Bicheando.net Herpetología para todos.

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

viaje-herpetologico-pirineos-parte-2

Viaje herpetológico por Los Pirineos. Junio 2018. 2º parte

Tras nuestra 1º parte, seguimos con nuestro viaje herpetológico por los Valles de Ansó, Hecho, Guarrinza y Aguas torcidas…

Valle de Ansó:

Tras Panticosa me dirijo al Parque Natural de los Valles Occidentales. Una zona natural inmensa, con laderas de robles, pinos, serbales, tilos, hayas, tejos, arces, avellanos. Especialmente apropiada para la culebra de esculapio (Zamenis longissimus), otro de mis objetivos principales en este viaje.

Culebra de esculapio

Culebra de esculapio en un “medio” en el que se desenvuelve muy bien. Créditos y cesión: David Venero. (bichosaragon.blogspot.com)

Tenia mucha ilusión en verla por primera vez (es la única especie de la Península que me falta por observar y fotografiar) pero por desgracia y tristeza ;-), ni en bosque ni en carretera pude observarla en este viaje, si bien dejo esta imagen de David Venero, para que puedas deleitarte con su belleza.

culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

La culebra de esculapio (Zamenis longissimus)

Por desgracia todos los veranos en el pirineo es diezmada por atropellos, ya que acostumbra a tomar el sol y calentarse en los bordes y arcenes de caminos y carreteras de las montañas pirenaicas y las otras zonas de su distribución en la Península (hasta País Vasco y Cantabria).

Culebra de esculapio (Zamenis longissimus) atropellada

Culebra de esculapio (Zamenis longissimus) atropellada. Un “clásico” de los veranos en Pirineos por falta de empatía en la conducción de quienes suelen describirse como “amantes de la montaña”. Créditos y cesión: Iban Ibanov.

Una rara culebra (no suele ser vista a menudo) y muy arbustiva que puede alcanzar los 2 metros de longitud, aunque lo normal es encontrarse ejemplares de 1,5 metros.

Tras esta desilusión intenté recobrar los ánimos y me fui en busca de algún riachuelo de montaña virgen donde pudiera observar las dos especies de anfibios pirenaicos por antonomasia: el tritón pirenaico (Calotritón asper) y la esquiva rana pirenaica (Rana pyrenaica):

El tritón pirenaico (Calotritón asper) es una especie endémica de los Pirineos que gusta de arroyos de alta montaña, ibones y riachuelos de valles adyacentes.

El tritón pirenaico (Calotriton asper

El tritón pirenaico (Calotriton asper ) es un urodelo siempre agradable de ver y vector de salubridad de los ríos y arroyos donde se encuentra…

Tras andar un rato, en un torrente con fuerte desnivel de aguas frías pude observar por fin una buena población de dicha especie.

Primer plano de un macho de Tritón pirenaico (Calotritón asper)

Primer plano de un macho de Tritón pirenaico (Calotritón asper). Presenta ese morro característico de “cerdito” que me encanta.

Los machos suelen ser más claros y tienen una franja dorsal (no siempre) que recorre su espalda. Las hembras suelen ser más oscuras, en general.

Calotriton asper. Macho (izquierda) y hembra (derecha)

Calotriton asper. Macho (izquierda) y hembra (derecha)

Tritón pirenaico (Calotritón asper)

Tritón pirenaico (Calotritón asper)

Tritón pirenaico (Calotritón asper) Juvenil en fase terrestre

Tritón pirenaico (Calotritón asper) Juvenil en fase terrestre

Si quieres ver más, puedes ver mi vídeo resumen de este urodelo tan fascinante.

La otra especie endémica, cuya distribución está concentrada a unos pocos valles pirenaicos de Navarra, Aragón y la Aquitania francesa, es la rana pirenaica (Rana pyrenaica)

rana pirenaica (Rana pyrenaica)

La rana pirenaica (Rana pyrenaica) interesada por nuestra presencia 😉

Como muy bien comenta nuestro amigo Enrique Ruiz Ara, cuyos textos no podría reproducir mejor: “Esta especie fue descubierta muy recientemente, concretamente el el año 1993.  Seguramente pasó desapercibida por la gran similitud que existe con la rana bermeja (Rana temporaria).  La rana pirenaica se diferencia de la rana bermeja porque su tímpano no es visible, por su pequeño tamaño y porque las patas traseras suelen ser más largas en proporción  que las de la rana bermeja.”

Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

Una bellísima foto de la protagonista en el torrente virgen montañoso…

Para distinguirla con la Rana ágil (Rana dalmatina) o con la Rana bermeja (Rana temporaria) solo hay que ver que carece de tímpano visible, es de un tamaño más pequeño, solo se la ve en torrentes de agua montañosos y tiene un patrón más limpio y uniforme, en general.

La rana pirenaica (Rana pyrenaica) en su hábitad....

La rana pirenaica (Rana pyrenaica) en su hábitad….

Una rana de alta montaña singular y escasa que debemos entre todos proteger y conservar.

Otra especie que vimos, pero no fotografiamos, fue la Lagartija parda (Podarcis liolepis), que se distribuye ampliamente desde Cataluña, pasando por Pirineos, hasta Burgos por el oeste y Teruel y tercio norte de Valencia por el sur.

Resultado de imagen de

Lagartija parda (Podarcis liolepis). Créditos: Bernie Dup

Valle de Hecho, Guarrinza y Aguas Torcidas

No quise despedirme de mi viaje herpetológico sin volver a visitar estos tres valles consecutivos que me encantan, tanto por sus imágenes pirenaicas paradisíacas como por su abundante flora y fauna. Y más en una época aún no masificada, pues es una zona muy “turística” en Julio y Agosto.

Mi idea era subir al Valle de Aguas Torcidas a pasar la noche y al día siguiente ir bicheando los valles según iba bajando por ellos desde el valle  mayor altitud.

Para acampar una noche en cualquier parte de Aragón fuera de zonas habilitadas (refugios de montaña, etc.) hay que pedir permisos, ¡ojo!

Allí arriba pude observar, además de las marmotas (Marmota marmota latirrostris), caballos y vacas que pueblan el valle, varios ejemplares de culebra lisa europea (Coronella austriaca).

Culebra lisa europea (Coronella austriaca)

La culebra lisa europea (Coronella austriaca) es especialista en pequeños lagartos, víboras e incluso insectos…

Ya bajando por la mañana pude volver a observar una gran cantidad de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Lagartija vivipara (Podarcis vivipara)…

…Y en un riachuelo más abajo, varios sapos comunes (Bufo spinosus), también en plena época reproductiva, de ahí su actividad y acercamiento al agua…

… la siempre bella salamandra común (subespecie S. s. fastuosa)…

… y el omnipresente tritón palmeado (Lisotriton helveticus), que se observaba por doquier en cualquier charco o agua somera de las cunetas de los caminos junto a sus larvas.

Y por último, pude hacer una de las series de fotos más bonitas del viaje a una rana bermeja (Rana temporaria) que encontré en la orilla (entre las piedras) de un torrente montañoso, ya en Hecho. Al estar en plena época de reproducción allí arriba también tenían cierta actividad diurna y acuática, lo que me facilitó ver varias a plena luz del día, cerca o en la orilla de estos riachuelos montañosos.

Rana bermeja (Rana temporaria) en el torrente de montaña...

Rana bermeja (Rana temporaria) en un torrente de montaña…

Tuve que mojarme bastante para conseguir esta instantánea que quedará en mi recuerdo por ser la última serie de fotos del viaje y porque no le día mucha importancia al hacerlas, pero después, al menos a mi, el resultado me ha encantado.

¿Y no debería ser el objetivo y la labor de un fotógrafo de hérpetos el mostrar la belleza de estos animales para conseguir que se valoren más y mejor, a través de la belleza estética? Pues creo que, al menos con esta última foto, lo he conseguido. 😉

——————————

Especies observadas/fotografiadas:

ANFIBIOS (9):

  • Sapo común (Bufo spinosus)
  • Sapo partero (Alytes obstetricans o.)
  • Rana bermeja (Rana temporaria)
  • Rana pirenaica (Rana pyrenaica)
  • Rana común (Pelophylax perezi)
  • Tritón palmeado (Lisotriton helveticus)
  • Tritón pirenaico (Calotritón asper)
  • Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  • Salamandra común (Salamandra s.)

REPTILES (11):

  • Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)
  • Lagartija roquera (Podarcis muralis)
  • Lagartija parda (Podarcis liolepis) – obs, no fotografiada.-
  • Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonalli) – obs, no fotografiada.-
  • Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)
  • Lagarto ocelado (Timón lepidus)
  • Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus) – obs, no fotografiada.-
  • Culebra de esculapio (Zamenis longissimus) -no obs.-
  • Culebra de agua (Natrix maura)
  • Culebra de collar (Natrix astreptophora)
  • Víbora cantábrica (Vipera seoanei)
  • Víbora Áspid (Vipera aspis)

Y hasta aquí mis maravillosos y fructíferos 5 días de bicherío por los Pirineos occidentales y centrales. El próximo viaje, a los Pirineos Franceses y Orientales.

Y si te ha gustado la crónica, ¡comparte libremente! 😉

viaje-herpetologico-pirineos-parte-1

Viaje herpetológico por Los Pirineos. Junio 2018. 1º parte.

A finales de junio de 2018, tras una de las primaveras más lluviosas en la Península Ibérica, planifiqué un viaje herpetológico en solitario para ver y disfrutar de la naturaleza y la herpetofauna de los pirineos; varias etapas y puntos geográficos que comprendían valles, ríos, parques naturales, nacionales, zonas urbanas y muuucha montaña.

Quería viajar tanto por la vertiente francesa como por la española en esta nueva aventura escamosa de unos 10 días, si bien duró menos de lo previsto inicialmente debido a un cambio de las condiciones climatológicas a mitad de viaje…

Recorrido inicial: Entrando por Roncesvalles, recorriendo Francia y volviendo a España por el valle de Aran, para retornar por diferentes zonas de la vertiente española.

Ya que iba a viajar solo, iba a estar entre 6 y 10 días sin contacto (si era posible) con el resto de los humanos. Lo por zonas poco habitadas y alejadas de núcleos urbanos o campestres, necesitaba una planificación, preparación y atención importante.

Este tipo de salidas solitarias no lo recomiendo a gente que no tenga contacto frecuente con la montaña porque ante cualquier problema hay que tener mucha calma y entereza e ir bien preparado con todo lo necesario…

… y hablando de preparativos: botiquín completo, tienda unipersonal, material fotográfico, material de asepsia, ganchos y otras herramientas, baterías y pilas para parar un tren, pastillas potabilizadoras, comida de rancho, cuerdas, mosquetones, navajas, lejía (por si se pierden las pastillas potabilizadoras), gafas, crema de sol, abrigo, guantes, seguros, permisos de manejo y vivac, etc. etc. etc.

Tras varias semanas leyendo y viendo diferentes puntos y opciones (hay cientos de posibilidades en Pirineos), preguntando a compañeros de afición y memorizando en gran parte las rutas,  planifiqué 8 etapas, pero marco en azul las 5 etapas y zonas que realmente pude hacer, ya que las condiciones climatológicas adversas que se presentaban en días sucesivos me hicieron posponer el resto de etapas.

  • Selva de Irati (Francia).
  • Canfranc/Candanchú.
  • Panticosa/Baños de Panticosa.
  • Valle de Ansó.
  • Valle de Hecho/Guarrinza/Aguas Torcidas.
  • Valle de Osseau (Francia). 
  • Parque Nacional de los Pirineos (Francia).
  • Valles de Arán.
  • Valle de Benasque.

Estas zonas o puntos son extensas para evitar visitas inesperadas, si bien concretaré lo máximo posible en favor de aquellas personas que quieran visitar algún día a las mismas con buenas intenciones… Sea como fuera son zonas ya bien conocidas por naturalistas y aficionados a la naturaleza. No se devela aquí ningún lugar secreto o similar… 😉

 

Vamos ya con la crónica de estos 5 días y estas 5 fantásticas zonas…

La Selva de Irati -francesa-

Un buen madrugón desde Madrid y en 6 horas me planté en la selva de Irati francesa; un espacio natural mágico y puro, que ya había recorrido en varias ocasiones en la vertiente española, pero cuya zona francesa quería también descubrir, pese a que comparte las mismas especies.

Aquitania. Irati.

Extensas montañas de pastos, bosques y brezal forman gran parte de la Aquitania pirenaica, donde se encuentra la vertiente francesa de la Selva de Irati.

Esta zona conocida por ser el límite oriental o noreste de distribución de la víbora cantábrica (Vípera seoanei), donde coincide con la víbora áspid (Vipera aspis), mayormente distribuida por todo el Pirineo.

De hecho el primer día apartamos una víbora de la carretera (estaba justo en medio e iban a atropellarla) que si bien al principio vimos como Víbora áspid, después otros citaron como Víbora cantábrica y viceversa…

Híbrido vipera seoanei y vipera aspis

Posible híbrido de Víbora áspid (Vipera aspis) y Víbora cantábrica (Vipera seoanei).

Este ejemplar, tiene características de víbora áspid (Vipera aspis) como la escama rostral, el patrón dorsal y el hocico ligeramente levantado, pero también presenta alguna característica de víbora cantábrica (Vipera seoanei), como la fila única de escamas infraoculares típica de ésta especie (en esta zona), aunque esto es variable en las tres especies de víboras de la península.

¿Podría tratarse de un híbrido? 😉 Aunque nosotros nos decantamos por “aspis” hay otros herpetólogos y compañeros que la citarían como “seoanei“. ¿Cual es tu opinión?

Siguiendo con el viaje, tenía muchas ganas de volver a ver Vípera seoanei, una especie muy polimorfa (patrones y coloración muy variable en cada ejemplar) y por suerte no tardé mucho en ver varios ejemplares 100% seoanei por la zona de Irati francesa.

Vibora cantábrica pirenaica vipera seoanei

Víbora cantábrica pirenaica (Vipera seoanei) asoleándose al borde de un camino, a primera hora de la mañana.

vibora-cantabrica-vipera-seoanei-eyes

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) entre la maleza.

Aunque hay dos subespecies clásicamente aceptadas: Vipera seoanei cantabrica -Braña & Bas, 1983-, en la mitad sur de la cordillera Cantábrica y Vipera seoanei seoanei -Lataste, 1879-, distribuida hasta los Pirineos Centrales, el trabajo más reciente del autor Martínez-Freiría en 2015 tiende a invalidar esta distinción (Martínez-Freiría et al., 2015).

Sea como fuere es una animal bellísimo, tranquilo, que no ataca si no se siente amenazado y que pude disfrutar mucho observándolos…

Paseando más tarde por las orillas de los ríos de Irati, puede observar otra especie en abundancia: el sapo partero común (Alytes obstetricans), además en plena época de reproducción, ya que en los Pirineos, es durante abril, mayo y junio cuando las condiciones le son favorables y se pueden observar a los machos portando las puestas fertilizadas…

Macho de sapo partero común (Alytes obstetricans) portando la puesta.

Macho de sapo partero común (Alytes obstetricans) portando la puesta.

Detalle de los huevos, aún sin desarrollar (cuanto más “maduros” están, más oscuros se muestran). En macho tarda entre 2 o 3 semanas en liberarlos en el medio acuático para que eclosionen.

Otra especie que pude observar en los ríos de la zona fue la Rana Bermeja (Rana temporaria), pero solo metamórficos recientes (no encontré aquí adultos).

rana bermeja metamórfico

Rana bermeja (Rana temporaria) metamórfico

Había miles dando saltos a cada paso que daba y tuve que ir con mucho cuidado de no pisar ninguno.

Destacar también los abundantes y sanos sapos comunes (Bufo spinosus) que vi de día y de noche campando a sus anchas y cuidando de sus laaaaargas puestas…

… o bien disfrutando de la piscina municipal 😉

Los abrevaderos son zonas de reproducción anfibia. Si tienes uno o varios, intenta poner rampas de subida y elementos de escape para ayudar a estos pequeños a su reproducción e hidratación…

Por último, puede observar una buena cantidad de lagartija vivipara (Zootoca vivipara) y Lagartija roquera (Podarcis muralis)

 Lagartija roquera (Podarcis muralis)

Lagartija roquera (Podarcis muralis) observando al fotógrafo…

lagartija vivipara (Zootoca vivipara)

lagartija vivipara (Zootoca vivipara) asoleándose con los rayos de la tarde, en el borde del río.

Canfranc / Candanchú:

Segundo día. Un valle extenso, frontera con Francia y numerosos valles ramificados, que hacen de estas zonas un paraíso herpetológico para cualquier amante de los anfibios y reptiles. !Allí que fuí! 🙂

En muchos de esos valles pude observar abundantes poblaciones de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata), que se distribuye ampliamente por todo el pirineo. Sus colores verdes y azules hacen de ésta, una de mis especies de lacértidos preferida.

Subadulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Subadulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata). Mantiene un color marrón-verdoso y unas franjas dorsales claras típicas de esta edad.

Subadulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

Macho adulto de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata) a la vera del río, donde se les ve con frecuencia alimentándose o asoleándose… Es un lagarto de zonas húmedas, principalmente.

 

También vi ese día muchos ejemplares juveniles y adultos de lución (Anguis fragilis), ya que cuenta con buenas y amplias poblaciones en pirineos, como estas fotos sacadas muy cerca de la estación de esquí de Candanchú.

lución (Anguis fragilis)

Hembra adulta de lución (Anguis fragilis). Se diferencia del macho por ser más clara y dorada y tener rayas o bandas a lo largo de su cuerpo.

Lución (Anguis fragilis)

Lución (Anguis fragilis) en su entorno, en uno de los valles adyacentes a Candanchú…

Después de pasar la mañana por Candanchú, me interesada pasar una tarde en un entrono del que se habla mucho como punto, no solo herpetológico, si no histórico: Estación Internacional de Canfranc.

Una estación de ferrocarril abandonada desde los años 70, en la que la naturaleza ha ido adueñándose de su gran parte, encontrándose una buena población de lagarto verde occidental (Lacerta bilineata), rana bermeja (Rana temporaria), culebra lisa europea (Coronella austriaca), tritón pirenaico (Calotritón asper) y víbora áspid (Vipera aspis), entre otras especies…

Tras varias horas bicheando, y viendo las lagartijas y lagartos de allá para acá, y no sin mucha suerte, destacar que pude observar una joven víbora áspid (Vipera aspis). 

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis), entre las vías del ferrocarril.

Un joven ejemplar estaba cruzando (o asoleándose) al atardecer por las vías abandonadas del ferrocarril…

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis), detalle de la cabeza…

El turista o viajero no tiene porque temer a esta especie, pues no es nada fácil que se deje ver y en su caso, su instinto hace que huyan literalmente de nosotros nada más sentir las vibraciones de nuestros pasos o voces.

La dejé que siguiera su camino tras hacerla unas fotos y pude irme a descansar de una mañana y tarde muy intensas y gratificantes.

Espero que en los futuros proyectos de rehabilitación de la estación internacional se tome en cuenta a esta otra naturaleza, muy presente ya en toda la zona. Por ultimo, agradecer a David Venero, de Bichos Aragón, por sus artículos de las zonas, que me sirvieron de inspiración para planificar este día.

Panticosa/Baños de Panticosa:

El día siguiente decidí ir a la zona de Panticosa, Sallent de Gállego, Baños de Panticosa, Escarrilla, etc. Pueblos y zonas regados por ríos pirenaicos que son también muy buenas para ver hérpetos y sobretodo con la intención de ver por la zona la culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus).

Con suerte, a primera hora de la mañana puede observar un ejemplar asoleándose, pero solo unos segundos, ya que salió disparado en cuanto intenté acercarme un pelín más para poder captarla con mi cámara… Es un animal bellísimo que pese a no poder captarla con mi cámara, no quiere dejar de mostrártela.

Ya que Álvaro García Estévez, fue mi guía y es quien tiene controlada esa especie en la zona, le hemos pedido un par de fotos para que las veas… 😉

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus). Créditos y cesión: Álvaro García Estévez

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus). Apareamiento. Créditos y cesión: Álvaro García Estévez

Hierophis viridiflavus. Juvenil. Créditos: Wikipedia.org

También intenté verla por los Baños de Panticosa, donde es de sobra conocida su población pero, sin embargo, tras 4 horas de búsqueda me dí por vencido. A veces se consiguen los avistamientos y a veces no. 😉

Desde Sallent de Gállego hacia el sur del valle, se pueden observar también poblaciones “alpinas” (como me gusta llamarlos a mi) de lagarto ocelado (Timón lepidus) aunque solo hasta altitudes de unos 1.600m.

agarto-ocelado--Timon-lepidus--gredos

Hembra adulta de lagarto ocelado (Timón lepidus) asoleándose en el borde de un camino.

También se puede observar por la zona mucha culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora), cuya foto nos cede también (yo no la vi) Álvaro García Estévez.

Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). Créditos y cesión: Álvaro García Estévez.

Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). Créditos y cesión: Álvaro García Estévez.

Sí pude ver muchos machos encelados y preciosos de lagartija roquera (Podarcis muralis), cuya instantánea te muestro a continuación…

lagartija roquera (Podarcis muralis)

Macho de lagartija roquera (Podarcis muralis) mostrando sus colores del celo.

¿Te ha gustado? ¿Quieres acompañarme por otros 4 valles y zonas del Pirineo?

Pues sigue leyendo… 

Entrevista Ramón Gallo Barneto

Entrevista Ramón Gallo Barneto. Biólogo del Área de Medio Ambiente e Infraestructuras de Gesplan en Gran Canaria.

Ramón es biólogo especializado en Zoología por la Universidad de Granada y Máster en Evaluación y Corrección de Impacto Ambiental por las Universidades Complutense y Politécnica de Madrid.

Actualmente es el Director Técnico del proyecto PostLIFE + Lampropeltis para controlar la especie exótica invasora la culebra real de California (Lampropeltis getula californiae) en Gran Canaria, tema del que vamos a tratar hoy en Bicheando.net

Desde el año 1996 hasta el año 2000, ha realizado gran cantidad de estudios de impacto ambiental, como administrados solidario de la empresa de GesNat, S.L. Gestión y estudios de la Naturaleza Durante más de ocho años ha sido Jefe de área de Gestión Ambiental en GesPlan, período en el que GESPLAN ha participado en dos Proyectos LIFE +, y en más de 36 proyectos ambientales, desde seguimiento de especies amenazadas, control de especies exóticas, proyectos de repoblación, etc.

En la actualidad es responsable de proyectos en Gesplan entre los que destacan el proyecto piloto de red de alerta temprana de especies invasoras en Canarias, la red de alerta de daños producidos por aves en la isla de Fuerteventura, la participación en el LIFE Egyptian vulture, LIFE16/NAT/IT/659, y como decíamos la de Director Técnico del proyecto PostLIFE + Lampropeltis.

Empecemos…

Que tal Ramón, muchas gracias por tu tiempo y por acercarnos en los próximos párrafos a las especies invasoras y en concreto a la problemática de la serpiente real de california (Lampropeltis getula californiae) en Gran Canaria.

Muchas gracias a ustedes, por interesarse por este grave problema ambiental que tenemos en la isla de Gran Canaria

Empecemos por saber algo más de ti. ¿Qué te hizo estudiar biología y ser herpetólogo? 

– Realmente soy biólogo-zoólogo de vocación desde muy pequeño siempre me han encantado los animales, por mi edad soy como suele decirse hijo del legado de Félix Rodríguez de la Fuente. Realmente no soy específicamente herpetólogo, ya que me he interesado por todos los vertebrados en general, aves, mamíferos y reptiles. 

¿Podrías contarnos brevemente cuál es tu trabajo actual en el marco de POSTLIFE + Lampropeltis?

– Cuando formas parte de una empresa de Gestión como es la mía Gesplan, empresa pública de planificación y medio ambiente, por desgracia abandonas muchas tareas propias de biólogo y dedicas mucho tiempo a la gestión.

Técnico de campo manipulando una culebra real capturada. Créditos: Ramón Gallo.

Actualmente coordino a un equipo de campo liderado por dos capataces, que cuentan con el apoyo de 8 operarios durante los cuatro meses en los que la culebra real de California aumenta su actividad en superficie y el sistema de alerta que tenemos en marcha funciona al máximo.

¿Más de veinte años realizando estudios sobre impacto ambiental te dejan algún aprendizaje? ¿Qué ha cambiado desde finales de los 90 a ahora, en cuanto a especies invasoras?

– Por supuesto, yo empecé a trabajar en una época en la que quienes realizábamos estudio de impacto de actividades relacionadas con la ingeniería, arquitectura, obra pública, etc, llegábamos a ellas cuando ya estaba todo montado, y normalmente sufríamos muchas presiones para intentar justificar, a veces algo injustificable. Esta experiencia también te ayuda a saber buscar situaciones de consenso, y que nada es  blanco o negro.

Técnicos de campo localizando ejemplar con radiotransmisor instalado.

En cuanto a la presencia en el ámbito de estos proyectos de la especies invasoras, como supondrán era cero, en la mayoría de los casos, salvo lo que oíamos de sitios tan lejanos como Australia, parecía todo muy poco cercano a nosotros, y una de las causas principales del problema que vamos a tratar en esta entrevista era el desconocimiento de los riesgos de esta especie. 

– Para quien no esté familiarizado con este problema, ¿qué es una especie invasora y por qué es dañina?

Una especie invasora es aquella que llega a un entorno natural diferente a su lugar de origen, propiciado por la actividad humana de manera voluntaria o involuntaria, y que al llegar a un lugar con características ambientales similares al suyo, que le permiten reproducirse con facilidad , encontrando recursos alimenticios, generalmente sin depredadores, aumenta sus efectivos poblacionales, hasta el punto que compiten con las especies propias del lugar de manera ventajosa, desplazándolas, bien por depredación , por competencia del espacio, o por la utilización de los mismos recursos tróficos.

– ¿Tantas especies invasoras hay en la actualidad? ¿Es un problema global?  

– Hay muchas especies invasoras, aunque el problema en las invasoras no es tanto el número sino el daño que una sola especie invasora puede ocasionar.

Es realmente un problema escala global en noviembre de 2014, la Unión Europea publicó un nuevo Reglamento sobre especies exóticas invasoras, en línea con lo dispuesto en el objetivo 5 de la Estrategia de biodiversidad de la UE para 2020, que establece un marco de trabajo coordinado a escala de la UE para las actuaciones dirigidas a prevenir, minimizar y mitigar los efectos perjudiciales de las especies exóticas invasoras en la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, y para limitar sus daños a la economía y a la salud humana.

Es problema tan global, que las especies americanas son invasoras aquí en Europa o en Canarias, y a su vez las especies canarias, lo son en América , como el caso de la faya en Hawai.

Centrándonos ya en Gran Canaria, se dice que los primeros ejemplares de la culebra real de California (Lampropeltis californiae), se encontraron en la isla a finales de los 90. ¿Correcto?

– Cierto, el primer dato corroborado de avistamiento en libertad fue en el año 1998, y como comentaba antes , en esa época no se tenía percepción del riesgo de esta especie, pero incluso de las invasoras en general.

Culebra real de california (Lamporpeltis getulus californiae) con patrón lineal.

Culebra real de california (Lampropeltis getula californiae) con patrón anillado. Créditos Ramón Gallo.

¿Se debío a una suelta puntual o ha sido un incivismo reiterado la causa de su proliferación?

-Por la información que tenemos por parte de los vecinos, todo surgió por el típico perfil de persona adinerada que le gusta los animales pero que no dedica el tiempo necesario a ellos, a mantenerlos en condiciones de seguridad que eviten su fuga.

Ejemplar de Gallotia stehlini regurgitado por culebra real, tras su captura.

Este aspecto de un foco de fuga de diferentes ejemplares a lo largo del tiempo, unido a que la administración tardó casi 10 años en tomar medidas, hicieron que cuando se dedicó tiempo y esfuerzo la invasión biológica ya estaba ahí.

¿Sabrías decirnos porque esta especie o género (Lampropeltis ssp.) y no otra ha tenido tanto éxito?

– Ya lo he explicado en la pregunta anterior, repetidas sueltas de ejemplares fértiles de la misma especie, fue la causa principal, hubiera sido cualquier especie de la familia colubridae, o de ofidio hubiera ocasionado una invasión, siempre que los recursos de la isla sean fuente de alimento para ellas, y de que las condiciones de temperatura, humedad, etc, sean similares a las de su hábitat de origen.

Por esta razón el catálogo de especies invasoras de España, prohíbe para Canarias, Ibiza y Formentera la comercialización de cualquier especie  de la familia Colubridae.

¿Son las islas un acelerador de estas catástrofes, debido a su aislamiento?

– En las islas el problema de las invasoras se multiplica enormemente, para territorios continentales la primera causa de extinción de especies es la alteración de hábitats, en cambio para ecosistemas insulares son las especies exóticas invasoras la primera causa de extinción.

Animo a los lectores a que consulten en la web el caso del gato del ayudante del farero en la isla Stephens, un pequeño saliente rocoso entre las dos islas principales de Nueva Zelanda, que en un año, extinguió una especie de ave, que sólo fue conocida para la ciencia después de que este animal acabara con ella. 

¿Por qué se dice a veces que es o ha sido una “invasión silenciosa”?

– A mi me gusta llamarlo una “invasión silenciosa”, por dos razones, la primera es que generalmente las especies invasoras llegan y en el proceso de naturalización, no llaman la atención, y para cuando el problema es visible ya es tarde para evitarlo.

Culebras reales recogidas. Créditos: Jorge Saavedra Bolaños

En este caso además, entre los que participamos en el proyecto, observamos que en las zonas donde la serpiente se encuentra en gran densidad, en el campo no se oye casi nada, y mucho menos los típicos sonidos del lagarto gigante de Gran Canaria, cuando se asusta al acercarse una persona.

¿Qué especies endémicas de Gran Canaria están amenazadas en la isla por la proliferación de estas serpientes americanas?

– El lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini), el lacértido más grande del planeta, que sólo habita en la isla redonda, y que a diferencia de reptiles emblemáticos como el lagarto Gigante de Salmor (extinguido) o los lagartos gigantes de El Hierro o de La Gomera, que están en peligro de extinción, esta especie ha sobrevivido a la llegada del hombre, de perros, gatos y ratas, en cambio ha encontrado en la culebra real de California un depredador especializado, ante el que, salvo los ejemplares de gran talla, no consigue sobrevivir.

Gallotia stehlini

El amenazado lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini) Créditos: El Coleccionista de Instantes.

También forma parte de su dieta la lisa de Gran Canaria (Chalcides sexlineatus) reptil de una gran belleza e igualmente exclusivo de la isla de Gran Canaria.

Resultado de imagen de Chalcides sexlineatus

Chalcides sexlineatus en libertad, endémico de Gran Canaria.

El tercer reptil que forma parte de su dieta es el perenquén (Tarentola boettgeri) endemismo macaronésico similar a la conocida salamanquesa.

Tres especies interesantísimas y patrimonio vivo; una pena la verdad. Además de la culebra real, ¿Qué otras especies se podrían catalogar como “invasoras” en la isla?

– En Gran Canaria desde el punto de vista animal, no tenemos casos comparables a la culebra. Existen poblaciones estable de cotorra argentina (Myiopsitta monachus) y de cotorra de Kramer (Psittacula krameri).

Ejemplar con tres lagartos gigantes en su tracto digestivo. Créditos: Clara Patiño Martínez

Nosotros lo que estamos trabajando ahora es en la alerta temprana de especies de conocida capacidad invasora, actuando cuando aparece algún individuo aunque sea aislado. Como es el caso de la ardilla moruna (Atlantoxerus getulus) especie invasora en la vecina isla  Fuerteventura.

¿Cómo está la situación en la lucha actual contra la culebra real de California en Gran Canaria?

– La situación sigue siendo muy complicada, si se consulta la web donde incluimos los puntos de captura, aparte de las tres poblaciones distintas que tenemos, aparecen ejemplares en sitios muy distantes, debido a que hay mucha gente que tiene ejemplares en casa, y que se siguen produciendo sueltas, intencionadas o no, en distintas partes de la isla.

¿De qué medios y apoyo institucionales disponéis? ¿Cómo se logró concienciar al Cabildo y al Gobierno de Canarias de este problema?

– Actualmente tanto el Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Protección de la Naturaleza, como el Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, aúnan esfuerzos en la lucha, es un caso muy interesante de colaboración inter-administrativa.

Grupo de voluntarios del proyecto Lampropeltis. Créditos: Ramón Gallo.

Grupo de voluntarios del proyecto Lampropeltis. Créditos: Ramón Gallo.

Sobre la implicación de ambas instituciones ha sido más fácil, de lo que suele ser normal en otras especies de invasoras, debido a que en un principio ha sido la voluntad popular la que ha presionado a las administraciones.

Hay que tener en cuenta que en una isla donde no existe ninguna especie de serpiente, la presencia de estos ejemplares en entornos peri-urbanos, desencadenó en el año 2007 una alarma social  y la presión a los políticos para que tomaran cartas en el asunto.

¿Por qué la sociedad, en general, no se preocupa mucho por estos temas de conservación?

– Es un poco frustrante, que salvo por razones de alarma social, como es el caso de la culebra, no haya presión para la inversión mayor en especies invasoras.

Más al contrario con la extensión del fenómeno animalista, muchas veces ocasiona que la gestión y el control de estas especies cada vez sea más complicada.

La verdad es que el fenómeno animalista ha hecho (está haciendo) mucho daño a la hora de que los gobiernos y autoridades tomen las decisiones (a veces drásticas) que hay que tomar.

¿Qué le dirías a un animalista moderado para convencerlo de que, en este caso al menos, el exterminio es la solución final, habiéndose estudiado múltiples y heterogéneas soluciones antes?

– La verdad es que es muy complicado, respeto mucho el amor a los animales, entre otras razones porque es lo que me ha motivado a mi estudiar y trabajar en lo que trabajo.

Pero por desgracia, el hombre ha alterado de manera dramática el medio, y la punta de lanza son las especies invasoras que con nuestra negligencia hemos llevado a los sitios más recónditos del planeta.

Y el problema que teneos los que amamos la naturaleza es que nos encontramos ante un dilema, que es más importante la vida de un gato o la vida de los cientos de aves o reptiles que ese animal mata por el puro instinto; la vida de una cabra silvestre o la riqueza botánica de la isla o la vida de una colnia de cotorras frente a un murciélago endémico en peligro.

Desde luego creo que ha llegado el momento de que quienes tenemos que gestionar lo hagamos, con los métodos menos cruentos y más efectivos.

En mi caso la respuesta a las tres preguntas anteriores es las aves y reptiles endémicos, la diversidad botánica y el murciélago.

Entrar en el debate de que los animales no tienen la culpa, es finalmente no querer buscar la solución a este problema.

Por supuesto que los animales no tienen la culpa, la culpa es nuestra, pero ahora debemos tomar las mejores decisiones, y para mi nunca debe ser mirar para otro lado y no actuar.

Más allá de estos grupos moralistas, los Medios de Comunicación por suerte cada año os apoyan más. ¿Correcto?

– Esto es consecuencia de lo que anteriormente comenté, la noticia es que aparece una serpiente en una zona turística, no que esta especie puede poner a reptiles endémicos de Gran Canaria al borde de la extinción.

Noticia reciente del ABC sobre esta problemática…

De todas formas , nosotros valoramos de forma positiva que los medios se acerquen a nosotros porque es una plataforma espectacular para llegar a todos los ciudadanos, y lanzar nuestro mensaje de que el principal problema de la serpiente es el impacto ambiental que genera, no tanto el impacto social ya que no es una especie venenosa ni transmite enfermedades

¿Qué puede hacer la ciudadanía para ayudar con este problema medioambiental?

– Lo que puede hacer es reportar cualquier avistamiento al proyecto, este viva o muerta.

Para ello hemos creado la App Lampropeltis donde puede hacer un aviso verde (el animal está muerto o lo he matado), amarillo (lo tengo capturado con vida) o rojo (lo estoy viendo pero no me atrevo a cogerlo ni matarlo).

App lampropeltis

App lampropeltis

En los dos últimos casos una vez el ciudadano completa el reposte, en menos de 10 minutos el equipo del proyecto se pone en contacto con la persona que al loguearse ha incluido su número de móvil. Además en la aplicación se puede ver todas las capturas realizadas en el proyecto, e incluso saber si en la zona en la que estas pateando hay ejemplares de culebra real.

Si no tiene la aplicación pueden llamar al 1-1-2 o al móvil del proyecto 608098296, aunque nosotros recomendamos instalarse la App, porque en ella también tienes la posibilidad de llamar directamente al móvil del proyecto sin necesidad de recordar el número.

Tecnología móvil y social para luchar contra este problema medioambiental… ¡Nos gusta! ¿Cómo se presenta el futuro a medio o largo plazo?

– Creo que debemos engancharnos al carro de la nuevas tecnologías para luchar contra las especies invasoras, y esta APP y una que está punto de salir de un proyecto piloto del alerta temprana de invasoras en el archipiélago (REDEXOS)  debe ser una tendencia en crecimiento.

Sobretodo apoyado en los aficionados a la naturaleza que son la base fundamental del conocimiento, y establecer estas redes con la ciudadanía es fundamental y necesario.

¿Crees que se erradicará la especie algún día?

 – Yo soy una persona de naturaleza optimista, pero como dicen los aficinados al fútbol, hay que ir partido a partido.

Ahora mismo el reto, es mantener la colaboración ciudadana, no escatimar en esfuerzo para buscar nuevos métodos que mejoren la eficacia de los que tenemos ahora, y sobre todo el siguiente paso, establecer las condiciones de Bioseguridad que impidan que este enorme problema que tenemos en Gran Canaria se traslade de manera fortuita al resto de islas del Archipiélago Canario.

Bueno esperamos sinceramente que poco a poco se vaya solucionando este problema.

Volviendo a tu vida profesional… ¿quiénes han sido o son parte esencial de tus logros y vida profesional? ¿Alguien a quien agradecer su compañía y consejo?

– Realmente me siento un privilegiado y un chico (de 50 años) con suerte en mi carrera profesional, ha habido mucha gente que ha apostado por mi, que me han acompañado en diversos momentos en mi vida profesional, pero no querría centrarme en ninguno en concreto.

Profesionalmente hablando, cuéntanos alguna alegría que te hayas tenido últimamente, que no todo serán penas… 😉

– En el día a día, hay muchas alegrías, en el sistema de alerta temprana, cuando localizamos alguna población de plantas invasoras y la eliminamos, es como un triunfo pequeño, pero muy grande para los que sabemos que nos hemos ahorrado la invasión de una especie que si no hubiéramos hecho nada hubiese colonizado gran parte de la isla.

Recientemente estamos iniciando un trabajo para la mejora de la población de la subespecie de alimoche (guirre en Canarias) Neophron percnopterus majorensis, gracias a la financiación de un proyecto LIFE de la Unión Europea, que nos reportará muchas alegrías al grupo que vamos a trabajar en él.

Y hablando de profesión y afición, y ya terminando… ¿crees que hay demasiada distancia entre los biólogos e investigadores y los aficionados a la herpetología o naturalistas? ¿crees que podrían colaborar más en este tipo de proyectos? ¿Cómo?

–  Por mi trabajo estoy en un punto intermedio, y creo que ambos son fundamentales. Cada uno tiene su lado positivo, y porqué no decirlo su lado negativo.

Creo que los científicos deben de perder el miedo a compartir información y experiencias, a veces son demasiado celosos de la información, y algunos tienen como digo yo la fiebre de la publicacionitis (todo lo supeditan a ser el primero en publicar algún hallazgo o trabajo), y en cambio, algunos aficionados a la herpetología tienen el síndrome de la pertenencia y la posesión.

Yo creo que la naturaleza se debe disfrutar más en el campo que en los terrarios.

Publicacionitis  nos gusta ;-)… Buena forma de explicarlo 😉

Ya por último, la pregunta escamosa que más nos gusta hacer en bicheando.net… ¿en qué hérpeto te gustaría reencarnarte en tu próxima vida?

– En el caso, en el que creyera en la reencarnación, seguramente sería alguna especie de gecko, y por aquello de mi infancia y aunque nunca me escupió para quedarme calvo, la salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

La salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

La salamanquesa común (Tarentola mauritanica), dedicada a Ramón de nuestra parte. 😉

Mil gracias por tu tiempo, Ramón. Un placer y mucho ánimo con vuestra lucha por la conservación de la fauna de Gran Canaria y servir de ejemplo para muchos otros.

— 

Si has leído hasta aquí te mereces ver su estupendo reportaje:

Puedes seguir y apoyar el proyecto de conservación LIFE + Lampropeltis en los siguientes enlaces:

LIFE LAMPROPELTIS

APP LAMPROPELTIS (android)

APP LAMPROPELTIS (Ios)

FACEBOOK DEL PROYECTO

largatijas-ibericas-volumen-III

Lagartijas ibéricas. Esas pequeñas desconocidas. Volumen 3. Psammodromus, Teira y Zootoca.

Serie Lagartijas ibéricas. Esas pequeñas desconocidas.

Volumen 3 de 3: Psammodromus, Teira dugesii y Zootoca vivípara.

Una vez escritos los dos primeros textos en bicheando.net para tratar las lagartijas ibéricas: “Esas pequeñas desconocidas. Volumen 1 (Acanthodactylus, Algyroides y Podarcis) y volumen 2 (Iberolacertas)” hoy terminamos nuestra serie de 3 artículos sobre estos reptiles hablando de los 3 géneros restantes, que completan los 7 géneros de lagartijas que existen en la península ibérica: Psammodromus, Teira y Zootoca.

Vamos a entrar ya de lleno en contarte cómo se pueden distinguir estas especies entre sí (a veces no es nada fácil) y cuales son las características más identificativas de cada una, para que puedas distinguirlas en tus días de campo en poco tiempo. Vamos allá. 😉

1). Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Sin duda es la se trata de la lagartija más común de los campos españoles en su área de distribución.

Se trata de una lagartija de gran tamaño y que puede llegar a confundirse con un lagarto. Sólo la longitud de la cabeza y cuerpo ya puede medir más de 10 centímetros. Longitud que aumenta hasta el doble sin contamos la cola, relativamente muy larga, cuya longitud puede sumar de otros 12 a 14 centímetros más a la talla final. Posee escamas dorsales muy grandes, similares a las de los costados.

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Son planas, imbricadas, terminadas en punta y fuertemente aquilladas, en número de 30-36 en un anillo en el centro del cuerpo. Escamas posteriores al oído aquilladas. No presenta collar. Con ocelos azulados en los costados.

Los machos de gran tamaño presentan en primavera los lados de la cabeza y la garganta de color naranja, rojizo y/o amarillo cuando tiene lugar el celo. Las hembras en reproducción muestran por su parte color amarillento o marrón pastel en la garganta y no presentan colores rojizos de ningún tipo.

Hembra y macho -coloreado- de Lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Créditos y derechos: hhhalberto -Flickr-.

Se halla presente en la casi toda la Península Ibérica excepto en el extremo norte, desde el nivel del mar hasta los 2.400 m de altitud en la Sierra Nevada granadina.

2). Lagartija de Edwards (Psammodromus edwardsianus)

Presencia en el este de la Península Ibérica y en el sur de Francia. Se ha hallado desde la provincia de Málaga en el sur, hasta el valle del Ródano (Francia). En el norte, y desde Cuenca en el oeste hasta las salinas de Hyères (Francia) en el este. El límite meridional y occidental queda por determinar.

Psammodromus edwardsianus

Psammodromus edwardsianus. Créditos y derechos: AlexandreRoux01

La distribución altitudinal es desde el nivel de mar hasta 1.700 metros en Sierra Nevada (Granada).

A nivel más técnico, y dado que todas las especies del género pueden llegar a confundirse (aunque este artículo trata de que se identifiquen los ejemplares a la vista), decir que P. edwardsianus se diferencia de P. hispanicus y de P. occidentalis por la existencia de una escama supralabial debajo de la escama subocular.

Psammodromus edwardsianus

Créditos: zoologia-para-opositores.com, modificado de la siguiente fuente: https://www.flickr.com/photos/21913107@N04/8102508234

La cabeza es más puntiaguda, la coloración nupcial verde es mucho menos extendida, y tiene mayor número de poros femorales y escamas gulares que las dos especies hermanas. Posee un número de ocelos mayor, menor número de escamas ventrales y del collar. Es de menor peso y es más pequeña que P. hispanicus. Su boca es más picuda que la de P. hispanicus y menos picuda que la de P. occidentalis.

3). Lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus)

Su área de distribución conocida se extiende por el centro de la Península Ibérica desde Navarra hasta Albacete. Los límites exactos de su distribución están por delimitar.

Créditos y derechos: biodiversidadvirtual.org. John Muddeman

Tiene color grisáceo a pardo claro y presenta cuatro líneas dorsales de un color blanco crema a gris. El vientre es en general de color blanco. Tiene una coloración nupcial amarilla – verde bastante llamativa. Se distingue de Psammodromus edwardsianus por la ausencia de una escama supralabial debajo de la subocular.

Créditos y derechos: dendrocopos.com. Andrés Miguel Domínguez

En comparación con P. edwardsianus y P. occidentalis, P. hispanicus tiene menos ocelos, menos poros femorales, menos escamas gulares, y un hocico más redondeado.

 4). Lagartija occidental ibérica (Psammodromus occidentalis)

Habita en la parte oeste de la Península ibérica, desde Extremadura, Madrid y León en el este hasta Portugal. El límite oriental de la distribución incluye el Parque Nacional de Doñana (Huelva – Sevilla – Cádiz), Trujillo y Colmenar de Arroyo (Madrid). Su límite altitudinal confirmado se encuentra a 1.330 metros.

Lagartija occidental ibérica (Psammodromus occidentalis)

Créditos y derechos: http://amantesdelaornitologia.blogspot.com.es

Tiene una coloración nupcial verde bastante llamativa. Como modo de diferenciarla más técnicamente de otras lagartijas pertenecientes al género y que pudiesen solapar sus poblaciones, decir que se puede fácilmente distinguir de P.edwardsianus por la falta de una escama supralabial debajo de la subocular. En comparación con P. edwardsianus y P. hispanicus, P. occidentalis tiene un hocico más punteado.

Mapa de distribución de las lagartijas cenicientas

Mapa de distribución de las lagartijas cenicientas

5). Lagartija de Madeira (Teira dugesii)

Ha sido introducida en el puerto de Lisboa, donde fue detectada por primera vez en 1992, desde el archipiélago de Madeira. La longitud de cabeza y cuerpo puede alcanzar 80 mm. La coloración del dorso es verdosa con un punteado negro a verde. Los machos tienen el vientre de color azul añil, azul claro, naranja o de color rojo teja. Las hembras tienen el vientre azul claro, verde grisáceo o gris.

Lagartija de Madeira (Teira dugesii)

Créditos y derechos: http://juankarandres.blogspot.com.es

6). Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)

Pequeño tamaño. Longitud de cabeza y cuerpo entre 41 y 64 mm, Cuerpo de sección aproximadamente cilíndrica. La cabeza es pequeña, corta y de forma cónica con el hocico romo. Presenta patas delanteras y traseras relativamente cortas. Cola relativamente gruesa. El collar es aserrado en su parte inferior.

Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)

Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)

Dorso pardo o pardo-rojizo, con o sin línea vertebral negruzca o pardo oscura. Presenta el vientre de color amarillento, blanquecino, anaranjado o rojizo y más o menos pigmentado con manchas grisáceas o negruzcas. Los juveniles tienen la zona ventral profusamente moteada de gris oscuro o son casi uniformemente negruzcos y con diseño apenas visible.

En la nuestro territorio se extiende en una estrecha franja septentrional, desde el nivel del mar hasta, al menos, los 2.400 m de altitud, incluyendo la Cordillera Cantábrica, el País Vasco y los Pirineos. Como poblaciones extra limítrofes, se encuentra en Galicia en el norte de las provincias de Lugo y La Coruña. También se encuentra en el norte de los Montes de León.

zootoca vivipara map distribution

Distribución de la especie en el mundo. Créditos: RepFocus.

Como poblaciones extralimítrofes, se encuentra en Galicia en el norte de las provincias de Lugo y A Coruña. También se encuentra en el norte de los Montes de León.

—–

Y ya hemos terminado. 25 especies tratadas en 7 géneros distintos que muchas veces, si coinciden en distribución, no son nada fáciles de distinguir unas de otras.

Empezamos por las Acanthodactylus, Algyroides y Podarcis, y seguimos en este viaje lagartuno por las preciosas Iberolacertas, para terminar con las grandes Psammodromus, y las especies-género Teira dugesii y Zootoca vivípara.

Esperamos, en definitiva, que estas “pequeñas desconocidas” lo sean un poco menos hoy gracias a estos tres artículos de unos fascinantes hérpetos que por desgracia están desapareciendo a un ritmo muy alarmante de nuestras ciudades, pueblos y campos.

Gracias por tu tiempo y ya sabes, apoyarnos y ¡Comparte!

Serpiente en el jardin. Qué hacer.

¡Hay una serpiente en el jardín! ¿Qué hago?

¡Hay una serpiente en el jardín! ¿Qué hago?

Los meses de primavera y verano son fechas en las serpientes salen de su letargo invernal en busca de alimento, nuevos territorios y reproducción.

Las serpientes son más propensas a moverse en estos meses (sobre todo machos adultos en época de celo y juveniles en busca de su propio territorio) y por lo tanto más susceptibles de entrar a nuestros jardines, caer a nuestras piscinas o estanques, o bien morir en los efectos trampa que construimos y abandonamos, tanto en zonas rurales como en áreas urbanas.

Sea como fuera no suele sernos agradable encontrarse de sopetón con un reptil en tu casa… Pero, ¿por qué nos “asusta” tanto encontrarnos con una serpiente?

Pues debes saber que existen múltiples estudios que revelan que el miedo a las serpientes es innato y puede tener una explicación neurobiológica más que cultural: un informe elaborado en 2013 defiende que “…el cerebro humano, junto con el resto de primates, tiene neuronas especializadas en detectar y ponernos en alerta con estos reptiles más rápido que con otros animales o “peligros”…” (Quan Van Le et al, 2013).

Pero más allá de la sorpresa o susto inicial, por favor recuerda que la mayoría son inofensivas, especies muy vulnerables y además protegidas por las ley a las que hay que ayudar y que dependen de ti en esa situación… De hecho hay gente que convive con ellas en su estanque como parte de la naturaleza donde eligió estar y tan felices.

Sin llegar a estos comportamientos, hoy solo te pedimos un poco de sentido común y que sigas estos consejos y pautas de actuación.

Pero sobre todo empieza por lo que no hacer… Sobretodo no dar golpes en el suelo, ya que son muy sensibles a las vibraciones y se pondrán nerviosas. No intentar golpearla por favor. No usar repelentes químicos en los bordes del jardín ya que está demostrado no son eficaces y sobretodo no usar trampas porque son especies protegidas por la ley, muy valiosas y en el 99% de las ocasiones están de paso.

Yendo ya al grano hoy en Bicheando.net te vamos a contar qué hacer si te encuentras una serpiente o culebra en tu jardín, piscina… en 4 pasos por orden de importancia.

1. – ¡Tranquilidad! y no perderla de vista.

Repetimos… ¡Tranquilidad! Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es muy muy muy improbable que sea venenosa (en caso de ser una serpiente) o que te pueda hacer daño. Ni a ti, ni a tus hijos o mascotas.

serpiente en la piscina

Al limpiar la piscina puedes encontrarte con un visitante inesperado. Por suerte tú puedes ayudarla…

La poca densidad de las poblaciones de víboras y el carácter huidizo, rural (sierras y montañas principalmente) y sedentario de las mismas, hace además casi imposible que se desplacen a los centros urbanos de las ciudades o a urbanizaciones.

Si hay más personas en la casa, que alguien no la pierda de vista por dos razones: si decide irse encuentro resuelto y si no, se la tiene localizada para que alguien la pueda recoger sin estar buscándola.

Pero como siempre…

2.- No tocar sin identificar la especie.

Bajo ningún concepto debes intentar rescatar, sacar, tocar o coger una serpiente sin haberla identificado al 100%. Si tienes el móvil a mano y puedes hacerla una foto, en cualquier grupo de herpetología o biología de Facebook te responderán casi al minuto sobre qué especie es.

Culebra de agua (natrix maura)

La culebra de agua (natrix maura) es una visitante ocasional de las piscinas y jardines… Totalmente inofensiva, ni siquiera muerde al ser manipulada.

Ojo aquí es importante que haya 2 o 3 personas cuya identificación coincida, que hay mucho “herpetólogo de sillón” por ahí suelto.

¿Cómo identificar a la serpiente de mi jardín? = Aquí tienes una galería de las  serpientes de la Península Ibérica. 

3.- Avisar a las autoridades y/o asociaciones.

Y si es posible, es mejor que llames al 112, al Seprona o a los Agentes Medioambientales y Forestales de tu comunidad, que se harán cargo de ir a por ella o ayudarte a identificarla. Y si nadie se hace cargo de ella o no tiene tiempo de hacerlo…

4.- Aislar y soltar…

Tú puedes hacerlo… Si has identificado al animal al 100%, no es peligrosa (víboras) y por lo que sea no puede ir nadie a recogerla, puedes sacarla de tu propiedad siguiendo estos estos consejos…

Ten en cuenta que son especies muy escasas, protegidas por ley y que merecen tu respeto e intenta no hacerle daño al animal; es un ser vivo al fin y al cabo, que ha tenido la desgracia de pasar por tu jardín o caer dentro de un “efecto trampa” (llámese piscina, pozo etc.). Más asustada estará ella que tú! 😉

  1. Coge el cubo de la basura, una caja de cartón grande o similar.
  2. Coge un palo, escoba… a modo de gancho, para dirigirla.
  3. Ponte guantes de trabajo o jardinería. Con estos basta para culebras no venenosas.
  4. Intenta dirigirla con el palo o escoba hacia la caja o cubo que tienes en la mano o en el suelo.

    serpiente en el jardin

    Ejemplo gráfico de cómo llevar una serpiente a un recipiente.. Créditos: wikihow.com

  5. Ten paciencia y no te asustes, que las serpientes no persiguen a la gente ni nada por el estilo y sí suelen quedarse enroscadas a la defensiva.
  6. Una vez dentro del cubo o caja, llévala a una zona con foresta, matorral, allí de donde creas a podido venir. O bien llama al 112 para que la recojan.
  7. Ya está hecho. Una vida salvada y tu puedes dormir hoy un poquito más contento por haber salvado un tesoro natural en peligro de desaparecer de nuestros ecosistemas.

¡Hay una culebra en el jardín! ¿Qué hago? En definitiva, si te encuentras con un anfibio o reptil y no sabes qué hacer con él ni dónde llevarlo, sigue estos pasos por orden e importancia y todo irá bien.

¡¡Saludos escamosos y si te ha gustado, COMPARTE!! 😉

Curso de iniciación a la Herpetología (S.E.Z) 7 y 8 de Abril 2018

Curso de iniciación a la Herpetología (S.E.Z) 7 y 8 de Abril 2018

En Bicheando.net nos han invitado, en el marco de sus talleres de primavera 2018, a impartir el  curso de iniciación a la herpetología y estamos muy contentos y esperamos te apuntes y nos entretengamos mucho acercándonos a esta otra naturaleza.

Puedes descargar la información completa (temario, ponentes…) de todos los cursos en este enlace.

El curso tendrá lugar en La Finca Doña Blanca en Don Benito, durante el fin de semana del 8 y 9 de abril.

curso herpetologia bicheando

Os pasamos algo de información de la web de la Sociedad Extremeña de Zoología:

“Todos los cursos tendrán un mínimo de 10 plazas y un máximo de 15.  El precio de cada curso es de 60€ para los socios y de 70€ para los no socios, e incluye alojamiento y seguro de responsabilidad civil, así la comida del sábado y el desayuno del domingo. Cada curso contempla un total de 12 horas lectivas. La parte teórica seguirá el siguiente horario:

  • Sábado: 10-14 y 16-20
  • Domingo:10-14

El curso tendrá lugar en La Finca Doña Blanca en Don Benito.

Puedes descargar la información completa (temario, ponentes…) de todos los cursos en este enlace. Los certificados de aprovechamiento de la Sociedad Extremeña de Zoología pueden ser presentados para las oposiciones de educación computables en el apartado de Realidad Educativa Extremeña.

 

¿Apetece? Pues ya sabes, ponte en contacto con la Sociedad Extremeña de Zoología y apúntate. Gracias por tu tiempo y tu asistencia.

Algunas fotos del curso, una vez realizado…

guia-sonora-anfibios-españa-peninsula-iberica-portada

Guía sonora del canto de los anfibios -Península Ibérica-

Guía sonora: el canto de los anfibios de la Península Ibérica.

¿Sabes distinguir el sonido de las diferentes especies de ranas? ¿Y el canto de los sapos? ¿Sabías que hay una especie que canta como una gallina excitada? ¿Y otra como el Autillo? Hoy en Bicheando.net te ayudamos a responder a estas preguntas y a identificar estos cantos, con muchos ejemplos audiovisuales.

¡¿Empezamos?!

Lo primero que tienes que saber es que el canto de las ranas y de los sapos en la Península Ibérica tiene una función principalmente reproductora, aunque también emiten vocalizaciones que indican la identidad de la especie, el sexo, su estado reproductivo, la presencia de agua y su localización en el espacio etc. En el caso de las hembras, sólo algunas especies son capaces de producir algún tipo de canto y no suele ser tan “ruidoso”.

Macho de Ranita de San Antonio (Hyla molleri)

Macho de Ranita de San Antonio (Hyla molleri) en celo, con su saco vocal extendido.

En general y durante el año, los anfibios no emiten sonidos ni vocalizaciones. Son seres silenciosos, huidizos y miméticos que intentan pasar desapercibidos, salvo en las excitantes épocas reproductivas de primavera y otoño.

Es una gozada andar por la mañana o la noche y escuchar ese “croack, croak...” de las ranas en los estanques o los sapos en las charcas; un mix de coros de varias especies en una catarsis de reclamos sonoros que a veces es difícil separar e identificar.

Pero antes de pasar a identificarlos, es importante recalcar algunos conceptos sobre el canto y los sonidos que emiten los anfibios.

1.- No solo los anuros emiten sonidos.

Aunque son las ranas y los sapos, dentro de los anfibios, los que tienen cuerdas vocales verdaderas, por así decirlo, el tritón, la salamandra o el gallipato* (*con éste tenemos dudas) también pueden emitir sonidos de defensa u alerta, cortos y agudos, al ser manejados.

2.- Amplifican sus sonidos con los sacos vocales.

Casi todas las especies de anuros ibéricos presentan sacos vocales que potencian el volumen y alcance del sonido emitido hasta uno o dos kilómetros de distancia. Hilando fino te diríamos que hay tres tipos principales de saco vocal:

Tipo 1: “Subgular madia > Gran saco vocal situado debajo de la barbilla. (Epidalea calamita)

sapo corredor sonidos de anfibios

Tipo 2: “Vinculados laterales” > Dos sacos juntos en el borde de la barbilla. (Pelophylax ssp.)

Tipo 3: “Vinculados subgulares” >  Dos bolsas vocales debajo de la barbilla.

3.- Se llama “canto nupcial” por algo…

Las ranas y los sapos hacen uso del sonido a través de sus cantos casi única y exclusivamente para reproducirse. Tanto hembras como machos poseen sacos vocales, si bien son los machos son quienes desarrollan esas grandes bolsas repletas de aire.

Tienen además otras funciones entre las que destacar el marcaje y defensa del territorio, reconocimiento de los de su misma especie, incluso se dice que para alertar sobre la aparición de depredadores. ¡Quizá este medio de comunicación tan simple tenga aún más funciones por descubrir! 🙂

4.- Hay anfibios que se orientan con los cantos de otros anfibios.

Como curiosidad, se ha estudiado que hay especies de tritones que se orientan con las vibraciones de los cantos de anuros para llegar hasta las charcas. En este caso, la ausencia de oído externo y medio no es un problema para estos urodelos, ya que sí poseen oído interno y paredes corporales, que pueden procesar el sonido… Interesante, ¿no?

5.- And the winner is…

Como norma general, las hembras eligen a los machos con cantos más graves, potentes, frecuentes y duraderos. Ahí es nada, pero tiene una explicación sencilla: los machos con más energía, reservas y fortaleza física son los que emiten mejores cantos y los que se aparean con las hembras (amplexo).

Sapo corredor macho (Epidalea calamita) con el saco vocal extendido...

Sapo corredor macho (Epidalea calamita) con el saco vocal extendido…

 

A los entusiastas de la herpetología nos es muy útil saber diferenciar los distintos cantos porque esto nos da la posibilidad de identificar las especies que hay en el humedal en plena oscuridad y en un corto espacio de tiempo. ¡Incluso antes de haber puesto los pies allí!

Ya sin más dilación vamos a ver y escuchar los cantos los anuros de la Península Ibérica.

La rana común (Pelophylax perezi). El típico “croac, croac” diurno y en coro. Vídeo de José Francisco Calvo.

La rana patilarga (Rana iberica) emite un único sonido agudo de forma más o menos seguida tipo “cru….cru…cru.”. Vídeo de André Couto.

La rana bermeja (Rana temporaria) tiene un canto a modo de pequeñas ráfagas de metralleta estilo “cruuuu, cruuuu, cruuu…” Veámoslo en el vídeo de Wild Films Channel.

La ranita meridional (Hyla meridionalis), con un canto único, nasal e intenso. Vídeo de pedro Luna.

La ranita de San Antonio (Hyla molleri). Un canto repetitivo y a intervalos muy cortos tipo “ra, ra, ra, ra…”. Vídeo de Ricardo Zaldívar.

El sapo partero (Alytes ssp.) no presenta sacos vocales y puede cantar incluso enterrado. Tiene una nota solitaria, esporádica, clara y aflautada, muy parecida al sonido del Autillo Europeo (Otus scops) tipo “hu, hu, hu…”. Sea como fuere es claramente diferenciable del resto de anuros. Vídeo de Javier Burgos.

Los sapos comunes (Bufo spinosus) son solitarios cantadores (salvo excepciones con grandes concentraciones) y emiten sonidos de baja intensidad ásperos y agudos. Vídeo de BRUITX.

Los sapos corredores (Bufo calamita) cantan de noche, en zonas de agua poco profunda. Tienen un saco vocal muy desarrollado y yerguen su cuerpo para destacar y ser vistos. El canto es pulsátil, potente y retumbante, y se repite hasta el aburrimiento. 😉 Vídeo de Docudiegales Productions.

El canto del sapo de espuelas (Pelobates cultripes) es igualito al de una gallina excitada… No tiene perdida, jaja e incluso a veces cantan bajo el agua. Vídeo de versicora.

Los sapillos moteados de la península ibérica (Género Pelodytes ssp.) tiene un peculiar canto a bisagra vieja y son los primeros del año en oírse (al menos en el centro peninsular, que a 2º pueden estar cantado tan panchos) Vídeo de Miguel Alonso.

Y por último, el sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi) con ese sonido metálico, recurrente y de baja intensidad, difícil de escuchar, a veces. Vídeo de Saber Animal.

Esperamos que este artículo pueda servirte de referencia y guia para aprender (o usar en el campo) y poder identificar a todos estos animalitos tan fantásticos que pueblan nuestros humedales entre la primavera y el otoño.

¿Te ha gustado? Pues “cántalo” a los 4 vientos y ayúdanos a seguir visibilizando esta otra naturaleza tan desconocida.

Para más información:

www.fonozoo.com

www.reptilesextremadura.blogspot.com.es/2010/03/sonidos-de-anfibios.html

www.allyouneedisbiology.wordpress.com/2016/06/26/el-canto-de-ranas-y-sapos

comunicación acústica en anuros ibéricos: influencia del clima, hábitat y el ambiente sonoro. museo nacional de ciencias naturales (mncn).

https://www.weboryx.com/oryx/cms/es/producte/4238/1/cd-guia-sonora-de-las-ranas-y-sapos-de-espana-y-portugal.html

http://www.sonidosdelanaturaleza.com/es/producto/15/gu%c3%8da-sonora-de-las-ranas-y-sapos-de-espa%c3%91a-y-portugal.html

http://www.revistaciencias.unam.mx/pt/149-revistas/revista-ciencias-109-110/1237-comunicaci%C3%B3n-ac%C3%BAstica-en-anfibios-y-su-trascendencia-evolutiva.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Saco_vocal
especies-de-anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-2016

Conociendo a los anfibios de la Sierra de Guadarrama. Listado de especies.

En relación con el anterior artículo sobre la charla didáctica que dí en La Majada de La Pedriza, voy a rescatar parte de la presentación para compartir contigo el listado de especies de anfibios de la Sierra de Guadarrama.

¿Empezamos? Primero un pequeño vídeo de nuestra última visita…

Las especies de anfibios de la Sierra de Madrid, de Guadarrama y del Parque Nacional representan más del 60% de todas las especies de anfibios de la Península Ibérica. Es esta serranía un espacio idóneo por lo tanto para los anfibios, ya sean urodelos o anuros.

Me gusta decir que la Sierra de Guadarrama es un santuario para los anfibios por varias razones:

1.- Está situada en el centro peninsular, lo que implica que sus montes y valles son límite de muchas especies y subespecies del norte y del sur, y hay por lo tanto grandes áreas limítrofes de confluencia entre ellas, lo que enriquece la biodiversidad claramente.

sierra-de-guadarrama-geografico

2.- Se compone principalmente de suelo granítico, que es no poroso. Esto facilita la retención de agua de lluvia o del deshielo y la formación de charcas y lagunas tanto temporales como permanentes en toda su área. Como sabes, el medio acuático es indispensable para la reproducción de la fauna anfibia.

anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-01

3.- La peculiar y diversa orografia de la Sierra y la existencia de múltiples ecosistemas fomenta que existan una gran diversidad de especies.

completo

4.- El aislamiento de las zonas de media y alta montaña y la poca actividad humana ha fomentado que muchas zonas y poblaciones de anfibios perduren con mayor o menor éxito hasta la actualidad.

Antes de pasar al listado de especies de anfibios de la sierra de Guadarrama, ten en cuenta algunos puntos respecto al Parque Nacional:

  • La totalidad del Parque Nacional de Guadarrama está dentro de la Sierra de Guadarrama, un sistema montañoso perteneciente al Sistema Central.
  • Se extiende desde el valle del río Alberche (extremo suroeste), hasta el puerto de Somosierra (extremo noreste), con 80 km de longitud y unos 20 km de anchura.
  • Tiene 11 ecosistemas bien diferenciados, con unas 1280 especies, que representan el 45 % de la fauna total de España y el 18 % de la europea.

Y ahora ya sí, pasemos a listar las 15 de las 27 especies presentes en la Sierra Madrileña, que representan alrededor del 60% de la fauna anfibia de toda la Península Ibérica, contando además con 5 endemismos.

Mapa aproximativo de especies según altitud (observaciones propias).

rangos-de-mayor-abundancia-de-especies-por-altitud

Créditos: Alberto González

1. Salamandra común (Salamandra salamandra)

Salamandra común, subespecie "Almanzaris" (Salamandra salamandra almanzoris)

Salamandra común, subespecie “Almanzaris” (Salamandra salamandra almanzoris)

Un anfibio urodelo completamente terrestre de gran tamaño y más o menos abundante en determinadas zonas de la Sierra, aunque por desgracia en otras casi a desaparecido por la presión humana.

Normalmente coloración negra con manchas amarillas (de diferentes presentaciones -bandas estriadas, punteadas…-) por todo el cuerpo. La subespecie que habita en Guadarrama y Gredos (“Almanzoris”) presenta manchas amarillas en forma de “comas”, en general.

En España, tiene una gran variación cromática y morfológica y está en continuo estudio genético y geográfico. Si quieres saber más sobre las subespecies de salamandra común

2. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Tritón jaspeado en Guadarrama

Hembra de tritón jaspeado (Triturus marmoratus) en el macizo de Peñalara.

 

Es otro urodelo tritón de tamaño mediano a grande (12 cm -19 cm) que se caracteriza por tener color un color verde oliva a oscuro de fondo con manchas discontinuas amplias de color negro. Tiene una línea naranja en el dorso muy característica (sobre todo en las hembras).

Prefiere charcas con abundante vegetación acuática y tiene una extensa fase terrestre durante al menos 6 meses al año. En Guadarrama su estado de conservación es aceptable, observándose en altitudes de hasta 2.100m.

3. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Hembra de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Hembra de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) en la dehesa de Alpedrete.

Nuestro pequeño “T. marmoratus”. Otro endemismo de la península ibérica que cuenta ya con rango de especie propio.

Es el “negativo” del tritón jaspeado (Triturus marmoratus): Color base verde con puntos o manchas marrones u oscuras no tan extendidas como en “T. marmoratus”. Tiene una amplia zona de confluencia con el tritón jaspeado en las Sierras de Guadarrama y Gredos, si bien se le encuentra en altitudes más bajas y cálidas.

4. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

triton ibérico (Lissotriton boscai)

El tritón más pequeño de todos, no sobrepasando los 9 cm. La coloración dorsal en general es gris, parda o marrón, y ventralmente es de color naranja o rojizo, con pequeñas manchas o puntos oscuros. La ausencia de cresta dorsal en los machos (sí cresta caudal), puede identificarse con cierta facilidad.

En la Sierra de Guadarrama ha tenido un declive importante, extinguiéndose en muchos puntos donde hace 15 o 10 años existían citas de poblaciones estables.

Este declive poblacional principalmente se debe al taponamiento o eliminación de las charcas y puntos de cría en los que se reproducía en la zona basal de la Sierra.

5. Gallipato (Pleurodeles waltl)

pleurodeles-waltl-bicheando-gallipato

Es el urodelo de mayor tamaño de Europa occidental, alcanzando hasta 30 cm en edad adulta, según algunas observaciones. Cuerpo rechoncho, gris o pardo, robusto, de cabeza grande, aplanada y ojos pequeños.

Como defensa contra depredadores, las costillas tienen puntas afiladas que salen,  perforando los tubérculos anaranjados laterales, cuando son atacados o manipulados.

Eminentemente acuático, pudiendo permanecer en las lagunas o puntos de agua durante todo el año. En Guadarrama se le puede encontrar en casi todos los puntos de agua de baja y media montaña, así como en abrevaderos, charcas temporales y zonas de ganadería y/o agricultura donde no se han usado glifosatos o pesticidas de forma recurrente.

6. Rana patilarga (Rana iberica)

imagen14

Una rana de pequeño tamaño que la rana común, de color pardo o rojizo. Tiene una  mancha oscura entre el ojo y el tímpano muy característica. Miembros posteriores muy largos. Pliegues dorsolaterales relativamente separados. Manchas o puntos pequeños negros distribuidos por el dorso.

En Guadarrama, se la encuentra en torrentes o arroyos de media y alta montaña, donde hay cierta limpieza y oxigenación del agua. Éste endemismo ibérico es muy frágil a las amenazas en forma de hongos, cambio climático y especies invasoras como truchas y carpas y está seriamente amenazada.

7. Rana común (Pelophylax perezi)

rana-comun-marron-verde

Coloquialmente es más adecuado decir “rana común” que “rana verde”, ya que hay muchos ejemplares marrones u oscuros también.

Es la rana más abundante y resistente de todos los anfibios peninsulares. De piel de color verde y/o marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara que recorre la columna vertebral a lo largo de todo el dorso y que la identifica claramente frente a otras especies.

Se la encuentra casi en cualquier punto de agua en al que haya podido acceder, con independencia del estado de salubridad de la misma, de la altitud o de otros factores medioambientales.

8. Rana de San Antonio (Hyla molleri)

Ranita de San Antonio (Hyla molleri). Macho llamando a la hembra con el saco vocal hinchado.

Ranita de San Antonio (Hyla molleri). Macho llamando a la hembra con el saco vocal hinchado. Se puede observar además el microchip implantado por los científicos para monitorizar desde el peso del ejemplar hasta sus movimientos zonales.

¡Nuestra rana tropical! Ranita de pequeño tamaño (4cm – 5 cm) trepadora y arbórea. Hasta 2008 descrita como subespecie de Hyla arborea (europea). Individuos  de verde intenso  con una típica banda lateral oscura desde la cabeza a la cloaca (se han observado otros individuos grises o azulados  en alguna ocasión).

Una especie que en la Sierra de Guadarrama se puede observar desde las zonas más bajas (Valles de la Fuenfría) hasta a 2.200 metros de altitud en el macizo de Peñalara. ¡Ahí es nada!

9. Sapo común (Bufo spinosus)

Sapo común (Bufo spinosus). Sus ojos rojos le distinguen claramente de otras especies de anuros.

El mayor de nuestros anuros, de tamaño considerable, piel con verrugas, dura, áspera y unos grandes ojos rojos o anaranjados inconfundibles. Color oscuro, pardo, con franjas blancas y amarillentas y grandes tubérculos. Puede vivir hasta medio siglo, según muchos estudios.

En Guadarrama ha tenido un declive importante, debido al hongo asesino de anfibios, pero su población, aunque menor, sigue resistiendo y se le puede observar, principalmente de noche, cerca de arroyos, lagos y ríos de la Sierra.

10. Sapo corredor (Epidalea calamita)

sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Más pequeño que el sapo común, pero mucho más “común” en nuestros campos, por la fortaleza inmunitaria presentada frente al hongo que te mencionamos antes y su capacidad de reproducirse casi en cualquier remanente de agua temporal de forma muy rápida.

Los ojos verdes o amarillentos son la clave para poder identificarle sin equivocación.

Su nombre le viene de su hábito a andar, en vez de saltar. Los sapos corredores de las  montañas son de coloración más oscura o apagada que los de la zona basal (observaciones propias). Por suerte goza de buena salud en toda la Sierra.

11. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

Un sapo robusto, redondeado, sin presenta tímpanos visibles ni glándulas parotídeas aparentes. Los ojos presentan la pupila vertical con el iris de color plateado, principalmente.

Aunque los ojos son muy característicos y presenta un típico morro anguloso, redondeado… Su nombre describe las dos “espuelas” oscuras que tiene en las patas posteriores y que le sirven para excavar y enterrarse a gran profundidad, si es necesario.

En la Sierra tiene una distribución amplia aunque localizada, en la zona basal o inferior de las montañas.

12. Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapillo pintojo Ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapo pequeño que parece a primera vista una rana, de hocico puntiagudo y cabeza aplanada. Colores grisáceos con dos tipos de patrón: o bien moteado o bien rayado con tres franjas longitudinales.

Se le suele ver en manantiales, acequias y charcas temporales o zonas inundadas a lo largo de toda la zona Sur de la Sierra, si bien es el más escaso, debido a que prefiere las zonas bajas y praderas del sur de la Comunidad de Madrid.

13. Sapo partero común (Alytes obstetricans)

sapo partero ibérico sierra de guadarrama

Sapito de pequeño tamaño (4cm) y colores claros, rechoncho y ojos grandes, slpicado a veces por puntitos rojos. Su nombre viene de la costumbre de los machos de transportar y cuidar de los huevos fertilizados en su espalda durante 2 o 3 semanas, antes de depositarlos, ya con las larvas desarrolladas, en pozas, lagunas o puntos de agua más o menos permanentes.

En la Sierra de Guadarrama ocupa espacios aislados y sus poblaciones han sufrido grandes reveses en los últimos años, siendo muy escaso. En Peñalara y otras zonas se le da casi por extinto, debido  a las enfermedades de los anfibios principalmente.

14. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Los machos de esta especie de sapo también cuidan de las puestas, llevándolas a la espalda. Es muy parecido morfológicamente al sapo partero común, pero se pueden diferenciar sin lugar a duda, porque mientras que el sapo partero común tiene tres tubérculos palmares, el sapo partero ibérico posee solo 2.

Añadir quizá que A. cisternasii son más rechonchos (tipo bola), con aspecto más torpe, mientras que A. obstetricans es más estilizado.

15. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Especie introducida en el Macizo de Peñalara en los años 80. Cuenta con una amplia población a día de hoy aunque en un área muy reducida.

El tritón alpino en Madrid tiene una longitud no superior a 10 cm, su coloración es en el dorso uniformemente marrón oscura y el vientre suele ser naranja o rojizo intenso. Los machos sobretodo presentan un bonito e inconfundible punteado en las zonas laterales entre el vientre y el dorso.

En resumen, la Sierra de Guadarrama tiene una espectacular biodiversidad anfibia que todos podemos disfrutar, ayudando a conservar sus espacios naturales con una regla muy simple:

“Conocer es valorar y valorar es conservar.”

La masiva afluencia de visitantes, deportistas y excursionistas, y la falta de regulación del uso público de la Sierra, constituyen dos de los principales problemas de la Sierra de Guadarrama y de sus habitantes naturales.

Así que, conciencia, da a conocer y comparte esta otra naturaleza tan importante pero poco valorada!!!

¡Comparte libremente!

culebras de españa. culebras de la península iberica

Las culebras de la Península Ibérica. Identificación y distribución.

Las Culebras de la Península Ibérica. Identificación y distribución.

De las más de 3000 especies de serpientes que hay aproximadamente en el mundo catalogadas, 45 especies citadas viven en Europa y 15 de ellas habitan en la Península Ibérica, que es el país de Europa con mayor número de ellas. Italia y Grecia (países mediterráneos con climas suaves) tienen también una gran biodiversidad ofidia.

De estas quince, hay tres especies de víboras y once especies de culebras ibéricas, ya que según el autor o autores, al menos una especie foránea tienen rango de especie establecida (Valle de Arán).

Las culebras pertenecen a la familia de los colúbridos en donde se engloba a estas especies inofensivas y de medio tamaño, en general.

Las culebras ibéricas viven una amplia gama de hábitats. Desde subsuelos arenosos, dunares o arcillosos como la Culebra de Cogulla, pasando por medios acuáticos, hasta las altas montañas del Pirineo.

Estos reptiles vertebrados perciben su entorno en base a las vibraciones, y usan combinación con la visión y el olor (órgano de Jacobson) para detectar partículas de olor en el aire y obtener información de su entorno como detectar potenciales presas, saber si se acerca algún peligro o identificar a sus congéneres en épocas reproductivas.

En Bicheando.net hoy te traemos un listado y galería para hacerte un poco más fácil su identificación y disfrute.

De las 11 que veremos, solo hay dos especies moderadamente venenosas: la culebra de cogulla y la culebra bastarda. ¡Pero su mordedura no representa riesgo alguno para el ser humano!

Listado especies de culebras de la Península Ibérica:

  1. Culebra viperina (Natrix maura)
  2. Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora)
  3. Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)
  4. Culebra lisa meridional (Coronella girondica)
  5. Culebra lisa europea (Coronella austriaca)
  6. Culebra bastarda o de montpellier (Malpolon monspessulanus)
  7. Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)
  8. Culebra de cogulla (Macroprotodon brevis)
  9. Culebra verdi-amarilla (Hierophis viridiflavus)
  10. Culebra de esculapio (Zamenis longissimus)
  11. Culebra de collar helvetica (Natrix natrix) -Pottier, 2016, valle de Arán-

1.- Culebra Viperina (Natrix maura)

La Culebra Viperina (Natrix maura) es la “culebra de agua” por antonomasia, la que te encuentras en charcas y lagunas y en sus cercanías de forma más común, pues su vida transcurre cazando peces y anfibios, principalmente, como en la siguiente imagen. ¡Espectacular!

Culebra viperina devorando una carpa. Créditos y cesión: Jose Joaquín Santos

Culebra viperina devorando una carpa. Créditos y cesión: Jose Joaquín Santos

Tiene una coloración parda u oscura base aunque variable, pudiendo llegar a existir desde ejemplares melánicos (negros o muy oscuros) a otros con una línea dorsal doble que recorre todo su cuerpo, denominándose “bilineata”. Llega a alcanzar los 80 cm de largo, siendo los 60 cm lo más común en adultos.

También se la denomina “culebra viperina” dado su comportamiento defensivo llamado Mimetismo batesiano: imita el comportamiento, forma y diseño de especies venenosas como las víboras, aplanando el cuerpo y triangulando la cabeza.

Natrix maura (culebra de agua).

Natrix maura (culebra de agua) triangulando la cabeza para parecer peligrosa.

Se distribuye por toda España y Portugal, Francia, Suiza, Italia y el norte de África. Además ha sido introducida en las Islas Baleares (Mallorca y Menorca).

2.- Culebra de Collar (Natrix astreptophora)

Mapa del género “Natrix” en el mundo.

La otra “culebra de agua”, pero menos asociada a hábitats húmedos, cuyos juveniles presentan un “collar” blanco muy característico que rodea el cuello.

Puedes diferenciarlas a simple vista y de lejos porque da la casualidad de que esta especie, en el agua, repta sobre ella, y rara vez se zambulle, al contrario que Natrix maura, se suele bucear mucho.

En su dieta, además de peces y anfibios, podemos encontrar reptiles pequeños y micromamíferos.

El color en los adultos es de fondo oliváceo o pardo claro, con pequeñas manchas negras alineadas que también pueden desaparecer en adultos. Sus ojos rojos y el collar en los juveniles son una clara diferenciación con Natrix maura.

Culebra de collar adulta...

Culebra de collar adulta…

Puedes verla, en general, en toda la Península Ibérica (en la mitad norte es más abundante) y en el noroeste de África. Como decíamos, está menos relacionada con medios acuáticos que Natrix maura.

Como curiosidad decirte que esta especie es una maestra de la actuación. Si se ve amenazada y no tiene escapatoria, se pone “panza arriba” y aparenta estar muerta. Esta táctica defensiva llamada tanatosis hace que potenciales depredadores no quieran arriesgarse a comer carroña, y así la estrategia resulta efectiva en muchos casos. En la siguiente imagen puedes comprobar esta magnífica “teatralización”…

Tanatosis de culebra de collar. Créditos: Fátima Uribarri XL Semanal

Tanatosis de culebra de collar. Créditos: Fátima Uribarri XL Semanal

3.- Culebra de Escalera (Rhinechis scalaris)

La culebra de escalera es una serpiente “grande”, de cuerpo robusto, con un peculiar morro agudo. Alcanza una longitud de 1,5 metros, por regla general. Es la más común en España, y la más urbana, pudiendo encontrarse ejemplares a día de hoy en núcleos urbanos (desechos, basureros, casas abandonadas, parques etc.)

Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

Su coloración es muy distinta entre ejemplares juveniles y adultos: los juveniles o subadultos presentan un diseño de manchas negras a lo largo de su espalda con forma de «H» que se asemeja a una escalera de mano, al que debe su nombre común.

Los adultos son de color rojizo o pardo y presentan dos claras líneas negras paralelas recorriendo su espalda.

Ocupa todos los biotopos mediterráneos, de cultivos y ganadería y sólo escasea en los lugares muy áridos. Se alimenta principalmente de pequeños mamíferos, con el tamaño de un gazapo como máximo, y también las aves y sus huevos entrar en su dieta, si puede conseguirlos.

Para nosotros, como decíamos, es la serpiente más común y abundante en la península, junto con Natrix maura.

4.- Culebra Lisa Meridional (Coronella girondica)

La Coronella girondica es una serpiente de pequeño tamaño (60cm)y cuerpo alargado. Tiene además la cabeza pequeña y cola relativamente corta, lo que a veces la puede confundir (en zonas de serranía) con la víbora.

Culebra lisa meridional (Coronella girondica) -Lugo-

 Culebra Lisa meridional (Coronella girondica)

Culebra Lisa meridional (Coronella girondica) Detalle de la cabeza

Si te fijas en su cabeza, verás que tiene una gran mancha oscura en forma de U, que forma una raya oscura que atraviesa los ojos. ¡Esta “U” es inconfundible.

Además se la puede diferenciar de la C. austriaca porque mientras la austriaca presenta un color ventral uniforme, la C. girondica lo tiene ajedrezado.

También puedes contar la disposición de las escamas infraoculares y/o supralabiales, Si la 3º y 4º escama están tocando el ojo, es Austriaca, y si la 4º y 5º escamas son las que tocan el ojo, es girondica. Haz la prueba con esta foto… 🙂

Una característica 100% infalible para diferenciar a las culebras lisas peninsulares...

Una característica 100% infalible para diferenciar a las culebras lisas peninsulares… Créditos y cesión: Alejandro García Salmerón.

Se distribuye por Italia, el sur de Francia, la Península Ibérica (menos en algunas partes del norte de la cordillera cantábrica) y el norte de Magreb.

Habita tanto los parajes de bosque y matorral mediterráneos como los campos de cultivo, siempre ligada a pedreras o zonas con muros o construcciones tanto artificiales como naturales.

5.- Culebra Lisa Europea (Coronella austriaca)

Otra especie de pequeña culebra, muy parecida a la anterior en coloración y tamaño, pues raramente sobrepasa los 60 cm de longitud. La cabeza tiene forma ovalada, aparentando ser, en proporción al cuerpo, relativamente pequeña. Es de cuerpo un poco más robusto que la anterior, además.

Coronella-austriaca-culebra-lisa-europea-gredos

Culebra Lisa Europea (Coronella Austriaca)

La diferencia principal con C. girondica es la presencia de una línea, parda o negra, que recorre los laterales de la cabeza; se inicia en los orificios nasales, rodea ojo por debajo y se prolonga hasta el cuello, pero que no está presente entre los ojos. Y como hemos dicho anteriormente, no presenta la panza ajedrezada.

Culebra lisa europea (coronella-austriaca)

Culebra lisa europea (coronella-austriaca). Detalle de la cabeza…

Culebra lisa europea (coronella-austriaca) Detalle de la cabeza.Tiene, eso si, una distribución y abundancia mucho menor ue la C. girondica. Es uno de los ofidios ibéricos con una distribución y abundancia más reducidas y se la puede observar sobretodo en sierras de cierta altitud, en nuestra experiencia.

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

Posee (y esto poca gente lo sabe) glándulas de veneno, pero que no puede inocular porque su dentición no permite que el veneno se canalice al exterior. Curioso, ¿no? Es por lo tanto, totalmente inofensiva.

6.- Culebra Bastarda (Malpolon monspessulanus)

Sin duda una de las culebras con mayor carácter, belleza y porte que tenemos. Los ejemplares macho adultos superan los 2 metros y se han dado citas de 2,5 metros de longitud. Sin duda, la mayor especie de la península ibérica y de Europa.

culebras de la peninsula iberica. Culebra bastarda

Macho de culebra bastarda en el Río Jarama (Madrid)

Es una de las llamadas “culebras venenosas” pues tiene dientes que canalizan veneno en la parte posterior de la boca (opistoglifa). Más o menos como si tuviera una “muela” superior y en la parte de atrás capaz de inocular veneno.

Su veneno se inocula por “masticación”, no por un simple mordisco, y es raro que pueda inocularlo. Como hemos dicho anteriormente, es inofensiva para el ser humano. Duele más su mordisco que los posibles efectos de ser inoculado.

Macho de culebra bastarda (Oporto)

Macho de culebra bastarda (Malpolon-monspessulanus), se puede apreciar, además de la mancha negra bien definida detrás del cuello, que las escamas supralabiales no tienen bordes negros típicos en las hembras.

Diurna, grande, alargada, muy rápida y agresiva. Tiene una “ceja” (escama supraocular) que le otorga una mirada de “peligrosa” o “enfadada” muy singular.

Culebra bastarda (Malpolon-monspessulanus) -Oporto-

Macho de culebra bastarda (Malpolon-monspessulanus).

Destacar que es una especie denominada ofiofága, es decir, que es una depredadora de otras serpientes y culebras, incluidas las víboras, que no duda en matar por constricción y engullir, si tiene la oportunidad.

Aunque a veces las tornas cambian…

Mantis religiosa devorando culebra bastarda. Créditos: Pierre Legeard

Tiene un color verdoso muy bonito, con dibujos negruzcos manchados que van desapareciendo con la edad, quedando un color más uniforme.

Malpolon monpessulanus juvenil, posiblemente hembra, en posición de ataque.

Los machos tienen una mancha dorsal oscura cerca del final del cuello que se suele llamar “silla de montar” y se asocia a épocas reproductivas.

7.- Culebra de Herradura (Hemorrhois hippocrepis)

Típica serpiente de bosque seco y zona de matorral, la culebra de herradura tiene una serie de manchas circulares en el dorso y una mancha en forma de herradura, que rodea la nuca y a quien debe su nombre común. Una clara diferencia en comparación al resto de culebras de la Península Ibérica.

culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)

Culebra de herradura juvenil (Hemorrhois hippocrepis)

Su coloración y patrón es muy bonito: presenta un color amarillo muy poco patente, ya que tanto la cabeza como el dorso poseen manchas negras que, en conjunto, dan una tonalidad al reptil oscura casi negra.

Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) tomando el sol.

Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) tomando el sol.

Suele medir un metro de largo y es muy ágil: no dudará en asolearse en una rama alta de un árbol o trepar por un muro si hay un nido de pollos arriba. Se alimenta principalmente de roedores, lagartijas y pequeñas aves.

Culebra de Herradura (Hemorrhois hippocrepis)

Culebra de Herradura (Hemorrhois hippocrepis) Créditos y cesión: David Candel Arbo.

En la península ibérica se distribuye por la mitad meridional, sin rebasar el norte del Sistema Central, pudiéndose también encontrar esta especie en países como Túnez o Libia, ya en África. Puedes encontrarla, generalizando, en el Sur de España y Portugal y el el linde mediterráneo.

8.- Culebra de Cogulla (Macroprotodon brevis)

Ofidio raro, quizá el ofidio con menos abundancia de la península, y muy castigado por la abundancia del jabalí, por ejemplo, de quien es presa fácil. Sus hábitos subterráneos además hacen difícil un censo real.

culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis)

Una imagen curiosa de la culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) a punto de hacerse la muerta…

De cabeza relativamente corta, deprimida y hocico especialmente corto, que le sirve para excavar en la tierra y arena donde suele encontrarse. Ofidio pequeño que no sobrepasa el medio metro de longitud, por regla general.

Macroprotodon brevis. Culebra de cogulla occidental.

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) a punto de mudar la piel…

De coloración mayoritariamente grisácea, con una banda oscura en la cabeza en forma de uve y un collar nucal oscuro, tiene cinco líneas longitudinales de pequeñas manchas oscuras y el vientre de fondo blanquecino o grisáceo con manchas oscuras con diseño ajedrezado.

Culebra de cogulla occidental Macroprotodon brevis

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) en los Montes de Toledo, donde sí es abundante, en comparación con otras áreas.

La mancha en “uve”, los ojitos pequeños y el collar nucal oscuro son los mejores caracteres para el reconocimiento de la especie entre el resto de los colúbridos ibéricos.

Igual que la culebra de collar (Natrix astreptophora) puede hacerse la muerta en determinadas circunstancias, lo que como comentábamos, se llama tanatosis. Otra actriz en el teatrillo de la supervivencia… 😉

Tanatosis en la culebra de Cogulla.

Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) haciéndose la muerta (“tanatosis”)

9.- Culebra Verdi-amarilla (Hierophis viridiflavus)

La culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus) es una especie poco abundante y con una limitada distribución en la Península Ibérica, si bien en otros países mediterráneos es bastante común.

Culebra Verdi-amarilla (Coluber Viridiflavus) Juvenil.

Culebra Verdi-amarilla (Hierophis Viridiflavus) Juvenil. Créditos y cesión: Rafael Vázquez Graña

En España como decíamos se encuentra solo en los Pirineos, donde su distribución es continua salvo en el Norte de Aragón. Ocupa los valles de las zonas más altas del Pirineo, en general. También zonas herbáceas y bosques de robledales y pinares con riberas de ríos y riachuelos.

Culebra Verdi-amarilla (Coluber Viridiflavus) Adulto

Culebra Verdi-amarilla (Hierophis Viridiflavus) Adulto. Créditos y cesión: Alejandro García Salmerón.

Se alimenta de pequeños roedores, lagartos y lagartijas, si bien en su dieta también entrar otras serpientes, como el caso de la víbora del Pirineo (Vipera aspis).

Culebra Verdi-amarilla (Hierophis Viridiflavus) Juvenil. Créditos y cesión: Alejandro García Salmerón.

La bonita coloración de los juveniles da paso a un esplendoroso patrón y colorido en los adultos, verdes dispersos sobre una base clara o amarilla, de ahí su nombre.

10.- Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

La culebra más rara y escurridiza de todas. Como curiosidad , decirte que debe su nombre común a que históricamente se ha representado a Asclepio, dios griego de la Medicina, con un bastón sobre el cual se enrollaba un ejemplar de la especie.

culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus) créditos y cesión: Rafael Vazquez Graña.

Es una culebra de gran tamaño, esbelta y puede alcanzar fácilmente los 2 metros de longitud. Presenta una coloración marrón u olivácea, con la parte anterior del cuerpo algo más clara. No duda en depredar roedores, huevos, aves y otros reptiles, a los que ahoga mediante constricción. Igualmente depreda otras serpientes si se da el caso.

Culebra-de-Esculapio-(Zamenis-longissimus)-002

Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus) a punto de mudar la piel (ojos opacos): Créditos y cesión: Alejandro García Salmerón.

Se distribuye por el sur de Europa occidental y oriental y en la Península Ibérica sólo se encuentra en la zona de los Pirineos y en algunas zonas muy concretas de la Cordillera Cantábrica Oriental.

Y terminado una “novedad” en el mundillo de las serpientes y otra que algunos autores no catalogan como especie…

11.- Culebra de collar helvetica (Natrix natrix)*

En la reciente obra de Pottier (2016), aparece fotografiado un ejemplar del valle de la Pique (Bagnères de Luchon, Francia), que corresponde a un típico ejemplar de N. natrix helvetica.

Natrix Natrix (valle de Arán)

Culebra de collar helvetica (Natrix natrix)* en el Valle de Arán.

Ello hace pensar que la población presente en el valle de Arán pertenezca a esta especie, quizás la única en territorio español.

Culebra de collar (Natrix natrix) melánica fotografiada en el valle de Arán. Créditos: Daniel Fernández Guiberteau.

Resultado de imagen para valle de aran mapa

Además, según el detallado mapa publicado en esa obra, la población del valle de Arán está separada de las más próximas meridionales por un banda de unos 40 km, lo que hace suponer ausencia de simpatría entre las dos especies en el Pirineo Central.

Pero en el Pirineo Oriental y en el Pirineo Occidental, hay numerosas cuadrículas colindantes con presencia de las dos especies, por lo que se precisan estudios morfológicos y genéticos para delimitar las áreas de ambas especies.

*Textos recogidos de La Enciclopedia Virtual de los vertebrados ibéricos.

En resumen, tener estas especies de culebras ibéricas en nuestros ecosistemas es un gran tesoro. Por desgracia todas están amenazadas, bien por causas como atropellos, fuegos intencionados, pisadas injustificadas… o bien por la falta de un mayor conocimiento de las mismas, siempre catalogadas como “bichos peligrosos” cuando en realidad son animales que nada quieren saber de su mayor depredador: el ser humano.

Y finalizando el artículo, si también te interesan las víboras ibéricas, puedes leer nuestro articulo relacionado con las 3 especies de vipéridos:

Víboras. Algunas cosas que deberías saber sobre nuestras especies

Agradecer a Rafael Vázquez Graña, Alejandro García Salmerón, José Joaquín Santos Leal y David Candel Arbo por cedernos algunas fotos para ilustrar algunas especies.

Y por lo demás, si te ha gustado el artículo, seguro que hay otras personas a quienes también les gustaría leerlo, ¿no? ¡Pues a compartir!  😉

Page 1 of 7

Creado con WordPress & Todos los derechos reservados