Entrevista a Nacho García. Biólogo, investigador y divulgador en “El bichólogo”.

Continuamos nuestras entrevistas bicheras del 2020 con Nacho García, un “pacense” natural de Badajoz que, entre otros proyectos, lidera uno que se ha convertido en referente entre los futuros y presentes biólogos de nuestro país: “El bichólogo”.

Pero antes de la entrevista, hagamos una breve y merecida introducción a este “bloguero bichero” que ya cuenta con más de 25.000 seguidores en sus redes sociales.

Nacho es licenciado en biología por la Universidad de Extremadura y doctor en Zoología con mención europea. Como investigador, su trabajo se ha centrado principalmente en biología evolutiva, en cuya Universidad de Extremadura realizó su doctorado sobre estrategias evolutivas en aves.

Trabajó con otras instituciones en España, Francia, Noruega, Alemania… y posteriormente dio el salto a la consultoría ambiental. Ha trabajado con especies tan emblemáticas como el desmán ibérico, el lobo ibérico, la nutria, el mirlo acuático.

Ha sido presidente de la Sociedad Extremeña de Zoología y hoy en día sigue colaborando con ella en distintos talleres, charlas y proyectos como socio. Igualmente ha colaborado con la diputación de Badajoz  en el pasado, haciendo de guía-intérprete de naturaleza en distintos espacios naturales, entre otras cosas.

Actualmente, Ignacio se dedica a la docencia en el colegio Nuestra Señora de la Asunción de Badajoz y en el Instituto Superior del Medio Ambiente y colabora con la organización científica Operation Wallacea, dando a conocer sus expediciones científicas a estudiantes de bachillerato y universitarios de todo el mundo.”

Nacho en una entrevista en la radio.

Y cómo no, desempeña una gran labor como divulgador en “El Bichólogo”, donde trata de dar a conocer la profesión de biólogo, así como sus salidas laborales y sus posibilidades.

Conozcamos ya a este biólogo tan inquieto y multidisciplinar…

– Gracias por dedicarnos tu tiempo, Nacho, que seguro hay muchos interesados en conocerte un poco más de cerca… Permítenos empezar por una pregunta muy directa… ¿Tú eres más de Aves, Mamíferos, Peces o Hérpetos? ¿Por qué?

– Yo soy pajarero desde siempre, aunque me fascinan todos los grupos animales, sean vertebrados o invertebrados 😛 Pero en la universidad me junté más con ornitólogos y gracias a ellos descubrí el maravilloso patrimonio ornitológicos de la cuidad de Badajoz. Y a partir de ahí, el amor por las aves fue algo inevitable jeje

– Actualmente y más allá de la divulgación digital, ¿eres profesor en varios centros ¿verdad?

– Sí, ahora doy clases de biología y Física y Química en el colegio Nuestra Señora de la Asunción, en Badajoz. Pero también imparto un curso de gestión de espacios naturales protegidos en el Instituto Superior del Medio Ambiente, que está resultando ser una experiencia de lo más interesante y enriquecedora.

Nacho con otros profesores (y amigos) de primaria y secundaria en una formación común.

– ¿Qué te motivó a crear el proyecto “El Bichólogo”? ¿Cuál es su propósito?

– Pues El Bichólogo surgió como eje de mi estrategia de creación de marca personal. En 2015 dejé mi trabajo en Asturias y me vine a Badajoz sin nada. Así que me decidí a abrir un blog para intentar posicionarme dentro del mundo de la biología. Y la verdad es que se ha convertido en un proyecto vital apasionante.

– ¿Te ha dado muchas alegrías…?

– Muchísimas. No sólo he aprendido un montón de distintos campos, sino que me ha permitido conocer a gente maravillosa y brillante. Además, he podido contactar con lectores, conectar con ellos e incluso ayudarles. Y eso es una de las sensaciones más maravillosas que he experimentado. Me gusta poder echar una mano a compañeros de profesión y ayudarle a superar los escollos que yo mismo me he ido encontrado a lo largo de mi carrera profesional.

El jovencito Nacho por los campos extremeños…

– ¿Cómo ves el futuro de este proyecto?

– Pues espero que dure mucho tiempo. Yo pienso seguir al pie del cañón mientras el tiempo y el trabajo me lo permitan (y aunque no, seguro que puedo apurar un poco y saco algún rato para dedicarle :P).

Me gustaría convertir las entrevistas en un podcast y, quizás, crear algún curso o publicar algún ebook. Pero todo son proyectos a largo plazo. De momento, me conformo con seguir disfrutando mientras escribo, entrevisto (y soy entrevistado), contacto con gente increíble y trato de ayudar a jóvenes biólogos de todas partes del mundo. ¿Qué más se puede pedir?

– También tenéis muchísimos seguidores en Redes sociales. ¿Qué opinas de las redes sociales en el entorno de la biología? ¿Unen? ¿Desunen? ¿Informan? ¿Desinforman? 😊

– Bien usadas, las redes sociales son una herramienta poderosísima de educación ambiental y divulgación. Creo que es necesario que cada vez más profesionales del sector ambiental, científico y de conservación estén presente en redes creando conversación, dando a conocer su trabajo y enamorando a la gente del mundo en el que habitamos.

– ¿Por qué elegiste estudiar biología? ¿Habrías estudiado otra carrera si hubieses podido?

– Bueno, yo creo que la biología me eligió a mí y no al revés jeje. Desde pequeño siempre quise ser paleontólogo. ¡Era un friki de los dinosaurios! Pero como el componente de geología de la carrera no me fascinaba mucho, dejé los fósiles a un lado y me dediqué a estudiar seres vivos de hoy en día, entre ellos los dinosaurios actuales, las aves 😛 Fue un proceso natural y siempre tuve claro que quería trabajar en algo relacionado con la naturaleza y la vida.

Con todo lo que sé hoy en día, si tuviese la oportunidad de elegir estudios de nuevo no sólo repetiría, sino que intentaría aprovechar mucho más aún todas las oportunidades que esta maravillosa carrera ofrece a quien esté dispuesto a explorarla.

– Un amante y defensor de la profesión. Me gusta 🙂 Y tu familia., ¿te vio como un “rara avis” o te apoyaron sin preguntar? ¿Alguien a quién agradecer parte de lo que eres como biólogo?

– Mis padres siempre me han apoyado en mis decisiones, aunque ellos habrían preferido que escogiese medicina o cualquier otra carrera que veían con más futuro. O que me decantase por unas oposiciones. Pero siempre han estado ahí, dándome su apoyo y su consejo, aunque yo creo que más de una vez los he dejado preocupado con mis decisiones laborales jeje

Y creo que, como la inmensa mayoría de los biólogos de bota de mi generación, debo mi interés por la biología al gran Félix Rodríguez de la Fuente, que con su voz inconfundible fue sembrando en mi cabeza el amor por la naturaleza y la fauna ibérica.

– ¿Crees que ahora hay menos posibilidades laborales que hace 20 años para un joven biólogo?

– Al contrario. Incluso en medio de la crisis, creo que existen muchas más opciones que hace unos años.

Sin embargo, la problemática que tiene nuestra carrera es mucho más compleja que entonces: existe una mayor competencia por las plazas, hay un enorme desconocimiento de la profesión y de las salidas laborales, así como una escasa valoración social.

Por si todo esto no fuera suficiente, el panorama laboral ha cambiado mucho y nadie nos ha enseñado a adaptarnos. Ahora buscamos trabajo como hace una década, pero el mundo es muy distinto. Todo ello, unido a las preconcepciones y prejuicios que la biología lleva asociadas, ha desarrollado una visión muy pesimista de la misma. Pero la realidad creo que es bien distinta. Eso no significa que sea un camino fácil, pero desde luego no es el erial laboral que se suele dibujar.

– ¿Qué consejo le darías a estos “locos” que han decidido estudiar biología y no empresariales 😊?

– Que no se rindan, que lo mejor viene después. Que es posible trabajar de biólogo, incluso en nuestro país. Y que la biología es una disciplina enormemente exigente, pero que recompensa con creces todo el esfuerzo e ilusión que ponemos en ella. Para mí, la biología no es una carrera o una profesión, es toda una filosofía de vida. Y una maravillosa, por cierto 😉

– Tú tienes cogido muy bien el pulso a las tendencias… ¿Qué ramas de la biología crees que van a tener más salidas profesionales en los próximos años?

– Bueno, el tema de conservación está viviendo una pequeña edad de oro. Pero el tema de los datos está en plena ebullición y perfiles estadísticos y tecnológicos (ciencia de datos, bioinformática, etc..) creo que van a ser muy demandados.

Estamos sumidos en una revolución mucho mayor de lo que suponemos así que debemos estar pendientes de los cambios para adaptarnos al nuevo entorno laboral. Adaptarse o morir 😉

– Vamos con una difícil… jeje ¿Qué es lo mejor y que es lo peor de ser un biólogo profesional, en tu opinión y experiencia?

-Creo que eso es como dices algo muy subjetivo y por eso te voy a contestar desde mi punto de vista más personal. Para mí, lo mejor es poder estar cerca de la naturaleza, aportando mi granito de arena a la conservación o la investigación (cuando la hacía), colaborando a hacer aún mayor el conocimiento humano. Es una sensación difícil de explicar si no se vive. Pero es fantástica.

En cuanto a lo peor, tener que lidiar con todo tipo de prejuicios y ese escaso valor que tiene esta profesión, incluso entre de los mismos biólogos: no hay trabajo, estar trabajando con bichos no es trabajar o que deberíamos dar gracias por cobrar un sueldo miserable haciendo lo que nos gusta porque hay mucha gente que lo haría gratis son sólo algunos ejemplos de lo que te cuento.

Pero afortunadamente, cada vez somos más los que luchamos por cambiar esa concepción y por colocar a la biología en el lugar que se merece en la sociedad. 

– Totalmente de acuerdo. La biología debería estar infinitamente más valorada… Así que esto me lleva a proponerte que termines la siguiente frase…  “Ser biólogo es la mejor profesión del mundo porque…”

… porque es una forma de vida. Porque te ayuda a ver un mundo que a menudo pasa desapercibido al resto de la gente.

Porque te pone en comunión con la naturaleza, con nuestros orígenes, con quienes somos. Y te permite cambiar tu forma de ver la vida, descubrir muchas conexiones en las que jamás habías pensado.

Pero sobre todo porque gracias a ella disfruto pequeñas cosas, como un paseo junto al río, descubriendo el mundo oculto que albergan sus orillas y siendo cómplice de todo ese ecosistema oculto a la vista que hay siempre a nuestro alrededor, independientemente de donde estemos. Es absolutamente fascinante.

– Queda claro que eres más de “campo” que de “placa de Petri”…

– De campo, sin duda. Soy biólogo de bota 100%. Aunque he de decir que el mundo del laboratorio también me resulta muy interesante. Pero cuando trabajaba en consultoría ambiental, una compañera siempre me decía que yo era como las flores: una semana dentro de la oficina y me mustiaba jeje El campo me da la vida, por muy cansado que sea 😛

Nacho fotografiando una enorme hembra de sapo común (Bufo spinosus)

“Biólogo de bota”… jaja me encanta!! ¿Y alguna anécdota que destacar (y que se pueda contar) en estos años de trabajo?

– De todo tipo: desde meterme por rutas en todo terreno que eran impracticables pero que no habían sido corregidas en el GPS (menuda aventura terminarla :P) hasta descubrir cosas rarísimas con el fototrampeo, como un tipo muy arreglado y con un paraguas en medio del campo en una noche despejada; gente que se para delante de la cámara sin darse cuenta, se baja los pantalones y te deja un regalito fotográfico; o una secuencia de fotos en las que aparece una chica llevando a un chico sin camiseta y con los ojos vendados a alguna parte en medio del campo. De todo un poco 😛

– jajaja que buenas… Todos tenemos las nuestras sí… Cambiando de tema y centrándonos un poco más en los anfibios y reptiles, ¿cuál es tu especie o género “favorito”? ¿y de la península Ibérica? ¿por qué?

– Siempre me han gustado los tuátaras, quizás por ese aire de “fósil viviente” que han tenido. O los formidables dragones de Komodo. Aunque realidad creo que los herpetos son realmente fascinantes en general. En cuanto a la península ibérica, la culebra bastarda me encanta y me fascinan las salamandras.

Tuatara.jpg

Los tuátaras o esfenodontes (género Sphenodon) son reptiles endémicos de islas aledañas a Australia y Nueva Zelanda.

– ¿Qué especie de reptil te gustaría poder observar en libertad y todavía no has podido? ¿y de anfibio?

– El dragón de Komodo, sin duda alguna. Debe ser espectacular jeje Y entre los anfibios, quizás El Ajolote, que me resulta curiosísimo.

– Por desgracia como sabes el Ajolote está en peligro crítico de extinción y, en colación a esto, ¿has notado estos últimos años el declive de los ecosistemas y el campo?

– En general, en los últimos años siempre pienso que el campo se encuentra mucho menos poblado. Hace unos años, salías al campo en la dehesa extremeña y siempre te encontrabas algún ocelado, mientras hoy en día es un evento digno de celebración. Y así, en general, con todos los grupos, unos más que otros.

– Es una pena, sí. Y más sumado a las enfermedades emergentes como los virus y hongos asesinos de anfibios…

– Un problemón enorme y de difícil solución. Y más en un mundo tan globalizado como éste, donde las especies invasoras están a la orden del día y donde la manipulación de los animales se ha normalizado entre gente sin formación y sin las medidas de asepsia adecuadas. Hay muchísimo trabajo de educación ambiental, especialmente en relación a grupos tan sensibles como los anfibios.

Nacho con algunos de los integrantes de la Sociedad Extremeña de Zoología en el proyecto de conservación del Lobo ibérico “Exlobado”.

– ¿Cómo podemos las personas ayudar a la conservación de nuestros campos, en tu opinión?

– En primer caso, siendo muy respetuosos. A todos nos gusta hacer fotos de fauna, pero ninguna foto vale el sufrimiento o el estrés de un animal. Se puede disfrutar de la naturaleza sin hacerlo a través del objetivo de una cámara. Y las mejores fotos que tengo atesoradas están en mi memoria. ¡Y son imborrables!

Siempre hay que intentar dejar un sitio mejor que el que nos encontramos: no dejar basura, no molestar, no alterar el ambiente ni recolectar material biológico o geológico injustificadamente…

Al final es sentido común. Salir al campo es una experiencia. Hay que vivirla, disfrutarla y dejar el lugar preparado para que el resto de la gente pueda experimentarla también.

La mejor educación ambiental es la que da un paseo por el campo cuando descubres las maravillas que encierra. Y es que no se puede conservar ni amar aquello que no se conoce.

Cualquier “ecosistema” y momento es bueno para fotografiar y documentar hérpetos…

– ¿Y las instituciones, gobiernos que deberían hacer, en general?

– Bueno, ellos tienen muchas herramientas. Mayor presupuesto en investigación, en educación ambiental, desarrollo de programas de conservación, cría ex situ de especies amenazadas,  leyes más restrictivas en todo lo relacionado a delitos medioambientales, disminución de los niveles de contaminación, lucha contra el calentamiento global, ciudades sostenibles e inteligentes… El campo de actuación es amplísimo. Sólo hace falta voluntad política e implicar a la sociedad.

– ¿Crees que los biólogos, en general, estáis un poco alejados de las asociaciones locales, aficionados a la naturaleza salvaje, fotógrafos de naturaleza, voluntarios etc. o no?

– Depende mucho del sector. Quizás los investigadores sí se encuentran algo más lejos. Pero es que la labor de un investigador es mastodóntica, con una enorme carga burocrática y la necesidad imperiosa de publicar. No hay tiempo para mucho más. Aún así, en este ámbito creo que también empiezan a cambiar las cosas.

Al final todos estamos en el mismo barco y nuestro trabajo está interconectado, a veces de formas sorprendentes e inesperadas. Pero juntos siempre somos más fuertes y los equipos multidisciplinares siempre son, de lejos, más efectivos que los que tienen profesionales de un único sector.

Creo que es necesario crear más lazos, tender puentes entre los distintos sectores y enriquecerse con las interacciones. Juntos llegaremos más lejos 😉

– Ya terminando, ¿cómo te documentas y estás al día en todo lo relacionado con la biología y la investigación científica? ¿Qué fuentes sueles consultar? ¿Alguna web que te guste especialmente? ¡Cuenta, cuenta! jeje

-Bueno, hay muchísimo material ahí fuera. Me gusta mucho la web de la Agencia Sinc, con excelentes e interesantísimos artículos; Bioblogía, que es un blog muy parecido al mío propio y lo lleva un gran amigo; Conservation Careers, en inglés, pero con información interesantísima para todos los que quieran trabajar en el ámbito de la conservación, o la web de Birdlife Internacional, que contiene información muy actual sobre aves de todo el mundo. Pero la lista sería infinita jeje

– ¿Y Bichenado.net que te parece? Ponnos algún pero venga, que toda crítica constructiva ayuda a mejorar. Pero ojo, que ya sabes que somos la versión “coloquial” de todo esto… jeje

– Me parece que hacéis una excelente labor. Creo que ese enfoque más coloquial y cercano es muy necesario si queremos poder llegar a la sociedad en general y crear interés en la conservación de los herpetos.

El único pero que os pondría no depende de vosotros, ya que sería el no ser más conocidos, porque hacéis un gran trabajo que merece mucha, mucha difusión 😉

– Guau muchas gracias. Como se nota que la entrevista te la hacemos nosotros ;-)… 

– Ya finalizando la entrevista, la pregunta bichera del millón… ¿En qué anfibio o reptil te gustaría reencarnarte en tu próxima vida y por qué?

– Pues aquí me pilláis 🙂 Nunca me lo había planteado. Pero bueno, ya que he dicho que son de mis favoritos, también te diría un dragón de Komodo. Ya os digo que me fascina este bicho jeje

Dragon de komodo

El Dragón de komodo, el lagarto más grande del mundo. Puede medir hasta 3 metros de largo y pesar hasta 150 kg. de peso.

– No estaría mal ir repartiendo estopa por la isla de Flores, Rinca etc… jaja.

– Pues poco más. Muchísimas gracias Nacho por concedernos esta entrevista. Sigue a tope orientando a los jóvenes biólogos del mundo y que tengas un gran 2020. Y esperamos verte en el curso de herpetología que hacemos en Bicheando.net con la Sociedad extremeña de Zoología esta próxima primavera 2020.

– Muchas gracias a vosotros por vuestra invitación a participar. Y si puedo y mi peque me deja, allí estaré, que tengo muchas ganas de conoceros. ¡Un saludo para vosotros y para todos vuestros seguidores!

———————————————————————–

Puedes seguir el proyecto de Nacho a través de los siguientes links:

http://www.elbichologo.com

https://www.facebook.com/elbichologo

https://twitter.com/bichologo

https://www.instagram.com/bichologo/

https://www.youtube.com/channel/UC9yUSd2nw7C1_5ltZhzEMxQ