Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Categoría: reptiles Página 1 de 3

reptiles

especies de galápagos de españa

Continuamos nuestra serie de 3 artículos sobre los tipos de tortugas o quelonios ibéricos, cuya primer capítulo trataba sobre las tortugas de tierra ibéricas, con las dos especies de galápago de agua dulce que habitan nuestros lagos, embalses y ríos:

  • El galápago leproso (Mauremys leprosa). Galápago acuático.
  • El galápago europeo (Emys orbicularis). Galápago acuático.

El galápago leproso (Mauremys leprosa) es el más abundante y está mejor distribuido, ya que se adapta a numerosos ecosistemas y es menos exigente con la calidad del agua, la dieta, la competencia con especies invasoras etc. mientras que el galápago europeo (Emys orbicularis) es una tortuga más exigente con la “pureza” de los ecosistemas donde habita, principalmente.

Galápago leproso (Mauremys leprosa)

Galápago leproso (Mauremys leprosa). Créditos: Alberto González

galápago europeo (Emys orbicularis)

Galápago europeo (Emys orbicularis). Créditos: Alberto González

Las dos especies de galápagos ibéricos con de talla pequeña o mediana (unos 25-30 cm longitud del plastrón), si tenemos en cuenta los tamaños gigantescos que pueden alcanzar otras especies de América como la Tortuga Chapanera (Podocnemis expansa) con casi un metro de plastrón.

Mapa aproximativo de distribución:

Dicho esto, no es raro verlas juntas en muchos lugares ya que han evolucionado parece ser para no competir por el alimento ni por los recursos espaciales (zonas de soleamiento o puesta). E igualmente juntas como separadas pueden ser cazadas y depredada por muchos tipos de animales como jabalíes, zorros, nutrias, cigüeñas, garzas o aves rapaces.

Ambas son principalmente carnívoras y ambas buscan siempre solearse y coger temperatura en la medida que pueden durante el día, ya que la radiación ultravioleta sigue siendo muy importante para mantener sus funciones vitales.

Aunque son eminentemente acuáticas, todas las tortugas del mundo, incluidos nuestros galápagos, ponen sus huevos en tierra, siendo además bastante ágiles en sus paseos terrestres y pudiendo hacer grandes sprins si se sintieran amenazadas.

mauremys leprosa junto a emys orbicularis

Ambas especies compartiendo punto de soleamiento… Créditos: Javier Álvarez (www.anfibiosyreptileslarioja.blogspot.com)

Créditos: Javier Álvarez (www.anfibiosyreptileslarioja.blogspot.com)

Créditos: Javier Álvarez (www.anfibiosyreptileslarioja.blogspot.com)

Sea como fuere, las dos especies están en recesión (con excepción de M. leprosa en Cataluña) y es primordial conocerlas para ser conscientes del gran valor ecológico que representan estos animales bellos e inofensivos que moran nuestros ríos y lagunas. De hecho gozan de una protección especial por parte de la Unión Europea y de la Convención de Berna, estando totalmente prohibida su captura, tenencia y venta.

En definitiva, son unos de los reptiles más amenazados de toda Europa. Si se las manipula, hay que tener cuidado por ellas y por nosotros también, pues es frecuente que estén parasitadas y pueden portar la salmonella.

Como curiosidad decirte que necesitan estar en el agua para tragar la comida ya que no producen saliva. Así que pueden coger alimentos que estén en tierra pero la mayoría de las veces se los llevarán dentro del agua para consumirlos. Cuando veas uno fíjate bien en esta características y es posible. Y sin más dilación vamos a empezar con su descripción, especie a especie… 🙂

1. Galápago leproso (Mauremys leprosa)

El galápago leproso (Mauremys leprosa) es la especie por descontado más común en nuestros pantanos, lagos y ríos… distribuyéndose por gran parte del territorio peninsular, si bien es escasa en toda la cordillera cantábrica. Es raro que no lo hayas visto porque es bastante visible ya que pasa mucho tiempo soleándose allí donde habita. Puede también encontrarse esta especie en Portugal, el sur de Francia, Marruecos, Argelia y Túnez.

Dos galápagos leprosos (Mauremys leprosa) soleándose juntos -Marruecos-. Créditos: Ander Izaguirre http://naturzalia.blogspot.com/

Neonato galápago leproso (Mauremys leprosa) soleándose juntos -Marruecos-. Créditos: Ander Izaguirre http://naturzalia.blogspot.com/

Vive en ríos y embalses pero, dependiendo del ecosistema, puede incluso llegar a prosperar en las pequeñas balsas de agua creadas para el ganado en la Dehesa ibérica.

El calificativo de “leproso” se debe a varias causas y características etológicas de la especie: primero al mal olor que desprende cuando es capturada. Segundo a las algas que a veces le crecen en el caparazón o las placas que les cuelgan al cambiar de piel y por último que los primeros ejemplares que se examinaron para nominar la especie, eran viejos y presentaban suturas infectadas en los caparazones que hacían recordar a una suerte de lepra entre las escamas.

Galápago leproso (Mauremys leprosa)

Galápago leproso (Mauremys leprosa) -Huesca-. Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Galápago leproso (Mauremys leprosa)

Galápago leproso (Mauremys leprosa) -Huesca-. Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Pero en general, este calificativo puede perfectamente haberse creado porque no les importa vivir en aguas sucias o eutrofizadas (contaminadas por purines o heces de la producción ganadera, por ejemplo) y normalmente tiene un aspecto bastante desgastado.

Aunque es una tortuga de color anodino, gris o pardo tirando a rojizo en general, sin manchas ni dibujos cuando es adulta, los ejemplares juveniles son mucho más coloridos, presentando rayas amarillentas o anaranjadas en el cuello, cara,patas y plastrón ( a veces se las confunde por esto con especies invasoras como la tortuga de orejas rojas -Trachemys s. elegans- o la tortuga de orejas amarillas americana –Trachemys s. scripta-)

Es una tortuga netamente carnívora, al contrario que las tortugas de tierra ibéricas. Se alimenta de anfibios y sus larvas, de todo tipo de artrópodos, peces, lumbrícidos etc. y también de carroña. También puede ingerir alimentos vegetales como frutos o tallos tiernos, pero es raro o bien no está lo suficientemente documentado.

En cuanto a sus subespecies, tenemos la subespecie nominal peninsular (M. l. leprosa) y la M. l. saharica, que se distribuye en Marruecos, al sur y al este del Atlas, que presentan unos característicos ojos azules.

2. Galápago europeo (Emys orbicularis)

El galápago europeo (Emys orbicularis) es una especie de tortuga que presenta un caparazón oscuro punteado de pequeñas manchas amarillas. Habita en el centro y sur de Europa, Asia Occidental y la zona mediterránea de África. En España se distribuye de forma muy discontinua y fragmentada en pequeñas poblaciones desde el sur hasta el norte, siendo muy escasa por la cordillera cantábrica (Galicia, Asturias, Cantabria…) y algo más común en Pais Vasco.

galápago europeo (Emys orbicularis)

Galápago europeo (Emys orbicularis). Créditos: Sebastian Gómez. (www.sebasgr.com)

galápago europeo (Emys orbicularis)

Galápago europeo (Emys orbicularis). Créditos: Sebastian Gómez. (www.sebasgr.com)

Sea como fuere esta distribución peninsular podría hacerte ver que es una especie próspera y en crecimiento pero no es así. Este bello quelonio está en clara recesión (sobre todo en el centro y sureste peninsular) por la contaminación de las aguas y la competencia con otras especies de galápagos alóctonos, más fuertes y resistentes. También destacar que sus juveniles sufren caza o depredación por parte de especies invasoras de peces como el lucio y el black bass, además de mamíferos como el visón americano y las ratas o los gatos.

Vive cerca o en cursos de agua y zonas con cierta corriente (no tanto en embalsamientos estancados) hasta los 1.000 m. de altitud como máximo. Prefiere sitios con abundante cobertura vegetal y algo de corriente.

Galápago europeo (Emys-orbicularis)

Galápago europeo (Emys orbicularis). Créditos: Alberto González

De dieta casi exclusivamente carnívora (incluyendo gusanos, anfibios, lumbrícidos, peces, carroña…) de esta especie tímida y huidiza que está catalogada desde “Vulnerable” hasta “En Peligro” en zonas de la costa este mediterránea y centro peninsular. ¡¿Cómo no te va a gustar esta preciosa criatura de destellos amarillos?!

Eso sí. Es tan amplia su distribución que se dice que es “una sola especie con multitud de subespecies”. Tenemos dos subespecies presentes en la península: la Emys o. fritzjuergenobsti y la Emys o. hispánica. El resto son (pueden variar según autor) Emys orbicularis marmorata (del oeste), Emys orbicularis capolongoi (Cerdeña), Emys orbicularis colchica, Emys orbicularis eiselti, Emys orbicularis galloitalica (Italia), Emys orbicularis hellenica (Oeste de Turquía), Emys orbicularis iberica (Valle de Kura), Emys orbicularis lanzai (Córcega), Emys orbicularis luteofusca (Turquía central), Emys orbicularis occidentalis (Norte de África), Emys orbicularis orbicularis (comuna de Europa), Emys orbicularis persica (del este) y Emys orbicularis orientalis (del Caspio)

3. ¿Cómo diferenciar M. leprosa de E. orbicularis?

Son relativamente fáciles de diferenciar de cerca, pues mientras que el galápago leproso es una tortuga más aplanada de color gris o marrón rojizo uniforme, con las patas y cuello algo más pálidos o amarillentos, el galápago europeo es tiene un caparazón más abombado, negro y repleto de pintas amarillas.

El galápago leproso tiene un cuello muy largo que gusta alargar cuando toma el sol mientras que el galápago europeo es más corto y por lo tanto su cabeza nunca se separa tanto del cuerpo, por decirlo así.

Los ojos también son bastante diferentes y una clave dicotómica de identificación si tienes la oportunidad de fijarte: en galápago leproso el ojo es verde con una línea oscura que lo atraviesa mientras que en el galápago europeo es marrón con pintitas amarillas o tirando a rojizo, dependiendo de si es macho o hembra

4. ¿Cómo diferenciar machos de hembras en los galápagos?

En general, la diferenciación de machos y hembras (dimorfismo sexual) también en galápagos se efectúa por la vía de los caracteres sexuales secundarios. Los machos, de medida más pequeña, tienen una cola larga, robusta y gruesa en su base. En las hembras, la cola es pequeña y corta.

Además, los machos adultos presentan una concavidad en el plastrón (su barriga es cóncava al contrario que las hembras que la tienen plana) para facilitar la cópula, en el momento de la monta en la espalda de la hembra.

Competencia entre el galápago de Florida y los galápagos autóctonos

El galápago de Florida (en sus diferentes versiones -especies-) se ha establecido también en la península Ibérica, donde coloniza todo tipo de masas de agua gracias a su gran capacidad de adaptación. Hoy en día existen poblaciones autónomas de mayor o menor densidad en diversas marismas y humedales de la franja litoral, así como en puntos dispersos del interior. Especies invasoras de galápagos en la península Ibérica.

Galápago de Florida (Trachemys scripta elegans)

Galápago de Florida (Trachemys scripta elegans). Créditos: Diario de Navarra.

  1. Tortuga de orejas rojas o Galápago de Florida (Trachemys scripta elegans)
  2. Tortuga de orejas amarillas (Trachemys scripta scripta)
  3. Galápago de Cumberland (Trachemys scripta troostii)
  4. Falsa tortuga mapa (Graptemys pseudogeographica)
  5. Falsa tortuga mapa del Mississipi (Graptemys kohni)
  6. Tortuga Cooter de Nelson (Pseudemys nelsoni)

Ante tal presión (muchas gente nunca a visto un galápago autóctono y si decenas de alóctonos) la situación de estas dos especies nativas es preocupante. Los “galápagos de Florida” son más fuerte y resistentes a los cambios de temperatura, estivación e hivernación, mostrando entradas en el agua más tempranas tras la hivernación.

Además son más agresivos y dominantes (lucha por zonas de soleamiento) y maduran sexualmente antes y tienen una mayor descendencia. Por si esto fuera poco son mucho más voraces y tienen dietas más flexibles y no tan especializadas como nuestros galápagos.

Y si has leído hasta aquí te vamos a hacer un último regalo a la vista. Unas estupendas fotografías acuáticas cedidas de Javier Murcia (www.javiermurcia.es) para tu disfrute.

En resumen, dos especies de galápagos de los que aún faltan muchos datos e información para poder conservarlos en nuestros ecosistemas como lo que son, joyas vivientes naturales y patrimonio natural de todos nosotros.

Gracias por leernos y muy pronto nuestro tercer y último artículo sobre tortugas ibéricas: las tortugas marinas.

Fuentes consultadas:

https://asanda.or/documentos/animales-silvestres/manual-identificacion-galapagos.pdf
http://anfibios-reptiles-andalucia.org/especies.htm
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/maulep.html
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/emyorb.html
http://siare.herpetologica.es/
Ayres, C., Cordero, A. (2007). Site tenacity in European pond turtle (Emys orbicularis) hatchlings in N.W. Spain. Amphibia-Reptilia, 28: 144-147.

Portada: David Venero y Enrique Ruiz.

quelonios ibericos tortugas de tierra españa

Las tortugas terrestres ibéricas.

Los quelonios (tortugas) son un tipo de tortugas del grupo de reptiles de lo más curioso: cuerpos redondos, gruesos, de tronco ancho y como no, un caparazón externo (tanto duro como blando en algunas especies) que les protege sus órganos internos.

Lo que seguro no sabías es que son el grupo de reptiles más antiguo que existe, ya que sobreviven desde el Triásico hasta la actualidad. Y por si esto fuera poco, España es el país europeo con mayor riqueza de especies y poblaciones quelonias. ¿¡Dan ganas de seguir leyendo, verdad!?

testudo hermanni

Tortuga mediterránea (Testudo hermanni) en uno de sus “oasis” valencianos… Créditos: Alberto González.

Pues en bicheando.net inauguramos, con este primer artículo, nuestra serie de tres capítulos sobre las especies de tortugas de España, que son las siguientes:

  1. La tortuga mediterránea (Testudo hermanni). Tortuga terrestre.
  2. La tortuga mora (Testudo graeca). Tortuga terrestre.
  3. El galápago leproso (Mauremys leprosa). Galápago acuático.
  4. El galápago europeo (Emys orbicularis). Galápago acuático.
  5. La tortuga verde (Chelonia mydas). Tortuga marina.
  6. La tortuga boba (Caretta caretta). Tortuga marina.
  7. La tortuga laúd (Dermochelys coriácea). Tortuga marina.
  8. La tortuga lora (Lepidochelys kempii). Tortuga marina.
  9. La tortuga carey (Eretmochelys imbricata). Tortuga marina.

Empezamos ya sin más dilación una revisión por las 9 especies de tortugas de España con un primer capítulo dedicado a nuestras tortugas de tierra como son la tortuga mediterránea (Testudo hermanni) y la tortuga mora (Testudo graeca).

Rafael, Miguel, Ander y Javier, fotografiando un ejemplar de tortuga mediterránea en Bulgaria (2018). Fotografía de Alberto González.

Tortuga Mora

Tortuga Mora (Testudo graeca). Créditos: Javier Álvarez (www.anfibiosyreptileslarioja.blogspot.com)

Algunas características sorprendentes de nuestros Testudo

Las 2 especies de testudo en España son bastante longevas (como en general la mayoría de las especies de tierra). De hecho se conocen muchos ejemplares centenarios, y por regla general y en buenas condiciones podrían asimilar su edad a la del ser humano.

Esta longevidad también marca su madurez sexual, que suele llegar tarde (en comparación con otros reptiles) alrededor de los 8 o 10 años. Las especies de Testudo son ovíparas, poniendo los huevos en agujeros excavados al suelo.

Nuestras tortugas de tierra habitan actualmente en zonas de la franja mediterránea desde Calatuña hasta Huelva. En general áreas bastante áridas y con escasas precipitaciones, donde predominan los matorrales y arbustos pequeños. El clima aporta veranos muy calurosos y secos e inviernos suaves con precipitaciones moderadas.

Aman el sol y el calor en general, ya que esta exposición a la luz solar acelera las funciones metabólicas básicas como la digestión, la síntesis de vitamina D (para fortalecer sus huesos y caparazón) y facilita la movilidad.

 Los rayos ultravioletas son beneficiosos para cualquier vertebrado terrestre porque generan vitamina D, que básicamente hace que el calcio insoluble se convierta en soluble y pueda ser asimilado por músculos y huesos. Sin vitamina D no podríamos asimilar el calcio que ingerimos y todo nuestro organismo se vería afectado.

¿Sabías que las tortugas tienen una vista y un olfato excelente? Saben distinguir formas y colores e incluso pueden reconocer a personas y su gran olfato les ayuda a detectar remansos de agua a cientos de metros, a la vez que tiene un papel importante en la búsqueda de alimento y de parejas sexuales.

En cuanto a la orientación también son unas grandes expertas sabiendo moverse kilómetros de un punto a otro y volver si fuera necesario. Tienen una gran memoria espacial.

Y por si todo esto fuera poco, decir que son muy sensibles a las vibraciones del suelo aunque no tengan un oído desarrollado. ¡No te oyen llegar pero pueden sentirte a decenas de metros!

El autor, Alberto González, con una hembra de tortuga mediterránea (Bulgaria 2018)

tortuga mediterranea

Tortuga mediterránea (Testudo hermanni). Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

¿Cuáles son las placas de las tortugas terrestres?

El caparazón se divide en espaldar (parte de arriba) y plastrón o peto (parte de abajo). De arriba abajo del espaldar se llaman “vertebrales”, luego “costales” y por último las “marginales”.

En el plastrón la más importante son las placas “supra-caudales”, ya que sirven para diferenciar a nuestras dos especies, que por otro lado son muy parecidas. Más adelante hablamos de esto con ejemplos gráficos.

Disposición de las placas córneas en el caparazón de las tortuga terrestres ibéricas

Disposición de las placas córneas en el caparazón de la tortuga mediterránea (v = vertebral; c = costal; m = marginal). créditos: A. Bertolero.

Mapa aproximativo de distribución de las tortugas terrestres ibéricas.

mapa distribución tortuga mora y tortuga mediterránea

Mapa distribución tortuga mora y tortuga mediterránea

Vayamos ya a identificar y describir a cada una de nuestras dos especies de tortugas de tierra de España…

La tortuga mediterránea (Testudo hermanni)

Tortuga mediterránea

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Tortuga mediterránea (Testudo hermanni)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

La tortuga mediterránea (Testudo hermanni) es una de las dos especies de tortugas terrestres que existen en la Península Ibérica y tiene otras especies cercanas como la tortuga marginada (T. marginata), la tortuga rusa (T. horsfieldii) y, como no, con la otra especie peninsular y balear: la tortuga mora (T. graeca). Junto a la tortuga marginada, la tortuga mediterránea es la única tortuga terrestres de distribución íntegramente europea.

La tortuga mediterránea habita en sur de Europa, desde España hasta Rumanía, incluyendo las grandes islas del mar Mediterráneo (Baleares, Cerdeña, Córcega, Sicilia). Ya en España se distribuye en poblaciones segmentadas o parceladas desde Cataluña hasta la Comunidad Valenciana, donde desapareció y en años recientes se ha ido poco a poco reintroduciendo en espacios protegidos.

Es una tortuga morfológicamente variables pero presenta un caparazón amarillo con grandes manchas oscuras o negras cuyos bordes están siempre muy bien definidos. El color de la cabeza varía entre el gris oscuro y el pardo. Otra características es que en la cara presentan una mancha subocular amarilla, aunque tiende a oscurecerse con la edad. Por decirlo de alguna forma, es “más oscura” y “aplanada” que la otra especie (T. graeca) de la que después hablaremos. Además, presenta una típica terminación córnea en la cola (uña terminal cornificada), como puedes ver en la imagen.

típica terminación córnea en la cola de Tortuga mediterránea.

Créditos: BizarriaGusta de hábitats más bien secos, con matorral, bosque bajo encontrándose, la mayor parte de sus poblaciones, por debajo de los 500 metros de altitud y cerca del litoral o en Sierras aledañas. En estos parajes se alimenta de diferentes tipos de plantas, flores, hierbas, frutos, hojas e incluso puede llegar a comer carroña o insectos, si aparece la oportunidad.

Es una especie meramente diurna y bastante confiada con los humanos, de ahí que siga siendo objeto de capturas y tenencias en parcelas de forma ilegal. Esta popularidad como “animales de compañía”, junto con la destrucción de sus hábitats en la costa mediterránea han diezmado significativamente las poblaciones salvajes y han hecho indispensable su protección para asegurar el futuro de la especie a largo plazo.

Testudo hermanni tiene dos subespecies en España: la occidental (T. h hermanni) y la oriental (T. h boettgeri). Aunque cuenta en Europa con otras dos: T. h. hercegovinensis (Croacia, Bosnia y Herzegovina y Montenegro) y Testudo h. peloponnesica (Peloponeso griego). Todos estos taxones están actualmente en estudio.

Tortuga mora (Testudo graeca)

Tortuga mora ibérica (Testudo graeca graeca)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

tortuga mora huelva

Tortuga Mora en el Parque Nacional de Doñana. Créditos: Sebastian Gómez. https://www.sebasgr.com/

Tortuga Mora en el Parque Nacional de Doñana. Créditos: Sebastian Gómez. https://www.sebasgr.com/

Tortuga Mora en el Parque Nacional de Doñana. Créditos: Sebastian Gómez. https://www.sebasgr.com/

La tortuga mora (Testudo graeca) tiene una amplia distribución por tres continentes (Europa, África y Asia) que ha dado lugar a diecisiete subespecies diferentes clasificadas hasta la actualidad. La subespecie española se denomina Testudo graeca graeca.

Aunque cuente con esta amplia distribución mundial, por desgracia en España sólo existen 3 poblaciones estables: 2 en el sur de la península (Murcia y norte de Almería) y 1 residual en la isla de Mallorca.

Todas las tortugas moras del mundo proceden de un ancestro común originado en África, desde donde se extendió al resto de territorios. En concreto las poblaciones de España y Mallorca tienen un origen reciente a partir de las poblaciones del este de Marruecos y de Argelia y todo hace sospechar que pudo ser por introducción humana en tiempos antiguos. Es por lo tanto una especie ya desde hace siglos “naturalizada”  y completamente integrada en los ecosistemas ibéricos en los que habitan.

Por hacer una breve descripción diríamos que su caparazón es más abombado que nuestra anterior especie (T. hermanni) y de tonos y manchas más amarillentas con los bordes de las placas de color negro.

A veces en el interior de las placas también se dan manchas negras. También se diferencia de la otra especie porque presenta la placa supra-caudal (encima de la cola) sin división. Otro truco para identificarla es fijarse en sus ojos: son saltones como los de las ranas, cosa que la diferencia de las otras especies del género Testudo también.

La cola es corta y en parte posterior de cada muslo sobresale un espolón, a veces aplanado por el desgaste, como se observa en la siguiente imagen.

espolones testudo graeca

Créditos: testudinae.mforos.com

Es una especie especialmente longeva y, aunque en estado salvaje es raro encontrar individuos de más de 20 años, en cautividad sobrepasa los 60 años de largo. Su tamaño varía de manera considerable según la subespecie, siendo en la península más pequeñas, y presentando mayores tamaños hacia el este, como por ejemplo en Bulgaria donde se han dado de casos de ejemplares de hasta 7 kg.

En cuanto a sus subespecies, como decíamos al principio cuenta con muchas: T. graeca graeca (Marruecos, Argelia y sur de España). T. graeca ibera (Turquía). Testudo graeca buxtoni (Turquía, nordeste de Grecia, Bulgaria y Rumanía). T. graeca nabeulensis (Túnez, Libia y sur de Cerdeña). T. graeca whitei (Argelia). T. graeca anamurensis (Turquía). T. graeca floweri (Israel, Líbano y en menor medida sur de Siria). T. graeca zarudnyi (Irán). T. graeca antakyensis (Turquía). T. graeca armeniaca (Armenia). T. graeca cyrenicae (Libia). T. graeca flavominimaralis (Libia). T. graeca floweri (Jordania). T. graeca lamberti (Marruecos). T. graeca marokkensis (Marruecos). T. graeca nikolskii (Cáucaso). T. graeca pallasi (Daguestán). T. graeca perses (Zagros). T. graeca soussensis (Marruecos).

¿Cómo diferenciar T. graeca de T. Hernani?

identificación tortuga mediterranea y tortuga mediterranea

Un par de fotografías de tortuga mediterránea (testudo hermanni) y tortuga mora (testudo graeca). Créditos: Enrique ruiz Ara (www.ruizarafoto.com)

  1. T. graeca se diferencia de Testudo hermanni principalmente por la presencia de una “uña” cornificada y ausencia de espolones en los muslos traseros como T.graeca.
  2. T. hermanni presenta una división en dos partes del plastrón supracaudal, pero OJO que hay algunos ejemplares sin esta partición.
  3. La primera placa vertebral de T. hermanni es más grande que la segunda, al contrario de T. graeca, que tiene la primera placa vertebral más pequeña que la segunda.

La tortuga mediterránea (izq.) presenta un caparazón amarillo con grandes manchas oscuras o negras cuyos bordes están siempre muy bien definidos. La totuga mora (der.) presenta un color general más claro y amarillo, un caparazón más alto y con manchas dispersas y poco definidas en los bordes. -reglas generales, pues hay mucha variabilidad morfológica según zona o país-.

¿Cómo diferenciar machos de hembras en lo quelonios (dimorfismo sexual)?

Es sencillo de entender… Los machos, siempre son más pequeños que las hembras (en estado adulto) y tienen la cola más larga, robusta y gruesa en su base que las hembras. En las hembras, la cola es pequeña y cortita.

Además, los machos adultos presentan una concavidad en el plastrón (su “barriga” es cóncava al contrario que las hembras que la tienen plana) para facilitar la cópula, en el momento de la monta en la espalda de la hembra.

Fácil, ¡¿verdad?!

¿Qué legislación tienen estas especies de tortugas terrestres ibéricas?

Nuestra tortuga mora está en peligro. Está incluida en la Lista Roja del IUCN de especies amenazadas de extinción, como en general el resto de las especies del género Testudo.

La tortuga mora está protegida por la Convención de Berna e incluida en la CITES y en la directiva 1332/2005 de la Comunidad Europea, de forma que queda absolutamente prohibida la captura de ejemplares salvajes y está reglamentada la cría y el comercio de ejemplares en cautiverio.

Pero la realidad es que, aun habiendo decenas de miles de tortugas moras y mediterráneas en cautividad reguladas, ambas especies siguen aún muy presionadas por la captura, tenencia o venta de ejemplares salvajes.

Así que por favor, si ves una tortuga de tierra por nuestras costas o sierras mediterráneas aledañas, NO LA COGAS, NO TE LA LLEVAS A CASA. ES UNA ESTUPIDEZ, UN CAPRICHO PASAJERO y puede salirte muy caro, rondando multas de más de 20.000€ en algunos casos actuales. Pero sobre todo hazlo por tener un respeto a estos seres vivos y a ti mismo. ¡Sé legal!

Y poco más… Un artículo muy extenso y detallado pero no queríamos dejar pasar esta oportunidad para crear un contenido digno de ser leído y consultado, tanto por personas que desconocen estas especies, como por estudiantes y/o profesionales que ya tengan conocimiento sobre las mismas y que requieran alguna consulta rápida.

Si quieres seguir leyendo, ya tenemos disponible el siguiente artículo de la serie Quelonios ibéricos, con las tortugas de agua dulce ibéricas. O síguenos en nuestras redes sociales y te mantendremos al día de las próximas publicaciones…

Y si te ha gustado, ¿Por qué no compartes?

😊 ¡Gracias por leernos!

Fuentes consultadas:
https://e.wikipedia.org/wiki/Testudo_hermanni
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/tesher.html
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/identificacion/tesherid.html
http://www.testudinae.com/articulos/hermanni
Aguilar, J. S. (1997). Situación actual de las poblaciones de Testudo graeca y Testudo hermanni en las Baleares. Pp. 50-61. Jornadas de Conservación de la Tortuga Mediterránea, Benicassim. Consellería de Medio Ambiente, Generalidad Valenciana.
Bertolero, A. (2014). Testudo hermanni Gmelin, 1789. Pp. 217-236. En: Salvador, A. (Coordinador). Reptiles2ª edición revisada y aumentada. Fauna Ibérica, vol. 10. Ramos, M. A. et al. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid. 1367 pp.
Y otros textos y estudios del doctor en biología Albert Bertolero.
https://es.wikipedia.org/wiki/Testudo_graeca
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/tesgra.html
Anadón, J. D., Giménez, A., Ballestar, R. (2007). Distribución y abundancia de la tortuga mora Testudo graeca en la provincia de Almería. Pp. 262-270. En: Gosá, A., Egaña-Callejo, A., Rubio, X. (Eds.). Herpetologia iberiarraren egoera = Estado actual da Herpetologia Ibérica = Estado actual de la Herpetología Ibérica : Lehen Herpetologia Kongressua Euskal Herrian, IX Congresso Luso-Espanhol, XIII Congreso Español de HerpetologíaMunibe. Suplemento, nº 25. 303 pp

Portada: Créditos: Enrique Ruiz Ara (www.ruizarafoto.es)

Viaje herpetológico por Marruecos 2019. Segunda parte. Guelmim-Khenifiss

Viaje herpetológico por Marruecos 2019. Segunda parte. Guelmim-Khenifiss.

Continuamos aquí el relato comenzado en la primera parte de nuestro viaje herpetológico por Marruecos 2019

JUEVES, de Guelmim a Tan tan

Por la mañana y tras un día muy pobre en encuentros y una noche movidita, bicheamos por la zona de acampada ya sin mucho viento por si salía alguna víbora cornuda (Cerastes cerastes) sin suerte.

Cerastes cerastes

Aquí una instantánea de Cerastes cerastes tomada ese mismo día por Enrique Ruiz Ara, que visitó la zona norte de Marruecos. ¡Que suertudo! 🙂

Si observamos dos nuevas especies de gecko: Gecko de argelia (Tropiocolotes algericus) y salamanquesa magrebí (Ptyodactylus oudrii).

Tropiocolotes-algericus-habitat

Tropiocolotes algericus en su hábitat tipo de dunas y rocas.

Tropiocolotes-algericus

Tropiocolotes algericus. Plano medio. Una preciosa especie de gecko enano (los adultos no llegan a 4 cm) que está activa todo el año y no es difícil ver bajo rocas, por la mañana.

Tropiocolotes algericus. Macro.

Ptyodactylus-oudri

Ptyodactylus oudri, con sus característicos dedos en forma de abanico.

Detalle de las extremidades abanicadas del Ptyodactylus oudri.

Ptyodactylus oudri. Si te fijas sus dedos terminan en forma de abanico con láminas adhesivas cada uno de ellos. Esta última característica es muy útil para diferenciarlo del resto de gecos de la zona. Especie nocturna, pero que no es difícil observar soleándose a primera hora de la mañana.

Los grandes espacios de marruecos cautivan…

Poco después y de camino a Tan Tan pinchamos una rueda en medio de la nada y en ese momento nos dimos cuenta de que no teníamos herramientas para cambiar la rueda dañada. OOOHHH!! Y es algo imprescindible cuando alquilas un coche en Marruecos.

Por suerte pudimos llegar a una aldea pocos kilómetros más adelante. Había varios obreros construyendo una casa y les explicamos el problema. ¡No tardaron ni un segundo en dejar su trabajo para traer las herramientas necesarias y ayudarnos! De hecho era tal su predisposición que cambiaron prácticamente ellos mismos la rueda.

Aunque les costó aceptarlo, y ya que habían dejado su trabajo por ayudarnos, vimos adecuado darles 100 dirhams en compensación y agradecimiento, lo que vienen siendo 10€ al cambio. El problema que nos quitaron de encima no tiene precio. Imagínate perdiendo el día entero parados en la carretera…

 

Visitamos de camino el río o Oued Noun, que es el último río permanente al norte del Sáhara, a unos 70 km al norte del río Draa, pero sin mucho éxito: un par de agamas y un par de mudas de serpiente.

Rivera del oued Noun, cerca de Guelmim

Rivera del oued Noun, cerca de Guelmim.

Entre unas cosas y otras  se nos echó el tiempo encima y llegamos a la zona de Tan Tan (una zona de interés herpetológico) ya bastante tarde.

Nada más llegar, vimos lo que parecía una cobra marroquí (Naja haje legionis) en la orilla de la carretera, pero resultó ser un precioso macho adulto de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus saharatlanticus) que había sido atropellada.

Alberto González sustenta una gran culebra bastarda (Malpolon monspessulanus saharatlanticus) recién atropellada en las inmediaciones de Tan Tan.

Seguimos nuestro viaje aljibeando por carreteras al atardecer, de los que sacamos numerosos sapos verdes norteafricanos (Bufotes boulengeri) que prácticamente es la única especie que aguanta tan al sur y en tierras tan secas.

Los aljibes son letales para reptiles y anfibios en Marruecos, matando a cientos de miles miles de individuos cada año.

y fuimos hasta la desembocadura del Río Draa, el río más largo de Marruecos) para ver la puesta de sol.

Bicheando por la zona pudimos observar varios ejemplares de dos especies de gecko muy bonitas y simbólicas de la zona como son el gecko de casco (Tarentola chazaliae) y el gecko elegante del norte (Stenodactylus mauritanicus).

gecko de casco (Tarentola chazaliae)

Gecko de casco (Tarentola chazaliae)

gecko de casco (Tarentola chazaliae)

Gecko de casco (Tarentola chazaliae)

gecko de casco (Tarentola chazaliae)

Gecko de casco (Tarentola chazaliae)

gecko elegante del norte (Stenodactylus mauritanicus)

Gecko elegante del norte (Stenodactylus mauritanicus)

gecko elegante del norte (Stenodactylus mauritanicus)

Gecko elegante del norte (Stenodactylus mauritanicus)

Nos alojamos en un hostel de Tan Tan Plague donde nos recibieron y trataron excelentemente bien los dos dueños. Gente joven y agradable que hablaba español e inglés bastante bien. Tan tan es una zona barata donde dejan tranquilo al turista. Sería algo así como la Tarifa de Marruecos. Al menos nosotros estuvimos muy a gusto allí.

VIERNES, de Tan Tan Plague al Parque Nacional de Khenifiss

Despertamos y tiramos millas por la costa hacia nuestro último destino: el Parque Nacional de Khnifiss, una basta extensión costera de dunas, salinas y lagunas de más de 1.800 km cuadrados.

Por el camino hacia el sur desde Tan Tan paramos en varias riberas de ríos que desembocaban en el mar, pudiendo encontrar varios ejemplares de Lagartija rugosa (Acanthodactylus boskianus) que correteaban de allí para acá como rayos.

Lagartija rugosa Acanthodactylus boskianus

Lagartija rugosa (Acanthodactylus boskianus)

Lo que si salió fueron varios ejemplares de del simpático camaleón común norteafricano (Chamaeleo chamaeleon).

Es alucinante pensar que en esta especie llega tan al sur… camaleón común norteafricano (Chamaeleo chamaeleon).

Ni Miguel, ni David ni Ismael habían visto un camaleón en su vida (Galicia queda un poco lejos de la costa mediterránea jeje) y disfruté mucho viendo sus caras de felicidad y asombro, ante estos pequeños y miméticos acróbatas.

Es toda una experiencia ver por primera vez una especie nueva…

Estas zonas deben ser las más sureñas de esta especie, así que es una gozada haber podido disfrutar de ellos allí.

Toda una experiencia, ¡y para los tres gallegos más! ,-)

Ya en el Parque Nacional, en unas casas abandonadas, vimos las omnipresentes  Salamanquesas (Tarentola mauritanica).

Llegamos al Parque al atardecer y allí buscamos durante toda la tarde y noche a la víbora de la arena (Cerastes vipera) y al esquivo eslizón de arena occidental (Chalcides sphenopsiformis).

Fué una noche agridulce, pues después de 8 horas de búsqueda, no pudimos encontrar ni un rastro de Cerastes. Llovió algo, hacía mucho viento y la temperatura fría de unos 12 grados no ayudaron. De todas formas aquí te dejamos una imagen de Kike Ruiz Ara para que sepas de la maravilla de la que estamos hablando.

Por suerte esa noche disfrutamos de la gran cantidad de geckos de casco (Tarentola chazaliae) que había por sus dunas. Personalmente me recree en ellos y los matorrales donde parecían “alojarse”.

geckos de casco (Tarentola chazaliae)

Gecko de casco (Tarentola chazaliae)

Gecko de casco (Tarentola chazaliae)

Gecko de casco (Tarentola chazaliae)

Y para cerrar esta noche agridulce Miguel encontró un interesantísimo eslizón de arena occidental (Chalcides sphenopsiformis) al que pudimos hacer fotos en medio de una creciente tormenta de arena.

eslizón de arena occidental (Chalcides sphenopsiformis)

Eslizón de arena occidental (Chalcides sphenopsiformis)

eslizón de arena occidental Chalcides sphenopsiformis

Eslizón de arena occidental (Chalcides sphenopsiformis)

Eslizón de arena occidental (Chalcides sphenopsiformis)

Macro eslizón de arena occidental (Chalcides sphenopsiformis). Observa la cabeza en forma de “pala” para excavar…

Es otra de las especies difíciles de ver y tuvimos mucha suerte en encontrarlo. Aquí unas fotos de éste increíble escurridizo eslizón. ¡Increíble su comportamiento en ese mar de arena que tiene como hábitat!

Por la mañana pudimos también grabar a la bonita lagartija dorada (Acanthodactylus aureus) que tiene a las dunas rocosas como su casa.

lagartija dorada (Acanthodactylus aureus)

Lagartija dorada (Acanthodactylus aureus)

SÁBADO y DOMINGO, de vuelta a Marrakech…

Levantamos las tiendas montadas en las dunas del parque por la mañana y tiramos millas hacia el norte. Fueron éstos dos días donde conducimos muchos kilómetros de regreso y paramos poco y solo vimos 2 especies nuevas más: la primera el eslizón moro (Chalcides polylepis), en las montañas del interior por la zona de Sidi Ifni…

eslizón moro (Chalcides polylepis)

Eslizón moro (Chalcides polylepis)

… y el segundo ya por Agadir, siendo el llamado el Gecko diurno moruno (Quedenfeldtia moerens). Más rápidos que un rayo pero que gracias a la técnica de David con su caña de lazo pudimos coger un par de ellos para examinarles y fotografiarles. 

Gecko diurno moruno Quedenfeldtia moerens

Gecko diurno moruno (Quedenfeldtia moerens)

Nuestro último campamento…

Listado de especies (29):

Anfibios (6):

  1. Pelophylax saharicus
  2. Barbarophryne brongersmai
  3. Bufotes boulengeri
  4. Sclerophrys mauritanica
  5. Hyla meridionalis (observada)
  6. Rana saharica

 Lagartos y lagartijas (16):

  1. Acanthodactylus aureus
  2. Acanthodactylus pardalis
  3. Acanthodactylus boskianus
  4. Agama impalearis
  5. Chalcides polylepis
  6. Chacides spenosiphormis
  7. Eumeces algeriensis
  8. Ptyodactylus oudrii
  9. Tropiocolotes algericus
  10. Quedenfeldtia moerens
  11. Saurodactylus brosseti
  12. Stenodactylus mauritanicus
  13. Tarentola chazaliae
  14. Tarentola mauritanica
  15. Uromastyx nigriventris
  16. Chamaeleo chamaeleon

Tortugas (1):

  1. Mauremys leprosa (observada)

 Serpientes (7):

  1. Dasypeltis sahalensis
  2. Bitis arietans
  3. Hemorrhois algirus (muerta)
  4. Malpolon monspessulanus (muerta)
  5. Rhagerhis moilensis (muerta)
  6. Spalerosophis Diadema (muerta)
  7. Psammophis schokari (muerta)

Marrakech: Los encantadores de serpientes (aissauas).

Ya la tarde del domingo, pudimos llegar al apartamento que teníamos reservado en Marrakech para quitarnos la arena y suciedad acumuladas antes de coger el avión de regreso, a la mañana siguiente.

Nos animamos a visitar el Zoco y empaparnos del ambiente de la ciudad. Pudimos conducir entre el bullicio y caos absoluto en las calles y carreteras de la ciudad, donde Ismael conducía el coche con mil ojos.

En el Zoco destacaremos su vertiente herpetológica en este articulo: los puestos de cobras los encantadores de serpientes o aissauas. Allí muestran a los turistas las cobras, víboras y otras serpientes capturadas para que se hagan una foto con ellas y cobrarles un buen pico por ello.

No soy quién para criticar esta tradición, cultura y modo de vida de muchas familias marroquíes sin conocerla en profundidad. Lo que si voy a comentarte es que me dio bastante pena y frustración ver allí reunidas más de 10 cobras, más de 20 bitis, alguna daboia o víbora de marruecos y otras tantas culebras bastardas, de herradura etc.

¿Quieres ayudar a conservar? ¡No te hagas fotos con las serpientes de los zocos árabes! ¡Ni pagues por ello! Además de que realmente puede ser peligroso. La mayoría son serpientes mortales.

Éstas hacían las delicias de los turistas que, al llevarse el recuerdo de la típica foto con la culebra en el cuello, solo hacen que potenciar la extracción ilegal de estos animales de sus hábitats con su consiguiente debilitamiento y extinción poblacional.

Es responsabilidad tuya y de todos no dar dinero por estos espectáculos para que poco a poco desaparezcan, al no tener ingresos. Los menos culpables aquí son los aissauas.

Un viaje en definitiva, muy intenso y concentrado, pero que repetiría hoy mismo son duda, con más experiencia y conocimiento del terreno.

 

6 Consejos para bichear por Marruecos:

1. Contacto con los marroquíes. Siempre siempre siempre en medios rurales intenta saludar y presentarte a las personas que se acerquen a indagar qué estás haciendo por su zona.

Hables o no Francés o Marroquí, el idioma es lo de menos. Es una cuestión de respeto y educación. Sonríe da la mano sé cordial. Comprobarás su hospitalidad y amabilidad, muy distinta de la de las ciudades donde sólo quieren tu dinero. Y si te invitan a tomar té y tienes un poco de tiempo, ¡hazlo!

2. Cultura de la pequeña estafa al turista. ¿Qué es una pequeña estafa? Pues en las ciudades por ejemplo pedirte un plato de chuletas y que te pongan 4 platitos con 1 chuleta cada uno y querer cobrarte 4 raciones. Que te pidan tres o cuatro veces más por cualquier cosa etc.

Otras estafas que podrás experimentar son: que el taxista te pida 80 dirhams por un trayecto que cuesta 20 Dr, que la policía te multe porque un chico se te ha agarrado al coche yendo con la bici y se supone está prohibido (¿y tú que culpa tendrás?).

4. Controles de policía. Respeta los límites de velocidad y lleva siempre el cinturón de seguridad y evitarás multas en alguno de los innumerables controles de carretera que hay en la entrada de cada pueblo. Nosotros pasamos en nuestro viaje cerca de 2o controles. Nos multaron en dos: una multa por no llevar el cinturón (300 Dr) y otra por no respetar un stop (400 Dr) justo antes del control. Miguel y yo fuimos los incautos en esas ocasiones :-).

5. Compras de comida y bebida. Si haces compras grandes en pequeños establecimientos (recomendado)  con variedad de comida y bebida, es normal que te doblen o tripliquen el precio (esto lo hacen en todos los establecimientos) por lo que es mejor hacer PEQUEÑAS COMPRAS cada vez. Si compras dos panes (imprescindibles como base de la comida allí. Baratísimos y muy ricos) y dos botellas de agua solo no tienen margen para “timarte” mucho.

6. Grandes ciudades. Las grandes ciudades están diseñadas para estafar al turista en lo que puedan. No hay agresividad ni violencia y se cuidan mucho de ello, pues los castigos son severos y viven del turista, pero no bajes la guardia porque en el fondo lo que quieren es tu dinero y la pequeña estafa está a la orden del día. ACUERDA PRECIO SIEMPRE ANTES para cualquier cosa.


Agradecimientos: Pablo García, Emilio Ramírez, Baudilio Rebollo, Raúl León, Enrique Ruiz, Gertjan Verspui, Sjoerd Van Bemmel, Aritz Ibarzabal, Antonio Mercader y Rubén Sánchez.

Experiencia repetir sin duda, pese a lo duro que se hace pasar jornadas sin ver animales y a los kilómetros recorridos. ¡¡Gracias por tu tiempo!!

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.
Fuente principal de información y fichas de especies: http://www.moroccoherps.com
Viaje-herpetológico-Marruecos-2019-primera-parte-agadir-sidi-ifni

Viaje herpetológico por Marruecos 2019. Primera parte. Agadir-Sidi Ifni.

En el extremo noroccidental de África, Marruecos se divide, por decirlo así, en dos grandes áreas, la mitad noroeste, más húmeda y verde, y la mitad sureste, más seca y desértica.

La gran cordillera del Atlas atraviesa casi todo el país, siendo la parte más sureña y en contacto con el desierto del Sahara (llamada Anti-Atlas) donde organizamos esta aventura bichera, con Alberto González (el autor) acompañando a Miguel Puras, David Dopereiro e Ismael Puente, de Levantando Piedras.

viaje-herpetologico-sur-marruecos-bicheando-mapa

En rojo. Ruta aproximativa y paradas principales del viaje herpetológico por la costa atlántica sur de Marruecos

Como resumen decir que, por una parte, ha sido una experiencia algo frustrante y dura en algunos momentos, con muchos kilómetros en el coche, días prácticamente sin ver especies y una climatología que no ha ayudado. Nos hizo algo de agua y frío en días clave para nosotros y para las especies que buscábamos.

Pero por otra parte he vuelto enamorado del sur de Marruecos, de sus gentes amables y hospitalarias de los pueblos, de sus extraordinarios paisajes llenos de esos inmensos vacíos de rocas, arena y cardón del desierto (Euphorbia).

Antes de continuar, si quieres, echa un vistazo al video resumen…

Marruecos es un mundo que esconde hérpetos tan fantásticos como la  cobra norteafricana (Naja haje), la víbora bufadora (Bitis arietans), la víbora cornuda (Cerastes cerastes), los lagartos de cola espinosa (Uromastyx nigriventris), el sapito de Brongersma (Barbarophryne brongersmai) o el varano del desierto (Varanus griseus) por citar algunos de los más representativos.

Detalle de lagarto cola espinosa (Uromastyx nigriventris)

En definitiva, 30 especies vistas (25 vivas) en 4 días hábiles de bicheo que creemos es una buena cifra para ser el primer viaje a marruecos de todos los miembros del grupo.  Aunque en marruecos hay 113 especies de reptiles y anfibios de Marruecos, ver más de 20 especies en menos de una semana de viajes es para estar muy contentos.

Empecemos ya el relato de este duro pero fantástico viaje…

1º NOCHE: MARRAKECH

Mientras Miguel, David e Ismael llegaron a Marrakech desde Galicia vía Oporto, yo partí desde Madrid. Por diferentes circunstancias no pudimos coger vuelos hasta el lunes por la tarde, por lo que llegamos a Marrakech a media noche y no tuvimos más remedio de descansar en un hostal de la ciudad cercano al Zoco.

El equipo del viaje. Ismael, David y miguel (arriba) y Alberto.

Dormimos con muchos nervios y excitación pensando que nos quedaban por delante unos 4-5 días completos para disfrutar de la herpetofauna de este fantástico país magrebí.

MARTES, de Agadir hasta Sidi Ifni.

Comenzamos nuestro periplo en la región de Agadir, intentando visitar el Parque Nacional Souss-Massa, pero no supimos encontrar la entrada y seguimos hacia al sur. Cerca de allí paramos en un descampado a revisar los primeros aljibes y pudimos observar como primera especie del viaje la lagartija parda (Acanthodactylus pardalis).

Lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus)

Lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus)

David y Miguel, correteando detrás de las lagartijas por Agadir.

Más al sur de Agadir paramos en la rivera del oued Massa (río) para prospectar la zona y pudimos observar, en algunas partes del lecho con agua, galápago leproso magrebí (Mauremys leprosa saharica) y la rana verde norteafricana (Rana saharica). Ambas especies saltaron al agua antes de que pudiéramos sacar las cámaras. 

Oued Massa

Oued Massa, Agadir.

Mauremys leprosa saharica

Mauremys leprosa saharica con los típicos ojos azules. Por desgracia no nos dió tiempo a fotografiar ninguna, pero hemos adquirido los derechos de uso de esta bonita imagen para que no te quedes sin ver esos ojazos… Créditos: Marek Velechovsky (Shutter stock)

Además aparecieron varios ejemplares de Gecko de Agadir o gecko enano de cola naranja (Saurodactylus brosetti). Saurios muy pequeños en tamaño pero muy grandes en belleza, como puedes comprobar.

Gecko de Agadir o gecko enano de cola naranja (Saurodactylus brosetti)

Gecko de Agadir o gecko enano de cola naranja (Saurodactylus brosetti)

Macro gecko de Agadir o gecko enano de cola naranja (Saurodactylus brosetti)

Seguimos hacia el sur revisando aljibes por Tiznit sin encontrar nada y nos adentramos en la sierra hacia Sidi ifni.

Valles y montes típicos del interior de Sidi Ifni.

Valles y montes típicos del interior de Sidi Ifni, con vegetación arbustiva y desértica.

Abrimos varios aljibes cercanos a la carretera y casi todos parecían estar ya visitados hacía poco o bien sencillamente y por suerte no habían caído animales en ellos. Pudimos ver varias agamas de Bribón (Agama impalearis) frías ya por ser el atardecer y por lo tanto pudimos sacarles alguna fotografía. Si están calientes es imposible acercarse a ellas de lo rápidas que son.

Agama de Bribón (Agama impalearis)

Agama de Bribón (Agama impalearis) Hembra.

Agama de Bribón (Agama impalearis) Macho

Agama de Bribón (Agama impalearis) Macho

Al atardecer, ya llegando a Sidi ifni desde el interior, encontramos en un puerto de montaña el lecho de un río con alguna poza que parecía tener buena pinta para parar, comer algo y esperar a que llegase el anochecer.

Y no estábamos equivocados ya que nada más caer el sol empezamos a oír los cantos de al menos 2 especies de sapos diferentes. Se trataba del sapo verde norteafricano (Bufotes boulengeri) y el sapo de Brongersma (Barbarophryne brongersmai), cuyos machos estaban al borde de la charca esperando a las hembras.

Sapo verde norteafricano (Bufotes boulengeri) junto a una Euphorbia.

Sapo verde norteafricano (Bufotes boulengeri) junto a una Euphorbia típica de la zona.

Sapo de Brongersma (Barbarophryne brongersmai)

Sapo de Brongersma (Barbarophryne brongersmai). El más bello anfibio para nosotros de Marruecos

Sapo de Brongersma (Barbarophryne brongersmai)

Sapo de Brongersma (Barbarophryne brongersmai). Un pequeño sapo de no más de 5 cm que encontramos en gran abundancia esa noche.Personalmente tenía muchas ganas e interés en poder disfrutar de los bufónidos del sur de Marruecos y para mi fué todo un regalazo poder ver sus espléndidos colores y patrones.

Poco después apareció otra preciosa especie: el sapo moruno (Sclerophrys mauritanica), para hacernos un poco más felices… 🙂

Sapo moruno (Sclerophrys mauritanica)

Sapo moruno (Sclerophrys mauritanica). Observa su color crema pastel y sus manchas moradas. ¡precioso!

Macro sapo moruno (Sclerophrys mauritanica).

Macro sapo moruno (Sclerophrys mauritanica).

Para darnos aún más alegrías, mientras estaba haciendo fotos a estos fascinantes anuros, escuche algo muy tenue a mi izquierda y al mirar observé una culebra alargada, pequeña, con la cabeza poco diferenciada del cuerpo y dudé en cogerla (iba sin guantes en ese momento) por si era una Gariba, también conocida como víbora de escamas aserradas árabe (Echis leucogaster), muy venenosa y muy parecida a simple vista a la inofensiva serpiente comedora de huevos (Dasypeltis sahelensis).

Créditos: Comparativa de Gabri Martínez para MorocoHerps. Izquierda Echis. Derecha Dasypeltis.

Un caso de mimetismo batesiano que causa muchos accidentes en Marruecos, pues una especie no peligrosa (Dasypeltis) imita a su similar venenosa (Echis) para disuadir a sus depredadores, principalmente.

Como estaba quieta y tranquila, mire las escamas cefálicas (que eran grandes) y el dibujo más detenidamente y ví que se trataba de la inofensiva culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis). ¡Una especie muy muy muy difícil de observar y con muy pocas citas! WOW WOW WOW

Culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis)

Culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis)

culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis)

Culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis)

Culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis)

Culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis)

Macro culebra comedora de huevos del sahel (Dasypeltis sahelensis)

Todos nos pusimos a dar saltos de alegría. No cabíamos en nuestro gozo. Estaba siendo una jornada, para ser la primera, redonda, la verdad…

La biología de esta especie es bastante desconocida, más allá de que se alimenta de huevos de aves y es nocturna. Si quieres profundizar más en esta especie o en alguna de éste artículo, te recomiendo esta ficha de Dasypeltis y la página en general de Morocco Herps.

Más tarde encontramos un Bulán o escinco argelino (Eumeces algeriensis). Con el que hay que tener cuidado porque da buenos bocados aunque es un saurio tranquilo y pacífico si no se le molesta.

Bulán o escinco argelino (Eumeces algeriensis)

Bulán o escinco argelino (Eumeces algeriensis)

Macro Bulán o escinco argelino (Eumeces algeriensis)

Macro Bulán o escinco argelino (Eumeces algeriensis)

Y cómo no, la omnipresente salamanquesa común (Tarentola mauritanica), cuyos ejemplares aparecían en casi todo el viaje.

salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

Salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

Después, ya con la noche avanzada, llegamos a Sidi Ifni y carrileamos por la zona para ver si salía algún otro ofidio nocturno y tras 1 hora de coche Ismael paró en seco y gritó “Bitis, bitis, bitis!!” saltando como resortes todos del coche para comprobarlo.

UFF, UFF otra especie difícil de ver y mi preferida de todas las marroquíes y la teníamos delante a nuestros pies. No cabía de gozo, la verdad… Miguel y David estaban también absortos contemplado un metro casi de “morcilla venenosa“.

Víbora bufadora (Bitis arietans)

La víbora bufadora (Bitis arietans) se puede confundir por la noche con una piedra o madera (sobre todo las pequeñas)

Estaba bien camuflada en la orilla de la carretera y tuvimos mucha suerte que Ismael estuviera ojo avizor.

Víbora bufadora (Bitis arietans)

Víbora bufadora (Bitis arietans)

Como ves, la víbora bufadora (Bitis arietans) es una serpiente enorme, ancha y pesada, con un patrón que fácilmente la confunde con las zonas pedregosas y de matorral bajo donde vive. Es otro relicto tropical que ha quedado en estas tierras norteñas para nuestro disfrute.

Víbora bufadora (Bitis arietans)

Víbora bufadora (Bitis arietans)

Víbora bufadora (Bitis arietans)

Víbora bufadora (Bitis arietans)

Tras hacerla el examen y fotografías respectivas la apartamos de la carretera y proseguimos nuestro camino. Al poco tiempo vimos otro ejemplar adulto pero esta vez atropellado. FUAA!! Que pena… 🙁 Una joya así muerta… En fin.

Estábamos tan cansados ese primer día que dormimos al lado del camino…

Fué la mejor jornada de la expedición sin duda y esa noche descansamos al raso en un camino poco transitado a la espera de más especies…

MIÉRCOLES, Circular por el interior de Guelmim-Río Noun.

Nos levantamos con el buen sabor de boca de la primera jornada e iniciamos una ruta circular con inicio y fin en Guelmim hacia el interior.

Antes de arrancar nos dió tiempo a revisar un aljibe y rescatar una Agama de bribón (Agama impalearis) que había caído en él.

Habíamos planificando esta ruta circular con mucho tiempo y cariño (en base también a puntos aportados por compañeros) pero… ¡No vimos prácticamente nada en todo el día!

Ni por el día ni por la tarde ni por la noche. Por eso te doy este consejo: cuando vayas a marruecos olvídate de “puntos” y zonas “famosillas” y haz parte del viaje con tu propio itinerario o a la aventura. ¡Hay mucho por descubrir aún! Nosotros, donde más especies vimos, fué en un punto descubierto por nosotros mismos. 😉

Al final de la tarde al menos vimos algunas agamas y geckos más por el camino y poco después pudimos disfrutar por primera vez de los espectaculares lagartos de cola espinosa norte africanos (Uromastyx nigriventris).

Lagarto de cola espinosa (Uromastyx nigriventris).

Espectacular macho de lagarto de cola espinosa (Uromastyx nigriventris).

Lagarto de cola espinosa (Uromastyx nigriventris)

Lagarto de cola espinosa (Uromastyx nigriventris)

Grandes y resistentes lagartos diurnos -principalmente vegetarianos- que lucen unos amarillos, verdes y naranjas de gran intensidad, sobretodo en estas épocas de celo. Para verlos hay que alejarse de la costa e ir al interior, como hicimos.

Destacar por desgracia que vimos ese día las siguientes especies atropelladas: una falsa cobra (Rhagerhis moilensis), una culebra argelina (Hemorrhois algirus), una culebra diademada del Magreb (Spalerosophis dolichospilus) y una culebra de Forskal​ (Psammophis schokari). 4 especies nada más y nada menos. ¡y todas atropelladas! 🙁 

Psammophis schokari atropellada en un camino de tierra…

Rhagerhis moilensis

Falsa cobra (Rhagerhis moilensis) atropellada…

Muy cansado ese día, paramos y dormimos en un páramo sin terminar la circular donde por desgracia hubo rafagas de viento de hasta 50 y 60 km / hora que hacían complicado el descanso. Por suerte pudimos montar y fijar bien las tiendas aunque sólo pudimos dormir unas 3 o 4 horas y malamente.

En el centro, minñúsculo ante el paisaje, nuestro vehículo y las tiendas.

Una jornada y noche para olvidar, la verdad, y eso que creíamos iba a ser la más fructífera. Pero esto es la salsa del bicheo y más en Marruecos. hay días buenos y días pésimos, y hay que estar a todas y animar a tus compañeros.

Anímate y sigue con nosotros, que aún quedan más especies y aventuras en la segunda parte de nuestro viaje herpetológico a marruecos. .-)

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.
Culebrillas ciegas

Los anfisbenas, anfisbenios, anfisbénidos o culebrillas ciegas (Amphisbaenia), son un suborden peculiar y poco conocido de reptiles sin patas adaptados a la vida subterránea.

Su nombre procede de Amphisbaenia, que significaque va en dos direcciones”, ya que tienen la capacidad de desplazarse bidireccionalmente.

Si sumamos a esto que no se distingue bien cual es la cola y cual la cabeza, que presentan un cuerpo rosáceo, alargado, una cabeza maciza, sin oído externo y los ojos atrofiados, el resultado es un ser especialmente raro, aunque como todo, depende del ojo con el que se les mire. 🙂

Culebrilla ciega blanus cinereus

De hecho no son nada “raras” estas especies y están extensamente distribuidas por todo el planeta, conociéndose al menos 190 especies, la mayor parte de ellas en África y América del Sur.

De formas alargadas, color carne, pequeños y subterráneos, pensarás que se trata de una lombriz de tierra a primera vista, ¿verdad?

La culebrilla ciega (Blanus cinereus) es una especie de reptil escamado de la familia Amphisbaenidae. Es el único anfisbeno de Europa.

La culebrilla ciega (Blanus cinereus) es una especie de reptil escamado de la familia Amphisbaenidae. Es el único anfisbeno de Europa.

Digamos que son los topillos de los reptiles, ya que el 95% de su vida pasa en total oscuridad entre cavidades y agujeros del subsuelo, donde viven, se alimentan y se reproducen. Se sienten allí a salvo de miradas curiosas o acechantes y de ahí que se hayan convertido en los hérpetos menos conocidos de todas nuestras especies de anfibios y reptiles.

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) depredando sobre culebrilla ciega (Blanus cinereus). créditos: Juan Pablo González de la Vega.

Y como no podía ser de otra manera, también están inmersos en mitos y leyendas, siendo el más “dañino” para ellos -por ser absolutamente falso-, el que dice que son animales venenosos.

el tiro dicho popular

Dichos y mitos populares totalmente falsos…

SON ANIMALES INOFENSIVOS. ESTO HAY QUE DEJARLO BIEN CLARO. 🙂

Como las serpientes, carecen de patas, excepto el género Bipes, que aún conserva el par anterior, lo que resulta cuando menos sorprendente, ¿verdad?

Bipes biporus. Créditos: Bio Graphic Magazine

De estas culebrillas ciegas has de saber que hay 5 grandes familias distribuidas por todo el mundo:

  1. Familia Amphisbaenidae
  2. Familia Trogonophidae
  3. Familia Bipedidae
  4. Familia Rhineuridae
  5. Familia Blanidae

A esta última familia es a la que pertenecen las dos especies peninsulares de “Blanus”: Blanus cinereus (Culebrilla ciega) -Vandelli, 1797 – y Blanus mariae (Culebrilla de María) -Albert y Fernández, 2009-.

Especies de Blanus o culebrillas ciegas Europeas:

El género Blanus por lo tanto es un género de reptiles conocidos vulgarmente como culebrillas ciegas. Género que habita en los alrededores del Mar Mediterráneo y comprende a las únicas especies de anfisbenios que habitan en Europa. Pasemos ya a conocer a nuestras dos especies autóctonas…

Culebrilla ciega (Blanus cinereus)

Blanus cinereus. Créditos: Alberto González

Es un reptil ápodo que está estrictamente adaptado a la vida subterránea, donde  se desenvuelve cavando túneles para vivir y localizar a sus presas bajo tierra, que suelen ser insectos como hormigas, grillos y lumbrícidos como babosas y lombrices.

Su cuerpo es cilíndrico y alargado, cubierto de escamas cuadrangulares que se alinean en forma de anillos, ya que le ayudan a excavar. La cabeza es de pequeño tamaño, poco diferenciada del cuerpo, con el hocico redondeado y una mandíbula inferior robusta. Mientras que el olfato y el oído están desarrollados, su visión es casi un vestigio de sus tiempos en la superficie. Coloración de fondo variable entre rosa, violácea y marrón claro.

Especie endémica de la Península Ibérica, excepto en el norte y noreste, está presente en los suelos de encinares, enebrales, robledales y pinares de tipo mediterráneo. Ausente también del suroeste ibérico, que está ocupado por Blanus mariae.

Aunque en principio los machos alcanzan una longitud de cabeza y cuerpo de unos 25 cm y las hembras de 23 cm, es casi imposible distinguir el sexo. Como curiosidad reproductiva, comentarte que se reproduce en primavera y ponen una sola puesta de entre 1 y 2 huevos de aproximadamente 0,5 cm de longitud.

Culebrilla de María (Blanus mariae)

Blanus mariae. Créditos: Matthieu Berroneau

Esta otra especie es casi idéntica a B. cinereus y solo un verdadero análisis de cada ejemplar podría diferenciarlas. Y son son animales que se deban manipular, pues son muy delicados. Sus descubridores hablan de…

Las poblaciones del clado del sudoeste han sido descritas como Blanus mariae Albert y Fernández, 2009 (Localidad tipo: Loulé, Faro, Portugal; holotipo: MNCN 44.63. Se caracteriza por su mayor talla y menos segmentos dorsales y ventrales”

Este endemismo ibérico se encuentra principalmente en el suroeste de la península Ibérica, llegando al Algarve y Baixo Alentejo portugués. Su límites en España se sitúan en Cáceres, Córdoba y Málaga.

Por diferenciarlo algo de la anterior especie citada, se dice que sus colores son más rosa pálido o violeta oscuro, pero hay que tener en cuenta que estos animales cambian la intensidad de su coloración según la edad que tengan y el calor recibido.

Igual que B.cinereus, B. mariae es una especie de hábitos meramente subterráneos y se encuentra casi siempre bajo piedras de sustratos blandos o arenosos. Su dieta igualmente se compone de artrópodos y sus larvas principalmente.

Culebrilla de las macetas (Ramphotyphlops braminus)

Aunque las dos culebrillas ciegas son las autóctonas de la península ibérica, hay una nueva especie que ya ha colonizado partes del sur de la España mediterránea.

Culebrilla de las macetas (Indotyphlops braminus). Fotografía: © J. Gállego / serbal-almeria.com

Esta especies es la comúnmente conocida culebrilla de las macetas, ya que se puede encontrar en ellas con cierta facilidad. Esta distribución urbanita se debe en buena medida a que a lo largo del Holoceno ha acompañado involuntariamente al hombre en sus migraciones, dentro de las raíces de plantas ornamentales y alimentarias.

En España se encuentra bien asentada en al Archipiélago Canario, donde ha sido encontrada en cinco de las siete islas principales, mientras que Baleares y en el sur de la Península Ibérica presenta pequeñas poblaciones, como Almeria. La Sociedad Serbal Almería tiene un buen reportaje sobre ella que puedes leer aquí.

—-

Como ves, dos especies que bien podrían ser una, pero gracias a los estudios de Albert y Fernández en la 1º década del siglo XXI, se pudo separar en dos.

Sea como fuere debes saber que son animales inofensivos y muy beneficiosos, pues sanean y oxigenan los suelos, ayudando a hacer crecer la flora, a la vez que se alimentan de artrópodos e insectos, evitando la proliferación de plagas.

¡Conocerlos es valoraros y  valorarlos conservarlos! 🙂

COMPARTE/Share it: Si te ha gustado este artículo, viaje herpetológico o herp trip… ¡Compártelo!

APÓYANOS/Support us: Y si quieres donar al proyecto bicheando.net para el mantenimineto de esta web, los gastos de viajes y dietas, pulsa aquí.
Fuentes consultadas:

http://digital.csic.es/bitstream/10261/108807/1/blamar_v1.pdf

http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/blacin.html

http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/blamar.html

https://www.researchgate.net/publication/259623529_Albinismo_parcial_y_total_de_Blanus_cinereus_Vandelli_1797_en_la_Peninsula_Iberica 
culebras de españa. culebras de la península iberica

Las culebras de la Península Ibérica. Identificación y distribución.

Las Culebras de la Península Ibérica. Identificación y distribución.

ANTES DE SEGUIR, ¿CONECTAMOS EN INSTAGRAM? https://www.instagram.com/bicheando_net/

De las más de 3000 especies de serpientes que hay aproximadamente en el mundo catalogadas, 45 especies citadas viven en Europa y 15 de ellas habitan en la Península Ibérica, que es el país de Europa con mayor número de ellas. Italia y Grecia (países mediterráneos con climas suaves) tienen también una gran biodiversidad ofidia.

De estas quince, hay tres especies de víboras y once especies de culebras ibéricas, ya que según el autor o autores, al menos una especie foránea tienen rango de especie establecida (Valle de Arán).

>> POR CIERTO, TENEMOS UN VÍDEO EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE SOBRE LAS SERPIENTES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA <<

Las culebras pertenecen a la familia de los colúbridos en donde se engloba a estas especies inofensivas y de medio tamaño, en general.

Las culebras ibéricas viven una amplia gama de hábitats. Desde subsuelos arenosos, dunares o arcillosos como la Culebra de Cogulla, pasando por medios acuáticos, hasta las altas montañas del Pirineo.

Estos reptiles vertebrados perciben su entorno en base a las vibraciones, y usan combinación con la visión y el olor (órgano de Jacobson) para detectar partículas de olor en el aire y obtener información de su entorno como detectar potenciales presas, saber si se acerca algún peligro o identificar a sus congéneres en épocas reproductivas.

En Bicheando.net hoy te traemos un listado y galería para hacerte un poco más fácil su identificación y disfrute.

De las 11 que veremos, solo hay dos especies moderadamente venenosas: la culebra de cogulla y la culebra bastarda. ¡Pero su mordedura no representa riesgo alguno para el ser humano!

Listado especies de culebras de la Península Ibérica:

  1. Culebra viperina (Natrix maura)
  2. Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)
  3. Culebra de escalera (Zamenis scalaris -antes Rhinechis-)
  4. Culebra lisa meridional (Coronella girondica)
  5. Culebra lisa europea (Coronella austriaca)
  6. Culebra bastarda o de Montpellier (Malpolon monspessulanus)
  7. Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)
  8. Culebra de cogulla (Macroprotodon brevis)
  9. Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)
  10. Culebra de esculapio (Zamenis longissimus)
  11. Culebra de collar helvética (Natrix natrix helvetica) -Pottier, 2016, valle de Arán-

1.- Culebra Viperina (Natrix maura)

La Culebra Viperina (Natrix maura) es la “culebra de agua” por antonomasia, la que te encuentras en charcas y lagunas y en sus cercanías de forma más común, pues su vida transcurre cazando peces y anfibios, principalmente, como en la siguiente imagen. ¡Espectacular!

Culebra viperina devorando una carpa. Créditos y cesión: Jose Joaquín Santos

Culebra viperina devorando una carpa. Créditos y cesión: Jose Joaquín Santos

Tiene una coloración parda u oscura base aunque variable, pudiendo llegar a existir desde ejemplares melánicos (negros o muy oscuros) a otros con una línea dorsal doble que recorre todo su cuerpo, denominándose “bilineata”. Llega a alcanzar los 80 cm de largo, siendo los 60 cm lo más común en adultos.

También se la denomina “culebra viperina” dado su comportamiento defensivo llamado Mimetismo batesiano: imita el comportamiento, forma y diseño de especies venenosas como las víboras, aplanando el cuerpo y triangulando la cabeza.

Natrix maura (culebra de agua).

Natrix maura (culebra de agua) triangulando la cabeza para parecer peligrosa.

Se distribuye por toda España y Portugal, Francia, Suiza, Italia y el norte de África. Además ha sido introducida en las Islas Baleares (Mallorca y Menorca).

2.- Culebra de Collar (Natrix astreptophora)

Mapa del género “Natrix” en el mundo.

La otra “culebra de agua”, pero menos asociada a hábitats húmedos, cuyos juveniles presentan un “collar” blanco muy característico que rodea el cuello.

Puedes diferenciarlas a simple vista y de lejos porque da la casualidad de que esta especie, en el agua, repta sobre ella, y rara vez se zambulle, al contrario que Natrix maura, se suele bucear mucho.

Este ofidio es un especialista en alimentare casi exclusivamente de anfibios, sobre todo anuros (ranas y sapos), si bien no suele estar justo en la lagunas o charcas (orillas) suele ir allí a cazar. Sus luchas con el sapo común son míticas…

El color en los adultos es de fondo oliváceo o pardo claro, con pequeñas manchas negras alineadas que también pueden desaparecer en adultos. Sus ojos rojos y el collar en los juveniles son una clara diferenciación con Natrix maura.

Culebra de collar adulta...

Culebra de collar adulta…

Puedes verla, en general, en toda la Península Ibérica (en la mitad norte es más abundante) y en el noroeste de África. Como decíamos, está menos relacionada con medios acuáticos que Natrix maura.

Como curiosidad decirte que esta especie es una maestra de la actuación. Si se ve amenazada y no tiene escapatoria, se pone “panza arriba” y aparenta estar muerta. Esta táctica defensiva llamada tanatosis hace que potenciales depredadores no quieran arriesgarse a comer carroña, y así la estrategia resulta efectiva en muchos casos. En la siguiente imagen puedes comprobar esta magnífica “teatralización”…

Tanatosis de culebra de collar. Créditos: Fátima Uribarri XL Semanal

Tanatosis de culebra de collar. Créditos: Fátima Uribarri XL Semanal

3.- Culebra de Escalera (Zamenis scalaris) –antes Rhinechis-

La culebra de escalera es una serpiente “grande”, de cuerpo robusto, con un peculiar morro agudo. Alcanza una longitud de 1,5 metros, por regla general. Es la más común en España, y la más urbana, pudiendo encontrarse ejemplares a día de hoy en núcleos urbanos (desechos, basureros, casas abandonadas, parques etc.)

Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

Su coloración es muy distinta entre ejemplares juveniles y adultos: los juveniles o subadultos presentan un diseño de manchas negras a lo largo de su espalda con forma de «H» que se asemeja a una escalera de mano, al que debe su nombre común.

Los adultos son de color rojizo o pardo y presentan dos claras líneas negras paralelas recorriendo su espalda.

Ocupa todos los biotopos mediterráneos, de cultivos y ganadería y sólo escasea en los lugares muy áridos. Se alimenta principalmente de pequeños mamíferos, con el tamaño de un gazapo como máximo, y también las aves y sus huevos entrar en su dieta, si puede conseguirlos.

Para nosotros, como decíamos, es la serpiente más común y abundante en la península, junto con Natrix maura.

4.- Culebra Lisa Meridional (Coronella girondica)

La Coronella girondica es una serpiente de pequeño tamaño (60cm)y cuerpo alargado. Tiene además la cabeza pequeña y cola relativamente corta, lo que a veces la puede confundir (en zonas de serranía) con la víbora.

Culebra lisa meridional (Coronella girondica) -Lugo-

 Culebra Lisa meridional (Coronella girondica)

Culebra Lisa meridional (Coronella girondica) Detalle de la cabeza

Si te fijas en su cabeza, verás que tiene una gran mancha oscura en forma de U, que forma una raya oscura que atraviesa los ojos. ¡Esta “U” es inconfundible.

Además se la puede diferenciar de la C. austriaca porque mientras la austriaca presenta un color ventral uniforme, la C. girondica lo tiene ajedrezado.

También puedes contar la disposición de las escamas infraoculares y/o supralabiales, Si la 3º y 4º escama están tocando el ojo, es Austriaca, y si la 4º y 5º escamas son las que tocan el ojo, es girondica. Haz la prueba con esta foto… 🙂

Una característica 100% infalible para diferenciar a las culebras lisas peninsulares...

Una característica 100% infalible para diferenciar a las culebras lisas peninsulares… Créditos y cesión: Alejandro García Salmerón.

Se distribuye por Italia, el sur de Francia, la Península Ibérica (menos en algunas partes del norte de la cordillera cantábrica) y el norte de Magreb.

Habita tanto los parajes de bosque y matorral mediterráneos como los campos de cultivo, siempre ligada a pedreras o zonas con muros o construcciones tanto artificiales como naturales.

5.- Culebra Lisa Europea (Coronella austriaca)

Otra especie de pequeña culebra, muy parecida a la anterior en coloración y tamaño, pues raramente sobrepasa los 60 cm de longitud. La cabeza tiene forma ovalada, aparentando ser, en proporción al cuerpo, relativamente pequeña. Es de cuerpo un poco más robusto que la anterior, además.

Coronella-austriaca-culebra-lisa-europea-gredos

Culebra Lisa Europea (Coronella Austriaca)

La diferencia principal con C. girondica es la presencia de una línea, parda o negra, que recorre los laterales de la cabeza; se inicia en los orificios nasales, rodea ojo por debajo y se prolonga hasta el cuello, pero que no está presente entre los ojos. Y como hemos dicho anteriormente, no presenta la panza ajedrezada.

Culebra lisa europea (coronella-austriaca)

Culebra lisa europea (coronella-austriaca). Detalle de la cabeza…

Culebra lisa europea (coronella-austriaca) Detalle de la cabeza.Tiene, eso si, una distribución y abundancia mucho menor ue la C. girondica. Es uno de los ofidios ibéricos con una distribución y abundancia más reducidas y se la puede observar sobretodo en sierras de cierta altitud, en nuestra experiencia.

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

Posee (y esto poca gente lo sabe) glándulas de veneno, pero que no puede inocular porque su dentición no permite que el veneno se canalice al exterior. Curioso, ¿no? Es por lo tanto, totalmente inofensiva.

6.- Culebra Bastarda (Malpolon monspessulanus)

Sin duda una de las culebras con mayor carácter, belleza y porte que tenemos. Los ejemplares macho adultos superan los 2 metros y se han dado citas de 2,5 metros de longitud. Sin duda, la mayor especie de la península ibérica y de Europa.

culebras de la peninsula iberica. Culebra bastarda

Macho de culebra bastarda en el Río Jarama (Madrid)

Es una de las llamadas “culebras venenosas” pues tiene dientes que canalizan veneno en la parte posterior de la boca (opistoglifa). Más o menos como si tuviera una “muela” superior y en la parte de atrás capaz de inocular veneno.

Su veneno se inocula por “masticación”, no por un simple mordisco, y es raro que pueda inocularlo. Como hemos dicho anteriormente, es inofensiva para el ser humano. Duele más su mordisco que los posibles efectos de ser inoculado.

Macho de culebra bastarda (Oporto)

Macho de culebra bastarda (Malpolon-monspessulanus), se puede apreciar, además de la mancha negra bien definida detrás del cuello, que las escamas supralabiales no tienen bordes negros típicos en las hembras.

Diurna, grande, alargada, muy rápida y agresiva. Tiene una “ceja” (escama supraocular) que le otorga una mirada de “peligrosa” o “enfadada” muy singular.

Culebra bastarda (Malpolon-monspessulanus) -Oporto-

Macho de culebra bastarda (Malpolon-monspessulanus).

Destacar que es una especie denominada ofiofága, es decir, que es una depredadora de otras serpientes y culebras, incluidas las víboras, que no duda en matar por constricción y engullir, si tiene la oportunidad.

Aunque a veces las tornas cambian…

Mantis religiosa devorando culebra bastarda. Créditos: Pierre Legeard

Tiene un color verdoso muy bonito, con dibujos negruzcos manchados que van desapareciendo con la edad, quedando un color más uniforme.

Malpolon monpessulanus juvenil, posiblemente hembra, en posición de ataque.

Los machos tienen una mancha dorsal oscura cerca del final del cuello que se suele llamar “silla de montar” y se asocia a épocas reproductivas.

7.- Culebra de Herradura (Hemorrhois hippocrepis)

Típica serpiente de bosque seco y zona de matorral, la culebra de herradura tiene una serie de manchas circulares en el dorso y una mancha en forma de herradura, que rodea la nuca y a quien debe su nombre común. Una clara diferencia en comparación al resto de culebras de la Península Ibérica.

culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)

Culebra de herradura juvenil (Hemorrhois hippocrepis)

Su coloración y patrón es muy bonito: presenta un color amarillo muy poco patente, ya que tanto la cabeza como el dorso poseen manchas negras que, en conjunto, dan una tonalidad al reptil oscura casi negra.

Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) tomando el sol.

Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) tomando el sol.

Suele medir un metro de largo y es muy ágil: no dudará en asolearse en una rama alta de un árbol o trepar por un muro si hay un nido de pollos arriba. Se alimenta principalmente de roedores, lagartijas y pequeñas aves.

Culebra de Herradura (Hemorrhois hippocrepis)

Culebra de Herradura (Hemorrhois hippocrepis) Créditos y cesión: David Candel Arbo.

En la península ibérica se distribuye por la mitad meridional, sin rebasar el norte del Sistema Central, pudiéndose también encontrar esta especie en países como Túnez o Libia, ya en África. Puedes encontrarla, generalizando, en el Sur de España y Portugal y el el linde mediterráneo.

8.- Culebra de Cogulla (Macroprotodon brevis)

Ofidio raro, quizá el ofidio con menos abundancia de la península, y muy castigado por la abundancia del jabalí, por ejemplo, de quien es presa fácil. Sus hábitos subterráneos además hacen difícil un censo real.

culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis)

Una imagen curiosa de la culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) a punto de hacerse la muerta…

De cabeza relativamente corta, deprimida y hocico especialmente corto, que le sirve para excavar en la tierra y arena donde suele encontrarse. Ofidio pequeño que no sobrepasa el medio metro de longitud, por regla general.

Macroprotodon brevis. Culebra de cogulla occidental.

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) a punto de mudar la piel…

De coloración mayoritariamente grisácea, con una banda oscura en la cabeza en forma de uve y un collar nucal oscuro, tiene cinco líneas longitudinales de pequeñas manchas oscuras y el vientre de fondo blanquecino o grisáceo con manchas oscuras con diseño ajedrezado.

Culebra de cogulla occidental Macroprotodon brevis

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) en los Montes de Toledo, donde sí es abundante, en comparación con otras áreas.

La mancha en “uve”, los ojitos pequeños y el collar nucal oscuro son los mejores caracteres para el reconocimiento de la especie entre el resto de los colúbridos ibéricos.

Igual que la culebra de collar (Natrix astreptophora) puede hacerse la muerta en determinadas circunstancias, lo que como comentábamos, se llama tanatosis. Otra actriz en el teatrillo de la supervivencia… 😉

Tanatosis en la culebra de Cogulla.

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) haciéndose la muerta (“tanatosis”)

9.- Culebra Verdi-amarilla (Hierophis viridiflavus)

La culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus) es una especie poco abundante y con una limitada distribución en la Península Ibérica, si bien en otros países mediterráneos es bastante común.

Culebra Verdi-amarilla (Coluber Viridiflavus) Juvenil.

Culebra Verdi-amarilla (Hierophis Viridiflavus) Juvenil. Créditos y cesión: Rafael Vázquez Graña

En España como decíamos se encuentra solo en los Pirineos, donde su distribución es continua salvo en el Norte de Aragón. Ocupa los valles de las zonas más altas del Pirineo, en general. También zonas herbáceas y bosques de robledales y pinares con riberas de ríos y riachuelos.

Culebra Verdi-amarilla (Hierophis Viridiflavus) adulto asoleándose.

culebra-verdiamarilla-Hierophis-viridiflavus-01

Se alimenta de pequeños roedores, lagartos y lagartijas, si bien en su dieta también entrar otras serpientes, como el caso de la víbora del Pirineo (Vipera aspis) o de su propia especie.

La bonita coloración de los juveniles da paso a un esplendoroso patrón y colorido en los adultos, fondo oscuro verdoso con manchas y franjas amarillas dispersas por todo su cuerpo, ahí de su nombre común.

10.- Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

La culebra más rara y escurridiza de todas. Como curiosidad , decirte que debe su nombre común a que históricamente se ha representado a Asclepio, dios griego de la Medicina, con un bastón sobre el cual se enrollaba un ejemplar de la especie.

La culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

La culebra de esculapio (Zamenis longissimus). Créditos: Alberto González

culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus) créditos y cesión: Rafael Vazquez Graña.

Es una culebra de gran tamaño, esbelta y puede alcanzar fácilmente los 2 metros de longitud. Presenta una coloración marrón u olivácea, con la parte anterior del cuerpo algo más clara. No duda en depredar roedores, huevos, aves y otros reptiles, a los que ahoga mediante constricción. Igualmente depreda otras serpientes si se da el caso.

Culebra-de-Esculapio-(Zamenis-longissimus)-002

Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus) a punto de mudar la piel (ojos opacos): Créditos y cesión: Alejandro García Salmerón.

La culebra de esculapio (Zamenis longissimus). Créditos: Alberto González

La culebra de esculapio (Zamenis longissimus). Créditos: Alberto González

Se distribuye por el sur de Europa occidental y oriental y en la Península Ibérica sólo se encuentra en la zona de los Pirineos y en algunas zonas muy concretas de la Cordillera Cantábrica Oriental.

Y terminado una “novedad” en el mundillo de las serpientes y otra que algunos autores no catalogan como especie…

11.- Culebra de collar helvetica (Natrix natrix)*

En la reciente obra de Pottier (2016), aparece fotografiado un ejemplar del valle de la Pique (Bagnères de Luchon, Francia), que corresponde a un típico ejemplar de N. natrix helvetica.

Natrix Natrix (valle de Arán)

Culebra de collar helvetica (Natrix natrix)* en el Valle de Arán.

Ello hace pensar que la población presente en el valle de Arán pertenezca a esta especie, quizás la única en territorio español, aunque en la frontera del País Vasco y Navarra con Francia también se han dado casos de citas de ejemplares intermedios.

Culebra de collar (Natrix natrix) melánica fotografiada en el valle de Arán. Créditos: Daniel Fernández Guiberteau.

Además, según el detallado mapa publicado en esa obra, la población del valle de Arán está separada de las más próximas meridionales por un banda de unos 40 km, lo que hace suponer ausencia de simpatría entre las dos especies en el Pirineo Central.

Pero en el Pirineo Oriental y en el Pirineo Occidental, hay numerosas cuadrículas colindantes con presencia de las dos especies, por lo que se precisan estudios morfológicos y genéticos para delimitar las áreas de ambas especies.

*Textos recogidos de La Enciclopedia Virtual de los vertebrados ibéricos.

En resumen, tener estas especies de culebras ibéricas en nuestros ecosistemas es un gran tesoro. Por desgracia todas están amenazadas, bien por causas como atropellos, fuegos intencionados, pisadas injustificadas… o bien por la falta de un mayor conocimiento de las mismas, siempre catalogadas como “bichos peligrosos” cuando en realidad son animales que nada quieren saber de su mayor depredador: el ser humano.

Y finalizando el artículo, si también te interesan las víboras ibéricas, puedes leer nuestro articulo relacionado con las 3 especies de vipéridos:

https://bicheando.net/2017/01/viboras-algunas-cosas-deberias-saber-nuestras-especies/

Agradecer a Rafael Vázquez Graña, Alejandro García Salmerón, José Joaquín Santos Leal y David Candel Arbo por cedernos algunas fotos para ilustrar algunas especies.

Y por lo demás, si te ha gustado el artículo, seguro que hay otras personas a quienes también les gustaría leerlo, ¿no? ¡Pues a compartir!  😉

5-libros-de-anfibios-y-reptiles-2018

15 libros de anfibios y reptiles recomendados para tu biblioteca bichera.

15 libros de anfibios y reptiles recomendados para tu biblioteca bichera.

Hoy en Bicheando.net te traemos una selección de 15 libros sobre anfibios y reptiles en Español, Catalán y Gallego que deberían ser imprescindibles en tu biblioteca bichera. Algunas publicaciones son más técnicas que otras, pero la mayoría, (si te interesa este mundo), son magníficas referencias de consulta y disfrute para cualquier amante de la herpetología y la naturaleza escamosa como tú. Y si conoces alguno más, no dudes en comentar el artículo.

Índice de libros sobre anfibios y reptiles:

  1.  Anfibios y Reptiles de Aragón (octubre 2019)
  2. Amphibian Survey and Monitoring Handbook (Noviembre 2017)
  3. Guía de campo de los anfibios y reptiles de España y de Europa. (2017)
  4. Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. (2011)
  5. Atlas y libro rojo de anfibios y reptiles de España. (2004)
  6. Mi primer guía de campo de anfibios y reptiles (2017)
  7. Guía de las serpientes de europa. (1992)
  8. Reptiles y anfibios: Guía de campo. (2007)
  9. Guia dos anfibios e reptiles de Galicia. (2006)
  10. Guía de reptiles de España; identificación, historia natural y distribución. (2013)
  11. Anfibios españoles. (2001)
  12. Reptiles y anfibios (manuales de identificación) (2001)
  13. Los anfibios de europa (2º ed.). (1995)
  14. Amfibis i Reptils de Catalunya Pais Valencia i balears. (2011)
  15. Anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. (1999)
  16. Serie fauna ibérica. volúmenes 10 y 24. (2003)

*recomendaciónes Bicheando.net

1. Amphibian Survey and Monitoring Handbook (Noviembre 2017)

Antes de pasar al listado, te adelantamos éste fenomenal y muy nuevo “Manual de estudio y muestreo de anfibios”. Un libro que cubre toda la gama de técnicas de muestreo, detalles y documentación sobre cómo presentar los resultados. Está escrito por John W. Wilkinson, un especialista en biodiversidad de anfibios con muchos años de experiencia de campo e investigación.

Y ahora sí, vamos con nuestro listado…

2. Guía de campo de los anfibios y reptiles de España y de Europa

guia-de-cmapo-de-los-anfibios-y-reptiles-de-espana-y-de-europa

J.Speybroeck, W. Beukema…

Año 2017 – ISBN: 978-84-282-1664-7

La última guía de identificación exhaustiva de todos los anfibios y reptiles de España y de Europa. Ilustrada con más de 370 dibujos en color y más de 200 fotografías, 155 mapas de distribución precisos y actualizados, tablas y descripciones precisas que permiten la identificación rápida de las especies por cualquier persona que esté interesada en la naturaleza y la vida salvaje. ¿Qué más se puede pedir?

3. Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. Nuevas guías de campo.

A. Masó, M. Pijoan

Año 2011 – ISBN: 9788428213684

Una obra actual sobre herpetológica que además de las cientos de fotografías, incluye 110 mapas de distribución y 120 dibujos y espectrogramas. Y como vivimos en un mundo digital, incluye un CD con los cantos de 21 especies de anuros. Ahí es nada.

El estudio más completo y actualizado de todos los anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. Exhaustiva en especies, subespecies, formas, morfologías y coloraciones.

Asesorada por catorce herpetólogos especialistas en los distintos grupos, lo que garantiza el máximo rigor científico y la actualización de todos los datos. Incluye toda la información necesaria para la identificación rápida y certera de cualquier ejemplar en el campo.

4. Atlas y libro rojo de anfibios y reptiles de España.

Ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente. Juan M. Pleguezuelos, Rafael Márquez Miguel Lizana (Editores científicos)

Año 2004 – ISBN: 9788480145763

Una obra también bastante actual con 587 páginas apadrinada por el  Ministerio de Medio Ambiente (descarga gratuíta) en colaboración con la Asociación Herpetológica Española, donde se aborda el análisis y a problemática de las especies de anfibios y reptiles de España.

5. Mi primer guía de campo de anfibios y reptiles (2017)

Victor J. Hernandez

Año 2017 – ISBN: 9788416702428

Una obra de bolsillo y tapa blanda con contenidos coloquiales y fácilmente entendibles para los que se quieren iniciar en este campo de la herpetología.

Con un precio de solo 11€ esta guía de campo se enmarca dentro de la colección de guías de campo diseñadas para descubrir la fauna y flora ibéricas a niños, jóvenes y principiantes de cualquier edad, y motivarles a disfrutar de la Naturaleza.

6. Guía de las serpientes de europa.

S. Bruno, S. Maugeri

Año 1992 – ISBN: 9788428209175

Una publicación más antigua pero que hace un resumen minucioso de las especies de serpientes de la Península Ibérica y Europa, ofreciendo una descripción puntual de las 31 especies más extendidas por Europa. Son pocos los textos de divulgación sobre serpientes, y este libro pretende llenar esta laguna, según sus autores.

La primera parte -muy interesante- (antes de ver las distintas especies de serpientes) trata sintéticamente del papel de la serpiente en la cultura de los pueblos, desde los más antiguos y lejanos a nuestros días, y a continuación aborda su morfología y su comportamiento en la naturaleza o en cautividad.

7. Reptiles y anfibios: guia de campo.

E.N. Arnold, D. W. Ovenden

año 2007 – ISBN: 9788428212533

Esta segunda edición renovada contiene descripciones de todas las especies de salamandras, tritones, ranas, ranitas de san Antonio, sapos, tortugas terrestres, tortugas marinas, galápagos, gecos, agamas, lagartos, camaleones, luciones, eslizones, anfisbénidos y serpientes que se encuentran en Europa.

El texto ha sido completamente actualizado, porque en los últimos veinte años el conocimiento de la historia natural y biología de estos populares grupos ha aumentado considerablemente. En cada especie encontramos el nombre científico, junto con los nombres en castellano, catalán, euskera, gallego, portugués, francés, italiano, inglés y alemán. La guía abarca España y Europa, las islas atlánticas (Canarias, Madeira y las Azores), las islas Baleares, las islas griegas y la costa de Turquía.

8. Guia dos anfibios e reptiles de Galicia

Moises Asensi Carbita

Año 2006 – ISBN: 9788496526297

Esta guía en Gallego, estudia los 14 anfibios y 29 reptiles que son posibles observar en Galicia. Tiene bellas ilustraciones de Carlos Silvar.

Su descripción se acompaña con información sobre la situación y los riesgos actuales de estos seres, mapas de distribución y una clave completa de la identificación con los planos detallados de las características morfológicas de las diferentes especies estudiadas.

Reúne lo mejor de las anteriores obras herpetológicas de Galicia. Un manual para esencial para estudiantes y expertos gallegos.

9. Guía de reptiles de España; identificación, historia natural y distribución

Alfredo Salvador; Juan m. Pleguezuelos

Año 2013 – ISBN: 9788493619169

Reedición de esta guía que desde hace 9 años se ha actualizado con las nuevas especies de reptiles aparecidas en España, los cambios de nomenclatura y estado de conservación así como la distribución de cada especie se han analizado y se muestran totalmente actualizadas aquí.

10. Anfibios españoles

Mario García París y Alfredo Salvador

Año 2001 ISBN-10: 8493209503

Aunque ya tiene unos años, es un estudio muy detallado de los anfibios en español. Buen contenido, buen tamaño, buen precio. Libro muy interesante, con magníficas fotografías y textos excelentes.

11. Reptiles y anfibios m.i.

Halliday, M. O’Shea

Año 2001 – ISBN: 9788428212021

La guía visual más clara y precisa para poder conocer e identificar más de 400 especies de reptiles y anfibios de todo el mundo. Junto a las ilustraciones, un texto sin cientifismos indica con todo rigor las características clave de cada especie y da una información rápida y accesible.

 

12. Los anfibios de europa (2º ed.)

A. Nöllert, Ch. Nöllert

Año 1995 – ISBN: 978-84-282-0972-4

Este manual algo antiguo ya, pero muy interesante para los “nostálgicos” está dedicado a los amigos de la naturaleza que tal vez durante una excursión a un lago o a una zona de pastos sienten curiosidad por los tritones, sapos y ranas que allí viven, desean poderlos identificar y saber más cosas sobre sus formas de vida.

13. Amfibis i Reptils de Catalunya Pais Valencia i balears

Xavier Rivera, Daniel Escoriza, Joan Maluquer-Margalef, Oscar Arribas, Salvador Carranza (Societat Catalana d’Herpetologia)

Año 2011 – ISBN: 9788496553538

La primera guía de campo exclusivamente escrita en Catalán que trata de forma exclusiva las 67 especies de anfibios y reptiles presentes en el ámbito de los llamados “Países Catalanes”, y también las especies que se pueden encontrar en áreas cercanas o limítrofes y las desaparecidas en tiempos recientes. Textos y mapas específicamente elaborados para esta guía, incorporando los datos más actualizados y hasta inéditos.

280 fotografías y más de una veintena de dibujos paro poder identificar correctamente todas las especies, así como las subespecies y variedades geográficas o cromáticas más relevantes, en el campo.

14. Anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias.

Guía de Anfibios y Reptiles de la península Ibérica, Baleares y Canarias. Ed. GeoPlaneta. Barcelona. Año 1999. 419 pp.

Descatalogado ya, pero una de esas primeras ediciones y joyas de la literatura hérpeta que bien podrías encontrar (a modo de colección) en alguna librería o en este link. De los autores Barbadillo, L.J., Lacomba, I., Pérez-Mellado, V., López-Jurado, L.F. y Sancho, V.

15. Serie fauna ibérica. volúmenes 10 y 24.
volumen 10 – reptiles. 2ª edición, revisada y aumentada. Volumen 24 – amphibia

J.M. Tierno de Figueroa, A. Sánchez Ortega, P. Membiela Iglesia y J. M. Luzón Ortega: Volumen 10: Link >> Año 2003 – ISBN: 8400081986

A. Andreu, A. Bea, F. Braña, P. Galán, L. F. López-Jurado, V. Pérez-Mellado, J. M. Pleguezuelos y A. Salvador: Volumen 24: Link >>  Año 2005 – ISBN: 84-00-07713-X

La serie fauna ibérica es una sensacional enciclopedia de descarga que no solo abarca anfibios y reptiles y de especial interés para estudiantes de biología y de la fauna ibérica. Los más prominentes biólogos y herpetólogos se han afanado en presentar los diversos estudios y conclusiones sobre nuestra naturaleza escamosa en estos dos volúmenes, algo densos de lectura, pero totalmente recomendables por su rigurosidad.

Esperamos que alguno de estos libros de anfibios y reptiles te sean de ayuda para identificar las 30 especies de anfibios y 58 especies de reptiles que viven en la península ibérica y otras tantas europeas y del mundo.

Y como siempre, si crees que falta algún libro o guía de campo no dudes en hacer tu comentario para que todos podamos disfrutar de su lectura y consulta.

Gracias por tu tiempo.

hibernacion-brumacion-anfibios-reptiles-portada-bicheando

Introducción a la hibernación y brumación en anfibios y reptiles

Si por estas fechas te preguntas dónde y cómo sobreviven los anfibios y reptiles a las bajadas anuales de temperatura entre noviembre y febrero, hoy en Bicheando.net vamos a sacarte de dudas explicándote de forma coloquial y amena todo lo relacionado con la brumación de los anfibios y reptiles.

¡Qué frío no! Empezamos… 😉

Sapo corredor hibernando

Sapo corredor enterrado para pasar el invierno. Sección. Créditos y cesión: Andrés Pérez Salerno.

¿Bruman o hibernan? te preguntarás… Vamos a intentar lo primero diferenciar estos términos… En la hibernación los animales son capaces de mantener su temperatura orgánica constante, con independencia de las variaciones ambientales, mientras que en la brumación esta capacidad no existe, ya que los anfibios y reptiles son incapaces de regular su temperatura corporal por medios propios.

Por lo tanto… Los anfibios y reptiles “bruman”.

Si nos ponemos muy dogmáticos y serios sólo se debería hablar de “hibernación” con los animales de “sangre caliente” como los mamíferos. Primer dato a tener en cuenta para tener un poco más de “culturilla escamosa”, aunque coloquialmente ambas expresiones son válidas, al menos para nosotros. 😉

Sigamos… ¿qué es la brumación, entonces?

La brumación es un tipo de dormancia o letargo caracterizado por una disminución drástica de la actividad del organismo en condiciones de frío, sequía, falta de alimento… propio de animales ectotermos (de sangre fría) como los anfibios y reptiles.

Las salamandras con uno de los anfibios mejor adaptados a la “época fría”…

Los reptiles y anfibios no pueden mantener una temperatura corporal constante. Si ésta baja o permanece baja durante un tiempo prolongado (días, semanas…) no pueden realizar sus funciones vitales básicas y su cuerpo reacciona induciendo al ejemplar a aletargarse para poder sobrevivir. Su ritmo cardiaco y respiratorio decaen y su metabolismo se ralentiza para ahorrar energías.

¿Por qué veo entonces lagartijas tomando el sol en pleno invierno?

Quizá ahora pienses: “Pero muchos días en invierno veo alguna lagartija tomando el sol.” ¡Claro! Éste es un buen ejemplo de diferencia entre hibernación y brumación… Te lo explicamos:

Timon lepidus lagarto ocelado juvenil asoleandose

Lagarto ocelado juvenil (Timon lepidus) asoleándose a finales de febrero 2017, en Cabañeros…

Date cuenta que los reptiles y anfibios pueden activarse varias veces durante su brumación por que, como ya hemos dicho, su actividad depende casi directamente de la temperatura; si la temperatura aumenta unos grados o sale el sol aprovecharán para solearse con los rayos de sol e intentar tener así algo de actividad el poco tiempo que se les permita (movilidad, hidratación, alimentación…)

¿Se alimentan durante la brumación los anfibios y reptiles?

La hidratación es casi obligatoria en reptiles, así que sí. No pueden pasar muchos días o semanas sin beber, y por regla general no comen (o no comen casi) por dos razones principales:

  • Primero, porque no suele haber mucho alimento en invierno. Los insectos u otros hérpetos están brumando también.
  • Segundo, porque a partir de cierta temperatura el sistema digestivo se paraliza y no pueden “hacer la digestión”, por decirlo así.

Por ponerte un ejemplo, la temperatura mínima corporal necesaria para que el aparato digestivo de una serpiente esté activo es de unos 12º-14º (según autor). Hay serpientes mejor adaptadas que otras y por ejemplo las culebras de agua pueden aguantar mejor las bajas temperaturas que las víboras, que suelen ser más termófilas.

A partir de esa temperatura, como decíamos, el “movimiento intestinal” cesa y el alimento no puede digerirse correctamente, se pudre literalmente dentro del organismo del animal y puede provocarle una infección y hasta la muerte.

Por eso mismo es raro ver serpientes en el campo por debajo de 12º o 14º en la Península Ibérica, y más si no hace sol con el que puedan coger temperatura a través de la radiación solar.

¡Para qué gastar energías si no puedo ser rápida ni quizá digerir lo que pueda cazar!

Para poder salir a buscar presas con las que alimentarse en unas condiciones adecuadas de movilidad y agilidad necesitan conseguir una temperatura corporal (que no ambiental) de entre 20º y 30º grados centígrados.

Culebra bastarda juvenil (Malpolon monpessulanus), activa y en posición de ataque, calentada por el sol de la mañana.

¿Hay algo más que active la brumación, además del frío?

Sí. Realmente es un conjunto de parámetros, entre los que destacan la bajada de temperaturas y otras dos causas principales:

1.- La disminución de las horas de luz diarias o fotoperiodo.

La luz es muy importante también para activar la brumación, porque la reducción de horas solares tanto estacional como diariamente, activa una serie de hormonas en los anfibios y reptiles que les incita a aletargarse.

También es raro ver a reptiles activos por la noche por una sencilla razón: necesitan una temperatura mínima corporal para poder correr, huir, cazar y reproducirse.

2.- La escasez de agua o humedad (nivel hídrico ambiental).

La sequía es la otra causa que activa la brumación, principalmente en los anfibios. La escasez de agua, humedad y la bajada del nivel de agua en los estanques o charcas provoca que estos animales reaccionen enterrándose bajo el lodo y permaneciendo ahí (en cualquier época del año) hasta que las lluvias regresen.

Los sapos parteros (Alytes ssp.) portan la puesta hasta que sus zonas de reproducción se inundan, si no llega el agua, la puesta se pierde…

¿Y dónde se esconden o pasan la brumación los anfibios y reptiles entonces?

La  mayoría de los sapos, tritones o ranas se entierran en el barro del fondo del estanque. Cuando veas o pases por encima de un estanque seco, piensa que bajo tus pies hay cientos de pequeñas y delicadas criaturas aletargadas esperando las lluvias. Al humedecerse y ablandarse el suelo, pueden salir a la superficie igual que entraron: excavando.

También pueden refugiarse en agujeros en la tierra, huecos de troncos, montones de hojarasca, bien porque los encuentran, o los aprovechan de otros animales (conejos) o bien porque los excavan ellos mismos.

Sapo de espuelas Pelobates cultripes

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes) enterrado en la arena de la playa…

Hay larvas de anfibios que permanecen aletargadas debajo de las placas de hielo de las lagunas o charcas congeladas, como por ejemplo algunas larvas del sapo partero (Alytes ssp.) o de la salamandra común (Salamandra s.).

Rana temporaria con puesta de huevos en un camino

En las zonas de costa, donde las temperaturas no llegan a cero grados, es normal encontrar épocas reproductivas incluso en diciembre o enero. En éste caso una rana bermeja (Rana temporaria) cuidando de la puesta hecha en un camino en noviembre (Asturias).

¿No se asfixian? ¿Cómo respiran?

Por ejemplo en anfibios, su metabolismo se ralentiza tanto esta fase de descanso invernal que sus o´rganos vitales no necesitan casi oxígeno, por lo que muchas veces pueden incluso permanecer en el fondo de una laguna inundada, extrayendo el mínimo oxígeno que necesitan en esa fase de letargo a través de la piel. Recuerda que los anfibios “respiran” también por la piel.

Créditos: “Libro de Ciencias Naturales de Quinto Año”. B. Roca y G. Pérez, CEIP.

Resultado de imagen de respiracion reptiles

Créditos: “Libro de Ciencias Naturales de Quinto Año”. B. Roca y G. Pérez, CEIP.

En cuanto a los reptiles, necesitan más cantidad de oxígeno que los anfibios pero por otro lado tienen unos pulmones plegados, que les aportan mayor superficie para el intercambio gaseoso. Además excavan túneles o usan madrigueras con cierta ventilación siempre. En ningún caso pienses que se entierran vivos y aguantan la respiración, por decirlo así… Pero aprovechan mejor cada “inspiración” de aire que los humanos, como te mostramos en la anterior diapositiva… Ahí es nada.

¿Es la brumación mala para los hérpetos?La brumación no es en todo caso (y es importante dejarlo claro) negativa para estos animales. Han evolucionado durante cientos de miles de años para adecuarse a estos cambios estacionales.

De hecho la brumación es fundamental para su reproducción: muchos reptiles y anfibios no desarrollan óvulos o espermatozoides si no bruman adecuadamente. Además, en primavera, el aumento rápido de la temperatura, conlleva la activación de ciertas “hormonas sexuales” que les incitan a entrar en celo y buscar pareja. Sin estos cambios estacionales, no hay “apetito sexual”, por decirlo así.

Amplexo de sapo corredor...

Amplexo de sapo corredor (epidalea calamita)

¿Cuál es la temperatura mínima que un anfibio o reptil puede soportar?

Las células de cualquier ser vivo vertebrado necesitan un mínimo, según algunos autores y en general, de entre 1 y -0,5 grados en sus órganos vitales para poder tener una actividad vital mínima. Para soportar esta “congelación” hay anfibios, como la salamandra, que disminuyen su porcentaje de líquido corporal interno y así combaten mejor el frío. Increíble, ¿verdad?

Salamandra común del Almanzor (Salamandra s. almanzoris) en el hielo, a 5º de temperatura ambiente. Mayo 2016.

Hay incluso otros anfibios que sufren una congelación externa de hasta el 70% de su cuerpo (solo los órganos imprescindibles como el corazón y el cerebro no se congelan) durante este periodo.

O incluso hay anfibios que producen su propio anticongelante “dulce”, en forma de glucosa concentrada, para evitar la cristalización de sus células, como la rana de bosque norteamericana o la salamandra siberiana (salamandrella keyserlingi), con algunos casos en los que se han quedado congeladas en el permafrost durante años, y al derretirse este, han salido de su letargo.

Rana americana congelada

Créditos:  -Uwe Anders- El pais.com

En resumen, adaptaciones al entorno y evolutivas increíbles, de unos animales en principio delicados, que bien podrían valorarse en mayor medida. ¡Son unos supervivientes!

Por desgracia, estas habilidades tienen sus límites y ciertos ejemplares que comienzan en brumación heridos, famélicos o portando alguna infección no suelen superar esta etapa de sus vidas.

El cambio climático en la zona mediterránea y en la Península Ibérica es otro factor que está repercutiendo negativamente, ya que los inviernos cada vez más cálidos y cortos y las sequías prolongadas (que afectan principalmente a los otoños peninsulares), hacen que estos animales tengan un cierto descontrol interno y un estrés adicional.

No es difícil ver en los últimos 2 o 3 años en diciembre anfibios esperando las lluvias del otoño que nunca llegaron, en charcas secas. En este vídeo mostramos este triste caso en pleno diciembre con una de las especies más resistentes: el sapo corredor (Epidalea calamita).

Potencialmente, cambios en la temperatura ambiental en una escala global, pueden interrumpir el tiempo de reproducción, periodos de hibernación y la habilidad para encontrar alimento.

Gracias por tu tiempo y esperamos que hayas aprendido un poquito más sobre la hibernación, la brumación y el descanso invernal en anfibios y reptiles.

Cuando te pregunten “¿Dónde se meten las ranas en invierno?” esperamos ya sepas que contestar… 😉 Y si te ha gustado… ¡Comparte libremente! y ayúdanos a seguir buscando aliados y atención para esta otra naturaleza tan desconocida.

Reptiles de la provincia de Valencia. Apuntes de campo. 1º parte.

Hace tiempo, comencé a interesarme por la herpetologia, principalmente en los anfibios, y decidí salir al campo a conocer a las diferentes especies de anfibios que hay en mi provincia: Valencia. Mi primer artículo en Bicheando.net trata sobe ellos y se titular “Anfibios de la provincia de Valencia, apuntes de campo”.

Con los anfibios ibéricos quedé sorprendido al descubrir la variedad y la belleza de las diferentes especies, pero también algo triste al comprobar, por otro lado, su precaria situación. También te recomiendo echar un vistazo al artículo relacionado sobre los miles de efectos trampa abandonados que existen en la Comunidad Valenciana.

Pero volviendo el tema de hoy, cuando empecé a interesarme por la otra rama de la herpetologia, los reptiles, no podía imaginar la fantástica variedad de especies diferentes existente, la impresionante belleza y las increíbles curiosidades de esta clase de animales.

Muchísimas veces siguen siendo víctimas de falsos mitos y continúan teniendo de una mala fama totalmente injustificada; animales tan míticos como los lagartos, las serpientes, tortugas e incluso increíbles camaleones podemos encontrar a día de hoy en en la provincia de valencia, y disfrutar de ellos, eso si, siempre con el máximo respeto hacia ellos y hacia las leyes que les protegen.

Y ya sin más espera y a continuación me gustaría presentaros los diferentes grupos y especies de reptiles de la provincia de Valencia, según mi experiencia de campo y salvamento de estos recientes años. Espero que os resulte interesante.

GRUPO 1: LOS LAGARTOS Y LAS LAGARTIJAS

En la provincia de Valencia podemos encontrar una buena variedad de especies de este grupo de reptiles denominado lacértidos, es decir, los lagartos y las lagartijas, que en mi opinión, son el grupo de reptiles más abundante y fácil de observar, sobretodo las lagartijas.

Aquí, la más común, para mi sin duda, es la lagartija ibérica (Podarcis hispanica) llamada también lagartija común o como se llama en valenciano, sargantana.

Se puede encontrar en parques, jardines, en huertas, campos y en el monte, aunque aquí suele ocupar barrancos y zonas más o menos despejadas, ya que en zonas de más frondosidad y pinares principalmente.

Pero la especie de lagartija que más he visto en esta provincia es la lagartija colilarga (Psammodromus algirus) que hace honor a su nombre, con una cola que yo creo que puede ser más del doble de larga que su cuerpo, y además , no es una lagartija menuda, pues puede superar los 30 centímetros de largo.

En zonas de matorral y monte bajo , muy características de la provincia de Valencia, hay otra lagartija, en mi opinión quizá no tan abundante, o al menos, algo más difícil de ver, (sobretodo por su reducida talla) llamada lagartija cenicienta o lagartija cenicienta de Edwards (Psammodromus edwarsianus).

Esta bonita lagartija es la mitad de larga que su prima la lagartija colilarga, y no llama tanto la atención ni es tan fácilmente observable como esta, pero en mi opinión es igualmente bonita.

La última especie de lagartija que yo he encontrado en la provincia de Valencia es sin duda, al menos para mi, la más rápida y difícil de fotografiar o grabar (de hecho, aun no lo he conseguido en condiciones), se trata de la agilisima lagartija colirroja, (Acanthodactylus erythurus) llamada así porque los juveniles tienen la cola efectivamente de ese color.

Esta especie ocupa la zona costera, perfectamente adaptada al ecosistema de dunas tan representativo de la costa valenciana, donde, cuando han tomado bien el sol, se convierten en auténticos misiles que van de matorral en matorral casi imposibles de seguir.

En cuanto a los lagartos, en la provincia de Valencia tenemos a los dos grandes representantes del género Timon, los lagartos ocelados, pudiendo encontrar, en zonas apartadas de monte y campo del interior de la provincia, sobretodo en la mitad norte, al lagarto ocelado (Timon lepidus) y en el resto de la provincia, mucho más abundante en mi opinión y según mi experiencia de campo, el lagarto bético (Timon nevadensis).

Juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus)

Juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus)

La primera vez que vi un enorme lagarto bético, con sus colores de celo, en primavera, nunca se me va a olvidar… literalmente me pareció increíble, con esa cabeza y boca, esos colores verdes, marrones, azules… una auténtica preciosidad, como veréis en la foto.

Adulto de lagarto bético (Timon lepidus)

Adulto de lagarto ocelado mediterráneo o bético (Timon lepidus)

Los lagartos o fardaxos como se les llama en valenciano, son los reyes de los lacértidos, yo he podido observar y medir ejemplares de hasta 70 centímetros, y me han comentado que algunos pueden llegar incluso al metro, siendo la especie de lagarto más grande de Europa.

Foto de Miguel Alonso del Lagarto ocelado mediterráneo o bético (Timon nevadensis)

Una auténtica maravilla de la fauna valenciana que tenemos que cuidar, y que aquí en Valencia, por desgracia, más veces queda atrapado en los llamados efectos trampa, es decir , balsas y otras estructuras donde los animales caen y no pueden salir…una auténtica lástima.

GRUPO 2: LAS SALAMANQUESAS, EL ESLIZÓN Y EL CAMALEÓN

Si durante el día, los reptiles que más fácilmente podemos ver son las lagartija, y con suerte, algún buen lagarto, de noche les llega el turno a las salamanquesas, que en valenciano reciben el nombre de dragonets (dragoncillos).

En la provincia de Valencia encontramos, y bien representadas, las dos especies de salamanquesas que hay en la península. La más abundante, y que ocupa desde zonas urbanas (es uno de los pocos reptiles que podemos encontrar en el interior de la ciudad de Valencia, junto con la lagartija ibérica), a zonas más rurales, es la salamanquesa común (Tarentola mauritanica).

Salamanquesa común (tarentola maurantiaca) Alpedrete

Salamanquesa común (tarentola maurantiaca) Alpedrete

Un auténtico insecticida natural nocturno que durante las noches cálidas recorre los muros y fachadas alimentándose de cualquier insecto que se le pone a tiro, por lo que es fácil verla cerca de focos de luz donde los insectos acuden.

La otra especie es la salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) más rosada, menuda y esbelta, y quizá por ello más bonita que la salamanquesa común, aunque para gustos ya se sabe.

Deciros también que esta especie es, por mi experiencia, algo más rural que la salamanquesa común, pero no por ello menos abundante, yo he estado en zonas donde he visto muchas más salamanquesas rosadas que comunes.

Al igual que la salamanquesa común, la salamanquesa rosada es una experta trepadora y eficaz devoradora de insectos nocturnos.

Debido a su aspecto, repulsivo y raro para algunas personas, las salamanquesas no siempre despiertan la simpatía de la gente, pero son totalmente inofensivas y muy necesarias, y por lo que se ve cada vez hay menos. Ellas también son algo valioso para todos.

Pasamos ahora al único tipo de eslizón que hay en la provincia de Valencia, el eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) al que vi por primera vez al levantar una piedra.

Me pareció una lagartija gorda de diminutas patas, las cuales no usa, ya que se desliza por el suelo como una serpiente, o mejor dicho, a mi me recordó más a una especie de pez nadando entre la hierba y la tierra…toda una curiosidad de animal que por fortuna, por lo que he comprobado en Valencia, está bien representado.

Y para terminar este grupo de reptiles, el que quizá sea más sorprendente de todos, el camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) sorprendente porque nunca imaginé (ni yo ni la mayoría de los valencianos) que hubiera camaleones en valencia.

Y los hay… ¡y tanto! Y al parecer cada año hay más, siendo una especie que se adapta muy bien a terrenos secos y con poca vegetación, algo cada vez más común por tierras valencianas, ya sea para desgracia de algunas especies o para suerte de otras, como es este caso.

camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)

camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)

En cualquier caso, el camaleón es un animal que no deja indiferente a nadie, sus características y curiosidades únicas darían para muchos artículos, pero regocijémonos juntos con estas imágenes, al menos.

Y hasta aquí la 1º parte de mis apuntes de campo de los reptiles de la provincia de Valencia. Si quieres continuar descubriendo conmigo a las serpientes, tortugas y galápagos de Valencia, pincha aquí para seguir leyendo la 2º parte>>

 

Nueva especie invasora en Madrid. la lagartija común italiana (Podarcis sicula).

El 2 de octubre de este año 2018 Mario Castillo se puso en contacto con bicheando.net, a través de nuestro perfil de instagram, para comentarnos que había visto en varias ocasiones, en la zona restaurada del curso del Río manzanares llamada Madrid Río, lo que parecían lagartijas italianas (Podarcis sicula), una especie nativa de Italia.

Y nuestra sorpresa fué mayúscula cuando vimos las primeras fotos… Se trataba sin duda de, al menos, una subespecie de lagartija italiana (o bien Podarcis sicula sicula o bien Podarcis sicula campestris). En principio es una población de Podarcis sicula campestris.

Si te fijas, tiene algo que no tiene ninguna lagartija ibérica: presenta dos bandas verdes a lo largo de la espalda muy bien definidas, presentando los machos además gran parte de la espalda de color verde intenso, en épocas de celo.

podarcis sicula campestris madrid rio

Una de las lagartijas de madrid Río. Se aprecian a simple vista las bandas verdes dorsales típicas de la especie.

Aunque la identificación de la especie estaba clara por Mario y por nuestra parte, se contactó con Enrique Ayllón, Coordinador Nacional de Proyectos de la Asociación Española de Herpetología, para que visitara la zona y nos confirmara.

Hembra adulta de lagartija común italiana

Hembra adulta de lagartija común italiana (Podarcis sicula)

Además, Enrique se encargará de avisar de este descubrimiento a los organismos oficiales competentes en materia de medio ambiente y de recabar información genética de estos individuos, además de otros aspectos.

Volviendo a las lagartijas, decir que la lagartija común italiana (Podarcis sicula campestris) es una especie que, aunque no está catalogada como invasora o exótica oficialmente, creemos podría “hacer mucho daño” a las poblaciones de lagartijas ibéricas de las zonas donde ha sido introducida, ya que crece mucho más deprisa, se termorregula antes y es mucho más grande y territorial que nuestras especies. De ahí que esta identificación temprana (esperamos) de la población establecida en Madrid Río sea tan importante.

Una especie invasora se define como; una especie exótica cuya introducción causa o puede causar daño económico, ambiental o daños a la salud humana. Con respecto a un ecosistema en particular, una especie exótica es cualquier especie que no sea nativa de ese ecosistema.

Podarcis sicula representa una amenaza para las poblaciones madrileñas de Podarcis virescens (Lagartijas verdosa) y Podarcis guadarramae (lagartija lusitana).

En la Península Ibérica, esta especie está ya asentada en lugares como Noja (Cantabria), donde vive en un área urbanizada por las dunas costeras, en Almería, donde se encuentra en un parque urbano, en la costa y puerto marítimo de Santander, Bilbao, en Gipuzkoa, Islas baleares donde preocupa especialmente por ter un ecosistema cerrado y muy limitado, Lisboa… y quién sabe si algún sitio más.

En Europa ha sido introducida en las Islas Británicas, sur de Provenza, islotes costeros en Francia, Israel, Chipre, Túnez, e incluso ha viajado a los Estados Unidos. Ahí es nada.

podarcis sicula campestris

Otra hembra adulta de podarcis sicula campestris tomando el sol encima de un tronco, en los jardines de Madrid Río.

Como ves, es una especie muy extendida por puertos y jardines, debido principalmente al comercio de plantas ornamentales y agrícolas o de cultivo como el olivo italiano, ya que sus huevos viajan en los cepellones de estas plantas y eclosionan meses después en áreas tan diversas como las anteriormente expuestas.

Esperemos que la noticia de esta nueva especie invasora en Madrid llegue de forma eficaz y rápida a las administraciones y a la Comunidad de Madrid y se erradique en su totalidad en la zona de Madrid Río al mismo tiempo que se investiga el origen de las plantas y la posible dispersión de las mismas a otros puntos de la Comunidad o peninsulares.

Y si has llegado hasta aquí, te mereces el vídeo resumen ;-):

Gracias a Mario Castillo por su identificación y hallazgo y por contar con nosotros para su difusión. Y si tú ves algo raro, alguna especie que crees no debería estar ahí, no dudes en ponerte en contacto con la Asociación Herpetológica Española, con el Seprona o los Agentes medioambientales de tu comunidad.

Fuentes e información:
Boletín de la Asociación Herpetológica Española 26(2), 2015: La lagartija italiana (Podarcis sicula) en la península Ibérica y en las islas Baleares. Autores: Miguel A Carretero y Iolanda Silva-Rocha. PDF.

Boletín de la Asociación Herpetológica Española 26(2), 2015: Propuesta de revisión de los listados y catálogos nacionales y autonómicos de especies amenazadas o protegidas, y del Catálogo Nacional de Especies Invasoras. Autores: Enrique Ayllón et al. PDF.
http://digital.csic.es/bitstream/10261/109236/3/podsic_v3.pdf

http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/habitat/podsicha.html

https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/reptil_46_tcm30-98951.pdf

Pérez-Mellado, V. (1998). Podarcis sicula (Rafinesque, 1810). Pp. 302-307. En: Salvador, A. (Coord.). Reptiles. En: Ramos, M. A. et al. (Eds.). Fauna Ibérica. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

Valdeón, A., Perera, A., Costa, S., Sampaio, F., Carretero, M. A. (2010). Evidencia de una introducción de Podarcis sicula des de Italia a España asociada a una importación de olivos (Olea europaea). Boletín de la Asociación Herpetológica Española, 21: 122-126.

Página 1 de 3

Utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, más info en.

ACEPTAR
Aviso de cookies