Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Categoría: entrevista

Entrevista a Manuel Sobrino Senra “El Naturalista Cojo”

Charlamos hoy en Bicheando.net con un gallego muy comprometido y enamorado de la naturaleza y la conservación: Manuel Sobrino Senra o, quizá le conozcas como “El Naturalista Cojo”, blog del que es creador y autor desde hace casi ya 3 años.

Como decíamos Manuel es un naturalista “sin barreras” autodidacta, bloguero y fotógrafo aficionado. Autor del blog “El Naturalista Cojo”, que entre otras cosas ha sido finalista en los Premios 20Blogs 2017 y 2018.

Este Blog le ha brindado la oportunidad de contagiar su amor por la vida y la naturaleza y poder así inspirar a otras personas, no sólo a través de internet o las redes sociales, sino también por medio de diferentes actividades, charlas o talleres que da de vez en cuando. Por supuesto no faltan las visitas guiadas por “su” estuario que luego nos dirá cuál es…

– Muchas gracias por concedernos esta entrevista y un poco de tu tiempo Manuel.

–  ¡Gracias a vosotros! Un placer para mi participar en Bicheando.net, sin duda web de referencia para los amantes de los anfibios y reptiles, entre los que me incluyo.

Lo primero que llama la atención al conocer tu Blog y a ti es tu discapacidad física y, como sabemos que hay mucha gente en tu situación que se inspira contigo, nos gustaría que nos contaras sobre ella en la medida que quieras…

– Tengo espina bífida desde que nací, una lesión medular que me impide caminar. Por otro lado, estoy diagnosticado de Enfermedad de Crohn desde los 18 años, una enfermedad ésta mucho más limitante que la primera y seguramente menos conocida. Me ha dado y me da mucha guerra. Es crónica, y como tal he tenido que aprender a convivir con ella.

Poco te afecta en tus ganas y tu motivación en tus salidas a la naturaleza esta situación, ¿verdad?

– ¡Todo lo contrario! De hecho la naturaleza es el motor que empuja mi silla de ruedas. Salir al campo o al monte es mi excusa perfecta para hacer deporte al aire libre y mantenerme en forma física y mentalmente. Todo eso mientras me empapo de conocimientos y nuevas experiencias. Siempre se aprende algo, y eso engancha.

Algún mensaje de ánimo a esas personas que hayan pasado recientemente por tu situación.

–  Yo he aprendido mucho con mi enfermedad. Parece un tópico, pero no lo es. A veces pienso que tengo tanto que agradecerle a la vida, a pesar de todo… Me ha hecho ser quien soy y como soy, y me ha dado todo lo que tengo.

Cuando aceptas tu situación, cuando empiezas a ver el vaso medio lleno, cuando dejas de quejarte por todo, sólo entonces puedes empezar a ser feliz. La felicidad depende de ti, y solo de ti.

Esperamos seguir viéndote muchos años por el campo, divulgando y enseñado… ¿Algo que añadir a la anterior introducción que hemos hecho de ti?

– Actualmente me encargo de la sección de ecoturismo accesible en la revista multimedia Elecoturista.com, donde colaboro junto a buenos amigos como José Arcas o Alfonso Polvorinos.

Se trata de compartir experiencias, viajes a la naturaleza desde el punto de vista de una persona con movilidad reducida, valorando en cada momento el grado de accesibilidad de los lugares que visito. Siempre a modo de crítica constructiva y con el ánimo de acercar nuestros espacios naturales a todo el mundo. Os invito a entrar en la web y a echarle un ojo. ¡Merece la pena!

Retrocedamos a tu niñez… ¿Desde cuándo te has sentido atraído por la naturaleza?

-Ya desde muy pequeño disfrutaba observando e identificando los pajarillos que podía ver cerca de casa, a una edad en la que la mayoría de los niños piensan en cualquier cosa menos en aprender viendo pájaros. Supongo que fue algo innato en mí, que nací con ello y que fue creciendo y madurando conmigo.

Has comentado en alguna ocasión que a los 11 años es cuando despertó tu vocación…

Cuando leí “Animales Salvajes de África Oriental”, de Félix Rodríguez de la Fuente, un libro “dedicado a los niños” en el que Félix hablaba de captar el alma de los animales a través de la caza fotográfica.

Créditos: elindependiente.com

En el que me enseñaba “que el naturalista que arranca un secreto en el comportamiento de un ser vivo, se hace mucho más dueño de él que quien quiebra el curso de su existencia”. Sin darme cuenta, el maestro impartía sus primeras lecciones. Inmediatamente me puse a indagar sobre la vida, obra y milagros de aquel hombre. Ahí empezó todo…

¿Que valores tiene la figura Félix Rodríguez de la Fuente para ti?

Para mí, como para tantas personas de diferentes generaciones, es como un padre. Casi casi una religión, y eso que yo soy del 86, seis años después del trágico accidente en el que perdió la vida.

Me considero un hijo de Félix, el discípulo de un profeta que hablaba de lobos, linces y lirones caretos. Todo lo que consiguió él sólo en un país y una época en la que se premiaba la caza de cualquier “alimaña”, es algo que escapa a la comprensión de cualquier mortal.

Su “feeling” con los niños, su forma de comunicar, su capacidad de trabajo… Félix encarnaba valores y actitudes que a día de hoy estamos perdiendo. Necesitamos rescatar su legado.

En tu opinión, ¿faltan muchos de esos valores hoy en los Gobiernos, Ayuntamientos e instituciones?

– ¿Acaso queda algún atisbo de ellos en un mundo donde resurge con más fuerza que nunca la extrema derecha? ¿Dónde miles de emigrantes son olvidados y abandonados a su suerte? ¿Dónde se destina más inversión en armamento militar que en investigación para la cura de enfermedades? ¿Dónde son ignoradas las voces de alerta que llaman la atención sobre el calentamiento global que amenaza con borrarnos del mapa? Rotundamente si.

Es hora de actuar, no de lamentarse. Es hora de seguir la estela de esas personas que hacen la diferencia, que nos iluminan con su ejemplo. Si hago todo lo que hago es porque creo sinceramente que todavía hay esperanza, pero no podemos dormirnos en los laureles…

¿Y en la sociedad en general?

– Hay un problema de base… Si hablamos del tema ambiental ―una de las cuestiones más acuciantes de nuestro tiempo, si no la que más―, la educación en este sentido sigue siendo la asignatura pendiente, en la familia y en la escuela. Conozco profesores y padres que hacen una magnífica labor, pero son los menos. La naturaleza se enseña poco y mal. Falta pasión, falta alma en el mensaje. Mis referentes han sido y son mujeres y hombres apasionados: Félix Rodríguez de la Fuente, Jane Goodall, David Attenborough…

Todos con algo en común. Sabían ―y saben― comunicar, transmitir, contagiar. Tenemos que implicar a los niños en la causa ecologista. Sacarlos al campo, meterles naturaleza en vena. La educación es una inversión a largo plazo, pero es la única segura.

¿Tuviste la suerte en casa de tener algún tipo de influencia?

– Pues tengo que decir que no especialmente… En el entorno familiar fue mi padre el único que nos metió el gusanillo de los animales y la naturaleza. Él siempre tuvo animales en casa, y de la misma manera se ha esforzado para que mis hermanos y yo fuéramos educados en el respeto hacia ellos.

Recuerdo que le gustaba mucho ver ―y a veces dormir― los documentales de sobremesa de La 2. Yo me sentaba a su lado y juntos descubríamos morsas, leones o perritos de las praderas… De alguna manera fue despertando en mí la curiosidad por todo lo que veía.

-¿Qué regalos te da estar en contacto con la naturaleza?

-Lo es todo para mí. No concibo mi vida sin mi dosis diaria de  naturaleza… Cada vez hay más estudios que confirman los beneficios de los llamados “baños de bosque”, una práctica surgida en Japón en los años ochenta, que no es otra cosa que un paseo relajante por el campo, sin prisas; desconectar de todo para conectar con uno mismo en contacto con el entorno. Es mi medicina, y lo mejor de todo, sin efectos secundarios.

¿Has estudiado algo relacionado con la biología, ecología, medioambiente o similar?

-No. Todo lo que sé lo he aprendido de forma totalmente autodidacta, que creo que es la mejor forma de aprender. Sin presiones, porque realmente te gusta, sin más… Mis maestros han sido los libros, “El Hombre y la Tierra” y mi querido estuario del Miño.

Háblanos de ese “estuario” donde suponemos que también has aprendido mucho…

– El Estuario del Miño es el hogar del águila pescadora y del carricerín cejudo, una de las aves más amenazadas de Europa. Vive también la nutria, el aguilucho lagunero, la garceta grande, el ánade silbón, la avefría europea, el martín pescador, el escribano palustre y así hasta las más de 150 especies que he contabilizado a lo largo de varios años de observaciones.

Créditos: Flickr, Pirineísta

Es zona ZEPA y Lugar de Interés Comunitario (LIC) incluido por tanto en la Red Natura 2000. Distinción que comparte con el norte de Portugal, pues es este un espacio natural transfronterizo. Su mayor atractivo es la invernada de miles de aves acuáticas de septiembre a marzo, la mejor época para visitarlo…

El estuario del Miño es cultura, es historia, es paisaje. En mi opinión merece un grado más alto de protección que garantice su conservación, amenazada en los últimos años por una más que preocupante y palpable pérdida de biodiversidad…

A nivel personal el estuario del Miño es mi casa, mi mundo, el sitio donde quiero descansar para siempre, cuando llegue mi hora. Para mi tiene un valor sentimental incalculable.

¿Qué otras zonas te gustan de la Península Ibérica?

-Tenemos la suerte de vivir en el país con mayor número de Reservas de la Biosfera del mundo y el que más superficie aporta a la Red Natura 2000 de espacios naturales protegidos a nivel Europeo. Estos datos nos dan una idea de la increíble riqueza natural que atesoramos.

He tenido la suerte de viajar mucho en los últimos años… Cada sitio tiene su encanto y unas particularidades que lo hacen único. Pero tengo que reconocer que el único lugar capaz de hacer tambalear mi amor por el Baixo Miño es Asturias.

La creme de la creme de la fauna ibérica encuentra allí su último refugio. Osos, lobos, urogallos… Un auténtico paraíso para el amante de la naturaleza.

Cambiando de tema y centrándonos ya en tu proyecto personal “El Naturalista Cojo. ¿Por qué te lanzaste a escribir y divulgar?

– Era una necesidad vital. Una forma de aportar mi granito de arena y dar a conocer la enorme riqueza natural del Baixo Miño, que es el primer paso para despertar conciencias… Yo veía que mucha gente era incapaz de identificar un cormorán, por ejemplo, una de las aves más fáciles de observar y reconocer.

Muchos vecinos míos, gente que pasea a menudo por el río, me preguntaban qué era aquel bicho negro que veían siempre reposando con las alas abiertas. Lo mismo con garzas, garcetas y las diferentes especies de patos. Si no conoces algo, ¿cómo lo vas a valorar?, ¿cómo lo vas a querer?, ¿cómo lo vas a proteger? Me di cuenta de que había que hacer algo. Por eso decidí crear ‘El Naturalista Cojo’.

Por otro lado, conjugar naturaleza y discapacidad, integrar los dos conceptos que han marcado mi vida para bien o para mal, y conseguir trasladar un mensaje de naturalidad, de “con fuerza de voluntad puedo hacer lo que me proponga”, “puedo disfrutar de lo que me apasiona independientemente de mi enfermedad”, “me olvido de todos mis problemas cuando escucho el canto de un pájaro”, dota a mi trabajo de una fuerza y un punto emotivo que llega e inspira a las personas… Ese es mi objetivo final.

También tienes una gran actividad en redes Sociales… ¿Qué es lo que más te gusta de ellas?

– La oportunidad que me brindan de compartir y transmitir mi pasión por lo que hago y de hacer nuevos contactos y amigos. Bien utilizadas son una herramienta fantástica.

– ¿Y lo que menos?

– La pérdida de tiempo y energía que supone atenderlas y tenerlas al día, las discusiones vacías que se hacen eternas, los ‘haters’ que te hacen la vida imposible o los que se empeñan en amargarte el día con imágenes de toros ensangrentados y cerdos abiertos en canal.

Además de tu actividad en el Blog y redes sociales, das charlas y haces visitas por las zonas que más conoces… ¿Qué es lo que más te gusta de este tipo de actividades?

-He hecho varias actividades con niños, charlas en colegios, salidas interpretativas al campo… Me ven en silla de ruedas y se quedan alucinados, pasmados. Les impacta mucho. Después los más atrevidos me preguntan cosas sobre mi enfermedad, algunas surrealistas…

¿Por qué tienes ese pie torcido? ¿Cuándo te vas a levantar? Me preguntaba uno… ¡No se cortan un pelo! Pero siempre sin ninguna maldad. Al margen de mostrarles mi trabajo como naturalista, intento que vean que las personas que vamos en silla somos tan capaces como cualquiera. Que podemos disfrutar de la vida tanto o más que muchas personas. Es un mensaje muy potente.

¿Has encontrado mucho apoyo en tus seguidores y lectores? ¿Quieres decirles algo? ¡Aprovecha! jeje

-Hacer “El Naturalista Cojo” es una de las cosas más gratificantes de mi día a día. Y en esto mis lectores y lectoras tienen mucho que ver. Les debo muchísimo… A menudo me escriben a través de comentarios o mensajes privados para contarme lo mucho que les inspiran mis publicaciones, para felicitarme por mi trabajo, para animarme a seguir adelante… Ya es hora de devolverles ―al menos en parte― un poco del cariño que me dan. Sólo puedo decir gracias por tanto.

Hablemos ahora de bichos… ¿Qué te gusta observar más? ¿Con qué disfrutas más? ¿Aves? ¿Mamíferos? ¿Reptiles?

-Al contrario de lo que mucha gente piensa, siempre digo que me atraen más los “bichos” grandes, los mamíferos. Aunque me ven más como aficionado a las aves, me encantaría tener cerca ciervos, gatos monteses, osos o lobos. ¡Me pasaría los días haciendo esperas!

Evidentemente crecí junto a uno de los humedales más importantes de Galicia, un entorno dominado por las aves donde ungulados y carnívoros soportan una enorme presión cinegética o han sido directamente eliminados.

En este contexto es normal que haya dedicado la mayor parte de mi tiempo y esfuerzo a los pájaros. De todas formas siempre que puedo hago una escapada para conocer “otra fauna”. Mi curiosidad es inagotable, disfruto observando cualquier cosa, desde un escarabajo a una culebra.

–  ¿Cuál es tu especie o género “favorito” de allí? ¿Y de la península Ibérica? ¿Por qué?

– De aquí la nutria. Recuerdo perfectamente la primera vez que la vi… Era un día de junio de 2015, sobre las 21:30 de la noche. Todavía quedaba algo de luz. De pronto, un enorme cuerpo negro que atravesaba el único canal de agua dejado por la bajamar llamó mi atención.

Enseguida me di cuenta de que se trataba de la nutria. Rápidamente saqué la cámara de mi mochila y empecé a grabar lo poco que pude antes de que el animal se esfumara detrás de unos juncos… Apenas 11 segundos de vídeo que guardo como oro en paño.

Cuando todo acabó me temblaba la mano de pura emoción. No era para menos… La nutria había comenzado su recuperación en el estuario del Miño pocos años antes.  Ver una en libertad era un sueño para mí. Afortunadamente a día de hoy continúa esa buena tendencia…

De la Península Ibérica indudablemente el lobo, seguramente por la influencia, una vez más, de Félix R. de la Fuente. La realidad y el mito que envuelven al gran depredador lo convierten en un animal sumamente atractivo, para bien y para mal. Es “mi favorito”.

¿Qué especie te gustaría poder observar en libertad y todavía no has podido?

– Siento repetirme. El lobo…jaja. He tenido la suerte de hacerle varias esperas con éxito en la Sierra de La Culebra, con la ayuda de empresas de observación especializada. Sé que mi amigo Talegón me va a matar cuando lea esto, pero no es lo mismo. Sigo soñando con ese encuentro casual y cercano con el lobo. ¡No pierdo la esperanza!

Otro al que le tengo ganas es el lince ibérico, el único de los grandes que todavía no he visto.

Respecto a reptiles y anfibios, ¿Qué especies te gustan más y por qué?

-Hace unos meses tuve la suerte de observar por primera vez a toda una familia de lagartos verdinegros, reptil cada vez más escaso. Al menos tres juveniles y sus progenitores. Lo he contado en un post para El Naturalista Cojo.

Se mostraron tan tranquilos y confiados que pude fotografiarlos a placer. El macho tenía la cabeza de un azul intenso precioso, señal inequívoca de que era la época de celo… Una de esas jornadas de campo que nunca se olvidan.

¿Alguna anécdota que puedas contarnos de tus expediciones?

-Recuerdo un momento gracioso, en el alto da Groba (Baiona), fotografiando a los chorlitos carambolos que hacen escala en la sierra para descansar durante el paso postnupcial. Estaba echado sobre la hierba, a ras de suelo, intentando darle un nuevo enfoque a mis imágenes.

Tan ensimismado en lo que hacía, que no me di cuenta de que a dos metros por detrás de mi una enorme vaca se había acercado a examinarme de cerca… muy de cerca. Sólo cuando la tuve prácticamente encima pude escuchar el crujir de la hierba bajo sus patas.

El susto fue tremendo y mi reacción inmediata. Pegué un salto desde el suelo a la silla de ruedas, y aún tuve tiempo de ver la expresión de perplejidad  en el rostro de la vaca segundos antes de alejarse y poner tierra de por medio. Una mirada que no expresaba en absoluto maldad. Era todo curiosidad… Llegué a sentirme culpable por mi reacción, exagerada y seguramente injustificada.

Podría hablaros de infinidad de caídas de la silla, de accidentes, de las locuras  que tengo que hacer para conseguir documentar tal o cual especie… Es algo que estoy empezado a mostrar en redes sociales a través de vídeos y fotos.

Ya terminando… ¿Alguien a quien agradecer actualmente su ayuda, consejo o apoyo con el proyecto o en la vida?

-¡Claro que si! Aunque a veces no lo parezca, todos tenemos a alguien en quien confiar… En mi caso, esa persona especial es Leire. La persona más importante de mi vida.

No tengo palabras para agradecerle todo su cariño y comprensión… Soy afortunado por tenerla. No quiero olvidarme de mi familia y amigos… De César y  Ángela, por tantos años de aventuras y risas. De Alberto y Luís, del Aula da Natureza do río Miño, por apostar desde el minuto uno por “El Naturalista Cojo”… Y por supuesto a todos mis lectores y lectoras.

Próximos proyectos a la vista…

– Me encantaría dar un paso más y convertir mi pasión en trabajo. Abrirme un hueco en este mundo y trabajar en lo que me gusta. Para eso me estoy preparando, estudiando educación ambiental. Sé que es difícil, pero cuando tú quieres algo y crees realmente en ello puedes conseguirlo. ¡Y en esas estamos, con mucha ilusión!

Lógicamente en Bicheando.net no podríamos acabar nuestra charla contigo sin hacerte nuestra más importante y famosa pregunta… ¿En qué hérpeto te gustaría reencarnarte en tu próxima vida.

– Pues nunca me lo había planteado…jajaja. Supongo que en alguna especie de víbora. Barriendo para mi tierra ―por aquello de que fue descubierta por un naturalista gallego― vamos a decir que en una víbora de Seoane. Así podría vengar la muerte de miles y miles de ofidios cada año a manos de la ignorancia del hombre… Nos lo merecemos, ¿no?.

ibora-cantabrica-seoane-vipera-seoanei-roja

Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera seoanei)

¡jaja perfecto! Tomamos nota. Manuel, muchísimas gracias por estas respuestas y por tu tiempo y miles de buenos deseos para ti y tus seres queridos. ¡Nos vemos en el campo!

-¡Por supuesto, ¿Dónde si no?! Jajaja. Un abrazo muy fuerte, gracias por el interés mostrado en este humilde naturalista.

—————–

No dejes de seguir a Manuel Sobrino Serna, “El Naturalista Cojo”, en estos perfiles: Facebook, Youtube, Instagram, Twitter y Blogspot

¡Gracias por tu tiempo y comparte libremente!

raulophis

Entrevista a Raúl León -Raulophis- Biólogo y Herpetólogo.

Comenzamos nuestra serie de entrevistas bicheras con el gran Raulophis.

Raúl León es un biólogo y naturalista “bichero” amante de los reptiles (serpientes sobre todo) anfibios y todo lo relacionado con el mundo de la herpetología. Un herpetólogo de nacimiento, muy comprometido con trabajos de concienciación, divulgación y salvamento de estos animales.

Es miembro del Equipo de Moroccoherps, que ha creado diversos documentales y reportajes sobre la diversidad biológica del norte de África. Ha estrenado hace poco de hecho el documental “Vida en los Entornos Áridos del Norte de África” que puedes disfrutar ya en su canal de Youtube o seguirle también Facebook o Twitter.

Comencemos la entrevista…

Raulophis, ¿Por qué de ese nombre? Cuéntaselo a los que todavía no te conocen…

Suelo decir que “Raúl” es el nombre que me pusieron mis padres humanos, porque en realidad sé que nací de un huevo de serpiente entre musgos en una selva tropical, jaja. A este nombre le sumo la palabra “ophis”, que significa “ofidio” en latín, serpiente, y el resultado final es “Raulophis”

Raulophis de pequeño

Raulophis de pequeño

“Cultura escamosa y diversidivertida para tod@s” es tu leit motive, explícanoslo…

Es una forma de expresar lo que quiero divulgar, que para mí es como un impulso innato, con el fin de que se respeten a estos animales tan maltratados y de que la gente pueda ver su belleza. Siempre me ha gustado escribir y hacer juegos de palabras de este tipo, que creo que resultan significativas y muy expresivas.

Palabras como “diversidivertida” intentan expresar que la diversidad es tremendamente divertida, que es inacabable, que nunca se deja de aprender de ella, que es la mejor escuela, que es bella y una fuente de inspiración y admiración infinita. Con “cultura escamosa” quiero decir algo parecido, pero quizás más centrado en el conocimiento de las especies de reptiles, un conocimiento que hace saber a la gente que no son peligrosos ni agresivos ni malvados, sino que son seres tranquilos que deben ser respetados como cualquier otro, una cultura o conocimiento necesarios para pasear tranquilamente por el campo, sin miedo, y sabiendo disfrutar de cada ser vivo…

¿Cuánto tiempo llevas “bicheando”? ¿Cuando crees que surgió tu atracción por los reptiles y anfibios, y en general por la vida salvaje?

Llevo bicheando desde que era un auténtico enano, recuerdo fragmentos de videos VHS de las antiguas cámaras donde aparezco hablando de los bichos que estoy viendo en el campo mientras aún se me trababa la lengua hablando, jajaja. También hay fotos antiguas donde siempre se me ve con bichos, en el campo, etc. Es algo que ha estado conmigo desde siempre, el amor y fascinación por la naturaleza.

Desde muy pequeño me encantaban los dinosaurios y los “bichos”. Toda la gente me conocía en el pueblo por ser el “niño de los bichos”, y le decían a mis padres que fuera a programas de televisión a decir los nombres de todos los dinosaurios, jaja.

Así que la respuesta sería que mi atracción surgió cuando nací, jajaja.
Hay una historia curiosa que mi madre siempre cuenta, y es que mi padre le regaló un colgante y un anillo de serpiente cuando estaba embarazada de mí. ¿Eso hizo que yo sea un loco de las serpientes?, jaja, cosas inexplicables de la vida.

¿La herpetología es tu trabajo, te ganas la vida con ello?

Bueno, esto es un tema con muchas vertientes. Por un lado, no me siento identificado con la palabra “herpetología” porque no me gustan y estoy en desacuerdo con muchos de los métodos que suele emplear la ciencia para investigar, es más, los considero extremadamente anticuados, ilógicos, faltos totalmente de ética, etc. Además de que la mayoría de las veces no se ayuda realmente a las especies ni su conservación.

Ha habido grupos de investigación donde he visto que por mi perfil y conocimientos de “biólogo de campo” podía haber encajado perfectamente, pero siempre me han “espantado” los métodos y las finalidades. Me sorprende que haya cosas tan asumidas y que no haya ganas ni voluntad de cambiarlas. Por lo tanto, comencé a intentar hacer las cosas un poco por mi cuenta y desde mi persona.

Para ello tienes que moverte mucho y he logrado dar bastantes y variopintos cursos y formaciones sobre reptiles y anfibios, y voy siendo de alguna forma conocido en el mundillo. Sigo cada día produciendo contenidos y grabando para poder ofrecer un material diferente sobre estos animales e intentar tener algún espacio de difusión que me permita ganarme la vida con lo que amo y lo que mejor sé hacer.

No soy demasiado académico, de forma natural soy mucho más cercano a la divulgación, educación ambiental, la vida en el campo, a valorar y observar la naturaleza de una forma más romántica y poética

Educación ambiental

Educación ambiental, divulgación y amor a la naturaleza

¿Qué tal ha ido el crowdfunding para tu último documental  “Aljibes y pozos del desierto: la eterna trampa? ¿Sientes el apoyo de la gente?

Fue increíble, sorprendente, emocionante. Por un lado, tienes que estar cada día de la campaña pendiente de ello, impulsándolo, dándole difusión, de otra forma no lo consigues, no es colgar tu proyecto y esperar, ni mucho menos. Hay que prepararlo y difundirlo muy bien. Tanto mi hermano como mis padres han sido también parte muy importante de la campaña, pues me han apoyado, colaborado y atraído a mucha gente hacía el proyecto.

Cuando la gente comenzó a aportar, y cada día había pequeñas o grandes aportaciones, era algo difícil de creer, gente de España, Europa, Marruecos y hasta de Costa Rica, era alucinante, no sabías de donde salían, jajaja. De repente veía una aportación y era de algún amigo y compañero de la universidad que hacía años que no nos veíamos y cosa así. Muy emocionante y muy bonito, y por supuesto estoy tremendamente agradecido a mi familia, a todos los mecenas y a plataformas de crowdfunding como Verkami, que hacen posible proyectos como estos.

Así que, sí, sentí un gran apoyo que valoro enormemente.

rescate de fauna

Imágenes tomadas durante la realización del proyecto-documental de rescate de fauna en el desierto…

¿Estás haciendo lo que quisiste de pequeño? ¿te falta algo?

Pues de pequeño quería ser diseñador y fabricante de picaportes… Es broma, con todo el respeto a la profesión, jeje. Sigo siendo un niño pequeño con muchos sueños que cumplir. Me gustaría estar viviendo en el trópico y he estado unas cuentas veces a punto de estar allí, pero la cosa se ha retrasado por diferentes cuestiones. No obstante, mi actividad diaria sigue absolutamente relacionada con mi pasión, así que, bien por eso, jeje.

Y lo que creo que me falta, pues vivir todavía muchas cosas, conocer muchas especies y ecosistemas con los que sueño desde hace mucho y poder mostrarle a la gente todo esto, y ojalá pudiendo vivir de ello, porque en esto soy incombustible e inagotable en ideas.

¿Cuál es la especie que más te atrae? ¿cuál te mueres por ver? ¿Y la especie ibérica que más te fascina?

¡Esta es una de las preguntas más complicadas que pueden hacerte en la vida!, y sé que lo sabes, jaja. ¡Es imposible escoger una!. Quizás haya el impulso de decir una especie tropical con colores increíbles, pero también hay ofidios desconocidos y sin colores llamativos que son alucinantes por otras razones…

Cada semana diría una especie, jaja, pero si tengo que mojarme ahora mismo diría que algunas de las que más atraen son especies absolutamente desconocidas y enigmáticas como la “serpiente negra de Günther” (Bothrolycus ater) o las de los géneros Helophis de África o Xenophidion de Asia.  La víbora de cola de araña (Pseudocerastes urarachnoides) por lo fascinante que es o la culebra arborícola arco-iris (Gonyophis margaritatus), pero es que ahora mismo se me están pasando tantas serpientes por la cabeza, tantos colúbridos, boídos, elápidos o víboras de todo el mundo, que reitero en que es imposible elegir.

Algunas que me muera por ver son la víbora de Mangshan (Protobothrops mangshanensis), me pare tan increíble cada escama y su hábitat, la víbora de fosetas de Sumatra (Parias sumatranus) o algunas extrañas serpientes como Stoliczkia borneensis, Erpeton tentaculatum, Xenodarmus javanicus

Ahora me pongo a pensar en Madagascar o Papua-Nueva Guinea y te diría mil serpientes más… ya paro, ya paro, jajaja. Tenemos que hacer una entrevista sobre serpientes del mundo, que ahora me he quedado con todas las ganas de hablar de ellas, jaja.

Especie ibérica, sigue siendo igual de difícil, jaja, uufff, a ver, a ver. Es que cada una me fascina por tantas cosas que… La culebra de esculapio (Zamenis longissimus) ha sido muy especial para mi desde pequeño, no sé porqué, pero me quedada muy embobado mirando sus fotos en mis libros de reptiles, y cuando logré verla en un viaje al norte, fue el momento más feliz que he tenido en muchos años, cada vez que la recuerdo serpenteando sobre la hojarasca me emociono. Y tengo que decir que la víbora hocicuda (Vipera latastei) tiene algo muy muy especial.

íbora hocicuda

Una preciosa víbora hocicuda que estuve grabando junto a mis compañeros Octavio Robles Jiménez y Gabri Martínez (Fotografía)

¿Qué zonas de España que gustan más para bichear? ¿Por qué?

He crecido en Castilla-La Mancha y por aquí hay algunas zonas que me gustan mucho, donde las serpientes pueden vivir relativamente tranquilas, al ser zonas poco transitadas, y me gusta mucho ir a observar grandes culebras de escalera, grandes culebras bastardas y todo lo que acompañe. Otros lugares de aquí me fascinan porque en ellos se reproducen un buen número de especies de anfibios También hay aquí zonas que me encantan para ir a ver aves y mamíferos.

En Andalucía también he bicheado bastante. Y una de las experiencias más fascinantes de bicheo que he tenido en la Península fue un viaje al norte con mis compañeros Octavio Robles Jiménez y Javier Aznar. Repetiría ese mismo viaje pasando por cada lugar de País Vasco, Huesca, Francia, etc. Pudimos ver todas las especies del norte que no habíamos conocido aún (culebra verdiamarilla, culebra de esculapio, víbora áspid, etc.), además de muchos más reptiles y anfibios, flora impresionante, aves magníficas, invertebrados, etc.

¿Y del extranjero, que conozcas..?

Mis experiencias en Colombia, Venezuela y Ecuador fueron increíbles y repetiría mil veces, jeje. Y por supuesto Marruecos y Sáhara, que nos fascina desde hace ya muchos años… En realidad cualquier región geográfica con serpientes me fascina y entusiasma, jajaja.

Algunas escenas de bicheo en Marruecos, Sáhara y Sudamérica.

Algunas escenas de bicheo en Marruecos, Sáhara y Sudamérica.

¿Qué le dirías a alguien neófito que se encuentra con una serpiente? ¿Qué debe hacer?

Diría que lo mejor es observar al animal con calma, dejando que siga con su vida tranquilamente, mientras nos fascinamos con cada aspecto de ella, como se mueve, sus colores, sus escamas, etc. Que si se manipula se haga con máxima delicadeza, cariño y respeto.

Que si la fotografía lo haga de forma que moleste lo menos posible al animal, teniendo en cuenta todos los aspectos para su bienestar, si el animal está tranquilo o muy nerviosos, si está demasiado tiempo expuesto al sol, etc.

En mi opinión tenemos que ponernos en la piel del animal, y si está muy nervioso dejarlo en paz, y ya veremos más serpientes en el campo, respetando su necesidad de irse a la sombra aunque se la quiera fotografiar al sol, etc. Digo todo esto porque hay muchos casos en que no se trata bien al animal para lograr imágenes, etc.

Nunca secuestrarlos de la naturaleza para llevarlos a nuestra casa como “mascotas”. No traslocarlos, porque ya está demostrado que es muy negativo para ellos.

En definitiva, respeto hacia ellos, que no se los trate como un ser sin sentimientos o como un objeto a fotografiar, porque no es cierta ni una cosa ni la otra… Que se les trate con respeto, conciencia, ética y cariño.

Fotografías de reptiles y anfibios

Fotografías de reptiles y anfibios tomadas in situ. Fotografías: Raulophis.

Qué opinas, en tu experiencia y observaciones, del status actual de los anfibios y reptiles de nuestro país?

Esto lo comentaré claramente en varios vídeos: pienso que tienen muchos problemas tanto los reptiles y los anfibios como el resto de diversidad. Pienso que cuando decimos que una especie es “común” o que es de “preocupación menor” no estamos reflejando para nada la realidad.

Me explico: es cierto que puede haber muchas ranas comunes, que vivan en charcas, ríos, embalses, acequias y en todos lados, y se considera que son comunes y que “hay de sobra”, o que pensemos lo mismo de la culebra viperina en casi toda España.

Muy bien, entonces, si no se las atropellase a cientos, si no se hubiera acabado con cientos de humedales donde vivían, si no murieses depredados por animales introducidos o por agresión directa del humano y mil cosas más, entonces, ¿cuántos individuos más de cada especie debería haber?.

Para mí esto significa que toda la “cadena” está muy afectada: por mil razones diferentes y queriendo mostrarlo como una “cadena alimentaria” faltan insectos, faltan ranas, faltan culebras viperinas, faltan pequeños mamíferos y aves depredadoras, etc etc etc. Sus hábitats y efectivos poblaciones se reducen cada día sin darnos cuenta.

¿Aunque la ley les protege, lo están realmente?

Es cierto que hay leyes que los protegen, acciones por su conservación, y eso es positivo, pero no creo que realmente estén protegidos. Parece impactante pero a nivel de Parques Nacionales si denuncias una gran problema en la conservación de los reptiles del Parque, hay comentarios a día de hoy como: “… en esos bichos no vamos a gastar presupuesto..”, pero quizás para una gran rapaz o mamífero hay respuestas positivas. Incluso hace poco todavía era difícil hacer publicaciones científicas si se trataba de serpientes por ejemplo, frente a publicaciones sobre otros animales.

Ponte la corbata de político, venga… ¿Qué harías tú si pudieras cambiar una ley, un decreto etc. para proteger y concienciar sobre la problemática de su declive mundial?

Uff, no me he puesto una corbata en mi vida, jaja. Voy a resumir mucho. Creo que una buena forma de comenzar sería atajando los problemas constatados como los más graves. El cambio climático es uno de los primeros, pero ya sabemos la voluntad que hay de atajarlo. La destrucción de hábitats es sin duda uno de los más devastadores y según la IUCN el primero en importancia.

Otro grandísimo problema poco tomado en cuenta son las trampas de caída accidental (acequias, aljibes, pozos, piscinas, arquetas…) donde mueren miles y miles de animales, y las carreteras. Sería muy importante implementar medidas correctivas, que son sencillas y económicas, para evitar estas muertes tan tristes.

El segundo problema en orden de importancia para UICN es la introducción de especies alóctonas, sobre todo por comercio de animales. En mi opinión, por todos los problemas que trae y sigue trayendo consigo (introducción de especies exóticas, enfermedades, etc.), por la falta de ética que conlleva, y mucho más, el comercio con animales debería eliminarse.

Muchos creemos que no deberían venderse animales, porque no son mascotas ni objetos que se puedan enviar de un lugar a otro y comerciar con ellos, ni salvajes ni criados en cautividad. Igualmente para granjas de cría de ranas para gastronomía, granjas peleteras, etc., porque aun obviando las cuestiones éticas, siempre, y digo siempre, se acaban escapando animales y afectando gravemente al ecosistema de la zona.

Me parece algo tremendo el comercio con animales, y que esté tan normalizado y asumido. Un día se ponen de moda las iguanas, luego las serpientes, luego los suricatas y los mapaches, las ardillas voladoras, los perros que viven toda su vida asfixiándose (bulldog francés), pero el negocio manda y se sigue criando y expoliando.

Hasta tal punto que cada vez que se descubre una nueva especie, comienza su saqueo para la venta.

Nos apropiamos de su vida como si fueran un objeto, un bien de consumo, algo que intercambiamos y vendemos y compramos. ¿Hasta dónde vamos a llegar?, se crían reptiles si escamas para venderlos a altos precios, se escapan, se maltratan, se trafica…

Todos nos echamos las manos a la cabeza con el tema de los hongos que ponen en declive a los anfibios, pero se sigue comerciando como si nada, a pesar de saber que el “hongo devora-salamandras ha entrado a través del tritón de vientre de fuego, que tan popular es como “animal de terrario”. De nada sirve hablar de los pobres anfibios afectados y poner mil medidas si luego seguimos comerciando, comprando y vendiendo estos animales. Lo mismo con las tortugas de Florida, etc.

Varano de sábana, procedente de África, que alguien había comprado para tener en terrario y luego lo había liberado. Lo encontramos en España en una zona protegida. Fotografía: Jose Manuel Vidal.

Varano de sábana, procedente de África, que alguien había comprado para tener en terrario y luego lo había liberado. Lo encontramos en España en una zona protegida. Fotografía: Jose Manuel Vidal.

¿Cómo se podría concienciar a los políticos y representantes sobre los problemas de la desaparición de los hábitats de estos animales?

 

Pensaba que la pregunta sobre mis especies favoritas era extremadamente difícil, pero esta es mucho más, jaja. Creo que esto es un problema muy complejo que arrastra errores de base. Si la humanidad sólo se mira su propio ombligo, y se cree la especie más importante o la única importante, y cree que vive ajena a todo el ecosistema, tanto que no se considera a si misma como parte de este, como mamífero mas que es, entonces los pensamientos, y por tanto las acciones, están muy desequilibradas.

Nos han educado desde pequeños a pensar esto, y la gran mayoría piensa así, que el humano es algo tan diferente y tan a parte de la naturaleza que no tenemos nada que ver con ella,  y por lo tanto la naturaleza es considerada solo como un “supermercado” donde podemos coger lo que queramos y al precio que queramos, no es considerada algo hermosos, con derecho a existir, algo que apreciar, nuestra casa con nuestros vecinos de mil especies, lo que nos da la vida, el agua y todo…

En resumen, mientras sigamos mirando solo hacia nuestro ombligo todo lo demás seguirá cayendo a nuestro alrededor, y lo peor es que aunque lo sabemos, nos gusta seguir con los ojos cerrados y pensando que algo o alguien lo solucionará todo milagrosamente…

¿Crees que hay demasiada distancia entre los biólogos de carrera y los aficionados a la herpetología o los naturalistas? ¿crees que podrían colaborar más? ¿y valorarse unos a otros más?

Me parece una muy buena pregunta y una cuestión clave. Si creo que habitualmente hay demasiada distancia. Por un lado conozco casos en los que naturalistas han ido con su buena intención a darle información interesante a un biólogo y no les ha hecho caso, siendo datos interesantes e importantes.

También conozco gente y grupos de gente que son apasionados de la naturaleza que hacen más por la conservación y divulgación en materia de reptiles y anfibios que gente con un puesto más ventajoso para ello. En muchos casos no será dejadez por parte del biólogo, quizás no tenga tiempo para atender todo, pero la cosa es que si ocurre.

Por lo tanto, pienso que si podrían colaborar más y valorarse mucho más. Hay gente que ha estudiado otra carrera y es tan apasionada de los animales que sabe lo mismo o más que alguien que ha estudiado biología, entonces, ¿cuál es la diferencia?, ¿un diploma?.

¿Con quién te gusta ir de bicherío? ¿A quién tienes que agradecer parte de tu afición?

Con gente apasionada y respetuosa con la naturaleza ante todo, de toda la vida o gente que acabe de conocer en un curso por ejemplo. Con mis colegas bicheros con los que ya he vivido aventuras y experiencias inolvidables, con mi hermano…

Rescatando animales atrapados en un canal

Rescatando animales atrapados en un canal, con Antonio Serrano, Isabel Salado y Antonio Yeste. Fotografía: Antonio Yeste

¿Te gusta más el día o la noche para bichear, Raulophis?

Cada pregunta es más difícil que la anterior, jaja. Si hablas con mis amigos, te dirán que me ilusiono mucho por todo, jaja. Es decir, que cada vez que veo una urraca o una culebra viperina digo: “Aaala!! una culebra viperina!”, jaja. Así que me fascina bichear de día y de noche. No sé que tiene la noche que me resulta extremadamente difícil retirarme de la búsqueda, es como que parece que dos pasos más y encontrarás un tesoro y no me retiro. Hasta el punto de no acostarme y amanecer mientras sigo buscando una víbora de arena.

De esta forma, y gracias a esta insistencia e ilusión, he encontrado serpientes raras a las 5 o 6 de la mañana, jaja. En la Península me gusta bichear mucho de noche, pero en Marruecos o el trópico, la noche es fantástica y realmente mágica. Tiene algo de misterio y misticismo que me encanta. Y claro, de día es increíble ver a los bichos soleándose y ver los hábitats en toda su amplitud.

El bicheo de día y de noche es fascinante. 1) En Marruecos con una víbora del Magreb. Fotografía: Octavio Robles Jiménez. 2) En Sáhara fotografiando una culebra bastarda de noche. Fotografía: Baudilio Rebollo

El bicheo de día y de noche es fascinante. 1) En Marruecos con una víbora del Magreb. Fotografía: Octavio Robles Jiménez. 2) En Sáhara fotografiando una culebra bastarda de noche. Fotografía: Baudilio Rebollo

Venga una pregunta mediática jeje… ¿Qué opinas del ilustre Frank Cuesta?

Es una pregunta que siempre surge en los cursos. Intentando resumir lo máximo posible diré que por un lado, será cierto que ha hecho a la gente interesarse por la naturaleza, que denuncia mafias de venta de animales, etc., eso es positivo y en eso creo que todos podemos estar de acuerdo.

Pero por otro lado, no me parece bueno para los animales hacer una escena mostrando como una pitón te está asfixiando cuando se ve perfectamente que es un montaje, y cosas por el estilo. Es muy fácil coger una pitón, enrollarla alrededor de tu cuerpo y hacer como que te ahoga, mientras se ve que la pitón sólo quiere marcharse.

El único mensaje que veo que transmite esta escena es: “si vas paseando por Asia, una pitón puede lanzarse contra ti, enroscarte y matarte”, algo totalmente negativo para la imagen de las serpientes. 

La grandísima mayoría de gente que conozco que tiene que ver con el mundo de los reptiles, anfibios y su conservación, no tienen una opinión positiva de sus programas.

Y por último, la pregunta del millón. ¿En que hérpeto te reencarnarías y por qué?

¡En una Pirañaconda!, jajaja, una serpiente gigante que sale en una película mala de terror con el mismo nombre, jajaja. Para poder expulsar con mi simple presencia a los humanos que destruyen la naturaleza. De mi reencarnado en serpiente si que tendrían que tener miedo de verdad, jaja.

la pirañaconda

La pirañaconda…

Si buscas una respuestas seria, podría decir que por ejemplo en una serpiente voladora del género Chrysopelea, porque así podría ver la selva desde la altura de los árboles, la selva desde arriba, contemplar durante toda mi vida esa belleza, podría reptar por el suelo, trepar por las ramas llenas de plantas epífitas y además surcar el aire. ¡Qué emocionante!. Y además de todo eso, llevaría una traje de escamas de lo más precioso y colorido. También me siento identificado con ellas porque soy nerviosillo y de movimientos rápidos, jaja

ja ja perfecto… ¿Algo más que añadir, Raulophis?

Miremos un poquito más en nuestro interior y respetemos a la mami naturaleza…

También comentar que estaré en septiembre en Conserbio (congreso de biodiversidad y conservación de la naturaleza), Almería, en dos ponencias sobre trampas de caída accidental para fauna, por si podemos conocernos por allí y os interesa el tema.

Me encantaría que os animaseis a conocer mi trabajo de divulgación, a través de los enlaces que os indica el autor de la web un poco más abajo, y esperamos que os guste nuestro proyecto Moroccoherps. Gracias y saludos a todos los lectores.

Agradecimientos a ti por la entrevista y la divulgación de estos temas. Y por indicar mis espacios de divulgación.

Agradecimientos también a todos aquellos que se esfuerzan por informar y mostrar el respeto hacia la naturaleza, desde gente que escribe en su blog personales hasta la Asociación Herpetológica Granadina, Asociación Herpetológica Murciana, AHE, Asociación Medioambiental O-live, SERBAL, AMUS, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Green Jewel, etc. y muchos más que se esfuerzan en la conservación de la naturaleza. Ánimos y fuerzas para todos. ¡Hasta la próxima!

Raulophis con un lagarto de cola espinosa (Uromastix ssp.)

Raulophis con un lagarto de cola espinosa (Uromastix ssp.) Fotografía: Gabri Martínez

Muchísimas gracias por dedicarnos tu tiempo. No dejes de bichear… 🙂

Si quieres saber más sobre Raulophis no dudes en seguir sus perfiles sociales.

Sus Redes sociales:
Raulophis facebook
Raulophis twitter
Raulophis youtube

Moroccoherps (Anfibios y Reptiles de Marruecos y Sáhara Occidental)
facebook.com/moroccoherps
twitter.com/moroccoherps
www.moroccoherps.com

Creado con derechos reservados & Tema de Bicheando.net

This site is protected by wp-copyrightpro.com