Viaje herpetológico por Los Pirineos. Junio 2018. 1º parte.

A finales de junio de 2018, tras una de las primaveras más lluviosas en la Península Ibérica, planifiqué un viaje herpetológico en solitario para ver y disfrutar de la naturaleza y la herpetofauna de los pirineos; varias etapas y puntos geográficos que comprendían valles, ríos, parques naturales, nacionales, zonas urbanas y muuucha montaña.

Quería viajar tanto por la vertiente francesa como por la española en esta nueva aventura escamosa de unos 10 días, si bien duró menos de lo previsto inicialmente debido a un cambio de las condiciones climatológicas a mitad de viaje…

Recorrido inicial: Entrando por Roncesvalles, recorriendo Francia y volviendo a España por el valle de Aran, para retornar por diferentes zonas de la vertiente española.

Ya que iba a viajar solo, iba a estar entre 6 y 10 días sin contacto (si era posible) con el resto de los humanos. Lo por zonas poco habitadas y alejadas de núcleos urbanos o campestres, necesitaba una planificación, preparación y atención importante.

Este tipo de salidas solitarias no lo recomiendo a gente que no tenga contacto frecuente con la montaña porque ante cualquier problema hay que tener mucha calma y entereza e ir bien preparado con todo lo necesario…

… y hablando de preparativos: botiquín completo, tienda unipersonal, material fotográfico, material de asepsia, ganchos y otras herramientas, baterías y pilas para parar un tren, pastillas potabilizadoras, comida de rancho, cuerdas, mosquetones, navajas, lejía (por si se pierden las pastillas potabilizadoras), gafas, crema de sol, abrigo, guantes, seguros, permisos de manejo y vivac, etc. etc. etc.

Tras varias semanas leyendo y viendo diferentes puntos y opciones (hay cientos de posibilidades en Pirineos), preguntando a compañeros de afición y memorizando en gran parte las rutas,  planifiqué 8 etapas, pero marco en azul las 5 etapas y zonas que realmente pude hacer, ya que las condiciones climatológicas adversas que se presentaban en días sucesivos me hicieron posponer el resto de etapas.

  • Selva de Irati (Francia).
  • Canfranc/Candanchú.
  • Panticosa/Baños de Panticosa.
  • Valle de Ansó.
  • Valle de Hecho/Guarrinza/Aguas Torcidas.
  • Valle de Osseau (Francia). 
  • Parque Nacional de los Pirineos (Francia).
  • Valles de Arán.
  • Valle de Benasque.

Estas zonas o puntos son extensas para evitar visitas inesperadas, si bien concretaré lo máximo posible en favor de aquellas personas que quieran visitar algún día a las mismas con buenas intenciones… Sea como fuera son zonas ya bien conocidas por naturalistas y aficionados a la naturaleza. No se devela aquí ningún lugar secreto o similar… 😉

 

Vamos ya con la crónica de estos 5 días y estas 5 fantásticas zonas…

La Selva de Irati -francesa-

Un buen madrugón desde Madrid y en 6 horas me planté en la selva de Irati francesa; un espacio natural mágico y puro, que ya había recorrido en varias ocasiones en la vertiente española, pero cuya zona francesa quería también descubrir, pese a que comparte las mismas especies.

Aquitania. Irati.

Extensas montañas de pastos, bosques y brezal forman gran parte de la Aquitania pirenaica, donde se encuentra la vertiente francesa de la Selva de Irati.

Esta zona conocida por ser el límite oriental o noreste de distribución de la víbora cantábrica (Vípera seoanei), donde coincide con la víbora áspid (Vipera aspis), mayormente distribuida por todo el Pirineo.

De hecho el primer día apartamos una víbora de la carretera (estaba justo en medio e iban a atropellarla) que si bien al principio vimos como Víbora áspid, después otros citaron como Víbora cantábrica y viceversa…

Híbrido vipera seoanei y vipera aspis

Posible híbrido de Víbora áspid (Vipera aspis) y Víbora cantábrica (Vipera seoanei).

Este ejemplar, tiene características de víbora áspid (Vipera aspis) como la escama rostral, el patrón dorsal y el hocico ligeramente levantado, pero también presenta alguna característica de víbora cantábrica (Vipera seoanei), como la fila única de escamas infraoculares típica de ésta especie (en esta zona), aunque esto es variable en las tres especies de víboras de la península.

¿Podría tratarse de un híbrido? 😉 Aunque nosotros nos decantamos por “aspis” hay otros herpetólogos y compañeros que la citarían como “seoanei“. ¿Cual es tu opinión?

Siguiendo con el viaje, tenía muchas ganas de volver a ver Vípera seoanei, una especie muy polimorfa (patrones y coloración muy variable en cada ejemplar) y por suerte no tardé mucho en ver varios ejemplares 100% seoanei por la zona de Irati francesa.

Vibora cantábrica pirenaica vipera seoanei

Víbora cantábrica pirenaica (Vipera seoanei) asoleándose al borde de un camino, a primera hora de la mañana.

vibora-cantabrica-vipera-seoanei-eyes

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) entre la maleza.

Aunque hay dos subespecies clásicamente aceptadas: Vipera seoanei cantabrica -Braña & Bas, 1983-, en la mitad sur de la cordillera Cantábrica y Vipera seoanei seoanei -Lataste, 1879-, distribuida hasta los Pirineos Centrales, el trabajo más reciente del autor Martínez-Freiría en 2015 tiende a invalidar esta distinción (Martínez-Freiría et al., 2015).

Sea como fuere es una animal bellísimo, tranquilo, que no ataca si no se siente amenazado y que pude disfrutar mucho observándolos…

Paseando más tarde por las orillas de los ríos de Irati, puede observar otra especie en abundancia: el sapo partero común (Alytes obstetricans), además en plena época de reproducción, ya que en los Pirineos, es durante abril, mayo y junio cuando las condiciones le son favorables y se pueden observar a los machos portando las puestas fertilizadas…

Macho de sapo partero común (Alytes obstetricans) portando la puesta.

Macho de sapo partero común (Alytes obstetricans) portando la puesta.

Detalle de los huevos, aún sin desarrollar (cuanto más “maduros” están, más oscuros se muestran). En macho tarda entre 2 o 3 semanas en liberarlos en el medio acuático para que eclosionen.

Otra especie que pude observar en los ríos de la zona fue la Rana Bermeja (Rana temporaria), pero solo metamórficos recientes (no encontré aquí adultos).

rana bermeja metamórfico

Rana bermeja (Rana temporaria) metamórfico

Había miles dando saltos a cada paso que daba y tuve que ir con mucho cuidado de no pisar ninguno.

Destacar también los abundantes y sanos sapos comunes (Bufo spinosus) que vi de día y de noche campando a sus anchas y cuidando de sus laaaaargas puestas…

… o bien disfrutando de la piscina municipal 😉

Los abrevaderos son zonas de reproducción anfibia. Si tienes uno o varios, intenta poner rampas de subida y elementos de escape para ayudar a estos pequeños a su reproducción e hidratación…

Por último, puede observar una buena cantidad de lagartija vivipara (Zootoca vivipara) y Lagartija roquera (Podarcis muralis)

 Lagartija roquera (Podarcis muralis)

Lagartija roquera (Podarcis muralis) observando al fotógrafo…

lagartija vivipara (Zootoca vivipara)

lagartija vivipara (Zootoca vivipara) asoleándose con los rayos de la tarde, en el borde del río.

Canfranc / Candanchú:

Segundo día. Un valle extenso, frontera con Francia y numerosos valles ramificados, que hacen de estas zonas un paraíso herpetológico para cualquier amante de los anfibios y reptiles. !Allí que fuí! 🙂

En muchos de esos valles pude observar abundantes poblaciones de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata), que se distribuye ampliamente por todo el pirineo. Sus colores verdes y azules hacen de ésta, una de mis especies de lacértidos preferida.

Subadulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Subadulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata). Mantiene un color marrón-verdoso y unas franjas dorsales claras típicas de esta edad.

Subadulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Macho adulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata) a la vera del río, donde se les ve con frecuencia alimentándose o asoleándose… Es un lagarto de zonas húmedas, principalmente.

 

También vi ese día muchos ejemplares juveniles y adultos de lución (Anguis fragilis), ya que cuenta con buenas y amplias poblaciones en pirineos, como estas fotos sacadas muy cerca de la estación de esquí de Candanchú.

lución (Anguis fragilis)

Hembra adulta de lución (Anguis fragilis). Se diferencia del macho por ser más clara y dorada y tener rayas o bandas a lo largo de su cuerpo.

Lución (Anguis fragilis)

Lución (Anguis fragilis) en su entorno, en uno de los valles adyacentes a Candanchú…

Después de pasar la mañana por Candanchú, me interesada pasar una tarde en un entrono del que se habla mucho como punto, no solo herpetológico, si no histórico: Estación Internacional de Canfranc.

Una estación de ferrocarril abandonada desde los años 70, en la que la naturaleza ha ido adueñándose de su gran parte, encontrándose una buena población de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata), rana bermeja (Rana temporaria), culebra lisa europea (Coronella austriaca), tritón pirenaico (Calotritón asper) y víbora áspid (Vipera aspis), entre otras especies…

Tras varias horas bicheando, y viendo las lagartijas y lagartos de allá para acá, y no sin mucha suerte, destacar que pude observar una joven víbora áspid (Vipera aspis). 

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis), entre las vías del ferrocarril.

Un joven ejemplar estaba cruzando (o asoleándose) al atardecer por las vías abandonadas del ferrocarril…

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis), detalle de la cabeza…

El turista o viajero no tiene porque temer a esta especie, pues no es nada fácil que se deje ver y en su caso, su instinto hace que huyan literalmente de nosotros nada más sentir las vibraciones de nuestros pasos o voces.

La dejé que siguiera su camino tras hacerla unas fotos y pude irme a descansar de una mañana y tarde muy intensas y gratificantes.

Espero que en los futuros proyectos de rehabilitación de la estación internacional se tome en cuenta a esta otra naturaleza, muy presente ya en toda la zona. Por ultimo, agradecer a David Venero, de Bichos Aragón, por sus artículos de las zonas, que me sirvieron de inspiración para planificar este día.

Panticosa/Baños de Panticosa:

El día siguiente decidí ir a la zona de Panticosa, Sallent de Gállego, Baños de Panticosa, Escarrilla, etc. Pueblos y zonas regados por ríos pirenaicos que son también muy buenas para ver hérpetos y sobretodo con la intención de ver por la zona la culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus).

Con suerte, a primera hora de la mañana puede observar un ejemplar asoleándose, pero solo unos segundos, ya que salió disparado en cuanto intenté acercarme un pelín más para poder captarla con mi cámara… Es un animal bellísimo que pese a no poder captarla con mi cámara, no quiere dejar de mostrártela.

Ya que Álvaro García Estévez, fue mi guía y es quien tiene controlada esa especie en la zona, le hemos pedido un par de fotos para que las veas… 😉

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus). Créditos y cesión: Álvaro García Estévez

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus). Apareamiento. Créditos y cesión: Álvaro García Estévez

Hierophis viridiflavus. Juvenil. Créditos: Wikipedia.org

También intenté verla por los Baños de Panticosa, donde es de sobra conocida su población pero, sin embargo, tras 4 horas de búsqueda me dí por vencido. A veces se consiguen los avistamientos y a veces no. 😉

Desde Sallent de Gállego hacia el sur del valle, se pueden observar también poblaciones “alpinas” (como me gusta llamarlos a mi) de lagarto ocelado (Timón lepidus) aunque solo hasta altitudes de unos 1.600m.

agarto-ocelado--Timon-lepidus--gredos

Hembra adulta de lagarto ocelado (Timón lepidus) asoleándose en el borde de un camino.

También se puede observar por la zona mucha culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora), cuya foto nos cede también (yo no la vi) Álvaro García Estévez.

Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). Créditos y cesión: Álvaro García Estévez.

Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). Créditos y cesión: Álvaro García Estévez.

Sí pude ver muchos machos encelados y preciosos de lagartija roquera (Podarcis muralis), cuya instantánea te muestro a continuación…

lagartija roquera (Podarcis muralis)

Macho de lagartija roquera (Podarcis muralis) mostrando sus colores del celo.

¿Te ha gustado? ¿Quieres acompañarme por otros 4 valles y zonas del Pirineo?

Pues sigue leyendo… 

Divulgador y naturalista. Aficionado a la herpetología y la fotografía de naturaleza. Montañero de pro. Creador del proyecto Bicheando.net.