellos de fauna sean un problema ampliamente reconocido no implica que conozcamos su magnitud. De hecho, sabemos poco de la mortalidad de fauna que genera el tráfico rodado, y lo que sabemos está disperso en distintas fuentes.

SAFE, Stop Atropellos de Fauna en España: evaluar la mortalidad de fauna por atropellos
SAFE, Stop Atropellos de Fauna en España: evaluar la mortalidad de fauna por atropellos

En relación a este gravísimo problema y el gran desconocimiento en cifras del asunto, ha nacido el reciente proyecto SAFE, Stop Atropellos de Fauna: una nueva iniciativa que pretende sacar a la luz estas cifras devastadoras de atropellos en forma de iniciativa de ciencia ciudadana en la que puedes participar con tus observaciones.

Este programa de diagnóstico y monitorización de la mortalidad de fauna en las rutas de transporte españolas se ha desarrollado en colaboración con el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), SEO/Birdlife, SECEM (Sociedad Española para el Estudio y Conservación de los Mamíferos) y AHE (Asociación Herpetológica Española).

¿Para qué va a servir todo esto?, te preguntarás…

Las conclusiones del estudio podrán ser la base a futuras y serias peticiones conservacionistas que podrán ir desde señalizar tramos de carreteras (o su cierre en épocas de cría), pasando por la construcción de barreras o pasos para fauna, cambios de normativas en la construcción de infraestructuras e incluso la creación de nuevas leyes a nivel nacional o internacional.

Pero antes hay que determinar la cantidad de individuos que pueden estar muriendo cada año en nuestras carreteras, las especies que más mortandad presentan y cuales son los puntos o zonas con mayor índice de mortandad.

Y para llegar a poder “monitorizar” con mínimas garantías los cientos de miles de kilómetros que recorren la geografía española nadie mejor que tú, como ciudadano, para echar un cable juntos con otros miles (esperamos) de voluntarios.

¿Cómo puedo participar?

Para facilitar tu participación, y porque a veces no es fácil seguir las instrucciones que las instituciones dan, te voy a contar cómo yo he logrado apuntarme a este proyecto de forma breve y paso a paso además de algún otro consejo para tus observaciones al final de este artículo.

Lo primero y para motivarte, que tengas la certeza de que tu tiempo y tu esfuerzo está respaldado por la participación en el SAFE de algunas de las principales sociedades científicas del país antes mencionadas.

¿Dónde hacer el seguimiento de atropellos y durante cuanto tiempo?

Puedes elegir un itinerario cualquiera dentro del territorio español y solo se te pide que lo recorras al menos 1 vez al mes, ya sea a pie, en bicicleta o en coche, durante 1 año. Importante que siempre será el mismo recorrido, solo de ida.

Recuerda siempre mantener la prudencia necesaria en carretera y cumplir con el código de circulación. Que una cosa no quita la otra y tu seguridad y la de otros conductores es lo primero.

¿Cómo apuntarse?

Antes de nada escribe un email a alguna sociedad científica indicando en el asunto “voluntario SAFE” y explicándoles tu deseo de participar a alguna de estas 3 sociedades: safe@secem.es, mortalidadinfraestructuras@seo.org, o safe.ahe@herpetologica.org

¿Con qué aplicación se registran los atropellos?

  • PARA MÓVIL >> Busca ‘iObs’ en la App Store de Apple o si tienes sistema Android busca “ObbsMap”. Aunque tiene nombres distintos es lo mismo y la instalación y el registro es muy sencillo.
Pantalla de inicio de la APP "ObbsMap" para Android.
Pantalla de inicio de la APP “ObbsMap” para Android.

Consideraciones al registro de Observation.org propias

1.- Cuando te registres es importante pongas bien el Pais (España) ya que solo así después podrás localizar en “proyectos” el “Proyecto SAFE”.

2. Una vez registrado, configura tus observaciones en perfil/ajustes/compartir datos como “compartir mis observaciones con proyectos y socios de confianza” o bien “compartir mis observaciones como datos abiertos”.

3. Ves a la sección “Proyectos” y busca el “Proyecto SAFE”.

4. Dentro de la página del proyecto pincha en “create your own proyect location”.

5. Pon nombre al itinerario (arriba del mapa) y una descripción (abajo del mapa) y píntalo con el lápiz del menú del mapa izquierdo. Guárdalo y (importante) cuando se cargue la página del itinerario, abajo al final de la misma dale a “cancelar”, ya que aún no añadirás nada.

6. Para ver si el proyecto está creado correctamente, ves a tu perfil (arriba a la derecha) y entra en “localizaciones personales” y después en “localizaciones del proyecto de usuario” (botón azul).

7. Y listo. Podrás editar dicho proyecto e itinerario como quieres y cuando quieras.

EN ESTE TUTORIAL FANTÁSTICO TE LO CUENTA la Estación Biológica de Doñana EBD-CSIC perfecta y visualmente.

Además tienes un vídeo tutorial sobre el registro de datoshttps://youtu.be/XlqN4a4DeJg

Y un vídeo tutorial para vincular cada visita al proyectohttps://youtu.be/vj2XPLyB53U

————————————————————-

¿Otros datos, documentos o formularios necesarios?

Deberás rellenar el Protocolo metodológico completo 

Otras guías con más información:

Guía para usar la plataforma Observation.org

Guía para instalar la aplicación en el móvil

Tutorial para usar la aplicación ya instalada

Recogida manual de datos

Si no se usa la plataforma Observation.org

Resumen en 5 pasos:

1.- Escribir un email a una de las sociedades.

2.- Darte de alta en observado.org (PC)

3.- Dar de alta el itinerario y tu perfil en el proyecto.

4.- Recorrer una vez al mes al menos dicho itinerario (solo ida) y geolocalizar (con fotografía -si es posible-).

5- Recuerda que observas vía APP y luego tienes que darle a “Subir” para que los registros de ese día se suban a la web y sean públicos, Si no le das a “subida” se quedan en tu App.

Por lo demás, no te vengas atrás si crees que es “mucho lío” porque es mucho más sencillo de lo que parece y como todo en la vida requiere un poco de paciencia y aprendizaje.

La satisfacción personal que vas a obtener y la gran ayuda que vas a aportar es razón más que suficiente para ayudar. Por que este proyecto es elproyecto de “ciencia ciudadana” perfecto para ti. ¡Participa!

Ahh, y un consejo para maximizar las observaciones… Haz tus recorridos mensuales al atardecer o a primera hora de la noche, también tras un día lluvioso si puede ser, que tanto anfibios como reptiles tienen una mayor actividad en esas horas.

Gracias por tu ayuda y participación.

reptiles de Andalucía

(Fotografía de portada: Seba Gómez. www.sebasgr.com)

Seguimos aquí nuestra doble serie de Herpetos andaluces con los reptiles, continuando nuestro viaje herpetológico comenzado con en la 1º parte, donde hablábamos de los anfibios de Andalucia.

LOS REPTILES ANDALUCES

¡Empecemos con las lagartijas! Muy abundantes son varias especies de estos pequeños y escurridizos saurios, como las del complejo de especies Podarcis hispanicus, que incluye a:

La lagartija de Galera (Podarcis galerai) (las zonas áridas de Almería y el oriente de Granada, aunque probablemente la lagartija del Sudeste Ibérico (Podarcis hispanicus) se encuentre en las zonas más norteñas de este área).

Lagartija de Galera (Podarcis galerai) Gabriel Martínez del Mármol.

La también abundante al norte lagartija verdosa (Podarcis virescens) (se distribuye principalmente por Sierra Morena y el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, entre otras zonas).

Lagartija verdosa (Podarcis virescens). Juan Pablo González de la Vega.

 La lagartija de Carbonell (Podarcis carbonelli) (se encuentra solo en el área de Doñana).

Lagartija de Carbonell (Podarcis carbonellii). Arancha Bernal Sánchez.

 Y por último la lagartija andaluza (Podarcis vaucheri) (resto del territorio andaluz).

Lagartija andaluza (Podarcis vaucheri). Foto: Carmen Marín.

Son especies muy fáciles de encontrar en prácticamente cualquier tipo de hábitat, incluso en zonas humanizadas. La lagartija de Carbonell es la única más delicada y rara, siendo difícil de encontrar fuera de las zonas arenosas (como dunas) de Doñana.

Todas estas especies fueron consideradas en el pasado como una sola, llamada lagartija ibérica (Podarcis hispanicus), pero estudios genéticos han demostrado que realmente se trata de un complejo de especies.

Otra especie del género que se puede encontrar en Andalucía es la lagartija italiana (Podarcis siculus), la cual fue introducida en el puerto de Almería en el pasado.

La lagartija colilarga (Psammodromus algirus) también destaca por ser muy común en casi cualquier hábitat por todo el territorio andaluz (con preferencia de zonas con matorrales y bosques abiertos, no muy común en zonas antropizadas). Esta lagartija se identifica fácilmente por su color marrón con estrías claras en el dorso y su cola extremadamente larga. El macho toma colores rojos intensos en la garganta durante la época de apareamiento.

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Arancha Bernal Sánchez.
Lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Foto: Seba Gómez.

Otras especies del género son las pertenecientes al complejo de especies “lagartija cenicienta”. Son lagartijas muy rápidas de tamaño muy pequeño que suelen encontrarse en zonas de estepa.

Son tres especies casi iguales morfológicamente que fueron consideradas una sola en el pasado (lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus), actualmente se consideran las siguientes: la lagartija cenicienta occidental (Psammodromus occidentalis) (del tercio occidental de la comunidad), la lagartija cenicienta común (Psammodromus hispanicus) (que se encuentra en el tercio central), y la lagartija cenicienta de Edwards (Psammodromus edwarsianus) (del tercio oriental de Andalucía).

Lagartija cenicienta occidental (Psammodromus occidentalis) Gabriel Martínez del Mármol.
Lagartija cenicienta común (Psammodromus hispanicus) Gabriel Martínez del Mármol.
Lagartija cenicienta de Edwards (Psammodromus edwarsianus) Gabriel Martínez del Mármol.

Una joya andaluza poco conocida y casi endémica es la lagartija de Valverde (Algyroides marchi), especie que solo se puede encontrar en el Macizo Prebético (Sierra de Cazorla, de Segura y de Alcaraz). Amante de zonas húmedas, rocosas y con matorrales, puede encontrarse bastante fácilmente en cañones de arroyos, con muchas paredes rocosas y vegetación arbustiva.

Lagartija de Valverde (Algyroides marchi). Juan Pablo González de la Vega.

Un claro ejemplo de una especie que cruzó el Estrecho de Gibraltar para colonizar a la Península Ibérica es la lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus).

Se caracteriza por su gran tamaño (con cola y extremidades largas), un color de fondo claro (crema, beige…) con estrías y ocelos claros. Los juveniles tienen un fondo mucho más oscuro con gran contraste con las estrías, presentan la cola completamente roja (mientras que en los adultos solo es rojiza en la parte inferior de esta).

Amante de las zonas arenosas, pudiéndose encontrar con bastante facilidad en zonas costeras como dunas o en zonas arenosas de las montañas (zonas de arenisca).

Lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus). Vincenzo Rizzo.

Las únicas dos especies de lagartos grandes que se encuentran constantemente en la región son el lagarto ocelado (Timon lepidus) y el lagarto bético (Timon nevadensis).

El lagarto ocelado es un saurio de gran tamaño con una coloración de fondo verde con pequeñas pintas negras y preciosos ocelos azules.

El lagarto bético suele tener una coloración de fondo grisácea o marrón, con unos ocelos azules (más claros que los del lagarto ocelado y sin estar bordeado de negro). Se pueden encontrar en cualquier hábitat, evitando un poco los lugares húmedos y sombríos.

El gigante lagarto bético se distribuye por las zonas de Almería, la mitad sur de Granada y parte de Málaga (Sierra de Tejeda). En el resto de Andalucía es sustituido por su pariente, el lagarto ocelado.

Lagarto ocelado (Timon lepidus) Gabriel Martínez del Mármol.
Lagarto bético (Timon nevadensis). Foto: Ilde Westendorp

El lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi) es un lagarto que se ha citado en varias ocasiones en el pasado. Al no haberse visto desde mediados de los 80 y 90 en Despeñaperros y desde 2007 en Córdoba, prácticamente se consideraba extinta en el territorio andaluz; pero una cita reciente en 2019 podría indicar que esta especie siga existiendo en algún lugar de Sierra Morena…

Hembra de Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi). Foto: Seba Gómez.

Otro ser conocidísimo en cualquier casa del territorio es la famosa salamanquesa común (Tarentola mauritanica). Especie inofensiva muy común en prácticamente cualquier hábitat, con predilección de muros de piedra o montones de madera; fácil de encontrar en lugares antropizados por toda la comunidad autónoma.

Salamanquesa común (Tarentola mauritanica) Gabriel Martínez del Mármol.

La salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) es la otra especie de geco presente en la región. De tamaño más pequeño que la salamanquesa común, la salamanquesa rosada no suele ser tan común en hábitats antrópicos como su pariente, prefiriendo lugares preservados con lugares donde esconderse.

Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) Gabriel Martínez del Mármol.

Y sabías que… ¿¡En Andalucía también hay eslizones!? Estoy hablando del eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) y el eslizón tridáctilo (Chalcides striatus). El primero se diferencia del segundo fácilmente al tener un cuerpo más grueso y con patas más desarrolladas (el tridáctilo tiene un cuerpo muy estilizado, siendo largo y fino, con unas extremidades poco desarrolladas que pueden ser difíciles de ver a primera vista).

Eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) Gabriel Martínez del Mármol.
Eslizón tridáctilo (Chalcides striatus) Gabriel Martínez del Mármol.

Probablemente, el reptil más característico de esta comunidad sea el camaleón común (Chamaeleo chamaeleon). Este saurio de “paso lento” puede encontrarse en casi toda la zona costera sureña de la península; probablemente no llegó aquí naturalmente, sino que llegó con el ser humano en la antigüedad. Se puede encontrar en bosques costeros, matorrales de costa o dunas; aunque entra localmente en bosques más lejanos del mar.

Camaleón común (Chamaeleo chamaeleon). Foto: Seba Gómez
Camaleón común por las dunas de Doñana (Chamaeleo chamaeleon). Foto: Seba Gómez
Camaleón común (Chamaeleo chamaeleon). Foto: Germán Franco

Ahora seguimos con los anfisbénidos!! Sí, esas lombrices vertebradas con escamas, jeje! Las culebrillas ciegas son reptiles ápodos que están más emparentados con las lagartijas que con las serpientes. Las culebrillas ciegas son animales fosoriales, o sea, pasan la mayor parte del tiempo bajo tierra; y suelen ser encontrados bajo objetos.

Existen 2 especies en España, estoy hablando de la culebrilla ciega del Sudoeste Ibérico (Blanus cinereus), que en Andalucía se distribuye por las provincias orientales de Cádiz, Huelva y Sevilla, y parte de Málaga y Córdoba; y de la culebrilla ciega común (Blanus rufus), que se encuentra en el resto del territorio andaluz.

Culebrilla ciega del Sudoeste Ibérico (Blanus cinereus). Juan Pablo González de la Vega.
Culebrilla ciega común (Blanus rufus). Juan Pablo González de la Vega.

Otro orden representado en Andalucía son los Testudines, o sea, ¡las tortugas! En la comunidad existen tanto especies terrestres como galápagos de agua dulce e incluso tortugas marinas.

La preciosísima tortuga mora (Testudo graeca) solo se encuentra en la comunidad en una pequeña área onubense (el Coto de Doñana), en una pequeña zona gaditana y en zonas áridas de Almería. Gusta de hábitats como dunas, bosques abiertos costeros o en zonas de matorral áridas. Ha disminuido drásticamente la población en comparación con el pasado. Se caracteriza por su color de fondo amarillento con manchas oscuras, esto la hace inconfundible en Andalucía, ya que no existe ninguna otra especie de tortuga de tierra en la región.

Probablemente llegó a nuestra área siendo introducida por el humano en la antigüedad.

Tortuga mora (Testudo graeca). Juan Pablo González de la Vega

Son dos las especies de galápagos nativos de Andalucía, estos son: el galápago leproso (Mauremys leprosa) y el galápago europeo (Emys orbicularis).

El galápago leproso es una especie muy abundante en prácticamente cualquier masa de agua permanente grande, mientras el galápago europeo es más delicado, no soportando aguas contaminadas y prefiriendo hábitats mejor preservados. Mientras que el galápago leproso se distribuye por prácticamente toda la geografía andaluza, el galápago europeo solo se encuentra en determinadas zonas (principalmente en Sierra Morena, Huelva, y en puntos concretos de Cádiz y Málaga occidental).

Sus poblaciones, especialmente las del galápago europeo, han disminuido debido a la competencia con especies exóticas invasoras como el galápago de Florida (Trachemys scripta) u otras tortugas introducidas menos extendidas como la falsa mapa (Graptemys pseudogeographica) por ejemplo.

Galápago leproso (Mauremys leprosa). Arancha Bernal Sánchez.
Galápago europeo (Emys orbicularis). Juan Pablo González de la Vega.
Galápago de Florida de orejas amarillas (Trachemys scripta scripta). Juan Pablo González de la Vega.

Las tortugas marinas son un caso especial, ya que aunque se hayan citado individuos de 5 especies (la tortuga boba (Caretta caretta), la tortuga verde (Chelonia mydas), la tortuga lora (Lepidochelys kempii), la tortuga carey (Eretmochelys imbricata) y la tortuga laúd (Dermochelys coriacea)), solo la tortuga boba se encuentra regularmente por estas costas (e incluso ha anidado en alguna ocasión), siendo las otras especies ocasionales que no suelen acercarse a las costas andaluzas.

Ya solo nos queda un último grupo de reptiles que se encuentre en Andalucía; ¡estoy hablando de las serpientes!

Las culebras de herradura (Hemorrhois hippocrepis), la culebra de escalera (Zamenis scalaris) y la culebra bastarda occidental (Malpolon monspessulanus) son especies de serpientes muy abundantes y fáciles de encontrar en prácticamente cualquier hábitat, incluso lugares antropizados.

La culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) merece especial mención debido a que en la península prácticamente solo se encuentra en la mitad sur, siendo Andalucía uno de los mejores lugares donde buscarla. Al igual que otras serpientes como la culebra bastarda occidental (Malpolon monspessulanus), llegó a España cruzando el Estrecho de Gibraltar desde el norte de África. Es inofensiva.

Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis). Vincenzo Rizzo.
Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis). Foto: Germán Franco

La culebra de escalera (Zamenis scalaris), sin embargo, no proviene del norte de África, de hecho, es un endemismo ibérico. Se diferencian fácilmente los adultos de los juveniles ya que estos últimos tienen marcados unos “peldaños” en el dibujo que desaparecen con la edad. También es totalmente inofensiva.

Culebra de escalera (Zamenis scalaris) Gabriel Martínez del Mármol.

La famosa culebra bastarda occidental (Malpolon monspessulanus) es la especie de serpiente más grande de la región. Presenta dimorfismo sexual, o sea, los machos y las hembras se pueden diferenciar morfológicamente: los machos se caracterizan por un color verde oliva de fondo con una zona oscura cerca del cuello llamada “silla de montar” que continúa por lo costados.

Las hembras presentan una coloración mas o menos marrón con una gran cantidad de máculas y manchas que hacen que se camufle con su entorno a la perfección, los juveniles presentan un patrón muy parecido al de las hembras.

Aunque sean opistoglifas, presentan colmillos en la parte trasera del maxilar superior que suministran veneno, este no es de gran intensidad y se podría considerar como una especie inofensiva (aunque hay que tener cuidado si se la manipula).

Culebra bastarda occidental (Malpolon monspessulanus) macho. Gabriel Martínez del Mármol.
Culebra bastarda occidental (Malpolon monspessulanus) hembra. Gabriel Martínez del Mármol.

Probablemente, la especie de serpiente más fácil de encontrar en cualquier masa de agua de la comunidad sea la inofensiva culebra viperina (Natrix maura): una especie de serpiente de tamaño medio adaptado a una vida ligada al agua dulce (aunque en ocasiones se puede encontrar alejada de estas).

Se le llama “viperina” debido a que su patrón y talla son parecidas a la de la víbora y a uno de sus comportamientos defensivos: el de “triangular” su cabeza y bufar como si de una víbora se tratara, pero nada más lejos de la realidad, la culebra viperina no tiene nada de veneno e incluso no suele morder al ser manipulada.

Culebra viperina (Natrix maura). Foto: Germán Franco

Pariente de la anterior es la culebra de collar ibérica (Natrix astreptophora), que, a diferencia de la culebra viperina, es de un tamaño mucho mayor, y no está tan ligada al agua (pudiéndose encontrar fácilmente lejos de masas de agua siempre que el lugar sea húmedo, aunque prefiere estar cerca del agua).

Aquí, en el sur de la península, la culebra de collar ibérica es una de las especies más raras de encontrar; siendo prácticamente imposible de encontrar en las zonas áridas del sudeste. Totalmente inofensiva como su “prima”, la culebra viperina.

Culebra de collar ibérica (Natrix astreptophora). Juvenil. Gabriel Martínez del Mármol.
Culebra de collar ibérica (Natrix astreptophora). Adulto. Juan Pablo González de la Vega.

Otra especie, no tan común como las primeras, es la culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis). Es la culebra más pequeña de la península. Presenta una biología semifosorial, pasando gran parte del tiempo en “galerías subterráneas”, donde caza otros reptiles como a las culebrillas ciegas. Suele salir al exterior por la noche.

Prefiere los lugares soleados, con objetos donde esconderse y suelos blandos. Solo se encuentra en la mitad sur peninsular, ocupando toda Andalucía. Aunque sea opistoglifa, o sea, tiene colmillos traseros con veneno, nunca se ha registrado un envenenamiento en el humano (la posición de los colmillos, el pequeño tamaño de estos y la poca potencia del veneno hacen que sea casi imposible que se produzca un envenenamiento). Usa su veneno para sucumbir a sus presas.

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis). Foto: Germán Franco

Otros dos colúbridos muy parecidos entre sí que se pueden encontrar en Andalucía son las culebras lisas del género Coronella.

La culebra lisa meridional (Coronella girondica) es la especie más extendida en la región, ya que es mucho más amante del calor (pudiéndose encontrar bastante fácilmente en zonas soleadas con objetos donde esconderse) que su pariente la culebra lisa europea (Coronella austriaca), que solo se encuentra en zonas muy altas de Sierra Nevada y del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, tanto en zonas boscosas como sobre la línea de los árboles.

La culebra lisa europea es muy rara de encontrar aquí en el sur, estando mucho más extendida al norte de la península. Estas especies morfológicamente muy similares se pueden identificar por la forma de su escama rostral (mucho más grande y extendida hacia arriba en la culebra lisa europea), por la coloración y patrón de su vientre (ajedrezado en la culebra lisa meridional, mientras que uniformemente oscuro en la culebra lisa europea) y por otras características. Son completamente inofensivas.

Culebra lisa meridional (Coronella girondica). Gabriel Martínez del Mármol.
Culebra lisa europea (Coronella austriaca). Gabriel Martínez del Mármol.
Comparación vientres de culebras lisas. Ajedrezado en la culebra lisa meridional Gabriel Martínez del Mármol.

La única especie de serpiente con un veneno de importancia médica que se distribuye por nuestra zona es la víbora hocicuda (Vipera latastei). Se puede diferenciar fácilmente de las culebras (aquí en Andalucía) porque la víbora tiene una pupila elíptica verticalmente (y no redonda como las culebras), por tener escamas pequeñas en su cabeza (en vez de grandes con aspecto de “placas”) y por tener un cuerpo proporcionalmente corto y ancho con una cola corta.

Su “hocico” formado por escamas es muy característico de esta especie. Es una serpiente muy rara en el sur, encontrándose tanto en zonas montanas (llegando a encontrarse en altitudes elevadas en Sierra Nevada) como en algunos lugares costeros determinados donde es especialmente difícil de encontrar (Doñana, Cabo de Gata…).

Parece ser más abundante en zonas frescas como lugares a alta altitud (prefiriendo cercanía a agua y laderas orientadas al norte). Aunque sea venenosa, su veneno es poco potente en comparación con víboras de otros países y las muertes son extremadamente raras (suelen ser casos de niños, de personas mayores o de personas con patologías previas que no han acudido a un centro hospitalario).

Víbora hocicuda (Vipera latastei). Gabriel Martínez del Mármol.
Víbora hocicuda (Vipera latastei). Gabriel Martínez del Mármol.
Víbora hocicuda (Vipera latastei). Gabriel Martínez del Mármol.

Y con esta preciosa serpiente sureña terminamos este repaso a los anfibios y reptiles de Andalucía (ya te dijimos que había muuuuchas especies 🙂 ) agradeciendo inmensamente a todos los autores y colaboradores por cedernos todas sus fotos para que tú las hayas disfrutado.

Y hablando de “disfrutar”… Seguro que conoces a alguien que disfrutaría con este artículo tanto como tú. Así que no te olvides de compartirlo con él.

Muchas gracias por tu tiempo, por leernos y por apoyar este proyecto de divulgación.

No queremos terminar sin recomendarte el mayor proyecto sobre herpetofauna andaluza que se ha desarrollado: El Atlas de Anfibios y reptiles de Andalucía >> http://anfibios-reptiles-andalucia.org Un proyecto ciudadano y personal liderado por el naturalista y herpetólogo Juan Pablo González de la Vega, todo un referente en el mundo e la herpetología española.

Ahora sí, ¡herpetosaludos!

anfibios de andalucia

Herpetos de Andalucía. 1º parte: Los anfibios

(Fotografía de portada: Seba Gómez. www.sebasgr.com)

Andalucía es uno de los territorios ibéricos más interesantes desde el punto de vista herpetológico contando con más de 55 especies de anfibios y reptiles, lo que representa aproximadamente el 70% del total de especies ibéricas.

Esta abundancia de especies ha sido debida principalmente a tres grandes factores: Por un lado al gran número de especies que habitan entre las sierras, dehesas, ríos y valles que conforman un ecosistema variado, con muchos microclimas, también porque muchas de las especies de anfibios y reptiles tienen un marcado carácter y origen norteafricano y por último por la gran cantidad de especies endémicas o casi endémicas que llaman hogar a esta región sureña.

Entre ellos destacar por ejemplo el tan característico camaleón común (Chamaleo chamaleon) la lagartija de Valverde (Algyroides marchi), el sapo partero bético (Alytes dickhilleni) o la salamandra penibética (Salamandra (salamandra) longirostris)).

Larva de Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) en la lámina de agua. Foto: Jose Joaquín Santos

Un total de 55 especies de reptiles y anfibios (contando algunas especies introducidas que se han naturalizado, como el galápago de Florida (Trachemys scripta)) hacen que Andalucía sea, sin lugar a dudas, ¡uno de los territorios con mayor diversidad herpetológica de Europa!

ANDALUCÍA COMO TIERRA “HERPETA

Como decíamos, la diversidad orográfica andaluza, con una gran cantidad de relieves y cadenas montañosas como Sierra Morena y los Sistemas Béticos (incluyendo a la imponente Sierra Nevada, a Sierra de Cazorla y a la Serranía de Ronda; entre otros) y las grandes llanuras, como el Valle del Guadalquivir (donde se encuentra el famoso Parque Nacional de Doñana), hacen que la diversidad de ecosistemas sea inmensa al igual que sus pequeños habitantes.

Ecosistema montano. Juan Pablo González de la Vega.

También la variabilidad de climas influye en el número de ecosistemas. Andalucía se caracteriza generalmente por un clima con veranos cálidos e inviernos suaves (aunque llegan a ser fríos en el interior y en las altas sierras), aunque la cantidad de precipitaciones varía mucho según la zona, siendo Sierra de Grazalema el punto que más llueve en España, mientras que el Cabo de Gata es el lugar con menos precipitaciones de la península.

FOTO 3 Cabo de Gata. Juan Pablo González de la Vega
Cabo de Gata. Juan Pablo González de la Vega.

La verdadera razón de por qué existe una gran cantidad de especies de origen africano (o parientes cercanos de estos) en Andalucía es porque en el pasado, existía un “puente” terrestre que conectaba los continentes de Europa y África (Estrecho de Gibraltar) y varias especies de herpetos africanos lo han usado para colonizar al continente europeo y viceversa.

Esta comunicación hace posible ver hoy en día a ambos lados del Estrecho especies como la culebra bastarda occidental (Malpolon monspessulanus), la culebra viperina (Natrix maura), la culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis), la lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus), o el galápago leproso (Mauremys leprosa).

Si te interesa esta conexión y sus especies, tienes una estupenda serie de dos artículos en Bicheando.net llamada “herpetos iberoafricanos” y escrita recientemente por Alberto González y Gabriel García.

También existen otras especies que fueron introducidas en la antigüedad por el ser humano, y que ahora se encuentran naturalizadas y se comportan “como especies autóctonas”; ejemplos son: el camaleón común (Chamaeleo chamaeleon), la ranita meridional (Hyla meridionalis) o la tortuga mora (Testudo graeca).

Los ecosistemas más comunes pueden ser bosques de coníferas, bosques de Quercus spp. (principalmente alcornoque (Q. suber) y encina (Q. rotundifolia)), zonas dunares, estepa, matorral mediterráneo, bosques de ribera, zonas lagunares…

Formación rocosa. Gabriel Martínez del Mármol.
Dunas y pinar costero. Gabriel Martínez del Mármol.
Arroyo y bosque de galería. Juan Pablo González de la Vega.
Humedal. Juan Pablo González de la Vega.

Y ya sin más dilación y después de esta necesario introducción… ¡Empecemos hablando de las 15 especies de anfibios que habitan la comunidad!

LOS ANFIBIOS ANDALUCES

Primero, hay que destacar por su abundancia a la rana verde ibérica (Pelophylax perezi), especie que es extremadamente común y se puede encontrar en prácticamente cualquier cuerpo de agua (incluso alterados), aunque prefiere las aguas lentas y soleadas; al sapo corredor (Epidalea calamita), muy abundante incluso en zonas secas (anfibio muy resistente en ese aspecto), aprovecha cualquier punto de agua (suelen ser efímeros) para reproducirse de forma explosiva con las primeras lluvias fuertes; y el sapo común ibérico (Bufo spinosus), muy fácil de encontrar en casi cualquier hábitat, aunque tiene predilección de estar cerca de cuerpos de agua duraderos (tanto permanentes como arroyos que se secan en verano).

Rana verde ibérica (Pelophylax perezi). Vincenzo Rizzo.
Sapo corredor (Epidalea calamita). Foto: Seba Gómez
Sapo común ibérico (Bufo spinosus). Gabriel Martínez del Mármol.

Otra especie, amante de los suelos blandos (donde suele permanecer la mayor parte del tiempo enterrado) es el sapo de espuelas occidental (Pelobates cultripes), el cual es muy abundante en la provincia de Huelva y está bien extendido en Cádiz, pero tiene poblaciones muy aisladas y es extremadamente raro en otras provincias de la comunidad autónoma (como Málaga).

Como curiosidad, se puede hablar de la presencia de un espolón que utiliza para excavar. En el cercano país africano de Marruecos, se encuentra una especie emparentada, el sapo de espuelas marroquí (Pelobates varaldii).

Sapo de espuelas occidental (Pelobates cultripes) Gabriel Martínez del Mármol.

El sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi) es otro anuro fácil de encontrar en las zonas acuáticas, especialmente en zonas frescas y húmedas con cuerpos de agua temporales rodeados de vegetación herbácea.

Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi) Gabriel Martínez del Mármol.

En total, dos especies de sapos parteros habitan en territorio andaluz (aunque no comparten distribución). La primera de ellas, el sapo partero ibérico (Alytes cisternasii), es una especie abundante en suelos arenosos tanto a nivel del mar como a gran altitud; en Andalucía se encuentra en todo el territorio onubense (incluyendo Doñana) y en toda Sierra Morena.

Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii) Gabriel Martínez del Mármol.

La segunda destaca entre la herpetofauna de la zona por ser una especie casi endémica; el sapo partero bético (Alytes dickhilleni) se encuentra en zonas de montaña cercanas a algún punto de agua donde pueda llevar a cabo su reproducción.

Esta especie tiene una distribución restringida a las sierras béticas, pudiéndose encontrar en lugares como el Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama o en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.

Estas especies son bastante resistentes a las sequías y suelen pasar el día escondidos debajo de objetos como piedras.

Los sapos parteros están disminuyendo drásticamente de población debido a las enfermedades emergentes (como Batrachochytrium dendrobatidis) que han llegado a acabar con varias poblaciones.

Las especies de este género son muy conocidas por el comportamiento de los machos de llevar los cordones de huevos entrelazados en sus patas traseras 🙂

Sapo partero bético (Alytes dickhilleni) macho con puesta. Juan Pablo González de la Vega.

Otra especie sureña que tiene casi la totalidad de su área de distribución en Andalucía es el sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus). También está su pariente, el sapillo moteado común (Pelodytes punctatus), que se puede encontrar en las provincias de Jaén, Granada y Almería en zonas fronterizas con las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Murcia.

Ambas especies son bastante abundantes en zonas húmedas estancadas (como charcas), especialmente si tienen vegetación abundante.

Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) Gabriel Martínez del Mármol.
Sapillo moteado común (Pelodytes punctatus) Gabriel Martínez del Mármol.

¡¡Las últimas dos especies de anuros andaluces son unas joyas esmeraldas!! Estoy hablando de la ranita meridional (Hyla meridionalis) y la menos extendida ranita de San Antón (Hyla molleri). Las ranitas son especies arborícolas, pasando la mayor parte del tiempo sobre la vegetación (¡en algunos casos llegan a estar muy altas!).

Son muy fáciles de encontrar de día, durmiendo y tomando el sol tranquilamente en la vegetación alrededor de humedales. Se activan de noche para cantar y cazar invertebrados. Habitan en prácticamente cualquier lugar húmedo con vegetación, especialmente cerca de cuerpos de agua.

La ranita meridional ocupa gran parte de la comunidad autónoma, faltando en grandes áreas del Valle del Guadalquivir y en las zonas áridas del sureste. En Andalucía, la ranita de San Antón se distribuye principalmente por Sierra Morena, donde convive con su pariente.

Ambas especies, aunque sean parecidas, se pueden identificar fácilmente con la siguiente característica: la estría oscura “que pasa por el ojo” es corta y se acaba rápidamente en la barriga en el caso de la ranita meridional, mientras que esta es larga y continúa por todo el cuerpo llegando a la espalda en el caso de la ranita de San Antón.

Se cree que la ranita meridional no es realmente autóctona de la península; sino que esta fue introducida desde el norte de África en la antigüedad (hace tanto tiempo que se comporta como una especie autóctona). Incluso la morfología de los individuos ibéricos es ligeramente diferente a la de los individuos norteafricanos.

Ranita meridional (Hyla meridionalis) Gabriel Martínez del Mármol.
Ranita de San Antón (Hyla molleri) Gabriel Martínez del Mármol.

Empezamos con los urodelos, los anfibios con cola en su etapa adulta!

Una especie muy extendida por toda la península con diversas subespecies es la salamandra común (Salamandra salamandra). Este ser, con aspecto de “gomita” y su característica coloración y patrón (un fondo negro con manchas amarillas que es único de cada individuo), se puede encontrar en los bosques más húmedos de la región, pudiéndose ver con mucha mayor facilidad en las cercanías de un arroyo o fuente donde pueda reproducirse.

En Andalucía hay 4 subespecies: La gran salamandra penibética (Salamandra (salamandra) longirostris), que destaca por su tamaño (la cual es endémica de la comunidad, encontrándose solo en las provincias de Cádiz, Málaga y en pequeñas partes de Sevilla. También se considera extinta o casi extinta en Granada).

Salamandra penibética (Salamandra (salamandra) longirostris) Gabriel Martínez del Mármol.

Vayamos ahora con la, conocida por su gran número de manchas rojas, salamandra de Sierra Morena (Salamandra salamandra morenica) (se distribuye por toda Sierra Morena y la zona del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas).

Salamandra salamandra morenica. Foto: Seba Gómez.

 La salamandra del Algarve (Salamandra salamandra crespoi) (que se puede encontrar solo en una pequeña zona fronteriza entre Huelva y el país de Portugal).

Salamandra del Algarve (Salamandra salamandra crespoi). Foto: Seba Gómez.

 Y por último la gran Salamandra salamandra gallaica, que se encuentra en una pequeña zona fronteriza entre Huelva y Portugal).

Salamandra gallega (Salamandra salamandra gallaica). Juan Pablo González de la Vega.

¡¡¡Incluso existen individuos intermedios en zonas al noroeste de Huelva donde conviven varias subespecies!!!

Las últimas especies de anfibios de Andalucía son 3 interesantísimas especies de tritones, estoy hablando del gallipato (Pleurodeles waltl), el tritón ibérico (Lissotriton boscai) y el tritón pigmeo (Triturus pygmaeus).

El gallipato (Pleurodeles waltl) es una especie de urodelo muy extendida por toda la península. El gallipato tiene un gran tamaño, y es muy fácil de identificar por sus colores oscuros no vistosos y por las hileras de manchitas naranjas que tiene en los laterales del cuerpo (por donde puede sacar la punta de sus costillas como método de defensa si se siente amenazado).

Es el tritón más acuático del área, pudiendo vivir durante todo el año en fase acuática sin ningún problema. Se puede encontrar fácilmente en prácticamente cualquier tipo de masa de agua que no esté en movimiento, tanto perenne como temporal. Falta en Almería y en parte de Granada.

Gallipato (Pleurodeles waltl). Juan Pablo González de la Vega.

El tritón ibérico (Lissotriton boscai) es, sin embargo, el urodelo más pequeño de la península. Se caracteriza por sus colores poco vistosos en la parte superior y la preciosa coloración anaranjada o amarilla brillante con moteado de su vientre.

Como muchos tritones, presenta una fase terrestre, en la que es muy raro de encontrar ya que pasa la mayor parte del tiempo escondido bajo objetos y tiene colores menos vistosos; y una fase acuática, en la que es fácil de encontrar en cualquier pequeña masa de agua, presenta colores más vistosos y pasa la época de reproducción. Se distribuye por Huelva y gran parte de Sierra Morena.

Tritón ibérico (Lissotriton boscai) Gabriel Martínez del Mármol.

La última especie de anfibio que nos podemos encontrar en las zonas húmedas de Andalucía es el tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), especie endémica del sur peninsular que destaca por su precioso patrón con fondo verde moteado con manchas negras grandes.

Al igual que el tritón ibérico, este pasa por una fase terrestre en la que los individuos no tienen cresta, sino que las hembras y juveniles tienen una línea vertebral naranja mientras que los machos la tienen discontinua; y una acuática que incluye a la época de reproducción y les “crece” una cresta a los machos adultos.

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) Gabriel Martínez del Mármol.

Como has visto, Andalucía es una zona con una abundante herpetofauna anfibia a conocer y conservar, muchas de las especies en claro declive y en vías de extinción muchas poblaciones.

Esperamos con este artículo por ello no sólo haberte entretenido sino despertar en ti quizá una mayor inquietud por esta otra fauna tan desconocida y denostada.

Y si sigues con interés y quieres seguir leyendo, no te olvides de que ya tenemos lista la segunda parte de nuestra serie de hérpetos andaluces en el siguiente articulo titulado: “Herpetos de Andalucía. Segunda parte: Los reptiles.

Esperamos que también te guste. Muchas gracias por leernos y compartir estos contenidos.

guia-sonora-anfibios-españa-peninsula-iberica-portada

Guía sonora del canto de los anfibios -Península Ibérica-

El canto de los anfibios de la Península Ibérica. Identificación y ejemplos (vídeo).

-Artículo actualizado en febrero 2021-

¿Sabes distinguir el sonido de las diferentes especies de ranas? ¿Y el canto de los sapos? ¿Sabías que hay una especie que canta como una gallina excitada? ¿Y otra como el Autillo? Hoy en Bicheando.net te ayudamos a responder a estas preguntas y a identificar estos cantos, con muchos ejemplos audiovisuales.

¡¿Empezamos?!

Lo primero que tienes que saber es que el canto de las ranas y de los sapos en la Península Ibérica tiene una función principalmente reproductora, aunque también emiten vocalizaciones que indican la identidad de la especie, el sexo, su estado reproductivo, la presencia de agua y su localización en el espacio etc. En el caso de las hembras, sólo algunas especies son capaces de producir algún tipo de canto y no suele ser tan “ruidoso”.

Macho de Ranita de San Antonio (Hyla molleri)

Macho de Ranita de San Antonio (Hyla molleri) en celo, con su saco vocal extendido.

En general y durante el año, los anfibios no emiten sonidos ni vocalizaciones. Son seres silenciosos, huidizos y miméticos que intentan pasar desapercibidos, salvo en las excitantes épocas reproductivas de primavera y otoño.

Es una gozada andar por la mañana o la noche y escuchar ese “croack, croak...” de las ranas en los estanques o los sapos en las charcas; un mix de coros de varias especies en una catarsis de reclamos sonoros que a veces es difícil separar e identificar.

Pero antes de pasar a identificarlos, es importante recalcar algunos conceptos sobre el canto y los sonidos que emiten los anfibios.

1.- No solo los anuros emiten sonidos.

Aunque son las ranas y los sapos, dentro de los anfibios, los que tienen cuerdas vocales verdaderas, por así decirlo, el tritón, la salamandra o el gallipato* (*con éste tenemos dudas) también pueden emitir sonidos de defensa u alerta, cortos y agudos, al ser manejados.

2.- Amplifican sus sonidos con los sacos vocales.

Casi todas las especies de anuros ibéricos presentan sacos vocales que potencian el volumen y alcance del sonido emitido hasta uno o dos kilómetros de distancia. Hilando fino te diríamos que hay tres tipos principales de saco vocal:

Tipo 1: “Subgular madia > Gran saco vocal situado debajo de la barbilla. (Epidalea calamita)

sapo corredor sonidos de anfibios

Tipo 2: “Vinculados laterales” > Dos sacos juntos en el borde de la barbilla. (Pelophylax ssp.)

Tipo 3: “Vinculados subgulares” >  Dos bolsas vocales debajo de la barbilla.

3.- Se llama “canto nupcial” por algo…

Las ranas y los sapos hacen uso del sonido a través de sus cantos casi única y exclusivamente para reproducirse. Tanto hembras como machos poseen sacos vocales, si bien son los machos son quienes desarrollan esas grandes bolsas repletas de aire.

Tienen además otras funciones entre las que destacar el marcaje y defensa del territorio, reconocimiento de los de su misma especie, incluso se dice que para alertar sobre la aparición de depredadores. ¡Quizá este medio de comunicación tan simple tenga aún más funciones por descubrir! 🙂

4.- Hay anfibios que se orientan con los cantos de otros anfibios.

Como curiosidad, se ha estudiado que hay especies de tritones que se orientan con las vibraciones de los cantos de anuros para llegar hasta las charcas. En este caso, la ausencia de oído externo y medio no es un problema para estos urodelos, ya que sí poseen oído interno y paredes corporales, que pueden procesar el sonido… Interesante, ¿no?

5.- And the winner is…

Como norma general, las hembras eligen a los machos con cantos más graves, potentes, frecuentes y duraderos. Ahí es nada, pero tiene una explicación sencilla: los machos con más energía, reservas y fortaleza física son los que emiten mejores cantos y los que se aparean con las hembras (amplexo).

Sapo corredor macho (Epidalea calamita) con el saco vocal extendido...

Sapo corredor macho (Epidalea calamita) con el saco vocal extendido…

A los entusiastas de la herpetología nos es muy útil saber diferenciar los distintos cantos porque esto nos da la posibilidad de identificar las especies que hay en el humedal en plena oscuridad y en un corto espacio de tiempo. ¡Incluso antes de haber puesto los pies allí!

Tipos y ejemplos de cantos de anfibios.

Ya sin más dilación vamos a ver y escuchar los cantos los anuros de la Península Ibérica.

La rana común (Pelophylax perezi). El típico “croac, croac” diurno y en coro. Vídeo de José Francisco Calvo.

La rana patilarga (Rana iberica) emite un único sonido agudo de forma más o menos seguida tipo “cru….cru…cru.”. Vídeo de André Couto.

La rana bermeja (Rana temporaria) tiene un canto a modo de pequeñas ráfagas de metralleta estilo “cruuuu, cruuuu, cruuu…” Veámoslo en el vídeo de Wild Films Channel.

La ranita meridional (Hyla meridionalis), con un canto único, nasal e intenso. Vídeo de pedro Luna.

La ranita de San Antonio (Hyla molleri). Un canto repetitivo y a intervalos muy cortos tipo “ra, ra, ra, ra…”. Vídeo de Ricardo Zaldívar.

El sapo partero (Alytes ssp.) no presenta sacos vocales pero puede cantar incluso enterrado. Tiene una nota solitaria, esporádica, clara y aflautada, muy parecida al sonido del Autillo Europeo (Otus scops) tipo “hu, hu, hu…”. Sea como fuere es claramente diferenciable del resto de anuros. Vídeos de Alberto González y Javier Burgos.

Los sapos comunes (Bufo spinosus) son solitarios cantadores (salvo excepciones con grandes concentraciones) y emiten sonidos de baja intensidad ásperos y agudos. Vídeo de BRUITX.

Los sapos corredores (Bufo calamita) cantan de noche, en zonas de agua poco profunda. Tienen un saco vocal muy desarrollado y yerguen su cuerpo para destacar y ser vistos. El canto es pulsátil, potente y retumbante, y se repite hasta el aburrimiento. 😉 Vídeo de Docudiegales Productions.

El canto del sapo de espuelas (Pelobates cultripes) es igualito al de una gallina excitada… No tiene perdida, jaja e incluso a veces cantan bajo el agua. Vídeo de versicora.

Los sapillos moteados de la península ibérica (Género Pelodytes ssp.) tiene un peculiar canto a bisagra vieja y son los primeros del año en oírse (al menos en el centro peninsular, que a 2º pueden estar cantado tan panchos) Vídeos de Alberto González y Miguel Alonso.

Y por último, el sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi) con ese sonido metálico, recurrente y de baja intensidad, difícil de escuchar, a veces. Vídeo de Saber Animal.

Esperamos que este artículo pueda servirte de referencia y guía para aprender (o usar en el campo) y poder identificar a todos estos animalitos tan fantásticos que pueblan nuestros humedales entre la primavera y el otoño.

¿Te ha gustado? Pues “cántalo” a los 4 vientos y ayúdanos a seguir visibilizando esta otra naturaleza tan desconocida.

Para más información:

www.fonozoo.com

www.reptilesextremadura.blogspot.com.es/2010/03/sonidos-de-anfibios.html

www.allyouneedisbiology.wordpress.com/2016/06/26/el-canto-de-ranas-y-sapos

comunicación acústica en anuros ibéricos: influencia del clima, hábitat y el ambiente sonoro. museo nacional de ciencias naturales (mncn).

https://www.weboryx.com/oryx/cms/es/producte/4238/1/cd-guia-sonora-de-las-ranas-y-sapos-de-espana-y-portugal.html

http://www.sonidosdelanaturaleza.com/es/producto/15/gu%c3%8da-sonora-de-las-ranas-y-sapos-de-espa%c3%91a-y-portugal.html

http://www.revistaciencias.unam.mx/pt/149-revistas/revista-ciencias-109-110/1237-comunicaci%C3%B3n-ac%C3%BAstica-en-anfibios-y-su-trascendencia-evolutiva.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Saco_vocal
Interview Jeroen Speybroeck

In bicheando.net inaugurate 2021 with our first international interview with one of the best known herpetologist and researchers of Europe: Jeroen Speybroeck, known by many for his constant herp trips that he share with all of us on www.hylawerkgroep.be and for his new book “Field guide on European amphibians and reptiles“.

Jeroen with Wouter Beukema, Gerrit Jan Verspui and Bobby Bok,
Jeroen with Wouter Beukema (right), Gerrit Jan Verspui and Bobby Bok (letf)

Adding this, he is a professional that is focusing on conservation of protected native herpetofauna species, with several herpetological papers published.

He is the chair of the HYLA herpetological group already (part of the largest local environmental NGO, Natuurpunt, in Flanders, Belgium). Also, he is the chair of the Taxonomic Committee of the Societas Europeae Herpetologica (i.e. the European herpetological society).

Jeroen handling a gladiator tree frog (Boana boans). Photo: Bobby Bok

Since 2008, Jeroen is conducting capture-mark-recapture research on a local population of the fire salamander (Salamandra salamandra) and he is coordinating a comprehensive Flemish monitoring network for the same species since 2016.

Let´s go with this interesting interview…

– Welcome to bicheando.net, jeroen. A great pleasure!

– Likewise, I am honoured to be here, there and everywhere!

– First of all, congratulations for your recent publication “Field guide of amphibians and reptiles of Europe”

– Not sooo recent anymore, given how long I took to answer these questions ;), but thanks!

– Yes, so amphibians and reptiles books and guides are not usually published every day… 😉 How many years of work has it taken ?

– Let’s see… It took us about five years, but with some sizeable pauzes included. The process speed was mainly determined by the illustrator, who had many more hours of work than the writers did. There’s only so much you can illustrate in a day, and that’s obviously more time-consuming than writing.

– When did the idea or the need to make this new guide arise?

– Well, our top-notch illustrator, Ilian Velikov, shared some illustrations on fieldherping.eu. This got me wondering – wouldn’t it be nice to have him illustrate the entire European herpetofauna…? From there, the step to a field guide came rather naturally.

Illustration credits: www.ilianvelikov.wixsite.com/illustration

I wasn’t sure if there would be a demand for a new book at first, since we had Arnold’s fine book and some others, but to my happy surprise, several publishers were interested. So, then, we tried to make the best field guide we could possibly make, trying to improve in a couple of ways on what was already there. And from the reviews it seems we didn’t fail entirely, which gives me great joy.

– How many languages has it already been translated into?

– There’s English, Spanish, French and Dutch at the moment. I would have loved a German and Italian one too, but somehow that didn’t happen (yet?). The Dutch one co-author Jan and I did ourselves.

When we were finished we that, we certainly felt it was time to go do something else, I can tell you.

– What do you think that it brings to the European herpetological literature?

It’s probably impossible to answer this without being arrogant, so I am going to be arrogant. Our goal was for it to be the new standard herp field guide for Europe & as far as I can tell, it seems we succeeded. To the great satisfaction of all those involved, I’ll admit.

Looking for cave salamanders Speleomantes spp. in Sardinia (2020).
Speleomantes spp. Photos: Jeroen Speybroeck

– Who has participated as a co-authors in it?

– Apart from Ilian, the illustrator (who I have actually still never met in person – welcome to the internet era…), I asked three of my dearest herping friends, Wouter Beukema, Bobby Bok and Jan Van Der Voort to lend a hand. They ended up doing much more than just that. I am very glad that I asked their help, because their contributions have been very significant, if not crucial, to the book’s final value.

– Did a multitude of photographers, amateurs and professionals, offering landscapes, habitat and animal pictures, also collaborate? Someone Spanish?

– I have to look this up…. Apparently, none of my Spanish herper friends and contacts did. But that’s rather coincidental, probably. Amongst ourselves, we obviously already had a lot of material, given how we wrote this after twitching the bulk of the European species list.

– How do you introduce yourself to our Spanish public in only one sentence?

– Both for better and for worse, voracious in herping and in life. 

– “voracious in herping and in life”. Good “claim”!! 😊 Do you think that this type of publication helps to the conservation?

– I suppose the obvious, slightly boring answer is that education is vital to raising public awareness, and that without the latter conservation will never work. But my arrogance does not stretch that far to think that we made the world a notably better place with it. I am already more than content if people just like it and (more importantly) use it.

– Did you have institutional or economic support of to be able to publish it? Where can you buy it?

– Nope. Don’t write books to get rich, people! I suppose this is a useful place for your readers. But Google will direct you to many of the regular retailers.

– Changing the subject, let’s make a short review about your herpetologist life… How old did you start herping?

I’d say about 10. Not because I had snakes in the garden, but because our local youth nature association needed someone to cover herpetofauna. And I felt very important, being responsible for a species group I did not know at 10 years old.

– Yes, it´s very important that children feel good (and important) when it comes to being close to nature. It’s a good start.

Belgian salamanders (Salamandra salamandra). Photo: Jeroen Speybroeck

– What did your parents think when they realised that this was serious?

They have always been very supportive. I got the nature bug from my mother, actually, as we both joined these guided day tours with local birders.

– Where did you go herping as a child? What were your first species that you saw that you are aware of?

– I wasn’t born and raised in a herping Walhalla, that’s for sure. We had a couple of ponds and ditches with alpine & smooth newt and some common frogs and toads, but that was about it. It took until I did summer camps with that youth association until I got so some more species, like my first Bombina, first natterjack, …

– Who were your first herping friends?

– After a miserable loneliness and being laughed at by friends in school ;p, I got to know some similar weirdoes from the Hyla task force, a herpetology conservation group of volunteers. Jan Van Der Voort also wanted to herp all over Europe, so he quickly became a friend and ally in the Euroherp quest. Peter Engelen also came in very early. Although later I got to know a lot of friends from across Europe and elsewhere, these are still regular herping buddies and very dear friends of mine.

– Since you were young, did you want to be a biologist? If you weren´t biologist right now, who would you work for?

– Yes, absolutely. If else, I might have become a teacher perhaps. Teaching biology ;).

– Them, a hard question… Why been biologist is the best work in the world?

– I don’t know. Maybe it isn’t, but I was too boring and lame to become a rockstar.

– Tell me three things that you like of been field investigator.

– Being outside, gathering huge amounts of data, and allowing your brain to formulate all sorts of hypotheses while doing that.

– In your website ( www.hylawerkgroep.be/jeroen ) you can enjoy of your trips around Europe and the rest of the continents but… when an Antarctica trip 😊?

– Probably never, although there is some amazing wildlife there. But there’s soooo much to see on this planet. Maybe if I fall in love with a woman with a polar travel obsession – then I’ll gladly tag along.

– What country surprised you the most the first time that you visited it and why?

Maybe because it’s not so long ago & because I also did a part of it solo, but I would definitely say Australia.

It’s hard to put my finger on it, because there are no salamanders (to name but one unforgivable flaw), but herping there is just really something else. Hard to explain… Creeks in the desert full of life… Docile big snakes…. A spiny little alien of a lizard I had been wanting to see for as long as I can remember… And a lot of other wildlife that is just so special.

Jeoen, with a Thorny Devil (Moloch horridus). South Australia 2019
Jeoen, with a Thorny Devil (Moloch horridus). South Australia 2019

– And, in your experience, what country was the most dangerous for going herping?

Pffff… People are always the biggest danger in my opinion. But I cannot say I ever felt really scared or threatened.

– Any police encounter?

Sure. Check my 2013 Greece report on my website for a wondrous tale of overpolicing in a EU country.

– In the other way, what country has the most friendly people?

– People in the US and Australia are really easy to talk to. But, then again, sometimes I want to be left alone ;). I like the Portuguese, somehow, because like the Belgians, they are their own special kind of people, next to or surrounded by bigger brothers. But Greek people are also very hospitable.

Have you got some anecdote that you can tell us, sortly, of that expeditions?

– I cannot really think a single, particular more noteworthy one, but this gives me the opportunity to shamelessly promote my website once more. Lots of trip reports, lots of anecdotes.

– What was the discovery that has given you more professional or personal satisfaction?

– There are many! During herping trips, I could refer to the times where I shouted out my joy and jumped up and down (yes, I am that kind of person).

Happened with bushmaster, yellow-bellied sea snake, puff adder, Salamandra algira speleae, thorny devil, green tree python, Proteus, Maltese Hemorrhois algirus, my first Telescopus fallax, Zamenis situla (first, but also last), blue coral snake, hellbender, Crotalus willardi, gila monster, … In short – I am fortunate to have jumped up and down a lot in my herping life.

Professionally, I still have ways to go, as I only ‘really’ became a professional herpetologist in 2019. Less jumping up and down, but I will definitely be proud and happy if we can contribute to keeping Pelobates fuscus and other species from becoming extinct in our country.

– What is your favorite Belgian, Spanish or European species or genus? and of the world?

– Ooowww… That’s like asking a parent which is his favourite child… The answer is often Salamandra. As I have been studying this species for 13 years, for Belgium, the obvious answer would have to fire salamander (Salamandra salamandra) would have to be. For Spain, it could very well be the same species, because of its huge variability in that country, but I am going to go for an endemic specialty – golden-striped salamander (Chioglossa lusitanica).

Fascinating convergence with plethodontids, top habitats, … For Europe,  I think the good old alpine newt (Ichthyosaura alpestris) is a greatly underappreciated gem. A global number one is even harder, obviously, but I will go with the odd and bizarre and pick thorny devil (Moloch horridus). Ask me this again next week and I am likely to give you different answers.  

– If you could teleport yourself right now to any part of the world for seen an species… Where would you go?

Feel free to drop me off in top-notch Lanthanotus habitat.

The earless monitor lizard (Lanthanotus borneensis) is endemic to the island of Borneo.

– Changing the subject, let’s talk about conservation… According to your own observations, what are the 3 main causes of amphibians and reptiles disappearance in Europe?

– Basically, all conservation issues can be brought back to human population size. In our part of the world, this has resulting into centuries of loss of habitat quality and quantity.

Habitat fragmentation is a serious issue in Belgium. Given their relatively low dispersal potential, a lot of species desperately need large areas of high-quality habitat to sustain healthy and functional populations.

World of Change: Amazon Deforestation
Click in image to view an Amazon deforestation evolution (in one year only).

A lot of small scale conservation measures may otherwise be futile.

What can people do from their homes to help conserve biodiversity, in your opinion?

– There’s lots people can do. Create suitable habitat in your garden, contribute to citizen science to increase knowledge, support local NGOs who invest in safeguarding of natural areas,

… And on the more fundamental, basal issues, sensible consumerism, travelling less and having fewer children are obvious elements (but I plead guilty on both latter accounts).

– And now ending… the famous Bicheando´s question that we do for all our interviewers… In what herp would you like to reincarnate yourself in your next life? 😊

Among skills that animals have and we lack, flying has to be the ultimate dream of any man, no? So, having to choose from a catalogue of flightless creatures is a bit of a disappointment… But I’ll try to get close – in my next life I would like to be a lovely Draco volans!

Jeroen in is next life, like a Flying Dragon (Draco volans). Photo: Maximilian Dehling

Won’t live very long, but perhaps then I can return in the subsequent after-afterlife, as a golden eagle after all.

– jeje Great choice!! Thank you very much Jeroen!!!! Happy 2021!!!!

– Same to me. Thanks a lot.

————————————————–

You can follow Jeroen in the following links:

Website: www.hylawerkgroep.be/jeroen/

Facebook: www.facebook.com/jeroen.speybroeck.1

Instagram: www.instagram.com/jeroenspeybroeck

YouTube: www.youtube.com/channel/jeroen

especies anfibios península iberica portada

Índice del contenido

En la Península Ibérica hay 32 especies de anfibios y reptiles.

  • Artículo actualizado a 7 enero de 2021-

De las aproximadamente 7.500 especies de anfibios del mundo estimadas, en la Península Ibérica contamos en 2021 con 32 especies de anfibios.

¿CONECTAMOS EN INSTAGRAM? https://www.instagram.com/bicheando_net/

Listado especies anfibios península iberica.

  1. Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica)
  2. Salamandra común (Salamandra salamandra)
  3. Tritón pirenaico (Calotriton asper)
  4. Tritón del Montseny (Calotriton arnoldi)
  5. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)
  6. Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)
  7. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  8. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)
  9. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)
  10. Tritón ibérico meridional (Lissotriton maltzani)*
  11. Gallipato (Pleurodeles waltl)
  12. Sapo partero común (Alytes obstetricans)
  13. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)
  14. Sapo partero bético (Alytes dickhilleni)
  15. Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)*
  16. Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)
  17. Sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus)**
  18. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  19. Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus)
  20. Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)
  21. Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus)*
  22. Sapo común (Bufo spinosus)
  23. Sapo corredor (Epidalea calamita)
  24. Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
  25. Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  26. Rana común (Pelophylax perezi)
  27. Rana ágil (Rana dalmatina)
  28. Rana patilarga (Rana iberica)
  29. Rana pirenaica (Rana pyrenaica)
  30. Rana bermeja (Rana temporaria)
  31. Rana galaica (Rana parvipalmata)*
  32. Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. graf)

*Especie introducida asentada ** Nueva especie 2019-2020

Sapo balear  (Bufotes balearicus) y Sapillo Balear “Ferreret” – (Alytes muletensis) son especies propias de las Islas Baleares no peninsulares que no contemplamos en el listado.

Pero no te confundas, 32 especies de anfibios en el hemisferio norte y en Europa son muchísimas. Ten en cuenta que España es el país con mayor número de especies anfibias de Europa y de gran parte de Oriente, si exceptuamos a Grecia.

Sea como fuere, recuerda que este listado tiene un carácter predominantemente didáctico y sobre todo esperamos que disfrutes leyéndolo. Venga, saquemos la calculadora… 😉

A bote pronto tenemos 9 especies de ranas divididas en 4 familias: 2 Hyla, 1 Pelophylax, 5 Ranas verdaderas y 1 híbrido*.

*La llamada Rana híbrida de Graf  (Pelophylax kl. graf), que se distribuye por el norte de la peninsular y sur de Francia. Al ser una especie “establecida”, por decirlo así, sí la vamos a incorporar en este listado.

¿Listamos además a la Ranita de San Antonio europea (Hyla arbórea), que en pirineos entra en algunas zonas a los límites españoles, según algún autor? Pues haciendo caso al órgano referente (Asociación Herpetológica Española), no la añadiremos.

Sumamos ahora las 12 especies de sapos más otra especie alóctona establecida en el este de Cataluña que es el sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus) que sí vamos a incorporar. Serían entonces ya 20 especies entre sapos y ranas.

Bien, ahora sumemos las 2 especies de salamandras peninsulares: Chioglossa y Salamandra (salamandra rabilarga y salamandra común). Estamos ya en 22 especies.

Ahora sumamos a estas 22 especies los tritones con sus 9 especies, sumando al Gallipato (Pleurodeles waltl). En total tenemos 32 anfibios con rango de especie en la península ibérica en 2019.

Salamandras de la Península Ibérica:

1- Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica)

Pequeña, alargada, cola más larga que el cuerpo, negra, dorada y rojiza, es una de nuestras joyas endémicas más raras y bellas al mismo tiempo. Se distribuye por Galicia, Asturias y norte de Portugal. Suele habitar en zonas encharcadas o en el lecho y orillas de riachuelos y ríos. No es raro verla bajo el agua en muchas ocasiones.

salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-01

Salamandra rabilarga (chioglossa lusitanica) sobre una piedra de mineral de hierro…

File:Distribuicao-geografica-chioglossa-lusitanica.png

2- Salamandra común (Salamandra salamandra)

Un urodelo de mediano tamaño, normalmente negro con manchas, puntos o franjas amarillas por todo el cuerpo. La península Ibérica cuenta con 9 subespecies, siendo la zona de europa con mayor número. Una especie bastante común por suerte, se distribuye desde Cataluña, por todo el norte y centro peninsular (Sierra de Guadarrama y Gredos, Montes de Toledo), Portugal y noroeste de Andalucia.

Salamandra común (Salamandra salamandra)

Hay poblaciones también en las sierras de Cádiz y Málaga. Tiene una gran variación cromática y morfológica y está en continuo estudio genético. Si quieres ver todas las subespecies de Salamandra salamandra de la península ibérica, pincha aquí.

Tritones de la Península Ibérica:

3- Tritón pirenaico (Calotriton asper)

Urodelo de alta montaña, aunque también se le puede ver en valles y zonas más bajas, pero eminentemente relacionado con hábitats montañosos del Pirineo, donde se distribuye con mayor o menor abundancia desde las zonas basales hasta los 2.200 m de altitud o más. Es esquivo, de piel grisácea y cubierta de tubérculos (asper = rugoso) y está en clara recesión por diversos factores humanos y medioambientales.

Calotritón asper (-tritón pirenaico- (Ordesa)

Mapa Calotriton asper.png

4- Tritón del Montseny (Calotriton arnoldi)

Anfibio endémico de zonas muy concretas y reducidas noreste de la península ibérica (Cataluña). Está amenazado de extinción debido a la destrucción y/o contaminación de su hábitats.

Créditos: ca.wikipedia.org -Benny Trapp –

File:Mapa Calotriton arnoldi.png

5- Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Es otro urodelos “de montaña” aunque le he observado en Llanes (Asturias) a nivel del mar. Se distribuye por la cornisa cantábrica, principalmente y fue introducido en el macizo de Peñalara en los años 80, contanto con una amplia población a día de hoy.

Ichthyosaura-alpestris-01

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Triturus alpestris dis.png

6- Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)

De coloración verde grisácea y dos estrías típicas laterales, su nombre común se debe a las membranas interdigitales de las patas posteriores y se distribuye por todo el norte de España y Portugal.

Hembra (izquierda) y Macho (derecha) de tritón palmeado.

Hembra (izquierda) y Macho (derecha) de tritón palmeado.

7- Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Su coloración verde y negra le distingue de otros tritones europeos, es una auténtica belleza de nuestras lagunas y ríos. En general tiene un tamaño grande, aunque hay poblaciones más pequeñas. Está presente el la mitad noroeste peninsular, desde la Sierra de Madrid hasta Galicia.

Tritón-jaspeado-Triturus-marmoratus-bicheando

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Mapa Triturus marmoratus.png
8- Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Nuestro pequeño “marmoratus” (antes se le catalogaba como subespecie de T. marmoratus) es otro endemismo de la península ibérica y tiene rango de especie propio.

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Mapa Triturus pygmaeus.png

Aunque se distribuye desde el sur del río Tajo en principio, se han encontrado recientemente poblaciones al norte de la Sierra de Madrid, Burgos o en Gredos y otras zonas del norte de Extremadura. Tiene una amplia zona de confluencia con T. marmoratus.

9- Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

El tritón más pequeño de todos, que puede confundirse con el tritón palmeado en zonas de confluencia aunque éste tiene el vientre naranja, mientras que el tritón palmeado lo tiene amarillo, ojo!

Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

Lissotriton boscai range Map.png

10- Tritón ibérico meridional (Lissotriton maltzani)

El tritón ibérico meridional es un nuevo taxón que parte del tritçón ibérico común (Lissotriton boscai) descrito anteriormente. Un nuevo endemismo ibérico que se restringe a la zona del suroeste peninsular (principalmente por el Algarve portugués) y que no es distinguible a simple vista de “boscai”.

Tritón ibérico meridional (Lissotriton maltzani)

Tritón ibérico meridional (Lissotriton maltzani). créditos: Museo Nacional de Ciencias Naturales

fuente: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/jeb.13562

11- Gallipato  (Pleurodeles waltl)

No es un “tritón”, propiamente dicho, pero le ubicaremos aquí. De piel grisácea punteada de diversos ocelos, es el urodelo de mayor tamaño de Europa occidental, alcanzando más de 22 cm en muchas ocasiones.

pleurodeles-waltl-gallipato-madrid-02

Gallipato (Pleurodeles waltl)

Pleurodeles waltl range Map.png

Como defensa contra depredadores, las costillas tienen puntas afiladas que salen perforando la piel cuando son atacados o manipulados. Se distribuye por las tres cuartas partes del centro y sur peninsular hasta el norte de África (-P. nebulosus– de las zonas mediterráneas de Argelia y Túnez y –P. poireti, un endemismo puntual en Argelia.

Sapos de la Península Ibérica:

12- Sapo común (Bufo spinosus)

El mayor de nuestros anuros, de tamaño considerable, piel con verrugas, dura, áspera y unos grandes ojos rojos o anaranjados inconfundibles. Por desgracia está en recesión en todas sus áreas de distribución y cada día en menos “común”.

bufo-spinosus-gredosicola-2016

Sapo común (Bufo spinosus)

mapa de distribución sapo común en europa y norte africa

Distribución de las 4 especies de Bufo en Europa y Norte de África: Rojo: Bufo spinosus. Azul: Bufo bufo. Marrón: Bufo verrucosissimus. Verde: Bufo eichwaldi.

Presenta un gran polimorfismo cromático, ya que tiene una amplia zona de distribución, por toda la península ibérica, si bien hay ya muchas áreas donde no se observan animales o no hay citas recientes (como el caso de Soria y alrededores y muchas partes de Castilla la Mancha).

13- Sapo corredor (Epidalea calamita) 

Más pequeño que el sapo común, pero mucho más “común” en nuestros campos, por la fortaleza inmunitaria y biológica demostrada estos últimos años, su nombre le viene de su hábito a andar, en vez de saltar. También tiene un rango de distribución que abarca toda la península.

sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Sapo corredor (Epidalea calamita)

Mapa Epidalea calamita.png

14- Sapo partero común (Alytes obstetricans)

Sapito de pequeño tamaño y colores claros. Los machos transportan y cuidan de los huevos en su espalda, de ahí su nombre. Esta especie está distribuida por el norte, centro de la península y la costa levantina Española, hasta granada, aproximadamente.

Alytes-obstetricans-sapo partero común

Sapo partero común (Alytes obstetricans)

15- Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Como las demás especies de sapos parteros, los machos cuidan de las puestas, llevándolas a la espalda. Es muy parecido al sapo partero común y se distingue por su canto y los puntos rojos en el dorso, principalmente. Esta especie es un endemismo del centro y sur de la península ibérica.

alytes-cisternasii-04-puesta

Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Alytes cisternasii range Map.png

16- Sapo partero bético (Alytes dickhilleni)

sapo partero betico Alytes dickhilleni

Éste precioso sapillo con el dorso granulado de bonitos puntitos verdes y un poco más esbelto y alargado que los otros alytes es otro endemismo del sur peninsular, que se distribuye por Andalucía oriental, sur de Castilla la Mancha (Albacete) y oeste de Murcia.

Mapa Alytes dickhilleni.png

17- Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)

Sapo pequeño y muy parecido morfológicamente a “obstetricans” de reciente separación que se distribuye en la zonas más noreste peninsular (Cataluña).

Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)

Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii). Créditos y cesión: Alberto Sánchez Vialas

Sapo partero mediterráneo (Alytes almogavarii)

Fuente: https://brill.com/view/journals/amre/aop/article-10.1163-15685381-20191312/article-10.1163-15685381-20191312.xml

18- Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapo pequeño y con forma de ranita, oscuro o grisáceo con dos tipos de patrón. O bien moteado o bien rayado con tres franjas longitudinales. Está presente en los 3 tercios del centro y oeste peninsular, principalmente. Subespecies: (D. g. galganoi y D. g. jeanneae)

Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

19- Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus)

Especie norteafricana introducida en Francia a finales del siglo XIX desde donde se extendió al norte de Cataluña, desde Roses hasta Girona, actualmente y según las identificaciones realizadas. Hay citas de la especie en El País Vasco de hace años, pero no se conocen (al menos el autor de este artículo) menciona de poblaciones estables en otros puntos.

Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus)

Sapillo mediterráneo (Discoglossus pictus) Créditos: commons.wikimedia.org -Kogia-

Discoglossus pictus dis.png

20- Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Su nombre describe las dos “espuelas” oscuras que tiene en las patas posteriores y que le sirven para excavar y enterrarse a gran profundidad, si es necesario. Un sapo presente en casi toda la península, menos en amplias zonas de levante y norte de España.

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Distribucción Pelobates cultripes.png

21- Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)

El sapillo moteado es una especie en estudio y revisión actual, que se extiende por el sur de Europa occidental, desde Italia y Francia hasta centro y noreste de España. Es un experto del camuflaje. Su coloración es muy variable, del verde oscuro al oliva y marrón (adaptado al entorno). Dos subespecies: P. p. punctatus y P. p. hespericus

pelodytes-punctatus-Sapillo-moteado-común-01

Sapillo moteado septentrional (Pelodytes punctatus)

22- Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) 

Otro rey del camuflaje. De tamaño pequeño (no sobrepasa los 4 cm de largo) es una especie recientemente descrita (2000). Cabeza tan larga como ancha y hocico redondeado. Se encuentra en charcas temporales poco profundas en la mitad centro sur peninsular (Andalucía principalmente).

Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) Créditos: commons.wikimedia.org -Benny Trapp-

23- Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus) 

El sapillo moteado occidental es endémico de Portugal, donde se extiende por gran parte de las llanuras atlánticas, entre Cabo de São Vicente y Fao, apareciendo de forma aparentemente discontinua en el interior (Penamacor y Vila Velha de Rodão). Las poblaciones del centro y este del Baixo Alentejo y Algarve corresponden a la especie P. ibericus.

Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus) 

Sapillo moteado occidental (Pelodytes atlanticus). Fao 2017.

mapa distribución especies sapillo moteado pelodytes 2017

Mapa distribución de sapillos moteados: Verde: Pelodytes atlanticus. Azul y morado: Pelodytes punctatus. Naranja: Pelodytes ibericus.

Ranas de la Península Ibérica:

24- Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

Hasta 2008 descrita como subespecie de Hyla Arbórea (europea), se distribuye por la mitad norte y oeste peninsular. hay zonas que abunda mucho y otras sin embargo es muy difícil verla.

Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

Ranita de San Antonio Ibérica (Hyla molleri)

File:Mapa Hyla molleri.png

Individuos verdes con la característica franja lateral oscura desde la cabeza a la cloaca (se han observado otros individuos grises en alguna ocasión).

25- Ranita Meridional (Hyla meridionalis)

De menor tamaño que la ranita de San Antonio Ibérica. La franja lateral oscura sólo llega hasta la altura de las patas anteriores.

Ranita de San Antonio Meridional (Hyla Meridionalis)

Ranita de San Antonio Meridional (Hyla Meridionalis)

Se encuentra en el suroeste de la península ibérica, Cataluña, Menorca y el norte de África.

RangeMapHylaMeridionalis.png

26- Rana común (Pelophylax perezi)

Es la rana más abundante (presente en toda la geografía), de piel de color verde y/o marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara que recorre la columna vertebral a lo largo de todo el dorso.

rana-comun-pelophylax-perezi-01

Rana común (pelophylax perezi)

Pelophylax perezi range Map.png

27- Rana ágil  (Rana dalmatina)

Común en casi toda Europa. Tiene unas patas muy alargadas y desproporcionadas respecto al cuerpo. Su color principal es el marrón claro o rojizo con manchas marrón oscuro repartidas por el dorso.

Rana ágil (Rana dalmatina)

Mapa Rana dalmatina.png

28- Rana patilarga (Rana iberica)

Una pequeña rana marrón rojiza que habita el norte y oeste de la península y en el Sistema Central. En serio declive poblacional. En Madrid ocupa zonas de media y alta montaña, principalmente.

rana-patilarga-rana-inberica-peneda-geres-2019

Rana iberica range Map.png

29- Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Una rana pequeña (la más pequeña de las ranas pardas), de cuerpo esbelto y un color del pardo anaranjado al grisáceo, poco atigrado, para este endemismo pirenaico. Una joya ibérica con una distribución muy limitada.

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Rana pyrenaica range Map.png

30- Rana bermeja (Rana temporaria)

Una rana más terrestre que acuática de color pardo o verdoso y largas patas que se distribuye por todo el norte de España, desde Galícia a Cataluña y resto de Europa occidental.

Rana bermeja (Rana temporaria)

Rana bermeja (Rana temporaria)

Mapa Rana temporaria.png

31- Rana bermeja ibérica o galaica (Rana parvipalmata)*

Una nueva especie descrita gracias al trabajo de Christophe Dufresnes et al. en publicado en febrero de 2020 donde aparece un linaje nuevo de lo que se consideraba anteriormente una subespecie (R. temporaria parvipalmata). Este nuevo endemismo ibérico se distribuye por Asturias y Galicia principalmente, con posible presencia en el Norte de Portugal, León y Zamora.

Rana bermeja ibérica o galaica (Rana parvipalmata)

Rana bermeja ibérica o galaica (Rana parvipalmata). Foto: Miguel Puras. 

Rana bermeja ibérica o galaica (Rana parvipalmata)

Rana bermeja ibérica o galaica (Rana parvipalmata).Foto: Miguel Puras. 

Se diferencia poco morfológicamente hablando de R. temporaria. Principalmente es de menor tamaño y posee una menor la extensión de la palmeadura interdigital. Además su canto se compone de menos impulsos que el de R. temporaria.

Mapa de distribución. Puntos rosa.

Fuente: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/mec.15368?

32. Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi)

La llamada rana híbrida de Graf, es el resultado del cruce de nuestra rana común con la europea (P. ridibundus). El híbrido resultante es estéril si se cruza con otros híbridos, pero al cruzarse con nuestra rana común (P. perezi) puede dar descendientes. Se ha citado a esta especie híbrida en la zona de Pirineos desde Cataluña, Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco y el sur de Francia.

Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi)

Rana híbrida de Graf (Pelophylax kl. grafi). Créditos: Benny Trapp.

Mapa Pelophylax grafi.png


Esperamos que hayas podido conocer mejor estas 32 especies de anfibios de la Península Ibérica en 2020 y te sea útil y si crees que falta o sobra alguna especie ten en cuenta que ésta es una lista personal y propia, pero razonada y argumentada en la medida de lo posible.

Gracias por tu tiempo y recuerda que todas las especies de anfibios de la Península Ibérica están protegidas por ley y son patrimonio de todos. Cuídalas.

Fuentes consultadas:

https://www.herpetologica.es/attachments/article/137/Nueva_Lista_Patron_2018.pdf

http://digital.csic.es/bitstream/10261/108566/3/rantem_v1.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Anfibios_de_Espa%C3%B1a

http://www.vertebradosibericos.org/anfibios/listaanfibios.html

http://www.anfibios-reptiles-andalucia.org/peninsulares.htm

http://siare.herpetologica.es/bdh/distribucion

Mapas aproximativos. Derechos y créditos: https://es.wikipedia.org
anfibios del norte de africa peninsula iberica

Las especies de anfibios relacionadas y compartidas entre el norte de África y la Península Ibérica.

Coautores: Alberto González y Gabriel Martínez del Mármol.

¿Sabías que el Mediterráneo Occidental y más concretamente los países de Marruecos y España/Portugal constituyen una de, las quizá, 20 zonas de mayor biodiversidad del planeta? ¡Y también en hérpetos!

De hecho, actualmente compartimos con el norte de África 27 especies de las casi 300 de anfibios y reptiles que existen entre los países de Marruecos, Sahara Occidental, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Israel, Jordania… Casi un 10% de especies de anfibios y reptiles ibero-africanas.

Una zona biogeográfica ésta que conecta dos grandes continentes (Eurasia y África) y que ha generado importantes áreas de evolución, dispersión y aislamiento genético. Dispersión además, en algunos casos, causada accidental o voluntariamente por el hombre en sus movimientos a través del mar, desde hace siglos. 

Tenemos más en común con África de lo que nos imaginamos… Incluso en compartir numerosas especies de hérpetos.

Por todo esto desde Bicheando.net queremos rendir homenaje, a modo de breve serie divulgativa, a todos estos maravillosos e interesantes anfibios y reptiles que podemos disfrutar a ambos lados del Estrecho.

camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)
Magnífico momento captado por Seba Gómez Ramírez de un camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) cazando.

Empezamos hoy con el 1º capítulo, dedicado a los anfibios, pero antes hagamos un listado completo… Especies de anfibios y reptiles del Norte de África presentes en la Península Ibérica.

ANFIBIOS IBERO-AFRICANOS

  1. Gallipato (Pleurodeles waltl)
  2. Sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus)
  3. Sapo común (Bufo spinosus)
  4. Ranita meridional (Hyla meridionalis)

REPTILES IBERO-AFRICANOS

  1. Galápago europeo (Emys orbicularis)
  2. Galápago leproso (Mauremys leprosa)
  3. Tortuga mora (Testudo graeca)
  4. Camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)
  5. Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus)
  6. Salamanquesa común (Tarentola mauritanica)
  7. Lagartija colirroja común (Acanthodactylus erythrurus)
  8. Lagartija andaluza (Podarcis vaucheri)
  9. Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)
  10. Eslizón ocelado (Chalcides ocellatus)
  11. Culebra lisa meridional (Coronella girondica)
  12. Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)
  13. Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis)
  14. Culebra de cogulla oriental (Macroprotodon cucullatus)
  15. Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)
  16. Culebra viperina (Natrix maura)
  17. Culebra bastarda occidental (Malpolon monspessulanus)
  18. Víbora hocicuda (Vipera latastei)

TORTUGAS MARINAS

  1. Tortuga boba (Caretta caretta)
  2. Tortuga verde (Chelonia mydas)
  3. Tortuga carey (Eretmochelys imbricata)
  4. Tortuga golfina o lora (Ledidochelys olivácea)
  5. Tortuga laúd (Dermochelys coriácea)

Capítulo 1: Los Anfibios ibero-africanos

Cuando un europeo piensa en el norte de África no suele pensar en prados y bosques verdes llenos de anfibios, sino más bien en desiertos de arena, montañas pedregosas y extensiones infinitas de dunas. Y realmente hay bastas extensiones verdes y oasis con gran cantidad y abundancia de anfibios repartidas por todo el norte.

Marruecos y sus aljibes y pozos infinitos, riqueza líquida para el hombre y fatalidad también para anfibios, que terminan ahogados y deshidratados en muchos de ellos. Créditos: Alberto González.

En concreto en el norte de África hay unas 32 especies de anfibios de las cuales 4 están presentes en la península ibérica y otras 5 tienen especies del mismo género a ambos lados del estrecho. Todas ellas además en la parte norte y más cercana al estrecho, desde la costa, pasando por la cordillera del Rif hasta Argelia.

Especies africanas e ibéricas relacionadas…

El sapillo pintojo marroquí (Discoglossus scovazzi) no está presente en el sur de la península ibérica, donde sí encontramos el sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi).

Discoglossus scovazzi estriado. Créditos: J. Gállego. Fuente: moroccoherps.com
Discoglossus scovazzi punteado. Sti fadma. Créditos: Álex Groenveld. Fuente: observation.org
Discoglossus scovazzi. Créditos: Ander Izaguirre.

Ambos gozan de un estado de conservación relativamente bueno, aunque la especie marroquí es aparentemente mucho más común que su pariente ibérica (sobre todo que la subespecie D. g. jeanneae, considerada como “Casi Amenazada” por la IUCN), y ocupa prácticamente la totalidad de hábitats marroquíes desde las dunas costeras a los arroyos de alta montaña, pasando incluso por zonas acuáticas en medio de pueblos y ciudades marroquíes llenas de basura.

Con los sapos parteros (Alytes sp.) pasa algo curioso. Mientras que en el norte de África están en toda la zona montañosa del Riff y partes del Atlas Medio, justo al otro lado del estrecho no existen. Aunque parezca extraño, en las sierras de Grazalema y los Alcornocales no hay poblaciones de sapo partero.

Los más cercanos genéticamente al sapo partero marroquí (Alytes maurus) hay que buscarlos al este de la provincia de Málaga donde comienza la distribución del sapo partero bético (Alytes dickhilleni).

Alytes maurus Bab Berred.
Alytes maurus. Bab Berred. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol

Ambas especies suelen frecuentar puntos acuáticos en zonas montañosas, normalmente cerca de bosques. Las poblaciones de sapo partero ibérico (Alytes cisternasii), tienen su límite sur en el río Guadalquivir y aunque geográficamente están casi tan cerca de los sapos parteros marroquíes como los parteros béticos, genéticamente muy distintos a estos.

alytes-cisternasii-04-puesta
Alytes cisternasii. Toledo. Créditos: Alberto González

El sapo de espuelas ibérico (Pelobates cultripes) aunque no está presente en el norte de África, tiene un hermano bien relacionado genéticamente llamado el sapo de espuelas marroquí (Pelobates varaldii) en Marruecos.

Pelobates cultripes. kenitra
Pelobates varaldii. Kenitra. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol

No obstante, mientras que nuestro Pelobates cultripes goza de buena salud en cuanto a abundancia de la especie y amplia distribución, P. varaldii si es una especie amenazada por la pérdida de hábitats, en su mayoría limitado a charcas temporales en la costa atlántica de Marruecos.

Otra especie relacionada es la rana verde norteafricana (Pelophylax saharicus): pariente africana de nuestra rana común (Pelophylax perezi).

Pelophylax saharicus Chaouen.
Pelophylax saharicus. Chaouen. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol

Ambas son extraordinariamente similares en cuanto a variabilidad de diseños y hábitos. Son ambas la especie de anfibio más encontrada en general en sus respectivas distribuciones.

Concretamente la especie africana es muy común al norte del Gran Atlas, estando presente en la mayor parte de puntos acuáticos y además es de las pocas con hábitos diurnos, así que, ¡es acercarte a una charca o arroyo y empezar a verlas saltar al agua!

Ya, por último, no podríamos dejar de destacar las salamandras presentes en el norte de África del género Salamandra, representadas por la especie Salamandra norteafricana (Salamandra algira).

Salamandra algira. Chaouen
Salamandra algira. Chaouen. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol

Esta salamandra tiene un cuerpo más delgado y una cola relativamente más larga que la salamandra común (Salamandra salamandra). En cuanto a la coloración, aunque sigue siendo negra y amarilla, existen individuos melánicos en las mesetas kársticas al norte de Tetouan e incluso algunos ejemplares poseen manchas rojas en la cabeza y en el cuerpo, típicas en las subespecies de salamandras ibéricas como “longirostris” o “crespoi” o “morenica”.

Salamandra salamandra longirostris. Cádiz. Créditos: Seba Gómez.

Esta especie está en estudio y revisión actualmente. De hecho los investigadores Axel HernandezDaniel Escoriza han llegado en 2019 a describir una subespecie nueva de salamandra en base a algunos especímenes casi completamente rojos que pueden encontrarse en una o dos cuevas del Atlas Medio llamada Salamandra algira atlantica. ¡Alucinante, ¿verdad?

Salamandra algira atlantica. Atlas Medio. Créditos: Axel Hernandez y Daniel Escoriza, 2019

Una larva de S. a. tingitana a punto de finalizar la metamorfosis. Créditos: Daniel Escoriza.

Especies de anfibios presentes a ambos lados del Estrecho…

Muchas especies e historia evolutiva conectan la península Ibérica con el norte de África y es algo de lo que bien todos podríamos estar muy orgullosos en pro de un mayor conocimiento de ambos lados del Estrecho, ya sea ecológica, biológica, geográfica o culturalmente.

En cuanto a los anuros (anfibios sin cola en estado adulto), la única especie que se adentra más al sur es la ranita meridional (Hyla meridionalis) que llega a compartir espacio con especies presentes en hábitats desérticos como el sapo moruno (Scleroprhys mauritanica) o el sapo verde (Bufotes boulengeri), en zonas costeras que llegan hasta la región de Sidi Ifni.

La ranita meridional (Hyla meridionalis) no se diferencia morfológicamente de la ibérica, ni presenta subespecies. En el norte de África habita en Marruecos y el oeste de Argelia.

Hyla meridionalis. Ben Slimane.
Hyla meridionalis. Ben Slimane. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol
Hyla meridionalis. Ben Slimane. Créditos: Ánder Izaguirre
Hyla meridionalis. Ben Slimane. Créditos: Ánder Izaguirre

Destacar que las poblaciones del este de Argelia y Túnez hace poco las han descrito como una especie propia, Hyla carthaginensis.

Lo interesante de la ranita meridional es que, pese a la creencia de que es una especie Europea que ha conquistado territorios africanos, es justo al revés: Hyla meridionalis en Europa tiene ascendencia africana, con poblaciones relativamente recientes que llegaron desde el Magreb, según el estudio genético de Recuero et al. en 2007, y hay incluso hipótesis que dicen que su introducción al sur de la península también pudo ser humana.

Créditos: http://www.moroccoherps.com/ficha/hyla_meridionalis/

Esta especie está incluso presente (de forma invasora aunque ya naturalizada sin aparente daño ecológico) en las Islas Canarias y Baleares, donde sí presenta ciertas diferencias de coloración como los ejemplares punteados, que abundan…

El sapo común ibérico (Bufo spinosus) presenta dos linajes principales, uno en el norte de África y otro en la Península Ibérica y sur y oeste de Francia. Por lo tanto, también se puede ver en Marruecos, sobre todo en la parte norte y media más verde y relacionada con valles y montañas del Rif, del Atlas Medio, el Alto Atlas y el Jebel Sirwa, con una amplia distribución por varios tipos de ecosistemas.

Bufo spinosus. Moulay Abdeslam.
Bufo spinosus. Moulay Abdeslam. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol
Bufo spinosus. Ben Slimane. Créditos: Ánder Izaguirre

Un superviviente nato que tampoco presenta grandes diferencias de su hermano ibérico. Es una especie que necesita mucha humedad, por lo que en el norte de España es muy común, y a medida que bajamos al sur se enrarece, por lo que en Andalucía y norte de África ha quedado sobre todo limitado a zonas costeras y montañosas

Créditos: http://www.moroccoherps.com/ficha/bufo_spinosus/

Igual que en la península, su alimentación y su etología son idénticas, reproduciéndose por lo general en las mismas balsas de agua o arroyos donde nació cada primavera, cuando las condiciones de temperatura y humedad lo permiten.

Aunque su estado de conservación en Marruecos no está bien estudiado, si hay una clara recesión por destrucción de los hábitats.

El sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus), es una especie africana. Al este de Marruecos no está claro su límite, aunque se trata de una especie muy abundante.

Discoglossus pictus. DEBDU.
Discoglossus pictus. DEBDU. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol

Las poblaciones en España proceden de ejemplares de cautividad de laboratorios en el sureste de Francia extraídos de Argelia. Entre estos y los Ommatotriton ophryticus, ¡Cataluña va camino de convertirse en los Everglades europeos! 🙂

La subespecie nominal, D. p. pictus, se encuentra en Sicilia, Malta y Gozo, mientras que los ejemplares presentes en la península Ibérica y sureste de Francia corresponden a la subespecie D. pictus auritus, que se distribuye también por el norte de África, en Marruecos, Túnez y Argelia.

Sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus) con una coloración atípica. Cataluña. Créditos: Gerard Carbonell

Esperemos que la gente tenga más concienciación y evite liberar especies exóticas en hábitats naturales, pues los efectos en las especies nativas pueden ser desastrosos.

Sapillo pintojo mediterráneo (Discoglossus pictus) “amplexado” por un sapo corredor (Epidalea calamita). Cataluña. Créditos: Gerard Carbonell

Concretamente en esta especie, al parecer las larvas del sapillo pintojo mediterráneo podrían reducir la supervivencia de las larvas del sapo corredor (Epidalea calamita).

Créditos: http://www.moroccoherps.com/ficha/discoglossus_pictus/

Pasando ya a los urodelos (anfibios con cola en estado adulto) es curiosa también la presencia del Gallipato (Pleurodeles waltl) desde el norte hasta regiones muy sureñas en la costa marroquí.

Pleurodeles waltl. Kenitra.
Pleurodeles waltl. Kenitra. Créditos: Gabriel Martínez del Mármol

El Gallipato tiene dos especies relacionadas en el norte de áfrica como son el Gallipato argelino (Pleurodeles nebulosus) o el Gallipato de Poireti (Pleurodeles poiretti), presentes en Argelia y Túnez.

Gallipato argelino (Pleurodeles nebulosus)
Gallipato de Poireti (Pleurodeles poiretti)

Las tres únicas especies de este género en el mundo comparten tanto rasgos morfológicos como tipo de alimentación generalista y comportamiento de subsistencia. Todos ellos urodelos “de secano”, acostumbrados a pasar largas temporadas enterrados bajo condiciones de sequía y a aprovechar las lluvias y los remansos de agua para reproducirse.

Todos ellos conservan, por supuesto también, su capacidad de proyectar las puntas afiladas de sus costillas fuera de su piel para defenderse de potenciales depredadores, entre los que destacan serpientes, lagartos y micromamíferos. 

Créditos: http://www.moroccoherps.com/ficha/pleurodeles_waltl/

Y como sabemos que te ha encantado este artículo sobre los anfibios ibero-africanos, prepárate para el siguiente capítulo sobre sus primos los reptiles… PRÓXIMAMENTE

Fuentes consultadas:
www.herpetologica.es
www.anfibios-reptiles-andalucia.org/norteafricanas.htm
web.archive.org/web/20160304195640
www.moroccoherps.com
www.iucnredlist.org
www.vertebradosibericos.org

Página 1 de 11

- WordPress & Tema de Todos los derechos reservados.