Bicheando.net Herpetología para todos.

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Página 2 de 5

anfibios de irati reptiles de irati.

Esta Semana Santa de 2017 nos fuímos a conocer la bellísima Selva de Irati (el 2º mayor bosque de hayas y abetos de Europa) y a sus anfibios y reptiles.

Este bosque ancestral se distribuye entre el norte de Navarra y suroeste de Francia, en los Pirineos Atlánticos y es una auténtica pasada. Aunque no hay palabras para describir su belleza, en bicheando.net vamos a intentar aproximarnos a este lugar desde un enfoque “herpetológico” y coloquial, como siempre… para que si decides ir un día sepas de antemano todo lo que puedes disfrutar.

Como siempre, conocer es valorar y valorar es conservar. Vamos a ello! 😉

Después de recabar algo de información de la zona, preparar el equipo, la comida y echar gasolina, nos fuímos de bicheo el pasado martes 11 de abril para allí. Finalmente estuvimos dos jornadas: la 1º desde Orbaiceta (Fábrica de armas de Orbaiceta) y la 2º jornada viajamos a Ochagavía (Casas de Irati).

Si quieres visitar la zona, estos son los pueblos idóneos y más cercanos al bosque y desde los que partir cada día, puesto que está prohibido pernoctar y acampar en toda la Selva, por motivos de conservación, lo que es totalmente aceptado, no como en la sierra de Guadarrama y La Pedriza, en Madrid, donde los intereses económicos y el miedo de los políticos a perder votos de “domingueros enfadados” están haciendo mucho daño a los ecosistemas de la sierra.

De hecho, se nota que el buen hacer de los habitantes de estos valles de Aezcoa y Salazar. Durante generaciones han hecho que se conserve en total plenitud toda la zona, no solo el bosque. Es una maravilla pasear por estos pueblos y aldeas… Además, ya dentro del parque, existen diversos espacios protegidos: todo el Irati es una ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves), así como zonas protegidas como Reserva Natural o Reserva Integral del total de 17.000 ha del bosque. ¡Imagínate!

Pasear entre sus robledales, hayedos o abetos es una experiencia única. El canto de las decenas de especies de aves se suma al correr del agua por los miles de riachuelos que bajan de las montañas. Se te activan los sentidos. Se te calma el alma… es naturaleza en estado puro, sin duda.

pilón en selva de irati anfibios y reptiles

En los pilones de toda la zona florecía la vida en forma de tritones, salamandras, lagartos y serpientes…

Entrando en materia, en Irati existen, según las citas, 9 especies de anfibios:

1.- Rana común (Pelophylax perezi)

2.- Rana pirenaica (Rana pyrenaica)

3.- Rana bermeja (Rana temporaria)

4.- Sapo común (Bufo spinosus)

5.- Sapo partero común (Alytes obstetricans)

6.- Sapillo moteado común (Pelodytes punctatus) Solo 1 cita.

7.- Tritón pirenaico (Euproctus asper).

8.- Tritón palmeado (Triturus helveticus).

9.- Salamandra común (Salamandra salamandra fastuosa).

*En verde las especies vistas y fotografiadas.

Tritón pirenaico (Calotriton asper) selva de irati

Encontramos todos los tritones pirenaicos (Calotriton asper) en fase terrestre… Sea como fuere siempre es un placer fotografiarle.

Tritón palmeado (Lissotriton helveticus) selva de Irati

El Tritón palmeado (Lissotriton helveticus) era muy abundante…

El esquivo sapo partero común (Alytes obstetricans) también se dejó ver…

sapos comunes (Bufo spinosus) selva de irati

Los sapos comunes (Bufo spinosus) se encontraban en los ríos principales…

rana bermeja (Rana temporaria) selva de irati

La rana bermeja (Rana temporaria) muy común por estos lares…

Y especialmente tuvimos el placer (porque es nuestro anfibio preferido) de ver y fotografiar en su hábitat a innumerables salamandras comunes (Salamandra s.). En Irati vive la subespecie “fastuosa” que habita en el norte peninsular, desde Cantabria hasta entrar unos kilómetros en el pirineo catalán.

En total, pudimos observar 7 de las 9 especies de anfibios de la Selva de Irati, si bien tenemos dudas sobre si realmente el sapillo moteado está en la zona. Además sabíamos de la dificultad de encontrar a la esquiva y escasa Rana pirenaica (Rana pyrenaica) y finalmente nuestras sospechas se confirmaron, no pudiendo observar ni ver ningún ejemplar.

En cuando a la densidad por especie y según nuestras observaciones, decir que la Salamandra común y la Rana bermeja son las que sin duda se llevan la palma, tanto por ejemplares adultos como por larvas vistas.

Pasando ya a los reptiles de la Selva de Irati, las especies que habitan la zona son:

1.- Lución (Anguis fragilis)

2.- Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata)

3.- Lagartija parda (Podarcis liolepis)

4.- Lagartija roquera (Podarcis muralis)

5.- Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus)

6.- Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

7.- Culebra de collar (Natrix astreptophora)

8.- Culebra viperina (Natrix maura)

9.- Víbora áspid (Vipera aspis)

10.- Víbora Cantábrica (Vipera seoanei)

*En verde las especies vistas y fotografiadas.

No podemos dar datos de densidades de especies de reptiles, porque como puedes ver, solo vimos 4 de ellas para poder comparar, y por desgracia las 2 especies de culebras que más ganas teníamos de ver (Culebra verdiamarilla y Culebra de esculapio) no salieron a nuestro encuentro durante esas dos jornadas, pero te traemos dos fotografías cedidas por Rafael Vázquez Graña, para que puedas identificarlas si tú tienes más suerte que nosotros:

Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus) créditos: Rafael Sánchez Graña

Juvenil de Culebra verdiamarilla (Hierophis viridiflavus) créditos: Rafael Sánchez Graña

culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus) créditos: Rafael Sánchez Graña

REPTILES DE LA SELVA DE IRATI (GALERÍA FOTOGRÁFICA)

lución selva de irati

Vimos varios luciones a la vera de los ríos, un reptil (lagarto) ápodo que vive bajo las piedras y se alimenta de lumbrícidos e insectos…

También se le llama “culebrilla de cristal” por esa piel brillante que presenta…

Una auténtica joya de la biodiversidad de Irati…

lagarto verde occidental selva de irati

Había bastantes lagartos de agua o lagartos verdes occidentales por la zona…

lagarto verde occidental selva de irati

Por la mañana, aún fríos, se dejaban fotografiar de cerca…

lagarto verde occidental selva de irati

Un macho subadulto asoleándose en una valla…

lagartija roquera selva de irati

Las lagartijas roqueras (podarcis muralis) eran muy abundantes… No dudan en subirse a las ramas de los arbustos para tomar el sol…

culebra viperina selva de irati

Las culebras viperinas también se dejaron ver… Aquí un ejemplar bastante melánico…

En total, el precioso hayedo de Irati cuenta con 19 especies de anfibios y reptiles para disfrutar, según nuestra literatura, ya que no hay un listado “oficial” de la herpetofauna de la Selva de Irati. Nosotros pudimos, de esas 19, ver 11 especies, que no está nada mal para dos días…

Esperamos que si tú tienes alguna cita más o sabes de alguna especie que se nos haya escapado, nos lo digas y así ayudar a futuros lectores a tener mejor información.

Como siempre, si has leído hasta aquí, te “regalamos” el vídeo resumen de nuestro viaje y las especies que pudimos grabar…

En resumen, la Selva de Irati es espectacular en todos los sentidos. Sus paisajes, su fauna y flora, su estado de conservación y sobretodo la vastedad de una selva que estamos seguros esconde secretos entre sus valles y montañas. Secretos que volveremos a intentar descubrir en otro viaje, porque si algo tiene este gran y antiguo bosque, son rincones por descubrir y nuevas especies por observar.

Gracias por leernos y si te ha gustado el artículo, ¡comparte libremente! 😉

Concurso Fotografía Naturaleza Ibérica Bicheando.net

Para celebrar los 1000 seguidores y amigos que tenemos ya en nuestro perfil de Facebook, y homenajear a todos aquellos que se preocupan por esta otra naturaleza, Bicheando.net celebra su 1º Concurso de Fotografía de Anfibios y Reptiles de la Península Ibérica.

¿Cuando? Del 01 al 15 de Abril de 2017-

¿Premio? Premio: frontal de campo valorado en 25€

¿Dónde? facebook > www.facebook.com/Bicheando

BASES:

1- Se permiten fotografías de anfibios y reptiles autóctonos, en libertad, sin manejo y pertenecientes a especies de la Península Ibérica, Baleares y Canarias.

2- Solo se permite una fotografía por usuario/participante. Esta fotografía no debe haber participado en otros concursos anteriormente y debe ser actual (a partir del 1 enero 2015).

3- La foto ha de ser de propiedad del autor y puede tener marca de agua durante todo el concurso.

4- Puede participar cualquier usuario que resida en territorio Español, Portugal, Islas Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla.

5- La foto debe ser publicada en el mismo post de anuncio del concurso, en facebook, añadida como “comentario” junto a las restantes fotos participantes.

4- Las 3 fotos con más likes pasarán a la final. Se creará otro post específico para que los participantes vuelvan a votar la mejor para ellos, de las 3 finalistas (*ver apartado 12) . Los votos anteriores no cuentan en la final.

5- Cualquier seguidor del perfil de facebook (www.facebook.com/Bicheando) puede votar tantas veces como quiera las fotos que quiera. Solo se permitirán votaciones de perfiles reales, contrastados y en ningún caso perfiles de grupos, asociaciones o empresas pueden participar en las votaciones. Solo perfiles personales reales.

6- Se vota con un “like” en la foto correspondiente. Los seguidores de bicheando.net en facebook puede ir votando (likes) desde el 1º día del concurso hasta el 20 de Abril. Desde el día 15 de abril a las 23:59 ya no se permite la incorporación de nuevas fotos.

7- Habrá tres finalistas y un ganador.

8- El plazo para publicar fotos participantes comienza el día 01 de Abril de 2017, y finalizará el día 15 de Abril de 2017 a las 23:59 horas.

9- Las tres fotos con más likes serán “re-publicadas” el 16 de abril para la votación final hasta el 20 de abril a las 14:00 de la tarde.

10- El día 21 de abril a las 10:00 se publicará el ganador.

11- El equipo de Bicheando.net se reserva el derecho de dar el concurso por “no válido” y suspender la entrega del premio por cualquier circunstancia “sospechosa” y demostrable que detecte, cual sea dicha circunstancia o si la foto votada no llega a un mínimo de calidad fotográfica o compositiva, para evitar “amiguismos”. Se trata de disfrutar, no de competir.

12- *Si el 4º clasificado de la ronda previa se queda a pocos likes del 3º y su imagen tiene, para los administradores de bicheando, la suficiente calidad, podrá participar en la final, pasando de 3 a 4 finalistas. Volvemos a repetir, Se trata de disfrutar, no de competir. En caso de empate en la final, el ganador será elegido por el equipo de bicheando.net según la calidad artística o documental de la pieza. Siempre no se decida hacer un desempate final.

PREMIO*
El ganador se llevará un frontal valorado en 25€

Frontal de “Material para el Naturalista” valorado en 25€

  • El premio, en caso de que el ganador sea extra-peninsular (Islas Canarias, Baleares, Ceuta o Melilla), se le enviará igualmente, pero tendrá que abonar los gastos de envio (envio contrareembolso).

Para participar has de ser seguidor de nuestro perfil de facebook.

La participación en el concurso implica la aceptación de estas bases.

¡Suerte!

Lagartijas ibéricas. Esas pequeñas desconocidas. (volumen 2): Iberolacertas

Hace tiempo escribí mi primer post en bicheando.net, y lo hacía con un primer volumen de lagartijas ibéricas titulado “Lagartijas ibéricas. Esas pequeñas desconocidas. Volumen 1”, donde se identificaba a las lagartijas pertenecientes a los géneros: Acanthodactylus, Algyroides y Podarcis: tres de los ocho géneros que representan en total 25 especies de lagartijas en la península ibérica, siendo 3 de ellas alóctonas (introducidas).

Hoy te traigo, en éste 2º volumen, las 7 especies pertenecientes al género “Iberolacerta”: lagartija carpetana, lagartija batueca, lagartija cantábrica, lagartija leonesa, lagartija pirenaica, lagartija pallaresa y lagartija aranesa.

1) Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni)

Esta especie habita en la sierra de Guadarrama y Gredos.También en Béjar, Villafranca, La Serrota y la Paramera, desde 1750 a 2500 m. Hay dos subespecies: I. cyreni cyreni e I. cyreni castiliana.

 Iberolacerta cyreni castiliana

A la izquierda Iberolacerta cyreni castiliana (macho arriba y hembra abajo)

Lagartija carpetana bicheando 2016 gredos

Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni c.)

La primera vive solamente en el Guadarrama, hallándose la segunda dentro de los demás sistemas montañosos. Decir que los juveniles poseen una cola de color verde – azulado intenso que las caracteriza, aunque en otras especies también se observa tal coloración en la parte terminal del cuerpo.

mapa distribución Iberolacerta cyreni

Mapa distribución (Iberolacerta cyreni)

Los adultos pueden distinguirse bien por una cuestión de color. Las hembras son de tonos más marronáceos y apagados, mientras que los machos son de colores más vivos, de un verde claro u oscuro.

2) Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

Lagartija que cohabita con la subespecie Iberolacerta cyreni cyreni de lagartija carpetana, con lo que debe tenerse cuidado al realizar la identificación, puesto que ambas especies se asemejan de alguna manera.

Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai). Fotografía de un juvenil visto en lo alto de la Peña de Francia, en Salamanca.

Su distribución comprende la Peña de Francia-Hastiala-Rongiero y Peña Orconera, extendiéndose muy probablemente más al oeste, hacia la Sierra de Gata.

Mapa distribucion Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

Mapa distribución Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

Los adultos poseen un punto azulado a la altura de las patas anteriores, algo que los juveniles no. Es más pequeña que la carpetana, estando su longitud en torno a los 70 mm, mientras que en aquélla es de 85 – 90 mm.

3) Lagartija leonesa (Iberolacerta galani)

Endémica de los Montes de León (Noroeste de la península Ibérica): Sierra Segundera, Sierra de la Cabrera , Sierra del Eje o de Peña Trevinca y Sierra del Teleno, entre las provincias de Leon, Zamora y de Orense, donde puede encontrarse de 1.000 a 2.000 m.

Mapa distribución Lagartija leonesa (Iberolacerta galani

Mapa distribución Lagartija leonesa (Iberolacerta galani) Créditos: Carlos Bartolomé La Huerta – Wikimedia Commons

Es grande y posee múltiples ocelos en los laterales del cuerpo. Al igual que la batueca tiene una longitud de unos 85 cm.

Lagartija leonesa (Iberolacerta galani)

Lagartija leonesa (Iberolacerta galani) Créditos: Javier www.anfibiosyreptileslarioja.blogspot.com.es

Lo que la diferencia de otras especies es la longitud comparativamente corta de sus patas con respecto al cuerpo.

4) Lagartija cantábrica (Iberolacerta monticola)

Endemismo ibérico, se encuentra en la Cordillera Cantábrica, Serra de Queixa (Ourense), Serra do Invernadeiro (Ourense), Serra do Courel (Ourense), zonas bajas de A Coruña y Lugo y Serra da Estrela (Portugal), desde el nivel del mar en Galicia hasta casi los 2.000 m en Serra de Estrela.

Mapa distribución Lagartija cantábrica (Iberolacerta monticola) Créditos: Carlos Bartolomé La Huerta – Wikimedia Commons

Se trata de una lagartija de talla media, y es robusta.

Iberolacerta monticola

Iberolacerta monticola

Cabeza relativamente aplastada. Coloración dorsal parda o verde brillante con reticulado negruzco. Machos con uno o dos ocelos azules en la parte anterior del costado. Mide unos 8 cm. Existen dos subespecies: I. monticola cantabrica e I. monticola astur.

5) Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali)

Junto a sus hermanas las lagartijas aranesa y pallaresa, la lagartija pirenaica, aun perteneciendo al género Iberolcerta, se ha propuesto para uno distinto: el género Pyrenesaura, aunque finalmente se ha optado por seguir manteniendo a estas tres especies dentro del mismo que las demás.

Dorso de coloración gris o gris-parduzco (pero nunca claramente marrón como en la pallaresa), a veces con reflejos oliváceos. Bandas laterales de color pardo muy oscuro, generalmente uniforme. Partes inferiores siempre blancas, con pocas manchas oscuras. Puntos azules en las ventrales son muy raros.

Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali) Créditos Jan Van Der Voort

Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali) Créditos: Jan Van Der Voort

Es un endemismo del Pirineo central. Se encuentra en España desde el macizo de Arriel por el oeste hasta las montañas del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici por el este, quedando su área comprendida entre los puertos del Portalé (Huesca) y el de la Bonaigua (Lleida). En Francia se extiende un poco más al oeste (macizo del Pic de Midi d’Ossau) y presenta un exclave hacia el norte en los macizos de Neouvielle y Bigorre.

Mapa distribución Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali)

Mapa distribución Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali)

La localidad más septentrional es el Lac Bleu (Bigorre), la más meridional el Port de Filià (Lleida), la más occidental el Col de Peyreget (Midi d’Ossau) y la más oriental el Estany Negre d’Espot (Lérida). Su distribución en altura va desde los 1700 hasta más de los 3000 metros. Se ha observado en lugares tan inaccesibles como el pico de Vallibierna (3.062 m).

6) Lagartija aranesa (Iberolacerta aranica)

Especie pirenaica endémica del Macizo de Mauberme y alrededores, llegando por la vertiente norte francesa hasta las cercanías del Mont Valier. Cerca de la mitad de su área cae en el valle de Arán y el resto en Ariège (Francia) y marginalmente en Haute Garonne.

Lagartija aranesa (Iberolacerta aranica)

Lagartija aranesa (Iberolacerta aranica). Créditos: globalspecies.org

Habita por encima del nivel natural del arbolado en zonas que van de los 1.940 m a los 2.540 m, y sobre sustratos rocosos. Coloración dorsal de tono pardo-grisáceo, ocasionalmente con un reflejo oliváceo claro. Algunos machos presentan el dorso de color verde malaquita (un tono verde-azulado).

Mapa distribución de Iberolacerta aranica

Mapa distribución de Iberolacerta aranica

A lo largo del dorso, dos bandas paravertebrales oscuras. Pecho y vientre sin pigmentación, habitualmente en diversos tonos de blanco, ocasionalmente con un reflejo verdoso o azulado. Parte ventral es habitualmente moteada de negro en los rebordes anteriores de las escamas, especialmente en machos.

7) Lagartija pallaresa (Iberolacerta aurelioi)

Especie de pequeño tamaño con dorso de coloración parda muy clara, a veces de tonos oliva. Sobre este fondo aparecen dos bandas costales oscuras en costados, y muchas manchas oscuras de tamaño moderado a pequeño.

 Lagartija pallaresa (Iberolacerta aurelioi)

Lagartija pallaresa (Iberolacerta aurelioi) Créditos: Lars Bergendorf

Diseño oscuro ventral muy marcado, generalmente sobre fondo amarillo. Esta lagartija vive en zonas del piso alpino desde los 2.100 m a los 2.940 m. en circos glaciares con orientaciones sur, más raramente este u oeste, en localidades bien abrigadas, con pendientes moderadas y buena insolación. Endemismo pirenaico, se encuentra en la comarca del Pallars Sobirà (Lérida), Ariège (Francia) y noroeste de Andorra.

Mapa distribución Lagartija pallaresa (Iberolacerta aurelioi)

Mapa distribución Lagartija pallaresa (Iberolacerta aurelioi)

Como ves, se distribuye por un área restringida a tres núcleos montañosos (Montroig, Pica d’Estats y Coma Pedrosa-Tristaina-Serrera), con un exclave hacia el sur en el macizo de Salòria.

Especies a cual más interesante, cuyo artículo, esperamos te sirva para acercarte un poco más y poder identificar mejor a estos “pequeños desconocidos”, que por desgracia se encuentran en recesión tanto en ciudades y pueblos como en valles y montañas.

Recordarte, por último, que ya estamos preparando nuestro 3º volumen de lagartijas ibéricas. Te mantendremos informado en nuestros perfiles sociales.

Y si te ha gustado… ¡Comparte libremente! 😉

Pelodytes atlanticus y Pelodytes hespericus: Descritas dos nuevas especies de sapillos moteados.

Sapillo moteado atlántico (Pelodytes atlanticus) y sapillo moteado occidental (Pelodytes hespericus): Dos linajes más de sapillo moteado para la Península Ibérica, señalados como especies candidatas.

Está por ver si finalmente y de forma global son consideradas como especies propias (que seguro que sí), pero mientras tanto, hemos traducido y adaptado el texto resumen del estudio y te pasamos a contar, de una forma un poco más ligera y adaptada a todos los  públicos, como siempre hacemos en bicheando.net

Los estudios llevados a cabo en los últimos años por un equipo de biólogos y herpetólogos (Díaz-Rodríguez, Gehara, Márquez, Vences, Gonçalves, Sequeira, Martínez-Solano y Tejedo, 2017 -DOI: 10.11646 / zootaxa.4243.1.1-) de diferentes poblaciones ibéricas de sapillo moteado (pelodytes ssp.) han revelado, tras la integración de datos moleculares, bioacústicos y morfológicos, que en la península ibérica actualmente hay 3 especies de sapillos moteados (Pelodytes) y no 2 como se pensaba hasta 2017.

pelodytes-punctatus-Sapillo-moteado-común-02

P. punctatus (Madrid) que ahora pasa a denominarse “P. hespericus

Los sapillos moteados (Pelodytes ssp.) estaba constituído por tres especies. Una endémica al área del Cáucaso (Pelodytes caucasicus) y dos europeas: el ibérico endémico del sur (P. ibericus) y el más extendido -España, Francia, Portugal e Italia… (P. punctatus). Ahora “punctatus” parece que se divide, como pasó con Hyla arborea en su día, y va a quedar para el resto de Europa, mientras aparece el “hespericus” para España y “atlanticus” para la costa de Portugal, quedando aproximadamente de la siguiente forma el género y su distribución:

  • Sapillo moteado del cáucaso (Pelodytes caucasicus) Coste este del Mar Negro (norte de Turquí, Oeste de Georgia y Rusia.
  • Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus) Sur-centro peninsular.
  • Sapillo moteado común (Pelodytes punctatus) Costa atlántica portuguesa.
    • Sapillo moteado atlántico (Pelodytes atlanticus) Costa atlántica portuguesa.
    • Sapillo moteado occidental (Pelodytes hespericus) Norte y Centro este de España. Anterior P. punctatus, a grandes rasgos…

Según el estudio, se ha demostrado aparentemente es que estas 4 especies de sapillo moteado de la Península Ibérica, conviven de forma parapátrica (con zonas híbridas estrechas).

Sin embargo, y según dicho estudio, la diferenciación morfológica (de aspecto) de estas especies es baja, por lo que va a resultar complicado sino imposible a simple vista discriminar entre unas especies y otras.

sapillo moteado comun pelodytes punctatus

La nueva especie de Sapillo moteado (Pelodytes atlanticus) -Oporto- Marzo 2017-.

Por hacer alguna señalización, Pelodytes ibericus y Pelodytes atlanticus son más pequeños que las otras dos especies, y P. ibericus tiene extremidades más cortas y varios caracteres osteológicos distintivos. Bio-acústicamente (cantos y llamadas emitidos), parece ser que hay notas que separan a P. hespericus de las especies restantes…

Algo de significado de los nuevos nombres, por si te interesa…

Etimología.  Pelodytes atlanticus sp. El epíteto específico atlanticus es un adjetivo genitivo derivado del Titán Atlas que, según la mitología griega antigua, vivía más allá del estrecho de Gibraltar y se refiere a la distribución exclusiva de la especie a lo largo de la costa atlántica de Portugal.

Etimología. Pelodytes hespericus sp. El nombre específico es un adjetivo latinizado derivado del nombre Hespérides (Ἑσπερίδες), ninfas del sol desvanecido e hijas del Titán Atlas, en alusión a un jardín mitológico ibérico. El Macizo Hesperiano también toma su nombre de la misma etimología, que significa “occidental” en griego antiguo, refiriéndose a su posición en el mar Mediterráneo.

Díaz-Rodríguez, Jesús, Marcelo Gehara, Roberto Márquez, Miguel Vences, Helena Gonçalves, Fernando Sequeira, Iñigo Martínez-Solano y Miguel Tejedo. 2017. Zootaxa. 4243 (1); 1-41. DOI: 10.11646 / zootaxa.4243.1.1
https://www.researchgate.net/publication/314972561_Integration_of_molecular_bioacoustical_and_morphological_data_reveals_two_new_cryptic_species_of_Pelodytes_Anura_Pelodytidae_from_the_Iberian_Peninsula
salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-portada

Encuentros con la salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica)

En nuestro reciente viaje a Portugal y Galicia, del que ya te hablamos en nuestro anterior artículo sobre “Anfibios de Portugal“, obtuvimos tanta cantidad de material gráfico y filmado sobre la salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica) que merece un capítulo aparte en este Blog.

La joya anfibia portuguesa por antonomasia es La salamandra lusitana o rabilarga (Chioglossa lusitanica).

salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-01

salamandra rabilarga (chioglossa lusitanica) sobre una piedra de mineral de hierro…

Este extraño anfibio urodelo tiene cuerpo exageradamente alargado y cilíndrico, en el que destaca su larguísima cola, nos sorprendió comprobar que puede llegar a representar 2/3 de la longitud total de unos 12 cm que los ejemplares alcanzan por regla general en la edad adulta.

salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-05

Destacan sus dos bandas doradas longitudinales (sobre un fondo pardo oscuro), que se unen al final de la espalda para formar una sola línea dorsal en la cola. De hecho se cree que la cola tan larga sirve para proporcionar al animal un “escape” contra algún depredador, ya que puede desprenderse si se le agarra. El fenómeno se llama “autotomía caudal”, y se produce en vertebrados como las lagartijas para despistar a un potencial depredador.

La cola de la salamandra rabilarga crecerá de nuevo rápido, pero es importante destacar que los anfibios también almacenan grasas en sus colas, además en este caso, la cola le sirve como medio de locomoción acuática: al agitarla de un lado y otro se mueve con mayor soltura y rapidez en el agua, donde le encanta estar ya que nada muy bien. Gran parte de su respiración la hace a través de la piel, con lo que puede estar varios minutos en el agua sin necesidad de salir a la superficie a respirar.

Su vida se le asocia a arroyos limpios y fríos (con buena cantidad de oxígeno), por lo que se la considera un bioindicador de la calidad del agua y de la salud del ecosistema donde habita, en general.

Para encontrar a la salamandra rabilarga hay que “mojarse”…

Como pudimos observar, la salamandra rabilarga (chioglossa lusitanica) es muy diferente de cualquier otra salamandra peninsular o europea en todos los sentidos (morfológico, genético, biológico, de comportamiento…)

A primera vista, según su morfología, se diría que es un descendiente lejano de las salamandras de la familia Plethodontidae, Las salamandras apulmonadas americanas compuesta por unas 453 especies…

Créditos: Batrachoseps attenuatus (California Slender Salamander) by Ryan Kaldari

…o bien de la preciosa Salamandra caucásica (Mertensiella caucasica).

Créditos: arkive.org

Sea como fuere, está aquí, es patrimonio de todos y te vamos a contar nuestros fascinantes encuentros con nuestra protagonista de hoy.

Nuestro primer encuentro con la salamandra rabilarga fue sin duda uno de los momentos más especiales para mi, ya que nunca había podido observarla en vivo, y además, pude visitar la zona donde hay la mayor concentración mundial de la especie, las minas romanas cercanas a Oporto: cientos de galerías y túneles repartidos por varias montañas y cuya localización exacta no la mencionaremos para preservar la zona de potenciales “intrusos”.

La oscuridad se presenta frente a nosotros…

El hecho es que, según pudimos observar, esta especie se desenvuelve perfectamente en galerías, grutas y cuevas con casi un 100% de humedad relativa, muchas piedras para refugiarse y corrientes de agua. Y como comprenderás, las minas abandonadas son una elección excelente.

Así que nos adentramos en las minas romanas, en una oscuridad absoluta y poco espacio y pronto el mundo oculto de este anuro en la mina se iluminó para nosotros.

salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-02

Había cientos de huevos tanto debajo de las piedras como el las paredes de la mina. Las larvas se contaban por miles y los ejemplares adultos y juveniles aparecían por doquier…

Huevos con larvas en mitad del desarrollo…

Perlas vivientes que no muchos aficionados ha contemplado en su vida. ¡Un regalazo a la vista que compartimos contigo!

huevos de salamandra rabilarga

Puesta reciente de 24 o 48 horas. Se puede observar que la larva aún no a comenzado el desarrollo…

Las hembras hacen puestas de entre 12 y 18 huevos y según la literatura publicada, la incubación dura entre 2 y 3 meses. las larvas crecen rápido y antes del año de edad ya tienen un tamaño adecuado para reproducirse.

Huevos, larvas… ¡qué maravilla!

Sobre su longevidad, hay varias afirmaciones, pero ninguna habla de más de 4-5 años de vida de los individuos. Vive rápido y se reproduce rápido.

Hembra adulta rodeada por algunos huevos…

El lugar y la especie son únicas. Las paredes llenas de minerales y hierro (donde también se encontró oro en su día), agua chorreando por todas partes y un silencio mágico, hacen de esta experiencia una de las más especiales que hemos tenido.

salamandra-rabilarga-chioglossa-lusitanica-01

Primer plano de la cabeza y ojos de la salamandra rabilarga…

Después de un rato con un 100% de humedad ambiente, las luces eléctricas y las cámaras empezaron a fallar y nos vimos obligados a salir de las minas al exterior.

Anduvimos también por las proximidades de las minas e investigamos por las cercanías de los arroyos que bajaban de la montaña y, ¡sorpresa! vimos otros tantos ejemplares, siempre al lado de zonas húmedas o corrientes de agua.

pareja de salamandras rabilargas

Pareja de salamandras rabilargas

La siguiente imagen es una de esas fotos que expresan la felicidad más absoluta. Gracias José lemos por la instantánea. 🙂

Preciosos y fascinantes animalitos…

Al día siguiente, y todavía con la felicidad en el cuerpo, fuímos hacía el norte para ver si podíamos también fotografiar esta especie en tierras Gallegas. Gracias al consejo de Rafael Vázquez Graña, que no pudo acompañarnos, y a la buena guía de Emilio Ramírez Oviedo, también pudimos disfrutar de esta asombrosa especie…

Salamandra rabilarga chioglosa lusitanica

Fotografía tomada en Galicia (Lugo) gracias a la compañía de Emilio Ramírez Oviedo y el consejo Rafael Vázquez Graña.

En este caso estuvimos por la zona de Lugo y, en lo que nunca hubiésemos imaginado que pudiera habitar la salamandra rabilarga, ya que era un minúsculo arroyuelo (eso sí en una zona muy húmeda) encontramos varios ejemplares juveniles…

Había varios debajo de las piedras del curso de agua y en el lecho de la corriente y disfrutamos Emilio y yo de otro momento mágico en nuestro viaje.

Es curioso como el color se asemeja al entorno de los lechos de los arroyos donde viven…

Los juveniles se arremolinaban formando parejas, tríos y grupos en algunas ocasiones…

En la zona esta especie coexiste con la rana patilarga (Rana iberica)…

Rana patilarga (Rana ibérica)

…y con la salamandra común, que salió a “saludarnos” nada más llegar.

Salamandra salamandra gallaica

Salamandra salamandra gallaica

En definitiva una experiencia inolvidable que también pudimos filmar y que puedes ver en este vídeo de nuestro canal de youtube. Si has leído hasta aquí, te lo has ganado. 😉

Gracias por tu tiempo y, !Comparte libremente!

anfibios de portugal

Anfibios de Portugal.

Portugal es un país espléndido en todos los sentidos y tras nuestro viaje herpetológico a la costa norte (distrito de Oporto) hemos quedado tan encantados que no podíamos dejar de escribir un artículo a tal efecto, para compartir nuestra experiencia.

El distrito de Oporto, en el mapa de la Península Ibérica

El clima oceánico y mediterráneo que Portugal comparte con el resto de la Península Ibérica, así como la falta de fronteras naturales (grandes cordilleras) y otros aspectos geológicos, hacen que este país comparta muchísimas especies de flora y fauna con España.

De hecho, a nivel herpetológico, todas las especies de anfibios autóctonos de Portugal están presentes en España.

El fin de semana del 18 de febrero de 2017 nos fuimos a Portugal en un viaje inesperado, como titulamos, dado que nuestra primera intención era ir hacia el noreste de la península Ibérica, subiendo por Soria hasta País Vasco. Como las temperaturas sorianas todavía no eran adecuadas para ver anfibios, decidimos cambiar radicalmente nuestra ruta y visitar otra zona de interés para nosotros: la costa norte de Portugal.

Antes de nada, si quiere echa un vistazo al vídeo de nuestro canal en Youtube...

Y el viaje no defraudó: de las 19 especies autóctonas de anfibios de Portugal pudimos observar la satisfactoria cifra de 14, en los dos días con sus noches que duró la “expedición” al distrito de Oporto (en verde las observadas):

  1. Salamandra común (Salamandra salamandra)
  2. Salamandra rabilarga o lusitanica (Chioglossa lusitanica)
  3. Gallipato (Pleurodeles waltl)
  4. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)
  5. Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)
  6. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)
  7. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)
  8. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)
  9. Sapo partero común (Alytes obstetricans)
  10. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)
  11. Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)
  12. Sapillo moteado (Pelodytes punctatus)
  13. Sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus)
  14. Sapo común (Bufo spinosus)
  15. Sapo corredor (Epidalea calamita)
  16. Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
  17. Ranita meridional (Hyla meridionalis)
  18. Rana Ibérica (Rana iberica)
  19. Rana verde común (Pelophilax perezi)

Es decir, sólo nos quedo por disfrutar, por decirlo así, las 4 especies más “sureñas”, que lógicamente por distribución no podíamos ver, más la ranita de San Antonio (Hyla molleri), que por la temperatura (todavía algo baja) ni apareció ni se la oyó.

Así que, ¡imagínate la suerte que tuvimos! 😉

Como iba comentando, una vez decidido el viaje, lo primero fue contactar con fotógrafos de naturaleza y entusiastas de la herpetología para ver si podíamos conocerles y bichear juntos. Por suerte la respuesta fue positiva y ni que decir tiene que el trato recibido por su parte (sin conocernos en persona) ha sido encantador.

Con Vitor (centro) y José (derecha)

Queremos dar las gracias especialmente a Nuno, José y Vitor por su compañía, consejo y guía en nuestras dos jornadas de bicherío lusitano.

DÍA 1, NOCHE:

Este viaje inesperado empezó en Mindelo…

Mindelo es una Reserva Ornitológica situada al sur de la desembocadura del Río Ave. En 1957 fué la primera área protegida establecida en Portugal. Aunque al principio era un “área forestal”, en 2009, se convirtió en parte del paisaje regional protegido. Como comprenderás, tiene un gran valor natural, histórico y simbólico para los naturalistas y ciudadanos portugueses. Y nosotros teníamos muchas ganas de conocerla…

Lo que más nos llamó la atención fue que, aunque es una zona que principalmente sirve de refugio a especies de aves autóctonas o migratorias también tiene una gran abundancia y diversidad de especies anfibias justo al lado del mar.

Además, está prohibida la circulación de vehículos por la zona, lo que ha ayudado mucho a la conservación de estas especies, ya que muchas de ellas se reproducen en los propios caminos colindantes.

De hecho, era la primera vez que veíamos salamandra común tan cerca de la orilla del mar; se podría decir que viven “entre las dunas de la playa”, aunque realmente moran justo en el límite entre ellas y el bosque cercano.

Amanece cerca de la playa…

Es por lo tanto normal verlas con el cuerpo lleno de arena de playa, como puedes ver en esta imagen…

Las salamandras de la costa de Oporto son de la subespecie “gallaica” (Salamandra s. gallaica), que adopta el nombre por distribuirse principalmente en Galicia y Portugal.

Sin duda observarlas en estos entornos fue muy interesante y sorprendente para nosotros, acostumbrados a verlas en bosques de interior y montañas, pero en ningún caso ¡en plena línea de playa! 😮

Otros habitantes anfibios de la costa norte de Oporto observados fueron el tritón palmeado (Lissotriton helveticus) y el tritón ibérico (Lissotriton boscai).

Ambos fueron observados conviviendo y reproduciéndose en las mismas charcas. También tuvimos la suerte de observar a nivel del mar varios tritones jaspeados (Triturus marmoratus).

triton-marmoratus-01

En la imagen dos hembras adultas de este bello urodelo…

Una auténtica maravilla de urodelos, que se encontraban tanto en charcas algo más profundas como en pequeños charcos creados en los caminos tras las recientes lluvias.

Algunos tritones jaspeados estaban rodeados de renacuajos…

De hecho, muchos charcos estaban repletos de renacuajos de sapo corredor, larvas de salamandra, de tritón… ¡La primavera había llegado!

larvas recientes de sapo corredor…

Larva y adulto de tritón palmeado...

Larva de salamandra y adulto de tritón palmeado…

Al final de la noche algunos sapos corredores (Epidalea calamita) de inusual coloración también aparecieron por la zona …

DÍA 2:

Al día siguiente ya fuímos a la zona de Valongo, a bichear por unos valles cercanos…

Lo que más nos sorprendió de esta zona fue la población de “sapos negros” como nos gustaba llamarla que residía en uno de estos valles, junto al río. Como puedes ver en esta imagen, había algunos ejemplares que carecían del representativo patrón y coloración de sapo común (Bufo spinosus) : la piel más lisa de lo habitual y un patrón cromático negro azulado que pudimos capturar con nuestra cámara.

De los 8 o 9 sapos comunes que vimos, solo dos tenían un patrón más típico para la especie. El resto muy “negros”…

anfibios de portugal sapos

Un sapo juvenil tenía un patrón “rojizo” muy bonito…

Además, pudimos disfrutar también de otras especies como el Sapo Partero (Alytes obstetricans), que encontramos con cierta asiduidad…

 

Y otra bonita salamandra salió a saludar junto al río, antes de irnos a descansar…

DÍA 2, NOCHE:

El segundo día, en nuestra última noche, visitamos otra área más al norte, todavía cerca de la costa.

Nuno y José en acción…

Pero esta salida tenía el objetivo, además de fotografiar anfibios, de visitar varios pozos de regadío para rescatar anfibios atrapados.

José Lemos y Nuno Xabier hicieron una labor extraordinaria y pudimos rescatar más de 10 gallipatos (Pleurodeles waltl), otras tantas Salamandras comunes y alguna rana y sapo caído.

Por desgracia no pudimos salvar a todos…

Por lo demás, nos fascino la abundancia de Gallipatos que había. Sin duda era la especie con mayor abundancia de la zona y parece ser no es muy común por allí, según palabras de los amigos portugueses.

Por otro lado, los sapillos pintojos (Discoglossus galganoi) eran especialmente bonitos y abundantes. Había de los dos tipos: manchados y rayados. Ambos preciosos, que nos dejaron ser fotografiados y que compartimos contigo…

Sapillo pintojo rayado, con sus tres franjas longitudinales características

Sapillo pintojo moteado, con sus manchas en forma de “trébol”…

También vimos algún Sapo de espuelas (Pelobates cultripes) adulto in the water, buscando pareja…

sapo de espuelas anfibios de portugal

Hacía sin embargo un poco de frío para ver ranitas de San Antonio, una pena no poder verlas, pues la zona era muy connatural a la especie y según nos comentaron Nuno y José, eran también muy abundantes. De todas formas os dejamos una foto de la Hyla meridionalis fotografiada dos dçias antes en Plasencia (Extremadura).

ranita de san antonio 2017 plasencia

La Salamandra gallaica también se dejó ver por la zona…

Y para terminar la noche otro regalazo a los sentidos. El pequeño y esquivo sapillo moteado (Pelodytes punctatus) que fué sacado en último lugar del pozo de agua ¡Increíbles colores!

sapillo moteado comun pelodytes punctatus

¡Verde que te quiero verde!

¡Qué viaje..!

Si has leído hasta aquí, te preguntarás cómo es que no hemos hablado de la joya anfibia portuguesa por antonomasia: La salamandra lusitana o rabilarga (Chioglossa lusitanica).

Salamandra rabilarga chioglosa lusitanica

Pues decirte que, debido a lo especial de este especie y a la gran cantidad de material fotografiado y filmado en Portugal y Galicia, nos reservamos esté contenido para un artículo específico. La Salamandra rabilarga merece un capítulo aparte en este viaje inesperado… y en este Blog. Muy pronto lo publicaremos…

Si te ha gustado, ¡comparte libremente!

Sierra-de-Andújar-y-sus-anfibios

Descubriendo a los anfibios de la Sierra de Andújar, salida herpetológica por el Parque Natural (febrero 2017).

La Sierra de Andújar y sus anfibios, ¡nada más y nada menos! Con motivo de mi viaje a Andújar a inicios de febrero de 2017,  junto con compañeros de la carrera de Biología, en busca del lince ibérico, hemos podido invertir las pocas horas libres disponibles en la búsqueda de la tan interesante fauna y flora que conforman este territorio. En este post nos centraremos en los anfibios.

El Parque Natural de la Sierra de Andújar, situado en la provincia de Jaén, representa la extensión vegetal natural más elevada de Sierra Morena (74774.0 ha).

Presenta una gran belleza paisajística caracterizada por especies vegetales como la encina, el alcornoque o el quejigo entre las que aflora a menudo el sustrato granítico. Bosque, monte bajo, dehesa o paisajes de ribera se manifiestan en esta zona de la región mediterránea, propiciando una elevada diversidad tanto vegetal como animal.

Territorio principalmente conocido por ser poseedor de la mayor población mundial de lince ibérico (Lynx pardinus),  y especies amenazadas como el águila imperial ibérica (Aquila adalberti), el águila real ibérica (Aquila chrysaetos homeyeri) o el buitre negro (Aegypius monachus).

Si bien unas pocas especies aglomeran gran parte de la atención política y social, hay en La Sierra de Andújar otras tantas menos conocidas, que no por ello dejan de ser un gran valor natural digno de recibir el mejor de los estudios.

Realizada esta pequeña introducción nos adentraremos en el tema por el cual todos esperabais, los anfibios…

Empezaremos por mencionar los anfibios que se encuentran en el Parque Natural de la Sierra de Andújar, así como los que hemos observado o escuchado durante la estancia.

Fotografiando un precioso macho de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Nuestros breves censos, a inicios de febrero, han comprendido zonas anexas a Los Pinos y el Encinarejo principalmente. Con tiempo lluvioso y una humedad relativa considerable. Al ser gran parte propiedad privada, las carreteras han sido nuestro mejor aliado en el encuentro de la batracofauna local.

A lo largo de las vías de circulación se encuentran carteles de advertencia  por ser zona de paso del lince ibérico, pero no sólo el felino es afectado por la conducción imprudente en las carreteras

Durante nuestras travesías por la calzada hemos podido encontrar hasta 5 especies de anuros diferentes, siendo el sapo corredor el más abundante. Siempre es un placer salir de noche y escuchar sólo la lluvia y los numerosos coros de sapo corredor, y en menor grado, de sapo partero ibérico.

Sapo corredor (Bufo/Epidalea calamita)

Sapo corredor (Bufo/Epidalea calamita)

Ranita meridional (Hyla meridionalis)

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Sapo común (Bufo spinosus)

Otra gran amenaza para los anfibios de la zona son las trampas de caída, tales como piscinas. Ranas comunes, un sapo de espuelas, gallipatos y tritones pigmeos fueron hallados en estas construcciones. Que posteriormente habilitamos para la salida de los internos.

Un ejemplar de rana común (Pelophylax perezi) de los cientos que pudimos encontrar en una piscina

Gallipato (Pleurodeles waltl). Especie que puede llegar a medir hasta los 30 centímetros de longitud, éste era de unos 26 cm

Gallipato (Pleurodeles waltl), detalle de la cabeza

Gallipato (Pleurodeles waltl), otro ejemplar encontrado en una piscina diferente

Gallipato (Pleurodeles waltl) en la tierra

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) en fase acuática

Un pequeño acto tan sencillo como facilitar la salida de las trampas de fauna puede ayudar mucho en la conservación y supervivencia de estos vertebrados. Una piscina bien habilitada puede servir como punto de reproducción para muchas especies

Con una cuerda y una tabla se pueden hacer grandes actos

Y la última especie de anfibio de la Sierra de Andújar que hemos podido ver, una a la que personalmente le tenía muchas ganas, fue  la salamandra común -subespecie morenica-. La cual avistamos bajo un tronco ¡Preciosa!

anfibios de la Sierra de Andújar

Salamandra común (Salamandra salamandra morenica)

anfibios de la Sierra de Andújar

Salamandra común (Salamandra salamandra morenica)

Y estas fueron las especies que pudimos observar durante nuestra estancia en Andújar. Aunque el objetivo grupal era otro, ha quedado demostrado que siempre hay tiempo para la herpetología. Un paraje en el que en tan poco tiempo hemos podido ver tal cantidad de batracofauna debe ser conservado. Esperamos que cuando visitéis este lugar tan espectacular siempre tengáis en cuenta que detrás de él existe un mundo anfibio maravilloso.

Deseamos que este artículo sobre los anfibios de la Sierra de Andújar por el Parque Natural te haya gustado y te des cuenta de la gran diversidad anfibia que hay por el sur (muchos creen que sólo en el norte de peninsular hay anfibios; nada más lejos de la realidad) y si visitas esta zona algún día, siempre sea con respeto a la biodiversidad que nos rodea.

Gracias por tu tiempo y, ¡comparte libremente!

los-ultimos-dragones-de-ovideo-entrevista-a-david-alvarez-portada

Entrevista a David Álvarez, coautor del documental “Los últimos dragones de Oviedo” junto a Jorge Chachero.

En Bicheando.net te traemos hoy, para inaugurar nuestra serie de entrevistas bicheras en 2017, una interesante entrevista a David Álvarez, que junto a Jorge Chachero han presentado hace poco el maravilloso documental “Los últimos dragones de Oviedo”, una película que nos acerca a las últimas poblaciones de salamandra común que siguen habitando hoy en día en ecosistemas urbanos, en este caso la ciudad de Oviedo, desde la fundación de la ciudad en el siglo VIII.

David es Doctor en Biología por la Universidad de Oviedo. Ha trabajado como investigador en varios centros españoles y extranjeros, como en la Universidad de Glasgow, donde tuvo una beca postdoctoral entre 2002 y 2005. Actualmente alterna la investigación con el trabajos como consultor medioambiental. Ha publicado más de 30 artículos científicos, varios libros y artículos divulgativos y es el responsable del blog y la página de Facebook “Naturaleza Cantábrica”.

Vamos a sumergirnos en el proceso de creación y grabación de este gran documental y a conocer un poco mejor a sus creadores…

Buenos días David, muchas gracias por concedernos esta interesantísima entrevista… y hablando de agradecimientos, a quién va dedicado este estupendo documental y a quién tienes que agradecer su ayuda o consejo para haber podido llevar a cabo con éxito éste reportaje.

Gracias a vosotros. Pues este documental va dedicado a todas las personas que hicieron posible que pudiéramos sacarlo adelante, desde los amigos que nos animaron, a los investigadores que trabajan con las salamandras y por supuesto al Ayuntamiento de Oviedo que lo hizo posible.

Jorge Chachero probando la cámara, en Oviedo…

Que rodáramos el documental fue fruto de un cúmulo de casualidades. Un día me encontré en una sidrería con un concejal del ayuntamiento de Oviedo y literalmente le asalté para contarle la historia de las salamandras de la ciudad. No tenía nada que perder y en ese momento estábamos haciendo un estudio genético sobre la población y como suele ocurrir apenas teníamos financiación para llevar a cabo los análisis.

Le comenté que al tratase un tema muy relacionado con la ciudad podría resultar interesante y si había alguna convocatoria de ayudas municipales para poder llevarlo a cabo.

El caso es que le interesó la idea y a partir de ahí tuvimos varias reuniones y el tema de las salamandras llegó al pleno del ayuntamiento.

Al final no conseguimos el dinero para el estudio científico (afortunadamente se pudo conseguir después) pero nos dieron una pequeña ayuda para realizar este proyecto divulgativo.

¿Porque teníais esta inquietud? ¿Hace mucho que lo teníais en mente?

El tema de las salamandras siempre me llamó la atención. Tanto su historia, como su significado mitológico, como su biología, y sobre todo la relación de estos animales con la ciudad.

Primer plano de una bonita variedad amarilla de Salamandra común. Créditos: David Álvarez.

Hacía tiempo había visto un pequeño reportaje sobre unos alemanes que venían a Oviedo para ver las salamandras y pensé que nosotros podríamos hacer algo mejor contando toda la historia. Y al final salió adelante.

Si, ese documental a mi también me impresionó… ¿Cuál ha sido tu función principal en el documental “Los últimos dragones de Oviedo.”?

Yo he participado sobre todo en la elaboración del guion y en el desarrollo de la historia. Jorge ha llevado el peso de la parte más técnica, de la grabación y el montaje.

David en compañía de Marcos Cabal, autor de la banda sonora y los efectos sonoros.

Cuéntanos quien eres, en qué trabajas actualmente y si esto de tus redes sociales y documentales es hobby o profesión (o ambas) jeje.

Yo soy doctor en biología y durante muchos años me he dedicado a la investigación y a la docencia en la Universidad. Desde hace unos 5 años trabajo como consultor ambiental, realizando trabajos relacionados con la conservación de especies, censos, etc. De todas formas no he abandonado la investigación y durante estos años he seguido participando en algunos proyectos con otros amigos investigadores y publicando algunos artículos, sobre todo sobre anfibios y aves marinas.

Lo de las redes sociales también empezó por casualidad, nunca lo consideré una profesión, sino una manera de divulgar las cosas que me interesaban.

El tema de los documentales por ahora es más hobby que profesión, pero nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro. Nos gustaría a los dos podernos dedicar profesionalmente a esto, pero somos conscientes de que es prácticamente imposible.

Jorge, en pleno trabajo de campo…

Muchas veces la gente se pregunta si cuesta mucho realizar un documental de estas características, ¿Nos puedes dar alguna cifra en tiempo, dinero, recursos, etc.?

Es muy difícil dar una cifra, porque depende mucho del documental que quieras hacer, la especie con la que trabajes y los lugares a donde quieras ir a grabar.

En el caso de “Los últimos dragones de Oviedo” no tuvimos que desplazarnos muy lejos y eso fue una ventaja. Todo el proceso, desde elaboración del guión, grabación, montaje, locución, etc. llevó aproximadamente un año. Muchos de los recursos, como cámaras, drones y ordenadores ya los tenía Jorge, por lo que gran parte de la inversión ya estaba hecha.

Muchas horas a la intemperie… Todo por la causa…

A pesar de todo tuvimos que comprar material específico para algunas cosas. Y luego están los días de grabación, que fueron muchos. No sabría decirte exactamente cuánto dinero costó hacer todo el documental, porque no hemos calculado el coste de las horas de trabajo, pero por dar una cifra podría rondar los 10.000 euros.

La verdad es que es poco y cualquier Ayuntamiento de España bien podría destinar este tipo de recursos a estas acciones. Será cuestión de que los ciudadanos y profesionales den la tabarra como tú hiciste para visibilizar esta otra naturaleza tan desconocida…

En tu caso, el documental está patrocinado por la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo. ¿Tuvisteis el apoyo necesario de las administraciones y el ayuntamiento desde el principio? ¿Has echado de menos algo en éste ámbito?

En este caso no tenemos ninguna queja, más bien todo lo contrario. Es cierto que hubo algunos grupos municipales que no vieron con buenos ojos que se gastara el dinero en un “documental sobre esos bichos”, pero al final creo que todos, incluso los más críticos, quedaron contentos con el resultado.

Desde el primer momento tuvimos el apoyo del concejal de cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos y de Juan Vega, el director de la Fundación Municipal de Cultura. Estoy seguro de que si no fuera por ese apoyo y su interés, no hubiéramos podido hacer el documental.

Además de apoyo habéis tenido ya reconocimientos… como el Trofeo BICC Ronda-Madrid-México 2016 a la mejor película valorada por el público en la 28º Edición de la Bienal de Cine Científico de Ronda.Es estupendo, ¿verdad? ¿lo vais a llevar a algún otro festival?

Lo del premio de Ronda fue una sorpresa. Presentamos el documental poco después de terminarlo y cuando nos dijeron que éramos finalistas ya lo consideramos un premio. Lo que menos nos imaginábamos es que entre tantas películas, de varios países y de temas muy variados, fuéramos a ganar el premio del público.

Larva acuática de salamandra común. En la ciudad de Oviedo las larvas nacen completamente metamorfoseadas.

Lo cierto es que tendríamos que movernos más y mandarlo a otros festivales, pero tampoco tenemos mucho tiempo. Tienes que tener en cuenta que aparte del documental tanto Jorge como yo tenemos otros trabajos y esto lo hacemos en nuestro tiempo libre. De todas formas, creo que lo presentaremos a alguno más.

Y en cuanto al equipo… ¿cuántas personas han participado en el documental, entre cámaras, fotógrafos, guionistas, postproducción, biólogos etc.?

El grueso del trabajo lo realizamos entre Jorge y yo. Desde la redacción del guion a la filmación y el montaje. Jorge ya tenía experiencia como documentalista y como cámara tanto en tierra firme como debajo del agua y también se ha encargado del montaje y la postproducción. Él ha realizado una serie documental sobre el mar Cantábrico que es una gozada, y que ya ha sido emitida por la segunda cadena de TVE y tiene más proyectos terminados, sobre todo sobre la mar.

David, cuidando de una salamandra para el rodaje…

En otras partes del documental fue necesario contar con otras personas, como Marcos Cabal, que se encargó de realizar la banda sonora y los efectos de sonido y los 3 locutores que grabaron para los tres idiomas en los que lo presentamos: Miguel Angel Paniagua (castellano), Stephen Hughes (inglés) y Antón Caamaño (asturiano).

Además de la parte técnica, detrás del documental hay un importante trabajo científico. El mayor peso de esta parte, sobre todo la de genética, lo llevaron Guillermo Velo-Antón y André Lourenço, del CIBIO – Research Centre in Biodiversity and Genetic Resources, dependiente de la Universidad de Oporto, en Portugal.

Hace tan solo un par de semanas nos han aceptado un artículo en Molecular Ecology, una de las revistas científicas más importantes en ese campo, sobre la historia genética de las salamandras de Oviedo.

Respecto a la gente de “a pié” y la aceptación del proyecto por parte de la ciudadanía y los medios, ¿estáis contentos?

Muy contentos, no nos esperábamos esa respuesta por parte del público. Cuando estrenamos el documental en el Teatro Filarmónica de Oviedo fueron 600 personas. Un número increíble para el estreno de un documental y más increíble aún para un documental sobre salamandras.

Algunas poblaciones de salamandra común paren crías vivas; son “larvíparas” o “vivíparas”…

La respuesta de la gente ha sido muy buena y la de los niños en particular fue mejor aún. Hay algunos alumnos de colegios de Oviedo que tienen salamandras en el patio y que gracias al documental las protegen y como dicen ellos, “las cuidan”. Solo por eso ya merece la pena haber hecho la película

Y qué tal fue el rodaje y el proceso de grabación, ¿Muchas noches a la intemperie? ¿Qué ha sido lo peor y lo mejor de todo, si se puede decir así?

El proceso de rodaje fue bastante bien, sin demasiados percances aunque con los problemas lógicos con los que te encuentras al hacer un documental de animales. Uno de los problemas con los que nos encontramos es que la época de máxima actividad de las salamandras, cuando tienen lugar los partos y los apareamientos es el otoño.

Las noches húmedas o lluviosas con las ideales para disfrutar de estos duendecillos en Oviedo.

Ellas salen las noches de lluvia y no demasiado frías. Pues los dos últimos otoños fueron extremadamente secos, sin apenas precipitaciones, y lo que parecía más sencillo, que era grabar a las salamandras por la noche se complicó, por la simple razón de que no las encontrábamos. Tuvimos que salir muchas noches en las que no las encontramos, pero siempre se aprovecha el tiempo para grabar recursos: gente, luces de la ciudad, lluvia, etc. También hubo varios días de rodaje fuera de Oviedo, en el monte, en la nieve, con los drones.

No creo que haya una parte mala, quizás partes más aburridas, como el montaje. Cuando quieres ver el resultado final y todo se retrasa. Lo mejor, sin duda haber trabajado mano a mano con Jorge en este proyecto común. Nos conocemos hace muchos años y ha sigo un gustazo compartir esta experiencia con él.

¿Alguna anécdota que recuerdes y se pueda contar..?

Hubo muchas anécdotas, pero quizás la más curiosa fue cuando fuimos a grabar dentro del Monasterio de San Pelayo, donde se asienta una de las poblaciones más singulares de salamandras de la ciudad, que lleva aislada más de 1000 años entre los muros de ese monasterio.

La iluminación ha de ser perfecta con estos animales tan pequeños…

Ten en cuenta de que se trata de un monasterio de clausura en el que muchas de las monjas no salen nunca y en el que no puede entrar la gente de fuera salvo en circunstancias muy especiales.

Cuando empezamos el trabajo científico, en el que yo quería conseguir una muestra de salamandras del monasterio, porque era consciente de su aislamiento,

llamé a la Abadesa del convento, Rosario del Camino, para concertar una cita con ella y comentarle el tema.

Aunque al principio quedó un poco sorprendida, al final me dio permiso para entrar y hacer el muestreo y todo salió muy bien. A partir de ese momento nos vimos varias veces para hablar de salamandras y siempre nos dio todas las facilidades para el trabajo y mostró mucho interés.

Cuando surgió la posibilidad de grabar el documental volvimos a hablar con ella y primero nos dijo que solo podríamos grabar los patios pero que lo de grabar a las monjas no lo tenía muy claro y dependía de que ellas quisieran. El caso es que grabamos durante una tarde pero nos faltaba lo que queríamos, que era la imagen de una monja caminando por el monasterio. Y al final una de ellas, tan amable como el resto, accedió a que la grabáramos y tuvo la paciencia de repetir la escena unas cuantas veces.

David, preparando el setup para rodar la escena final del parto de la salamandra…

La verdad que nosotros en Bicheando.net sentimos una especial atracción por el género salamandra s. las leyendas que rodean a este animal desde la antigüedad, así como las singularidades de cada una de las subespecies de salamandra de la península ibérica son alucinantes para cualquier aficionado a la herpetología. ¿Te acuerdas cuando fue tu primer encuentro con una salamandra..?

Si te digo la verdad no lo recuerdo, seguramente de niño, porque es un animal bastante abundante. Lo que si me acuerdo es cuando vi la primera en Oviedo. Tendría unos 18 años y estaba una noche de copas con los amigos por el casco antiguo. Y de repente, en medio de la calle, al lado de la catedral me encontré con una de ellas. Me quedé tan sorprendido de verla en medio de la ciudad que recuerdo cogerla y ponerla en un pequeño jardín que había cerca. Después de ese día me puse a buscar en libros (de aquella no había internet, ahora sería mucho más fácil) y encontré las primeras referencias a “la salamandra de Oviedo”.

¿Cuál es la especie autóctona de hérpeto para tí, en general, que más te atrae, como investigador?

La primera especie con la que trabajé como investigador fue el Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi) y como ha ocurrido muchas veces en mi vida, por pura casualidad. Encontramos unos renacuajos en un charco cuando yo había empezado a ir por el departamento y decidimos hacer un experimento para ver el efecto de la dieta en el crecimiento y la metamorfosis. A partir de esos trabajos publiqué mis dos primeros trabajos científicos “serios” en revistas internacionales, uno en Functional Ecology y otro en Oecología.

Luego trabajé en varios proyectos de investigación con anfibios y sobre todo con la Rana bermeja (Rana temporaria) sobre los efectos del cambio climático en las poblaciones de montaña, sobre plasticidad fenotípica y depredación. También hice algunas cosas con Sapo común y últimamente con las salamandras.

¿Hay todavía alguna especie española que todavía no hayas podido observar en la naturaleza y te mueres de ganas de verla?

Sin duda la Víbora hocicuda. Me encantan las víboras pero donde yo vivo solo tenemos la Víbora de Seoane. Las víboras me parecen unos animales preciosos, en general la mayoría de las serpientes, pero las víboras más.

Víbora hocicuda (Vipera latastei) Créditos: Alejandro García

Cambiando de tema… Nos gusta mucho el proyecto del que eres creador www.naturaleacantabrica.es y su perfil en Facebook y te seguimos asiduamente. Tiene contenidos de protesta sobre las barbaridades que se comenten contra la herpetofauna y la naturaleza en general. ¿Qué opinión tienes del status actual de protección y conservación de la biodiversidad en España y la Península Ibérica?

A pesar del estatus de protección del que gozan la mayoría de las especies de anfibios y reptiles, lo cierto es que no les sirve de mucho para garantizar su conservación.

Página web de Naturaleza Cantábrica

Los anfibios mueren a miles atropellados en las carreteras y en el caso de las serpientes o incluso las salamandras, aparte de la mortalidad natural, si alguna se cruza con un ser humano tiene muchas probabilidades de morir apaleada, independientemente de si está protegida o no.

¿Qué se podría hacer, en términos políticos y de las administraciones para mejorar este panorama?

Yo creo que la mejor estrategia para conservar nuestros anfibios y reptiles es la educación, sobre todo de los niños. Si ellos se dan cuenta de que aparte de ser unos animales muy útiles, tienen una biología fascinante y muchos de ellos son más bonitos que muchas aves o mamíferos, puede que la cosa cambie. Sin educación, desde casa, desde el colegio o desde las administraciones, seguiremos como hasta ahora.

¿Y qué podemos hacer cada uno de nosotros para ayudar a conservar más y mejor nuestros ecosistemas, fauna y flora?

Ser respetuoso con el medio ambiente y con los animales en general. Hay cosas tan lógicas, como no tirar basura al campo que no creo que haga falta repetirlo más. En el caso concreto de los anfibios, estamos ante un grave problema, que es el de las enfermedades emergentes, sobre todo la quitridiomicosis y los ranavirus, que está teniendo un efecto dramático sobre algunas especies como los sapos parteros.

El contagio de estas enfermedades se produce en muchas ocasiones al moverse de unas charcas a otras. Puede bastar incluso con no lavar las botas y entrar en dos charcas seguidas para transmitir la enfermedad.

A poder ser hay que evitar coger los anfibios con las manos y si fuera necesario se recomienda lavarse bien después. Si estáis interesados en el tema, hay mucha información en la red que se puede consultar libremente.

¿Crees que hay demasiada distancia entre los biólogos de carrera y los aficionados a la herpetología o los naturalistas? ¿crees que podrían colaborar más? ¿y valorarse unos a otros más?

Puede que sí, aunque siendo realistas, yo creo que en el caso de los herpetólogos la distancia entre aficionados e investigadores es menor que con otras especies. Un ejemplo lo tienes en el Servidor de Información de Anfibios y Reptiles de España (SIARE) que lleva la Asociación Herpetológica Española.

Creo que el trabajo de la Asociación tanto en la difusión del conocimiento gracias a sus magníficas publicaciones, como el papel en involucrar a científicos y aficionados en un proyecto como el SIARE es impecable.

La ciencia ciudadana es muy importante en este caso, proyectos de gran magnitud, como la elaboración de una base de datos de presencia, sobre fenología, sobre atropellos, etc, serían impensables sin la colaboración de los aficionados.

Ojalá que hubiera más colaboración y sobre todo que hubiera más divulgación del trabajo científico hacia los aficionados a la herpetología y al público en general. Pero soy optimista y creo que cada vez esa colaboración va a ir a más.

¿Bicheas mucho últimamente? ¿Qué zonas te gustan más? ¿Cuales te gustaría conocer?

Menos de lo que quisiera. Las zonas que más visito son las que tengo más cerca, sobre todo la costa y la cordillera. Aparte de los anfibios y reptiles, siempre fui muy bichero, y me gustan desde las aves a los mamíferos, a los insectos y los peces. De hecho, el verano pasado empecé a bucear con botellas y me pareció algo alucinante.

En cuanto a anfibios y reptiles, por ahora tengo pendiente un viaje en busca de la víbora hocicuda y también me gustaría visitar otra vez la selva de Centroamérica para ver dendrobátidos. Hace casi 10 años estuve en Costa Rica y me encantó.

Tenemos curiosidad e saber que opináis los científicos y divulgadores del televisivo Frank Cuesta. N0 es una pregunta trampa, jeje

Pues aunque no te lo creas nunca vi un programa entero de Frank Cuesta, solo vi alguna cosa en Youtube. Creo que hace una buena labor para dar a conocer algunos animales, como los reptiles, pero yo sigo siendo más clásico y me quedo con los de Attemborough, no te voy a engañar.

Por otra parte, algunas de las cosas que hacía con los bichos me parecieron demasiado circenses, y no me gustaron mucho. Aun así ya te digo que no conozco demasiado sobre él.

Ya terminando… la pregunta del millón que siempre hacemos al terminar la entrevista. ¿En que hérpeto te gustaría reencarnarte en tu próxima vida y por qué? 🙂

Pues ahí sí que me has pillado porque nunca lo había pensado…

Ser un hérpeto en España, sobre todo una serpiente, es una putada, así que puestos a imaginar no estaría mal reencarnarme en un Dragón de Komodo, pasearte por la playas de Indonesia sin que nadie te tosa, comer un búfalo de vez en cuando, tumbarte al sol sin pensar que va a llegar otro bicho a tocarte las narices…

Créditos: BBC.com.uk

Y por último… ¿Qué proyectos tienes para el futuro en cuanto a la realización de documentales? ¿Y en términos de investigación?

En cuanto a los documentales, estamos preparando uno sobre el Salmón atlántico y su historia y biología. Lo tenemos bastante avanzado pero necesitamos meterle un empujón. A ver si con suerte lo conseguimos acabar este año.

En términos de investigación, tenemos algunas cosas pendientes con las salamandras urbanas y también algún proyecto con otra de las especies con las que llevo trabajando toda mi vida, el cormorán moñudo, un ave marina.

Muchísimas gracias por dedicarnos tu tiempo, David. Mucha suerte con el Documental y con tu profesión y un honor haberte tenido hoy aquí.

Muchas gracias a vosotros, ha sido un placer.

Si quieres ver el documental “Los últimos dragones de Oviedo” y apoyar estas iniciativas divulgativas puedes comprar el DVD por solo 8€ en este enlace.

los ultimos dragones de oviedo

DVD “Los últimos dragones de Oviedo”

No te arrepentirás. Y si quieres seguir a David Álvarez, estos son sus perfiles sociales:

Website personal

Website de Naturaleza Cantábrica

Facebook

ResearchGate.net

© Todas las imágenes con propiedad de David y Jorge y su productora. Si compartes, acredita sus imágenes.

Gracias por tu tiempo y ¡comparte libremente!

viboras-caracteristicas-venenosas

Víboras. Algunas cosas que deberías saber sobre nuestras especies

Las serpientes no dejan indiferente a nadie, despertando tanto sensaciones de repudio y odio para muchos como de fascinación y curiosidad para otros.

En este artículo vamos a centrarnos en el grupo de reptiles más amenazado actualmente en nuestros campos, las víboras, respondiendo a las preguntas que cualquier amante de la naturaleza se ha formulado alguna vez acerca de estos escamosos de sangre fría tan peculiares.

Vibora asoleándose para coger temperatura..

Víbora de Seoane (Vipera seoanei) asoleándose por la mañana para coger temperatura. Fotografía: Daniel Fernández-Guiberteau

¿Por qué tenemos miedo a las serpientes?

Existen múltiples estudios que revelan que el miedo a las serpientes es innato y puede tener una explicación neurobiológica. Uno elaborado en 2013 defiende que el cerebro humano, junto con el resto de primates, tiene neuronas especializadas en detectar a estos reptiles más rápido que a otros animales (Quan Van Le et al, 2013).

La teoría de la detección de las serpientes, desarrollada por la científica Lynne Isbell y apoyada por disciplinas muy variadas, indica que el cerebro de los primates ha evolucionado en buena medida gracias a las serpientes, en particular, desarrollando un sentido de la vista muy agudo para percibir sus formas y colores.

Esta teoría ha sido recientemente confirmada por investigadores suecos y portugueses mediante técnicas de psicología experimental (Sandra C. Soares, 2014).

El nombre científico para denominar la sensación de aprensión hacia los ofidios es el de ofidiofobia, y está muy extendido, pese a que la mayoría de las serpientes no son venenosas e incluso las que sí presentan veneno son inofensivas para el ser humano, si no se las molesta.

La serpiente históricamente ha tenido un papel muy importante tanto en la mitología como en la religión, si bien es cierto que por muchos pueblos era considerada un dios, como para los aztecas, egipcios, griegos o romanos, no lo es menos que la tradición religiosa judeocristiana asigna un papel a la serpiente inexcusablemente diabólico.

Está claro que, actualmente,  el miedo y el desconocimiento son las causas directas de la masacre y exterminio que estos bellos animales han sufrido desde hace milenios por parte del hombre. Nosotros, desde Bicheando.net intentaremos que tanto las fobias como las conductas de agresión y muerte a estas criaturas disminuyan o desaparezcan.

¿Cuántas especies de víboras hay en España?

En la Península Ibérica contamos con un total de 13 especies de serpientes, de las cuales 10 son culebras (Fam. Colubridae) y las restantes, víboras (Fam. Viperidae).

Estas tres últimas, ambas del pertenecientes al género Vipera, son:

1.- Víbora hocicuda (Vipera latastei),

víbora hocicuda (Vipera latastei)

Víbora hocicuda (Vipera latastei)

2.- Víbora áspid (Vipera aspis),

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis)

3.- Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera Seoanei).

vivora-cantabrica-vipera-seoanei

Víbora de Seoane (Vipera seoanei)

Se distribuyen por todo el territorio peninsular de la siguiente manera:

Mapa de distribución de las víboras de la Península Ibérica

Mapa de distribución (aproximación) de las víboras de la Península Ibérica

Para obtener más información sobre estas tres especies, ya sea características, veneno, precauciones o protocolo de actuación en caso de mordida, podéis visitar nuestro artículo titulado “Víboras de España. Serpientes venenosas de la península Ibérica.”

Sigamos…

¿Debemos realmente temer a los vipéridos en España?

La respuesta es clara, no. Según muestra un estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) durante período de 1997 a 2009 se registraron 1.649 casos de mordeduras de vipéridos en España (130 anuales), de las cuales sólo el 1% fueron letales, atribuidas casi exclusivamente a una tardanza en el tratamiento.

Incidencia-por-CCAA-Agencia-de-Evaluación-de-Tecnologías-Sanitarias (2012)

Más de la mitad de los casos se concentraron en Cataluña, Castilla y León, Galicia y Andalucía. Las personas de entre 5 y 14 años así como las mayores de 65 son las más afectadas (ISCIII, 2012).

¿Cómo diferenciar a las víboras de las culebras?

Nuestros vipéridos, como toda la familia a la que pertenecen, presentan un cuerpo robusto, macizo y corto, como máximo alcanzan los 80 cm de longitud. De cabeza con forma triangular bien diferenciada del cuello y reproducción ovovivípara.

Son solenoglifos, es decir, poseedores de dos grandes colmillos plegados al paladar, que al ser utilizados pasan a una posición anterior a la vez que conecta con la glándula productora del veneno. Este veneno, poco estudiado en las especies peninsulares, presenta actividad cardiotóxica, hemotóxica, citotóxica y levemente neurotóxica.

De mordedura peligrosa, son ofidios que requieren una especial atención, cuidado y respeto, por tanto una buena identificación es un factor ineludible al tratar estos reptiles. A continuación os mostraremos cómo diferenciarlos de las culebras de forma rápida y eficaz en el campo mediante unos sencillos pasos.

Existe una multitud de caracteres distintivos entre las dos familias, muchos de ellos mencionados anteriormente, pero únicamente teniendo en cuenta unos cuantos nos podemos asegurar de elaborar un diagnóstico 100% fiable.  Nos vamos a centrar en los tres siguientes rasgos: la pupila, las escamas craneales y las escamas dorsales 

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografias de una víbora áspid (Vipera aspis) y una cuebra lisa meridional (Coronella girondica).

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografías de una víbora áspid (Vipera aspis) (izquierda) y una culebra lisa meridional (Coronella girondica) (derecha)

  1. La víboras presentan una pupila vertical frente a la pupila redondeada que presentan las culebras.
  2. Las víboras poseen pequeñas escamas craneales fragmentadas, desordenadas y subimbricadas frente a las escamas craneales o cefálicas grandes y dispuestas de las culebras.
  1. Las víboras siempre presentan las escamas dorsales con quilla, es decir, carenadas, mientras que las culebras las presentan lisas. Este rasgo no siempre se cumple con todos los colúbridos autóctonos, es el caso de la culebra de agua o viperina (Natrix maura) y la culebra de collar ibérica (Natrix astretophora), ambas con escamas dorsales carenadas.
Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Existen culebras que pueden adquirir comportamientos defensivos y patrones corporales similares al de las víboras, suele ser el caso de la culebra de agua (Natrix maura) y en según qué zonas las culebras del género Coronella.

La culebra de agua es comúnmente confundida con un vipérido al presentar una coloración y patrón en zig zag característico en algún ejemplar de víbora, por lo que vistas de lejos pueden causar dudas para ser identificadas.

culebra-y-vibora-dferencias

Visión general: comparativa culebra de agua (Natrix maura) (izquierda) Vs. víbora áspid (Vipera aspis) (derecha)

Además cuando se ve amenazada su comportamiento defensivo en la mayoría de los casos es el de aplanar y triangular la cabeza, soplar y hacer falsos ataques sin llegar a morder. Las culebras del género Coronella únicamente se podrían llegar a confundir por su coloración grisácea y pequeño tamaño.

Aún así, basta con mirar las pupilas y escamas como hemos comentado antes para diferenciarlas con total seguridad.

Ya acabamos… espero que este post os haya ayudado a conocer un poco más el fascinante mundo de las víboras a aquellos que ya lo conocíais y adentrarse en él a aquellos que lo conocíais menos. Desde Bicheando.net siempre abogaremos por proteger, conservar y divulgar sobre estos reptiles tan bellos, necesarios y, cada vez más, escasos.

¡Comparte libremente y ayúdanos a conservar!

 Bibliografía

José Mª Amate Blanco, 2012. Fauna ponzoñosa en España: biología e impacto sanitario. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. (PDF).

Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), 2012. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Consultado el: 29/12/16. Disponible en: http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-comunicacion/fd-noticias/25-05-2012-Expertos-Ofidios-Rioja.shtml

Quan Van Le. et al, 2013. Pulvinar neurons reveal neurobiological evidence of past selection for rapid detection of snakes. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) vol. 110 no 47.

SINC, 2014. El ser humano es un extraordinario detector de serpientes. Scientific American Español. Consultado el: 30/12/2016. Disponible en: https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/el-ser-humano-es-un-extraordinario-detector-de-serpientes/#

Sandra C. Soares. et al, 2014. The Hidden Snake in the Grass: Superior Detection of Snakes in Challenging Attentional Conditions. PLoS ONE 9(12).

Página 2 de 5

© Bicheando.net 2017 & - todos los derechos reservados