Bicheando.net Herpetología para todos

Conociendo a los anfibios y reptiles de la Península Ibérica.

Categoría: educación ambiental Página 2 de 4

Serpiente en el jardin. Qué hacer.

¡Hay una serpiente en el jardín! ¿Qué hago?

¡Hay una serpiente en el jardín! ¿Qué hago?

Los meses de primavera y verano son fechas en las serpientes salen de su letargo invernal en busca de alimento, nuevos territorios y reproducción.

Las serpientes son más propensas a moverse en estos meses (sobre todo machos adultos en época de celo y juveniles en busca de su propio territorio) y por lo tanto más susceptibles de entrar a nuestros jardines, caer a nuestras piscinas o estanques, o bien morir en los efectos trampa que construimos y abandonamos, tanto en zonas rurales como en áreas urbanas.

Sea como fuera no suele sernos agradable encontrarse de sopetón con un reptil en tu casa… Pero, ¿por qué nos “asusta” tanto encontrarnos con una serpiente?

Pues debes saber que existen múltiples estudios que revelan que el miedo a las serpientes es innato y puede tener una explicación neurobiológica más que cultural: un informe elaborado en 2013 defiende que “…el cerebro humano, junto con el resto de primates, tiene neuronas especializadas en detectar y ponernos en alerta con estos reptiles más rápido que con otros animales o “peligros”…” (Quan Van Le et al, 2013).

Pero más allá de la sorpresa o susto inicial, por favor recuerda que la mayoría son inofensivas, especies muy vulnerables y además protegidas por las ley a las que hay que ayudar y que dependen de ti en esa situación… De hecho hay gente que convive con ellas en su estanque como parte de la naturaleza donde eligió estar y tan felices.

Sin llegar a estos comportamientos, hoy solo te pedimos un poco de sentido común y que sigas estos consejos y pautas de actuación.

Pero sobre todo empieza por lo que no hacer… Sobretodo no dar golpes en el suelo, ya que son muy sensibles a las vibraciones y se pondrán nerviosas. No intentar golpearla por favor. No usar repelentes químicos en los bordes del jardín ya que está demostrado no son eficaces y sobretodo no usar trampas porque son especies protegidas por la ley, muy valiosas y en el 99% de las ocasiones están de paso.

Yendo ya al grano hoy en Bicheando.net te vamos a contar qué hacer si te encuentras una serpiente o culebra en tu jardín, piscina… en 4 pasos por orden de importancia.

1. – ¡Tranquilidad! y no perderla de vista.

Repetimos… ¡Tranquilidad! Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es muy muy muy improbable que sea venenosa (en caso de ser una serpiente) o que te pueda hacer daño. Ni a ti, ni a tus hijos o mascotas.

serpiente en la piscina

Al limpiar la piscina puedes encontrarte con un visitante inesperado. Por suerte tú puedes ayudarla…

La poca densidad de las poblaciones de víboras y el carácter huidizo, rural (sierras y montañas principalmente) y sedentario de las mismas, hace además casi imposible que se desplacen a los centros urbanos de las ciudades o a urbanizaciones.

Si hay más personas en la casa, que alguien no la pierda de vista por dos razones: si decide irse encuentro resuelto y si no, se la tiene localizada para que alguien la pueda recoger sin estar buscándola.

Pero como siempre…

2.- No tocar sin identificar la especie.

Bajo ningún concepto debes intentar rescatar, sacar, tocar o coger una serpiente sin haberla identificado al 100%. Si tienes el móvil a mano y puedes hacerla una foto, en cualquier grupo de herpetología o biología de Facebook te responderán casi al minuto sobre qué especie es.

Culebra de agua (natrix maura)

La culebra de agua (natrix maura) es una visitante ocasional de las piscinas y jardines… Totalmente inofensiva, ni siquiera muerde al ser manipulada.

Ojo aquí es importante que haya 2 o 3 personas cuya identificación coincida, que hay mucho “herpetólogo de sillón” por ahí suelto.

¿Cómo identificar a la serpiente de mi jardín? = Aquí tienes una galería de las  serpientes de la Península Ibérica. 

3.- Avisar a las autoridades y/o asociaciones.

Y si es posible, es mejor que llames al 112, al Seprona o a los Agentes Medioambientales y Forestales de tu comunidad, que se harán cargo de ir a por ella o ayudarte a identificarla. Y si nadie se hace cargo de ella o no tiene tiempo de hacerlo…

4.- Aislar y soltar…

Tú puedes hacerlo… Si has identificado al animal al 100%, no es peligrosa (víboras) y por lo que sea no puede ir nadie a recogerla, puedes sacarla de tu propiedad siguiendo estos estos consejos…

Ten en cuenta que son especies muy escasas, protegidas por ley y que merecen tu respeto e intenta no hacerle daño al animal; es un ser vivo al fin y al cabo, que ha tenido la desgracia de pasar por tu jardín o caer dentro de un “efecto trampa” (llámese piscina, pozo etc.). Más asustada estará ella que tú! 😉

  1. Coge el cubo de la basura, una caja de cartón grande o similar.
  2. Coge un palo, escoba… a modo de gancho, para dirigirla.
  3. Ponte guantes de trabajo o jardinería. Con estos basta para culebras no venenosas.
  4. Intenta dirigirla con el palo o escoba hacia la caja o cubo que tienes en la mano o en el suelo.

    serpiente en el jardin

    Ejemplo gráfico de cómo llevar una serpiente a un recipiente.. Créditos: wikihow.com

  5. Ten paciencia y no te asustes, que las serpientes no persiguen a la gente ni nada por el estilo y sí suelen quedarse enroscadas a la defensiva.
  6. Una vez dentro del cubo o caja, llévala a una zona con foresta, matorral, allí de donde creas a podido venir. O bien llama al 112 para que la recojan.
  7. Ya está hecho. Una vida salvada y tu puedes dormir hoy un poquito más contento por haber salvado un tesoro natural en peligro de desaparecer de nuestros ecosistemas.

¡Hay una culebra en el jardín! ¿Qué hago? En definitiva, si te encuentras con un anfibio o reptil y no sabes qué hacer con él ni dónde llevarlo, sigue estos pasos por orden e importancia y todo irá bien.

¡¡Saludos escamosos y si te ha gustado, COMPARTE!! 😉

guia-sonora-anfibios-españa-peninsula-iberica-portada

Guía sonora del canto de los anfibios -Península Ibérica-

Guía sonora: el canto de los anfibios de la Península Ibérica.

¿Sabes distinguir el sonido de las diferentes especies de ranas? ¿Y el canto de los sapos? ¿Sabías que hay una especie que canta como una gallina excitada? ¿Y otra como el Autillo? Hoy en Bicheando.net te ayudamos a responder a estas preguntas y a identificar estos cantos, con muchos ejemplos audiovisuales.

¡¿Empezamos?!

Lo primero que tienes que saber es que el canto de las ranas y de los sapos en la Península Ibérica tiene una función principalmente reproductora, aunque también emiten vocalizaciones que indican la identidad de la especie, el sexo, su estado reproductivo, la presencia de agua y su localización en el espacio etc. En el caso de las hembras, sólo algunas especies son capaces de producir algún tipo de canto y no suele ser tan “ruidoso”.

Macho de Ranita de San Antonio (Hyla molleri)

Macho de Ranita de San Antonio (Hyla molleri) en celo, con su saco vocal extendido.

En general y durante el año, los anfibios no emiten sonidos ni vocalizaciones. Son seres silenciosos, huidizos y miméticos que intentan pasar desapercibidos, salvo en las excitantes épocas reproductivas de primavera y otoño.

Es una gozada andar por la mañana o la noche y escuchar ese “croack, croak...” de las ranas en los estanques o los sapos en las charcas; un mix de coros de varias especies en una catarsis de reclamos sonoros que a veces es difícil separar e identificar.

Pero antes de pasar a identificarlos, es importante recalcar algunos conceptos sobre el canto y los sonidos que emiten los anfibios.

1.- No solo los anuros emiten sonidos.

Aunque son las ranas y los sapos, dentro de los anfibios, los que tienen cuerdas vocales verdaderas, por así decirlo, el tritón, la salamandra o el gallipato* (*con éste tenemos dudas) también pueden emitir sonidos de defensa u alerta, cortos y agudos, al ser manejados.

2.- Amplifican sus sonidos con los sacos vocales.

Casi todas las especies de anuros ibéricos presentan sacos vocales que potencian el volumen y alcance del sonido emitido hasta uno o dos kilómetros de distancia. Hilando fino te diríamos que hay tres tipos principales de saco vocal:

Tipo 1: “Subgular madia > Gran saco vocal situado debajo de la barbilla. (Epidalea calamita)

sapo corredor sonidos de anfibios

Tipo 2: “Vinculados laterales” > Dos sacos juntos en el borde de la barbilla. (Pelophylax ssp.)

Tipo 3: “Vinculados subgulares” >  Dos bolsas vocales debajo de la barbilla.

3.- Se llama “canto nupcial” por algo…

Las ranas y los sapos hacen uso del sonido a través de sus cantos casi única y exclusivamente para reproducirse. Tanto hembras como machos poseen sacos vocales, si bien son los machos son quienes desarrollan esas grandes bolsas repletas de aire.

Tienen además otras funciones entre las que destacar el marcaje y defensa del territorio, reconocimiento de los de su misma especie, incluso se dice que para alertar sobre la aparición de depredadores. ¡Quizá este medio de comunicación tan simple tenga aún más funciones por descubrir! 🙂

4.- Hay anfibios que se orientan con los cantos de otros anfibios.

Como curiosidad, se ha estudiado que hay especies de tritones que se orientan con las vibraciones de los cantos de anuros para llegar hasta las charcas. En este caso, la ausencia de oído externo y medio no es un problema para estos urodelos, ya que sí poseen oído interno y paredes corporales, que pueden procesar el sonido… Interesante, ¿no?

5.- And the winner is…

Como norma general, las hembras eligen a los machos con cantos más graves, potentes, frecuentes y duraderos. Ahí es nada, pero tiene una explicación sencilla: los machos con más energía, reservas y fortaleza física son los que emiten mejores cantos y los que se aparean con las hembras (amplexo).

Sapo corredor macho (Epidalea calamita) con el saco vocal extendido...

Sapo corredor macho (Epidalea calamita) con el saco vocal extendido…

 

A los entusiastas de la herpetología nos es muy útil saber diferenciar los distintos cantos porque esto nos da la posibilidad de identificar las especies que hay en el humedal en plena oscuridad y en un corto espacio de tiempo. ¡Incluso antes de haber puesto los pies allí!

Ya sin más dilación vamos a ver y escuchar los cantos los anuros de la Península Ibérica.

La rana común (Pelophylax perezi). El típico “croac, croac” diurno y en coro. Vídeo de José Francisco Calvo.

La rana patilarga (Rana iberica) emite un único sonido agudo de forma más o menos seguida tipo “cru….cru…cru.”. Vídeo de André Couto.

La rana bermeja (Rana temporaria) tiene un canto a modo de pequeñas ráfagas de metralleta estilo “cruuuu, cruuuu, cruuu…” Veámoslo en el vídeo de Wild Films Channel.

La ranita meridional (Hyla meridionalis), con un canto único, nasal e intenso. Vídeo de pedro Luna.

La ranita de San Antonio (Hyla molleri). Un canto repetitivo y a intervalos muy cortos tipo “ra, ra, ra, ra…”. Vídeo de Ricardo Zaldívar.

El sapo partero (Alytes ssp.) no presenta sacos vocales y puede cantar incluso enterrado. Tiene una nota solitaria, esporádica, clara y aflautada, muy parecida al sonido del Autillo Europeo (Otus scops) tipo “hu, hu, hu…”. Sea como fuere es claramente diferenciable del resto de anuros. Vídeo de Javier Burgos.

Los sapos comunes (Bufo spinosus) son solitarios cantadores (salvo excepciones con grandes concentraciones) y emiten sonidos de baja intensidad ásperos y agudos. Vídeo de BRUITX.

Los sapos corredores (Bufo calamita) cantan de noche, en zonas de agua poco profunda. Tienen un saco vocal muy desarrollado y yerguen su cuerpo para destacar y ser vistos. El canto es pulsátil, potente y retumbante, y se repite hasta el aburrimiento. 😉 Vídeo de Docudiegales Productions.

El canto del sapo de espuelas (Pelobates cultripes) es igualito al de una gallina excitada… No tiene perdida, jaja e incluso a veces cantan bajo el agua. Vídeo de versicora.

Los sapillos moteados de la península ibérica (Género Pelodytes ssp.) tiene un peculiar canto a bisagra vieja y son los primeros del año en oírse (al menos en el centro peninsular, que a 2º pueden estar cantado tan panchos) Vídeo de Miguel Alonso.

Y por último, el sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi) con ese sonido metálico, recurrente y de baja intensidad, difícil de escuchar, a veces. Vídeo de Saber Animal.

Esperamos que este artículo pueda servirte de referencia y guia para aprender (o usar en el campo) y poder identificar a todos estos animalitos tan fantásticos que pueblan nuestros humedales entre la primavera y el otoño.

¿Te ha gustado? Pues “cántalo” a los 4 vientos y ayúdanos a seguir visibilizando esta otra naturaleza tan desconocida.

Para más información:

www.fonozoo.com

www.reptilesextremadura.blogspot.com.es/2010/03/sonidos-de-anfibios.html

www.allyouneedisbiology.wordpress.com/2016/06/26/el-canto-de-ranas-y-sapos

comunicación acústica en anuros ibéricos: influencia del clima, hábitat y el ambiente sonoro. museo nacional de ciencias naturales (mncn).

https://www.weboryx.com/oryx/cms/es/producte/4238/1/cd-guia-sonora-de-las-ranas-y-sapos-de-espana-y-portugal.html

http://www.sonidosdelanaturaleza.com/es/producto/15/gu%c3%8da-sonora-de-las-ranas-y-sapos-de-espa%c3%91a-y-portugal.html

http://www.revistaciencias.unam.mx/pt/149-revistas/revista-ciencias-109-110/1237-comunicaci%C3%B3n-ac%C3%BAstica-en-anfibios-y-su-trascendencia-evolutiva.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Saco_vocal
especies-de-anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-2016

Conociendo a los anfibios de la Sierra de Guadarrama. Listado de especies.

En relación con el anterior artículo sobre la charla didáctica que dí en La Majada de La Pedriza, voy a rescatar parte de la presentación para compartir contigo el listado de especies de anfibios de la Sierra de Guadarrama.

¿Empezamos? Primero un pequeño vídeo de nuestra última visita…

Las especies de anfibios de la Sierra de Madrid, de Guadarrama y del Parque Nacional representan más del 60% de todas las especies de anfibios de la Península Ibérica. Es esta serranía un espacio idóneo por lo tanto para los anfibios, ya sean urodelos o anuros.

Me gusta decir que la Sierra de Guadarrama es un santuario para los anfibios por varias razones:

1.- Está situada en el centro peninsular, lo que implica que sus montes y valles son límite de muchas especies y subespecies del norte y del sur, y hay por lo tanto grandes áreas limítrofes de confluencia entre ellas, lo que enriquece la biodiversidad claramente.

sierra-de-guadarrama-geografico

2.- Se compone principalmente de suelo granítico, que es no poroso. Esto facilita la retención de agua de lluvia o del deshielo y la formación de charcas y lagunas tanto temporales como permanentes en toda su área. Como sabes, el medio acuático es indispensable para la reproducción de la fauna anfibia.

anfibios-de-la-sierra-de-guadarrama-01

3.- La peculiar y diversa orografia de la Sierra y la existencia de múltiples ecosistemas fomenta que existan una gran diversidad de especies.

completo

4.- El aislamiento de las zonas de media y alta montaña y la poca actividad humana ha fomentado que muchas zonas y poblaciones de anfibios perduren con mayor o menor éxito hasta la actualidad.

Antes de pasar al listado de especies de anfibios de la sierra de Guadarrama, ten en cuenta algunos puntos respecto al Parque Nacional:

  • La totalidad del Parque Nacional de Guadarrama está dentro de la Sierra de Guadarrama, un sistema montañoso perteneciente al Sistema Central.
  • Se extiende desde el valle del río Alberche (extremo suroeste), hasta el puerto de Somosierra (extremo noreste), con 80 km de longitud y unos 20 km de anchura.
  • Tiene 11 ecosistemas bien diferenciados, con unas 1280 especies, que representan el 45 % de la fauna total de España y el 18 % de la europea.

Y ahora ya sí, pasemos a listar las 15 de las 27 especies presentes en la Sierra Madrileña, que representan alrededor del 60% de la fauna anfibia de toda la Península Ibérica, contando además con 5 endemismos.

Mapa aproximativo de especies según altitud (observaciones propias).

rangos-de-mayor-abundancia-de-especies-por-altitud

Créditos: Alberto González

1. Salamandra común (Salamandra salamandra)

Salamandra común, subespecie "Almanzaris" (Salamandra salamandra almanzoris)

Salamandra común, subespecie “Almanzaris” (Salamandra salamandra almanzoris)

Un anfibio urodelo completamente terrestre de gran tamaño y más o menos abundante en determinadas zonas de la Sierra, aunque por desgracia en otras casi a desaparecido por la presión humana.

Normalmente coloración negra con manchas amarillas (de diferentes presentaciones -bandas estriadas, punteadas…-) por todo el cuerpo. La subespecie que habita en Guadarrama y Gredos (“Almanzoris”) presenta manchas amarillas en forma de “comas”, en general.

En España, tiene una gran variación cromática y morfológica y está en continuo estudio genético y geográfico. Si quieres saber más sobre las subespecies de salamandra común

2. Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Tritón jaspeado en Guadarrama

Hembra de tritón jaspeado (Triturus marmoratus) en el macizo de Peñalara.

 

Es otro urodelo tritón de tamaño mediano a grande (12 cm -19 cm) que se caracteriza por tener color un color verde oliva a oscuro de fondo con manchas discontinuas amplias de color negro. Tiene una línea naranja en el dorso muy característica (sobre todo en las hembras).

Prefiere charcas con abundante vegetación acuática y tiene una extensa fase terrestre durante al menos 6 meses al año. En Guadarrama su estado de conservación es aceptable, observándose en altitudes de hasta 2.100m.

3. Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Hembra de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Hembra de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) en la dehesa de Alpedrete.

Nuestro pequeño “T. marmoratus”. Otro endemismo de la península ibérica que cuenta ya con rango de especie propio.

Es el “negativo” del tritón jaspeado (Triturus marmoratus): Color base verde con puntos o manchas marrones u oscuras no tan extendidas como en “T. marmoratus”. Tiene una amplia zona de confluencia con el tritón jaspeado en las Sierras de Guadarrama y Gredos, si bien se le encuentra en altitudes más bajas y cálidas.

4. Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

triton ibérico (Lissotriton boscai)

El tritón más pequeño de todos, no sobrepasando los 9 cm. La coloración dorsal en general es gris, parda o marrón, y ventralmente es de color naranja o rojizo, con pequeñas manchas o puntos oscuros. La ausencia de cresta dorsal en los machos (sí cresta caudal), puede identificarse con cierta facilidad.

En la Sierra de Guadarrama ha tenido un declive importante, extinguiéndose en muchos puntos donde hace 15 o 10 años existían citas de poblaciones estables.

Este declive poblacional principalmente se debe al taponamiento o eliminación de las charcas y puntos de cría en los que se reproducía en la zona basal de la Sierra.

5. Gallipato (Pleurodeles waltl)

pleurodeles-waltl-bicheando-gallipato

Es el urodelo de mayor tamaño de Europa occidental, alcanzando hasta 30 cm en edad adulta, según algunas observaciones. Cuerpo rechoncho, gris o pardo, robusto, de cabeza grande, aplanada y ojos pequeños.

Como defensa contra depredadores, las costillas tienen puntas afiladas que salen,  perforando los tubérculos anaranjados laterales, cuando son atacados o manipulados.

Eminentemente acuático, pudiendo permanecer en las lagunas o puntos de agua durante todo el año. En Guadarrama se le puede encontrar en casi todos los puntos de agua de baja y media montaña, así como en abrevaderos, charcas temporales y zonas de ganadería y/o agricultura donde no se han usado glifosatos o pesticidas de forma recurrente.

6. Rana patilarga (Rana iberica)

imagen14

Una rana de pequeño tamaño que la rana común, de color pardo o rojizo. Tiene una  mancha oscura entre el ojo y el tímpano muy característica. Miembros posteriores muy largos. Pliegues dorsolaterales relativamente separados. Manchas o puntos pequeños negros distribuidos por el dorso.

En Guadarrama, se la encuentra en torrentes o arroyos de media y alta montaña, donde hay cierta limpieza y oxigenación del agua. Éste endemismo ibérico es muy frágil a las amenazas en forma de hongos, cambio climático y especies invasoras como truchas y carpas y está seriamente amenazada.

7. Rana común (Pelophylax perezi)

rana-comun-marron-verde

Coloquialmente es más adecuado decir “rana común” que “rana verde”, ya que hay muchos ejemplares marrones u oscuros también.

Es la rana más abundante y resistente de todos los anfibios peninsulares. De piel de color verde y/o marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara que recorre la columna vertebral a lo largo de todo el dorso y que la identifica claramente frente a otras especies.

Se la encuentra casi en cualquier punto de agua en al que haya podido acceder, con independencia del estado de salubridad de la misma, de la altitud o de otros factores medioambientales.

8. Rana de San Antonio (Hyla molleri)

Ranita de San Antonio (Hyla molleri). Macho llamando a la hembra con el saco vocal hinchado.

Ranita de San Antonio (Hyla molleri). Macho llamando a la hembra con el saco vocal hinchado. Se puede observar además el microchip implantado por los científicos para monitorizar desde el peso del ejemplar hasta sus movimientos zonales.

¡Nuestra rana tropical! Ranita de pequeño tamaño (4cm – 5 cm) trepadora y arbórea. Hasta 2008 descrita como subespecie de Hyla arborea (europea). Individuos  de verde intenso  con una típica banda lateral oscura desde la cabeza a la cloaca (se han observado otros individuos grises o azulados  en alguna ocasión).

Una especie que en la Sierra de Guadarrama se puede observar desde las zonas más bajas (Valles de la Fuenfría) hasta a 2.200 metros de altitud en el macizo de Peñalara. ¡Ahí es nada!

9. Sapo común (Bufo spinosus)

Sapo común (Bufo spinosus). Sus ojos rojos le distinguen claramente de otras especies de anuros.

El mayor de nuestros anuros, de tamaño considerable, piel con verrugas, dura, áspera y unos grandes ojos rojos o anaranjados inconfundibles. Color oscuro, pardo, con franjas blancas y amarillentas y grandes tubérculos. Puede vivir hasta medio siglo, según muchos estudios.

En Guadarrama ha tenido un declive importante, debido al hongo asesino de anfibios, pero su población, aunque menor, sigue resistiendo y se le puede observar, principalmente de noche, cerca de arroyos, lagos y ríos de la Sierra.

10. Sapo corredor (Epidalea calamita)

sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Sapo corredor (Epidalea/bufo calamita) -Ávila-

Más pequeño que el sapo común, pero mucho más “común” en nuestros campos, por la fortaleza inmunitaria presentada frente al hongo que te mencionamos antes y su capacidad de reproducirse casi en cualquier remanente de agua temporal de forma muy rápida.

Los ojos verdes o amarillentos son la clave para poder identificarle sin equivocación.

Su nombre le viene de su hábito a andar, en vez de saltar. Los sapos corredores de las  montañas son de coloración más oscura o apagada que los de la zona basal (observaciones propias). Por suerte goza de buena salud en toda la Sierra.

11. Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

pelobates-cultripes-sapo-de-espuelas

Un sapo robusto, redondeado, sin presenta tímpanos visibles ni glándulas parotídeas aparentes. Los ojos presentan la pupila vertical con el iris de color plateado, principalmente.

Aunque los ojos son muy característicos y presenta un típico morro anguloso, redondeado… Su nombre describe las dos “espuelas” oscuras que tiene en las patas posteriores y que le sirven para excavar y enterrarse a gran profundidad, si es necesario.

En la Sierra tiene una distribución amplia aunque localizada, en la zona basal o inferior de las montañas.

12. Sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapillo pintojo Ibérico (Discoglossus galganoi)

Sapo pequeño que parece a primera vista una rana, de hocico puntiagudo y cabeza aplanada. Colores grisáceos con dos tipos de patrón: o bien moteado o bien rayado con tres franjas longitudinales.

Se le suele ver en manantiales, acequias y charcas temporales o zonas inundadas a lo largo de toda la zona Sur de la Sierra, si bien es el más escaso, debido a que prefiere las zonas bajas y praderas del sur de la Comunidad de Madrid.

13. Sapo partero común (Alytes obstetricans)

sapo partero ibérico sierra de guadarrama

Sapito de pequeño tamaño (4cm) y colores claros, rechoncho y ojos grandes, slpicado a veces por puntitos rojos. Su nombre viene de la costumbre de los machos de transportar y cuidar de los huevos fertilizados en su espalda durante 2 o 3 semanas, antes de depositarlos, ya con las larvas desarrolladas, en pozas, lagunas o puntos de agua más o menos permanentes.

En la Sierra de Guadarrama ocupa espacios aislados y sus poblaciones han sufrido grandes reveses en los últimos años, siendo muy escaso. En Peñalara y otras zonas se le da casi por extinto, debido  a las enfermedades de los anfibios principalmente.

14. Sapo partero ibérico (Alytes cisternasii)

Los machos de esta especie de sapo también cuidan de las puestas, llevándolas a la espalda. Es muy parecido morfológicamente al sapo partero común, pero se pueden diferenciar sin lugar a duda, porque mientras que el sapo partero común tiene tres tubérculos palmares, el sapo partero ibérico posee solo 2.

Añadir quizá que A. cisternasii son más rechonchos (tipo bola), con aspecto más torpe, mientras que A. obstetricans es más estilizado.

15. Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Especie introducida en el Macizo de Peñalara en los años 80. Cuenta con una amplia población a día de hoy aunque en un área muy reducida.

El tritón alpino en Madrid tiene una longitud no superior a 10 cm, su coloración es en el dorso uniformemente marrón oscura y el vientre suele ser naranja o rojizo intenso. Los machos sobretodo presentan un bonito e inconfundible punteado en las zonas laterales entre el vientre y el dorso.

En resumen, la Sierra de Guadarrama tiene una espectacular biodiversidad anfibia que todos podemos disfrutar, ayudando a conservar sus espacios naturales con una regla muy simple:

“Conocer es valorar y valorar es conservar.”

La masiva afluencia de visitantes, deportistas y excursionistas, y la falta de regulación del uso público de la Sierra, constituyen dos de los principales problemas de la Sierra de Guadarrama y de sus habitantes naturales.

Así que, conciencia, da a conocer y comparte esta otra naturaleza tan importante pero poco valorada!!!

¡Comparte libremente!

5-libros-de-anfibios-y-reptiles-2018

15 libros de anfibios y reptiles recomendados para tu biblioteca bichera.

15 libros de anfibios y reptiles recomendados para tu biblioteca bichera.

Hoy en Bicheando.net te traemos una selección de 15 libros sobre anfibios y reptiles en Español, Catalán y Gallego que deberían ser imprescindibles en tu biblioteca bichera. Algunas publicaciones son más técnicas que otras, pero la mayoría, (si te interesa este mundo), son magníficas referencias de consulta y disfrute para cualquier amante de la herpetología y la naturaleza escamosa como tú. Y si conoces alguno más, no dudes en comentar el artículo.

Índice de libros sobre anfibios y reptiles:

  1.  Amphibian Survey and Monitoring Handbook (Noviembre 2017)
  2. Guía de campo de los anfibios y reptiles de España y de Europa. (2017)
  3. Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. (2011)
  4. Atlas y libro rojo de anfibios y reptiles de España. (2004)
  5. Mi primer guía de campo de anfibios y reptiles (2017)
  6. Guía de las serpientes de europa. (1992)
  7. Reptiles y anfibios: Guía de campo. (2007)
  8. Guia dos anfibios e reptiles de Galicia. (2006)
  9. Guía de reptiles de España; identificación, historia natural y distribución. (2013)
  10. Anfibios españoles. (2001)
  11. Reptiles y anfibios (manuales de identificación) (2001)
  12. Los anfibios de europa (2º ed.). (1995)
  13. Amfibis i Reptils de Catalunya Pais Valencia i balears. (2011)
  14. Anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. (1999)
  15. Serie fauna ibérica. volúmenes 10 y 24. (2003)

*recomendaciónes Bicheando.net

1. Amphibian Survey and Monitoring Handbook (Noviembre 2017)

Antes de pasar al listado, te adelantamos éste fenomenal y muy nuevo “Manual de estudio y muestreo de anfibios”. Un libro que cubre toda la gama de técnicas de muestreo, detalles y documentación sobre cómo presentar los resultados. Está escrito por John W. Wilkinson, un especialista en biodiversidad de anfibios con muchos años de experiencia de campo e investigación.

Y ahora sí, vamos con nuestro listado…

2. Guía de campo de los anfibios y reptiles de España y de Europa

guia-de-cmapo-de-los-anfibios-y-reptiles-de-espana-y-de-europa

J.Speybroeck, W. Beukema…

Año 2017 – ISBN: 978-84-282-1664-7

La última guía de identificación exhaustiva de todos los anfibios y reptiles de España y de Europa. Ilustrada con más de 370 dibujos en color y más de 200 fotografías, 155 mapas de distribución precisos y actualizados, tablas y descripciones precisas que permiten la identificación rápida de las especies por cualquier persona que esté interesada en la naturaleza y la vida salvaje. ¿Qué más se puede pedir?

3. Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. Nuevas guías de campo.

A. Masó, M. Pijoan

Año 2011 – ISBN: 9788428213684

Una obra actual sobre herpetológica que además de las cientos de fotografías, incluye 110 mapas de distribución y 120 dibujos y espectrogramas. Y como vivimos en un mundo digital, incluye un CD con los cantos de 21 especies de anuros. Ahí es nada.

El estudio más completo y actualizado de todos los anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. Exhaustiva en especies, subespecies, formas, morfologías y coloraciones.

Asesorada por catorce herpetólogos especialistas en los distintos grupos, lo que garantiza el máximo rigor científico y la actualización de todos los datos. Incluye toda la información necesaria para la identificación rápida y certera de cualquier ejemplar en el campo.

4. Atlas y libro rojo de anfibios y reptiles de España.

Ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente. Juan M. Pleguezuelos, Rafael Márquez Miguel Lizana (Editores científicos)

Año 2004 – ISBN: 9788480145763

Una obra también bastante actual con 587 páginas apadrinada por el  Ministerio de Medio Ambiente (descarga gratuíta) en colaboración con la Asociación Herpetológica Española, donde se aborda el análisis y a problemática de las especies de anfibios y reptiles de España.

5. Mi primer guía de campo de anfibios y reptiles (2017)

Victor J. Hernandez

Año 2017 – ISBN: 9788416702428

Una obra de bolsillo y tapa blanda con contenidos coloquiales y fácilmente entendibles para los que se quieren iniciar en este campo de la herpetología.

Con un precio de solo 11€ esta guía de campo se enmarca dentro de la colección de guías de campo diseñadas para descubrir la fauna y flora ibéricas a niños, jóvenes y principiantes de cualquier edad, y motivarles a disfrutar de la Naturaleza.

6. Guía de las serpientes de europa.

S. Bruno, S. Maugeri

Año 1992 – ISBN: 9788428209175

Una publicación más antigua pero que hace un resumen minucioso de las especies de serpientes de la Península Ibérica y Europa, ofreciendo una descripción puntual de las 31 especies más extendidas por Europa. Son pocos los textos de divulgación sobre serpientes, y este libro pretende llenar esta laguna, según sus autores.

La primera parte -muy interesante- (antes de ver las distintas especies de serpientes) trata sintéticamente del papel de la serpiente en la cultura de los pueblos, desde los más antiguos y lejanos a nuestros días, y a continuación aborda su morfología y su comportamiento en la naturaleza o en cautividad.

7. Reptiles y anfibios: guia de campo.

E.N. Arnold, D. W. Ovenden

año 2007 – ISBN: 9788428212533

Esta segunda edición renovada contiene descripciones de todas las especies de salamandras, tritones, ranas, ranitas de san Antonio, sapos, tortugas terrestres, tortugas marinas, galápagos, gecos, agamas, lagartos, camaleones, luciones, eslizones, anfisbénidos y serpientes que se encuentran en Europa.

El texto ha sido completamente actualizado, porque en los últimos veinte años el conocimiento de la historia natural y biología de estos populares grupos ha aumentado considerablemente. En cada especie encontramos el nombre científico, junto con los nombres en castellano, catalán, euskera, gallego, portugués, francés, italiano, inglés y alemán. La guía abarca España y Europa, las islas atlánticas (Canarias, Madeira y las Azores), las islas Baleares, las islas griegas y la costa de Turquía.

8. Guia dos anfibios e reptiles de Galicia

Moises Asensi Carbita

Año 2006 – ISBN: 9788496526297

Esta guía en Gallego, estudia los 14 anfibios y 29 reptiles que son posibles observar en Galicia. Tiene bellas ilustraciones de Carlos Silvar.

Su descripción se acompaña con información sobre la situación y los riesgos actuales de estos seres, mapas de distribución y una clave completa de la identificación con los planos detallados de las características morfológicas de las diferentes especies estudiadas.

Reúne lo mejor de las anteriores obras herpetológicas de Galicia. Un manual para esencial para estudiantes y expertos gallegos.

9. Guía de reptiles de España; identificación, historia natural y distribución

Alfredo Salvador; Juan m. Pleguezuelos

Año 2013 – ISBN: 9788493619169

Reedición de esta guía que desde hace 9 años se ha actualizado con las nuevas especies de reptiles aparecidas en España, los cambios de nomenclatura y estado de conservación así como la distribución de cada especie se han analizado y se muestran totalmente actualizadas aquí.

10. Anfibios españoles

Mario García París y Alfredo Salvador

Año 2001 ISBN-10: 8493209503

Aunque ya tiene unos años, es un estudio muy detallado de los anfibios en español. Buen contenido, buen tamaño, buen precio. Libro muy interesante, con magníficas fotografías y textos excelentes.

11. Reptiles y anfibios m.i.

Halliday, M. O’Shea

Año 2001 – ISBN: 9788428212021

La guía visual más clara y precisa para poder conocer e identificar más de 400 especies de reptiles y anfibios de todo el mundo. Junto a las ilustraciones, un texto sin cientifismos indica con todo rigor las características clave de cada especie y da una información rápida y accesible.

 

12. Los anfibios de europa (2º ed.)

A. Nöllert, Ch. Nöllert

Año 1995 – ISBN: 978-84-282-0972-4

Este manual algo antiguo ya, pero muy interesante para los “nostálgicos” está dedicado a los amigos de la naturaleza que tal vez durante una excursión a un lago o a una zona de pastos sienten curiosidad por los tritones, sapos y ranas que allí viven, desean poderlos identificar y saber más cosas sobre sus formas de vida.

13. Amfibis i Reptils de Catalunya Pais Valencia i balears

Xavier Rivera, Daniel Escoriza, Joan Maluquer-Margalef, Oscar Arribas, Salvador Carranza (Societat Catalana d’Herpetologia)

Año 2011 – ISBN: 9788496553538

La primera guía de campo exclusivamente escrita en Catalán que trata de forma exclusiva las 67 especies de anfibios y reptiles presentes en el ámbito de los llamados “Países Catalanes”, y también las especies que se pueden encontrar en áreas cercanas o limítrofes y las desaparecidas en tiempos recientes. Textos y mapas específicamente elaborados para esta guía, incorporando los datos más actualizados y hasta inéditos.

280 fotografías y más de una veintena de dibujos paro poder identificar correctamente todas las especies, así como las subespecies y variedades geográficas o cromáticas más relevantes, en el campo.

14. Anfibios y reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias.

Guía de Anfibios y Reptiles de la península Ibérica, Baleares y Canarias. Ed. GeoPlaneta. Barcelona. Año 1999. 419 pp.

Descatalogado ya, pero una de esas primeras ediciones y joyas de la literatura hérpeta que bien podrías encontrar (a modo de colección) en alguna librería o en este link. De los autores Barbadillo, L.J., Lacomba, I., Pérez-Mellado, V., López-Jurado, L.F. y Sancho, V.

15. Serie fauna ibérica. volúmenes 10 y 24.
volumen 10 – reptiles. 2ª edición, revisada y aumentada. Volumen 24 – amphibia

J.M. Tierno de Figueroa, A. Sánchez Ortega, P. Membiela Iglesia y J. M. Luzón Ortega: Volumen 10: Link >> Año 2003 – ISBN: 8400081986

A. Andreu, A. Bea, F. Braña, P. Galán, L. F. López-Jurado, V. Pérez-Mellado, J. M. Pleguezuelos y A. Salvador: Volumen 24: Link >>  Año 2005 – ISBN: 84-00-07713-X

La serie fauna ibérica es una sensacional enciclopedia de descarga que no solo abarca anfibios y reptiles y de especial interés para estudiantes de biología y de la fauna ibérica. Los más prominentes biólogos y herpetólogos se han afanado en presentar los diversos estudios y conclusiones sobre nuestra naturaleza escamosa en estos dos volúmenes, algo densos de lectura, pero totalmente recomendables por su rigurosidad.

Esperamos que alguno de estos libros de anfibios y reptiles te sean de ayuda para identificar las 30 especies de anfibios y 58 especies de reptiles que viven en la península ibérica y otras tantas europeas y del mundo.

Y como siempre, si crees que falta algún libro o guía de campo no dudes en hacer tu comentario para que todos podamos disfrutar de su lectura y consulta.

Gracias por tu tiempo.

viboras-caracteristicas-venenosas

Víboras. Algunas cosas que deberías saber sobre nuestras especies

Víboras ibéricas. Las serpientes no dejan indiferente a nadie, despertando tanto sensaciones de repudio y odio para muchos como de fascinación y curiosidad para otros.

En este artículo vamos a centrarnos en el grupo de reptiles más amenazado actualmente en nuestros campos, las víboras, respondiendo a las preguntas que cualquier amante de la naturaleza se ha formulado alguna vez acerca de estos escamosos de sangre fría tan peculiares.

Vibora asoleándose para coger temperatura..

Víbora de Seoane (Vipera seoanei) asoleándose por la mañana para coger temperatura. Fotografía: Daniel Fernández-Guiberteau

¿Por qué tenemos miedo a las serpientes?

Existen múltiples estudios que revelan que el miedo a las serpientes es innato y puede tener una explicación neurobiológica. Uno elaborado en 2013 defiende que el cerebro humano, junto con el resto de primates, tiene neuronas especializadas en detectar a estos reptiles más rápido que a otros animales (Quan Van Le et al, 2013).

La teoría de la detección de las serpientes, desarrollada por la científica Lynne Isbell y apoyada por disciplinas muy variadas, indica que el cerebro de los primates ha evolucionado en buena medida gracias a las serpientes, en particular, desarrollando un sentido de la vista muy agudo para percibir sus formas y colores.

Esta teoría ha sido recientemente confirmada por investigadores suecos y portugueses mediante técnicas de psicología experimental (Sandra C. Soares, 2014).

El nombre científico para denominar la sensación de aprensión hacia los ofidios es el de ofidiofobia, y está muy extendido, pese a que la mayoría de las serpientes no son venenosas e incluso las que sí presentan veneno son inofensivas para el ser humano, si no se las molesta.

Vibora cantábrica -vipera seoanei)

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) -Burgos-

La serpiente históricamente ha tenido un papel muy importante tanto en la mitología como en la religión, si bien es cierto que por muchos pueblos era considerada un dios, como para los aztecas, egipcios, griegos o romanos, no lo es menos que la tradición religiosa judeocristiana asigna un papel a la serpiente inexcusablemente diabólico.

Está claro que, actualmente,  el miedo y el desconocimiento son las causas directas de la masacre y exterminio que estos bellos animales han sufrido desde hace milenios por parte del hombre. Nosotros, desde Bicheando.net intentaremos que tanto las fobias como las conductas de agresión y muerte a estas criaturas disminuyan o desaparezcan.

¿Cuántas especies de víboras hay en España?

En la Península Ibérica contamos con un total de 13 especies de serpientes, de las cuales 10 son culebras (Fam. Colubridae) y las restantes, víboras (Fam. Viperidae).

Estas tres últimas, ambas del pertenecientes al género Vipera, son:

1.- Víbora hocicuda (Vipera latastei)

víbora hocicuda (Vipera latastei)

Víbora hocicuda (Vipera latastei)

2.- Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis)

Víbora áspid (Vipera aspis)

3.- Víbora de Seoane o cantábrica (Vipera Seoanei)

Se distribuyen por todo el territorio peninsular de la siguiente manera:

Mapa aproximado de distribución de las especies víboras península ibérica

Mapa aproximado de distribución de las especies víboras península ibérica

Para obtener más información sobre estas tres especies, ya sea características, veneno, precauciones o protocolo de actuación en caso de mordida, podéis visitar nuestro artículo titulado “Víboras de España. Serpientes venenosas de la península Ibérica.”

Sigamos…

¿Debemos realmente temer a los vipéridos en España?

La respuesta es clara, no. Según muestra un estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) durante período de 1997 a 2009 se registraron 1.649 casos de mordeduras de vipéridos en España (130 anuales), de las cuales sólo el 1% fueron letales, atribuidas casi exclusivamente a una tardanza en el tratamiento.

Incidencia-por-CCAA-Agencia-de-Evaluación-de-Tecnologías-Sanitarias (2012)

Más de la mitad de los casos se concentraron en Cataluña, Castilla y León, Galicia y Andalucía. Las personas de entre 5 y 14 años así como las mayores de 65 son las más afectadas (ISCIII, 2012).

¿Cómo diferenciar a las víboras de las culebras?

Nuestros vipéridos, como toda la familia a la que pertenecen, presentan un cuerpo robusto, macizo y corto, como máximo alcanzan los 80 cm de longitud. De cabeza con forma triangular bien diferenciada del cuello y reproducción ovovivípara.

Son solenoglifos, es decir, poseedores de dos grandes colmillos plegados al paladar, que al ser utilizados pasan a una posición anterior a la vez que conecta con la glándula productora del veneno. Este veneno, poco estudiado en las especies peninsulares, presenta actividad cardiotóxica, hemotóxica, citotóxica y levemente neurotóxica.

De mordedura peligrosa, son ofidios que requieren una especial atención, cuidado y respeto, por tanto una buena identificación es un factor ineludible al tratar estos reptiles. A continuación os mostraremos cómo diferenciarlos de las culebras de forma rápida y eficaz en el campo mediante unos sencillos pasos.

Existe una multitud de caracteres distintivos entre las dos familias, muchos de ellos mencionados anteriormente, pero únicamente teniendo en cuenta unos cuantos nos podemos asegurar de elaborar un diagnóstico 100% fiable.  Nos vamos a centrar en los tres siguientes rasgos: la pupila, las escamas craneales y las escamas dorsales 

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografias de una víbora áspid (Vipera aspis) y una cuebra lisa meridional (Coronella girondica).

Diferencias entre vipéridos y colúbridos. Fotografías de una víbora áspid (Vipera aspis) (izquierda) y una culebra lisa meridional (Coronella girondica) (derecha)

  1. La víboras presentan una pupila vertical frente a la pupila redondeada que presentan las culebras.
  2. Las víboras poseen pequeñas escamas craneales fragmentadas, desordenadas y subimbricadas frente a las escamas craneales o cefálicas grandes y dispuestas de las culebras.
  1. Las víboras siempre presentan las escamas dorsales con quilla, es decir, carenadas, mientras que las culebras las presentan lisas. Este rasgo no siempre se cumple con todos los colúbridos autóctonos, es el caso de la culebra de agua o viperina (Natrix maura) y la culebra de collar ibérica (Natrix astretophora), ambas con escamas dorsales carenadas.
Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Escamas con quilla de una culebra de agua (Natrix maura)

Existen culebras que pueden adquirir comportamientos defensivos y patrones corporales similares al de las víboras, suele ser el caso de la culebra de agua (Natrix maura) y en según qué zonas las culebras del género Coronella.

La culebra de agua es comúnmente confundida con un vipérido al presentar una coloración y patrón en zig zag característico en algún ejemplar de víbora, por lo que vistas de lejos pueden causar dudas para ser identificadas.

culebra-y-vibora-dferencias

Visión general: comparativa culebra de agua (Natrix maura) (izquierda) Vs. víbora áspid (Vipera aspis) (derecha)

Además cuando se ve amenazada su comportamiento defensivo en la mayoría de los casos es el de aplanar y triangular la cabeza, soplar y hacer falsos ataques sin llegar a morder. Las culebras del género Coronella únicamente se podrían llegar a confundir por su coloración grisácea y pequeño tamaño.

Aún así, basta con mirar las pupilas y escamas como hemos comentado antes para diferenciarlas con total seguridad.

vibora-cantabrica-vipera-seoanei-eyes

Víbora cantábrica (Vipera seoanei) entre la maleza.

Ya acabamos… espero que este post os haya ayudado a conocer un poco más el fascinante mundo de las víboras a aquellos que ya lo conocíais y adentrarse en él a aquellos que lo conocíais menos. Desde Bicheando.net siempre abogaremos por proteger, conservar y divulgar sobre estos reptiles tan bellos, necesarios y, cada vez más, escasos.

¡Comparte libremente y ayúdanos a conservar!

 Bibliografía

José Mª Amate Blanco, 2012. Fauna ponzoñosa en España: biología e impacto sanitario. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. (PDF).

Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), 2012. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Consultado el: 29/12/16. Disponible en: http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-comunicacion/fd-noticias/25-05-2012-Expertos-Ofidios-Rioja.shtml

Quan Van Le. et al, 2013. Pulvinar neurons reveal neurobiological evidence of past selection for rapid detection of snakes. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) vol. 110 no 47.

SINC, 2014. El ser humano es un extraordinario detector de serpientes. Scientific American Español. Consultado el: 30/12/2016. Disponible en: https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/el-ser-humano-es-un-extraordinario-detector-de-serpientes/#

Sandra C. Soares. et al, 2014. The Hidden Snake in the Grass: Superior Detection of Snakes in Challenging Attentional Conditions. PLoS ONE 9(12).
hibernacion-brumacion-anfibios-reptiles-portada-bicheando

Introducción a la hibernación y brumación en anfibios y reptiles

Si por estas fechas te preguntas dónde y cómo sobreviven los anfibios y reptiles en invierno, hoy en Bicheando.net vamos a sacarte de dudas e intentar explicarte de forma coloquial todo lo relacionado con la brumación de los anfibios y reptiles.

¿Bruman o hibernan? te preguntarás… Vamos a intentar lo primero diferenciar estos términos…

En la hibernación los animales son capaces de mantener su temperatura orgánica constante, con independencia de las variaciones ambientales, mientras que en la brumación esta capacidad no existe, ya que los anfibios y reptiles son incapaces de regular su temperatura corporal por medios propios.

Por lo tanto…

Los anfibios y reptiles “bruman”.  Si nos ponemos muy dogmáticos y serios sólo se debería hablar de “hibernación” con los animales de “sangre caliente” como los mamíferos. Primer dato a tener en cuenta para tener un poco más de “culturilla escamosa”, aunque coloquialmente ambas expresiones son válidas, al menos para nosotros. 😉

Sigamos… ¿qué es la brumación, entonces?

La brumación es un tipo de dormancia o letargo caracterizado por una disminución drástica de la actividad del organismo en condiciones de frío, sequía, falta de alimento… propio de animales ectotermos (de sangre fría) como los anfibios y reptiles.

Las salamandras con uno de los anfibios mejor adaptados a la “época fría”…

Los reptiles y anfibios no pueden mantener una temperatura corporal constante. Si ésta baja o permanece baja durante un tiempo prolongado (días, semanas…) no pueden realizar sus funciones vitales básicas y su cuerpo reacciona induciendo al ejemplar a aletargarse para poder sobrevivir. Su ritmo cardiaco y respiratorio decaen y su metabolismo se ralentiza para ahorrar energías.

¿Por qué veo entonces lagartijas tomando el sol en pleno invierno?

Quizá ahora pienses: “Pero muchos días en invierno veo alguna lagartija tomando el sol.” ¡Claro! Éste es un buen ejemplo de diferencia entre hibernación y brumación… Te lo explicamos:

Timon lepidus lagarto ocelado juvenil asoleandose

Lagarto ocelado juvenil (Timon lepidus) asoleándose a finales de febrero 2017, en Cabañeros…

Date cuenta que los reptiles y anfibios pueden activarse varias veces durante su brumación por que, como ya hemos dicho, su actividad depende casi directamente de la temperatura; si la temperatura aumenta unos grados o sale el sol aprovecharán para solearse con los rayos de sol e intentar tener así algo de actividad el poco tiempo que se les permita (movilidad, hidratación, alimentación…)

¿Se alimentan durante la brumación los anfibios y reptiles?

La hidratación es casi obligatoria en reptiles, así que sí. No pueden pasar muchos días o semanas sin beber, y por regla general no comen (o no comen casi) por dos razones principales:

  • Primero, porque no suele haber mucho alimento en invierno. Los insectos u otros hérpetos están brumando también.
  • Segundo, porque a partir de cierta temperatura el sistema digestivo se paraliza y no pueden “hacer la digestión”, por decirlo así.

Por ponerte un ejemplo, la temperatura mínima corporal necesaria para que el aparato digestivo de una serpiente esté activo es de unos 12º-14º (según autor). Hay serpientes mejor adaptadas que otras y por ejemplo las culebras de agua pueden aguantar mejor las bajas temperaturas que las víboras, que suelen ser más termófilas.

A partir de esa temperatura, como decíamos, el “movimiento intestinal” cesa y el alimento no puede digerirse correctamente, se pudre literalmente dentro del organismo del animal y puede provocarle una infección y hasta la muerte.

Por eso mismo es raro ver serpientes en el campo por debajo de 12º o 14º en la Península Ibérica, y más si no hace sol con el que puedan coger temperatura a través de la radiación solar.

¡Para qué gastar energías si no puedo ser rápida ni quizá digerir lo que pueda cazar!

Para poder salir a buscar presas con las que alimentarse en unas condiciones adecuadas de movilidad y agilidad necesitan conseguir una temperatura corporal (que no ambiental) de entre 20º y 30º grados centígrados.

Culebra bastarda juvenil (Malpolon monpessulanus), activa y en posición de ataque, calentada por el sol de la mañana.

¿Hay algo más que active la brumación, además del frío?

Sí. Realmente es un conjunto de parámetros, entre los que destacan la bajada de temperaturas y otras dos causas principales:

1.- La disminución de las horas de luz diarias o fotoperiodo.

La luz es muy importante también para activar la brumación, porque la reducción de horas solares tanto estacional como diariamente, activa una serie de hormonas en los anfibios y reptiles que les incita a aletargarse.

También es raro ver a reptiles activos por la noche por una sencilla razón: necesitan una temperatura mínima corporal para poder correr, huir, cazar y reproducirse.

2.- La escasez de agua o humedad (nivel hídrico ambiental).

La sequía es la otra causa que activa la brumación, principalmente en los anfibios. La escasez de agua, humedad y la bajada del nivel de agua en los estanques o charcas provoca que estos animales reaccionen enterrándose bajo el lodo y permaneciendo ahí (en cualquier época del año) hasta que las lluvias regresen.

Los sapos parteros (Alytes ssp.) portan la puesta hasta que sus zonas de reproducción se inundan, si no llega el agua, la puesta se pierde…

¿Y dónde se esconden o pasan la brumación los anfibios y reptiles entonces?

La  mayoría de los sapos, tritones o ranas se entierran en el barro del fondo del estanque. Cuando veas o pases por encima de un estanque seco, piensa que bajo tus pies hay cientos de pequeñas y delicadas criaturas aletargadas esperando las lluvias. Al humedecerse y ablandarse el suelo, pueden salir a la superficie igual que entraron: excavando.

También pueden refugiarse en agujeros en la tierra, huecos de troncos, montones de hojarasca, bien porque los encuentran, o los aprovechan de otros animales (conejos) o bien porque los excavan ellos mismos.

Sapo de espuelas Pelobates cultripes

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes) enterrado en la arena de la playa…

Hay larvas de anfibios que permanecen aletargadas debajo de las placas de hielo de las lagunas o charcas congeladas, como por ejemplo algunas larvas del sapo partero (Alytes ssp.) o de la salamandra común (Salamandra s.).

¿No se asfixian? ¿Cómo respiran?

Por ejemplo en anfibios, su metabolismo se ralentiza tanto esta fase de descanso invernal que sus o´rganos vitales no necesitan casi oxígeno, por lo que muchas veces pueden incluso permanecer en el fondo de una laguna inundada, extrayendo el mínimo oxígeno que necesitan en esa fase de letargo a través de la piel. Recuerda que los anfibios “respiran” también por la piel.

anfibios respiracion

Créditos: “Libro de Ciencias Naturales de Quinto Año”. B. Roca y G. Pérez, CEIP.

Resultado de imagen de respiracion reptiles

Créditos: “Libro de Ciencias Naturales de Quinto Año”. B. Roca y G. Pérez, CEIP.

En cuanto a los reptiles, necesitan más cantidad de oxígeno que los anfibios pero por otro lado tienen unos pulmones plegados, que les aportan mayor superficie para el intercambio gaseoso. Además excavan túneles o usan madrigueras con cierta ventilación siempre. En ningún caso pienses que se entierran vivos y aguantan la respiración, por decirlo así… Pero aprovechan mejor cada “inspiración” de aire que los humanos, como te mostramos en la anterior diapositiva… Ahí es nada.

¿Es la brumación mala para los hérpetos?La brumación no es en todo caso (y es importante dejarlo claro) negativa para estos animales. Han evolucionado durante cientos de miles de años para adecuarse a estos cambios estacionales.

De hecho la brumación es fundamental para su reproducción: muchos reptiles y anfibios no desarrollan óvulos o espermatozoides si no bruman adecuadamente. Además, en primavera, el aumento rápido de la temperatura, conlleva la activación de ciertas “hormonas sexuales” que les incitan a entrar en celo y buscar pareja. Sin estos cambios estacionales, no hay “apetito sexual”, por decirlo así.

Amplexo de sapo corredor...

Amplexo de sapo corredor (epidalea calamita)

¿Cuál es la temperatura mínima que un anfibio o reptil puede soportar?

Las células de cualquier ser vivo vertebrado necesitan un mínimo, según algunos autores y en general, de entre 1 y -0,5 grados en sus órganos vitales para poder tener una actividad vital mínima. Para soportar esta “congelación” hay anfibios, como la salamandra, que disminuyen su porcentaje de líquido corporal interno y así combaten mejor el frío. Increíble, ¿verdad?

Salamandra común del Almanzor (Salamandra s. almanzoris) en el hielo, a 5º de temperatura ambiente. Mayo 2016.

Hay incluso otros anfibios que sufren una congelación externa de hasta el 70% de su cuerpo (solo los órganos imprescindibles como el corazón y el cerebro no se congelan) durante este periodo.

O incluso hay anfibios que producen su propio anticongelante “dulce”, en forma de glucosa concentrada, para evitar la cristalización de sus células, como la rana de bosque norteamericana o la salamandra siberiana (salamandrella keyserlingi), con algunos casos en los que se han quedado congeladas en el permafrost durante años, y al derretirse este, han salido de su letargo.

Rana americana congelada

Créditos:  -Uwe Anders- El pais.com

En resumen, adaptaciones al entorno y evolutivas increíbles, de unos animales en principio delicados, que bien podrían valorarse en mayor medida. ¡Son unos supervivientes!

Por desgracia, estas habilidades tienen sus límites y ciertos ejemplares que comienzan en brumación heridos, famélicos o portando alguna infección no suelen superar esta etapa de sus vidas.

El cambio climático en la zona mediterránea y en la Península Ibérica es otro factor que está repercutiendo negativamente, ya que los inviernos cada vez más cálidos y cortos y las sequías prolongadas (que afectan principalmente a los otoños peninsulares), hacen que estos animales tengan un cierto descontrol interno y un estrés adicional.

No es difícil ver en los últimos 2 o 3 años en diciembre anfibios esperando las lluvias del otoño que nunca llegaron, en charcas secas. En este vídeo mostramos este triste caso en pleno diciembre con una de las especies más resistentes: el sapo corredor (Epidalea calamita).

Potencialmente, cambios en la temperatura ambiental en una escala global, pueden interrumpir el tiempo de reproducción, periodos de hibernación y la habilidad para encontrar alimento.

Gracias por tu tiempo y esperamos que hayas aprendido un poquito más sobre la hibernación, la brumación y el descanso invernal en anfibios y reptiles.

Cuando te pregunten “¿Dónde se meten las ranas en invierno?” esperamos ya sepas que contestar… 😉 Y si te ha gustado… ¡Comparte libremente! y ayúdanos a seguir buscando aliados y atención para esta otra naturaleza tan desconocida.

el-albinismo-en-retiles-y-anfibios-ibericos-portada

El albinismo en reptiles y anfibios ibéricos

Breve introducción ilustrada.

En éste segundo artículo, de nuestra serie doble (cuyo primer artículo sobre el “melanismo” ya publicamos) vamos a hablar de forma coloquial y cercana de quizá, la variante cromática más curiosa y rara de los vertebrados: el albinismo.

Definición: Ausencia congénita de pigmentación en un ser vivo, por lo que su piel, pelo, plumaje, semillas, flores, etc., son más o menos blancos, a diferencia de los colores propios de su especie, variedad o raza.

Dicho de otro modo, el albinismo es una anomalía hereditaria donde hay una ausencia total de melanina (ausencia de color en la piel, los ojos y el pelo). Animales blanquecinos, fantasmagóricos, con los ojos rojos en la mayoría de ocasiones… E igualmente hay otros tipos de anomalías relacionadas como el axantismo y el leucismo, de los que hablaremos en este áticulo también.

Si el melanismo era raro, lo es aún más el albinismo, con aproximadamente un 0,2% de casos respecto a las coloraciones “normales” de las distintas especies.

Igualmente, estos individuos albinos no suelen sobrevivir mucho tiempo o llegar a adultos (en general) por tres motivos principales:

  • El primero es que ese color tan “llamativo” le impide pasar desapercibido antes sus potenciales depredadores y suelen ser cazados con cierta premura. La palabra “albinismo”, de hecho, procede de la palabra latina albus, que significa “blanco”.
  • El segundo es que estos reptiles o anfibios albinos tienen dificultades en la termorregulación de sus cuerpos; el color tan claro y la falta de protección frente a la radiación hace que se literalmente se quemen o desarrollen infecciones cutáneas con más frecuencia.
  • Por último y no menos importante, la falta de pigmentación ocular provoca una deficiencia importante en la vista de estos reptiles y anfibios. Mayores dificultades para cazar y mayores posibilidades de muerte por inanición.
Imagen relacionada

Una de las formas más prácticas que hay de ver albinismo, leucismo etc. en algún hérpeto es pasarte por alguna tienda de mascotas o acuario y contemplar las diferencias de color de los ajolotes nacidos en cautividad (Ambystoma mexicanum).

Ten en cuenta también que muchos animales “albinos” realmente no lo son, sino que pueden ser leucísticos, axánticos etc. e incluso teniendo los ojos rojos o anaranjados pueden no ser albinos. Pero más allá de ponernos a profundizar en aspectos más técnicos aquí hoy queremos que te hagas una idea de qué es todo esto.

Te recomendamos, a modo de profundizaciçon en estos temas, la lectura del estudio “Variabilidad de patrones y pigmentación en Salamandra salamandra gallaica” de los autores Daniel Fernández Guiberteau, Rafael Vázquez Graña y Javier Eiras López.

Prosigamos… Si un anfibio o reptil es “leucístico“, quiere decir que su organismo sí produce melanina, pero no llega a las partes del cuerpo que normalmente se pigmentan (ojos, pelo o piel). Por eso los animales son “blancos” pero sus ojos son negros (en los albinos la falta total de melanina produce ojos rojos). El leucismo puede ocurrir solo en ciertas partes del cuerpo, y así otras tengan cierta coloración (ojos).

Otra anomalía extendida dentro de este grupo y también relacionada con el albinismo es el llamado “xantismo y consiste en la ausencia del pigmento amarillo (generado por los xantóforos) que originan una coloración azul, gris u oscuro, respecto al color normal, y de da también tanto en reptiles como en anfibios.

Suponemos que tras esta breve introducción, ya tendrás ganas de disfrutar de algunas imágenes de reptiles y anfibios de la Península Ibérica albinos.

-GALERÍA ANFIBIOS Y REPTILES IBÉRICOS ALBINOS, LEUCÍSTICOS…-

Empezamos por un espectacular ejemplar leucistico (pigmentación “pía”) de culebra de escalera (Zamenis Scalaris -antes Rhinechis scalaris) fotografiada por Mark Harris en el sur de Portugal, este año. Como decíamos en nuestra introducción, esto es “leucismo”, porque se ve que hay partes con pigmentación y otras que no.

(Zamenis Scalaris -antes Rhinechis scalaris)  Créditos: Mark Harris

(Zamenis Scalaris -antes Rhinechis scalaris)  Créditos: Mark Harris

El siguiente caso que te mostramos, ya de albinismo, es el detectado por Nekane Manjón, de la Asociación herpetológica Española, en un salvamento, donde encontraron atrapado este ejemplar albino de culebra de escalera (Zamenis Scalaris -antes Rhinechis scalaris)

Caso de albinismo total en Rhinechis scalaris. Créditos: Nekane Manjón

Albinismo en Zamenis scalaris. Créditos: Nekane Manjón

Otra foto del mismo ejemplar…

Albinismo total en Zamenis scalaris. Créditos: Nekane Manjón

Albinismo en Zamenis scalaris. Créditos: Nekane Manjón

Nuestra serpiente más común, la culebra de agua (Natrix maura) también tiene su ejemplar albino encontrado. En esta ocasión por el fabuloso fotógrafo de naturaleza Enrique Ruiz Ara.

Culebra de agua albina. créditos: Enrique Ruiz Ara

Culebra de agua albina. Créditos: Enrique Ruiz Ara

Y en esta otra fotografía de D. Lesparre donde se ven claramente esos ojos rojos.

Créditos: Atlas Herpetológico de Andalucía

Aquí otra culebra de agua en Madrid, que tímidamente asoma la cabeza, de Loli González García.

Culebra de agua albina. Créditos: Loli G. García

Bicheando por internet, hemos visto una website de terrariofilia donde crían lagartos ocelados albinos (Timon lepidus) y aquí te lo mostramos…

timon lepidus albino

Lagarto ocelado albino (Timon lepidus). Créditos: albinolizard.com Recuerda que ésta especie está protegida y en España su captura o tenencia está prohibida.

Y las tortugas por supuesto que también pueden ser albinas, ¡caparazón incluído! Como ejemplo, este ejemplar de galápago leproso (Mauremys leprosa), localizado por Juan Pablo González de la Vega.

Créditos y foto: Juan Pablo González de la Vega. Atlas Herpetológico de Andalucía

Y si ya es raro encontrar una, imagínate dos… 😉

Créditos y foto: Juan Pablo González de la Vega. Atlas Herpetológico de Andalucía

Pasando ya a los anfibios, nuestra rana común (Pelophylax perezi) también tienen sus ejemplares albinos o leucísticos. En la siguiente fotografía de F. Jiménez Cazalla, ejemplar leucístico.

Créditos y foto: F. Jiménez Cazalla. Atlas Herpetológico de Andalucía

El primer espectáculo a la vista que te traemos es éste ejemplar albino adulto de Gallipato (Pleurodeles waltl), fotografiado por J.L. Esteban. Pero si te fijas en los ojos… ¿Albino o leucístico?

Gallipato albino

Créditos y foto: Asociación Herpetológica Granadina. J.L. Esteban

Otra espectacular foto, en esta ocasión de David Donaire Barroso, es ésta…

Créditos y foto: David Donaire Barroso. Atlas Herpetológico de Andalucía.

Y una última de lo que parecer ser otro leucístico es ésta otra de varios autores y recolectores.

Créditos y foto: F.J Benavides, J.L Esteban Sánchez. J Fuentes Martín. Atlas Herpetológico de Andalucía

Siguiendo con urodelos, Miguel Costas nos cede esta fotografía de un tritón ibérico albino (Lissotriton Boscai) encontrado este año en Pontevedra.

Tritón ibérico albino (ojo rojo). Créditos: Miguel Costas

Y nuestro amigo Rafael Vázquez Graña nos envió esta otra preciosa instantánea de la misma especie pero de un ejemplar adulto, también localizado en Galicia.

Tritón ibérico albino.

Tritón ibérico leucistico (ojo oscuro). Créditos: Rafael Vázquez Graña

Aqui otro urodelo que no es nada fácil localizar con albinismo: la salamandra común (Salamandra salamandra). te podemos asegurar haber visto más de 2000 ejemplares en 20 años de campo y jamás hemos visto una albina.

Créditos y foto: Foro Acuario Gallego. Iván Océano

Por suerte en el foro de Acuario Gallego hemos visto esta imagen de una salamandra albina localizada en Galicia de Iván Océano y que compartimos aquí contigo.

Curioso todo esto del albinismo, ¿no? Pues no te creas que nos ha sido fácil recopilar y pedir estas instantáneas, ya que son poquísimos los reptiles y anfibios albinos que hay en la naturaleza.

Si algún día te encuentras con uno (o te has encontrado) no dudes en comentar este artículo o cedernos las fotos para que todos podamos disfrutar de estas extrañezas biológicas.

Agradecer aquí también a todos los amigos y compañeros que nos han cedido las fotos; si ya era difícil encontrar animales melánicos, imagínate con los albinos…

Especial agradecimiento en éste artículo a Juan Pablo González de la Vega, autor del Atlas Herpetológico de Andalucía, por cedernos muchas de las fotos que has podido disfrutar.

Comparte libremente. ¡Conocer es valorar!

Bibliografia y webgrafia

https://bicheando.net/wp-content/uploads/2017/12/alytes-tc3b2til-partero-leucismo-hipomelanismo.pdf

http://anfibios-reptiles-andalucia.org

http://www.herpetologica.org/BAHE/BAHE27(1)_%5B240%5D_04_HNat17.pdf

https://dialnet.unirioja.es/servlet/revista?codigo=6704

http://www.vertebradosibericos.org/

https://www.facebook.com/groups/herpetosiberi

https://www.facebook.com/groups/HerpingTheGlobe/

https://www.wikipedia.org/

http://www.montesdevalsain.es/index_anfibios.html

Primera cita de albinismo en una larva de Hyla molleri. Autores: Alberto Gosá, Oscar Arribas. PDF


vipera latastei latastei españa

Víboras de España: serpientes venenosas en la península ibérica.

Los viperinos, víboras o áspides son, según la wikipedia: “una subfamilia de serpientes, que junto con los crótalos (subfamilia Crotalinae), forman la familia de los vipéridos (Viperidae).”

Las víboras de España y de la península ibérica se extienden prácticamente por todo el territorio, aunque están muy amenazadas por dos razones principales: la destrucción de sus hábitats y la muerte a manos del hombre.

Antes de nada, puedes ver un vídeo resumen de 2017.

Son animales de una belleza inigualable. Imponen cuando las observas, por esa mirada felina, por ese halo ancestral y salvaje que portan, pero a la vez son seres tranquilos y esquivos, que pasan sus días ahorrando energías y que suelen ocultarse en cuanto sienten tus pasos desde muchos metros de distancia (por eso no se suelen ver).

Víbora cantábrica o de Seoane (Vipera seoanei) unicolor

Víbora cantábrica o de Seoane (Vipera seoanei) unicolor

Además, al ser animales que no pueden autorregular su temperatura corporal, permanecen ocultas debajo de rocas o enroscadas entre las raíces o ramas de los arbustos durante las horas centrales del día (cuanto tú paseas por el campo o haces senderismo, vamos).

Su actividad principal se desarrolla durante las primeras horas de la mañana o últimas de la tarde. Por la noche y en invierno permanecen ocultas, dormidas o aletargadas y si en verano hace mucho calor, estivan en sus escondrijos igualmente.

Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Oporto-

Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Oporto-

Piensa que su lento metabolismo (comen entre 4 y 8 veces al año nada más), hace que pasen largos periodos de tiempo inactivas. Igualmente no son demasiado “nómadas”. Está demostrado que si bien los machos pueden abarcar 1km cuadrado de territorio (se mueven en busca de hembras, principalmente), las hembras suelen abarcar la mitad.

Este limitada movilidad hace que existan muchas poblaciones de vipéridos en la Península Ibérica con cierto aislamiento y características morfológicas diferenciadas, como por ejemplo víboras hocicudas sin ese hocico tan evidente o víboras cantábricas “unicolor”, donde las poblaciones han ido perdiendo el patrón “nominal” con el paso de los siglos.

De hecho, los colores y patrones que presentan son muy diversos. Su riqueza cromática es impresionante: desde grises perlados, pasando por anaranjados o tonos pastel, marrones chocolate, rojos, como la de la víbora cantábrica de la siguiente foto…

Víbora cantábrica o de Seoane (Vipera seoanei) unicolor

Víbora cantábrica o de Seoane (Vipera seoanei) unicolor

…hasta casi negros puros (melánicos), que suelen verse muy raramente en zonas como Sierra de Guadarrama, Zamora o Galicia, como en esta imagen de un ejempar de víbora cantábrica gallega, cedida por nuestro amigo Rafa.

Víbora cantábrica melánica. Créditos: Rafael Vazquez Graña

Víbora cantábrica melánica. Créditos: Rafael Vazquez Graña

En general, estos patrones les sirven para camuflarse y pasar desapercibidas, si bien en época de celo los machos sobretodo pueden potenciar la intensidad de ciertos tonos, de cada a estar más “guapos” para las hembras y mostrarse más “fuertes” a los macho rivales. En general, las hembras son siempre más grandes y robustas que los machos.

Respecto a la mordedura y el veneno de las víboras, lo primero que tienes que tener claro es que ninguna de las 3 especies de la Península Ibérica no atacan ni muerden a menos que se sientan realmente amenazadas o sean manipuladas o pisadas, y es muy raro que una víbora se acerque hacia ti para intentar morderte. Todo lo contrario, intentará huir a la mínima oportunidad, todo lo demás son bulos y falacias de mentes analfabetas.

Si tienes la más mínima duda sobre si una serpiente del campo es o no una víbora, no la intentes coger…

Diferenciar una víbora de una culebra es fácil, prestando un poco de atención. Básicamente hay tres rasgos principales que las diferencian:

1.- Las víboras tienen el “ojo de gato”.

2.- La forma de la cabeza en las víboras es triangular.

3.- La cabeza de las víboras está formada por muchas escamas pequeñas.

Víboras de España: Especies y subespecies

Respondiendo ya a la pregunta del título de este artículo sobre las especies de víboras en la península ibérica te comento que hay exactamente tres especies (y seis subespecies):

1.- Víbora Cantábrica (Vipera seoanei).

2.- Víbora hocicuda (Vipera latastei).

3.- Víbora Áspid o del Pirineo (Vipera aspis).

Echa un vistazo a este mapa aproximativo de la distribución de las víboras en la península, para hacerte una idea rápida de dónde te las puedes encontrar. Ten en cuenta que hay muchas zonas de contactos entre las distintas especies.

mapa especies de viboras en españa

Aquí puedes ver una interesante comparativa de las cabezas de las tres especies, para que puedas distinguirlas si te encuentras con una de ellas.

Y ahora vamos con cada especie…

1.-  Víbora de seoane o cantábrica (Vipera seoanei)

Es una víbora de talla mediana, en comparación con otras especies europeas, con una cabeza grande y cuadrangular y el hocico ligeramente levantado. Su talla media es de unos 60 cm de LT (Longitud total).

Juvenil de Víbora de seoane (Vipera seoanei) o cantábrica con un patrón oscuro.

Juvenil de Víbora de seoane (Vipera seoanei) o cantábrica con un patrón oscuro. Créditos: Alejandro Palomo Rey.

Es una especie muy polimórfica, con una variación cromática individual y geográfica notable, del beige o gris claro, pasando por el gris oscuro o colores rojizos, con bandas dorsales, hasta individuos melánicos (que son más frecuentes en áreas de montaña). Aquí puedes ver un pequeño vídeo de esta especie de Emilio Ramírez Oviedo que nos cede…

Su área de distribución ocupa el norte y noroeste de la Península Ibérica desde Galicia y el extremo norte de Portugal hasta Pirineos Occidentales, bajando hasta el centro de la provincia de Burgos, en el subcantábrico.

Aunque su distribución se extiende unos pocos kilómetros por áreas muy localizadas en la vertiente francesa de los Pirineos (Selva de Irati), a esta especie se considera un endemismo ibérico.

Subespecies: Aunque hay dos subespecies clásicamente aceptadas: Vipera seoanei cantabrica -Braña & Bas, 1983-, en la mitad sur de la cordillera Cantábrica y Vipera seoanei seoanei -Lataste, 1879-, distribuida hasta los Pirineos Centrales, el trabajo más reciente del autor Martínez-Freiría en 2015 tiende a invalidar esta distinción (Martínez-Freiría et al., 2015).

2.- Víbora hocicuda (Vipera latastei)

Vipera latastei (Pamplona)

Vipera latastei (Pamplona) Foto: Jairo Cuevas

Es la víbora más común en la Península Ibérica, abarcando todo el territorio a excepción del extremo norte y los Pirineos. Recibe su nombre por la protuberancia o cuerno que presenta en la punta del hocico. 

Víbora hocicuda (Vipera latastei). Burgos.

Víbora hocicuda (Vipera latastei). Burgos.

Un apéndice nasal muy prominente y dirigido hacia arriba, que la diferencia de las otras dos especies de víboras ibéricas y que da nombre a la especie. Es una serpiente de tamaño parecido a V. seonaei, con una longitud total de entre 50 y 60 cm.

Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Oporto-

Víbora hocicuda (Vipera latastei). Playas del norte de Oporto.

La cabeza tiene una forma triangular característica, diferenciándose bien del cuerpo. Igualmente puede tener varias coloraciones y patrones, ya que su distribución es muy amplia.

Subespecies: Vipera latastei latastei y Vipera latastei gaditana

3.- Vibora del Pirineo (Vipera aspis)

Vipera Aspis zinnikeri (Soria) Foto: Guillem Alemany

Vipera Aspis zinnikeri (Soria) Foto: Guillem Alemany

En la Península ibérica se encuentra la subespecie V. a. zinnikeri (Todas las “aspid” españolas son “zinnikeri“.  Su distribución está relacionada con los Pirineos centrales, pero desde Cataluña hasta Cantabria, pasando por La Rioja, Álava y hasta el norte de Burgos se puede encontrar.

Víbora áspid (Vipera aspis) -Burgos-

Es la víbora más grande y más ponzoñosa de todas, pues parece ser que su veneno es algo más potente que el del resto de especies. Los adultos tienen una longitud total de entre 60 cm y 80 cm. La cabeza es ancha, triangular y bien diferenciada del cuello.

Subespecies: Vipera aspis zinnikeri (en la península) y Vipera aspis aspis (Francia-Europa)

Finalizando ya, solo reiterate que no las temas:

A las víboras de la península ibérica los humanos les importamos muy poco; somos un estorbo y muchas veces por desgracia sus verdugos, ya sea por atropellos en las carreteras españolas (donde suelen asolearse para calentarse por la mañana) o muertas a palos, o en efectos trampa o bien por medio de máquinas cortacéspedes, por poner algunos ejemplos…

vibora hocicuda atropellada

Por desgracia, estas imágenes de víboras muertas en la cuneta siguen siendo demasiado cotidianas en las redes sociales y con un poco más de conocimiento, buena conducción, respeto y calma, podremos evitarlo entre todos.

La rueda y la azada, dos desgracias para la víbora calmada.

Espero este breve artículo que haya sido útil y, ya sabes, si te encuentras con una víbora… CALMA!! No la mates, no la golpees, es inofensiva y se irá tan pronto como te sienta o vea.

Y si vas conduciendo y ves algo cruzarse… Pisa el freno, que no te cuesta nada… 🙂

listado reptiles península iberica

¿Cuántas especies de reptiles hay en la Península Ibérica? (2018)

En la Península Ibérica existen 57 especies de reptiles, si bien 3 de esas especies son introducidas* de un total de unas 10.500 especies de reptiles en el mundo identificadas.

De los reptiles (que comprenden tortugas, cocodrilos, lagartijas, serpientes, tuataras y anfisbenios -culebrillas ciegas-) los más abundantes son las lagartijas (6.145) seguidas por las serpientes (3.567).

En bicheando.net muchas veces nos preguntan sobre el listado de especies de reptiles de la Península Ibérica. Pues bien, en este artículo vamos a intentar responder a esta pregunta a modo de listado fotográfico (los autores y websites de las fotos externas estarán debidamente citados) y sin dar más detalles de las especies, que ya vamos describiendo en el resto de publicaciones.

Y vamos a empezar por el final, por el resultado:

En total, existen 57 especies de reptiles en la Península Ibérica, si bien 3 de esas especies son introducidas pero cuentan ya con poblaciones establecidas.*

*Ojo que este listado de reptiles ibéricos no trata las especies de reptiles en CanariasBaleares, Ceuta, Melilla o reptiles marinos como las tortugas marinas o las serpientes marinas, que por otro lado también tendrán el “protagonismo” que merecen en posteriores publicaciones.

Yendo al grano, vamos a presentarte, foto a foto, todas y cada una de éstas especies ibéricas de reptiles. Las que habitan, a grandes rasgos, en España y Portugal.

Vamos con ese listado actualizado a junio de 2017. Fresquito, fresquito, vamos ,-)

TORTUGAS Y GALÁPAGOS (5)*

  • Galápago europeo (Emys orbicularis) -Linnaeus, 1758-

Galápago europeo (Emys-orbicularis)

  • Galápago leproso (Mauremys leprosa) -Schweigger, 1812-

Galápago leproso (Mauremys leprosa)

  • Galápago de Florida (Trachemys scripta) Exótica establecida.
Trachemys-scripta-plaga-españa

Galápago de florida. La especie de galápagos exóticos más establecida en la Península Ibérica.

  • Tortuga mora (Testudo graeca) -Linnaeus, 1758-

  • Tortuga mediterránea  (Testudo hermanni) -Gmelin, 1789-

*Excluidas las tortugas marinas.

CAMALEÓNES (1)

  • Camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) -Linnaeus, 1758-

camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)

SALAMANQUESAS (2)

  • Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) -Linnaeus, 1758-

  • Salamanquesa común (Tarentola mauritanica) -Linnaeus, 1758-

tarentola-maurantiaca-salamamquesa-comun

ESLIZONES (2)

  • Eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) -Boscá, 1880-

  • Eslizón tridáctilo (Chalcides striatus) -Cuvier, 1829-

LAGARTOS (5)

  • Lagarto ocelado (Timon lepidus) -Daudin, 1802-

lagarto-ocelado-timon-lepidus-burgos

  • Lagarto bético (Timon nevadensis) -Buchholz, 1963-

  • Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata) -Daudin, 1802-

  • Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi) -Bedriaga, 1878-

  • Lagarto ágil  (Lacerta agilis garzoni) – Linnaeus, 1758-
Macho adulto de lagarto ágil (lacerta agilis garzoni). Créditos propios.

Macho adulto de lagarto ágil (lacerta agilis garzoni).

LAGARTIJAS (25)

  • Lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus) -Schinz, 1833-

  • Lagartija de valverde (Algyroides marchi) -Valverde, 1958-

  • Lagartija aranesa (Iberolacerta aranica) -Arribas, 1993-

  • Lagartija pallaresa (Iberolacerta aurelioi) -Arribas, 1994-

Crédito: Lars Bergendorf -Wikipedia-

  • Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali) -Lantz, 1927-
Lagartija pirenaica (Iberolacerta bonnali) Créditos Jan Van Der Voort

Créditos: Jan Van Der Voort -Wikipedia-

  • Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni) -Müller & Hellmich, 1937-
Lagartija carpetana bicheando 2016 gredos

Lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni castiliana)

  • Lagartija leonesa (Iberolacerta galani) -Arribas, Carranza & Odierna, 2006-
Lagartija leonesa (Iberolacerta galani)

Créditos: Javier Álvarez

  • Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai) -Arribas, 1996-
Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

Lagartija batueca (Iberolacerta martinezricai)

  • Lagartija serrana (Iberolacerta monticola) -Boulenger, 1905-
Iberolacerta monticola

Créditos: Alejandro García Salmerón

  • Lagartija ibérica (Podarcis hispanica) -(Steindachner, 1870)-

Resultado de imagen para podarcis hispanica

  • Lagartija de bocage (Podarcis bocagei) -Seoane, 1884-

  • Lagartija de Carbonell (Podarcis carbonelli) -Pérez-Mellado, 1981-
Resultado de imagen para Podarcis carbonelli

Créditos: Benny Trapp -Wikipedia-

  • Lagartija lusitana (Podarcis guadarramae) -Boscá, 1916-

  • Lagartija parda (Podarcis liolepis) -Boulenger, 1905-

  • Lagartija roquera (Podarcis muralis) -Laurenti, 1768-

  • Lagartija de las Pitiusas (Podarcis pityusensis) -Boscá, 1883- De Ibiza, introducida establecida en Mallorca y la península (Costa del Golfo de Almería)

Imagen relacionada

  • Lagartija italiana (Podarcis sicula) -Rafinesque, 1810- Exótica establecida en varios puertos marítimos de la península.

  • Lagartija andaluza (Podarcis vaucheri) –Boulenger, 1905-

  • Lagartija verdosa (Podarcis virescens) -Geniez, Sá-Sousa, Guillaume, Cluchier & Crochet, 2014-
Podarcis virescens

Podarcis virescens

  • Lagartija colilarga (Psammodromus algirus) -Linnaeus, 1758-

  • Lagartija occidental ibérica (Psammodromus occidentalis) -Fitze, González-jimena, San-josé, San mauro & Zardoya, 2012-
Psammodromus occidentalis

Créditos: Rafael Vázquez Graña

  • Lagartija de Edwards (Psammodromus edwardsianus) -Dugès, 1829-
Psammodromus edwardsianus

Psammodromus edwardsianus | Créditos: AlexandreRoux01

  • Lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus) -Fitzinger, 1826-
Psammodromus hispanicus

Créditos: Benny Trapp -Wikipedia-

  • Lagartija vivípara o de turbera  (Zootoca vivipara) -Jacquin, 1787-
Lagartija de turbera (Zootoca vivípara)

Lagartija de turbera (Zootoca vivípara)

  • Lagartija de Madeira (Teira dugesii) – Milne/Edwards, 1829- Introducida en el Puerto de Lisboa.
Lagartija de Madeira - Teira dugesii

Crédito: http://juankarandres.blogspot.com.es

LUCIONES  (1)

  • Lución ibérico (Anguis fragilis) -Linnaeus, 1758-

CULEBRILLAS CIEGAS (3)

  • Culebrilla ciega (Blanus cinereus) -Vandelli, 1797-

  • Culebrilla de María (Blanus mariae) -Albert & Fernández, 2009-

Resultado de imagen para blanus mariae

CULEBRAS/SERPIENTES (11)

  • Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) -Linnaeus, 1758-

culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)

  • Culebra verdi-amarilla (Hierophis viridiflavus) -Lacépède, 1789-

culebra-verdiamarilla-Hierophis-viridiflavus-01

  • Culebra de esculapio (Zamenis longissimus) -Laurenti, 1768-
culebra de Esculapio (Zamenis longissimus)

Créditos: Rafael Vázquez Graña

  • Culebra de escalera (Zamenis scalaris) -Schinz, 1822-
Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

Culebra de escalera con sus dos bandas negras características de la especie (Adultos)

  • Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Laurenti, 1768-
Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) -Oporto-

  • Culebra lisa meridional (Coronella girondica) -Daudin, 1803-

  • Culebra de cogulla occidental (Macroprotodon brevis) -Günther, 1862-

  • Culebra viperina o de agua (Natrix maura) -Linnaeus, 1758-

  • Culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) -L. Seoane, 1884-

  • Culebra de collar helvetica (Natrix natrix) -L. Müller, 1932- -Pottier, 2016, valle de Arán- (NOVEDAD)
culebra de collar hevética (Natrix Natrix) España Valle de Aran

Créditos: Daniel Fernández Guiberteau

  • Culebra bastarda o de montpellier (Malpolon monspessulanus) -Hermann, 1804-

Primer plano de la culebra bastarda o de Montpellier (Malpolon monspessulanus)

VÍBORAS/SERPIENTES (3)

  • Víbora áspid (Vipera aspis) -Linnaeus, 1758-

Víbora áspid (Vipera aspis) -Burgos-

  • Víbora hocicuda (Vipera latastei) -Boscá, 1878-

  • Víbora cantábrica o de seoane (Vipera seoanei) -Seoane, 1879-

—-

En total, existen 57 especies de reptiles en la Península Ibérica, si bien 3 de esas especies son introducidas y cuentan ya con poblaciones establecidas.

Sea como fuere tenemos un riqueza biológica y natural increíble y entre todos debemos ayudar a conservarla. De hecho, En la Península Ibérica hay prácticamente la mitad de especies de reptiles de toda Europa junta.

¡Conocer es conservar!

¿Interesante? ¡Comparte! 😉

Webgrafia:
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles/listareptiles.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Reptiles_de_la_pen%C3%ADnsula_ib%C3%A9rica
http://siare.herpetologica.es/bdh/distribucion
http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/inventario-especies-terrestres/ieet_anfib_reptl.aspx
http://www.montesdevalsain.es/reptiles_natast.html

Bibliografía

Díaz-Paniagua, C., Andreu, A. C. (2005). Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Carrascal, L. M., Salvador, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

 

anfibios de valencia

Anfibios de la provincia de Valencia. Apuntes de campo.

Por Javier Burgos Fernández

La provincia de Valencia es conocida por muchas cosas, como por ejemplo la gastronomía, con la paella como plato estrella, también por sus fiestas, como las famosas fallas, así como ser uno de los principales destinos turísticos de nuestro país, principalmente costero, y es que la provincia combina el mar y la montaña como pocas, contando con un clima cálido y suave durante casi todo el año.

Javier Burgos Fernández, el autor invitado de éste artículo.

Javier Burgos Fernández, el autor invitado de éste artículo.

Pero hay algo que la gran mayoría de gente no conoce de la provincia de Valencia, (incluidos los propios valencianos): su maravillosa fauna, y de todos los grupos de animales, quizá el más ignorado, olvidado, desconocido (y muchas veces tristemente repudiado) sea el de los hérpetos y los anfibios; un grupo de animales patrimonio natural de todos los valencianos y tan poco conocido como beneficioso para nuestros ecosistemas del litoral y del interior.

Quisiera presentaros a continuación los anfibios de la provincia de Valencia, ordenados, según mi experiencia de campo, de mayor a menor abundancia y facilidad de localización, y os comento algunas curiosidades sobre ellos que he descubierto en mis observaciones de campo… Espero que os guste. 😉

1.- La rana común

La rana común (Pelophylax perezi) o “granota” como se le llama en valenciano, es quizá el más conocido y abundante de los anfibios valencianos, además de ser el mas fácilmente observable, ya que se le puede ver en casi cualquier charca en pleno día. Ágiles y cautas, la mayoría de veces lo único que veo de una rana son sus saltos al agua donde se oculta perfectamente.

Suelen preferir las aguas remansadas y tranquilas a las que llevan algo de corriente, en Valencia le encantan las balsas, naturales o artificiales, siendo el único anfibio que se puede ver en plena ciudad, en las balsas o estanques de los parques y jardines.

Como curiosidad añadir que según en qué zona las encontremos, las ranas van a tener diferentes tonos de color, desde diferentes tonos de verde a diferentes tonos de marrón, aunque siempre suelen tener manchas negras y una linea verde brillante que les recorre la parte superior de la cabeza.

2.- El sapo corredor

El sapo corredor (Epidalea calamita) es junto a la rana, un anfibio abundante en Valencia, pero no por ello fácil de ver. Este sapo sale de noche, sobretodo si hay bastante humedad, y es entonces cuando este bonito anfibio, que corretea en vez de saltar (de ahí su nombre) y de preciosos ojos verdes y diseño verdoso jaspeado en la piel, sale a cazar insectos.

Por lo que yo he podido ver, le encantan las hormigas, muchas veces se queda quieto al lado de una hilera de hormigas y se dedica a comérselas mientras van pasando. Esto es muy cómodo si señor. Este sapo en Valencia vive sobretodo en terrenos llanos, como la huerta o el monte bajo, donde tenga buenos escondrijos.

En primavera, después de fuertes lluvias, es fácil ver en charcos los pequeños y negros renacuajos (muchas veces cientos) charcos que acabaran secándose y aunque parece que los sapos corredores hayan puesto los huevos en el peor sitio posible, los renacuajos pueden convertirse en sapitos en poco más de un mes y eso, es una gran ventaja, siempre que llueva lo suficiente claro.

3.- El sapo común

El sapo común (Bufo spinosus) es el gigante entre los anfibios, yo una vez capturé y pesé a una hembra de 292 gramos, más ancha que la palma de mi mano y quizá por eso le deberían haber llamado sapo gigante o sapo goliat, porque de común tiene más bien poco.

La cantidad de gente del campo que me había contado que de noche o después de llover lo más normal era encontrarse con sapos (gripaus en valenciano) en las huertas y en los mismos pueblos, y sin embargo ahora parece que se hayan esfumado en la huerta porque ya casi no se ven, y eso que antes entraban hasta en los jardines y en los garajes. Ahora son más abundantes en zonas de montaña más apartadas al interior.

Añadir como dato que en Valencia es el sapo que, lamentablemente, más he visto atropellado.

4.-  El sapo partero común

En la provincia de Valencia encontramos al sapo partero común (Alytes obstetricans) llamado “tótil” en valenciano. Pequeño, regordete y discreto, un padre entregado, llevando en sus patitas de atrás los huevos y cuidándolos de cualquier mal, y gracias a su pequeño tamaño (no mas de 5 cm) encuentra escondite casi en cualquier sitio.

Habitante sobretodo de las zonas de huerta de regadío, como los campos de arroz y los naranjos , donde a partir de la primavera hasta prácticamente el otoño se pueden oír cómo se llaman unos a otros con un “pip”…”pip”…”pip”. canto muy simpático que parece más algún pajarillo.

En cuanto a su abundancia en Valencia, afortunadamente hay bastante, aunque como es tan pequeño pasa bastante desapercibido. Es más fácil ver los renacuajos, que son bastante grandes por cierto, en balsas de riego y acequias, lo malo es que en muchas huertas de Valencia han dejado de usar la tradicional balsa de agua y acequia para usar otros sistemas como el riego por goteo, dejando en muchas sitios a estos sapitos sin sitio donde reproducirse.

5.- El sapillo moteado común

El sapo invisible para muchos y cuando tienen la suerte de verlo, piensan que es una ranita. El sapillo moteado común (Pelodytes punctatus-hespericus) llamado gripauet en valenciano, es esbelto, delgado y atlético, con unos enormes ojos saltones con la pupila vertical y unas manchitas color perejil sobre la piel verdosa, hacen de este sapillo unos de los anfibios más bonitos que hay.


Encontrar a este no es cosa fácil, solo a principios de primavera, en algunas zonas montañosas concretas del interior de Valencia, es posible que durante el día levantando alguna piedra lo sorprendemos y como con todos los anfibios de noche es más probable verlo.

6.- El sapo de espuelas

El sapo de espuelas (Pelobates cultripes) o gripau cavador como se le llamaría en Valencia, este animal ya es de los más escasos que hay, como le gusta enterrarse, solo algunas zonas de tierra suelta o arenosa son cómodas para este animal, y aunque en Valencia hay mucha playa, la contaminación, las carreteras y animales como los cangrejos de río americanos han dejado a este precioso sapo casi extinguido en esta provincia.


Yo solo lo he encontrado en un sitio, y simplemente decir que es una pena, porque es un anfibio espectacular, con sus enormes ojos y el precioso color jaspeado marrón o verdoso sobre fondo claro.

7.- El gallipato

Aquí tenemos al único urodelo (anfibio con cola) de la provincia de Valencia, el gallipato (Pleurodeles waltl) o como se dice en valenciano “ofegabous” cuya traducción en castellano es ahogador de toros, ya que por lo que me han contado, a veces el ganado al beber de una fuente o de una balsa , sin querer se tragaba al gallipato, y este, asustado, abría las costillas en la garganta del pobre toro, que tosía y tosía hasta que el gallipato salia escupido al agua de nuevo.


Una historia curiosa, pero que ahora difícilmente se repetiría, ya que en Valencia el gallipato es muy raro, lo he encontrado en algunas balsas naturales del interior, pero se ve que con el abandono de la ganadería en muchos sitios las albercas y las fuentes para que el ganado bebiera donde antes vivían estos grandes tritones han desaparecido, restando lugares donde vivir.

8.- El sapillo pintojo meridional

A decir verdad, a este anfibio sapillo pintojo meridional: (Discoglossus galganoi jeanneae) todavía no lo he podido encontrar en ningún punto de la provincia de Valencia, y aunque lo he buscado durante casi dos años, ni rastro. Por lo que se ve es un animal que está muy poco representado en esta provincia y su gran parecido con una rana hace fácil una confusión, aun así, existe, así que ya lo encontraré.

Discoglossus jeanneae

Créditos: BennyTrapp -Wikipedia-

Y estas son las especies de anfibios que habitan en la provincia de Valencia, de las cuales, tan solo la rana común, el sapo corredor y el partero se podrían considerar como “relativamente” abundantes, siendo mucho más escasos y localizados el sapillo moteado y el gran sapo común, y estando en peligro de desaparecer el sapo de espuelas y el espectacular gallipato. El sapillo pintojo es sin duda el más raro y apenas conocido de los anfibios valencianos.

No son muchas especies, y la mayoría pasan muy desapercibidas, pero forman parte de la biodiversidad de esta zona, y cada vez hay menos, aprendamos pues a interesarnos por ellos, a conocerlos, a apreciarlos y finalmente a respetarlos y a luchar para que no desaparezcan. Si has leído hasta aquí te mereces ver mi vídeo resumen en mi nuevo canal de Youtube: “Los amigos de los anfibios“.

Pienso que con medidas sencillas, de ninguno o escaso coste económico, se podrían recuperar muchas poblaciones de ranas, sapos y gallipatos en Valencia. Todos podemos colaborar en nuestra tierra para darle un futuro a esta otra naturaleza.

¿te apuntas? ¡Comparte!

Javier Burgos Fernández.

Y si sigues interesado en esta zona, no dejes de consultar nuestro artículo y vídeo resumen “Rescatando anfibios y reptiles por Valencia”, del pasado mayo.

-Junio de 2017-

Página 2 de 4

Creado con derechos reservados & Tema de Bicheando.net

This site is protected by wp-copyrightpro.com