Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Autor: Javier Burgos

Reptiles de la provincia de Valencia. Apuntes de campo. 2º parte.

Por Javier Burgos Fernández

Si ya has leído la 1º parte de mis apuntes de campo sobre los reptiles de la provincia de valencia, continuemos pues con el resto de especies que habitan estas tierras…

GRUPO 3: LAS SERPIENTES Y LA CULEBRILLA CIEGA

Los reptiles en general nunca han tenido muy buena fama, pero sin duda, son las serpientes, llamadas ofidios por los expertos, las que peor parte se llevan… y os puedo asegurar, que cuanto mas conozco a estos fascinantes seres más injustificada me parece su mala fama, fruto del desconocimiento y de falsos mitos que nada tienen que ver con la realidad, paso pues a comentaros las especies de serpientes que yo he encontrado en la provincia de Valencia.

La serpiente más fácil de ver en Valencia es sin duda la culebra viperina (Natrix maura) también llamada culebra de agua o viperina.

La podemos ver en ríos, lagunas, lagos e incluso en puntos de agua artificiales como acequias o balsas. Se trata de un animal que es más inofensivo que una babosa, porque no muerde, por mucho que la cojas y la manosees , ni siquiera lo intenta, lo único que hace es liberar una sustancia maloliente y hacer algo de teatro poniendo la cabeza con forma triangular para parecerse a una víbora.

Natrix maura (culebra de agua).

Natrix maura (culebra de agua) triangulando la cabeza para parecer peligrosa.

Este comportamiento es algo muy curioso de ver y por el que coge el nombre vernáculo de “viperina”, pero nada más… ¡hasta una lagartija o una salamanquesa muerde más que ella! y aun así, asusta a mucha gente y es por eso que a veces se la mata.

Otra culebra de costumbres acuáticas (aunque mucho menos que la viperina) es la que para mi es la mas bonita de las culebras de la provincia, la culebra de collar ibérica (Natrix astreptophora) una serpiente que cuando es adulta es de tonos azul turquesas y brillantes ojos rojos.

Yo solo he visto juveniles, que tienen una característica mancha en forma de collar blanco en el cuello (de ahí el nombre de la especie) ya que por desgracia esta serpiente es rarísima en la provincia de Valencia.

Aproximadamente por cada 20 o 30 culebras viperinas he visto una de collar, lo cual es una auténtica lástima (al menos para mí).

Al igual que la culebra viperina, la de collar es totalmente inofensiva, incluso es mejor actriz que esta última, ya que para defenderse, no solo imita a una víbora sino que es capaz de fingir su propia muerte (el término técnico es tanatosis)… todo un espectáculo de animal.

Tanatosis de culebra de collar. Créditos: Fátima Uribarri XL Semanal

Tanatosis de culebra de collar. Créditos: Fátima Uribarri XL Semanal

Pasando a serpientes más terrestres, sin duda la reina indiscutible es la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) y digo la reina porque es la más grande de todas las serpientes que hay por aquí, superando a veces los dos metros de longitud.

También me gusta llamarla así porque es una serpiente que en su dieta incluye nada más y nada menos que a otras serpientes (ofiófaga), además de lagartos, eslizones, ratones, ratas e incluso gazapos aquellas más grandes.

En Valencia es bastante frecuente, ocupando sobretodo zonas de huertas, campos y monte bajo, no siendo rara cerca de zonas más humanizadas donde hayan roedores de los que pueda alimentarse.

Comentar que a pesar de su talla y aparente ferocidad, es totalmente inofensiva, ya que a pesar de poder producir veneno, es tan poco toxico que los humanos no nos causa ningún problema.

Otras serpientes por suerte comunes en Valencia son la culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) y la culebra de escalera (Zamenis scalaris).

La primera, la culebra de herradura, es amante del sol y del calor, por lo que en esta provincia se siente como pedro por su casa…

Además, es experta en trepar por muros de piedra y rocas, por lo que las zonas de roquedos, barrancos pedregosos (muy frecuentes en Valencia) y sobretodo, ruinas de antiguas casas de campo, fábricas… son lugares muy buenos para encontrar a esta ágil y habilidosa especie.

La culebra de escalera, aunque también se encuentra en zonas zonas despejadas y abiertas al sol, es también de ecosistemas con cierta frondosidad, donde se defiende muy bien trepando por entre las ramas de los arbustos y algunos árboles.

Como curiosidad deciros que cuando más veces la he visto es desde el coche durante las calurosas noches de verano, por algún camino o carretera atravesando una zona forestal. Los juveniles se suelen ver sin embargo a primera hora de la noche, tanto en verano como en otoño.

Otra especie de serpiente en general no tan conocida como las anteriores pero igualmente frecuente en según que zonas de la provincia, es la culebra lisa meridional (Coronella girondica) especie menor en talla que las anteriores y mucho más discreta, pues sus hábitos son crepusculares y nocturnos hacen que mis encuentros con esta especie sean más ocasionales que con las anteriores.

La última serpiente presente en la provincia de Valencia es la única cuya mordedura puede ser peligrosa, aunque por lo que me he documentado muy difícilmente podría poner en peligro la vida de una persona.

Hablamos sin duda de la víbora hocicuda (Vipera latastei) y antes de decir nada, comentar que es una especie prácticamente desaparecida, quedan muy pocas, y la mayoría confinadas a rincones agrestes en sierras de difícil acceso, lo cual, sinceramente, es una lastima, porque es un animal precioso, con eso ojos que le dan una mirada de peligrosa tan fascinante.

Además, es un más que eficaz depredador de roedores y otros micromamíferos. Las víboras son animales muy tranquilos y apenas se mueven de sus territorios. Y nunca, repito, nunca ataca ni muerden a propósito o de forma intencionada, a no ser que lógicamente se les pise o toque sin querer o se les moleste.

He tenido la fortuna de verla un par de veces en toda mi vida, y he comprobado que es un animal tranquilo, pacífico, que suele huir o esconderse en cuanto siente nuestra presencia y que sólo quiere que lo dejen tranquilo en su pausada vida.

Por último, mencionar al reptil que personalmente me ha parecido más raro de toda la provincia de Valencia: la culebrilla ciega (Blanus cinereus), un reptil que pertenece a un raro grupo llamados los anfisbénidos, reptiles con aspecto de lombriz especializados en la vida subterránea.

Es toda una rareza ver a este animal, porque os aseguro que parece una lombriz, pero al observarla con detenimiento se le ven los diminutos ojillos y su boca…totalmente increíble.

GRUPO 4: LAS TORTUGAS

El último grupo de reptiles de los que quiero hablar en este articulo de reptiles de la provincia de Valencia, es el grupo que por lo que he visto despierta más simpatía entre la mayoría de la gente, pero por otro lado, es uno de los grupos de reptiles más amenazados que tenemos, se trata de las tortugas.

En la provincia de Valencia podemos encontrar tres tipos de tortugas, en primer lugar, la que quizá sea la más escasa , y criada en cautividad y liberada al campo posteriormente, pues es una especie que al parecer llevaba desaparecida muchísimo tiempo, es la tortuga mediterránea (Testudo hermanni).

Se trata de una preciosa tortuga terrestre que habita en algunas zonas costeras de la provincia de Valencia, en zonas dunares moviéndose lentamente entre la vegetación característica de este ecosistema.

Yo he tenido la suerte de ver algunos de estos ejemplares , que aunque, originalmente nacidos en cautividad, ahora merodean totalmente libres pudiendo reproducirse en plena naturaleza.

En segundo lugar tenemos a las tortugas de agua dulce, también conocidos como galápagos. En Valencia tenemos las dos especies presentes en la península ibérica, el galápago leproso (Mauremys leprosa) y el galápago europeo (Emys orbicularis).

Yo al que más he visto es al galápago leproso, sobretodo en algunos arroyos del interior de la provincia , de aguas claras y tranquilas, donde no es difícil observarlos tomando el sol o nadando en las cristalinas aguas.

El galápago europeo, sin embargo, es más difícil de ver y su situación aquí es más complicada.

Galápago europeo (Emys-orbicularis)

Galápago europeo (Emys-orbicularis)

Esta tortuga habita en charcas y humedales más costeros, y por tanto, más cercanos a núcleos urbanos con lo que todo ello implica, mas contaminación, mas agresiones humanas y sobretodo más presencia de especies llamadas invasoras, como los galápagos americanos que se han soltado por miles provocando la práctica desaparición de los galápagos autóctonos.

Créditos: Anipedia

Comentar que a pesar de mis búsquedas, aún no he visto ni un galápago europeo en la provincia de Valencia, espero que la especie se recupere.

La tercera clase de tortugas que tenemos en la provincia de Valencia, son las tortugas marinas, que por lo que se, la especie que más suele verse en nuestras costas es la tortuga boba (Caretta caretta).

Créditos: Wikimedia Commons

—–

Bueno, y hasta aquí este articulo sobre los reptiles que podemos encontrar, o mejor dicho, que tengo constancia que se pueden encontrar en la provincia de Valencia. Solo comentar que personalmente, cuanto más conozco a estos animales, mas me gustan, y mas me doy cuenta de son una parte importantísima de nuestra naturaleza y que parece que esté olvidada, desconocida, y la que se le presta muy poca atención.

Desde aquí animar pues a la difusión y divulgación de los reptiles valencianos y sobretodo a que la gente se acerque a conocer bien a estos animales, pues si nos damos la oportunidad, veremos lo curiosos, hermosos, fascinantes, beneficiosos e interesantes que pueden ser y como reza el leitmotiv de Bicheando.net “Conocer es valorar y valorar es conservar”.

Un abrazo escamoso a todos.

Reptiles de la provincia de Valencia. Apuntes de campo. 1º parte.

Hace tiempo, comencé a interesarme por la herpetologia, principalmente en los anfibios, y decidí salir al campo a conocer a las diferentes especies de anfibios que hay en mi provincia: Valencia. Mi primer artículo en Bicheando.net trata sobe ellos y se titular “Anfibios de la provincia de Valencia, apuntes de campo”.

Con los anfibios ibéricos quedé sorprendido al descubrir la variedad y la belleza de las diferentes especies, pero también algo triste al comprobar, por otro lado, su precaria situación. También te recomiendo echar un vistazo al artículo relacionado sobre los miles de efectos trampa abandonados que existen en la Comunidad Valenciana.

Pero volviendo el tema de hoy, cuando empecé a interesarme por la otra rama de la herpetologia, los reptiles, no podía imaginar la fantástica variedad de especies diferentes existente, la impresionante belleza y las increíbles curiosidades de esta clase de animales.

Muchísimas veces siguen siendo víctimas de falsos mitos y continúan teniendo de una mala fama totalmente injustificada; animales tan míticos como los lagartos, las serpientes, tortugas e incluso increíbles camaleones podemos encontrar a día de hoy en en la provincia de valencia, y disfrutar de ellos, eso si, siempre con el máximo respeto hacia ellos y hacia las leyes que les protegen.

Y ya sin más espera y a continuación me gustaría presentaros los diferentes grupos y especies de reptiles de la provincia de Valencia, según mi experiencia de campo y salvamento de estos recientes años. Espero que os resulte interesante.

GRUPO 1: LOS LAGARTOS Y LAS LAGARTIJAS

En la provincia de Valencia podemos encontrar una buena variedad de especies de este grupo de reptiles denominado lacértidos, es decir, los lagartos y las lagartijas, que en mi opinión, son el grupo de reptiles más abundante y fácil de observar, sobretodo las lagartijas.

Aquí, la más común, para mi sin duda, es la lagartija ibérica (Podarcis hispanica) llamada también lagartija común o como se llama en valenciano, sargantana.

Se puede encontrar en parques, jardines, en huertas, campos y en el monte, aunque aquí suele ocupar barrancos y zonas más o menos despejadas, ya que en zonas de más frondosidad y pinares principalmente.

Pero la especie de lagartija que más he visto en esta provincia es la lagartija colilarga (Psammodromus algirus) que hace honor a su nombre, con una cola que yo creo que puede ser más del doble de larga que su cuerpo, y además , no es una lagartija menuda, pues puede superar los 30 centímetros de largo.

En zonas de matorral y monte bajo , muy características de la provincia de Valencia, hay otra lagartija, en mi opinión quizá no tan abundante, o al menos, algo más difícil de ver, (sobretodo por su reducida talla) llamada lagartija cenicienta o lagartija cenicienta de Edwards (Psammodromus edwarsianus).

Esta bonita lagartija es la mitad de larga que su prima la lagartija colilarga, y no llama tanto la atención ni es tan fácilmente observable como esta, pero en mi opinión es igualmente bonita.

La última especie de lagartija que yo he encontrado en la provincia de Valencia es sin duda, al menos para mi, la más rápida y difícil de fotografiar o grabar (de hecho, aun no lo he conseguido en condiciones), se trata de la agilisima lagartija colirroja, (Acanthodactylus erythurus) llamada así porque los juveniles tienen la cola efectivamente de ese color.

Esta especie ocupa la zona costera, perfectamente adaptada al ecosistema de dunas tan representativo de la costa valenciana, donde, cuando han tomado bien el sol, se convierten en auténticos misiles que van de matorral en matorral casi imposibles de seguir.

En cuanto a los lagartos, en la provincia de Valencia tenemos a los dos grandes representantes del género Timon, los lagartos ocelados, pudiendo encontrar, en zonas apartadas de monte y campo del interior de la provincia, sobretodo en la mitad norte, al lagarto ocelado (Timon lepidus) y en el resto de la provincia, mucho más abundante en mi opinión y según mi experiencia de campo, el lagarto bético (Timon nevadensis).

Juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus)

Juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus)

La primera vez que vi un enorme lagarto bético, con sus colores de celo, en primavera, nunca se me va a olvidar… literalmente me pareció increíble, con esa cabeza y boca, esos colores verdes, marrones, azules… una auténtica preciosidad, como veréis en la foto.

Adulto de lagarto bético (Timon lepidus)

Adulto de lagarto ocelado mediterráneo o bético (Timon lepidus)

Los lagartos o fardaxos como se les llama en valenciano, son los reyes de los lacértidos, yo he podido observar y medir ejemplares de hasta 70 centímetros, y me han comentado que algunos pueden llegar incluso al metro, siendo la especie de lagarto más grande de Europa.

Foto de Miguel Alonso del Lagarto ocelado mediterráneo o bético (Timon nevadensis)

Una auténtica maravilla de la fauna valenciana que tenemos que cuidar, y que aquí en Valencia, por desgracia, más veces queda atrapado en los llamados efectos trampa, es decir , balsas y otras estructuras donde los animales caen y no pueden salir…una auténtica lástima.

GRUPO 2: LAS SALAMANQUESAS, EL ESLIZÓN Y EL CAMALEÓN

Si durante el día, los reptiles que más fácilmente podemos ver son las lagartija, y con suerte, algún buen lagarto, de noche les llega el turno a las salamanquesas, que en valenciano reciben el nombre de dragonets (dragoncillos).

En la provincia de Valencia encontramos, y bien representadas, las dos especies de salamanquesas que hay en la península. La más abundante, y que ocupa desde zonas urbanas (es uno de los pocos reptiles que podemos encontrar en el interior de la ciudad de Valencia, junto con la lagartija ibérica), a zonas más rurales, es la salamanquesa común (Tarentola mauritanica).

Salamanquesa común (tarentola maurantiaca) Alpedrete

Salamanquesa común (tarentola maurantiaca) Alpedrete

Un auténtico insecticida natural nocturno que durante las noches cálidas recorre los muros y fachadas alimentándose de cualquier insecto que se le pone a tiro, por lo que es fácil verla cerca de focos de luz donde los insectos acuden.

La otra especie es la salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) más rosada, menuda y esbelta, y quizá por ello más bonita que la salamanquesa común, aunque para gustos ya se sabe.

Deciros también que esta especie es, por mi experiencia, algo más rural que la salamanquesa común, pero no por ello menos abundante, yo he estado en zonas donde he visto muchas más salamanquesas rosadas que comunes.

Al igual que la salamanquesa común, la salamanquesa rosada es una experta trepadora y eficaz devoradora de insectos nocturnos.

Debido a su aspecto, repulsivo y raro para algunas personas, las salamanquesas no siempre despiertan la simpatía de la gente, pero son totalmente inofensivas y muy necesarias, y por lo que se ve cada vez hay menos. Ellas también son algo valioso para todos.

Pasamos ahora al único tipo de eslizón que hay en la provincia de Valencia, el eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) al que vi por primera vez al levantar una piedra.

Me pareció una lagartija gorda de diminutas patas, las cuales no usa, ya que se desliza por el suelo como una serpiente, o mejor dicho, a mi me recordó más a una especie de pez nadando entre la hierba y la tierra…toda una curiosidad de animal que por fortuna, por lo que he comprobado en Valencia, está bien representado.

Y para terminar este grupo de reptiles, el que quizá sea más sorprendente de todos, el camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) sorprendente porque nunca imaginé (ni yo ni la mayoría de los valencianos) que hubiera camaleones en valencia.

Y los hay… ¡y tanto! Y al parecer cada año hay más, siendo una especie que se adapta muy bien a terrenos secos y con poca vegetación, algo cada vez más común por tierras valencianas, ya sea para desgracia de algunas especies o para suerte de otras, como es este caso.

camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)

camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)

En cualquier caso, el camaleón es un animal que no deja indiferente a nadie, sus características y curiosidades únicas darían para muchos artículos, pero regocijémonos juntos con estas imágenes, al menos.

Y hasta aquí la 1º parte de mis apuntes de campo de los reptiles de la provincia de Valencia. Si quieres continuar descubriendo conmigo a las serpientes, tortugas y galápagos de Valencia, pincha aquí para seguir leyendo la 2º parte>>

 

anfibios de valencia

Anfibios de la provincia de Valencia. Apuntes de campo.

Por Javier Burgos Fernández

La provincia de Valencia es conocida por muchas cosas, como por ejemplo la gastronomía, con la paella como plato estrella, también por sus fiestas, como las famosas fallas, así como ser uno de los principales destinos turísticos de nuestro país, principalmente costero, y es que la provincia combina el mar y la montaña como pocas, contando con un clima cálido y suave durante casi todo el año.

Javier Burgos Fernández, el autor invitado de éste artículo.

Javier Burgos Fernández, el autor invitado de éste artículo.

Pero hay algo que la gran mayoría de gente no conoce de la provincia de Valencia, (incluidos los propios valencianos): su maravillosa fauna, y de todos los grupos de animales, quizá el más ignorado, olvidado, desconocido (y muchas veces tristemente repudiado) sea el de los hérpetos y los anfibios; un grupo de animales patrimonio natural de todos los valencianos y tan poco conocido como beneficioso para nuestros ecosistemas del litoral y del interior.

Quisiera presentaros a continuación los anfibios de la provincia de Valencia, ordenados, según mi experiencia de campo, de mayor a menor abundancia y facilidad de localización, y os comento algunas curiosidades sobre ellos que he descubierto en mis observaciones de campo… Espero que os guste. 😉

1.- La rana común

La rana común (Pelophylax perezi) o “granota” como se le llama en valenciano, es quizá el más conocido y abundante de los anfibios valencianos, además de ser el mas fácilmente observable, ya que se le puede ver en casi cualquier charca en pleno día. Ágiles y cautas, la mayoría de veces lo único que veo de una rana son sus saltos al agua donde se oculta perfectamente.

Suelen preferir las aguas remansadas y tranquilas a las que llevan algo de corriente, en Valencia le encantan las balsas, naturales o artificiales, siendo el único anfibio que se puede ver en plena ciudad, en las balsas o estanques de los parques y jardines.

Como curiosidad añadir que según en qué zona las encontremos, las ranas van a tener diferentes tonos de color, desde diferentes tonos de verde a diferentes tonos de marrón, aunque siempre suelen tener manchas negras y una linea verde brillante que les recorre la parte superior de la cabeza.

2.- El sapo corredor

El sapo corredor (Epidalea calamita) es junto a la rana, un anfibio abundante en Valencia, pero no por ello fácil de ver. Este sapo sale de noche, sobretodo si hay bastante humedad, y es entonces cuando este bonito anfibio, que corretea en vez de saltar (de ahí su nombre) y de preciosos ojos verdes y diseño verdoso jaspeado en la piel, sale a cazar insectos.

Por lo que yo he podido ver, le encantan las hormigas, muchas veces se queda quieto al lado de una hilera de hormigas y se dedica a comérselas mientras van pasando. Esto es muy cómodo si señor. Este sapo en Valencia vive sobretodo en terrenos llanos, como la huerta o el monte bajo, donde tenga buenos escondrijos.

En primavera, después de fuertes lluvias, es fácil ver en charcos los pequeños y negros renacuajos (muchas veces cientos) charcos que acabaran secándose y aunque parece que los sapos corredores hayan puesto los huevos en el peor sitio posible, los renacuajos pueden convertirse en sapitos en poco más de un mes y eso, es una gran ventaja, siempre que llueva lo suficiente claro.

3.- El sapo común

El sapo común (Bufo spinosus) es el gigante entre los anfibios, yo una vez capturé y pesé a una hembra de 292 gramos, más ancha que la palma de mi mano y quizá por eso le deberían haber llamado sapo gigante o sapo goliat, porque de común tiene más bien poco.

La cantidad de gente del campo que me había contado que de noche o después de llover lo más normal era encontrarse con sapos (gripaus en valenciano) en las huertas y en los mismos pueblos, y sin embargo ahora parece que se hayan esfumado en la huerta porque ya casi no se ven, y eso que antes entraban hasta en los jardines y en los garajes. Ahora son más abundantes en zonas de montaña más apartadas al interior.

Añadir como dato que en Valencia es el sapo que, lamentablemente, más he visto atropellado.

4.-  El sapo partero común

En la provincia de Valencia encontramos al sapo partero común (Alytes obstetricans) llamado “tótil” en valenciano. Pequeño, regordete y discreto, un padre entregado, llevando en sus patitas de atrás los huevos y cuidándolos de cualquier mal, y gracias a su pequeño tamaño (no mas de 5 cm) encuentra escondite casi en cualquier sitio.

Habitante sobretodo de las zonas de huerta de regadío, como los campos de arroz y los naranjos , donde a partir de la primavera hasta prácticamente el otoño se pueden oír cómo se llaman unos a otros con un “pip”…”pip”…”pip”. canto muy simpático que parece más algún pajarillo.

En cuanto a su abundancia en Valencia, afortunadamente hay bastante, aunque como es tan pequeño pasa bastante desapercibido. Es más fácil ver los renacuajos, que son bastante grandes por cierto, en balsas de riego y acequias, lo malo es que en muchas huertas de Valencia han dejado de usar la tradicional balsa de agua y acequia para usar otros sistemas como el riego por goteo, dejando en muchas sitios a estos sapitos sin sitio donde reproducirse.

5.- El sapillo moteado común

El sapo invisible para muchos y cuando tienen la suerte de verlo, piensan que es una ranita. El sapillo moteado común (Pelodytes punctatus-hespericus) llamado gripauet en valenciano, es esbelto, delgado y atlético, con unos enormes ojos saltones con la pupila vertical y unas manchitas color perejil sobre la piel verdosa, hacen de este sapillo unos de los anfibios más bonitos que hay.


Encontrar a este no es cosa fácil, solo a principios de primavera, en algunas zonas montañosas concretas del interior de Valencia, es posible que durante el día levantando alguna piedra lo sorprendemos y como con todos los anfibios de noche es más probable verlo.

6.- El sapo de espuelas

El sapo de espuelas (Pelobates cultripes) o gripau cavador como se le llamaría en Valencia, este animal ya es de los más escasos que hay, como le gusta enterrarse, solo algunas zonas de tierra suelta o arenosa son cómodas para este animal, y aunque en Valencia hay mucha playa, la contaminación, las carreteras y animales como los cangrejos de río americanos han dejado a este precioso sapo casi extinguido en esta provincia.


Yo solo lo he encontrado en un sitio, y simplemente decir que es una pena, porque es un anfibio espectacular, con sus enormes ojos y el precioso color jaspeado marrón o verdoso sobre fondo claro.

7.- El gallipato

Aquí tenemos al único urodelo (anfibio con cola) de la provincia de Valencia, el gallipato (Pleurodeles waltl) o como se dice en valenciano “ofegabous” cuya traducción en castellano es ahogador de toros, ya que por lo que me han contado, a veces el ganado al beber de una fuente o de una balsa , sin querer se tragaba al gallipato, y este, asustado, abría las costillas en la garganta del pobre toro, que tosía y tosía hasta que el gallipato salia escupido al agua de nuevo.


Una historia curiosa, pero que ahora difícilmente se repetiría, ya que en Valencia el gallipato es muy raro, lo he encontrado en algunas balsas naturales del interior, pero se ve que con el abandono de la ganadería en muchos sitios las albercas y las fuentes para que el ganado bebiera donde antes vivían estos grandes tritones han desaparecido, restando lugares donde vivir.

8.- El sapillo pintojo meridional

A decir verdad, a este anfibio sapillo pintojo meridional: (Discoglossus galganoi jeanneae) todavía no lo he podido encontrar en ningún punto de la provincia de Valencia, y aunque lo he buscado durante casi dos años, ni rastro. Por lo que se ve es un animal que está muy poco representado en esta provincia y su gran parecido con una rana hace fácil una confusión, aun así, existe, así que ya lo encontraré.

Discoglossus jeanneae

Créditos: BennyTrapp -Wikipedia-

Y estas son las especies de anfibios que habitan en la provincia de Valencia, de las cuales, tan solo la rana común, el sapo corredor y el partero se podrían considerar como “relativamente” abundantes, siendo mucho más escasos y localizados el sapillo moteado y el gran sapo común, y estando en peligro de desaparecer el sapo de espuelas y el espectacular gallipato. El sapillo pintojo es sin duda el más raro y apenas conocido de los anfibios valencianos.

No son muchas especies, y la mayoría pasan muy desapercibidas, pero forman parte de la biodiversidad de esta zona, y cada vez hay menos, aprendamos pues a interesarnos por ellos, a conocerlos, a apreciarlos y finalmente a respetarlos y a luchar para que no desaparezcan. Si has leído hasta aquí te mereces ver mi vídeo resumen en mi nuevo canal de Youtube: “Los amigos de los anfibios“.

Pienso que con medidas sencillas, de ninguno o escaso coste económico, se podrían recuperar muchas poblaciones de ranas, sapos y gallipatos en Valencia. Todos podemos colaborar en nuestra tierra para darle un futuro a esta otra naturaleza.

¿te apuntas? ¡Comparte!

Javier Burgos Fernández.

Y si sigues interesado en esta zona, no dejes de consultar nuestro artículo y vídeo resumen “Rescatando anfibios y reptiles por Valencia”, del pasado mayo.

-Junio de 2017-

Creado con Creative Commons & Bicheando.net 2019

This site is protected by wp-copyrightpro.com